TURyDES
Vol 5, Nº 13 (diciembre/dezembro 2012)

TURISMO Y CONOCIMIENTO CIENTÍFICO, UN PRIMER ACERCAMIENTO

Antonio Díaz Medina (CV)

 

Introducción
La literatura científica sobre el concepto de turismo, con más de 100 años de existencia sigue sin encontrar una definición fundamentada científicamente. Tanto los autores europeos del continente, los primeros en abordar el tema, como los anglosajones siguen aún hoy enfrascados en la tarea de tratar de llevar las varias definiciones y conclusiones sobre el turismo al fenómeno como tal, sin haber definido este antes, en primer lugar sus orígenes, que permite establecer el momento histórico de su nacimiento, para, a partir de ahí y sólo después de haber resuelto esto, verlo en su evolución, desarrollo y situación actual.
Buena parte de estos conceptos y la historia de ellos los encontramos en los trabajos del Dr. Francisco Muñoz Escalona, en particular su Tesis de Doctorado, presentada en 1991 y otros trabajos más recientes del año 2004 y de finales del 2011 que nos permitieron cubrir el espacio de ¨tiempo científico¨ con relación a las principales definiciones de turismo y turistas por académicos de Europa y EE.UU en poco más de un siglo hasta nuestros días.
Este autor da un grito de auxilio en su trabajo de noviembre del 2011, solicitando ayuda para ¨ averiguar qué cosa es eso que llamamos turismo¨ (1) ayuda en la que este trabajo pretende participar.
Definiremos el momento del origen del fenómeno turismo, los fundamentos para ello, el concepto de turismo que de aquí se deriva, los elementos esenciales que integran el fenómeno estudiado y una primera incursión sobre su desarrollo posterior y situación actual, así como definiremos el enfoque científico válido para abordar el tema, el materialismo dialéctico e histórico y los instrumentos de la Economía Política.

Desarrollo
La lectura de estos trabajos de Muñoz Escalona nos dice mucho del estado de la ciencia en este campo al punto que no se ha podido definir aun al fenómeno que pretende analizar, el turismo. Es un enjundioso esfuerzo de recopilación histórica de datos sobre el concepto y los acercamientos científicos desde casi todos los enfoques posibles al turismo como fenómeno en estudio permiten constatar que apenas si ha habido evolución en los 120 años transcurridos desde los primeros intentos por estudiar científicamente el tema, por el contrario, prevalecen las mismas confusiones y multiplicidad de criterios que no se ponen de acuerdo ni reconocen como válido un sistema de conocimiento sobre el mismo.
Su trabajo demuestra primero que no hay un consenso científico sobre el fenómeno turismo, que incluso las definiciones sobre turismo y turista están sin finalizar científicamente hablando, que esta situación es resultado primero de que la ciencia se ha basado en lo que llama ¨noción vulgar¨ del fenómeno y de los términos que utilizan para identificarlo, segundo que lo que ha primado son acercamientos o el abordar el tema desde cada una de las ciencias sociales conocidas y con los instrumentos de cada una, con preponderancia de la economía, sociología y psicología, además de la antropología, y que, en el caso de la economía que es la que en definitiva más le interesa, el tema ha sido abordado por el lado de la demanda y no de la oferta lo que
ha sido la fuente principal de la falta de consistencia y de no tener a estas alturas un sistema científico sobre el turismo consolidado. (2)
Sus trabajos descartan que el turismo pueda ser una ciencia como tal. Un estudio de los mismos no deja lugar a dudas sobre estas conclusiones. La revisión de la literatura más reciente, tanto anglosajona, como centroeuropea, en particular la Suiza, ratifica esta realidad. (6)
En el enfoque económico para estudiar el turismo se aborda en particular la diferencia entre motivos de viaje y demanda efectiva de productos y servicios. Queda claro que no tiene pies ni cabeza desde el punto de vista económico mezclar vivencias espirituales bien subjetivas con demanda real de productos comercializados por productores bien reales, y es esta demanda real la que cuenta en economía.
Desde el punto de vista de la Economía, que por ejemplo Joseph Stiglitz define como ¨ciencia social¨ dedicada a conocer ¨como los individuos interactúan para producir bienes y servicios¨ (7) (pag 248), el problema estriba en lo que se entiende por Industria turística hoy, que incluye a todo lo que demandan los turistas y otros clientes no turistas. Porque esta industria es, en su inmensa mayoría, anterior al turismo como fenómeno relativamente reciente de apenas algo más de 200 años, como probaremos, y hablamos de industrias milenarias, como las del alojamiento y la restauración.
Porque ahora se dice que ambas, la industria de servicios anterior al turismo que le presta servicios a este aún hoy y la genuina industria turística que sólo brinda servicios a turistas, son la ¨industria turística¨ por la sencilla razón práctica que poco más del 50 % de su demanda proviene del turismo, de turistas, aclarando que en el concepto que propone el presente trabajo, no en el de otros científicos que refiere Muñoz Escalona.
Por industria turística, en rigor, hay que entender la parte del sector de servicios que se dedica exclusivamente al segmento turismo, a clientes turistas. La lista ya no es pequeña por el tremendo desarrollo del turismo. Incluye a los mal llamados intermediarios turísticos, turoperadores y receptivos, genuinos proveedores, fabricantes de productos turísticos con la ¨materia prima¨ que obtienen de aquellos proveedores tradicionales de servicios, cuando estos ofertan sus productos esenciales que los definen: paquetes turísticos, circuitos, excursiones; así como a los tourist resorts, los cruceros, los parques temáticos, estos últimos tres por su condición de destinos turísticos en si mismos.
Se sigue con la segunda característica de la actividad económica del turismo que llaman ¨Carácter mixto del producto ofrecido¨, que consiste en las características de los servicios, además de los ya mencionados como la intangibilidad, agregando ¨no ser almacenable, exportación a consumidores desplazados¨.
Pero volvemos al turismo y los turistas y su conceptualización científica, que en su enfoque económico sigue aún en pañales al no estar basado en conceptos del fenómeno que pretende abordar, el turismo, científicamente.
Hay que volver, por tanto a sus obras fundamentales que se ocupan del fenómeno turismo, para el que utiliza como eufemismo ¨vencer el obstáculo de la distancia¨ o ¨desplazamiento circular¨, (3) define todos los factores posibilitadores que lo han hecho posible en su historia y se toma de aquí lo que interese para el propósito de dar un concepto de turismo y turista con el enfoque del materialismo dialéctico e histórico. Para ello se utiliza también lo que sigue en el libro de Muñoz Escalona, (3) sobre las etapas del ¨vencimiento de la distancia¨ en el sentido de los viajes de ¨desplazamiento circular¨ en el entendido de viajes de ida y vuelta, como los turísticos.
¨Periodo Iº: Sedentarismo prehistórico. Desde la aparición de aldeas neolíticas autosuficientes (aprox. en el milenio VIIº a. C.) hasta el desarrollo de las grandes civilizaciones de la Antigüedad (aprox. en el milenio IVº a. C.)
Periodo IIº: Grandes Civilizaciones de la Antigüedad. Desde el milenio IVº a. C. hasta la caída del Imperio Romano de Occidente en el siglo IV d. C.
Periodo IIIº. Atomización del Poder en Occidente.El periodo abarca desde la invasión del Imperio Romano por los pueblos bárbaros durante el siglo IV hasta el siglo XV (la llamada Edad Oscura o Media).¨
Estos tres primeros períodos no interesan pues no tocan al nacimiento del turismo, que ya se ha ubicado en la segunda mitad del XVIII y si se mira el período siguiente definido por Muñoz Escalona se ve más claro:
¨Periodo IVº. Grandes Imperios Modernos. Del siglo XV hasta mediados del siglo XIX. Proceso de aumento y mejora de la oferta de servicios de transportes terrestres y marítimos así como de servicios de hospitalidad. ……………. El grupo de quienes pueden aspirar a vencer la distancia se amplia aun más hasta llegar a la burguesía adinerada¨.
Aquí están dichas buena parte de las condiciones objetivas creadas para que el turismo como fenómeno apareciera y se identificara y nombrara, al aumentar los volúmenes de personas con tiempo libre para el ocio que viajaban por motivos de placer. El aumento del número de viajeros por esta razón, ajena a cualquier otra necesidad humana, hizo aumentar los flujos de pasajeros en los medios de transporte y de la misma forma aumentó la cantidad de forasteros en localidades convertidas en destinos de ciudad fundamentalmente, a lo que fue agregándose los balnearios con motivación curativa en sus inicios que devinieron simplemente de ocio después. A este flujo de personas que se movían de su lugar de residencia, temporalmente, a otras localidades por motivos de ocio, se le dio el nombre de turismo y a los viajeros el de turistas.
El que ahora estén metidos los hombres de negocios, participantes en eventos, deportistas, etc dentro del concepto, no dice nada en contra de su origen histórico y del concepto puro original. Sólo la necesidad utilitaria para la economía de los proveedores y destinos pretende convertir a todos sus clientes en turistas, obligando a una simplificación que violenta el concepto científico de turismo aquí sustentado.
