Tesis doctorales de Ciencias Sociales

RACIONALIDAD ADMINISTRATIVA Y RACIONALIDAD POLÍTICA EN EL REPOSICIONAMIENTO DE ACTORES GUBERNAMENTALES: EL CASO DE SAN LUIS POTOSÍ 1979-2004

Miguel Ángel Vega Campos




Esta página muestra parte del texto pero sin formato.
Puede bajarse la tesis completa en PDF comprimido ZIP (373 páginas, 1.12 Mb) pulsando aquí

 

 

 

Conclusiones

Como el lector podrá observar, con la información obtenida de los expedientes de personal se lograron caracterizar los rasgos de tipo administrativo por un lado y de tipo político por otro, de los AD que lograron reposicionamiento gubernamental en las OP de la administración pública estatal de San Luis Potosí durante el periodo 1979-2004.

Los resultados que arrojó el estudio exploratorio permitieron inferir cualitativamente que dentro del reposicionamiento gubernamental sí intervienen aspectos que tienen que ver con las racionalidades administrativa y política de los AD en las OP.

La mayor cantidad de datos obtenidos en la revisión documental, fue aquella información relacionada con la racionalidad administrativa, o dicho de otra manera, con el perfil administrativo de los AD, lo que permitió trabajar en mayor grado el análisis relacionado tanto con el reposicionamiento gubernamental, como con la racionalidad administrativa.

A MANERA DE CONCLUSIÓN: RACIONALIDAD ADMINISTRATIVA, RACIONALIDAD POLÍTICA Y REPOSICIONAMIENTO GUBERNAMENTAL

Racionalidad administrativa, racionalidad política y reposicionamiento gubernamental son los tres elementos preponderantes de este trabajo de investigación. Como conceptos todavía requieren de una reflexión más profunda que permita su aplicación en otras organizaciones públicas, con otros actores decisores, en diferentes periodos de gobierno, en otros ámbitos de gobierno, en otros territorios y con diferentes escenarios sociales, económicos, políticos, legales y culturales.

Sin embargo, a partir de las evidencias empíricas del estudio del reposicionamiento gubernamental de actores decisores en organizaciones públicas de San Luis Potosí, es posible aportar ideas para caracterizar los rasgos de tipo administrativo y de tipo político que poseen los actores que ocupan posiciones de nivel directivo en las organizaciones públicas, para lograr continuidad laboral en un ambiente altamente competitivo y con un alto grado de inestabilidad política.

Desde un análisis mediante el enfoque cualitativo aplicado en este trabajo, se encontró que aquellos actores decisores que logran reposicionamiento gubernamental recomiendan que para facilitar la continuidad en sus mismos puestos de trabajo o inclusive, reposicionarse en otros de mayor nivel jerárquico, en la misma o entra organización pública, se requiere que los actores involucrados adapten o adopten su comportamiento en la organización bajo las siguientes premisas (las que se citan como principales y en orden de importancia descendente): a) Cumplir metas y objetivos en el área de trabajo. b) Ser proactivo. c) Permanecer al margen de intereses políticos. d) Ser honesto. e) Ser extremadamente institucional; f) Establecer redes con actores decisores de otras organizaciones públicas. g) Proporcionar en todo momento apoyo a su personal subordinado (portarse bien con ellos, laboralmente hablando). h) Demostrar que se posee la experiencia necesaria para el puesto desempeñado (de no ser así, aprender lo más rápido posible).

Sobre el mismo tópico de discusión, la evidencia captada a través del mismo enfoque cualitativo dejó entrever como premisas secundarias (no por ello menos importantes) las siguientes: a) Tener capacidad de adaptación (en todos los sentidos). b) Cuidar la apariencia personal. c) Buscar desempeñarse en una organización pública con funciones estratégicas para el gobierno (se mencionaron como ejemplos las áreas jurídicas, las responsables de la administración y control de presupuestos, las encargadas de auditoría y fiscalización y las de salud pública). d) Ser innovador en el área de trabajo.

