TECSISTECATL
Vol. 1 Número 3, enero 2008
 

ESTABILIDAD, REMESAS Y DESARROLLO REGIONAL EN MÉXICO

[POLÍTICAS DE ESTABILIZACIÓN ECONÓMICA, EMIGRACIÓN DE TRABAJADORES MEXICANOS A LA UNIÓN AMERICANA, REMESAS FAMILIARES Y SU IMPACTO EN EL DESARROLLO REGIONAL DE MÉXICO (1990- 2008)]

Jorge Isauro Rionda Ramírez
 

SUMARIO: el presente trabajo trata respecto al impacto que tienen las políticas públicas de estabilización económica en México en cuanto a la intensidad regional del fenómeno migratorio y la recepción de divisas por remesas familiares, de donde se comparan dos periodos, uno previo de 1990 a 2000 y el respectivo a su implementación, de 2000 a 2008. De lo que se detectan 3 regiones de interés: el occidente de México, con la mayor intensidad como tradición del fenómeno de estudio, como la mayor vulnerabilidad a las políticas de estabilización; el centro – oriente y el sur, regiones que muestran recientemente un incremento en la intensidad del fenómeno y mayor vulnerabilidad. Lo implicado es el impacto diferenciado en el desarrollo regional del país.

PALABRAS CLAVE:

1. Emigración

2. Remesas familiares

3. Desarrollo regional

4. Políticas públicas

5. Estabilidad económica



 

Se ofrece a continuación parte del texto del artículo, sin formato, notas, tablas ni ilustraciones.
Pulse aquí para bajarse el artículo completo, en formato PDF (26 páginas, 214 Kb).





PRESENTACIÓN

El presente trabajo se cuestiona si, a raíz de las políticas de estabilización implementadas en México desde el año 2000, el aumento observado en la recepción de divisas por causa de las remesas familiares ¿cómo se derrama en las entidades federativas y especialmente en el occidente del país? ¿Qué estados se ven más beneficiados y si su posición relativa respecto a la evolución nacional se ve modificada de 1990 al 2008?

Supone que los estados de la República que más se han beneficiado del incremento de la captación de divisas son precisamente aquellos que tradicionalmente son los principales emisores de trabajadores a la Unión Americana, precisamente los que integran el occidente de México, y que en el fenómeno migratorio, guarda un paralelismo con el la evolución de las remesas familiares. Así como también, el desarrollo regional del fenómeno no es uniforme, sino que cada región expresa patrones distintos y propios (Calva, 2007; 11- 13).

Por ello, el objetivo del presente trabajo es identificar el cambio de patrones observado en la evolución de las remesas en el país, como en su parte occidental, para con ello poder expresar sus singularidades y causales regionales a efecto de las políticas de estabilización que se dan en el año 2000.

La pertinencia de este trabajo es que analiza el efecto que tienen las remesas familiares en el desarrollo regional del occidente de México, desde su referencia nacional como de la situación que cada entidad federativa guarda, en dos periodos, de 1990 al 2000 que comprende un lapso anterior a la implementación de las políticas de estabilización económica, y de 2000 al 2008 donde se evalúa el impacto de dichas políticas en la emigración de trabajadores mexicanos a la Unión Americana lo que trae como consecuencia el aumento sustantivo de las remesas familiares que estos trabajadores mandan a la nación.

El método consiste en presentar la situación de la emigración de trabajadores mexicanos a los Estados Unidos y el impacto de las políticas de estabilización económica en este fenómeno, donde el congelamiento de la inversión pública, conjugado con una política monetaria restrictiva, logran por una parte abatir la inflación a niveles que desde 1976 no se logran (no superiores al 4.5% anual), pero con un enorme costo social: desempleo. Con ello se respalda la razón que explica por qué vienen a aumentar a partir del año 2000 de forma sustantiva la recepción de remesas en el país. El siguiente paso es presentar para dos periodos (de 1990 a 2000 y de 2000 a 2008), el comportamiento de las remesas, evidenciando un cambio de patrones. Finalmente ver cómo se derraman en las entidades federativas los montos de dólares enviados por los braceros a sus familias y su impacto en cuanto desarrollo regional se refiere, identificando las tres principales regiones del país donde es más intenso el fenómeno.

1. LAS POLÍTICAS DE ESTABILIZACION

El crecimiento económico tiene dos fuentes: la autónoma que causan los particulares, y la inducida que es efecto del gasto de gobierno. La primera depende del nivel de ingreso y la capacidad de ahorro de las personas. Mientras que la segunda depende de la recaudación que vía impuestos haga el Gobierno para fomentar la inversión pública.

Partiendo de la premisa que las personas tienden a defender su nivel de vida, un aumento en los impuestos para implementar políticas de fomento e inducir el crecimiento, implica una disminución en la capacidad de ahorro de los particulares, por lo que el crecimiento autónomo se ve mermado.

Viceversa, una reducción en la carga impositiva, necesariamente mejora la capacidad de ahorro, por lo que los montos de inversión privada aumenta y con ello el crecimiento autónomo de la economía. Desde luego, el crecimiento inducido es ahora quien se ve mermado.

La ventaja entre una y otra de las dos fuentes del crecimiento es que el crecimiento autónomo tiende a ser más eficiente, no obstante es anárquico por que obedece a los anhelos de los particulares. Mientras que el crecimiento inducido, es orientado a cuestiones estratégicas para la economía y la sociedad en materia de equidad. El primero presenta algunas externalidades indeseables como son la competencia imperfecta, las externalidades nocivas a terceros de la producción, y la ineficiencia en materia de desarrollo sostenible. Por otra parte, no es su interés la equidad, la justicia y la igualdad. Mientras que el segundo, tiende a tener internalidades tales como la corrupción, la excesiva burocratización, principalmente.

El problema principal que se tiene es la necesidad de crear tantos empleos como crece la población. Si la población en edad de trabajar (población económicamente activa, de 12 o más años), se estima crece en términos absolutos cada año en aproximadamente el corte de población que tiene ahora 11 años de edad, esto es, un millón doscientos mil empleos, el crecimiento del producto interno bruto anual debe ser de al menos 6% anual. Solo para generar el empleo de la población que cada año se agrega a la oferta laboral, sin considerar el desempleo acumulado de años pasados.

Por tanto, el principal objetivo de la política económica en México es propiciar crecimiento ordenado (en materia de justicia, equidad, igualdad y sustentabilidad), con estabilidad de precios a largo plazo. Por lo que se tiene que la presión principal es generar el empleo necesario sin causar inflación.

Las políticas económicas implementadas hasta antes del año 2000 consistían en incentivarlo mediante gasto público, algo moderado, e inyecciones de dinero a la economía por parte del Banco de México. El resultado es la estagnación de la economía puesto que para que el dinero no sea neutral se tenían que cumplir dos condiciones importantes: competencia pura y perfecta, o al menos mercados muy concurridos, como estabilidad económica a largo plazo. Cosa que no se tiene desde 1976 en la economía mexicana, por lo que la política monetaria se esteriliza por efecto de una excesiva monopolización de los mercados nacionales, como de la alta incertidumbre que causa la inestabilidad económica.

Por tanto, la administración del entonces presidente Vicente Fox Quezada inicia para el año 2000 la articulación de medidas económicas que fueron bautizadas como de estabilización económica.

Consisten en la articulación de cuatro políticas económicas: la monetaria, la fiscal, la cambiaria y la salarial. Entre las 4 forman un cinturón de contención de la inflación en México, su estricta disciplina implica fuertes sacrificios de corte social que deben ser evaluados en la balanza entre lo logrado y lo sacrificado, para quiénes y cómo.

La política monetaria, que es el principal instrumento de control de precios, parte de congelar en lo posible la emisión de dinero para apenas solventar la brecha entre el ahorro y la inversión, y reduciendo drásticamente la inversión en fomento.

Se articula con la política fiscal que se basa en el drástico congelamiento de la inversión pública, de tal manera que el Gobierno deja de invertir en fomento como suspende gastos en subvenciones y subsidios para lograr con ello restarle un componente importante a la inflación.

La inflación logra bajar a tasa incluso inferiores al 4% anual, no obstante superior a la inflación del principal socio comercial de México, los Estados Unidos de América cuya inflación promedio anual es de 2%, por lo que se sostiene que del 2000 al término del 2007 la sobrevaluación del peso ante el dólar llega a ser de 35%.

Sostener un tipo cambiario sobrevaluado tiene dos efectos de interés, uno perjudicial puesto que significa la pérdida de competitividad de las exportaciones mexicanas, por lo que se reducen las ventas al exterior y la captación de divisas por dicho rubro; y la segunda, benéfica, puesto que el enorme aparato productivo transnacional (maquiladores) albergado en el territorio nacional, ven como ventaja las importaciones baratas que este régimen cambiario sobrevaluado les implica, por lo que las divisas que se pierden por ventas al exterior, se recuperan con creces por la entrada de fuertes monto de inversión extranjera, la cual en el mismo periodo también observa un incremento sustancial año con año.

La política salarial de indizar el incremento al salario mínimo a la inflación nominal, explica el congelamiento del salario real y con ello el sistemático aumento de utilidades para las empresas que año con año ven caer sus costos por contratación de mano de obra. Congelamiento por otra parte que a su vez resta fuerza a la inflación del país.

Así las cosas, la articulación de estas cuatro políticas son lo que sostiene las llamadas políticas de estabilización económica. ¿Cuál es su costo social?

2. CRECIMIENTO, INFLACIÓN Y DESEMPLEO EN MÉXICO

El efecto de las políticas de estabilización es necesariamente la ausencia en la generación de nuevos empleos. Por decir, en el año 2000 aún operan las anteriores políticas de generación de empleo mediante la emisión de dinero por lo que la inflación es de casi 9% en dicho año, con un crecimiento de la economía del 6.6% y una generación de empleo suficiente. Mientras que en el 2001, cuando ya operan las políticas de estabilización, se da un crecimiento de 0.2% de la economía, y con ello un millón ciento ochenta mil desempleados en el año, con una inflación de apenas 4.4%. En el 2002 se tiene un crecimiento de la economía de 0.8%, que causa la generación de 160 mil nuevos empleos, pero se agregan 1 millón 20 mil desempleos al ejército industrial de reserva. De tal modo que en se puede ver la relación siguiente de la evolución del crecimiento económico y el desempleo:

Al término del 2007, el desempleo acumulado es de 4 millones 740 mil. Se afirma por las autoridades estadounidenses que desde el 2000 a la actualidad, por año, pasan la frontera de forma ilegal 500 mil mexicanos. Por lo que se tiene que del 2000 al 2007 se han ido aproximadamente 3 millones y medio de trabajadores mexicanos a la Unión Americana.

Es de esperar por tanto que otro millón 240 mil sean el cúmulo de desempleo abierto urbano existente en la nación al término del 2007. Un gigantesco ejército industrial de reserva, que supone el aumento de la violencia, el vandalismo, la vagancia, el ambulantaje y la economía informal.

3. EMIGRACIÓN DE TRABAJADORES MEXICANOS A LOS EE.UU.

La emigración es un tema muy antiguo en el país, desde Manuel Gamio en adelante se dan estudios relativos al origen de este fenómeno. Muy posiblemente se haya iniciado desde el siglo XIX durante las guerras de independencia en adelante, donde la inestabilidad social, política y económica de la nación, así como las guerras de independencia y de Reforma, y las intervenciones extranjeras causaron que se iniciara el éxodo a la Unión Americana.

Un antecedente importante es el Programa Bracero que celebran México con los Estados Unidos de América en 1942 y que dura hasta 1964. Este programa fortalece las redes de migración que se dan entre ambas naciones. Redes fortalecidas históricamente por lazos de consanguinidad y fraternidad, donde se establecen agentes facilitadores que permiten el acceso de un lado de la frontera a otro (López, 2007; 99 en medio).

La tradición migrante de trabajadores mexicanos a la Unión Americana se da más en las entidades donde existen las casas de contratación, normalmente en las estaciones de ferrocarriles y muy especialmente en el occidente del país . Es donde se fortalecen más las redes de migración. Es una de las razones que explican la persistencia y prominencia del fenómeno en esta región.

En el mapa 1 puede verse cuáles son las entidades que presentan con mayor intensidad este fenómeno, sus derroteros y los principales puntos de cruce en la frontera, como su participación relativa de las principales entidades que recientemente aportan mayores contingentes al fenómeno.

Mapa 1:

Emigración y principales derroteros a la Unión Americana por entidad expulsora, 2005.

Fuente: Bajado de la Internet del portal de CONAPO (www.conapo.gob.mx) el 12 enero 2006. Tomado de Salgado (noviembre 2007).

En el cuadro 1 se presenta el grado de intensidad migratoria a los Estados Unidos según entidad federativa de residencia en el 2000 indica que Durango Guanajuato, Michoacán de Ocampo, Nayarit y Zacatecas (García y Sánchez, 2007; 79 – 97), presentan los índices más altos en cuanto la intensidad emigratoria se refiere. Nótese cómo 3 de los 5 son estados del occidente del país.

Con una intensidad alta aparecen las entidades de Aguascalientes, Colima, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Morelos y San Luis Potosí. De los 7 otros 3 son de la región del occidente de México.

Por tanto, las 7 entidades que componen la región occidente presenta una intensidad migratoria muy alta (Guanajuato, Michoacán de Ocampo, Nayarit y Zacatecas) y alta (Aguascalientes, Colima y Jalisco). Es de hecho, de toda la nación, la región donde el fenómeno se presenta con mayor intensidad.

Contrario, las entidades con muy baja intensidad son: Campeche, Chiapas, el Distrito Federal, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán. Nótese cómo de las 6 entidades 5 son del sur del país.

Le siguen aquellas entidades que presentan solo baja intensidad migratoria: Baja California Sur, México, Nuevo León, Sonora, Tlaxcala y Veracruz.

Interesante es suponer que las entidades del sur del país, presentan una muy baja intensidad del fenómeno a razón de no estar vinculadas a los mercados de trabajo norteamericanos, puesto que no se formaron fuertes redes de migrantes al no existir casas de contratación, dada la insuficiente de redes de comunicación ferroviaria, no se olvide que en las estaciones del ferrocarril se establecen dichas casas de contratación.

Por otra parte, las otras entidades que presenta baja intensidad del fenómeno bien se explica por tratarse de entidades con mayor desarrollo económico y su grado de articulación a los principales mercados de trabajo del país.

En el mapa 2 se presentan las entidades según intensidad migratoria a Estados Unidos por entidad federativa para el año 2000. Evidentemente es la expresión geográfica del cuadro 1. Se observa cómo las regiones aparecen muy focalizadas donde destaca el occidente y el sur con uniformidad en el fenómeno y como casos extremos.

MAPA 2: México, grado de intensidad migratoria a Estados Unidos por entidad federativa, 2000

Fuente: CONAPO, Colección Índices Sociodemográficos. Índices de Intensidad Migratoria, 2000 México-Estados Unidos, 2002.

El siguiente cuadro 2 presenta por entidad federativa como por municipio, la población como el número de hogares involucrados a nivel entidad como por municipio para el año 2000.

Lo destacable es el número lo representativo que es el fenómeno en cuanto muy alta y alta intensidad. 5 entidades del país presentan una intensidad muy alta y 7 como alta. Representan entre ambas categorías el 31% de la población del país, como a una proporción igual de hogares involucrados. Estas 12 entidades contienen el 20% de los municipios del país.

En el siguiente mapa 3 se pueden ver los polígonos municipales según grado de intensidad del fenómeno migratorio para el 2000, Se observa de nuevo que guardan patrones de concentración dispersión de donde destaca que el sur presenta la menor intensidad, mientras que el centro occidente del país nuestra una mayor intensidad del fenómeno. Es de esperar que los municipios con muy alta intensidad sean municipios con bajo dinamismo económico pero con cercanía a las redes terrestres de comunicación que posibilita el fenómeno migrante, y donde existen redes migratorias bien consolidadas, posiblemente por el antecedente de las casas de contratación ubicada en redes férreas colindantes a las municipalidades de interés.

MAPA 3: México, grado de intensidad migratoria a Estados Unidos por municipio, 2000

Fuente: CONAPO, Colección Índices Sociodemográficos. Índices de Intensidad Migratoria, 2000 México-Estados Unidos, 2002.

El fenómeno migratorio en los cuadros 1 y 2 anteriores es para el año 2000. Se debe considerar que el fenómeno se intensifica para todo el país a partir de dicho año donde se estima de 2000 a 2007 han cruzado la frontera alrededor de 3 millones 500 mil mexicanos en busca de trabajo. Por ello, un reflejo de este aumento en la intensidad del fenómeno migratorio es el comportamiento y evolución de las remesas familiares.

4. EVOLUCIÓN DE LAS REMESAS FAMILIARES

El incremento sustantivo reciente de las remesas familiares, según lo afirma el Banco de México, se debe a una mejor notificación de las mismas, que da una mayor cobertura de los registros, debido a que desde el 2000 se establece una metodología entre las empresas receptoras para mejorar la calidad de la información, así como en el 2002 se dan algunas regulaciones a las mismas para abatir los costos de transacción, como al genuino y sustancial incremento de la intensidad del fenómeno migratorio.

Las principales vías de envío son los medios electrónicos, Money orders y otros como son los envíos personales o en bolsillo de quienes regresan al terruño. Más del 98% lo hacen de forma electrónica, más que todo, vía traspaso de una cuenta a otra de tipo interbancario.

Es importante distinguir la evolución histórica de las remesas familiares para dos periodos: el primero de 1990 a 2000, donde no existen políticas de estabilización económica, y el segundo de 2000 a 2008 donde ya se aplican.

En el primer periodo se observa que las remesas rondan entre 2 494 y 6 573 millones de dólares. Con una tasa de crecimiento ascendente pero moderada (véanse cuadro 3 y gráfica 1). Es a partir del año 2000, precisamente cuando se implementan las políticas de estabilización económica en México, que la evolución de las remesas repunta presentando un nuevo patrón ascendente pero exponencial.

Desde luego, este inusitado incremento tan acelerado en los envíos de remesas familiares de trabajadores mexicanos residentes en la Unión Americana, a su hogares en el país, se explica por el también inusitado incremento del desempleo y con ello de la emigración de trabajadores nacionales hacia el vecino del norte.

Años 2007 y 2008 estimaciones propias

En el cuadro 3 se observa cómo la tasa de crecimiento a partir del año 2000 se vuelve muy alta, así como se normaliza en el valor de 25% a partir de 2005. Lo que nos dice que es un fenómeno que viene a crecer exponencialmente, de forma muy acentuada y acelerada. Efecto inminente del aumento de la intensidad migratoria ante la ausencia drástica de empleo urbano.

Gráfica 1:

El desempleo que causan las políticas de estabilización económica es el causal de que el fenómeno migratorio presente un sustancial incremento en su intensidad, y con ello, paralelamente, también el aumento de la recepción en el país de mayores montos de remesas familiares. Ahora bien, la cuestión de interés es saber cómo se reparten en las entidades federativas y las regiones del país, especialmente para la región occidente.

5. REMESAS FAMILIARES Y DESARROLLO REGIONAL

Las remesas en el 2006 representan ante otras fuentes de divisas las proporciones que se ilustran en la siguiente gráfica 2, donde se aprecia al superávit comercial del sector petrolero, a los ingresos por viajeros internacionales (parte principal del turismo internacional), y a la inversión extranjera directa. Para el 2007 las mismas rebasan el valor de las exportaciones del sector exportador, como para el 2008 a su vez se estiman son mayores a las exportaciones de petróleo.

Gráfica 2:

Fuente: Banco de México (Op. cit).

El Banco de México declara que de las entidades federativas en que las remesas familiares son más elevadas, son precisamente aquellas cuyo crecimiento demográfico es nulo. Esto se explica por cuestiones principalmente sociales puesto que aún tratándose de Estados cuya crecimiento natural de su población (los que nacen menos los que mueren), es positivo, el crecimiento social (los que vienen menos los que se van), es negativo. Ambos balances, del crecimiento natural como social se anulan causando un crecimiento demográfico nulo. En otras palabras, las remesas son mayores para las entidades donde el saldo migratorio es negativo (Gráfica 3).

Gráfica 3:

Fuente: El Banco de México (Op. cit.)

En el siguiente cuadro 4 se tienen para los años de 1995, 2003 y 2008 (este último estimado), la participación absoluta como relativa del monto de las remesas recibidos por entidad federativa, así como su evolución para un primer periodo que en este caso va de 1995 a 2003 y otro segundo que parte de 2003 a 2008.

De este cuadro se destacan las entidades que de 1995 a 2007 mantienen una línea ascendente en la intensidad migratoria como en la intensidad en la recepción de remesas familiares, escalando los primeros lugares del país. En esto se tiene al Estado de México que pasa del lugar 7 en 1995, al lugar 4 para el 2003 y finalmente toma el lugar 1 de la República para el 2008. El aumento en la intensidad migratoria y de recepción de remesas para el Estado de México se explica por el incremento del desempleo abierto urbano, la caída de importantes subsidios y subvenciones al área metropolitana de la ciudad de México, como parte, precisamente de las políticas de estabilización económica.

Le sigue Veracruz que pasa para los mismo años del lugar 15 al 7 y finalmente al 2. Esta entidad, en el proceso de integración y globalización no logra con articular su economía a los mercados internacionales, con excepción de los puertos de Veracruz y Coatzacoalcos. Contiene regiones donde impera la economía primaria, de fuerte sesgo rural, y la suspensión de subsidios al campo, así como las reformas al artículo 27 constitucional y la tácita desaparición del ejido, causan que el fenómeno migratorio como la recepción de remesas familiares adquiera mayor intensidad, siendo que Veracruz cuenta con un sistema de comunicaciones terrestres bien consolidado.

En tercer lugar aparece Michoacán de Ocampo quien ocupaba tradicionalmente el lugar 1 y ahora ocupa el lugar 3. Esta entidad por tener tradicionalmente una alta intensidad migratoria y en la recepción de remesas familiares, no ve un incremento sustantivo del fenómeno ante la implementación de las políticas de estabilización, por lo que su paso del 1 al 3 lugar no es efecto de un cambio en la intensidad migratoria que observa, sino que ésta comparativamente a la de otras pierde valor relativo. No obstante, no se puede afirmar que Michoacán observa una disminución del fenómeno migratorio.

Guanajuato también pasa del lugar 3 al 4, precisamente por las mismas razones que se dan en Michoacán de Ocampo. Jalisco pasa del lugar 2 al 5 lugar por razones similares.

En la siguiente gráfica 4 se presentan las participaciones absolutas como relativas de las remesas familiares en el PIB para el año de 2006. Es de esperar que esta composición no haya cambiado significativamente en los siguientes dos años, así como no cambia la respectiva participación relativa de la emigración como porcentaje de la población nacional.

Nótese cómo la región occidente del país, donde hay la mayor intensidad del fenómeno migratorio, es a su vez la región que tienen la mayor captación de remesas (47.6% del PIB). Casi la mitad de las remesas captadas en el país llegaron a las entidades que integran el occidente de México. Contrario, la región del sur del país, siendo la más pobre y con mayor crecimiento demográfico, su recepción es mínima, con excepción de Chiapas que percibe el 5.6% del PIB (de 2.1%). Es de esperar que Quintana Roo y Yucatán que reciben fuertes montos de inversión nacional como extranjera observen una menor intensidad del fenómeno, mientras que Chiapas (5.6%), igual que Guerrero (8.1%) y Oaxaca (9.3) tengan una mayor participación. Entre Guerrero, Oaxaca y Chiapas captan el 23% del PIB, casi la cuarta parte de las remesas que ingresan a la nación.

Gráfica 4:

Fuente: El Banco de México (Op. cit.)

Por tanto, el occidente de México, como la región sur son las áreas donde se tiene la mayor captación de remesas familiares, que entre ambas regiones observan el 70.6% del PIB.

Aparece la región centro –oriente del país, que se integra por Morelos (7.7%) , Tlaxcala (5.3%), Puebla (4.6), Hidalgo (4.5%), y Veracruz (4%), que entre las 5 representan el 22.1% del PIB. Esta es la tercera región en importancia, cuyo lugar en cuanto intensidad del fenómeno de la emigración de trabajadores a la Unión Americana, como en materia de recepción de divisas es casi similar a la del sur del país y sus causales son similares a los de esta región. Ambas regiones, sur y centro – oriente muestran mayor vulnerabilidad en sus mercados laborales a las políticas de estabilización económica, y con ello lo referente a la emigración y la captación de remesas familiares.

Las tres regiones con mayor intensidad en el fenómeno en el país queda como se ve en el mapa 4, donde en color verde aparece la región occidente, con color rojo la región sur y con color café la región centro – oriente.

Mapa 4:

Fuente: Mapa original bajado del Internet con adecuaciones propias.

CONCLUSIÓN Y PRINCIPALES HALLAZGOS

Como principales conclusiones del presente trabajo se tiene que los principales factores que explican el incremento reciente de las remesas familiares en México son:

Primero, el efecto que las políticas de estabilización económica tienen en la generación de nuevos empleos. Segundo, las bajas remuneraciones en el mercado laboral formal, que agravan la tasa salarial comparativa entre los Estados Unidos de América y México en proporciones de 12 a 1, respectivamente. Tercero, el fortalecimiento de las redes internacionales de migración entre ambas naciones. Cuarto y último, se debe tener en cuenta el alto crecimiento demográfico del país no compatible con el bajo dinamismo económico.

Mientras exista la política de indización del salario mínimo nominal a la inflación nominal, se puede esperar que el fenómeno de la emigración de trabajadores mexicanos a la Unión Americana persista, así como sigan operando las políticas actuales de estabilización económica.

Las políticas de estabilización económica afectan más a entidades que tradicionalmente no presentan un fenómeno migratorio como de recepción de remesas de forma intensa, que a las regiones cuyo fenómeno es tradicionalmente intenso.

Se observa a su vez que de alguna u otra forma las políticas de estabilización económica afectan a todas las entidades federativas en el fenómeno de estudio, y que el sur presenta cierta invulnerabilidad, no del todo, al respecto. Mientras que el occidente mantiene su alta intensidad migratoria como en la recepción de remesas familiares desde tiempos previos a dichas políticas por lo que se puede afirmar que el fenómeno no del todo le afecta. Sin embargo otras entidades donde el fenómeno no es tan significativo, ahora se ven las más afectadas.

Esta emigración necesariamente pone a tela de juicio la sustentabilidad social de la integración de México hacia América del Norte, donde existiendo un tratado de libre comercio, se carece de un acuerdo trinacional migratorio como en materia laboral, similar al vigente en la Unión Europea.

Las divergencias regionales en el nivel de desarrollo de las naciones que se integran al bloque comercial de América del norte (Canadá, Estados Unidos de América y México), son un factor muy determinante en establecer los derroteros de la migración regional, causando flujos de sur a norte, de la nación menos desarrollada a aquella más industrializada.

Contraparte, las remesas familiares que ingresan al país tienen un efecto favorable para el desarrollo regional del país, favoreciendo desde luego a las entidades con menor crecimiento demográfico y con mayor intensidad del fenómeno migratorio.

Mejoran el nivel de ingreso de las unidades familiares, como su nivel de consumo y calidad de vida, financiando principalmente proyectos habitacionales e incentivando el empleo en el sector de la construcción.

También invierten en capital humano donde destaca la inversión en educación y salud. En otras ocasiones, las remesas se aportan a fondos de financiamiento de empresas familiares y pequeños talleres. Las remesas por otra parte, llegan a los hogares como a los lugares más humildes del país aminorando la pobreza.

La emigración por su parte, le resta peso a la oferta de trabajo en el país lo que mejora el nivel real de las remuneraciones, como resta presión social y política al tema del desempleo.

Las regiones del país donde la recepción de remesas es mayor son el occidente como el sur. La primera con una emigración más tradicional, y cuyo grado de participación es anterior a la implementación de las políticas de estabilización económica, y que por ello, no obstante su alta recepción, es una región que muestra mayor vulnerabilidad a los efectos de las mencionadas políticas, y la segunda región, el sur, con un fenómeno migratorio más reciente, que muestra la más alta vulnerabilidad a las políticas de estabilización económica en cuanto que son causales principales del aumento sustantivo de la emigración de trabajadores locales a la Unión Americana.

No obstante, el tema de la migración es más que nunca un tema delicado de la política social y económica de México que rebasa las fronteras nacionales, e implica una atención bajo la colaboración de las naciones involucradas como emisoras y receptivas, creando agendas de relaciones internacionales donde se procure su digna atención.

NUEVAS LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN:

La presente investigación abre algunas nuevas interrogantes al respecto del impacto de las remesas familiares en el desarrollo regional, entre las que se destacan las siguientes:

Primero se tiene que existen tres regiones en México que tienen la más alta intensidad en cuanto al fenómeno de la emigración de trabajadores mexicanos a la Unión Americana: el occidente, integrado por 7 entidades federativas (Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit y Zacatecas); como el sur que se compone de 3 entidades (Guerrero, Oaxaca y Chiapas). Finalmente el centro – oriente del país que se integra por 5 entidades federativas: Morelos, Tlaxcala, Puebla, Hidalgo, y Veracruz.

La primera cuestión que surge de interés es saber ¿por qué el occidente del país muestra mayor vulnerabilidad de las políticas de estabilización económica respecto a la intensidad de emigrantes y flujo de remesas familiares?

La segunda cuestión que nos ocupa es saber ¿por qué el sur como el centro – oriente del país cuyo incremento en la intensidad migratoria como en la recepción de remesas familiares, fenómeno a su vez reciente (de 2000 hacia delante), muestra una mayor vulnerabilidad a las políticas de estabilización económica implementadas desde el 2000 en México?

Se parte del supuesto que dice que de estas tres regiones con mayor intensidad del fenómeno migratorio y de la recepción de remesas familiares, se destaca la primera, el occidente del país, la que en su larga tradición migrante fortalecida por redes que desde inicios del siglo XX se viene multiplicando y fortaleciendo mediante lazos de consanguinidad y fraternidad, la emigración finalmente resulta ser un componente de contingencia económica importante para los hogares de dicha región. Su dependencia de los mercados laborales nacionales es menor y su facilidad de ingresar a mercados de trabajo de la Unión Americana le otorga mayor vulnerabilidad ante cualquier vaivén de la economía nacional. Por ello, las políticas de estabilización en la región no impactaron de forma significativa el fenómeno de interés.

