TECSISTECATL
Vol. 3 Número 11, diciembre 2011
 

ANÁLISIS DE LA PROBLEMÁTICA DE AGUAS RESIDUALES EN LA REGIÓN DE TEXCOCO, ESTADO DE MÉXICO

 

Alma Alicia Gómez Gómez
almaaliciagomez@gmail.com
Díaz Carreón Blanca Cayetana


RESUMEN

En la región de Texcoco el uso del agua presenta procesos intensos de sobreexplotación que amenaza su sustentabilidad, debido a que actualmente el acuífero representa el 42% del distrito de riego 38 y que abastece a una población de 204,800 habitantes, se encuentra en una condición clasificada como extremadamente sobreexplotado. La presión demográfica del municipio de Texcoco, y de los municipios aledaños, el desperdicio del agua a nivel urbano, industrial y agropecuario, la falta de mantenimiento de la red de agua, los pozos, los cárcamos etc. han generado que se agrave el suministro de agua en la región. El lago de Texcoco formaba parte de un sistema de lagos, actualmente en proceso de extinción, aunado a esta problemática la utilización de los ríos naturales para desagües, empeora la situación así como la construcción de la autopista Peñón y la ampliación de la carretera federal México-Texcoco. Para la realización de la investigación se recurrió a información bibliográfica, visitas a plantas tratadoras de aguas negras, así como también al área de agua potable y alcantarillado del municipio de Texcoco. En conclusión es de primordial importancia la construcción de plantas tratadoras de aguas residuales para disminuir la presión sobre el uso de agua limpia, así como la aplicación de la Norma Oficial relativa al manejo de aguas residuales.

Palabras clave: Aguas residuales, reúso, tratamiento

ANALYSIS OF WASTE WATER PROBLEMS IN THE REGION OF TEXCOCO, STATE OF MEXICO

SUMMARY

In the Texcoco region presents water use to intense exploitation that threatens its sustainability, because the aquifer currently represents 42% of irrigation district 38 and serving a population of 204.800 inhabitants, is in a condition classified as extremely overexploited. Population pressure in the municipality of Texcoco, and surrounding municipalities, waste water in an urban, industrial and agriculture, lack of maintenance of water mains, wells, sumps etc. have led to the escalation of the water supply in the region. Lake Texcoco was part of a lake system, currently in the process of extinction, coupled with this problem, the use of natural rivers for drainage, the situation worsens and the construction of the motorway Rock and expansion of the federal highway Mexico -Texcoco. To carry out the study utilized bibliographic information, visits to sewage treatment plants, as well as the area of water supply and sewerage of the municipality of Texcoco. In conclusion it is of paramount importance to the construction of wastewater treatment plant to reduce pressure on the use of clean water, and the application of the Official Statement relating to wastewater management.

Key words: Waste, water, reuse, treatment

1. Introducción

El agua es un recurso esencial para la vida y soporte del desarrollo económico y social de cualquier país; es un elemento fundamental para los ecosistemas y requisito para la sustentabilidad ambiental. La disponibilidad del líquido depende de la dinámica del ciclo hidrológico, en el cual los procesos de evaporación, precipitación, transpiración y escurrimientos dependen del clima, las características del suelo, la vegetación y ubicación geográfica. El hombre ha alterado dicho ciclo para satisfacer sus crecientes necesidades, principalmente por las actividades agrícolas, industriales y domésticas. En México, las actividades agropecuarias consumen 76.82% del agua dulce, según las cifras del IV Foro Mundial del Agua llevada a cabo en México (2006), en el mundo 1.1 mil millones de personas no tienen acceso seguro al agua potable, y 2.4 mil millones de personas no cuentan con agua potable; aún en los países desarrollados, las descargas de aguas residuales no reciben tratamiento adecuado, especialmente en las grandes ciudades, amenazando la salud humana y la de los ecosistemas.
Para fines de estudio, esta problemática la analizamos para el área localizada en el municipio de Texcoco, Estado de México, en la subcuenca del río Texcoco, la cual forma parte de la Cuenca del Valle de México, en la faja transmexicana y en el extremo sur de la altiplanicie central. El lago de Texcoco formaba parte de un sistema de lagos, actualmente en proceso de extinción, este proceso  comenzó en la época prehispánica.
En aquella época, los indígenas construyeron islas artificiales en los bajos de la laguna, con el propósito de ganar tierras para el cultivo o para construir poblados. Según Díaz (1998) en el siglo XVII, cuando los españoles ya habían sometido los territorios que llamaron Nueva España, la capital del virreinato sufrió incontables inundaciones. Ello motivó la construcción de obras de drenaje continuadas por los sucesivos gobiernos en la época del México independiente, estas obras han contribuido a la desaparición casi total de los cinco lagos que componen el sistema. La cuenca lacustre del valle de México estaba formada por los lagos de Zumpango, Xaltocan, Texcoco, Xochimilco y Chalco.
Dadas las condiciones de la región, resalta la importancia del presente estudio, ya que después de haber sido una zona preponderantemente hídrica, actualmente se presentan problemas de escasez de dicho recurso, al grado de ser considerada zona de veda, de acuerdo a lo publicado en el Plan de Desarrollo Municipal 2006-2009; inclusive la Comisión Nacional del Agua en 2006 clasifica a esta región como extremadamente sobreexplotada.

Justificación

El cambio climático ha influido, consideran los especialistas, al incremento de las concentraciones de gases de efecto invernadero los cuales han ocasionado que se presente un aumento en la temperatura de la mayor parte de los océanos, acelerando la proliferación de diversos virus y bacterias. Estas tendencias obligan a intensificar las acciones de desinfección y potabilización de agua (INEGI, 2007).
Para satisfacer los retos para el sector hídrico en México, se requieren una gestión integral del recurso, a través de incrementar la productividad del agua en el sector agrícola, mejorar la calidad de vida de la población, ampliar la cobertura de servicios, fomentar el uso eficiente y el reuso, consolidar un sistema de información sobre el agua, propiciar la participación de la sociedad en el manejo d
el recurso y fortalecer las capacidades nacionales y locales para enfrentar los efectos de riesgos hidrometeorológicos, lo cual es atendido por la CONAGUA, institución encargada de administrar y preservar las aguas nacionales. El agua es un recurso natural insustituible para la vida; sin embargo las actividades humanas han deteriorado la calidad y disminuido las reservas.

En la zona de estudio el comportamiento es similar al que se presenta a nivel nacional, la Comisión Nacional del Agua (2005) señala que el agua subterránea del acuífero Texcoco, al igual que en el resto de la cuenca del Valle de México presenta procesos de sobreexplotación intensos que amenazan su sustentabilidad, debido a que actualmente el acuífero de Texcoco que representa el 42% del distrito de riego 38 y que abastece a una población de 204,800 habitantes, se encuentra en una condición clasificada como extremadamente sobreexplotado, por lo que es necesario diseñar estrategias que prevean la falta de agua en esta región.

Antecedentes

En las últimas décadas, los problemas relacionados con el déficit del agua de primer uso y la contaminación de las fuentes de agua se han agudizado en México, sobre todo en las zonas áridas y semiáridas, regiones de mayor concentración de la población y en las de desarrollo industrial intensivo. El agotamiento de acuíferos profundos, la contaminación con aguas residuales de los  acuíferos someros y cuerpos de aguas superficiales, la intrusión salina, la falta de alternativas económicamente factibles para afrontar la demanda del agua, son fenómenos cada vez más frecuentes. Sin embargo, están disponibles grandes cantidades de aguas residuales, las cuales, después de un tratamiento adecuado, pueden ser utilizadas para reducir las demandas del sector municipal, industrial, agrícola y recreativo, particularmente en sitios con poca disponibilidad. El tipo de reuso del agua residual más ampliamente aplicado, tanto en México como en el mundo, es el que se destina para riego agrícola, éste es el menos exigente con respecto a la calidad del agua requerida (Muciñio, 2001). En cuanto al reuso urbano-municipal, industrial y potable indirecto, la experiencia es restringida a casos aislados y a caudales relativamente pequeños. Las demandas crecientes de agua han resultado en la necesidad de evaluar en forma crítica el reuso de aguas residuales en el país, como forma de complementar el abastecimiento de agua municipal e industrial.
Havury (1997) menciona que una de las principales ventajas del tratamiento de las aguas residuales, es de tipo económico, siempre y cuando se lleven a cabo adecuadamente los criterios apropiados de diseño y sobre todo el tipo de afluente a tratar, ya que el reuso del agua renovada puede ser de gran utilidad en lugares donde exista escasez de agua. Los aspectos de salud pública que están relacionados con el uso del agua residual involucran la supervivencia de bacterias patógenas y virus en las pequeñas gotas de aerosol pulverizadas sobre y en el interior del suelo. La Organización Mundial de la Salud establece que para el riego sobre cualquier tipo de cultivo el agua no debe tener más de 100 coliformes fecales/100 ml (Pescod, M. 1992).

En México, existe una disponibilidad natural promedio de 465,137 hm3 de agua al año, que lo ubica en el ámbito mundial como uno de los países con disponibilidad baja. En el país, existen alrededor de 653 cuerpos de agua subterránea o acuíferos de los cuales, 104 están sometidos a sobreexplotación; del total se extrae más de 60% del agua subterránea destinada para todos los usos, debido a la sobreexplotación, la reserva de agua subterránea está disminuyendo a un ritmo cercano a 6 km3 por año. En 2006, la disponibilidad natural de agua por habitante en el país fue de 4 mil 416m3 anuales; la menor se registró en la región del Valle de México de 144m3/hab y la mayor en la Frontera Sur que fue de 24 mil 450m3/hab Para el mismo año, la infraestructura para la potabilización del agua suministrada fue constituida por 491 plantas en operación, en este mismo año la extracción de agua ascendió a 77 mil 300 hm3, el 63.3% de ésta es de origen superficial y 36.7% de fuentes subterráneas. De la extracción total de agua más de tres cuartas partes se destinaron al uso agropecuario el 76.82%, el 13.89% para uso público y el 9.29% a la industria (CONAGUA, 2007).
El municipio de Texcoco se encuentra dentro de una cuenca cerrada, que se ha drenado artificialmente, antiguamente el agua se aprovechó en las regiones agrícolas y los sobrantes se dejaban fluir aguas abajo, actualmente los ríos se han convertido en drenes de descargas de aguas residuales que se unen y canalizan en parte al lago artificial Nabor Carrillo. En el municipio se ha presentado un crecimiento urbano tan acelerado, lo que se ha reflejado en que el volumen de extracción de los pozos sea prácticamente del doble de su recarga y que los mantos freáticos se estén abatiendo aceleradamente.

La infraestructura hidráulica con que cuenta el Ayuntamiento para brindar el servicio de agua potable se compone de 13 pozos profundos cuya administración y mantenimiento corresponden  al gobierno municipal. La red subterránea de agua potable tiene una longitud de 50 km y tiene una antigüedad de alrededor de 60 años, la distribución se realiza a través de la extracción del agua mediante conexión directa del tren de descarga de los pozos a la red.
De los 13 pozos con que cuenta el municipio solo 9 se encuentran en funcionamiento los cuales vierten en la red un volumen de 22,708 m3  de agua con un superávit estimado de 4208 m3 que se pierden por las fugas existentes en la red de agua potable de Texcoco, cabe mencionar que está fue construida con tuberías de asbesto, material contaminante que no resulta apto para la conducción de agua para consumo humano.

Objetivos

Analizar la problemática entorno a las aguas residuales en la región de Texcoco para realizar un diagnóstico.

Conocer la situación histórica del agua para resolver los retos del futuro.

2. Método

Esta investigación  se realizó con el método deductivo y como instrumentos de investigación la revisión bibliografía, trabajo  de campo con entrevistas dirigidas. Se hizo una revisión del acervo bibliográfico de bibliotecas y medios electrónicos, como la información publicada por dependencias gubernamentales, así como  se visitaron  las plantas tratadoras en el municipio, y de los cárcamos en el municipio de Texcoco, Estado de México.

3. Marco de referencia

Reseña histórica de la cuenca del valle de México.

La abundancia de recursos naturales de la cuenca de México, la más extensa dentro de regiones lacustres, propició el desarrollo de poblaciones que se convirtieron en grandes regiones económicas. Parte de los lagos fueron transformados mediante obras hidráulicas y suelos artificiales para transporte y uso habitacional o agrícola (Rojas, 2004). Esta cuenca admirable, que ya solo existe en la memoria y en sus deteriorados restos en algunos rincones del sur, era la más extensa de entre varias regiones lacustres de origen volcánico que existieron en el México central, producto de la intensa actividad tectónica del terciario y del pleistoceno.
El historiador Rojas (2004) menciona que en el periodo previo a la invasión española, las cuencas lacustres de origen volcánico albergaron a dos de las grandes civilizaciones del posclásico mesoamericano: la mexica y la purépecha. Fue precisamente en el transcurso de ese periodo cuando la cuenca de México tendría el aspecto que guarda la memoria, según la cual los tenochcas fundaron Tenochtitlan en medio del lago, pero como mucho se ha reiterado la cuenca no era un valle ni el lago era un solo lago. Se trataba de un sistema compuesto por cinco subcuencas con espejos de aguas someros y fondos relativamente planos, con secciones pantanosas y con lagunetas que ocupaban entre 800 y 1000 km2 de superficie.
Esos cinco lagos se encontraban a alturas ligeramente diferentes, dicho conjunto funcionaba como un sistema de vasos comunicantes que confluía en el de Texcoco, el central y más bajo de todos. Se encontraba artificialmente subdividido en dos por medio de un albarradón (dique) construido bajo la dirección del gran tlatoani Acolhua Nezahualcoyotl. El vaso del oriente, conocido como el de Texcoco, tenía sus aguas despejadas, era salobre y sus bordes presentaban fuertes variaciones estacionales.

El lago de México ocupaba la parte occidental y era menos salino por que fue aislado por el dique, y porque recibía agua dulce de los manantiales del sur y de los ríos del poniente, esto hizo posible la construcción de chinampas agrícolas. En el sur se encontraban los dos lagos de agua dulce más importantes el de Chalco al oriente y Xochimilco en el  occidente, se encontraban a una altura hasta tres metros más arriba que el de Texcoco (Rojas, 2004).

Actividades productivas: navegación y chinampas

Según Palerm (1973) las modificaciones más importantes a las que el medio natural fue sometido, principalmente en los siglos XIV, XV y XVI, destacó una inmensa y compleja red hidráulica, con obras de ingeniería como calzadas-dique, albarradones, acueductos, acequias y canales, puertos, ríos canalizados y presas, los cuales hicieron posible tanto el doblamiento lacustre como la navegación y la práctica de la agricultura chinampera, mediante el control de los niveles de agua en los canales para evitar las inundaciones y la sequía en el sistema lacustre en general.

La agricultura que se practicó en este tipo de terrenos fue una de las más intensivas de Mesoamérica y de todo el mundo antiguo mesoamericano (figura 1). Gracias al uso de almácigos de lodo proveniente de los canales, trasplantes, fertilización y otras técnicas especiales, en las chinampas se sembraban en forma continua una gran variedad de plantas: maíz, jitomate, tomate, calabaza, chile, frijol, chía, diversos quelites y hierbas comestibles, chayote, flores de ornato, hierbas medicinales y de olor (Rojas, 1993).

Drenaje del lago de Texcoco

Con las obras porfirianas se suponía que el problema de las inundaciones estaba resuelto. Sin embargo, hacia la mitad de la década de 1920, el sistema ya presentaba ciertas fallas, como demostraría en 1947 el ingeniero Nabor Carrillo, la extracción de agua de los acuíferos del valle de México propiciaron una pérdida de la pendiente del sistema de colectores del drenaje. En 1950 se inicio una nueva ampliación de los colectores, y se intentó aumentar la velocidad de salida del agua, por medio de la construcción de un nuevo túnel en Teququiac, que fue concluido en 1954.

En 1938, el último canal que surcaba la zona urbana, el de la Viga (figura 2), había sido cegado definitivamente. Sobre él se construyó una avenida del mismo nombre. La misma suerte corrieron entre 1954 y 1957 los ríos Churubusco, Remedios, del Consulado y de la Piedad. En 1967 dio inicio la construcción del Sistema de Drenaje Profundo de la Ciudad de México.
Según el proyecto original, el sistema comprendía dos interceptores de cinco metros de diámetro y dieciocho kilómetros de longitud. Ambos descargan al Emisor Profundo, que a su vez descarga en el sistema de drenaje del lago de Texcoco. De tal suerte, el lago de Texcoco quedó reducido a una ínfima parte de su superficie inicial. Otra situación que agrava el problema es que el Sistema de Drenaje Profundo mezcla las aguas de los ríos que bajan del poniente del valle con las aguas negras de desecho de la ciudad, sin aprovecharlas; mientras que buena parte del agua potable que se consume en la ciudad de México debe ser importada de las cuencas del Balsas y el Lerma.

Caracterización del municipio de Texcoco

El municipio de Texcoco se localiza en la porción Oriente del Estado de México y es el centro rector de la región XI de esta misma entidad; de acuerdo con el Plan de Desarrollo Municipal 2006-2009, sus coordenadas geográficas extremas se encuentran entre los paralelos 19° 23´ 43´´ y  los meridianos de 98° 39´ 27´´ y 99° 01´45´´ de longitud al Oeste del meridiano de Greenwich. Forma parte de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México y se encuentra a 25 kilómetros del Distrito Federal. Colinda al Norte con los municipios de Atenco, Chiconcuac, Papalotla, Chiautla y Tepetlaoxtoc; al Sur con los municipios de Chimalhuacán, Ixtapaluca, Chicoloapan y Nezahualcóyotl; al Oriente con el estado de Puebla, y al Poniente con los municipios de Nezahualcóyotl y Ecatepec. Su principal asentamiento es la cabecera municipal denominada Texcoco de Mora y cuenta con 56 localidades urbanas entre las que destacan por su tamaño San Miguel Coatlinchán y Santiago Cuautlalpan.
Tiene una extensión territorial de 418.69 km cuadrados, que se distribuyen desde las zonas planas del antiguo vaso del ex lago de Texcoco al Poniente, hasta la Sierra Nevada al Oriente, por lo que se presentan relieves planos, de lomeríos suaves, así como pendientes abruptas en la sierra; en efecto, la parte baja del municipio arranca en la cota por abajo de los 2,200 msnm en el vaso del ex lago y alcanza más de 4,100 msnm en la parte alta de la sierra (PDM, 2006-2009).

4. Resultados
 
El tratamiento de las aguas residuales es un proceso complejo, exige un importante esfuerzo para la evaluación de las necesidades de depuración, tales como la caracterización de las aguas residuales. Esto último se logra a partir de diversas mediciones físicas, químicas y biológicas, entre las cuales se incluyen la determinación del contenido en sólidos, la demanda bioquímica de oxígeno, la demanda química de oxígeno y el pH. El proceso de depuración de aguas residuales tiene como producto principal el agua depurada que se incorpora a los cauces, pero también conlleva la producción de gran cantidad de subproductos, especialmente los fangos ricos en materia orgánica que se producen en el tratamiento biológico y en las sucesivas decantaciones.
Sin embargo este método presenta algunas desventajas, las cuales aparecen cuando estos sistemas no son aplicados en forma apropiada y se generan riesgos para la salud pública; se ha observado que se contamina a los cultivos o se eutrofican ríos, lagos y estanques. Otro de los aspectos de alto riesgo está asociado al vertido de las aguas residuales de industrias principalmente la química. 

Aguas subterráneas

En el valle de Texcoco, las principales fuentes de recarga natural del acuífero son la lluvia y los escurrimientos superficiales. El sistema de macizos montañosos funciona como cuerpo receptor de recarga natural y a su vez como transmisor de agua infiltrada hacia las partes bajas. Las áreas de recarga se localizan en las sierras que limitan con el valle por el norte, sur y oriente. Otra fuente de recarga natural es la que se genera en las partes más bajas del valle por la precolación de riegos con láminas excesivas aplicadas a los cultivos (Cosío, 2001).

A continuación presentamos en el cuadro 1 la clasificación de uso del suelo en el municipio de Texcoco, así como la extensión y sus principales problemas. Lo destacable de este cuadro es que la mayor parte de la superficie se dedica a actividades agropecuarias y forestales, seguido de la zona urbana y una pequeña extensión para uso industrial.

Las zonas nororiente y norponiente del municipio cubren, casi totalmente, los requerimientos de agua potable de la población mediante una red de pozos profundos. El 80% de la demanda de agua para la agricultura y el 100% del agua potable suministrada a las localidades proceden del subsuelo, como observamos en el cuadro 2.

En 1990 se censaron 312 pozos que extraían anualmente 105 millones de metros cúbicos. En el cuadro 1 se muestra la distribución por usos de los pozos. De los 74 pozos de agua para uso potable, 9 están en servicio para la cabecera municipal y son directamente administrados por el gobierno municipal. El volumen promedio es de 294,944m3/día de extracción para estos nueve pozos (Ver cuadro 3).

Fuentes de riesgo ambiental en el municipio

La principal fuente de riesgo ambiental para el municipio de Texcoco es la sobreexplotación de los bosques, ya que estos son áreas de recarga natural de los acuíferos. La tala inmoderada desequilibra el ciclo hidrológico, disminuyendo la temperatura y provocando cambios en la temperatura. Esto indica la importancia de conservar el bosque, pero a pesar de esto, la única área Natural protegida es el Parque Nacional Zoquiapan.
Otras fuentes de riesgo son: el cambio de uso del suelo, la contaminación con aguas negras, la sobreexplotación de los mantos freáticos, además de que no existe una buena administración en los pozos y manantiales. El Río Texcoco junto con el río Tejocote y San Bernardino son los qué mas presentan este problema. Existe también contaminación de suelos y agua por residuos sólidos, drenajes y desechos biológico-infecciosos. Otro problema es la contaminación del aire y del agua por establecimientos industriales, comerciales y de servicios y unos 45,000 vehículos automotores.

Problemática del agua potable en el municipio

La problemática del suministro del agua potable en Texcoco tiene diversas vertientes: en primer lugar se debe señalar que de los 13 pozos referidos, son 9 los que se encuentran en funcionamiento, los cuales vierten en la red un volumen de 22 708 m3 de agua, con un superávit estimado de 4,208 m3 que probablemente se pierden por las fugas existentes en la red. A este desperdicio del vital líquido se debe agregar que aproximadamente un tercio de la población usuaria en la cabecera municipal no paga por el servicio de agua potable debido a que no tienen contrato. Otro aspecto importante que tiene que ver con la obsolescencia de la red de agua potable de Texcoco, aunque existen tramos de tubería de cobre y PVC la mayor parte de la tubería es de asbesto, material contaminante que no resulta apto para la conducción de agua para consumo humano.

Ubicación de cárcamos en el municipio de Texcoco.

El análisis de la infraestructura para proporcionar el servicio de drenaje en el municipio muestra también que se necesitan importantes inversiones. La red de drenaje subterránea de Texcoco tiene una extensión de 50 kilómetros y cuenta con cuatro cárcamos ubicados en Joyas de Santa Ana (en el mapa se muestra cerca de la colonia El Xolache), Fraccionamiento San Martín, Las Vegas y la calle Ignacio Manuel Altamirano (ubicado en el mapa en la colonia San Mateo) dichas ubicaciones se muestran en la figura 3 y el cuadro 4, se cuenta con un camión Vector que succiona sólidos y líquidos de los cárcamos permitiendo una descarga más ágil de las aguas residuales en la ciudad.

La red de drenaje es funcional en la época de bajas precipitaciones, de octubre a junio, cuando la precipitación está en el orden de los 4,102 m3 diarios. Anualmente se precipitan en la cabecera municipal alrededor de 2,800 000 m3 de agua de buena calidad, que se mezcla con las aguas residuales; perdiéndose en las tuberías del drenaje y en los cauces tributarios del Lago de Texcoco. De manera que la cabecera municipal además de sufrir encharcamientos en la temporada de lluvias, desperdicia un importante volumen de agua que podría destinarse a la recarga de los mantos freáticos. Este desperdicio de agua es de una magnitud similar al consumo de agua de medio año para la ciudad de Texcoco.

Las plantas tratadoras de aguas residuales están ubicadas en la Colonia Las Vegas y en la Universidad Autónoma Chapingo, la de la Colonia Las Vegas nunca funcionó y la de la UACH  funciona únicamente en el periodo de escasa precipitación pluvial.
 
Problemática del agua residual

De acuerdo con información proporcionada por el área de agua potable y alcantarillado, municipal, en las comunidades las descargas de aguas residuales se dirigen a los cauces de los ríos, por lo que es necesario establecer procesos articulados de manejo de las aguas residuales y de los desechos sólidos, para favorecer el rescate de las subcuencas hidrológicas del municipio. Esto debido a que la planta de tratamiento de aguas residuales con la que se cuenta nunca ha funcionado y  las áreas verdes del municipio se riegan con agua potable. Por otro lado, la planta de Chapingo solo trata las aguas negras que descienden de Tequexquinagua y de las colonias de Villavista y el ISSSTE.

Actualmente todas las comunidades del municipio cuentan con drenaje; sin embargo, la extensión de las zonas urbanas sobre los terrenos agrícolas determina nuevas necesidades, de manera que se estima que a nivel del municipio sólo el 3.5% de las viviendas particulares no cuentan con drenaje. En general puede decirse que las áreas deficitarias corresponden a diferentes tipos de asentamientos irregulares.

5. Discusión

En la Región de Texcoco no hay instalaciones de plantas tratadoras de aguas residuales, sólo se cuenta con cárcamos, los cuales captan todo tipo de aguas y desembocan en los ríos, no se respeta ningún tipo de norma, ni control sobre dichas aguas, es decir que, lo que la Ley de Aguas Nacionales y la Norma Oficial Mexicana NOM-001-SEMARNAT 1996 que establece los límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales en aguas y bienes nacionales, no se está llevando a cabo en el Municipio de Texcoco.
El problema radica en la falta de planeación de un buen tratamiento de las aguas residuales y en el caso omiso de la normatividad que rige el vertido de dichas aguas. La falta de manejo y control adecuado de este vital recurso se ve reflejado en los recortes del suministro de agua en varias zonas de la región, así como su inminente escasez, dado  que Texcoco se localiza en la zona de explotación 9-01 Valle de México y su condición geohidrológica es de sobreexplotación extrema por lo que ha sido declarado como zona de veda, esta situación debería permitir el control de la extracción para evitar llegar a niveles de alta escasez de agua que traería consecuencias ambientales y humanas desastrosas.

Los efectos esperados son el aumento de los costos de extracción hasta configurar una crisis grave por escasez dada la situación crítica por presión del crecimiento de la población y los requerimientos de la economía local y regional; en esta situación se espera el surgimiento de una crisis regional por competencia en la apropiación del recurso entre los municipios.
Adicionalmente, si se consideran las zonas de disponibilidad de agua, el pago por derechos de extracción de municipios e industrias, la zona en que se encuentra el municipio ZDA-6, presenta una región con escasez media de agua, donde el costo del agua debe ser de $5.74 m3,  de acuerdo a la Ley Federal de Derechos por uso de agua, en 2006. Si se continúa con esta condición de sobreexplotación del acuífero, el escenario posible a mediano plazo para el municipio de Texcoco es ubicarse en la zona ZDA-4 con una clasificación definida por mayor escasez de agua debido a la presión demográfica, económica y a la condición de $8.06 m3 como costo del agua, con un aumento de 40%. Si se llega a una crisis del agua el municipio tendría que enfrentar un aumento en el pago por derechos de agua equivalentes a las siguientes zonas: en ZDA-3 el costo será  de $9.80 con un incremento de 71%; en ZDA-2 el costo será $11.73 con un 104%; y en ZDA-1 el costo será de $14.66 con un incremento de cuotas del 155%. Desde esta perspectiva se comprende que es en el área  lacustre y en la llanura donde el uso es excesivo por lo que se requieren mejoras tecnológicas para lograr un uso más eficiente.
El problema del agua en Texcoco incluye su captación y aprovechamiento, así como el tratamiento de las aguas usadas. El sistema hidrológico muestra un acelerado deterioro que requiere de acciones integrales con la participación de la población. El crecimiento de la población, la falta de mantenimiento y la ampliación han hecho obsoleta la red de drenaje y hacen necesario la construcción de un colector central para evitar inundaciones.
El escenario de una crisis en el suministro de agua al nivel municipal resulta cada vez más cercano, puesto que no existe estación de monitoreo para medir el nivel de contaminación por aguas negras ni tampoco para establecer la condición de calidad del agua y de la calidad de agua natural, residual y tratada. Si se continúa con esta condición de sobreexplotación del acuífero, el escenario posible a mediano plazo para el municipio de Texcoco es ubicarse en la zona ZDA-4 con una clasificación definida por mayor escasez de agua debido a la presión demográfica, económica y a la condición de sobreexplotación, como ya se mencionó antes. México enfrenta una crisis de abasto de agua potable en amplias regiones, sobre todo en la ciudad de México y su área metropolitana, el Valle de México vive ya las consecuencias de tener bajos niveles de reservas en las siete presas que abastecen el sistema Cutzamala.

Otros problemas importantes son la distribución del agua así como la sobreexplotación de los mantos acuíferos que están dando paso a hundimientos que podrían alcanzar el drenaje, se extrae agua al doble de su capacidad, lo que sumado a la falta de lluvias durante el 2008 hacen más severo el problema. El municipio utiliza agua potable para actividades de riego de jardines, agricultura por lo que hay una importante pérdida de este líquido, pudiendo remplazarlo con agua tratada para limpia de calles, riego de jardines, mercados y sitios públicos.