El análisis ejecutado en esta investigación mediante el enfoque cuantitativo permitió al autor hacer una caracterización de los rasgos del perfil administrativo que presentan los actores decisores que lograron reposicionamiento gubernamental en San Luis Potosí. Con la información obtenida de los expedientes de personal de los sujetos de estudios, se establecieron para el perfil administrativo las 22 subvariables que se citan enseguida: 1. género, 2. estado civil, 3. año de nacimiento, 4. lugar de nacimiento, 5. profesión, 6. institución de estudios, 7. segunda profesión, 8. estudios de postgrado, 9. otros estudios, 10. actividad docente, 11. puestos ocupados en el poder ejecutivo de San Luis Potosí, 12. puesto de menor jerarquía ocupado en el poder ejecutivo de San Luis Potosí, 13. puesto de mayor jerarquía ocupado en poder ejecutivo de San Luis Potosí, 14. puestos ocupados en el poder judicial de San Luis Potosí, 15. puestos ocupados en el gobierno municipal de San Luis Potosí, 16. puestos ocupados en el gobierno estatal o municipal de otras entidades federativas. 17. puestos ocupados en el poder ejecutivo federal. 18. puestos ocupados en el poder judicial federal. 19. puestos ocupados en la iniciativa privada en San Luis Potosí o en otros estados. 20. generación de autoempleo. 21. puestos académicos ocupados (no docencia), y 22. idioma adicional al español.

Se establecieron estas 22 subvariables dentro de la variable racionalidad o perfil administrativo, ya que hubo al menos un caso de los para los 200 revisados que cumplieron con alguna de esas subvariables.

Por lo que hace a la caracterización de los rasgos del perfil político, se establecieron 8 subvariables que aquí se enuncian: 1. actividad político-estudiantil, 2. actividad político-partidista, 3. afiliación partidista, 4. actividad político-sindical, 5. actividad político-empresarial. 6. actividades socioculturales, 7. puestos ocupados en el poder legislativo de San Luis Potosí, y 8. puestos ocupados en el poder legislativo federal.

Al igual que en el caso de la racionalidad administrativa, estas 8 subvariables quedaron establecidas dentro de la variable racionalidad o perfil político, porque también hubo al menos algún actor decisor que cumplió con alguna de estas subvariables del total de los 200 analizados.

Es pertinente apuntar que para la fijación de las referidas subvariables que integran a las racionalidades administrativa y política, éstas se definieron con apoyo total en los datos extraídos de los expedientes de personal y en la información generada por el estudio cualitativo. En ningún momento el autor impuso alguna de ellas arbitrariamente.

De la revisión y reflexión de las evidencias del caso estudiado, se deduce que el reposicionamiento gubernamental como fenómeno dentro del ambiente de las organizaciones públicas, va más allá de la simple combinación de las racionalidades tratadas en esta investigación, ya que también se pudo percibir (habría que efectuar investigaciones más profundas para afirmarlo contundentemente) que intervienen otros factores que este trabajo no considero en este momento como objeto del estudio.

Se observó que en una buena parte de los casos de los actores decisores revisados, es trascendental la habilidad o capacidad que los personajes tengan para sacar el máximo provecho de las racionalidades investigadas en este trabajo. Es decir, ante una situación como la que aquí se discute tal pareciera que es la inteligencia interpersonal e intrapersonal del actor decisor la que puede hacer la diferencia entre lograr o no reposicionamiento gubernamental.

Al respecto, Gardner (Citado por Goleman, 2001) comenta que la inteligencia interpersonal es la que nutre de capacidad a las personas para operar eficazmente en la vida, tal como es el caso del reposicionamiento gubernamental.

Sobre el mismo punto en análisis, otros autores hablan del término inteligencia social y señalan que esta se refiere a la habilidad o capacidad que poseen algunas personas para enfrentar con éxito diferentes situaciones a lo largo de su vida. La inteligencia social es distinta a los rasgos enmarcados en este trabajo dentro de la racionalidad administrativa o en la racionalidad política. Pudiera ser ésta (la inteligencia social) otra variable o racionalidad que habría que agregarse al esquema caracterizado en este trabajo, aunque el autor tiene sus dudas respecto a que la misma, en un momento dado sea parte de la racionalidad política (la discusión queda en el aire).

