TURyDES
Vol 5, Nº 12 (junio/junho 2012)

EL TURISMO RELIGIOSO EN LOS ALTOS DE JALISCO, MÉXICO, COMO ALTERNATIVA PARA SU DESARROLLO: UN ANÁLISIS FODA

Ma. Genoveva Millán Vázquez de la Torre (CV), Roberto Carlos Carranza Esquivias (CV) y Rogelio Martínez Cárdenas

 

1. INTRODUCCIÓN
A nivel mundial y en México especialmente, se observa una tendencia latente del auge del turismo rural y cultural debido al agotamiento de los destinos tradicionales de sol y playa. Esta situación favorece el interés de comunidades y empresas para integrase a la industria turística que genera crecimiento y desarrollo económico, además de la creación de empleos y la derrama hacia esas economías locales.
La utilización de los espacios de interior y la reconversión del espacio-patrimonio rural para usos turísticos viene acompañado de la revalorización de aspectos como la autenticidad, la identidad cultural de los lugares, la revalorización de las raíces y una concienciación medioambiental de las sociedades urbanas (Cánoves et al., 2005).
La actividad turística está generando un cambio de percepción del entorno medioambiental, considerándolo un recurso valioso y que ha de cuidarse. Una población urbana dispuesta a consumir este producto, a pagar por disfrutar de una tranquilidad, armonía, belleza y tradición, genera nuevas rentas a la población autóctona. Las condiciones topográficas limitantes para el uso agrario aumentan su valor para el turismo de naturaleza, por lo que la población local obtiene nuevos usos de la tierra y en consecuencia puede fijar su lugar de residencia sin tener que emigrar.
El paisaje rural, que tiene un valor potencial de atracción turística, es percibido por los diferentes actores de forma distinta, empresarios y administración como un recurso para desarrollar una actividad económica, usuarios y población urbana como un disfrute, y comunidad local, como un medio generador de ingresos que complete sus rentas agrarias. Según Espejo (2004), la evolución del paisaje cultural por el cambio de uso se da en un marco nuevo: lo que importa no es el crecimiento a cualquier precio sino la utilización racional y no destructiva de los recursos paisajísticos, culturales, sociales y territoriales a largo plazo, es decir la garantía de un desarrollo sostenible.
México cuenta con diversos destinos turísticos como ciudades coloniales, playas, destinos rurales, etcétera, que usan un atractivo en especial que puede ser la historia, la arquitectura, la arena, el mar, la cultura o el arte, que sirven como detonante para la atracción de visitantes.
Sin embargo, la Región de los Altos de Jalisco presenta un caso peculiar, puesto que de acuerdo con la mayoría de los planes de desarrollo turístico, buscan crear un atractivo para captar visitantes, pero que en el caso de esta región, ese atractivo se generó de manera espontánea, “EL TURISMO RELIGIOSO”, gracias a que en esta región se encuentra ubicado el segundo santuario mariano más visitado de México, el de la Virgen de San Juan de los Lagos, en la ciudad del mismo nombre y en el corazón de la misma, que además se vio impulsado por la canonización de 27 mártires católicos en mayo de 2000, que en su mayoría son oriundos de los Altos de Jalisco, que hoy en día se les están construyendo santuarios en diferentes puntos de la región y lo que representa nuevas oportunidades de desarrollo de otras poblaciones donde se encuentran enclavados.
Esta región cuenta además con otro potencial atractivo turístico, que puede potenciar el desarrollo del turismo gastronómico, la denominación de origen para la fabricación de una de las bebidas más representativas de México en el mundo: el Tequila.
A pesar de que  la región de los Altos de Jalisco tiene muchas posibilidades para ser  un destino turístico importante, tiene diversos problemas que le dificultan el poder  desarrollar un cluster que satisfaga las necesidades de los individuos que la visitan, por tanto se hace necesario un análisis de FODA que permita analizar las fortalezas y debilidades de este destino turístico para cristalizar los esfuerzos encaminados a lograr que el turismo religioso del lugar promueva el crecimiento y desarrollo económico. No obstante se ha observado que :

En esta investigación se pretende dar una descripción de las necesidades así como la creación de una entidad que administre y promueva este destino aglutinando los esfuerzos de los actores antes mencionados, potenciando el desarrollo de la Región de los Altos de Jalisco para contribuir a su mejora económica, a partir de la conformación de una Ruta Cultural o Cluster Turístico en los municipios de dicha región, identificando:

La Región de los Altos de Jalisco es una de las zonas de la República Mexicana que cuenta con una dinámica económica importante.
Estos factores la convierten en el escenario ideal para la conformación de un cluster turístico. Pero será necesario involucrar a los tres niveles de gobierno, empresarios, académicos y los habitantes de la región, teniendo como finalidad el generar desarrollo.
Permitirá además afrontar los retos de empleo y de bienestar social, promover la productividad de la zona, así como agilizar los flujos de bienes y servicios, acciones que se verán completadas con el fortalecimiento de los programas para una mejora de la infraestructura en general de cada uno de los municipios.

2. ANALISIS ESTRATÉGICO DE LAS FUERZAS, DEBILIDADES, OPORTUNIDADES Y AMENAZAS DE TURISMO RELIGIOSO EN LOS ALTOS DE JALISCO QUE CONDICIONAN SU POTENCIAL GENERADOR DE CRECIMIENTO Y DESARROLLO ECONÓMICO.
El rol que genera crecimiento y desarrollo económico a partir del turismo religioso, amerita que se realice un análisis estratégico FODA (Fuerzas, oportunidades, debilidades y amenazas), para valorar el potencial que tiene esta región al plantearnos la actividad turística. Los principales elementos son los que identificamos a continuación.

La formación de los propietarios:
Su formación en  turismo resulta una tarea forzosa para los agentes sociales, económicos e incluso locales. Cabe hacer mención sobre los beneficios que deja el turismo a los visitantes en la región, concienciando a la comunidad local sobre la importancia de este, para tratar de evitar o de alguna manera compensar  la diferenciación que los residentes hacen a los visitantes al observarlos como extraños o intrusos, al no ser esta región un tradicional destino de turismo acostumbrado a los visitantes en masa. Es importante incluir en esta labor a los jóvenes y las mujeres en edad activa, por ser casi siempre los grupos que quedan excluidos de los beneficios de la actividad económica. A los jóvenes es importante por la transferencia del conocimiento del que se les participa y que estos a su vez llegado su momento den continuidad al desarrollo al que se persigue, y no termine estancado en solo ciertas personas que lo dejan cuando tengan que jubilarse. A las mujeres por su puesto, para que tengan la misma igualdad de oportunidades de crecimiento y desarrollo personal que los hombres.
De igual manera, es indispensable estar siempre actualizados de conocimientos por parte de los profesionales en un ambiente que cambia constantemente, adaptándose a las tecnologías de información, al manejo de Internet y del correo electrónico, para la realización de reservas on-line. (Gine, 2006). Hay muy poca o nula información acerca de los productos turísticos que se pueden ofrecer en esta región, y la que algunos prestadores de servicios como restaurantes, hoteles, transportes, que no cuentan con páginas electrónicas o catálogos de servicios que permitan a los usuarios planear con antelación una visita a la región o que le puedan dar una perspectiva al viajero sobre las distintas opciones que puede hacer en Los Altos. Cuando algún visitante busca alguna referencia en de este lugar lo hacen a través de algún familiar o alguien que ya ha hecho la visita anteriormente.
Revalorización o sobrevalorización de tierras debido a la expansión del turismo:
Esta zona es por excelencia con predominio de pequeños propietarios, que a su vez son pequeños productores orientados principalmente a la industria avícola, siendo de las principales productores a nivel nacional de huevo y sus derivados, así como de porcicultura y ganadería, siendo también la principal comarca de la nación productora de carne porcina y bovina.
La propiedad común o los ejidos, son prácticamente inexistentes, lo que ha propiciado  entre los alteños en su idiosincrasia, a esforzarse  por poseer y trabajar la tierra, llamando popularmente a este sentimiento como “el amor a la tierra”, y no sentirse plenamente realizados hasta tener un terrón, de “donde nadie lo pueda correr”. Esto ha generado que muchos de sus ciudadanos “hagan valer” los bienes inmuebles pagando lo que se pida por ellos, disparando el costo que se paga por metro cuadrado.
Incluso muchos propietarios desarrollan actividades en ciertos lugares para dar plusvalía a sus terrenos, que en este caso vienen a ser los centros religiosos, en los que es fácilmente constatable, en los polos de desarrollo consolidaron y siguen consolidando los asentamientos humanos en Los Altos de Jalisco. Se puede evidenciar fácilmente que una finca o terreno tiene mucho más valor y plusvalía en el mercado de los bienes raíces, tanto o cuánto más cerca se encuentre de un templo o iglesia, debido a las dinámicas económicas y comerciales que se llevan a cabo en su entorno.
Si a esta situación se agrega una actividad como el turismo,  la demanda puede hacer que el precio de los bienes inmuebles aumente aún más su precio, lo que propiciaría que terminasen solo en ciertos organismos capaces de pagar esos altos costos como compañías o corporaciones ajenas a la comunidad, y que los habitantes del lugar queden excluidos de las actividades turísticas y por ende de los beneficios que estos producen.
Ausencia de oferta de ocio complementaria:
Como hemos mencionado la región es visitada anualmente por unos 7 millones de personas al año, principalmente por motivos religiosos-devocionales. Para tratar de extender los beneficios de la derrama económica, la Secretaría de Turismo, ha buscado que los peregrinos dejen de visitar solo San Juan de los Lagos, y empiecen a desplazarse por otros lugares de la zona, procurando que también se vean beneficiados por la derrama económica. Sin embargo, estos esfuerzos no han sido exitosos debido a han sido dirigidos a un perfil turístico totalmente ajeno al turista religioso-peregrino, al que poco o nada importan otros lugares de interés que no encaja dentro de sus principales motivaciones. Se debe conocer el perfil del visitante, y atender la demanda de un turismo más enfocado al peregrinaje.
Aparicio (1997), afirma que desde las iniciativas públicas y privadas, se tienen que motivar proyectos encaminados a potencializar sectores como el artesano, y actividades rurales como la agricultura y la ganadería, para que esta economía esté diversificada y complementen las actividades turísticas y fortalezcan también las infraestructuras en materia de comunicaciones. Las zonas rurales poseen numerosas posibilidades que pueden ser aprovechadas para ofrecer al consumidor turístico, pero para ello tienen que ser asumidas como tales “productos turísticos”.
Oferta de alojamientos insuficiente:
Si tomamos como referencia otros centros religiosos que reciben visitantes como Lourdes, Francia, Fátima, Portugal, vemos como son pequeños pueblos que su capacidad hostelera duplican o triplican la cantidad de sus habitantes, lo que de entrada, le da al visitante por lo menos la posibilidad de plantearse el quedarse más días. En cambio, a los visitantes de Los Altos de Jalisco, que ya de por sí, no permanece mucho tiempo en el lugar, no tiene siquiera esa posibilidad de plantearse esa alternativa, porque la cantidad de camas disponible es reducida o insuficiente.

