Textos de economía, paz y seguridad
Vol 1, Nº 3 (junio 2008)

 

EL ESQUIVO ÁNGEL DE LA HISTORIA EN IRAK

Feliciano García Aguirre

 

Una irracionalidad circunstancial es casi siempre el producto de una irracionalidad estructural de mayor magnitud.

Perry Anderson (1)

¿Es posible evitar las guerras o triunfar sin luchar? Analizar los aspectos concretos del origen de los conflictos bélicos, los intereses involucrados y su posterior evolución puede ofrecernos sugerentes formas de entender el mundo en que vivimos, remarcando que poco lograríamos penetrar en tales decursos sin incorporar penetrantes miradas históricas.

¿Qué papel ha desempeñado la guerra en el contexto de las diferentes formas de sociedad, desde las primeras ciudades-Estado hasta el momento actual?. Gopal Balakrishnan (2) articula ésta pregunta estrechamente ligada al papel de los estados liberales en la consecución de las guerras, como forma normalizada de solución a los conflictos. La relevancia de éstas cuestiones a nuestro juicio convoca a los amantes de la paz, deseosos de encontrar soluciones políticas a los conflictos armados que tanta ruina y maltrato traen consigo.

Ante la inmediatez que nos impone la orientación dominante de los medios de comunicación, el ángel de la historia (3) con frecuencia se niega a seguir mirando hacia atrás. ¿Cuantos fueron los periodos de paz en Occidente durante todo el siglo XX y lo que va del presente? ¿Tenemos conciencia de ello? Los horrores no son pocos, las lecciones parecen estar preñadas de amnesia colectiva, de una amnesia que a la menor provocación se evade frenéticamente para abandonar las pesadillas.

Muchos de los sonados “triunfos” bélicos han sido poco más que quimeras, ilusiones que el paso del tiempo llama a arrepentimientos incontables. Las ponderaciones al respecto pueden ser negativas o positivas, coincidentes con las posturas que adoptemos, sean éstas a favor de la guerra o de la paz. Si mirásemos las experiencias humanas en su larga duración sin cuestionarlas, a lo mejor estaríamos tentados a aceptar opiniones definitivistas, como las que frecuentemente circulan entre académicos, políticos y analistas.

Desde tiempos inmemoriales tanto primitivos como civilizados, no han cesado de matarse los unos a los otros. Empujados por el hambre o el odio, por la sangre u orgullo, por fe o por superstición, por deseo de aventuras o por la excesiva estupidez, por vanidad o por honor, por pobreza o por riqueza, por cualquier causa (…) han gastado sus mejores fuerzas en luchar, en arruinar y en destruirse los unos a los otros. Asaltantes o asaltados sólo ven en la paz el intervalo entre dos guerras. (4)

Al lado de este tipo de posturas se hallan los empeños de quienes piensan y están convencidos de que es posible vivir en paz. En cambio quienes hacen las guerras y las mantienen como negocio piensan de muy otra manera, usan sin reparo mercenarios en forma de compañías privadas de seguridad compuestas por exmilitares, además de tropas regulares sin inmutarse. En la librada por Estados Unidos (EU) en Irak esa combinación es usual, un informe revelaría a propósito de las incursiones norteamericanas que: Las compañías militares privadas cuentan con 25 mil efectivos en Irak, constituyen la segunda fuerza de ocupación, después de Estados Unidos y superior al Ejército británico… un informe de la Oficina de la Contraloría de Estados Unidos (Government Accountability Office) reportó que desde 2003 se han otorgado contratos por un valor de más de 766 millones de dólares a las compañías privadas de seguridad. (5)

Las compañías militares privadas se han puesto por encima de los tratados de la Convención de Ginebra y han crecido a la sombra de los Estados en guerra o poderes que hoy llamamos fácticos. Su estrategia indirecta es tan antigua como la de los condotieros, capitanes de las tropas mercenarias en el siglo XV, cuyo origen es la condotta, el contrato entre el capitán de los mercenarios y el gobierno de las ciudades-Estado italianas que los empleaba.

El principal mandamiento de los condotieros fue: todo arte militar se basa en el engaño. Por esa razón, cuando se está en condiciones de atacar se debe simular lo contrario; cuando nos movilicemos con las tropas, debemos parecer inactivos; cuando nos aproximemos, el enemigo debe pensar que nos encontramos lejos; cuando estemos lejos, debe pensar que nos hallamos muy cerca, ofrecer señuelos para atraer al enemigo, simular desorden para aniquilarlo. Rastrear éstas estratagemas sin duda podría conducirnos hasta los tiempos de Sun Tzu y su magnífica obra El arte de la guerra. Obra que por cierto hora ha pasado a ser utilizada por diversas escuelas de negocios en Occidente para el diseño de estrategias empresariales. (6)

Los relatos históricos sobre batallas y confrontaciones bélicas muestran casi siempre los delicados tejidos sociales implicados en las conflagraciones humanas. Pueden incluso dejarnos con el desagradable sabor de las historias repetidas que alimentan el conformismo del nada nuevo bajo el sol. No obstante también, anima los nunca más! El no volvamos a repetirlo! La humanidad no puede permitirlo! Los optimistas tampoco faltan, esos empeñosos comprometidos con lograr la paz en donde quiera que exista un conflicto, quienes son tan fuertes que pueden parecernos obcecados. Comparar de manera sucinta los esfuerzos para lograr la paz con los de mantener la guerra en Irak es un compromiso ético vivo que intentamos desbrozar aquí.

Finlandia

El tres de septiembre del 2007 en los medios impresos de Occidente se publicó una escueta nota sobre la pasada reunión de Finlandia denominada: Seminario de Irak: las fuerzas de EUA, impedimento para la paz. El encuentro fue un empeño de los amantes de la paz por detener el conflicto que tiene sumido al pueblo de Iraq, en la más tenebrosas de la ignominias de que sólo el ser humano es capaz. La importancia de difundir las condiciones en las cuales se llevó a cabo dicha convocatoria y sus resultados, radica en destacar sus aportaciones a la construcción del proceso de paz para el Oriente próximo, pero sobre todo por su carácter de lección histórica proactiva y coherente.