Indica Sternberg (1985, citado por Goleman, 2001) que la inteligencia social es distinta de las capacidades académicas y tiene que ver con la habilidad o capacidad para que a las personas les vaya bien en el aspecto práctico de la vida.

Concluye el autor, que para estar en posibilidades de hacer alguna afirmación respecto a cuál racionalidad es más importante dentro del fenómeno del reposicionamiento gubernamental, se requiere un análisis más profundo. Tampoco se tiene la evidencia suficiente como para poder señalar que un equilibrio entre las dos racionalidades tratadas en el estudio, permite una ventaja para el reposicionamiento de los actores decisores.

Se afirma lo anterior, en virtud de que la evidencia empírica mostró actores reposicionados que su perfil administrativo era “mejor” que el perfil político, pero también se observó a actores que por el contrario, tenían un perfil político “superior” al administrativo y también lograron reposicionamiento. También hubo evidencias de actores con “buenos” perfiles (administrativo y político) que no lograron reposicionarse.

El autor también advirtió con este trabajo que es trascendental en el reposicionamiento gubernamental, la decisión que tome quien tiene en sus manos que alguien continué o no y se observó que dicha decisión se apoya en rasgos que tienen que ver con las dos racionalidades estudiadas en la investigación que nos ocupa.

Aunque aquí es donde viene lo interesante, ya que la evidencia encontrada también aportó “ciertos” datos que le hacen suponer al autor que son los propios actores decisores los que influyen directa o indirectamente, consciente o inconscientemente en quien tomará la decisión de que éstos permanezcan o no en la organización pública, de ahí que el autor haya elegido el término “reposicionamiento” de la disciplina de la mercadotecnia para aplicarlo al campo de las organizaciones.

Aquí se puede observar que las capacidades o incompetencias también pueden “venderse”, dependiendo de quién sea el comprador y quién el vendedor. El autor considera mayor reflexión e investigación en estos aspectos. También queda en el aire la discusión.

Desde un inicio el autor guió su trabajo desde la perspectiva del comportamiento organizacional, ya que éste suponía que el reposicionamiento gubernamental tiene “mucho” que ver con el comportamiento humano que adoptan los actores en las organizaciones públicas para no solamente “sobrevivir”, sino lograr reposicionamiento en las mismas.

La evidencia permitió percibir que aquel que tenga la mayor habilidad o capacidad para influir en quien tomará la decisión de que continúe o no en la organización pública, será el que permanezca independientemente de sus perfiles administrativo o político. Al final de cuentas, tal parece que pesa más el comportamiento que el actor adopte lo que le permite cambiar su destino en la organización.

Quedó fuera del objetivo de esta investigación indagar si el reposicionamiento gubernamental es “positivo” o “negativo” para las organizaciones públicas en las que se presenta. El comentario viene a discusión en razón de que la evidencia dejó entrever que no siempre los actores decisores reposicionados son “los mejores” elementos para las organizaciones públicas, o los no reposicionados “los peores”.

La evidencia empírica encontrada también permitió observar que las atribuciones o actividades encomendadas a las diferentes organizaciones públicas, tiene influencia directa o indirecta en el reposicionamiento gubernamental. El grado de reposicionamiento difiere de una a otra organización pública debido a la situación aquí comentada. Sobre este punto, el autor también considera que hace falta más análisis y reflexión.

Otra situación que “puede” tener influencia en el fenómeno del reposicionamiento gubernamental y que también se evidenció en este trabajo, es que los puestos en los que se ubican los actores decisores a pesar de corresponder al mismo nivel jerárquico, tienen grandes diferencias en cuanto a responsabilidades por parte de sus titulares y la percepción salarial es la misma. Esta situación también puede afectar positiva o negativamente la presencia del reposicionamiento en ciertas organizaciones públicas. No se puede profundizar más en el tema porque este no fue el objetivo de este trabajo.