Intrusismo de personas ajenas al entorno regional:
Como se mencionó anteriormente, los habitantes del lugar en muchas ocasiones quedan fuera de los beneficios producidos por la actividad turística, y esto es porque las iniciativas que promueven esta actividad principalmente son desarrolladas por gente de fuera o corporaciones, especialmente por urbanistas sin ningún vínculo previo sobre la región, y que solo ven la oportunidad de realizar alguna inversión (Garcia, 2005), y que puede provocar un desarrollo turístico sin planificación e incontrolable que se puede traducir en degradación del ambiente, y del sistema físico y psicosocial. En esta región en particular, se tienen que tener en cuenta a los inversionistas locales, y evitar que estos proyectos se giganticen, pues como afirman Ciruela y Tous (2005), para evitar el “efecto desplazamiento” se debe procurar el desarrollo endógeno generado por los propios locales (Melian, et al, 2008).
Problemas derivados de la ausencia de planificación y control de las actividades turísticas:
La devoción en torno a la Virgen de San Juan de los Lagos, su imagen, sus milagros, así como la de los nuevos santuarios que se construyen en la región, participan considerablemente en el ordenamiento económico, social e inclusive a la adscripción administrativa y territorial en la Región de Los Altos de Jalisco (Fernández-Poncela, 2007)
Existen diversos problemas que se derivan de una falta de planificación, tales como el abandono de actividades tradicionales, degradación del ecosistema, contaminación del ambiente y del agua, pérdida cultural autóctona de la zona, aumento de la delincuencia y drogadicción que puede ser causado por la atracción de un turismo erróneo, así como el costo de vida para los habitantes (Melian, et al, 2008).
En los últimos años, las administraciones municipales de algunos municipios de Los Altos, en intento por promover el desarrollo, han concedido permisos para la apertura de casas de juego, moteles, prostíbulos, todo esto pro del desarrollo local y como parte de nuevas ofertas de ocio, sin embargo, estos sitios, lejos de beneficiar al lugar lo perjudican, por ser actividades que no están enmarcadas en el ordenamiento del espacio regional que ya está establecido y que no entran dentro de una planificación turística acorde a la demanda del perfil de los turistas que visitan la región.
Estas características, se tienen que tener en cuenta para futuras referencias.
Convertir al Turismo como la única actividad de desarrollo económico:
La zona de los Altos, es una región con una economía vibrante, gracias a la iniciativa de varios empresarios al emprender diversas empresas en ella, que son y que seguirán siendo prosperas. No se trata entonces de transformar a los empresarios de la región en operadores turísticos, pues el turismo religioso de la zona, no puede ser entendido como la única solución a los problemas económicos de Los Altos. Lo que se pretende es el fomentar una actividad complementaria que permita diversificar las rentas, que generen riqueza y empleo a largo tiempo (García, 1996).
Peligro de masificación y reproducción de otros modelos turísticos:
Es de especial relevancia, tener en cuenta que el desarrollo no se puede llevar a cabo a cualquier precio y que se tienen que usar los recursos medioambientales, económicos, sociales y culturales, de una manera racional. De aquí que se debe concientizar a la población y a los gobiernos locales de una planificación para explotar los recursos turísticos de una manera ordenada, para que este factor sea sustentable. Por el concepto de sustentable se entiende, como el desarrollo en su punto más alto para las generaciones presente, sin comprometer el desarrollo para las generaciones del futuro.

Riqueza del patrimonio natural y artístico:
En la región de Los Altos se cuenta con un medio natural que puede ser utilizado para desarrollar algunas otros tipos de turismo, como el rural, el ecológico, el extremo o de aventura, y así como un patrimonio cultural que va desde la fabricación del tequila, el paisaje agavero, la música del mariachi, el deporte de la charrería, así como diferentes edificaciones de importante valor arquitectónico que datan de la época colonial. Estos factores pueden ser usados como una oferta adicional de turismo, sin olvidar que se tiene que tener en cuenta el perfil del visitante de la zona que es turista religioso-peregrino.
Los recursos naturales, así como el patrimonio cultural y artístico con los que cuentan muchas zonas rurales, son elementos que están siendo valorados por los habitantes de áreas urbanas, que precisan de estos lugares para la práctica de algún deporte, tratar alguna enfermedad, o simple y llanamente salir de la rutina y el estrés de la gran ciudad. El valor que se le ha dado a estos factores en los últimos años, ha ido en aumento, gracias al interés que se ha manifestado por las teorías del desarrollo sostenible (Besteiro, 2006).
Puesta en valor de los elementos culturales de la zona de Los Altos:
Como sus costumbres, fiestas patronales, charreadas, artesanías, gastronomía, que atraen a un tipo de turista como ya mencionamos que huye de las aglomeraciones, que busca paisajes diferentes al urbano y con características diferentes a la cultura de masas, incluso a costa de su comodidad personal.
Distribución de las tareas agrícolas en diferentes épocas del año:
El sector agrario en la región es importante, y este mismo se puede compatibilizar con otra actividad como el turismo religioso en los periodos que este tenga mayor demanda, que puede ser a lo largo del año, mientras que las actividades agrícolas solo se desarrollan durante ciertas temporadas del año, lo que le permite incluir a los trabajadores rurales de la región abordar ambos proyectos y así complementar las rentas correspondientes.
Poca dependencia de las condiciones climáticas:
A diferencia de otras actividades como las agrarias, el turismo religioso permite realizar sus actividades propias sin que tenga relevancia el estado del tiempo, este factor es importante desde el punto de vista del empleo, que el de otras modalidades de turismo. Con ello se incentivaría el desarrollo de pequeñas y medianas empresas orientadas hacia la artesanía, los restaurantes típicos de la región, la hostelería el transporte, que dan lugar a la creación de puestos de trabajo para la población alteña.
Armonía y equilibrio de la actividad turística con la actividad agraria
En la región de Los Altos se debe incentivar el empleo rural no agrícola (ERNA), que se entiende como todas aquellas actividades que se pueden realizar en los hogares de la región, distintas al empleo de explotación agrícola, o como asalariados en otras explotaciones agropecuarias, abarcando diversas actividades manufactureras que incluyen la agroindustria y servicios de distinto tipo entre ellas el turismo, (Barrera, 2006). El ERNA resulta atractivo para la región porque: (a) Permite estabilizar los ingresos compensando la estacionalidad de la producción y del empleo agrícola y (b) Diversifica las fuentes de ingreso disminuyendo el riesgo inherente de la agricultura.
El empleo resultante del desarrollo turístico se clasifica en tres categorías: (a) empleos directamente relacionados con la dirección o del funcionamiento de la industria turística; (b) empleos resultantes del desarrollo de la industria turística, como transportes, agricultura, bancos, etc.; (c) empleos indirectos creados por el turismo, que surgen derivados de la cantidad de recursos obtenidos de las actividades productivas de los residentes del lugar (Verardi, 2001).  Asimismo, el protagonismo de mujeres y jóvenes ha crecido, puesto que el trabajo rural tradicional discriminaba a estos colectivos (Lillo, 2009).
Disponibilidad para desarrollar actividades durante todo el año:
Así se evita la estacionalidad de la actividad turística, ya que la estancia media es una variable que permitirá hacer de este destino un lugar rentable para el turismo en general. Aunque en este destino los peregrinos permanecen solo unas horas en el lugar, esta modalidad turística se caracteriza por permanecer periodos cortos –sobre todo en fines de semana- durante la mayor parte del año, y aunque los máximos se produzcan en las fechas centrales de festividad y devoción, se pueden desarrollar actividades complementarias de interés para que este destino sea de interés durante el transcurso del año y aumenten la estancia promedio de los visitantes.
Aumento del asociacionismo en los municipios de la región:
Lo que une e identifica general a la región de Los Altos, es la religión tan arraigada en sus habitantes, es una razón que da cohesión a sus poblaciones y que lima las asperezas que puedan existir entre ellos, lo que es prácticamente una ventaja para fomentar la ayuda y cooperación entre las municipalidades. En este orden, esta región puede ser una excelente anfitriona, abierta y acogedora con aquellos que quieren experimentar el ambiente espiritual que se respira en la región.

El tipo de población consumidora de turismo:
Esta es una variable que afecta de manera considerable a la industria turística. La pirámide poblacional junto con sus proyecciones hacia 2025, muestran que se va produciendo un ensanchamiento en la parte central, lo que implica una temporada de bonanza para el turismo, ya que los colectivos de jóvenes y adultos en edad ocupacional que son los que tienen mayor estabilidad económica, son y serán más numerosos que en décadas anteriores.
Aumento del ingreso per cápita de la población:
Lo que significa que una mayor parte de la renta familiar quede disponible para vacaciones y viajes. En general ante un mayor nivel de renta disponible se incrementa la demanda de turismo. A esto se le puede agregar, que en temporadas de crisis económica como la actual, este es el único tipo de turismo que se puede fortalecer, al representar para los adeptos a algunas religiones, volcarse a sus santuarios (Millán et al, 2010).
Cambios en los roles de la población femenina:
Desde las últimas décadas del siglo pasado y principios de este, cuando se ha incorporado en masa de las mujeres en el mercado laboral, se han propiciado las modificaciones en los hábitos de consumo, debido a que las parejas trabajan fuera de casa. Se han reducido los miembros de la familia por lo que aumentan también el ingreso y por ende el gasto discrecional.
Desarrollo de los transportes, con la mejora de las comunicaciones:
Los continuos avances en la calidad de los medios han propiciado que muchos puntos antes aislados, se localicen a pocas horas de los lugares de residencia habitual y resulten atrayentes para pasar un fin de semana de ocio. El abaratamiento de precios de viajes y el florecimiento de las líneas aéreas de bajo costo hacen que el viajar sea más accesible y que se pueda promover un turismo extranjero en la región, y que lugares distantes del país puedan visitar esta región con mayor periodicidad. De igual manera la red de carreteras ha propiciado que más personas estén demandando este tipo de turismo.
Cercanía con principales centros urbanos del país, y otros centros religiosos importantes:
Esta región está ubicada en el centro de tres de los centros metropolitanos más importantes del país, de tres estados diferentes, Aguascalientes, Aguascalientes; León, Guanajuato y Guadalajara, Jalisco, que juntos rondan los siete millones de habitantes, lo que le significa a la región ser un importante destino de oferta de turismo rural, complementario al turismo religioso, que es muy demandado por los habitantes de grandes centros urbanos. Así mismo, existen otros dos centros religiosos en el estado de Jalisco, el de la Virgen de Talpa, y el de la Virgen de Zapopan, que se pueden aprovechar y extender los beneficios para esas zonas que están un poco más distantes de la región.

3. CONCLUSIONES
Del análisis realizado podemos extraer las siguientes conclusiones, que están orientadas hacia cuatro actores principales que son quienes intervendrán en el desarrollo del turismo en la Región de los Altos, a decir los empresarios, (iniciativa privada y propietarios), los gobiernos, (iniciativa pública), los habitantes o (sociedad civil) y el Clero.

Así mismo, gracias a que los propietarios de la región junto con sus empresarios cuentan con el capital necesario para emprender, se puede confiar a ellos el desarrollo de las empresas turísticas, con la oferta de ocio complementaria así como la oferta de alojamiento correspondiente para hacer frente a la amenaza del intrusismo de personas ajenas a la región.

 4. BIBLIOGRAFÍA
Aparicio, A. E. (2004). El turismo rural: una de las alternativas al desarrollo rural en la Serranía de Cuenca. Cuadernos de Turismo, no. 13 , 73-90.
Barrera, E. (2006). Turismo Rural: Nueva ruralidad y empleo rural no agrícola. Organización Internacional del Trabajo , 185.
Besteiro, B. (2006). El turismo rural en Galicia: análisis de su evolución en la última década. Cuadernos de Turismo, no 17 , 25-50.
Espejo, C.(2004): Campos de golf y medio ambiente. Una interacción necesaria», Cuadernos de Turismo, nº 14, pp.  67-111.
Fernández-Poncela, A. M. (2007). Tradición y Modernidad: La Virgen de San Juan de los Lagos. Boletín Americanista , 159-178.
Garcia, B. (2005). Características diferenciales del producto turismo rural". Cuadernos de Turismo, no. 15 , 113-134.
García, J. L. (1996). El turismo rural como factor diversificador de rentas en la tradicional economía agraria. Estudios Turísticos No. 132 , 45-60.
Gine, H. (2006). Retos de futuro del turismo rural . en   HYPERLINK "http://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=12072"  Turismo en Espacios rurales: 8º Congreso de turismo universidad y empresa . Tirant Lo Blanch. Valencia
Lillo, A. (2009). El papel del capital humano en el sector turístico: algunas reflexiones y propuestas. Cuadernos de Turismo , 53-64.
Melian, A., Millán, G., & Agudo, E. (2008). Influencia de las Cooperativas en el Turismo Rural. Nuevos Desafíos, Nuevas Perspectivas". II Jornadas De Turismo y Sociedad. Instituto de Estudios Sociales Avanzados. Córdoba, 21 y 22 de Febrero de 2008.
Millán, G., Morales, E., & Pérez, L. (2010). Turismo religioso: Estudio del camino de Santiago. Gestión Turística , 09-37.
Verardi, F. M. (2001). Turismo rural y el empleo rural no agrícola. El caso de la ruta colonial Dos Irmaos, Rio Grande do Sul .



Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


TURyDES es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Sobre TURyDES ".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a turydes@eumed.net


 
Turismo y Desarrollo Ofertas especiales de
Paquetes por Europa con Paris y Londres
para los subscriptores de la revista.
Visita ya Europa y conoce nuevos lugares y culturas.
Inicio
Sobre TURyDES
Números anteriores
Anuncios
Subscribirse a TURyDES
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > TURyDES