Se sabe popularmente que la invasión de Iraq comandada por EU está asociada a la posesión de los pozos e instalaciones petroleras. Dicha asociación fue casi automática, pero lo que se asoció más lentamente y con alguna dificultad fue la importancia geoestratégica de las acciones conjuntas en todo el Oriente Medio. El pretexto de la posesión de armas de destrucción masiva, la asociación con el terrorismo internacional, el derrocamiento de Saddam Hussein y la velocidad de los juicios sumarios que condujeron al patíbulo a los medrados líderes iraquíes, tanto como los ataques a un pueblo empobrecido por el bloqueo a que fuera sometido con antelación, dejaban en una especie de fuera de lugar los acontecimientos, sobre todo si consideramos que para el momento de la invasión EU ni por asomo mostraba signos de escasez en el abastecimiento de petróleo. La especulación no había llevado los precios de la materia prima a los niveles ahora alcanzados, ni los niveles de endeudamiento de ese país continuaban saldándose con préstamos de los bancos centrales de diversos países.

Los acontecimientos sin embargo continuaron precipitándose en la región. Las agresiones a Siria, las reiteradas amenazas a Irán y el papel de Turquía en el conjunto, dejaban a Israel en posición inmejorable para servir de avanzada a la estrategia norteamericana. Avanzado el conflicto con sus respectivo aumento de muertes en todos los bandos y una vez logrado la colocación de Nouri al-Maliki como Primer Ministro, aunado al retiro de las tropas de algunos países participantes de la coalición, las expectativas de apropiación de los consorcios internacionales iniciaron su curso. EU se colocaba en el centro de la tormenta dirigiendo sus destinos, amontonando ruinas por doquier, proclamando sardónicamente que “la libertad y el progreso” habían tocado las puertas del Islam otra vez.

Las hipótesis empezaron a surgir con una gama insospechada, entre las cuales destacaba por supuesto la impulsada por EU y sus cooperantes. Las más extrañas apuntaban desde luego -en medio del clamor de paz mundial previo al ataque- en dirección de Siria e Irán, cosa que quisiéramos disprobar. No obstante, la salidas prácticas a la ocupación generalmente fueron acalladas por la potente voz norteamericana en todos los medios de comunicación.

Los esporádicos y amenazantes comunicados de Osama Bin Laden parecían a los ojos de los observadores como una pantomima, una cortina de humo, lanzada como distractor de los duros acontecimientos que estaban dejando cientos de miles de muertos y heridos, otros tantos de refugiados sin los menores atisbos de algún acuerdo de paz. El gobierno norteamericano manifestó sistemáticamente sus empeños por permanecer en Iraq, construyendo bases militares, muros de diverso calado, generando diásporas y entrenando cuerpos policíacos como parapeto de la seguridad que debían de prodigar los iraquíes. Ese fue el contexto en el cual surgió la iniciativa del Seminario de Irak en Finlandia.

El Seminario fue organizado por iniciativa de la Administración de la Crisis del ex presidente finlandés Martti Ahtisaari y por la Institución John W. McCormack de la Universidad de Massachusetts, que fue representada en las pláticas por el irlandés Pedraig O’Malley. Entre las personalidades destacadas estuvo el teniente coronel Mika Kerttunen, de la Universidad de la Defensa Nacional finlandesa. Se supo que entre los participantes estuvieron el ministro shiita de Reconciliación Nacional, Akram al-Hakim, dos de los representantes del líder shiita radical Muqtada al-Sadr, representantes del partido shiita gobernante Dawa y el político suni Salih-al-Motlag. Durante dos días los participantes del seminario estudiaron los procesos de África del Sur y el norte de Irlanda, en su búsqueda de lecciones aplicables a la situación de Irak.

La nota periodística que dio cuenta del suceso fue escueta. Sólo mencionó que se habían alcanzado algunos puntos de acuerdo. Se habló de ocho puntos y doce acuerdos, cuando en realidad se trató de doce recomendaciones para iniciar las negociaciones y nueve acuerdos políticos. Mismas que detallamos a continuación como si se tratase de un documento histórico:

Las Recomendaciones son las siguientes: 1. Resolver todos los asuntos políticos a través de la no-violencia; 2. Prohibir el uso de armas a todos los grupos armados durante los procesos de negociaciones; 3. Formar una comisión independiente aprobada por todas las partes, cuya tarea sea supervisar el proceso de desarme de los grupos no gubernamentales, de manera confiable; 4. Todos los partidos acordarán aceptar los resultados de las negociaciones, y los no participantes pueden ser sometidos por la fuerza, así como los que rechacen todos o alguno de los acuerdos: 5. Terminar con las interferencias internacionales y regionales en los asuntos internos de Irak: 6. Proteger los derechos humanos; 7. Asegurar la independencia y eficacia de los sistemas legales y de justicia, especialmente del Tribunal Constitucional; 8. Asegurar la completa participación de todos los partidos o bloques iraquíes en el proceso político y convenir acuerdos de gobernabilidad; 9. Dar los pasos necesarios para finalizar la violencia, matanzas, desplazamientos forzados y cualquier otro daño adicional a la infraestructura; 10. Establecer un cuerpo consultivo independiente para explorar formas de acuerdo con las herencias y legados del pasado para mantener unida a la nación; 11. Todos los partidos y bloques iraquíes deben contribuir a la construcción de Irak. Contribuir eficientemente a apoyar todos los esfuerzos que puedan hacer que el proceso político de la unificación iraquí sea exitoso y contribuya a preservar su soberanía; 12. Todos los grupos participantes deben acatar las recomendaciones.

