Sociedad Global
Revista de relaciones internacionales y ciencias políticas
ISSN 1851-6262

CARLOS CALDERÓN Y JOSÉ GÓMEZ Política, poder y centralización: de la Galicia irmandiña al ocaso de los Austria (S. XV-XVII)
EDITORIAL DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DEL COMAHUE, NEUQUÉN, 2008, 193 PÁGINAS.

 

Carolina Molinari

 

Carlos Calderón y José Gómez son los coordinadores de un grupo de investigación patagónico que, en el ámbito de la Universidad Nacional del Comahue, hace ya muchos años se dedican al estudio de la Historia política y social de Galicia, especialmente el período que comprende la Edad Media y principios de la Moderna. La dedicación casi exclusiva a esta temática y el estudio de fuentes de la época (como las actas de la Junta de Galicia o los relatos de cronistas locales) les han permitido desarrollar interpretaciones propias de este período histórico, muchas veces alejadas de los conceptos explicativos que presenta la historiografía española clásica.

Producto de este trabajo minucioso y artesanal Política, poder y centralización es un libro de análisis histórico muy bien documentado, inscripto en lo que se denomina toria Política, corriente historiográfica que focaliza en las relaciones de poder como medio para interpretar el pasado. Anclado temporalmente en los fines de la Edad Media y el surgimiento del Estado Moderno o Absolutista Español (S. XV al S. XVII) los autores realizan un análisis de los grupos de poder y los órganos de gobierno local del Reino de Galicia. En el período estudiado el territorio gallego se encontraba signado por guerras intranobiliarias y dinásticas, pestes, malas cosechas, etc.; que envolvían al Reino en una “…conflictividad que se materializaba en una lucha de todos contra todos” (p. 13). Es sobre esta Galicia anárquica que los Reyes Católicos deciden imponer su programa de pacificación, institucionalización y definitiva integración del reino a la monarquía castellana. Así, los autores buscan acercarse en los sucesivos capítulos a las distintas formas de articulación del poder local con la monarquía centralista.

Las fuentes históricas analizadas les permiten a los autores afirmar que el reino de Galicia no aceptó sin más el dominio de la Corona, de hecho las reacciones en contra del centralismo fueron violentas. No obstante, el poder centralizador terminó por imponer la dominación, y los nobles gallegos detractores fueron asesinados o expulsados del territorio. Sin dejar de señalar esto, los autores reconocen el pedido de justicia que Galicia realiza a la Monarquía Castellana y la “relativa” calma social que aporta la implantación en el territorio gallego de las instituciones de Justicia monárquica. Esta relativa paz, confiere el fundamento para la legitimación de la do-minación del poder centralizador. Además, dentro de las relaciones de poder centro-periferia, los autores muestran cómo se realizaron acciones de negociación política, que beneficiaron tanto a los detentadores del poder local como al Estado Centralizador Católico.

El libro recopila ocho artículos: los cuatro primeros escritos por Calderón y los cuatro últimos por Gómez.

En el primer artículo Calderón nos acerca al contexto social y político que imperaba en el Reino de Galicia en los S. XIV y XV. Describe robos, pestes, conflictos intranobiliarios, entre otros infortunios. Este escenario propicia el caldo de cultivo para el surgimiento del movimiento irmandiño: “…al que algunos autores por el grado de beligerancia y cuestionamiento social alcanzado, han definido como revolucionario y que otros atribuyen a la ruptura de los marcos de contención instituidos por la iglesia” (p.17). Este movimiento estaba integrado por campesinos, burgueses e hidalgos cansados de los robos, asesinatos, depredaciones, cobro de excesivos tributos y otras manifestaciones de la violencia nobiliaria. También relata los conflictos que provocaba la imposición de la soberanía de los Reyes Católicos sobre el reino de Galicia, que no estaba dispuesto a reconocerlos sin más.

El segundo artículo, nos relata las dificultades para implantar la dominación monárquica de Isabel y Fernando en el territorio gallego, a través del análisis de una crónica de la época “recuento de las casas antiguas del Reino de Galicia”, redactada por Vasco de Aponte, Secretario del conde Don Fernando de Andrade. Por intermedio de este documento se llega a las impresiones de los gallegos ante la llegada de los primeros funcionarios monárquicos. La creación en 1480 por los Reyes Católicos del cargo de gobernador, el cual era un delegado del poder central en el territorio y su cometido era traer justicia y orden, objetivo en parte cumplido a través de la eliminación o expulsión de la nobleza opositora.

El tercer artículo aclara el concepto de “Casa hidalga” en referencia al sistema señorial gallego. La “Casa” era una institución socio económica de ordenamiento social (ya que organizaban el dominio de las tierras sujetas a la explotación agraria), pero también tenía un fuerte peso inmaterial o simbólico (apellido, emblema heráldico) que implicaba el reconocimiento de su superioridad por parte de la población. A través del análisis de los documentos de la época se señala la organización de las relaciones de superioridad y dependencia establecidas entre las distintas “Casas” gallegas.