Definitivamente que la duración de los periodos gubernamentales también tiene influencia para incrementar o reducir el número de actores gubernamentales reposicionados en las organizaciones públicas, tal como se pudo observar a lo largo de los 25 años que comprendió esta investigación.

Con la evidencia revisada y sin que el autor sea contundente en la afirmación, se percibió que durante el régimen priista dentro del estudio, el reposicionamiento gubernamental se vio mayormente “influenciado” por rasgos relacionados con el perfil político, a diferencia del corto periodo analizado cuando el PAN llegó a la gubernatura de San Luis Potosí, donde se “privilegió” en mayor grado el perfil administrativo de los actores reposicionados.

La evidencia también le permitió al autor observar que las personas que proceden de familias numerosas y que han tenido que enfrentar la vida bajo circunstancias más difíciles que el promedio de los individuos, han desarrollado habilidades o capacidades que les permiten enfrentar con mayor éxito el reposicionamiento gubernamental.

Tal parece que aquí tiene aplicación lo que Darwin comentó con relación al origen de las especies, al indicar que sobrevive no el mejor ni el más fuerte, sino el que tiene la capacidad de adaptación, y tal parece ocurrir esta circunstancia con algunos actores que han logrado reposicionamiento gubernamental. Tal como ya se indicó en renglones atrás, en el estudio se encontraron datos de actores con “buenos” perfiles (administrativo y político) y eso no fue suficiente para lograr reposicionamiento en las organizaciones públicas.

Con base en las evidencias encontradas, el autor sostiene que en el juego del reposicionamiento gubernamental el “trabajo en equipo” tiene repercusiones importantes que vale la pena estudiar y reflexionar. En este trabajo se investigó la continuidad laboral de manera un tanto individual en los actores.

Como el lector podrá indagar en el contenido del estudio, los mismos ambientes organizacionales imponen ritos, mitos y costumbres a sus miembros, por ejemplo, algunos actores decisores reposicionados hablaron de “redes” en lugar de trabajo en equipo. También se utilizó la expresión de tratar bien a los subordinados, cuando pudo haberse mencionado trabajo en equipo en este aspecto.

Las conclusiones que aquí se presentan, forman parte del trabajo que al final quedó estructurado en tres grandes apartados a saber: primera parte. Marco interpretativo del reposicionamiento gubernamental, segunda parte. El reposicionamiento gubernamental en San Luis Potosí durante el período 1979-2004: estudio de caso y tercera parte. Aspecto metodológico para el estudio del reposicionamiento gubernamental en San Luis Potosí.

La conformación de la primera parte aportó elementos teóricos que le sirvieron al autor para soportar y continuar trabajando en el resto del documento, lo que evitó la predisposición y envío de juicios personales para el tratamiento y desarrollo de la investigación. Esta información le facilitó al autor mantenerse al margen del estudio y adoptar una posición imparcial en su tratamiento.

La mayor parte de los estudios encontrados y que abordan de una u otra forma la continuidad o discontinuidad laboral de actores decisores en organizaciones públicas, se han realizado sobre el ámbito de la administración pública federal. Se localizó muy poca investigación sobre el tema en gobiernos estatales y locales, por lo que las aportaciones que este estudio hace resultan pertinentes para continuar con otras investigaciones en la materia.

En la revisión de literatura se encontraron testimonios que por un lado, reafirmaron la utilización de las variables racionalidad administrativa o perfil administrativo y racionalidad política o perfil político, para el estudio del reposicionamiento gubernamental. Por otro lado, aparecieron evidencias que demuestran la existencia de otros factores que inciden en la continuidad laboral de los actores decisores en las organizaciones públicas y que el autor no utilizó en este trabajo. Dentro de estos últimos factores se encuentran por ejemplo: la influencia social, el poder social, la adaptación como proceso de selección natural y la adaptación como proceso de transformación. Renglones atrás se trató de manera somera esta circunstancia.

Por lo que se refiere a la estructuración de la segunda parte del trabajo consistente en la aplicación de un estudio de caso, que versó sobre un análisis de la administración pública estatal de San Luis Potosí, durante el período comprendido entre el 25 de septiembre de 1979 y el 31 de diciembre de 2004. El análisis sobre el período de veinticinco años se enfocó de manera somera en la revisión de los aspectos económico, social, político y legal que prevalecieron en la Entidad, con particular importancia en aquellos rubros que tuvieron incidencia directa o indirecta sobre el objeto y sujeto de estudio de esta investigación.

En cuanto al aspecto político-electoral-social se refiere, el autor encontró que la administración pública del Estado de San Luis Potosí transitó por una situación sui generis durante el período de análisis revisado, que la hacen particularmente interesante para la aplicación de estudios enmarcados dentro de las disciplinas de la ciencia política, la sociología o la administración pública, principalmente.

El autor circunscribió su análisis dentro de la disciplina de la administración en general y desde la perspectiva del comportamiento organizacional. En lo que respecta a las aportaciones al desarrollo del comportamiento organizacional, la investigación permitió contribuir al debate teórico que permita responder la pregunta ¿cómo se combina la racionalidad administrativa (perfil administrativo) y la racionalidad política (perfil político) para incidir en el reposicionamiento gubernamental de actores decisores en organizaciones públicas?

Es decir, ¿es la interacción de estas dos racionalidades la que genera reposicionamiento gubernamental o es más bien el comportamiento organizacional que adoptan los actores decisores apoyados en estas racionalidades lo que les facilita su reposicionamiento?, o bien ¿son otras circunstancias las que inciden en este fenómeno organizacional?

Con el estudio del reposicionamiento gubernamental de actores decisores en organizaciones públicas, se pudieron caracterizar algunos rasgos que tienen que ver con el perfil administrativo y algunos otros que aglutina el perfil político; es decir, la investigación abre la apertura para que estas racionalidades puedan ser estudiadas más a fondo o se incorporen rasgos que identifiquen otra u otras, para el estudio del reposicionamiento gubernamental.

El análisis del período indicado se efectúo para conocer el ambiente general en el que se encontraban las organizaciones públicas estatales de San Luis Potosí, como parte del universo sobre el que se hizo la investigación que en opinión de diversos autores, también afecta positiva o negativamente el comportamiento organizacional de los miembros que las integran.

En términos metodológicos, el estudio del reposicionamiento gubernamental de actores decisores en organizaciones públicas confirmó que no existe un método universal para el análisis de los fenómenos sociales como el que se trató en este trabajo, sino que la metodología se va construyendo en función del objeto y del sujeto de estudio, el espacio social que es analizado, la pregunta de investigación, los objetivos del trabajo, la disponibilidad de información y de las habilidades del investigador.

Según las evidencias aportadas por un estudio exploratorio de tipo cualitativo que el autor realizó, se concluye que los hallazgos de las investigaciones dentro de las ciencias sociales, se soportan con mayor contundencia si en éstas se utiliza una combinación de las metodologías cuantitativa y cualitativa, tal como fue el caso de este trabajo.

Dentro del ejercicio cuantitativo que se efectúo en el trabajo se encontraron algunas evidencias que el autor recomienda se tomen con las reservas del caso y que de hecho propone se continúe estudiando, ya sea mediante la adaptación del mismo esquema aquí propuesto, o agregando otras variables o subvariables al constructo que se presentó en esta investigación.

Ante la carencia de datos uniformes para cada uno de los doscientos actores decisores analizados (ya se mencionó en el cuerpo del trabajo sobre la no uniformidad o estandarización del contenido de los expedientes de personal), se impidió correlacionar de manera adecuada las tres variables consideradas en este estudio: racionalidad administrativa, racionalidad política y reposicionamiento gubernamental. Aun con esta circunstancia por delante, sí se realizaron algunas correlaciones entre las subvariables de cada una de las tres variables señaladas.