A continuación los Acuerdos Políticos: 1. Ser razonables en los debates, alejados de disputas sectarias o étnicas; 2. Finiquitar los desplazamientos forzosos de iraquíes y ocuparse de dichos desplazados, su seguridad y regreso a salvo, con garantías para su seguridad a cargo de las fuerzas nacionales, en cooperación con las fuerzas políticas y líderes tribales; 3. Lograr someter a las milicias mediante los siguientes procedimientos: a). Armar equipos y entrenar a las fuerzas de seguridad (policía y ejército) para asegurar que sean capaces de asumir sus responsabilidades eficientemente; b). Apoyar el desarrollo económico a lo largo de todo el país, para contener a los jóvenes desempleados y encauzar los esfuerzos de los jóvenes para la reconstrucción que mejore la calidad de vida de todos los ciudadanos; y c). Aquellos que trabajen fuera de la ley y usen recursos militares inapropiadamente serán llevados a la justicia, sin ningún distingo. 4. La visión común de todas las entidades políticas iraquíes enfatiza la importancia de acabar con la presencia de tropas extranjeras en Irak, a través de la consecución de la soberanía nacional y la reconstrucción del ejército nacional y los aparatos de seguridad acordes a una visión nacional, todo ello alcanzable en un lapso razonable; 5. Resaltar la consecución del diálogo constructivo entre diferentes grupos políticos, buscando alcanzar metas nacionales; 6. Convencer a los grupos políticos que han formado parte del proceso político para iniciar y activar un diálogo constructivo para alcanzar acuerdos y entendimientos comunes; 7. Pactar con grupos armados no considerados como terroristas, animándolos a usar medios pacíficos para dirimir el conflicto y dar a sus miembros trabajos y oportunidades con autonomía sin administración del Estado; 8. Buscar corregir los desacuerdos o falta de entendimiento que han acompañado el proceso político y animar a todos los partidos políticos iraquíes a participar en la reconstrucción de Irak en todos los aspectos; 9. El cese de la violación de los derechos humanos a los ciudadanos iraquíes y sus propiedades por los continuos bombardeos y acciones militares de las fuerzas extranjeras. El gobierno de Irak debe asumir la responsabilidad de proteger a los civiles inocentes. (7)

Nos parece relevante el impulso de una iniciativa política y académica como ésta, en un país declarado pacifista y buscando aprender de experiencias históricas tan notorias como la irlandesa. Ante la masacre vivida y éxodo de los pueblos de Irak, lo extremadamente urgente es parar la guerra y detener la escalada de una violencia inimaginable para quienes estamos alejados de los escenarios. Sobre todo si asumimos producto del análisis sociohistórico que dichos escenarios pueden repetirse en cualquier lugar del mundo por cualquier pretexto prefabricado, la que torna a las urgencias extremas. Impedir la pérdida de vidas e iniciar la reconstrucción de Irak en un clima de paz, va de la mano con la salida inmediata de las fuerzas militares extranjeras de ocupación.

El Seminario de Irak: las fuerzas de EU, impedimento para la paz se abre al mar de las contingencias, a pesar de lo cual es relevante que algunas de las partes han encontrado un espacio de discusión -de los que sin duda habrán de proliferar antes de alcanzar la paz- que les permitió un diálogo provechoso para dar curso a la reconstrucción nacional.

Consideramos que éste tipo de iniciativas pueden rendir mucho mejores frutos que las hojas de ruta norteamericanas. Las posibilidades de diálogo y construcción de puentes al entendimiento debieran ser alentadas por organismos internacionales, sean o no los surgidos de la Segunda Guerra Mundial. Existen todavía instituciones respetables que podrían ocuparse de la promoción del diálogo y reconciliación. Ahora mismo en diversas áreas en dónde la conflagración es un tormento para sus pueblos se ensayan posibilidades de diálogo y acuerdos, lo mismo en África que en América.

En este contexto histórico, en donde se decide también el futuro gobierno de los Estados Unidos, Irak vuelve a estar en el centro de la escena. Los empeños de paz tienen que ver con el conjunto de fuerzas involucradas y no sólo las de la coalición guiada por los estadounidenses. Están ciertamente sunitas, chiitas y kurdos, para quienes la unidad nacional es indispensable para la construcción de la paz. He ahí la importancia del Seminario antes aludido.

Los tropiezos habrán de aparecer sin duda nuevamente. Si nos dejásemos influenciar por la mirada de Immanuel Wallerstein podríamos corroborar los aciertos del Seminario de Finlandia.

Hay ahí tres grupos étnicos principales –los chiítas, los árabes sunitas y los kurdos. Cada uno está localizado primordialmente en una zona geográfica específica. La excepción principal es Bagdad, la ciudad capital, que cuenta con una mezcla de población chiíta-sunita aun cuando cada una se concentra en partes específicas de la ciudad.

Además, como parece que todos sabemos ahora, cada una de estas tres zonas tiene divisiones internas. Hay múltiples partidos chiítas, y cada uno parece contar con una milicia a su disposición, y tiene antagonismos que duran desde hace mucho tiempo. Los dos principales son el grupo encabezado por Sadr y el conocido como SCIRI, conducido por Abdul-Aziz Hakim. Las áreas sunitas presentan un panorama menos claro. Están los sheiks y los ex baathistas, conectados con varios políticos en la legislatura iraquí. Y hay también un grupo pequeño, pero importante, de jihadistas, que en gran medida no son iraquíes, vinculado con Al Qaeda. Y en la zona kurda existen dos partidos que compiten, más las minorías cristianas y turkmenitas (o turcomanas). (8)

La composición como bien asevera el propio Wallerstein no es singular, composiciones sociales de clase y étnicas similares e incluso mucho más intrincadas es posible apreciarlas en diferentes lugares del mundo. España, Kosovo, los propios Estados Unidos, Bolivia, Ecuador, India, México, etc., ¿Cuáles son las peculiaridades históricas del Irak actual? Las pautas a seguir tendiendo en consideración son la solución dada a la guerra de los Balcanes después de la intervención estadounidense, lo que podría sugerir otro Kosovo. La escisión de Irak no es seguramente deseable política ni geopolíticamente para las fuerzas en pugna, lograr la paz es sin duda un acuerdo en el que los chiíes darán algunas de las pautas principales.