El cuarto artículo, nos muestra un ejemplo de la relación conflictiva entre Galicia y el centro Castellano. A través del análisis de las actas de la Junta de Galicia (órgano de gobierno del reino de Galicia creado en el S. XVI) se observa el constante pedido a la Corona de la restitución del voto en las cortes de Castilla, ya que el reino de Galicia había perdido la representación directa. A cambio de esto, otorgarían el aporte económico que solicitaba la Corona para la construcción de galeones que defenderían las costas gallegas. Este hecho puntual sirve de ejemplo para ana-lizar el juego de poder que suponía la concesión de ciertos intereses para la Corona pero siempre a cambio de un factor de representación y poder que permitiera ganar soberanía a favor de la nobleza local. El grueso de la población “respondía” a los señores locales, por lo que el poder central debía siempre negociar con la Junta para conseguir los tributos y la defensa de las costas gallegas, eje de su política centralizadora. Así, el voto en cortes es restituido en 1621-1622, lo que otorga la real representación gallega ante el gobierno central. La junta del reino se convertirá en el instrumento con el que se luchaba por mantener la soberanía gallega.

El primer artículo escrito por Gómez propone una reflexión en torno a la Revolución Irmandiña de 1467 (hito en la historia medieval de Galicia). A través de un estudio diacrónico, contextualiza lo ocurrido en la sociedad del Antiguo Régimen: Galicia como reino cristiano, donde gobernar era sinónimo de hacer justicia y el objetivo era el bien común. Explica que el poder señorial había perdido legitimidad, y se había convertido en abusivo, no solo por la violencia ejercida, sino también por el cobro de excesivos impuestos, especialmente en el contexto de pestes, desastres climáticos y malas cosechas que se vivía. Los sublevados atacaban las fortalezas de los señores por representar la expresión más acabada de ese sometimiento. Así llega a la conclusión que la revuelta se realizó gracias a la reacción de amplios sectores de la sociedad gallega que veían que los grandes señores se estaban desviando de su función social (cada uno tenía una en el Antiguo Régimen). Concluye que los actores que participaron de la revuelta tenían como objetivo la restauración de la justicia de acuerdo a los cánones de una sociedad cristiana, y no alterar la totalidad del orden social, en una lucha de campesinos contra señores como muchas veces ha interpretado la historiografía tradicional

En el segundo artículo, a través del análisis de un pleito promovido ante la Audiencia de Galicia (institución judicial instaurada por los Reyes católicos) por los vecinos, Gómez observa los mecanismos de mantenimiento del poder en el territorio gallego. Según los datos de la época, las denuncias ante la Audiencia contra los abusos por usurpación de tierras o cobro de excesivos tributos contra los señores eran continuas. El sostenimiento de las desigualdades queda demostrado cuando ante un fallo adverso el señor lo desobedecía, simplemente porque el poder efectivo lo seguían detentando los nobles locales, sin que las instancias judiciales centralizadas pudieran cambiar demasiado esta realidad de fuerza del sistema señorial.

En el tercer capítulo Gómez desarrolla la idea de que la injerencia de los Reyes Católicos en Galicia logró fortalecer grupos locales de poder: “…la intervención real en los espacios locales llevó aparejada la formación de un plantel de funcionarios cuyos cargos constituyeron una fuente de beneficios económicos y prerrogativas sociales” (p.144). El sistema real se apoyaba sobre los funcionarios gallegos que, falsificando padrones municipales, promovían hidalgos en contra de las leyes Monárquicas. A través de los documentos de la época Gómez demuestra como comienza a surgir una nueva legitimidad, ya no tan basada en la costumbre respetada “desde tiempos inmemoriales” y sí respaldada en el derecho y los registros notariales.

Para finalizar este libro y ya llegando al último artículo, José Gómez, volcado en el análisis de las Actas de la Junta de Galicia, reflexiona acerca de la incidencia de las guerras que emprendió la Monarquía Hispánica en el ordenamiento político al interior de Galicia. Los apoderados del reino gallego respondían muy bien a las demandas reales, ya que significaba una vía de ascenso social. Se negociaban hombres para las guerras a cambio de títulos nobiliarios. Las actas de la Junta exhiben la relación de nombres de las principales familias gallegas ocupando cargos importantes en la estructura militar de la monarquía. Así, para ilustrar una vez más los cambios que vivió Galicia a partir de su integración a la monarquía católica, establece “La violencia sin cuento característica de Galicia en el siglo XV […] orientada en los conflictos exteriores librados en beneficio de los ideales de integración propios del orden concebido por el catolicismo, sostenidos firmemente por la monarquía castellana” (p. 193).

Durante el desarrollo de este libro pudimos observar una Galicia a la que se le impone por la fuerza el centralismo castellano, pero que muchas veces, negocia y consigue imponer sus intereses localistas, demostrando la complejidad de las relaciones de poder y su mantenimiento. El análisis que aportan los autores permite trazar una línea de continuidad con la historia política reciente de España. Recién en 1978, y tras la dictadura franquista, se intenta resolver de alguna manera esta tensión entre el centralismo del Estado Español y las reivindicaciones de las comunidades autónomas con el establecimiento de la nueva Constitución que las reconoce e incorpora, otorgándoles soberanía para autogobernarse. Es así que el estudio de la Historia de Galicia siempre va a tener amplia resonancia en el presente ya que el estado central aún mantiene muchas veces relaciones de tensión y pujas de poder con las denominadas “nacionalidades históricas”. La documentación de gran valor histórico que compone este libro, se vuelve así de suma importancia para rastrear y analizar una y otra vez los orígenes medievales de esta relación.

 
 
SOCIEDAD GLOBAL es una revista académica de la Universidad Abierta Interamericana. La versión digital es editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Directora
María Susana Durán Sáenz


ISSN: 1989-3981
EUMEDNET

SOCIEDAD GLOBAL
Universidad de Málaga > Eumed.net
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático