Sociedad Global
Revista de relaciones internacionales y ciencias políticas
ISSN 1851-6262

BRASIL COMO POTENCIA REGIONAL Y LAS CONSECUENCIAS PARA AMÉRICA LATINA. UNA EXPLORACIÓN SOBRE LA REALIDAD

 

Bárbara Ciminari
Docente de la Universidad de Morón (UM), República Argentina. Colaboradora de Sociedad Global
barbara_ciminari@yahoo.com.ar 

 

RESUMEN

El presente artículo explora las características de los intentos de liderazgo de Brasil, así como las condiciones que presenta para establecerse en dicho lugar. En este sentido, son fundamentales sus relaciones con el resto del mundo y las posibilidades que ofrece como potencia regional en términos de triangulación para el desarrollo. Ese liderazgo encuentra tanto apoyos como resistencias, sumado a un poco claro interés de Brasil por tomar a su cargo con esta responsabilidad. Es evidente que un liderazgo de este tipo en el proceso de integración puede importar a Brasil altos costos que, por ahora, parece poco dispuesto a tomar. Las siguientes páginas son un ensayo sobre un tema que se está tornando cada vez más importante y más actual en las relaciones al interior de la región.

PALABRAS CLAVES

Brasil, Integración Regional, Potencias Regionales, Países Clave.

ABSTRACT

This paper explores the characteristics of Brazil’s intents of leadership and its conditions to establish in such role. In this sense, its relationships with the rest of the world are crucial, and the possibilities that this country shows as a regional leader in development triangulation terms. This leadership faces even support as resistance, and to this equation we must add Brazil’s ambiguous interest to take in charge this leadership role. It is clear that a leadership of this kind in the integration process could imply high costs that, so far, Brazil seems not eager to pay. This paper is an essay over a subject that is taking more and more importance in regional relationship.

KEY WORDS

Brazil – Regional Integration – Regional Leaders – Key Nations.

RESUMO

Este estudo explora as características dos intentos de liderança do Brasil, y as condições que apresenta para estabelecer se nesse lugar. Para este analise são fundamentais suas relações com o resto do mundo, y as possibilidades que oferece como potencia regional em términos de triangulação para o desarrolho. Essa liderança experimenta tanto apoios como resistências, y um não muito claro interesse de Brasil por tomar essa responsabilidade. Resulta evidente que uma liderança de este tipo no processo de integração significaria altos custos ao Brasil, que -por enquanto- no está disposto a pagar. As seguintes páginas conformam um ensaio sobre um tema que se está tornando cada vez mais relevante y mais atual.

PALAVRAS CHAVE

Brasil, Integração Regional, Líderes Regionais, Nações Chave

En las ciencias sociales la economía se transformó en las últimas décadas en el centro de la atención. Básicamente pasó a explicar muchos otros aspectos que ya tenían entidad propia y que se vieron dejados de lado. Para aquellos que trabajamos, estudiamos y analizamos constantemente ese fenómeno complejo y cambiante llamado sociedad, las décadas anteriores han mostrado la preponderancia (al menos en la teoría) de la economía por sobre la política y el aspecto social.

Pero desde un tiempo relativamente breve hacia atrás, se ha dado un proceso donde nuevamente la política ha empezado a ocupar el lugar que realmente le corresponde como potencia organizadora de la sociedad. Lentamente la comunidad científica ha recordado que más allá de otros factores, la política no pierde relevancia porque siempre, y en última instancia, las decisiones que afectan a la sociedad, son decisiones políticas.

Este proceso se ha visto potenciado especialmente por la crisis económica mundial que ha comenzado a mostrar sus primeros golpes durante el pasado año 2008. En un artículo publicado en el diario Clarín, Felipe González expone con una claridad admirable un nuevo tiempo que se abre, que hace necesarias, aún por sobre el mismo mercado, las decisiones políticas fuertes y comprometidas con la realidad. Habla entonces de una vuelta a “…la política con mayúsculas, la que mira a los ciudadanos y pone al mercado a su servicio y no al revés”.2

Es en este punto donde comienza a verse la importancia de las decisiones políticas para poder frenar los efectos de la crisis económica, reduciendo los impactos en la sociedad. Cada uno de los gobiernos establece cuáles son aquellas intervenciones que juzga más necesarias para frenar los efectos sobre la sociedad que rigen. Pero será necesario un cambio en el método de emprender las acciones, teniendo en cuenta que no puede dejarse que los mercados funcionen libremente. Los resultados de ese tipo de política que se ha venido aplicando han comenzado a hacerse cada vez más visibles y a golpear con fuerza la realidad.

Dentro de este nuevo panorama mundial, es claro que el papel del Estado no ha perdido validez y preponderancia de ninguna manera. A pesar de la pérdida de poder que se ha dado por la aparición de nuevos actores, no pierde por eso su capacidad propia de Estado, en tanto actor internacional.3 Las decisiones últimas en las relaciones internacionales corresponden siempre al Estado, actor fundamental en cuestiones de conflictos, mediaciones, procesos de integración, etc.

Cada una de las regiones actúa de diferentes maneras en relación con estas reglas que están establecidas en la actualidad. El escenario propio de América Latina, sobre el cual intenta centrarse el presente ensayo, presenta algunos ribetes particulares, tanto en relación con la crisis económica como con las relaciones entre los Estados.

En primer lugar, se ha dado una pérdida de poder por parte de Estados Unidos que ha encontrado cada vez más resistencia para imponer sus decisiones dentro de la región. De tal manera, en diferentes momentos y en especial en el plano discursivo, las posturas de gran parte de los países sudamericanos han virado de tal manera que se han vuelto claramente opositores a la política exterior norteamericana. Este desplazamiento de la región se hizo evidente en la declaración de la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, en el año 2005. Hubo una desviación del eje central de la reunión (“Crear trabajo para enfrentar la Pobreza y Fortalecer la Gobernabilidad Democrática”), para terminar en una declaración poco coherente en la cual se desarrollan los diferentes intereses de los países del hemisferio: apoyo o rechazo a Estados Unidos (Rosemberg, 2005). Pero esta pérdida de poder ha venido mostrando sus facetas a lo largo de varios años, con discursos por parte de los líderes regionales que se oponen al poderío estadounidense y a lo que el mismo representa a través de los organismos internacionales. Son pocos los países que han mantenido el diálogo sin tensiones con el país del Norte, entre los que pueden contarse principalmente Colombia, México y Chile.

En segundo lugar, este vacío hegemónico dentro de Sudamérica ha generado la necesidad de un liderazgo nuevo. Hablar de necesidad de un líder dentro de un grupo de países puede ser claramente un punto de diferencias en cuanto a las concepciones, porque podría mencionarse que no existe tal necesidad. Tal como se comprende para este escrito, la realidad de los Estados en la actualidad, los procesos de Integración y la necesidad de armonía (si no cooperación) entre ellos, demuestra con ejemplos históricos la necesidad de uno o varios Estados que guíen y soporten con cuotas de su propio poder dicho proceso. En otras palabras, cuando se producen instancias de cooperación entre países de una misma región, suele haber un Estado o un grupo de ellos que impulsan todo el proceso y toman a su cargo las resistencias y contratiempos que pudieran surgir de él.

Ese papel de liderazgo puede ser claramente ocupado por Brasil. En este momento, ese país se presenta como el único capacitado para extender su poder sobre la región, aunque con características sumamente particulares. En primer lugar, las características internas de Brasil difieren ampliamente con la imagen y la posición que ha comenzado a tener en el mundo. En segundo lugar, la política exterior de Brasil (reconocida por su coherencia y su relativa independencia del poder Ejecutivo) tiene una serie de bases claras que le permite sin esfuerzo ubicarse en esa posición. Se suma a esto la percepción que el resto del mundo por fuera de la región tiene ese país. Por otra parte, hay algunas oposiciones al liderazgo, principalmente de México y Argentina4 que limitan la consolidación de Brasil.

Lo cierto es que dentro de su política exterior, hay uno de los aspectos que es de vital importancia para la región y es sobre el que intenta echar luz este escrito: el proceso de integración latinoamericano. Como se analiza en el presente trabajo, la construcción de poder que realiza Brasil por medio de la integración regional (teniendo en cuenta las características que le son propias y su relación con los países vecinos) puede ser beneficiosa no sólo para Brasil, sino también para el resto de los países asociados, incluida Argentina. Y este factor debe ser tenido en cuenta por los posibles socios de Brasil para sopesar los beneficios que puedan obtenerse.

Todo este proceso en realidad se relaciona con las primeras líneas del presente escrito. Otra vez es fundamental la política, la alta política en los términos de las Relaciones Internacionales, como determinante hasta de la misma economía y este proceso puede ser capaz de demostrarlo.