6. Conclusiones y Recomendaciones

Es urgente la construcción de plantas tratadoras de aguas residuales para disminuir la presión sobre el uso de agua limpia y se reutilice en limpieza de calles y riego de jardines. Hacer los trabajos necesarios para que funcione el de la Colonia Las Vegas y la de la Universidad Autónoma Chapingo funcione todo el año.
Se requiere atención urgente en la aplicación de la Norma Oficial relativa al manejo de aguas residuales y cumplir con la ley que especifique que no se deben verter aguas negras en caudales federales, como los ríos y el Lago de Texcoco.

El problema de escasez de agua está directamente relacionado con el crecimiento de la población y el mal uso del agua.
La construcción de conjuntos habitacionales ha propiciado un consumo mayor de este recurso, así como el incumplimiento de instalar plantas tratadoras de agua.
Es urgente reparar las fugas de agua de la red de distribución así como en las casas, edificios, y áreas públicas.
Se requiere mayor atención en conservación de la infraestructura, con un programa de mantenimiento permanente.

7. Literatura citada

CONAGUA. Comisión Nacional de Agua. 2005. Gerencia regional de aguas del Valle de México y Sistema Cutzamala 2004. El agua del valle de México, Presente y Futuro. México.
CONAGUA. Comisión Nacional de Agua. 2006. Estadísticas del agua en México. 4ª edición. México.
CONAGUA. Comisión Nacional del Agua. 2007. Estadísticas del Agua en México. Sistema Unificado de Información Básica del Agua (SUIBA), México.
CONAGUA. Comisión Nacional del Agua. 2007. Situación del Subsector Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento, México.
Cosío R., C. 2001. Panorama socioeconómico y demográfico de Texcoco, indicadores para la planeación municipal. Universidad Autónoma Chapingo, Texcoco, México.
Díaz del Castillo, B. (1998): Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. Col. "Sepan Cuantos...", No. 5. Editorial Porrúa. México.
Havury N. 1997. Agricultural Escosystem. Environment Health Perspectives, USA.
INEGI. Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática. 2007. Sistema Nacional de Información sobre Cantidad, Calidad, Usos y Conservación del Agua, SINA. México.
INEGI. Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática. 2008. Estadísticas a propósito del día mundial de agua. Datos nacionales. Marzo de 2008. México.
Loría, A., J. 2004. Introducción a la construcción. Historia de la construcción de México. UADY. Mérida Yucatán, México.
Muciñio. D. 2001. Estudio General del caso Lago de Texcoco México. Proyecto Regional. Sistemas Integrados de Tratamiento y uso de Aguas Residuales en América Latina: Realidad y Potencial. México.
Palerm A. 1973. Obras hidráulicas prehispánicas en el sistema lacustre del valles de México. SEP-INAH. México.
Pescod, M. M. 1992. FAO Irrigation & Drainige. Roma.
Plan de Desarrollo Municipal de Texcoco, Gobierno del Estado de México. 2006-2009.
Rojas, T. (1993). La agricultura chinampera. Compilación Histórica. Universidad Autónoma Chapingo. México
Rojas, T. (2004). "Las cuencas lacustres del Altiplano Central". En: Arqueología Mexicana. Vol. XII. Núm. 68. Julio-agosto 2004. pp. 20-27. Editorial Raíces - Instituto Nacional de Antropología e Historia. México.

 

 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

Página: [1]
Por: Leticia Sánchez Rodea Fecha: 01 del 10 de 2012 - 06:25
es muy importante saber que es es de gran importancia cuidar nuestros humedales, lo unico que resta de la cuenca del valle de mexico. buen trabajo!

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 

TECSISTECATL: Economía y Sociedad de México
Director: Jorge I. Rionda Ramírez(CV)
Editor: Juan Carlos M. Coll (CV)

ISSN: 1886-8452
EUMEDNET

Revista TECSISTECATL
El Grupo Eumednet lamenta la pérdida de nuestro gran amigo Jorge Rionda, deja un gran vacío en todas las personas que tuvieron la dicha de conocerle.
Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Enlaces
Subscribirse a Tecsistecatl
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > TECSISTECATL