No puede haberse creado un término nuevo para un hecho viejo. ¨The Oxford English Dictionary¨ definió en el año 1800 al turista como ¨el que hace un tour, especialmente quien lo hace por recreo, el que viaja por placer o para aumentar sus conocimientos culturales visitando lugares por sus objetos de interés, su paisaje o su peculiaridad.¨ La definición no puede ser más clara y acusarla de ¨vulgar¨ como se empeña este autor no la demerita en lo absoluto. Significa que abriendo el siglo XIX ya el fenómeno estaba tan extendido, el turismo, que no sólo se utilizaba por el vulgo, sino que era acogido por la lengua oficialmente.
Y agrega Muñoz Escalona que ¨El empleo del vocablo francés tour ha llevado a muchos autores a rastrear su etimología con la pretensión de documentar la aparición histórica de la práctica del turismo¨. (2)
Pues se trata de una magnifica documentación. El surgimiento del término para describir un fenómeno social, como el turismo, tiene que ver con el nacimiento del tal fenómeno. No se trata de un fenómeno físico o químico de existencia universal que los avances de la ciencia ponen al descubierto. Se trata de un fenómeno social, a la vista de todos, miles de años después que la palabra era usada por el hombre. El nacimiento de la palabra para llamar al fenómeno importa.
L. Fernández Fuster afirma que ¨en 1746 está documentada la frase inglesa to take a turn con el sentido de dar una vuelta por un lugar a caballo o conduciendo un carruaje¨ y se refiere más adelante ¨a la expresión inglesa to make a tour, documentada, al parecer en 1760, con el significado de realizar un viaje circular en el que se visitan ciertos lugares por recreo o por lucro¨. (2)
Una cosa es la etimología de la palabra y otra el estudio de un fenómeno, por mucho que al fenómeno lo nombremos con una palabra. Sea su raíz inglesa o francesa no hace la diferencia, sino que confirma la estrecha relación entre ambos países incluso en la aparición de nuevos vocablos para nombrar nuevos fenómenos, realidades de la vida, del hombre.
Pero que la palabra, el término para identificar el fenómeno, haya nacido oficialmente en el 1800 nos confirma que al menos desde la segunda mitad del siglo XVIII venía usándose.
Recordar que aquí estamos en plena Revolución Industrial, en pleno apogeo de la burguesía, con el aumento de personas con tiempo libre y recursos para viajar por placer.
Pero lo interesante aquí es que, desde el punto de vista internacional en toda la elaboración de Muñoz Escalona se demuestra que el concepto científico de turismo primero fue incluyendo solamente a los extranjeros y solo muchos años después se incorpora a los nacionales, a los turistas domésticos, como se reconocen ahora.
Esto contrasta con el hecho de que en Inglaterra, que en el propio trabajo se designa como el país emisor por excelencia haya surgido primero el término e incluso incluido en su diccionario más encumbrado. No se dan razones de esto, ¿porque? Parece que desde su nacimiento, el concepto de turismo y turista tuvo el mismo peso en la localidad que emitía, como en la que recibía, y que el turismo doméstico tenía allí un peso importante.
Son los balnearios de aguas termales y la afición a los baños de mar los encargados en Inglaterra de este crecimiento del flujo de viajeros por ocio, en el ámbito doméstico, en la segunda mitad del siglo XVIII. Véanse estas realidades:
¨En la primera mitad del siglo XVIII, Bath y muchos otros centros termales contaban con una buena actividad social y atraían a la gente más importante de la época.¨
¨A finales del siglo XVIII ya se había comenzado a manifestar un cambio en las preferencias, como consecuencia de un incremento en la popularidad que iban tomando los baños de mar. A mediados de este siglo se publica una tesis sobre el uso del agua de mar y esto generaliza una nueva moda de viajes la cual ha perdurado hasta hoy.¨ (8)
Aquí hay que introducir el denominado ¨Grand Tour¨ no con la profundidad que llevaría el tema, sino como hecho objetivo, de viajes de ida y vuelta y no para intenciones de lucro, sino educacionales estrictamente en un principio, siglo XVII, que fueron transformándose para tener un componente prácticamente de ocio ya en los siglos XVIII y XIX, como se comprueba en los trabajos sobre el tema. (4)
En estos se llega a establecer que la presencia de viajeros ingleses en ciudades de Francia en un momento dado de la segunda mitad del XVIII era de más de 40,000. Y aquí tenemos datos concretos de la cantidad, de un volumen de forasteros en viajes que ya eran más de ocio que educacionales.
¨el historiador Gibbon afirma que a fines del siglo XVIII podía haber en Europa unos cuarenta mil ingleses practicando el Grand Tour educativo, sin contar los que estuvieran haciéndose por otros motivos, un volumen que hoy es insignificante, pero que en aquellos tiempos pudo parecer francamente reseñable.¨ (4)
Y llegamos así a la ¨SINTESIS DE LA INVESTIGACION¨ que sirve de conclusiones al trabajo para el Doctorado, Muñoz Escalona:
¨hemos empezado describiendo las razones que explican el nacimiento de las nociones vulgares de turista y de turismo para pasar, posteriormente, a demostrar, por medio del análisis de la literatura disponible, que los conceptos científicos de turista y de turismo se han construido sobre las respectivas nociones vulgares. El tratamiento científico de las realidades que son designadas por estos vocablos consiste en el establecimiento de las notas, características o condiciones a tenor de las cuales es posible distinguir a un turista de un no-turista. El método es el mismo que utiliza el vulgo para conseguir dicho propósito, con la diferencia de que el experto en turismo es consciente de lo que hace y el hombre de la calle puede ignorarlo.¨ (2)
El método histórico-lógico, fundamentado en el materialismo dialectico e histórico, estudia el fenómeno identificado tanto por el vulgo como por la ciencia, lo analiza en su complejidad interna, en lo que lo identifica y lo diferencia de los demás fenómenos, en sus elementos y sus relaciones internas, contradicciones, estudia su origen y los factores objetivos y subjetivos que lo generaron y lo analiza en su evolución en el tiempo. Esto es lo que se pretende en este trabajo como ciencia y método científico y sus resultados válidos, si se llega a resultados.
Esto es lo que no se hace aquí. De un primer acercamiento histórico de ambos términos, turismo y turista, se pasa a los acercamientos científicos al tema con cada uno de los enfoques que se han utilizado y todo esto se presenta en su devenir histórico, pero sólo como recurso descriptivo, cronológico, no cómo método para estudiarlo. Para ello, reiteran una y otra vez, el enfoque de que se trate y los recursos científicos de cada uno, léase economía (en el entendido burgués, no de economía política que se dice ¨desaparecida¨ y ¨diluida¨ en la sociología), antropología, sociología, etc.
Continúan las conclusiones de la Tesis de Muñoz Escalona como sigue:
¨La identificación de semejanzas entre la concepción científica y la noción vulgar no se limita a la utilización de notas diferenciadoras. …….. mientras el hombre de la calle destaca la forma de vestir, la raza, la lengua o las costumbres, el científico profundiza más en su observación y aduce, además, o sobre todo, las motivaciones, aspecto éste que ha llevado a gastar verdaderos ríos de tinta …. ¨
Pero las motivaciones son parte de la esencia del fenómeno turismo. Es la primera cualidad que se observa para diferenciar al turismo del resto de los viajes, al turista del resto de los forasteros. Forasteros hubo siempre, viajes por ocio también, el motivo centro de los que comportan el fenómeno turismo, los turistas. Que haya habido viajes por motivos de ocio, distracción, etc, desde que hubo tiempo libre no demerita en lo absoluto al motivo como elemento esencial de este fenómeno. Lo que los hombres de ciencia no han visto, hasta ahora, es que el objeto de nuestro estudio, el turismo, aparece como tal fenómeno no en la individualidad, sino en la cantidad, en el aumento de viajes que por este motivo comenzó a tener lugar desde la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, después de la Revolución Industrial en Inglaterra y que dieron lugar al fenómeno y al término para nombrarlo, identificarlo, vulgar o científico, que importa poco cual condición. De paso decir que por utilizar mucho la palabra científico y por utilizar métodos llamados científicos de una o de todas las ciencias no es garantía de resultado científico alguno.
No es casual que el fenómeno apareciera allí en Inglaterra, que el primer diccionario que recoge el término es inglés, que la primera agencia de viajes, intermediario por excelencia de los productos de ocio que consumen los turistas, surgiera allí. La cantidad hizo la nueva cualidad, el nuevo fenómeno. A nadie se le ocurrió crear un nuevo término, nuevo vocablo, por un viaje de la Reina de Saba.
Nació sin embargo el término turismo cuando el flujo de viajeros por motivos de ocio, o sea, sin motivos tradicionales hasta ese momento, negocios, ventas, familia, etc. se hizo notable, tanto para los visitados como para los visitantes. Nadie le llamó turismo a las cruzadas, a los gitanos, a los vendedores, por muy grande que fuera el arribazón de personas por esos motivos.
El propio Muñoz Escalona dice lo siguiente en el Capitulo I de su tesis:
¨Cuando el hombre pudo disfrutar de una cierta clase de ocio, que llamaremos animal para entendernos, los viajes de placer no tenían sentido y, cuando empezó a realizar viajes de ida y vuelta, porque se asentó permanentemente en un lugar, la posibilidad de hacerlos por placer debió de tardar en presentarse. En la mayor parte de las culturas conocidas parece que sólo una minoría realizaba desplazamientos de ida y vuelta por motivos que no tenían relación con la necesidad o la obligación¨. (2)
Aquí mismo está lo que busca. Si sólo una minoría realizaba estos viajes no está el fenómeno maduro aún, no surge el término, ni el fenómeno tal cual será.
Pero este crecimiento del flujo tiene que tener una explicación, un fundamento objetivo que le permita aparecer. Estos prerrequisitos se dieron en la segunda mitad del XVIII y primera mitad del XIX, como el mismo presente trabajo deja claro.
 Desarrollo de las fuerzas productivas con la Revolución Industrial.
 Revoluciones burguesas con el consiguiente aumento de las libertades de todo tipo, incluidas las de movimiento.
 Desarrollo del transporte con la máquina de vapor incorporada primero al transporte fluvial y marítimo y poco después al terrestre con el ferrocarril.
 Aumento del número de personas con tiempo libre para viajar por razones de ocio y medios para pagárselo. Rentistas y burgueses.
 ¨El primer medio moderno de telecomunicación fue el telégrafo. La primera línea telegráfica se inauguró el 1 de septiembre de 1793 entre París y Lille¨. (2)
Este último factor parece pequeño, pero fue el que permitió la intermediación de productos de ocio como la hotelería. Sin él Thomas Cook hubiera podido vender boletos de tren para la estación cercana, pero con mucho más trabajo un hotel a 100 kilómetros.
Pero aún hay más del tema que amerita un análisis a fondo.
¨Como dice Krapf (1959), los estudios científicos del turismo "deben hablar una lengua diferente" a la que emplean los estudios populares. Pero este consejo no se puede seguir sin llevar previamente a cabo una crítica en profundidad de los fundamentos científicos del turismo.¨ (2)
Se acusa de vulgar el enfoque de pretender diferenciar a los turistas de los que no lo son y los científicos que abordan el tema se la pasan haciendo lo mismo con relación a la ciencia. Esto es precisamente lo que no se hace, porque siguen el mismo método que llaman vulgar, tratar de diferenciarse de lo que no es vulgar y lo que consiguen es precisamente serlo. Pero aquí se salta lo fundamental, el trabajo más importante y que más se acerca al enfoque científico que puede dar resultados concretos en este estudio, Ed. Guyer-Freuler (1905).
¨Guyer-Freuler parece pensar que el turismo es la búsqueda de la satisfacción de una necesidad nueva, la que surge como consecuencia del crecimiento de la riqueza que lleva consigo el aumento del comercio internacional, el desarrollo industrial y el perfeccionamiento de los medios de transporte¨. (2)
Aquí si hay análisis histórico-lógico por parte de Guyer-Freuler y por esto si puede atribuírsele un enfoque científico. Aquí también está el reconocimiento del cambio de motivación a necesidad de la masa de turistas.
Esta es la definición de Guyer-Freuler que cita Muñoz Escalona textualmente y que tiene un tremendo valor por ser la única que puede encontrarse con fundamento científico sólido antes y después de haber sido formulada en 1905:
"El turismo, en sentido moderno, es un fenómeno de nuestro tiempo que se explica por la necesidad creciente de descanso y de cambio de aires, por la aparición y desarrollo del gusto por la belleza del paisaje, por la satisfacción y el bienestar que se obtienen de la naturaleza virgen, pero, muy especialmente, por las crecientes relaciones entre pueblos diferentes, por el aumento de empresas a que da lugar el desarrollo del comercio, la industria y las profesiones y por el perfeccionamiento de los medios de transporte". (2)
Y llega a reconocer finalmente Muñoz Escalona que:
¨Guyer nos está dando una explicación científica y, por tanto, abstracta, de un fenómeno nuevo o relativamente reciente¨. (2)
Lo que tiene que buscar la ciencia es porque el cambio de motivación a necesidad. Este cambio puede ser crucial en la evolución del fenómeno y en los problemas para abordarlo científicamente. El presente trabajo no puede profundizar más en este cambio por razones de tiempo y necesidad de un acercamiento más riguroso, pero aquí se huele uno de los cambios fundamentales del fenómeno turismo en este período IV y sobre todo en el que viene, denominado por Muñoz Escalona de ¨Apogeo Industrial¨.
¨Periodo Vº. Apogeo Industrial De mediados del siglo XIX a mediados del siglo XX. Continúa la mejora de los servicios de transporte tanto terrestres como marítimos y de los servicios de hospitalidad. En materia de transporte hay que resaltar la automoción y el desarrollo de la aviación civil. Otros facilitadores (mensajería, acompañamiento, cartografía, seguros, dinero, libros – guía) consiguen su pleno desarrollo. Maduración de la incentivación intencionada pero todavía muy dependiente de la espontánea.¨
Da el corte en el momento preciso, hasta aquí se mantuvo todo en un nivel moderado con crecimientos del volumen de pasajeros turistas, pero todavía sin el peso que adquirió después. Con la aviación, el automóvil con motor de combustión interna y el teléfono, el hombre dio un salto tremendo en sus posibilidades de viajar y comunicarse. El desarrollo de las fuerzas productivas siguió aumentando la productividad del trabajo y con ello el tiempo libre. La industrialización se generalizó en todas las ex potencias coloniales más EE.UU. Se empezaban a crear las condiciones para el gran salto en el turismo, pero la Segunda Guerra Mundial cortó el ímpetu de los años 30.
El siguiente es el sexto período definido en el libro:
¨Periodo VIº. Escasez de espacio. De mediados a fines del siglo XX. Los servicios de transporte y hospitalidad continúan su imparable proceso de desarrollo cubriendo la superficie del planeta con costes cada vez menores, una situación que se mantuvo con altibajos. La mensajería alcanza un hito comparable al experimentado por los transportes y el alojamiento en el periodo anterior como consecuencia de los efectos de la llamada “era de la información” combinados con los de la revolución microelectrónica¨. (2)
La aparición de la turoperación y el paquete turístico, que creo el ¨producto turístico¨ por excelencia y masificó el turismo practicado hasta ese momento sólo por burgueses, rentistas y exiguos elementos de la naciente llamada clase media de las sociedades más desarrolladas. Los resultados de la Segunda Guerra Mundial cambiaron al planeta y las sociedades radicalmente. El socialismo, distorsionado lamentablemente en muchos países, significó la victoria y conquistas de la clase obrera en todo el mundo. Entre ¨socialismo real¨ en toda Europa Oriental y China en Asia, más la socialdemocracia en el Reino Unido y la fortaleza de los Partidos Comunistas en prácticamente toda Europa Occidental, suprimidos del poder después de la Guerra por las maniobras injerencistas yanquis, había una garantía de vacaciones y tiempo libre para los trabajadores. Del propio libro de Muñoz Escalona se pueden tomar estas realidades: ¨El derecho a un periodo de vacaciones pagadas reconocido por el gobierno francés en 1936, y su posterior introducción en la legislación laboral de todos los países occidentales….. El art. 24 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre (1948) recoge el derecho a un periodo anual de vacaciones pagadas como parte del contrato laboral.¨
Un salto sin dudas en las condiciones objetivas para ampliar el tiempo libre y el potencial del turismo. A esto se unieron los aviones jets, más rápidos y más baratos, el paquete turístico con la aparición de un nuevo agente de cambio nunca visto antes, el turoperador. Este dio origen a otro nacimiento, los receptivos, una organización en destino también considerada intermediario pero con un rol decisivo en el nuevo turismo de masas, en su control y garantía de calidad en el destino y con nuevos productos, exclusivos de turismo, también combinando servicios de ocio con inteligencia y buscando satisfacer la ¨demanda espiritual¨ de los turistas.
De estos nuevos protagonistas apenas se habla en la literatura sobre turismo y menos aún en la que pretende objetivos científicos. Esto bien lo denuncia Muñoz Escalona en cada trabajo y realmente debe reconocérsele. Se les considera intermediarios en toda la literatura consultada. Resulta algo similar a llamar a la industria de fabricación de mermelada de mango como ¨agricultura¨, en lugar de colocarla dentro de la ¨industria alimenticia¨ en la manufactura, sector dos de la economía, pues ¨se trataría en definitiva de mango, con su mismo color y sabor y la presencia distinguible de esta fruta¨. A la industria que tomó como materias primas varios servicios ofertados a los turistas y los fundió en uno sólo, provocando la más grande revolución en el fenómeno turismo, llevándolo a un crecimiento exponencial y convirtiéndolo en prácticamente masivo en países de mayor desarrollo económico, no se le considera ¨industria transformadora¨ sino simplemente ¨intermediario¨, vaya desconsideración.
Sobre el sexto período no es necesario comentar pues es una proyección de presente-futuro interesante pero no muy útil para los objetivos de este documento.
Resumiendo:
El fenómeno denominado turismo es conocible científicamente con los métodos de la Economía Política fundamentados en el materialismo histórico y dialéctico.
Tuvo sus orígenes en la segunda mitad del siglo XVIII en plena efervescencia de la Revolución Industrial que creo las bases objetivas para su surgimiento.
Definimos Turismo como el traslado temporal de personas fuera de su residencia para el disfrute del destino y de los servicios de ocio de este.
Cualquier acercamiento a este fenómeno tiene que reconocer este hecho histórico objetivo. Su existencia se manifiesta de múltiples formas que pueden ser estudiadas en cuanto tales, pero que no modifican en lo absoluto su esencia, integrada por:
 Implicar el traslado y retorno de personas desde su residencia habitual hasta el destino a disfrutar como parte de su tiempo libre. Esta asociado por tanto a los viajes y al transporte.
 Dicho movimiento es por motivos de placer personal o de grupo. Esta asociado por tanto a la industria del ocio, el entretenimiento.
 Importa la cantidad, tanto para el surgimiento como para su sostenimiento. Turismo implica flujo de turistas, en plural. Una golondrina no hace verano.
 Genera un impacto ecológico en origen y destino, en particular económico de demanda de servicios, mayor en destino, que es respondida por una oferta. Esta oferta es parte esencial del fenómeno.
Es un fenómeno humano, social, que surge cuando el desarrollo de las fuerzas productivas crearon más tiempo libre, mejores medios de transporte (por agua y tierra), primero para las clases altas y, a partir de la segunda mitad del siglo XX, masificado relativamente, producto de las conquistas sociales del resto de la sociedad, de las nuevas tecnologías del transporte y las comunicaciones, el crecimiento del bienestar para mas amplias capas de la población y a los cambios demográficos con el crecimiento sostenido de la población en la tercera edad con más tiempo libre y recursos para dedicarlos al ocio recreativo.
El turista es el que participa del turismo. Es el sujeto activo del turismo. Sólo hasta aquí se puede llegar en este trabajo. Un excelente ensayo de Alessandre Panosso Netto, (5) da las pautas para incluir a lo que por ahora aquí se ha llamado oferta en el fenómeno una vez iniciado y a sus protagonistas con el mismo derecho de ser sujetos del turismo.
Está perfectamente definido científicamente y forma una demanda, tanto particular de productos genuinamente turísticos diseñados y creados para él, como una demanda de las ofertas de otras industrias surgidas antes que él como un segmento más de mercado.
La oferta turística de proveedores exclusivamente turísticos comienza con las agencias de viajes, nacidas en un inicio como intermediarios para los productos de transporte ya desarrollados, por barco y ferrocarril, en tanto crearon productos exclusivos para este segmento, después los turoperadores y receptivos en tanto ofertan productos exclusivos para turistas (paquetes, circuitos, excursiones). Hoy en día incluye los llamados resorts, convertidos en destinos en si mismos sólo ofertados a turistas. Aquí se incluye, tal vez, el más conocido y de mejores resultados en los últimos años, los cruceros. Otro participante, el parque temático es de tremenda importancia.
Lo que llamamos otras industrias de servicios y bienes de consumo nacieron de la demanda creada por los viajes por otros motivos, para atender a los ¨forasteros¨ de cualquier origen y a los residentes locales que también los demandan. Hoy en día tienen al turismo y los turistas como uno de sus principales segmentos de mercado, según su ubicación y diseño del producto: transporte de todo tipo, hoteles y restaurantes. Todas pertenecientes al sector de servicios, el de mayor desarrollo en las últimas décadas.
Esta otra cara del turismo, la oferta, de origen pasiva para aquel, pero devenida interactiva con el desarrollo y expansión del fenómeno, se incluye en el nuevo turismo hasta hoy y tiene que estar reconocida en la esencia del fenómeno hoy.
El turismo ha evolucionado. Hoy es un fenómeno distinto por su volumen, peso en la economía, alcance social y humano. Es un nuevo turismo, mayor, más rico y complejo que sigue desarrollándose ininterrumpidamente en su interacción con el medio, la sociedad (economía, industrias, ecología, política, sociología, etc).
 Ha estimulado el desarrollo del transporte considerablemente, del alojamiento, de la restauración, perfeccionándolos, enriqueciéndolos.
 Creó la industria turística, no como se usa este término hoy en día, sino en el entendido de exclusivamente dedicada y ofertando productos exclusivos para turistas que ya vimos.
 Ha cambiado la psicología del ser humano, su concepción del mundo, de sus semejantes. Sobre todo es evidente en otros fenómenos o actividades del hombre incluidas en el ocio, en como pasa su ¨tiempo libre¨, en particular los deportes, los espectáculos culturales de todo tipo: música, teatro, la plástica.
 Ha enriquecido al hombre considerablemente, tanto al turista como a los que viven en los destinos.
El concepto turismo ha evolucionado, pero conserva su esencia originaria ya explicada. En primer lugar los cambios cuantitativos.
 Su volumen ha generalizado su impacto a nivel global.
 La dependencia económica que ha creado en la sociedad. Es la primera industria (concibiendo ¨industria turística¨ como toda la industria de servicios que le presta servicios) no sólo del sector de servicios, sino de todos los sectores de la Economía.
El otro cambio fundamental está en los motivos, que han devenido necesidades pues la sociedad actual así lo ha dictado debido a:
 Haberse convertido en una actividad generalizada para la mayoría de la población en sociedades desarrolladas económicamente.
 Haber generado una oferta creciente de destinos y productos turísticos y de otros servicios que consolidan la demanda de turistas.
 Se ha producido una mezcla del motivo ocio con otros motivos de viajes, como los viajes de incentivos y el ocio pre y post negocio.
Una definición de Turismo hoy incluye el traslado temporal de personas en niveles crecientes por su necesidad de disfrute del tiempo libre, o mezclado con otros motivos, en destinos fuera de su residencia incluido el consumo de los servicios de ocio en estos.
Las leyes que dictan su comportamiento son en primer lugar las de la Economía Política:
 Nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y como determinan:

 Relaciones sociales de producción que permitan sectores importantes de personas hacer turismo.
 Relaciones legales basadas en las anteriores que garanticen la posibilidad de hacer turismo.
 La relación dialéctica turista-destino,
 La relación dialéctica oferta-demanda en origen y destino.

Referencias
(1) Muñoz de Escalona, Francisco. (noviembre 2011). ¨ ECONOMÍA DEL TURISMO: UN CONFUSO E INSOSTENIBLE PANORAMA CONCEPTUAL¨. Tur y Des.
(2) Muñoz de Escalona, Francisco.( 1991).¨CRITICA DE LA ECONOMIA TURISTICA ENFOQUE DE OFERTA VERSUS ENFOQUE DE DEMANDA¨. Tesis en opción al Doctorado. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE Madrid.
(3) Muñoz de Escalona, Francisco (2004): ¨Autopsia del Turismo: El vencimiento de la distancia¨. Editado por eumed·net.
(4) Muñoz de Escalona, Francisco (2005): ¨EN TORNO AL “GRAND TOUR”. ANÁLISIS DE UN CASO PARADIGMÁTICO¨
(5) Panosso Netto, Alessandre. (2007) ¨Filosofía del Turismo, Una propuesta epistemológica¨
(6) Darbellay, Frederic y Stock, Mathis (2012): ¨TOURISM AS COMPLEX INTERDISCIPLINARY RESEARCH OBJECT¨. University Institute Kurt Bo¨sch (IUKB), Switzerland
(7) Stiglitz, Joseph E. (2009): ¨FREEFALL, America, free markets, and thesinking of the world economy¨
(8) Machín Hernández, María Mercedes, (2004): ¨Consideraciones teórico metodológicas sobre el turismo¨ http://www.monografias.com/trabajos31/turismo/turismo.shtml


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

Página: [1]
Por: Francisco Muñoz de Escalona Fecha: 04 del 09 de 2012 - 22:26
El lector interesado puede encontrar la crítica a este acercamiento" marxista al turismo en este mismo número de Turydes, en el artículo titulado SOBRE EL ANÁLISIS MARXISTA DEL TURISMO. El debate está abierto y espera aportaciones. No se arredren.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


TURyDES es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Sobre TURyDES ".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a turydes@eumed.net


 
Turismo y Desarrollo Ofertas especiales de
Paquetes por Europa con Paris y Londres
para los subscriptores de la revista.
Visita ya Europa y conoce nuevos lugares y culturas.
Inicio
Sobre TURyDES
Números anteriores
Anuncios
Subscribirse a TURyDES
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > TURyDES