EL CUIDADO DE LA ENFERMERÍA COMO ARTE



Erika Adriana Torres- Hernández (CV)
Universidad Autónoma de San Luis Potosí
adriana.torres@uaslp.mx


RESUMEN
Actualmente nos encontramos con una diversidad de respuestas no gratas que hacen referencia al quehacer de enfermería dentro del sistema nacional de salud; principalmente resalta la parte procedimental y realización de actividades de subordinación, convirtiéndose, estas actividades, en la rutina de trabajo del profesional de enfermería; por lo tanto una reflexión es la proyección ante la sociedad sobre la profesión de enfermería; cómo podemos apoderarnos del conocimiento de la disciplina y con este marco conceptual poder ejercer el arte de la enfermería.

Por lo tanto en el presente trabajo se pretende reflexionar sobre el quehacer de enfermería, los patrones de conocimiento en enfermería y cómo influyen éstos en la práctica de la disciplina siendo ellos quienes otorgan el marco de referencia para lograr el verdadero arte del cuidado de enfermería.

En este trabajo se retoma el concepto de práctica de una disciplina propuesto por Martha Rogers y citado por Durán de Villalobos, en donde a partir de esta definición se puede asumir que la práctica de enfermería es el medio por el cual se expresa el conocimiento de la disciplina.

En el desarrollo de la reflexión se describen únicamente los expresados por Carper, haciendo hincapié en el patrón estético o arte de enfermería como la máxima expresión del conocimiento de enfermería en donde se requiere la habilidad de comprender los significados en las relaciones o encuentros con el paciente; el conocimiento personal retomado como un proceso dinámico de llegar a convertirse en un ser total y asimismo poder valorar al otro como un todo; es la base de las expresiones de autenticidad, de ser genuino, lo que a su vez es esencial para una relación de cuidado; la investigación científica, como patrón de conocimiento empírico, permite la producción de conocimiento pues en enfermería se requiere la prueba teórica como el elemento del desarrollo fundamental; el patrón moral o ético que incluye todas las acciones voluntarias que están sujetas a juicio de lo correcto o incorrecto, del bien o mal.

Con la revisión realizada se ve reflejada que la práctica de enfermería es muy rica en el sentido de que tiene un fuerte y amplio marco conceptual que permite fundamentar el cuidado que otorgamos, este cuidado siempre se verá reflejado a través de los patrones de conocimiento que brindan la oportunidad de ejercer una práctica basada en la reflexión científica, con liderazgo, bajo un enfoque ético sin perder de vista la empatía que permitirá generar una mejor relación con el paciente. Si logramos hacer engranar los cuatro patrones de conocimiento se estará engrandeciendo la práctica profesional, logrando el reconocimiento social y disciplinar que tanto ha se ha buscado.

Esta práctica de identidad y apego al conocimiento de enfermería comenzará desde la formación de nuevos profesionales, por lo que las y los enfermeros que tenemos a nuestro cargo la enorme y responsable labor, seremos quienes nos confiaremos de ir introduciendo este marco conceptual de la disciplina en el tránsito de novicios a expertos con los estudiantes, pero, sobre todo hacer el hincapié de que este marco conceptual no se vea perdido cuando el profesional de enfermería en proceso de formación abandona las aulas para integrarse al mundo laboral.

Palabras clave: práctica de enfermería, patrones de conocimiento de enfermería, cuidado en enfermería, patrón personal, ciencia de enfermería, arte de enfermería, patrón ético.

ABSTRACT
Currently we have a variety of unwelcome answers unfortunately that refer to the work of nurses within the national health system; mainly highlights all procedural and implementation of activities of subordination, making these activities, in the routine work of the nurse; therefore a reflection is the projection to the society on the nursing profession; how we can seize the knowledge of the discipline and with this conceptual framework to exercise the art of nursing.

Therefore in this paper is to reflect on the work of nursing, patterns of nursing knowledge and how to influence them in the practice of the discipline being the ones who provide the framework to achieve the true art of nursing care.

In the development of thinking, the concept of practice of a proposed Martha Rogers and quoted by Durán de Villalobos, where from this definition can assume that nursing practice is the way discipline is resumed by which it is expressed knowledge of discipline.

In developing reflection describes only those expressed by Carper, emphasizing the aesthetic pattern or nursing art as the ultimate expression of nursing knowledge where the ability to understand the meaning in relationships or encounters with the patient is required ; retaken personal knowledge as a dynamic process of getting to become a whole being and also to assess other as a whole; is the basis of expressions of authenticity, if genuine, which in turn is essential for care relationship; scientific research, as empirical knowledge pattern, allows the production of knowledge in nursing for the theory test is required as the essential element of development; the moral or ethical model that includes all voluntary actions which are subject to the judgment of right or wrong, good or bad.

With the review reflected that nursing practice is very rich in the sense that it has a strong, broad conceptual framework to base the care we provide, this care will always be reflected through patterns of knowledge they provide the opportunity to exercise a practice based on scientific thinking, with leadership, under an ethical approach without losing sight of empathy to generate a better relationship with the patient. If we do engage the four patterns of knowledge you are enlarging the professional practice, achieving social recognition and discipline that has much has been sought.

This practice of identity and attachment to nursing knowledge start from the formation of new professionals, so the nurses and we are in charge and responsible for the enormous work, who will trust us we will be introducing this framework of discipline transit novices to experts with the students, but especially to the emphasis that this framework does not look lost when the nurse in training leaves the classroom to integrate into the workplace.

Keywords: nursing practice , knowledge nursing models , nursing care , personal knowledge model , nursing science , nursing art , ethical model.

DESARROLLO

La enfermería, al delimitar su campo de actuación necesita mostrar sus formas de conocer, producir y validar el conocimiento, para consolidarse como disciplina y profesión que se organiza y expresa socialmente con identidad particular en un complejo campo de conocimiento 1

Cuando indagamos de manera informal acerca de ¿Quién es una enfermera y cuál es su función dentro del sistema de salud? Nos encontramos con respuestas que  se pueden englobar en actividades meramente procedimentales y actividades de subordinación dictadas por un par: hacer curaciones, aplicar medicamentos, tomar signos vitales, atender a las indicaciones del médico, por citar algunas, siendo éstas las actividades que se hacen todos los días y convirtiéndose en una práctica rutinaria. Partiendo de estas respuestas, nos deja una gran alerta de lo que estamos reflejando como disciplina, pues de este modo estamos mal interpretando la importancia y trascendencia que tiene la palabra “práctica” en nuestra profesión y por lo tanto este actuar nos deja mal parados ante la sociedad, quien no logra identificar la verdadera esencia de la práctica enfermera.

Por lo anterior, en el desarrollo del presente trabajo, se pretende reflexionar sobre el quehacer de enfermería, los patrones de conocimiento en enfermería y cómo influyen éstos en la práctica de la disciplina siendo ellos quienes otorgan el marco de referencia para lograr el verdadero arte del cuidado de enfermería.

Para dar inicio al desarrollo del trabajo e ir contextualizando los conceptos clave de este documento, es preciso recapitular lo que se entiende por práctica de una disciplina profesional a lo que Durán de Villalobos, citando a Martha Rogers, sugiere que es la expresión de la forma como utilizamos el conocimiento de enfermería; la naturaleza y la profundidad del conocimiento es lo que diferencia a las profesiones, pero sobre todo la manera en cómo se utiliza este conocimiento 2.

Ante esta definición podemos asumir que la práctica de enfermería es el medio por el cual se expresa el conocimiento de nuestra disciplina, sin embargo ¿estaremos reflejando nuestro conocimiento durante la práctica diaria?, ¿cuál ha sido el reflejo que como disciplina hemos dado a la sociedad y al resto de las disciplinas?, ¿Qué diferencia existe entre el cuidado de enfermería y el cuidado que es realizado por otras personas que no tuvieron la formación en enfermería?.

Ante estos cuestionamientos, es importante hacer notar nuestro campo de trabajo, nuestra esencia de práctica es el cuidado y esta debe de estar basada en el conocimiento de enfermería. Enfermería cuida en un medio interactivo, cuyos componentes reconocidos son culturales, energéticos, espirituales, físicos, psicológicos y sociales. Se cuida en cualquier escenario en el que sea requerido un profesional de enfermería, ya sea por un individuo, familia o comunidad dicho de otro modo, el personal de enfermería cuida cuando es capaz de interactuar con seres humanos en respuesta a un llamado dentro de una situación de enfermería; este llamado al cuidado debe poseer y poner en práctica algunas características tales como el conocimiento, el compromiso, la ética, el arte y auto aceptación.

Como se puede ver, la práctica de enfermería, a través del cuidado, es la expresión máxima del conocimiento que el profesional debe de poseer para ejecutarlo de la manera más idónea, independientemente del ámbito donde se encuentre ejerciendo la profesión. Por lo tanto es importante rescatar en este documento lo que se tiene como marco de referencia en relación con los patrones de conocimiento en enfermería que fueron propuestos en 1978 por la Doctora Bárbara Carper3 a partir de un análisis que realizó sobre la estructura conceptual del conocimiento en enfermería, siendo esta estructura la que da soporte a la disciplina ya que estos patrones no aumentan el conocimiento, sino más bien ponen atención especial en las clases de conocimiento que le favorecen a la disciplina.

En este trabajo se abordarán únicamente los expresados por Carper, sin embargo es importante mencionar que hay autores que presentan algunos otros, como por ejemplo en 1995 White4 propone un patrón de conocimiento más, denominado patrón sociopolítico y finalmente en el año 2008 Chinn y Kramer 5, 6 plantean un patrón emancipatorio.

Es a partir de 1950, cuando enfermería se ve necesitada de crear un marco de conocimientos específicos que le permitieran cumplir con acciones competentes fundamentadas en teorías donde se mostraran las especificidades de la práctica de enfermería; es aquí donde retomaremos el conocimiento empírico o ciencia de enfermería como primer patrón de conocimientos; este patrón se expresa formalmente en teorías, enunciados de hechos o descripciones de eventos que tienen como propósito del describir, explicar, predecir fenómenos concernientes a la disciplina7

Es en la práctica diaria del ejercicio de la profesión, donde se deberán de poner en práctica las teorías que se tienen como marco referencial de la disciplina, en otras palabras poner en ejecución la práctica basada en la teoría, replicarla y validarla, solo de esta manera estaremos contribuyendo a cohesionar cada vez más la ciencia de enfermería. Por lo tanto es fundamental echar mano de la investigación científica para la generación del conocimiento en enfermería. Es por ello que en nuestra práctica debemos de ir un paso delante de la simple utilización de teorías, generar la triangulación entre la práctica – investigación – teoría8 , debemos de recordar que la teoría se debe de desarrollar a partir de la práctica la cual se fortalecerá con la investigación con el objetivo de poseer un conocimiento coherente, integrado y relacionado que integrados será el hilo conductor para el fortalecimiento de la ciencia de enfermería.

Otro de los patrones de conocimiento propuestos por Carper es el patrón de conocimiento ético o componente moral. Durante la práctica de enfermería, el profesional se ve inmiscuido en situaciones del cuidado donde la ética y la moral juegan papel importante. Como bien lo enuncia Carper9 , este patrón va más allá del conocimiento de los códigos y las normas de ética, incluye todas las acciones voluntarias que están sujetas a juicio de lo correcto o incorrecto, del bien o mal, pues el simple conocimiento de los códigos de ética no dará la respuesta al problema moral relacionado con la enfermería.

Es importante señalar la diferencia entre la cuestión ética y moral pues en muchas ocasiones se utilizan como un sinónimo: la ética la entendemos como un referente epistemológico en donde existen teorías, principios y códigos para lograr un comportamiento ético y por otro lado la moral se enfoca a la cuestión ontológica donde el comportamiento emanado se basifica en nuestros propios valores.
Es por ello que a partir de este patrón de conocimiento, como lo expresa Durán de Villalobos10 , donde se sustentan las decisiones de la práctica y se asume como la expresión de la práctica relacionada con los valores y la moral.
Bajo esta vertiente surgen cuestionamientos al respecto del cuidado de enfermería en relación con la parte ética: ¿qué es lo moralmente correcto con el cuidado de la salud? siendo el código moral el que guía la conducta ética del profesional de enfermería, ello implica el poner en juego la plena conciencia de los actores que participan en la práctica de enfermería: paciente y profesional, primeramente en la capacidad de elección que tiene el paciente y segundo el respeto por y para la toma de decisiones del profesional de enfermería.

Hemos revisado hasta el momento dos patrones que bien los podemos separar durante la ejecución de la práctica enfermera: ejercer la praxis de manera indiferente sin tomar en consideración la situación ético – moral, sin embargo al enfrentarnos a la toma de decisiones de intervenciones de cuidado, salta a la vista la parte ética y moral de ambos actores, cuestionándonos si lo que estamos haciendo es lo correcto y es justo aquí donde podemos anclar el tercer patrón de conocimiento denominado por Carper como conocimiento personal3 , este conocimiento personal requiere de un conocimiento moral el cual es fundamental para el desarrollo de un involucramiento interpersonal con el otro11 , la experiencia interna del profesional de enfermería al convertirse en un ser consciente de sí mismo, lo llevará a  generar una capacidad que le permita relacionarse con otro ser humano de manera integral12 .

Pero ¿de qué manera se logra el conocimiento de sí mismo? Es interesante resaltar que este conocimiento no lo podremos obtener estudiando algún libro o leyendo artículos, este conocimiento lo iremos desarrollando conforme nos acercamos a la práctica y nos expongamos a la experiencia, donde nos enfrentemos a las diversas formas de tratar a los pacientes, poniendo de antemano el respeto por sus características como persona, pero sin perder de vista la responsabilidad que hemos adquirido para lograr el bienestar del paciente.

Chinn y Kramer 13  proponen dos preguntas fundamentales dentro de este patrón de conocimiento: ¿se lo que hago? y ¿hago lo que sé?, si se responde de manera positiva se puede afirmar que se está generando una práctica integral debido al engranaje entre el otro ser humano y el profesional de una manera genuina y auténtica  que le permita percibir al  otro a través de sus cualidades, pero esto se logrará siempre y cuando estemos conscientes de nuestra propia persona. Al lograr conocernos a nosotros mismos como persona, se generará un vínculo satisfactorio para la interacción y confrontación con el otro ser humano, convirtiéndonos como un instrumento terapéutico por la interrelación que se efectúa con el paciente. 14

Hasta ahora hemos visto como los patrones de conocimiento se pueden revisar de manera aislada, pero entre ellos existen conexiones que generan una vinculación entre ellos sin los cuales sería complicada la ejecución de la práctica de enfermería a través del cuidado. Esta vinculación de patrones permitió a Carper referir que la máxima expresión del conocimiento de enfermería se efectúa a través del patrón estético15 .

Este patrón de conocimiento comprende la apreciación profunda del significado de una situación, haciendo evidentes recursos creativos internos que transforman la experiencia en lo que todavía no es real pero que es posible. Se hace visible a través de acciones, cuidado, actitudes, interacciones, porte, conducta, que tiene el profesional de enfermería para con los otros. “El acto artístico significa hacer lo que se debe hacer, en el momento preciso, logrando que el paciente y la enfermera tengan certeza de la bondad de la intervención”16

El arte de enfermería es muy diverso, ponen en juego la creatividad, ingenio, estilo de planear y ejecutar el cuidado, por lo que cada profesional de enfermería tendrá su propio arte de cuidado. En este sentido, Duran de Villalobos17 cita a D. Orem quien en 1980 manifiesta que el arte es creativo, pues requerirá del desarrollo de una habilidad que permita englobar las formas de intervención específicas de acuerdo con los resultados esperados para cada situación.

El arte envuelve habilidades adquiridas que según Chinn y Kramer18 se verán reflejadas en los aspectos de la práctica enfermera: notas de enfermería, formulación teórica, interacción con el otro, en todas estas experiencias se utiliza la ciencia, la ética, el conocimiento personal y como tal el conocimiento estético. Es por ello que este patrón es considerado como el máximo exponente del conocimiento de enfermería.

Este patrón tiene un vínculo muy estrecho con el patrón de conocimiento sobre sí mismo, en el sentido de que es un patrón que no se aprende de los libros, que necesita de la exposición a la experiencia práctica y sobretodo del conocimiento de la propia persona para poder efectuar una empatía y comprender la vida del otro.

Con la revisión realizada nos podemos dar cuenta de que la práctica de enfermería es muy rica en el sentido de que tenemos un fuerte y amplio marco conceptual que nos permite fundamentar el cuidado que otorgamos, este cuidado siempre lo veremos reflejado a través de los patrones de conocimiento que nos brindan la oportunidad de ejercer una práctica basada en la reflexión científica, con liderazgo, bajo un enfoque ético sin perder de vista la empatía que permitirá generar una mejor relación con el paciente.

Entender estos cuatro patrones de conocimiento hace posible y aumenta el reconocimiento de la diversidad y complejidad del conocimiento en enfermería, sin embargo aún quedan en el aire cuestionamientos del porque si teniendo esta base conceptual no hemos sido lo suficientemente capaces de demostrarlo en el campo de práctica, aún seguimos siendo vistos como hacedores de una rutina. Si logramos hacer engranar estos cuatro patrones de conocimiento estaremos engrandeciendo nuestra práctica profesional, lograremos el reconocimiento social y disciplinar que tanto ha se ha buscado.

Esta práctica de identidad y apego al conocimiento de enfermería comenzará desde la formación de nuevos profesionales, por lo que las y los enfermeros que tenemos a nuestro cargo esta enorme y responsable labor, seremos quienes nos confiaremos de ir introduciendo este marco conceptual de la disciplina en el tránsito de novicios a expertos con los estudiantes, pero, sobre todo hacer el hincapié de que este marco conceptual no se vea perdido cuando el profesional de enfermería en proceso de formación abandona las aulas para integrarse al mundo laboral. Recordemos que el arte de enfermería se enseña también a partir del modelado de un experto, por lo que docentes y enfermeras (os) inmersos en el campo de práctica seremos los encargados de que este marco conceptual se fortalezca y no se pierda el verdadero arte del cuidado de enfermería.

REFERENCIAS

  • Carper B.(1978),  “Fundamental patterns of knowing in nursing”. Adv Nurs Sci; 1(1): 13,23
  • Chinn P., Kramer M.  (2011), “Integrated Theory and Knowledge Development in Nursing”. 8th edition. St Louis, MO: Mosby
  • Durán MM. (2001), “Enfermería: desarrollo teórico e investigativo”.  Bogotá: Universidad Nacional de Colombia
  • Durán MM. (2005), “La ciencia, la ética y el arte de enfermería a partir del conocimiento personal”. Revista Aquichan; 5(1): 86,95
  • Gómez R.  (2011), “La situación de enfermería: fuente y contexto del conocimiento de enfermería la narrativa como medio para comunicarla”. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia Facultad de Enfermería.
  • Mc Ewen M; Willis E. (2011) “Theoretical basis for nursing”. 3a ed. Lippincott Williams & Wilki.
  • Persegona K;  Rocha D; Lenardt M; Zagonel I. (2009), “O conhecimento político na atuação do enfermeiro”. Esc. Anna Nery ;  13( 3 ): 645,650
  • White J. (1995). “Patterns of Knowing: review, critique and update”. Adv Nurs Sci; 17(4):73,86

1 Persegona K;  Rocha D; Lenardt M; Zagonel I. (2009), “O conhecimento político na atuação do enfermeiro”. Esc. Anna Nery ;  13( 3 ): 645-650

2 Durán MM. (2005), “La ciencia, la ética y el arte de enfermería a partir del conocimiento personal”. Revista Aquichan; 5(1): 86-95

3 Carper B.(1978),  “Fundamental patterns of knowing in nursing”. Adv Nurs Sci; 1(1): 13-23

4 White J. (1995). “Patterns of Knowing: review, critique and update”. Adv Nurs Sci; 17(4):73-86

5 Chinn P., Kramer M.  (2011), “Integrated Theory and Knowledge Development in Nursing”. 8th edition. St Louis, MO: Mosby.

6 Gómez R.  (2011), “La situación de enfermería: fuente y contexto del conocimiento de enfermería la narrativa como medio para comunicarla”. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia Facultad de Enfermería.

7 Carper Op Cit

8 White Opc Cit

9 Carper Op Cit

10 Durán MM. (2001), “Enfermería: desarrollo teórico e investigativo”.  Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

11 Chinn, Kramer  Op Cit

12 Carper Op Cit

13 Chinn P., Kramer Op Cit

14 Duran Op Cit., Carper Op Cit. y Duran Op Cit.

15 Duran Op Cit.

16 White Op Cit.

17 Duran Op Cit.

18 Chin & Kramer Op Cit.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


Tlatemoani es una revista académica , editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a xochitl@uaslp.mx


 

Directora: Dra. Blanca Torres Espinosa; revista.tlatemoani@uaslp.mx
Editor: Juan Carlos Martínez Coll

ISSN: 1989-9300

Numero Actual
Presentación
Normas de Publicación
Hemeroteca
Consejo de Redacción
Comité
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > Tlatemoani