Por ejemplo, al correlacionar la subvariable género (definida en este estudio como de tipo nominal) con quince subvariables de tipo ordinal, dentro de la variable racionalidad administrativa, se encontró que para los actores decisores de género femenino y masculino, las subvariables estudios de postgrado, otros estudios, actividad docente y puestos ocupados en el poder ejecutivo de San Luis Potosí, tienen el mismo efecto. Es decir, para ambos géneros representan el mismo valor o influencia para el reposicionamiento gubernamental en las organizaciones públicas estatales.

En cuanto a la variable reposicionamiento gubernamental se refiere, al efectuar una correlación tomando en cuenta el número de períodos gubernamentales que los actores decisores lograron permanecer en las organizaciones públicas estudiadas, se observó que en aquellos que más períodos acumularon, en orden de menor a mayor importancia, influyeron las siguientes subvariables: actividad docente ejercida, puestos ocupados en el poder ejecutivo federal, estudios de postgrado realizados, puestos académicos ocupados (no docencia) puestos ocupados en el poder judicial de San Luis Potosí, puestos ocupados en el gobierno municipal de San Luis Potosí y otros estudios.

Dentro de la misma variable racionalidad administrativa, se observó que al correlacionar la subvariable lugar de nacimiento (catalogada en este estudio como de tipo nominal) con quince subvariables de tipo ordinal, se encontró que los actores decisores que mayor reposicionamiento gubernamental lograron, fueron los nacidos en la capital del estado de San Luis Potosí.

Con respecto de la misma variable racionalidad administrativa, se ejecutó una correlación entre la subvariable profesión (también catalogada como de tipo nominal) con quince subvariables de tipo ordinal y se encontró que los actores decisores que mayor reposicionamiento gubernamental lograron, fueron los que estudiaron una profesión relacionada con las ciencias sociales.

Se detectó que en el caso de los actores decisores que estudiaron una profesión dentro de los campos de las ciencias sociales y naturales, hubo ciertas subvariables que tuvieron el mismo efecto, fue el caso de estudios de postgrado, otros estudios y actividad docente. Es decir, sin importar la profesión de que se tratara, estas subvariables influyeron en el mismo grado para que los actores decisores lograran igual reposicionamiento gubernamental.

En aquellos actores decisores que estudiaron una profesión relacionada con las ingenierías, se observó que la subvariable que más determinación tuvo en su reposicionamiento gubernamental fue el puesto académico ocupado (no docencia).

El esquema de caracterización de los rasgos del reposicionamiento gubernamental de actores decisores propuesto por el autor resultó útil para medir el grado de significancia con el que tanto la racionalidad administrativa, como la racionalidad política interactúan cada una por su cuenta, para inducir la continuidad laboral de los actores decisores en las organizaciones públicas abordadas en esta investigación.

El autor concluye que el objetivo general del estudio se cumplió, en virtud de que el trabajo aportó evidencias que permitieron obtener una caracterización (aunque parcial) de los rasgos de tipo administrativo y de tipo político que poseen los actores decisores que lograron continuidad en las organizaciones públicas de la administración pública estatal de San Luis Potosí durante el periodo 1979-2004.

La investigación proporcionó evidencias empíricas que dejan entrever que tanto el perfil administrativo como el perfil político de los actores decisores de las organizaciones públicas estatales de San Luis Potosí, inciden en el comportamiento organizacional que adoptan para reposicionarse gubernamentalmente.

En relación con los objetivos específicos planteados en el estudio, también éstos se cumplieron, ya que el autor sí pudo determinar algunos rasgos del perfil administrativo de los actores que tuvieron continuidad laboral. También se pudieron determinar los rasgos del perfil político de los actores decisores reposicionados. Y finalmente, también pudo realizarse un análisis estadístico con los datos correspondientes a los rasgos de los perfiles administrativo y político de los actores decisores que lograron reposicionarse gubernamentalmente.

Debe señalarse en este trabajo que para efectos del análisis cuantitativo y por lo que respecta al perfil administrativo, derivado de la revisión documental de los expedientes de personal de los actores decisores, se obtuvo información suficiente que permitió al autor trabajar sin mayor problema esta variable y sus subvariables, mediante las técnicas estadísticas pertinentes. Sin embargo, por lo que hace a la variable perfil político, la información que se obtuvo al hacer la revisión documental resultó insuficiente, de tal manera que hubo impedimento para aplicar como se hubiera querido, algunas de las técnicas estadísticas seleccionadas en este estudio.

No obstante lo anterior, aun con la reducida información de la variable perfil político y sus subvariables, se infirieron aunque de manera no contundente, algunas aseveraciones sobre el efecto que dicho perfil tiene en el reposicionamiento gubernamental de los actores decisores en las organizaciones públicas estudiadas.

El incidente referido en los párrafos que anteceden propicia la ocasión para comentar que llama la atención el hecho de que en el caso de las organizaciones públicas y donde se “supone” (puede ser que no) tiene mayor importancia el aspecto político, no se disponga de la información suficiente que les permita a las áreas de recursos humanos principalmente, tener elementos de este tipo que soporten algunas decisiones que hacia el interior de dichas organizaciones públicas se deben hacer.

Con fundamento en las evidencias, el autor estima que algunos actores decisores están plenamente conscientes de la influencia que la estructura organizacional ejerce sobre la posición que ocupan dentro de la organización pública de que se trate, por lo que llegado el momento de un cambo de administración pública aprovechan muy bien esta ventaja competitiva, pues aun cuando el titular de la organización pública en la que se desempeñan ya decidió sustituirlos, estos actores decisores logran prolongar por más tiempo su permanencia.

Sobre lo anterior, manifiesta Reeve (2002) que los actores decisores aprenden rápido que ciertas ocupaciones representan oportunidades privilegiadas para tener un buen desempeño y demostrar competencia personal, agradar a otros y ganar su aprobación, participar en relaciones cálidas y seguras, o para tener un impacto sobre otros.

En cuanto a la pregunta de investigación a la que este trabajo dio respuesta y que el autor planteó en los siguientes términos: ¿Cómo se combina la racionalidad administrativa y la racionalidad política para incidir en el reposicionamiento gubernamental de actores decisores en organizaciones públicas estatales de San Luis Potosí?, el autor encontró como ya se indicó, que en efecto se presenta una mezcla de las dos racionalidades que tiene influencia directa o indirecta en el reposicionamiento gubernamental.

En lo que corresponde a la comprobación de las hipótesis de esta investigación, se concluye que como variables independientes del esquema aplicado, tanto el perfil administrativo como el perfil político, sí influyen en el reposicionamiento gubernamental de actores decisores en organizaciones públicas, al que se identificó como variable dependiente.

Sin embargo, derivado de los mismos resultados encontrados al aplicar las diversas técnicas estadísticas seleccionadas para el procesamiento de los datos obtenidos, se concluye que existen otros elementos o factores que también influyen de manera directa o indirecta en el reposicionamiento gubernamental.

Por tal razón, es conveniente seguir reflexionando e investigando sobre el asunto para determinar de manera precisa y contundente, qué otras variables intervienen y realmente cuál o cuáles tienen mayor peso en el fenómeno estudiado en esta investigación.

De la revisión de los datos obtenidos, se encontró además que los actores decisores que mayor reposicionamiento gubernamental lograron, son los del género masculino. Sin embargo, este hallazgo pudo deberse a que la mayor parte de los datos recabados para realizar la investigación correspondió a estas personas.

Pero analizados por separado, el caso de un actor decisor de género femenino y otro de género masculino, el autor observó que ambos tienen las mismas posibilidades de lograr reposicionamiento gubernamental. Es decir, la influencia que los perfiles administrativo y político ejercen es igual para ambos géneros.

Por lo que al comportamiento organizacional se refiere, el autor concluye que aun cuando variables como la racionalidad administrativa y la racionalidad política lo influyen, los miembros de la organización actúan de manera premeditada, es decir anteponen sus propios intereses a los de la organización, siempre que les resulte favorable para reposicionarse o sobrevivir dentro de la jungla del ambiente organizacional.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet