TURyDES
Vol 3, Nº 7 (abril/abril 2010)

USIACURÍ Y FINCA MEGUA: UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE EN EL DEPARTAMENTO DEL ATLÁNTICO

Kristin Padilla Díaz

 

A 38 Kilómetros de la vía cordialidad (ciudad de Barranquilla), se halla el municipio de Usiacurí. Un pueblo que se ha tomado muy en serio el papel de “en vía de desarrollo” y comprometido con eso se ha empeñado en embellecerse, para ser un destino preferido de los visitantes regionales, nacionales y extranjeros.

A mi paso por el municipio pude notar que a diferencia de la capital del departamento del Atlántico: Barranquilla, Usiacurí se conserva siempre limpio, limpieza que se ha logrado tener por los programas de sensibilización ambiental que se han adelantando con la comunidad local y de los proyectos liderados por personas con sentido de pertenencia, quienes decidieron que el destino de su municipio debía ser muy distinto al de muchos pueblos olvidados e inaccesibles y cuyo potencial se ha sido acabado por el mal manejo de sus recursos naturales. Pero gracias al compromiso de sus habitantes, el potencial turístico de Usiacurí, volvió a florecer con el apoyo de los miembros de la Fundación Ecoturística Usiacurí Verde y en su empeño por mostrarse nuevamente como un tesoro en materia de turismo para el Atlántico, la Alcaldía municipal de Usiacurí y la Gobernación del Atlántico organizan la primera caravana turística en el departamento el día 7 de Noviembre de 2004, donde el turismo nuevamente resurgió para ser de Usiacurí junto con sus manantiales un modelo ecoturístico y artesanal en nuestro departamento.

En su mayoría las vías de acceso de este municipio están en buen estado, lo que permite que los usiacureños, se desplacen por el municipio fácilmente con los diversos medios de transporte que ellos posee como sus bicicletas, carros, colectivos, otros habitantes tienen burros que les permite desplazarse a la zona rural del municipio, pero el medio más usado es la motocicleta, que es una de las fuentes generadoras de empleo para los hombres de la región, así que si prefieres llegar a Agua Fría que es el lugar donde encuentras los manantiales de aguas minerales del Municipio, debes vencer tus miedos y sobre todo confiar que en cinco minutos llegarás a un sitio inolvidable o si lo prefieres caminas y pones a prueba tu estado físico.

Cuando llegas a Agua Fría en búsqueda de esos manantiales, te encuentras con un paisaje espectacular rodeado de una gran cantidad de plantas y árboles medicinales, aunque pocos frutales, que esconden esas corrientes de aguas puras que brotan de las rocas y que aún en verano se mantienen. Se recomienda tener cordura, no temerle a los sapos, ni a las arañas, ni a ningún otro insecto y lo más importante, un buen sistema digestivo para probar las aguas, que te podrían originar algunas reacciones en tu organismo, pero nada de que preocuparse. Por circunstancias de la vida yo no pude probar de ellas.

Estando en el cauce del arroyo de Agua Fría tienes la oportunidad de un momento de silencio y reflexión, donde escuchas el sonido de los árboles moviéndose con la brisa, las hojas caer, los pájaros trinar y el sonido del viento, una de las mejores experiencias que he podido vivir y el contacto directo con la naturaleza que es un privilegio que aun tenemos y debemos luchar por conservar.

Pero eso no es todo, todo este paraíso de bosque seco tropical no terminó allí en Agua Fría, sino que también lo disfruté en el parque Biotematico Finca Megua a 14 Kilómetros de Barranquilla por la Vía la Cordialidad. Un parque supremamente hermoso aún en época de sequia con 32 hectáreas, donde se vive un recorrido bastante al estilo “expedición Robinson” que te enseña cosas que nunca habías conocido o te habías preguntado antes de ti y del medio ambiente.

Como es la experiencia vivida en el sendero de los sentidos, el cual está dividido en cinco sectores que con actividades pedagógicas en cada uno conoces más cómo funcionan la vista, el olfato, oído, gusto y tacto. Es fascinante todo lo que se aprende y todo lo que empiezas a apreciar de la naturaleza y de ti mismo como ser humano y piensas en todo lo que te has perdido por el hecho de no haber conocido de esto antes.

Más allá de los senderos te encuentras con animales de fauna silvestre en libertad y especies domesticas y te informas de su forma de vida, alimentación, cuidado, etc. Una zona dedicada a la labranza orgánica, otra zona de mariposario, una más de serpientes y peces y cinco senderos más correspondientes a los factores ambientales aire, agua, tierra, flora y fauna. En ellos la diversión es muy larga mientras recorres esas 32 hectáreas de bosque, cruzas puentes colgantes, subes y bajas ayudándote de cuerdas y te encuentras con muchos animalitos que algunas veces no resultan ser muy agradables.

Este es uno de los pocos sitios en el Atlántico que te brinda la oportunidad de sentir y apreciar lo que se tiene y es de gran admiración conocer a las personas que se encargan de luchar por un turismo diferente. En finca Megua como en Usiacurí la filosofía es “no llevar y no sacar”, es decir dejar las cosas en el lugar tal y como las encontramos cuando llegamos, ni agregando nada al lugar, ni sacando lo mínimo que hay en ellas para no alterar el equilibrio, sería lo ideal para todo un verdadero turismo sostenible.

Nunca pensé que mi experiencia en Usiacurí fuese a ser tan constructiva, sin mencionar que en Finca Megua cargué una Boa constrictor en mis brazos, pensé que me conformaría con solo verlo en Discovery Chanel, pero es aquí en donde sé hasta qué punto puedo superarme y vencer mis miedos.

El compromiso de hoy, después de aprender y apreciar, es fomentar la lucha por el cuidado de nuestras potencialidades turísticas y promover un turismo diferente con tendencia a la preservación. La naturaleza te enseña y te corrige a la vez, sería bueno que aprendiésemos a escucharla.

Agradecimientos

A la docente Gleini Gallardo García, por su aporte y correcciones al documento.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

Página: [1]
Por: nelson de la cruz Fecha: 18 del 07 de 2010 - 21:09
Excelente artìculo, Gracias por su descripciòn. Me serà ùtil para la excuresiòn de este año. Làstima que no se promocionen màs este tipo de sitios e nuestr departamento
Por: Vanessa Nájera Fecha: 17 del 05 de 2010 - 19:44
Me gusto la lectura, como para recordar y seguir luchando por las potencialidades turisticas de los Municipio del Atlántico y tener cuidado por ellos, Gracias a Kristin y a la profesora Gleini. ;) Si para mi también fue una experiencia inolvidable y divertida ;)

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


TURyDES es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Sobre TURyDES ".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a turydes@eumed.net


 
Turismo y Desarrollo Ofertas especiales de
Paquetes por Europa con Paris y Londres
para los subscriptores de la revista.
Visita ya Europa y conoce nuevos lugares y culturas.
Inicio
Sobre TURyDES
Números anteriores
Anuncios
Subscribirse a TURyDES
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > TURyDES