De hecho, hay únicamente dos grupos que son seriamente hostiles a un nacionalismo iraquí renovado y revivificado –los kurdos y las fuerzas chiítas encabezadas por Hakim. Los últimos sueñan con ser autónomos, de hecho independientes, en el sur de Irak, donde dominarían y dentro del cual hay ricos recursos petroleros. Quieren cortar todas las ligas con las regiones sunitas. Y quieren debilitar seriamente el campo de Sadr, el cual, aunque fuerte en esa región, en Bagdad no tiene rival. El bando de Hakim piensa que si Bagdad quedara escindido de la región, eventualmente destruiría al bando de Sadr.

Los kurdos, por supuesto, sueñan con un Estado kurdo independiente, pero son gente eminentemente pragmática. Saben que un Estado kurdo encerrado tendría muchas dificultades para sobrevivir. Probablemente Turquía los invadiría, o también podría hacerlo Irán. Estados Unidos haría probablemente muy poco, y se sentiría muy avergonzado por todo ello. E Israel sería irrelevante. Así que es claro que los kurdos están listos para un arreglo en aras de una autonomía de facto en un Irak unificado. Seguramente siguen peleando con los otros por ver quién controla Kirkuk. Dudo que obtengan Kirkuk, y sospecho que lo más que harán será gruñir en voz alta. (9)

Regresar al pasado de un sistema de gobierno sunita es con seguridad imposible. Acomodarse a las nuevas situaciones seguramente será lo más conveniente para tener acceso a los recursos de un Estado restaurado. Un Estado que sin duda tratará de buscar su lugar en el concierto regional, en donde Irán, Turquía, Siria e Israel también habrán de hacer sus propias apuestas respecto a la conveniencia de un Irak unido o sumido en la diáspora. La tensa situación violentada por Estados Unidos y la coalición es demasiada presión para un país en llamas, sin embargo Wallerstein es optimista:

Entonces, al final, el grupo clave son los chiítas. Moqtada Sadr ha sido bastante claro desde el principio de que quiere un Irak unificado. Una de sus razones es que es la única manera en que su pueblo en Bagdad pueda sobrevivir y florecer. Otra es que cree en Irak. Seguramente él y sus seguidores sufrieron muy fuerte bajo los baathistas. Pero está abierto a negociar con los reformados y muy debilitados baathistas. Y ha demostrado esto con mucha claridad en los últimos dos años. Él le dio su apoyo moral al pueblo de Fallujah cuando estuvo bajo el asalto de las tropas estadunidenses hace dos años. Y esta gente ha sido recíproca en los recientes combates en Bagdad, cuando sus tropas estuvieron bajo asalto de las mismas fuerzas estadunidenses. (10)

Hablamos de procedimientos y de las distintas zonas hacia donde dirigir las miradas. El profesor Perry Anderson en un análisis de la coyuntura actual sostiene que la guerra de Irak es considerada en la UE no sólo gratuita, sino enormemente peligrosa para Occidente, con consecuencias que los europeos podrían padecer tanto o más que los estadounidenses.(11) Poner énfasis en la situación del llamado Oriente próximo es acentuar la importancia que para el sistema norteamericano tienen los enormes recursos petroleros y gaseros de la región, como apuntábamos antes, pero si consideramos la extensa red de sus estados clientes, la situación geopolítica es la que adquiere mucho mayor relevancia desde el inicio de la guerra en 2003:

Los Estados clientes controlan toda la península arábiga, rica en petróleo, e incluso la compra directa de los campos iraquíes –que desde luego era uno de los supuestos de la invasión- tan sólo hubiera supuesto, en el mejor de los casos, un ligero aumento de su posición estratégica. En 2002, en lo que respecta a su papel en la OPEP, el régimen del Ba´ath no representaba una espina más dolorosa para Washington que Irán o Venezuela, antes bien lo era mucho menos. (12)

Conseguir la paz en Irak no es un asunto de fuerza tan sólo. Lo que nos han dejado ver diversos analistas es que la reconstrucción nacional deben realizarla los propios iraquíes, pues de no ser así difícilmente podrá lograrse un equilibrio que no represente una amenaza para los europeos, más que para los norteamericanos; éstos últimos además ahora deben ocuparse en sortear una crisis financiera que ha dejado sentir sus efectos en varios de los sectores de su economía.

Oriente Próximo es una parte del mundo en el que el sistema político estadounidense, tal como está constituido en la actualidad, no puede actuar con arreglo a un cálculo racional del interés nacional, porque está habitado por otro interés sobrevenido. Toda su posición en el mundo árabe -y por extensión musulmán- está comprometida por su sólido y ostentoso apoyo a Israel. Considerado universalmente en la región como un Estado depredador que nunca podría haber gozado de cuarenta años de impunidad sin los enormes suministros de armas y dinero estadounidense, así como protección incondicional estadounidense en la ONU. (13)

Israel esta metido en los diversos lugares cruciales. Su decidida presencia e influencia en el estabilishment norteamericano determinaron el curso de las acciones en Irak, lo que le torna pieza importante en los grados de irracionalidad alcanzada por la guerra.(14) Y así como las irracionalidades tienen sus límites y sus propios costos, las lecciones de la historia son aquí un referente igualmente crucial.

¿Europa es conciente de ello o es acaso cómplice de la irracionalidad estructural del imperio norteamericano surgido de la Segunda Guerra Mundial? La crisis financiera que ahora padece Estados Unidos busca sus acreedores, justo como una prueba más de su irracional forma de operar. Quién paga sus aventuras bélicas en el mundo y qué es lo que esperan obtener a cambio, son preguntas que tienen su expresión máxima en el Oriente próximo y dificultan la salida pacífica al conflicto causado por la Operación Libertad.

En curso

Para los medios oficiales norteamericanos las acciones militares en Irak han sido exitosas, pero las valoraciones complacientes revelan un panorama poco optimista.

Los medios de comunicación estadounidenses han hecho una valoración similar al citar diferentes estadísticas como prueba del éxito. Las 38 víctimas mortales estadounidenses de octubre y las 37 muertes de noviembre son las cifras mensuales más bajas desde la invasión de marzo de 2003. La cifra mensual pertinente a los ataques llevados a cabo por la resistencia contra las fuerzas estadounidenses e iraquíes ha disminuido de 5.000 a principios de año a 2.000.

Se han calmado las luchas sectarias chiíes-sunníes y las matanzas que se encarnizaron tras la destrucción de la mezquita chií de Al-Askariya de Samarra en febrero de 2006, con unos 560 civiles muertos documentados por las agencias de noticias en noviembre frente a la cifra de entre 1.500 y 3.000 al mes en los años 2006 y 2007. En el frente económico, la producción de petróleo y de electricidad ha aumentado moderadamente. (15)

La arrogancia de las potencias cercanas a los dictados de Washington como Israel, bombardean unilateralmente zonas de países que consideran enemigos e incluso invaden el espacio aéreo de sus vecinos sin recato. La siguiente nota es un ejemplo de las tensa situación que viven los países árabes:

El Director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Mohammed ElBaradei, denunció a Israel por aplicar “la ley con sus propias manos” al haber atacado instalaciones militares sirias el 6 de septiembre pasado con el argumento no confirmado de que Damasco almacenaba ahí, secretamente, un reactor nuclear. “Bombardear primero y preguntar después no es solución para ningún problema”, dijo ElBaradei en una entrevista difundida por la televisora CNN, en la que señaló que ni Israel ni Estados Unidos han presentado pruebas acerca de que el objetivo era utilizado con fines atómicos, mientras que Siria le hizo ver que se trataba de un conjunto de edificios militares sin relación “con lo nuclear”. (16)

Sin duda historias como estas se han repetido extensamente en todo el mundo. Algunas de ellas vinculan más frecuentemente a unos pueblos y sus gobiernos que a otros, por sus grados de vinculación y responsabilidad ante los hechos. Todo el siglo XX fue sin duda el siglo americano de violencias sin par, agresiones en diferentes regiones del mundo y síndromes resultantes que publicitan a todo el mundo como si se tratase de actos heroicos, como el caso del inacabado triunfalismo de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial o el síndrome de Vietnam.

Algunos de sus intelectuales más consecuentes –sabedores de perversos efectos ocasionados por las beligerantes acciones de sus gobernantes-, lo han dicho con claridad esperanzados en la reacción del pueblo norteamericano y en sensibilizar a sus gobernantes. Un pueblo que ha dado muestras de sensibilidad al sufrimiento de los agredidos en diversos momentos de su historia reciente y que ha sido referente en otros momentos de auténtica libertad y democracia, deseamos que nos sorprenda con una reacción positiva en aras de la paz en todos los frentes. ¿Qué sucedería si el pueblo norteamericano abandonase la violencia y abrazase la paz como parte de su cultura?

La reacción del pueblo norteamericano se ha dejado sentir en importantes frentes. Varios generales retirados estadounidenses han criticando abiertamente las guerras de Afganistán e Irak, como lo han hecho intelectuales importantes, asociaciones de profesionales y científicos, al lado de la sociedad civil. No obstante, lejos de dicho país, el poeta sudamericano Juan Gelman en un artículo recientemente publicado, titulado Viento de fronda, aludía lo que sí -en el contexto de las históricas muestras de protestas cívicas norteamericanas- aparecía como una novedad por demás interesante:

El 30 de agosto pasado, seis cabezas nucleares W80-1, armadas en sendos misiles de crucero avanzados AGM-129, partieron a bordo de un bombardero B-52 de la base Minot de North Dakota a la base Barksdale en Louisiana y “se perdieron” durante 36 horas (The Times, 21-10-07) ... Ningún arma nuclear puede ser trasladada de un lugar a otro sin autorización de los altos mandos y la orden y los permisos del caso fueron debidamente otorgados. Se ignora qué nivel de la alta jerarquía castrense aprobó la operación y cuál era su objetivo declarado. El subjefe de Operaciones del Estado Mayor, general Richard Newton III, habló de errores de procedimiento y de “una erosión del cumplimiento de las normas atinentes al manejo de las armas” (The Sheveport Times, 27-8-07). (17)

La agresividad norteamericana y su posesión de armas nucleares es fuente de preocupación en todo el mundo. El eminente historiador Howard Zinn, en elocuentes palabras revela el absurdo comportamiento característico de los gobiernos norteamericanos.

Expandirse hacia otros territorios, ocuparlos y reducir brutalmente a todos aquellos que resistan a la ocupación ha sido un elemento constante en la historia estadounidense, desde los primeros asentamientos hasta hoy día. Y esto ha sido acompañado habitualmente por una forma particular de excepcionalismo estadounidense: la idea de que la expansión estadounidense ha sido ordenada por Dios. Poco antes de la guerra con México, a mediados del siglo XIX, justo después de que Estados Unidos se anexionara Texas, el editor y escritor John O´Sullivan acuñó la famosa frase del “Destino Manifiesto”. Dijo que nuestro Destino Manifiesto es expandirnos por el continente que nos ha brindado la Providencia, para el libre desarrollo de nuestros millones, cada año multiplicados. A principios del siglo XX, cuando Estados Unidos invadió Filipinas, el presidente Mc Kinley dijo que tomó la decisión una noche cuando se puso de rodillas para rezar, y Dios le dijo que invadiera el país. Invocar a Dios ha sido un tópico recurrente de los presidentes estadounidenses a lo largo de toda la historia del país, aunque George W. Bush se ha convertido en un auténtico especialista. (18)

¿Es imposible cambiar? La situación, casus belli, es mucho más compleja que lo descrito por Zinn. Tener en mente al libre cambio y al proteccionismo, junto a los cinco pilares del complejo militar industrial, e incluso el control financiero mediante los organismos mundiales como el FMI o el BM, la defensa de sus intereses, el papel del Consejo de Seguridad de la ONU, el tema de la seguridad nacional, los tratados como la OTAN, etc. Cada uno se éstos sendos asuntos vistos por separado, no contribuye a explicar los índices de violencia contenidos y difundidos por el supersistema.

Otros gobernantes norteamericanos usaron pretextos similares en el siglo XX, lo cual revela las enormes contradicciones de los motivos de las guerras y las dificultades reales que entraña construir la paz duradera con acuerdos o sin ellos.

Una orden Divina –afirma Zinn- es una idea muy peligrosa, sobre todo combinada con una gran potencia militar (Estados Unidos tiene diez mil armas nucleares, bases militares en cientos de países y buques de guerra en todos los mares). Si se cuenta con la aprobación de Dios, no hay necesidad de ajuste de criterios humanos de moralidad. Cualquiera que invoque el respaldo de Dios se avergonzaría de recordar que tropas de asalto nazis llevaban escrito en los cinturones Gott mit uns (Dios está con nosotros). (19)

Observando las prácticas de los gobernantes norteamericanos es posible comprender la importancia que para ellos tienen las acciones bélicas. Su especialidad son y han sido los cambios de régimen y el excepcionalismo bajo el cual operan internacionalmente. La trascendencia que suponen los cambios de régimen ha sido desarrollada ampliamente por Noam Chomsky (20) en diversos análisis así como por Zbigniew Brzezinski (1998) entre otros.

El excepcionalismo en cambio pocas veces es destacado como forma de operar normalizada de la política externa norteamericana. Incluso ahora, el actual régimen la emplea internamente afectando los derechos civiles de sus ciudadanos bajo el pretexto de su persecución del terrorismo internacional y la seguridad nacional. El excepcionalismo consiste en que el gobierno norteamericano se considera exento de criterios legales e incluso morales que rigen a los demás países del mundo. La abrumadora condena mundial al bloqueo estadounidense a Cuba es un ejemplo que bien ilustra este asunto. Pese a ello, el resultado de la votación en la ONU es considerada como no vinculante, no obligatoria, para quién ha establecido unilateralmente un ignominioso bloqueo a un pequeño país que decidió la libre determinación, a quien ha causado daños cuantiosos y en el que mantiene unilateralmente una base militar en Guantánamo. El otro de los ejemplos es el Protocolo de Kyoto, que no sólo no acepta sino que rechaza y por si fuese poco se niega a endurecer la convención sobre armas biológicas.(21) ¿Puede un imperio, una nación, un gobierno de un país con esas características liderar los destinos de la humanidad?

El excepcionalismo norteamericano ha contaminado a gobiernos colaboracionistas. Israel toma decisiones similares en una zona geográfica extensa. Al imperialismo norteamericano le pesan actualmente no sólo la sobre-extensión y la obcecación de sus estrategias, sino además las resistencias internas y el desánimo de sus políticos de continuar por la senda trazada por el belicismo de la actual administración en la Casa Blanca. Ejemplo de las resistencias internas que está enfrentado la administración Bush, fueron los cuestionamientos efectuados por los congresistas a la Secretaria de Estado Condoleezza Rice durante una de sus comparecencias. La importancia de dichos cuestionamientos aumenta cuando son realizados por sus propios partidarios republicanos. Siguiendo las pistas de Barry Grey (2007), podemos apreciar la gravedad de la situación. El Senador Check Hagel, republicano por el estado de Nebraska y veterano de la Guerra de Vietnam, planteó el asunto de manera rotunda cuando le dijo a Rice:

Tomando como base lo que el presidente dijo anoche, usted no puede sentarse ahí y decirle al pueblo de nuestro país que nosotros no vamos a entrar en liza con los sirios y los iraníes si cruzamos las fronteras. Varios de nosotros recordamos el 1970...y cuando nuestro gobierno le mintió al pueblo estadounidense y dijo que no habíamos cruzado la frontera con Camboya, el hecho fue que sí habíamos cruzado...Me incumbe expresar que, según mi parecer, el discurso que este presidente pronunció anoche es el error de política exterior más peligroso para este país desde Vietnam... (22)

Los acontecimientos relacionados con el desacuerdo de las decisiones del gobierno seguirán dilatándose sin duda en la medida en que se acerque el día de su sustitución. No obstante, eso es corta garantía, pues fresca está en la memoria la intervención militar en la zona del Kosovo decidida por la administración de Bill Clinton, un gobernante salido de las filas demócratas.

De la condena a la exaltación de la guerra sólo hay un paso. Mientras dura la euforia de la victoria los daños humanos y ambientales son minimizados. Los miles de lisiados, ciegos, muertos y enloquecidos no son más que guarismos que engrosan las estadísticas. Pasado el paroxismo el futuro se decide en la reconstrucción de los daños (sobre todo los materiales) que son los que alimentan al sistema, pero los daños humanos irreversibles desaparecen de la escena iluminada por los reflectores. Difícilmente pueden identificarse los beneficios para la humanidad en cualquier conflicto bélico del tamaño que sea. En el continente americano Colombia es ahora el caso más sonado, al que se le aplican las tradicionales soluciones de los grupos de expertos norteamericanos.

Pero tornando la vista al continente europeo, se advierte que la más seria obcecación del actual gobierno estadounidense se evidencia en su empeñoso afán de atacar a Irán, manifestando además los cabeceos de un sistema imperial enfrentando a Rusia y China, e incapaz de sortear sus contradicciones y aventuras neocoloniales. Su presencia en el Golfo Pérsico agrega a su pesada carrocería muchas dificultades en los diferentes escenarios en los que opera. Tales dificultades pudieran constituir un respiro a las formas de sometimiento extensamente empleadas por las agencias gubernamentales norteamericanas en diversas regiones del mundo, pero infortunadamente eso no es así.

La pesadilla no ha terminado, diversos especialistas alertan sobre los peligros que entrañaría una guerra mundial de los cinco minutos. En este instante en el cual la amenaza de otra guerra mundial se cierne sobre nuestras cabezas, las palabras de Einstein adquieren renovada relevancia: El punto de vista central de toda acción política debe ser ¿qué podemos hacer para lograr la coexistencia pacífica, y aún más, la cooperación leal entre las naciones? (23)

Colofón

Dos formas de operar y tratar de resolver un conflicto bélico han sido sucintamente expuestas aquí. Al parecer nos queda saber cuales son las soluciones que la historia depara al pueblo de Irak y a toda una extensa zona geográfica señalada como estratégica entre el conjunto de intereses geopolíticos del gigante de las armas y la economía.