Por lo contrario, las regiones sur y centro - oriente del país, con menos tradición migrante y por tanto, con menores redes migratorias, más dependientes de los mercados laborales nacionales como de la subvención estatal, ante el impacto de las políticas públicas de estabilización económica, el fenómeno de emigración de trabajadores a la Unión Americana, como la intensidad de recepción de remesas familiares muestra mayor vulnerabilidad al intensificarse sustancialmente el fenómeno, especialmente de 2000 en adelante.

Así las cosas, las tres regiones muestran desde tiempo atrás contener entidades con tradición migrante, solo que el occidente tradicionalmente también muestra una persistencia histórica en cuanto intensidad del fenómeno. Las redes de migrantes por tanto son más fuertes como diversas en el occidente que en el centro – oriente y el sur. La economía que generan los braceros en sus terruños se presenta como arma de contingentación ante cualquier restricción y rigidez en los mercados de trabajo locales. En sí la región laboralmente hablando esta altamente articulada a los mercados laborales del vecino del norte. Contrario, en el sur y el centro - oriente, al ser menor el fenómeno migratorio, como de recepción de remesas familiares, muestran mayor dependencia, y con ello, vulnerabilidad, de los mercados laborales del país.

Por otra parte, influye el nivel de desarrollo alcanzado por las entidades federativas que componen cada una de las dos regiones aquí tratadas, puesto que el occidente tienen mayor vínculo a los principales mercados nacionales como internacionales, mientras que el centro – oriente y el sur muestra los mayores índices de exclusión social, económica y política.

FUENTES:

1. BANCO DE MÉXICO (26 nov. 07) Las remesas familiares en México: Inversión de recursos de migrantes, resultados de las alternativas vigentes, (México, febrero 2 de 2007). Bajado de la Internet del portal oficial del Banco de México: http://www.banxico.org.mx/documents/%7BA5443598-2DF0-815D-4077-A416D3429AA9%7D.pdf

2. BANAMEX (febrero 2007) Examen de la situación económica de México. Volumen LXXXIII, febrero 2007. No. 971. México. Pp. 40.

3. Calva, José Luis (Coord., 2007) Políticas de desarrollo regional. Colección Agenda para el desarrollo. Vol. 13. Editorial Porrúa. UNAM y Cámara de Diputados. México. 390 páginas.

4. CONAPO (2002) Colección Índices Sociodemográficos. Índices de Intensidad Migratoria, 2000 México-Estados Unidos, México.

5. García Zamora, Rodolfo y Sánchez Barbosa, Xochiquetzally (2007) “Migración internacional y desarrollo. Oportunidades y desafíos para Zacatecas” en Calva, José Luis (Coord.) Políticas de desarrollo regional. Colección Agenda para el desarrollo. Vol. 13. Editorial Porrúa. UNAM y Cámara de Diputados. México. Pp. 79 – 97.

6. López Castro, Gustavo (2007) “Migración, desarrollo y regiones” en Calva, José Luis (Coord.) Políticas de desarrollo regional. Colección Agenda para el desarrollo. Vol. 13. Editorial Porrúa. UNAM y Cámara de Diputados. México. Pp. 98 – 122.

7. Salgado García, Lorenzo (noviembre 2007) La migración en México, sus remesas y el destino económico - social: 2000 - 2006. Ponencia presentada en el “Cuarto Encuentro Internacional Virtual sobre Migraciones, causas y consecuencias sociales y económicas”, organizado por el grupo Eumed.Net del 06 al 24 de noviembre de 2007, mediante la plataforma electrónica de la Universidad de Málaga. Disco compacto en posesión del Dr. Juan Carlos Martínez Coll (lisette@eumed.net) P. 15.


 

Citación: Rionda Ramírez, J.I. (2007): "Estabilidad, remesas y desarrollo regional en México.", Tecsistecatl. Revista Interdisciplinar, 3, Invierno 2008. Disponible en Internet: <http://www.eumed.net/rev/tecsistecatl/n3/jirr.htm>

 

 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 

TECSISTECATL: Economía y Sociedad de México
Director: Jorge I. Rionda Ramírez(CV)
Editor: Juan Carlos M. Coll (CV)

ISSN: 1886-8452
EUMEDNET

Revista TECSISTECATL
El Grupo Eumednet lamenta la pérdida de nuestro gran amigo Jorge Rionda, deja un gran vacío en todas las personas que tuvieron la dicha de conocerle.
Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Enlaces
Subscribirse a Tecsistecatl
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > TECSISTECATL