Justo cuando se debate internamente la elección presidencial y el pueblo norteamericano habrá de decidir si un republicano o demócrata habrán de conducir los destinos de ese país. Los consorcios volverán a la carga en busca de seguridades para no sucumbir al sortear la crisis financiera que atraviesan, valorando siempre hacia donde lanzar los costos de la misma. Aquí las preguntas vuelven sobre el mapamundi: ¿Será América Latina, Europa del Este, África o Asia, los que habremos de pagar los daños? De momento el coloso americano ha vuelto su pesada mirada hacia América Latina, una vez más alentando cooperantes o atacando a quienes considera sus adversarios. En cualquiera de los casos ni un solo país latinoamericano o caribeño puede dejar de considerar la presencia de los intereses norteamericanos para construir su desarrollo. El mal ejemplo para todos continúa dándonoslo la ignominiosa presencia estadounidense en el Oriente Medio.

Lejos de “estabilizar” a Iraq, el ejército estadounidense ahora se enfrenta a una situación extremadamente inestable con tropas estacionadas en bases de vanguardia al descubierto que mantienen a los barrios étnicamente limpios y a los distritos separados. Aunque la mayoría de las diferentes milicias se odian unas a otras, siguen oponiéndose implacablemente a la ocupación estadounidense. En las tácticas estadounidenses no hay nada nuevo o novedoso, ya que suponen una vuelta a la política colonial clásica del “divide y vencerás”. (24)

La otra solución, que reclama diálogo y conciliación, necesita otros caminos. A propósito de los mismos hemos comentado la importancia y posibilidades que revisten los diálogos de Finlandia. Insistir en la salida de las fuerzas de ocupación como requisito para poder alcanzar la paz no es un eufemismo. En la pasada crisis colombo-ecuatoriana ocasionada por la invasión de Colombia a Ecuador el pasado mes de febrero del 2008 pudo encontrar cauces rápidos de solución gracias a la ausencia de los Estados Unidos.

Lograr en Irak un equilibrio de fuerzas capaces de construir consensos y promover el desarrollo a su imagen y semejanza, es ahora más urgente que nunca pese a que las bajas han disminuido según los reportes oficiales. Las estadísticas que ufanamente exhibe el gobierno norteamericano como parte de su “correcta” hoja de ruta, son resultado de la construcción de muros en los barrios urbanos iraquíes garantes de la separación étnica realizada por las fuerzas de ocupación.

En los enclaves sunníes aislados por un muro, el ejército estadounidense ha ido más lejos y de hecho ha reclutado a resistentes y milicias sunníes dentro de grupos de ciudadanos locales. A sus integrantes se les paga 300 dólares al mes por no atacar a los soldados estadounidenses, mientras que se le permite a sus dirigentes gobernar como modernos vasallos feudales. El pago por parte del ejército estadounidense a las milicias se extiende por todo el denominado Triángulo Sunní en el centro de Iraq. (25)

La diáspora, apartheid o reclusión de particulares grupos sociales nunca han sido soluciones duraderas en la historia de los pueblos de Occidente, como lo demuestra la experiencia histórica de por lo menos un siglo atrás. Otros de los testigos de tales desaciertos son los conocidos casos de los pueblos hebreo y alemán, que aún padecen sus perversos efectos. Gopal Balakrishnan lanza en la obra ya citada una reflexión por demás importante, que llegados a este punto reproducimos a propósito de la invasión a Irak y las posibles de vías de solución a la masacre: Las nubes de tormenta sobre la vieja cuna de la civilización muestran un problema estratégico más amplio al que los Estados occidentales han tenido que enfrentarse desde el final de la Segunda Guerra Mundial y que es improbable que subsista si se adopta una política de disuasión más prudente. ¿Por qué los estados liberales, victoriosos tanto sobre el fascismo como sobre el comunismo, han fracasado con tanta frecuencia a la hora de salir airosos de conflictos desiguales en le periferia subdesarrollada del sistema mundial?

Referencias mínimas

Anderson, Perry, “Apuntes sobre la coyuntura”, New Left Review, 48, Ene./Feb., 2008

Balakrishnan, Gopal, “El papel de la violencia en la historia”, New Left Review, 47, Nov./Dic., 2007

Brzezinski, Zbigniew, El gran tablero mundial, Paidós, Barcelona, 1998

Cogan, James,
¿Qué ha logrado la escalada militar estadounidense en Iraq?, www.wsws.org/, 13.12.2007

Chomsky, Noam, Piratas y emperadores. Terrorismo internacional en el mundo de hoy, Ediciones B, Barcelona, 2002

El Baradei, Mohammed, “Israel aplica la ley con sus propias manos al bombardear Siria”, Periódico La Jornada, 29.10.07

Grey, Barry, “Expansión de la guerra en Irak pone en relieve la crisis política en Washington”, Washington, D.C.,
 www.wsws.org/index.shtml, 17.1. 2007

Pérez Gay, José María, “Los nuevos mercenarios/I”, Periódico La Jornada, 19.9.2007

Saxe-Fernández, John, Globalización, poder y educación pública, 22/10/2003.

Silberner, Edmund, La guerra en el pensamiento económico, Aguilar, Madrid, 1946

Wallerstein, Immanuel, “¿Cómo terminará la guerra en Irak?”, Periódico La Jornada, 14.6. 2008

Zinn, Howard, Sobre la guerra. La paz como imperativo moral, Debate, México, 2007


1. Anderson, 2007

2. El papel de la violencia en la historia, NLR,47/nov-dic., (2007:21)

3. Expresión acuñada por Walter Benjamín para referir el sentido de la historia. La metáfora nos dice que mientras el ángel de la historia voltea horrorizado su mirada al pasado, no puede detenerse para despertar a los muertos y parar la catástrofe. El huracán que empuja irresistiblemente al ángel de la historia hacia delante, hacia el futuro, hacia el progreso, deja montones de ruinas que crecen hasta el cielo.

4. Silberner, 1946 : 299

5. Pérez Gay, 2007

6. “Una revisión detallada de la lista de las 100 principales corporaciones multinacionales, esas que controlan de manera monopólica u oligopólica el 75.5% del mercado mundial, y por lo que respecta a las que operan desde Estados Unidos, absolutamente todas ellas, incluyendo el total de las dedicadas a la industria de la información como IBM y otras como General Motors, Exxon, etc, son contratistas del Departamento de Defensa en cifras de miles de millones de dólares -mucho de ello en realidad es un continuo subsidio y además suscriben contratos de Investigación y Desarrollo y Tecnología del Departamento de Defensa.” John Saxe-Fernández, “Globalización, poder y educación pública”, 22/10/2003.

7. La información fue tomada del Helsingin Sanomat, traducida por Mayabel Ranero y revisada por Roberto Elier.

8. Wallerstein, 2008

9. Idem

10. Idem.

11. Los estados clientes conforman una región basta por demás “Todos los regímenes clientes siguen siendo tan fieles como siempre: por un lado, el largo abanico de Estados que se extiende de Marruecos a Egipto; por otro, toda la península arábiga; con Pakistán como el gran ancla del sistema estadounidense en Oriente. Mientras esos pilares continúen intactos, un Iraq caótico y dividido –vigilado desde la red de enormes bases militares en el país ahora en construcción, por no hablar del CENTCOM (Comando central de Estados Unidos) en Qatar y Kuwait- podría ser abandonado a su propia consunción, siempre que el petróleo continúe saliendo de sus pozos.” Anderson, 2007: 12, 17

12. Anderson, 2007:12-13

13. El lobby israelí ha logrado controlar al propio senado de los Estados Unidos y “… se apoya en la poderosa comunidad judía estadounidense en los sistemas político y mediático estadounidenses. Este lobby no sólo tergiversa los procesos normales de toma de decisión en todo lo que atañe a Oriente Próximo. Hasta hace poco … ni siquiera podía ser mencionado en un debate político en los medios establecidos: un tabú que … inyectó una nueva dosis masiva de irracionalidad en la información de la política estadounidense en la región.”Anderson, 2007:14-15

14. “… en Oriente Próximo toda estimación normal de medios y fines está ya tan corrompida por la discrepancia entre determinantes reales y ostensibles de la política exterior estadounidense que una aventura indiscriminada siempre estuvo sobre la mesa. En la medida en que Washington permanezca pegado a Tel Aviv, el ejercicio del poder estadounidense no puede ajustarse en modo alguno a las reglas ordinarias de un ejercicio racional.” Anderson, 2007:16

15. Cogan, 2007

16. Mohammed El Baradei, 2007

17. “La “desaparición” fue causada por la resistencia de oficiales aviadores que, con el auxilio de los servicios secretos, investigaron y descubrieron que los misiles estaban destinados al Medio Oriente, es decir, a ser arrojados sobre Irán. “La misión fracasó gracias a la oposición interna de la fuerza aérea y de los servicios de Inteligencia”, señaló el periodista Wayne Madsen (www.waynemadsonreport.com, 24-9-07), a quien no le faltan conexiones con agentes de la CIA. Lo que medios como el Washington Post calificaron de “falla” del sistema de mandos fue –agrega Madson– una rebelión “contra un ataque estadounidense a Irán, para el cual se había previsto el uso de armas nucleares y de armas clásicas”. Esto explicaría que el B-52 no levantara vuelo hacia el Este. Se trata de imputaciones no verificadas todavía, pero es indudable que un viento de fronda recorre filas de las fuerzas armadas estadounidenses. Es de esperar que sople bien fuerte.” www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-93893-2007-11-01.html

18. Zinn, 2007:208-209. En este momento tiene sentido recordar algunas de las características de este historiador norteamericano. Es catedrático emérito de ciencia política en la Universidad de Boston, articulista, conferencista, destacado activista en defensa de los derechos civiles e igualdad en Estados Unidos. Obrero en su juventud, soldado en diferentes guerras, sindicalista, doctorado en historia por Columbia University, es ampliamente conocido por su obra: La otra historia de Estados Unidos publicada en 1997.

19. Zinn 2007: 209

20. “Hay otros estados terroristas, pero suelen ser jugadores a pequeña escala. Libia, por ejemplo, puede contratar a un terrorista para que le haga algún trabajo, pero Estados Unidos ocupa el primer puesto en esa actividad. Cuando recurre al terrorismo no contrata asesinos particulares, sino a Estados terroristas, por ejemplo a Bélgica para que proporcione armas, a Arabia Saudí para que las financie, a Israel para que organiza y adiestre asesinos, etc. Se crea así una enorme red de terroristas, algo completamente nuevo por su escala, aunque no tanto por su carácter específico.” Chomsky, 2002:54

21. Zinn, 2007: 215

22. “…Rice presentó testimonio ante los comités sobre asuntos exteriores de ambas cámaras del Congreso; es decir, el Senado y la Cámara de Representantes. El jueves, el Ministro de Defensa, Robert Gates, y el jefe del Estado Mayor, Peter Pace, también dieron fe ante el Comité sobre las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes. El viernes se presentaron ante el mismo comité pero del Senado. Rice se mostró bastante polémica cuando apareció ante el Comité sobre Relaciones Exteriores del Senado. Enfatizó las inquietudes de los legisladores Republicanos y Demócratas que la decisión de Bush en mandar a más de 21,000 soldados estadounidenses a Irak -lo cual se anunció por medio de un discurso por televisión el miércoles- es un preludio a la intensificación de provocaciones contra Siria e Irán que resultarían en acciones militares contra uno o ambos países.” Barry Grey, “Expansión de la guerra en Irak pone en relieve la crisis política en Washington”, Washington, D.C.,
17 Enero 2007. www.wsws.org/index.shtml

23. http://news.bbc.co.uk

24. Cogan, loc.cit.

25. Idem


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

García Aguirre, F. (2008) El esquivo ángel de la historia en Irak, en TEPYS, Textos de Economía, Paz y Seguridad, Vol 1, Nº 3, http://www.eumed.net/rev/tepys/03/fga.htm


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 

Director:
Feliciano Garcia Aguirre (CV)
Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-2602
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Numeros Anteriores
Anuncios y Convocatorias
Subscribirse a TEPYS
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > Tepys
>