Dada la amplitud del tema sobre el cual se pretende comenzar a exponer algunos aspectos fundamentales, el presente trabajo deberá organizarse en torno a una serie de cuestiones claramente delimitadas. Así, un primer apartado realiza una aproximación a las cuestiones de integración, así como a la realidad en América Latina. En un segundo momento, se analizarán las características que permiten establecer que Brasil conforma realmente una potencia regional y sus relaciones con sus países limítrofes.

Un último apartado permitirá exponer algunas primeras conclusiones que surjan del análisis de todo el artículo, relacionadas sobre todo con la importancia de este país en la región y los beneficios que ese liderazgo puede aportar a sus asociados.

Sin lugar a dudas es grande y complejo el desafío, pero me permito hacer una salvedad antes del desarrollo del trabajo. Más allá de toda rigurosidad científica, este artículo es una reflexión, un ensayo sobre un tema que es sumamente actual y será cada vez más importante en las relaciones al interior de la región. Por tal razón, puede pecar de falta de rigurosidad. En cualquier caso, esa es su intención, que ya queda expresada desde el mismo subtítulo.

Los procesos de Integración y la actualidad de la Integración en América Latina

Los procesos de integración son en la actualidad una de las herramientas más importantes con las que cuentan los países para alcanzar sus objetivos. Sean tanto económicos, como políticos o de desarrollo, los países encuentran en estos mecanismos un buen punto de partida, dado que les permite resolver conflictos, compartir mercados, reducir costos políticos de las decisiones tomadas y posicionarse en el mundo de una manera más compacta y fortalecida que si se presentaran de manera individual.

Existen dos tipos de motivaciones que impulsan la integración. La primera es predominantemente política. Es el caso de la Unión Europea, que presenta características de geopolítica, porque buscó la integración para evitar más conflictos entre los países miembros. La segunda forma o motivación es la que se denomina de motivaciones predominantemente económicas, generalmente apoyadas por las empresas transnacionales. Existe otra diferencia que aparece entre estos dos modelos y es en la profundidad de los compromisos asumidos por los socios y la armonización de sus políticas macroeconómicas y sectoriales (Botto, 2002).

Cualquiera sea la motivación predominante de la Integración, lo cierto es que es fundamental tener en cuenta al momento de planificar la entrada en un proceso de este tipo, cuáles son las características principales de cada uno de los países que formarán parte de esta integración. El grado de desarrollo de los países que van a formar parte, es determinante para evitar de esta manera que se profundice la desigualdad que pudiera existir entre ellos.

Entre otras, las consecuencias para los países subdesarrollados pueden ser (Sunkel, 1972) la persistencia y agudización del carácter mono exportador de las economías subdesarrolladas: generalmente en los procesos de este tipo, cuando los países se encuentran centrados en un producto exportable, suele haber una especialización cada vez más profunda. Lo anterior produce que la economía del país queda atada. Esto se suma a la ampliación acumulativa de las brechas entre los países subdesarrollados y los países desarrollados, lo que redunda en una ampliación y profundización de la brecha entre incluidos y excluidos dentro de los mismos países subdesarrollados de la región.

Pero la principal amenaza es que el proceso de integración favorezca mayormente a aquella empresa multinacional que no es de la región y que termine por disolver la empresa privada nacional, al crear -por medio de la integración de los mercados y la liberación del comercio- condiciones en las que la empresa nacional queda desfavorecida.

América Latina es un caso clave donde las diferencias entre los miembros de una asociación de este tipo es determinante de los resultados que se obtengan, porque las desigualdades son muchas entre los países e incluso dentro de ellos. Estas características que le son propias hacen que cuando se diseñen políticas de integración, se deban establecer mecanismos económicos, políticos y sociales que apunten a limar las diferencias.

En relación con lo anterior, dentro de América Latina pueden observarse muchos puntos en común, lo que no sucede en el caso de una integración con los países más desarrollados del continente, como es el caso de Estados Unidos y Canadá. En ese caso (proyecto original del ALCA) la integración expondría a los países menos desarrollados a un mercado desprotegido, donde se verían claramente los daños mencionados más arriba en este mismo apartado.5

En América existieron infinidad de intentos de Integración, que incluyeron las más diversas combinaciones de países. El éxito de cada una de ellas fue absolutamente dispar, aunque en la actualidad existen algunas en pleno funcionamiento6 como son el MERCOSUR, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) y la Comunidad Andina de Naciones (CAN). Pero se suman a estos procesos una gran variedad de propuestas, que se han intensificado con los años, que distraen los procesos integracionistas que ya existen (Varas, 2008).

Entre esas propuestas se pueden incluir la Alternativa Bolivariana para América Latina y Caribe (ALBA), el Tratado Comercial de los Pueblos (TCP), la Organización del Tratado del Atlántico Sur (OTAS), el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), etc. Algunos tuvieron un mayor desarrollo que el resto, pero muchos quedaron únicamente como una declaración de voluntades, marcadas en mayor medida por un valor instrumental al posicionamiento político regional o global de quienes la formulan (Varas, 2008).

La propuesta más relevante de Estados Unidos para la región en materia de integración fue el ALCA, que tuvo momentos de gran desarrollo, durante las Cumbres de las Américas y debería haber comenzado a funcionar en diciembre de 2005. Por la oposición de algunos países de América del Sur y por sobre todo el “no apoyo” de Brasil, el ALCA no funcionó y al momento no presenta perspectivas de funcionar, sobre todo con el aparente actual desinterés de Estados Unidos en la región.

En este aspecto, es de destacar que si bien el proyecto de Estados Unidos tuvo en gran medida como objetivo debilitar los procesos subregionales de integración, el MERCOSUR se mantuvo sin fisuras y operando como una unidad, demostrando voluntad de actuar como tal y confirmando que debía ser tenido en cuenta al momento de negociar.

Pero hay un grupo de procesos presentados y promovidos por Brasil que son fundamentales para el presente trabajo. El primero de ellos es la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), una comunidad tanto en política como en economía que intenta integrar a los miembros del CAN con los socios del MERCOSUR. De esta manera se generaría una integración de 12 miembros en América del Sur (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela). La misma tiene como objetivo construir, de manera participativa y consensuada, un espacio de integración y unión en lo cultural, social, económico y político, otorgando prioridad al diálogo político, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, el financiamiento y el medio ambiente, entre otros, con miras a eliminar la desigualdad socioeconómica, lograr la inclusión social y la participación ciudadana, fortalecer la democracia y reducir las asimetrías en el marco del fortalecimiento de la soberanía e independencia de los Estados (Ruiz Caro, 2008).

Según la declaración de creación de UNASUR, el mismo tiene como objetivos específicos: el fortalecimiento del diálogo político entre los Estados Miembros; el desarrollo social y humano con equidad e inclusión para erradicar la pobreza y superar las desigualdades en la región; la erradicación del analfabetismo; la integración energética para el aprovechamiento de los recursos de la región; la integración financiera7 mediante la adopción de mecanismos compatibles con las políticas económicas y fiscales de los Estados Miembros; obtener una Ciudadanía sudamericana; cooperar en materia de tecnología. Otro objetivo específico que ha comenzado a transformarse en uno de los temas principales de la integración en América Latina es el intercambio de información y de experiencias en materia de defensa.8

UNASUR está proyectado fundamentalmente como un proyecto político y dentro de él, el Consejo de Defensa Militar propuesto por Brasil, tiene un rol relevante.9 ᆳgano, en el que la vigilancia de la Amazonia sería una prioridad, fue presentada por Brasil y si bien no tiene un objetivo claramente bélico, tiene como finalidad última la protección de los recursos naturales tales como el agua dulce, que serán de importancia capital para los años venideros.

Hasta los años ‘90, una integración que planteara el tema de la seguridad, era algo total-mente improbable, lo cual se encontraba fundamentado en un principio real de las relaciones entre los principales países de la región: “…el vecino constituía una hipótesis de conflicto, no un potencial socio” (Donadío, 1997: 107).

Con la consolidación del proceso de globalización y de los grandes bloques regionales, se generó un gran cambio al interior de cada uno de esos países, fundamentalmente relacionado con la concepción del vecino. Así se pasó claramente de una lógica que tenía como eje al conflicto, a una donde lo central es la cooperación. Este fenómeno permitió un desarrollo de los procesos de integración ya lanzados y un concreto avance hacia la conformación de un único bloque regional.

El gran desafío para la UNASUR consiste en diseñar estrategias que permitan a los socios percibir la integración como un proceso de suma positiva, en términos de crecimiento económico y de una mejor distribución del ingreso. Quizás el aspecto más importante que subyace en este proceso sea el reconocimiento que sólo la integración y una voz común en los foros internacionales permitirá incidir en el diseño de las políticas globales que garanticen contenidos más justos y favorables para la región.

Es preciso recordar que uno de los pilares principales de UNASUR es el fortalecimiento de la participación ciudadana en las decisiones, abriendo el juego político a todos los interesados. Lo anterior presenta un desafío muy complejo a este proceso, porque la participación ciudadana se ha reducido de una manera estrepitosa en las últimas décadas, y la apatía política puede jugar en contra de los objetivos de la integración.

De cualquier manera, ejercer la ciudadanía como “sudamericanos” podría ser un medio de prevenir e impedir que los gobiernos socios firmen Tratados Internacionales con potencias industrializadas en los que se ponga en riesgo el patrimonio regional o la soberanía, como aquellos vinculados a la biodiversidad, cultura o educación. Por eso, la construcción y fortalecimiento de esta identidad en el imaginario colectivo es, quizás, el mayor desafío, que implicará trabajos desde la educación y la promoción por parte de cada uno de los Estados a su interior.

Brasil: nuevo actor del desarrollo internacional

Uno de los países que mayor importancia ha tomado no sólo a nivel regional sino, por sobre todo a nivel mundial, es Brasil. Su crecimiento económico, los descubrimientos de petróleo, los intentos claros y sostenidos por obtener el desarrollo, se han sumado a sus características naturales tales como sus grandes dimensiones, el tamaño de su población y los recursos naturales disponibles para explotar. Los últimos años de este crecimiento han modificado claramente sus relaciones con sus socios comerciales más cercanos.

En primer lugar, Brasil posee un total de 191.791 millones de habitantes, que se ubican en el territorio más grande de América Latina. El PBI de Brasil alcanza los 167.803 millones de dólares, lo que demuestra la importancia de su mercado, en relación con otras economías de la región.10

Acerca de la importancia y el desarrollo de su mercado en relación con sus socios del MERCOSUR, y la importancia del afianzamiento de las mismas, se puede decir que a partir de 2004 Brasil dio un salto espectacular en sus inversiones directas en el exterior: ese año las empresas brasileñas invirtieron 10 mil millones de dólares en el exterior, frente a sólo 250 millones el año anterior. Estas inversiones se dieron principalmente en América Latina, siendo Uruguay uno de los mayores receptores de esas inversiones (Zibechi, 2008).

Según observa Alain Rouquié (1994) la política exterior brasileña cambió radicalmente en 1974, cuando comenzó a modificar su panamericanismo, olvidando uno de los lemas más importantes de ese país: “lo que es bueno para los Estados Unidos es bueno para el Brasil”.11 En la práctica, esto se observa en la firma de un importante acuerdo nuclear con la República Federal Alemana, el reconocimiento de la independencia de Angola y Mozambique, así como el voto a favor de países árabes sobre el sionismo en la ONU, etc.

La diplomacia de Brasil, por lo anterior, se ha organizado coherentemente en los últimos gobiernos en torno a dos ejes principales: el primero es contener la presencia de Estados Unidos en la Región, y el segundo es jugar un rol global cada vez más importante. Para lo primero se encuentra el permanente interés de Brasil del fortalecimiento de los procesos de integración regional que ha impulsado.

En cambio, para fortalecer su papel global, ha establecido la política de acceder a un asiento permanente en el Consejo de Seguridad, sumado a la reciente alianza estratégica con la Unión Europea y el Foro en conjunto con India y Sudáfrica (IBSA).12 A esto se agrega su creciente proyección en África más allá de los países de habla portuguesa y en el Medio Oriente (Varas, 2008).

Uno de los principales factores que hacen que Brasil sea tan importante a nivel económico mundial es que fue catalogado como uno de los países que conforman la tesis BRIC. Dicha tesis considera que el potencial económico del Brasil, de Rusia, de la India, y de China es tal que pueden convertirse en las cuatro economías dominantes hacia el año 2050. La tesis fue formulada por el grupo Goldman Sachs, el 30 de noviembre de 2001.13 Se estima que estos cuatro países tendrán más del 40% de la población mundial y tendrán un PBI combinado de $34,951 billones de dólares.14 Si bien los datos pronosticados son claramente un desafío importante para esos países, teniendo en cuenta las limitaciones que presentan en cuestiones estructurales, lo cierto es que este grupo ha sido considerado como relevante y luego de la publicación del documento comenzaron a estrechar sus lazos. Tal es así que para el año 2009 se proyectó una Cumbre entre dichos países, impulsada por los gobiernos de Brasil y Rusia.15

La publicación de este informe dio a Brasil (así como el resto de esos países) una proyección internacional mucho más fuerte y relevante al momento de tomar decisiones. Por otra parte, la mejora en la categorización de Brasil como mercado de inversiones ha permitido que se potencien tanto la producción como la economía en general. De esta manera, el país ingresó al club de mercados seguros de la agencia “Standard & Poor”, la cual considera que el país presenta una madurez en sus instituciones y su sistema político.16

Otro de los aspectos que ese informe destaca es la posibilidad que tiene Brasil por sus mismas características no sólo de soportar sino de salir airoso de las crisis externas, lo que lo diferencia de gran cantidad de sus socios. Lula Da Silva se ha explayado sobre dicha cuestión, mencionando que la crisis mundial puede en realidad ser una oportunidad para Brasil, así como para el resto de los países BRIC.17

Pero en todos los aspectos antes detallados hay un factor histórico en Brasil que juega un papel fundamental en este proceso de crecimiento hacia el exterior, que es el de poseer un liderazgo al interior que proyecta todos los recursos con los que cuenta y los transforma en poder. En este país existe una clase dirigente con una visión estratégica y una burguesía nacional con mirada al exterior. Esto permite explicar en gran medida que la clase dirigente se esfuerce en establecer la mejor cohabitación posible entre lo interno y lo externo (Varas, 2008).

Su poder económico, geográfico, poblacional, su destacada diplomacia y su agudo accionar político se suman a un factor determinante de poder: la tenencia de petróleo. En los últimos tiempos, este país ha conseguido (luego de importantes y constantes inversiones en materia de infraestructura e investigación) descubrir importantes yacimientos de petróleo. Fue así que, desde el paradigma desarrollista de los ’60, una política clara intentó desarrollar esta industria energética, cuyas empresas conexas quedarían aún en manos del Estado hacia la década del ‘90. El impulso final en este sentido lo dio el reciente descubrimiento de grandes reservas en la costa Atlántica a través de importantísimas inversiones a lo largo del año, que le permiten tanto la exploración como la explotación de este recurso.

Claramente, se puede observar que Brasil tiene una realidad ambigua. Por una parte, al interior es uno de los países más desiguales del mundo, con un índice de Gini que alcanza un coeficiente de 59,18 con altos niveles de pobreza, violencia social, etc. Algunas de las principales críticas al interior del país por parte de organismos extranjeros están relacionadas con mejoras en el desarrollo económico, en la educación, el sistema de salud, así como reformas institucionales que apunten a reducir la corrupción y favorecer las inversiones extranjeras.19 Por otra parte, este país ha pasado a tener cada vez más un papel importante a nivel mundial, con un reconocimiento creciente de los países de diferentes continentes. Y esto puede ser clave para el resto de las naciones en la región.

Las key nations y el papel de Brasil en América Latina

Brasil se cuenta entre los países que tienen un papel destacado en sus respectivas regiones y cuenta con una creciente influencia internacional. Se lo considera como una potencia regional, a pesar de no contar con el desarrollo de la totalidad de las características que esta categoría implica20 (Gratius, 2007). Según menciona Fabián Calle (1997) hay una serie de países que han sido captados por los grandes centros de poder, como aquellos capaces de establecer una cierta estabilidad al interior de las regiones en las cuales se encuentran. Sus características económicas, políticas y diplomáticas permiten que sean considerados como países claves (o key nations) para los procesos pacificadores y de resolución de conflictos.

Estos conflictos que se generan son en su mayoría de carácter interno. Es interesante resaltar que una de las tendencias básicas en los últimos años en materia de seguridad internacional es que casi la totalidad de los enfrentamientos armados son de carácter endógeno. De esta manera se han dado gran cantidad de intervenciones de organismos internacionales para la resolución de estos conflictos, donde ha sido posible establecer el creciente grado de acción de estas key nations.21

Son potencias regionales que pueden ser aprovechadas en pos de resolver conflictos que, de otra manera, reclamarían una acción más directa por parte de los países más desarrollados.

Entre estos países se ubica el caso de Brasil. En particular, toma en cuenta la escasez de mecanismos institucionalizados de resolución de conflictos al interior de la región y la necesidad que surge entonces de establecer medios para tal fin. Brasil puede, en gran medida, ser la clave para esta pacificación y estabilización. Para tal motivo es entonces fundamental la percepción que desde el exterior se tenga al respecto de dicha potencia.

En este sentido es considerada claramente como una potencia pacificadora de la región. Los proyectos presentados para la integración de la misma responden a los principales objetivos de ese país: la integración política regional y la estabilización y promoción de la paz y la democracia entre sus vecinos.

Para esto ha impulsado una serie de iniciativas como son el MERCOSUR y posteriormente el ya mencionado UNASUR, como instrumentos para estabilizar la región en términos económicos y políticos en torno a un liderazgo benigno. Esto es claramente una estrategia que potencia a la región y le permite a Brasil convivir en un ambiente más estable y menos conflictivo.

Si bien en América del Sur no hay ningún país que pueda desafiar su posición y peso destacados, su liderazgo y representatividad regionales siguen cuestionados por algunos de sus vecinos, como ya se mencionó al comienzo de este artículo. Venezuela compite, en cierta forma, por la influencia en el Cono Sur; y la Argentina se niega a reconocer a Brasil como principal potencia regional. En cambio, los países más pequeños, como Uruguay y Paraguay, le demandan más liderazgo y responsabilidad.22

La falta de recursos es uno de los principales problemas que puede enfrentar Brasil para su liderazgo regional, dado que es necesario asumir una determinada cantidad de costos económicos para poder obtener el reconocimiento por parte del resto de los países de la región.

Pero es importante mencionar que Brasil presenta como una de las características más sobresalientes el uso del soft power y su calidad de potencia regional cooperativa. Esto hace que la diplomacia de ese país esté convencida de que la “…integración interestatal y la negociación entre las partes en conflicto son el mejor camino para promover la democracia y la paz en el mundo” (Gratius, 2007).

El papel de pacificador ha sido otorgado a Brasil por diversos analistas, lo cual implica que una potencia regional asume un papel de mediación u otro papel que permita contribuir a la paz y la estabilidad dentro del sistema internacional y más precisamente en el plano regional. Esto ha sido claro en las intervenciones de Brasil como fuerza de Paz en Haití, así como los intentos de pacificación en Paraguay y Bolivia, donde éste país se puso al frente de los acuerdos entre los países de la región para encontrar una salida pacífica a los problemas internos.

Susanne Gratius (2007) menciona tres razones por las que Brasil es el único jugador global de América Latina: 1) por su política exterior de largo plazo y el altamente profesionalizado servicio exterior que actúa con independencia del ejecutivo; 2) por sus relaciones comerciales divididas en partes iguales entre Europa, EE.UU., América Latina y Asia; 23 y 3) por su larga presencia y activa participación en foros y negociaciones internacionales.

En cualquier caso, Brasil demuestra un potencial muy grande, ya que tanto externa como internamente se lo identifica cada vez más como el principal factor de estabilidad regional (De Souza, 2007). Especialmente, se lo ha comenzado a ver como un importante agente de la cooperación para el desarrollo.

En este punto es preciso detenerse, porque este país ha comenzado a desarrollar políticas de promoción del desarrollo, a través de mecanismos de cooperación con otras regiones del mundo, como por ejemplo, la Unión Europea. Esto implica básicamente una triangulación entre el Norte, Brasil y los países subdesarrollados del Sur. Esto puede transformarse en gran ayuda para América Latina, permitiendo una mejora en las inversiones en materia de desarrollo, dado que a través de Brasil las grandes potencias o grupos de potencias pueden acercar a aquellos países del sur que más lo necesitan las tecnologías y herramientas necesarias. El punto de contacto entre ambos es Brasil.

En el nuevo escenario mundial, con los desafíos claramente planteados a la potencia hegemónica, y la aparición de grandes bloques regionales en el norte del planeta, las potencias reconocen la necesidad de aumentar la cooperación con las potencias del Sur en temas como la cuestión energética y las misiones de paz. La cuestión de las potencias emergentes del Sur es también muy relevante en un sistema internacional que está sufriendo grandes cambios. Estados Unidos se encuentra ante una crisis de legitimidad y carece de políticas concretas para zonas como América Latina y Oriente Medio. En este marco, las potencias regionales se verán impulsadas a asumir compromisos, en ocasiones más allá de la voluntad de sus gobiernos, y serán partes de alianzas que configuren un nuevo multilateralismo todavía imprevisible.

Algunos últimos pensamientos

La realidad latinoamericana, tan cambiante a lo largo de su historia, ha comenzado a mostrar cada vez más las ventajas de una integración real entre todos sus miembros. Las desigualdades internas, los problemas de desarrollo y las constantes amenazas a la estabilidad y la seguridad, parecen encontrar en las soluciones conjuntas una nueva herramienta, poco desarrollada aún, es cierto, pero útil.

La integración latinoamericana parece en la actualidad haber alcanzado la suficiente legitimidad como para ser emprendida con la resolución necesaria para que realmente funcione. Es claro que depende en gran medida de las decisiones políticas de aquellos que deben impulsarlo, favorecido el proceso por los lazos que han comenzado a extenderse, la existencia de procesos subregionales de integración y según lo analizado en este artículo, por una potencia regional capaz de asumir los costos de este proyecto.

Sin lugar a dudas existen una serie de cuestiones que pueden entorpecer este proceso, en especial las reticencias de los mismos países a la existencia y el reconocimiento de un líder dentro de la región. Aún así, es posible ver este factor de liderazgo como una gran herramienta para lograr el desarrollo y mejorar las condiciones económicas, políticas y sociales de cada uno de los países que conformen el pretendido bloque regional.

Los mecanismos de pacificación y triangulación que se pueden obtener con la ayuda de Brasil son reales, pudiendo aportar a la región aquellos beneficios de los que carece. Un proceso de integración con este país, y que reúna a la totalidad (o al menos gran parte) de América Latina, es un gran paso en esta dirección.

La importancia del MERCOSUR en materia económica es sin duda fundamental, especialmente para los países que lo conforman, dado que ha permitido una expansión del mercado y una cooperación creciente. Pero es necesaria una dosis más de “politización”, de desarrollo de instituciones que más allá de lo meramente económico, intenten fortalecer los lazos en aspectos políticos y sociales, estableciendo alianzas más duraderas y mecanismos de resolución de conflictos.

Esto claramente no debería limitarse al MERCOSUR, sino que debería extenderse al resto de la región, dado que se comparten gran cantidad de características que permitirían obtener gran cantidad de beneficios de una integración de estas dimensiones. Otra vez, la integración simplemente en materia económica no parece ser la solución más adecuada. Probablemente la realización de grandes esfuerzos para poder estrechar lazos entre los países en materia política y social, pueda aportar mayores beneficios a los Estados Miembros.

La cuestión que América Latina sea la región con mayor disparidad en la distribución de la riqueza así como las claras flaquezas en materia institucional hace que los argumentos para la integración deban sobrepasar las cuestiones más técnicas y económicas, para dar paso a cuestiones más sociales y aplicables a una realidad sumamente compleja y cambiante que, sin embargo, presenta un gran potencial con vistas al futuro. El papel de Brasil en este gran escenario latinoamericano parece hacerse más claro, como aquella potencia regional capaz de emprender este proceso de manera decidida y con eso, generar mayores beneficios para sí mismo y para los socios de dicho proyecto.

REFERENCIAS

Botto, Mercedes (2002). Integración regional en América Latina. Trabajo preparado para el “Curso de Formación de Líderes Juveniles de América Latina”. Argentina.

Calle, Fabián (1997). “Los debates acerca de la geoestrategia y la geoeconomía internacional en la post Guerra Fría: el factor regional”. En revista Colección, año III, n° 6, Escuelas de Ciencias Políticas. Buenos Aires: Universidad Católica Argentina.

Ciminari, Bárbara (2007). “ALCA: Integración de opuestos”. En VIII Congreso Nacional de Ciencia Política, ¿Hacia donde va la Argentina? Inserción Internacional. Calidad institucional y nuevas representaciones. Buenos Aires: Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP).

De Sousa, Sarah (2007). La India, el Brasil y Sudáfrica: ¿Potencias emergentes o países en desarrollo? Documento de trabajo FRIDE. Madrid: FRIDE (Disponible en http:// www.fride.org).

Donadío, Marcela (1997). “Del conflicto a la cooperación: los mecanismos de concertación en la seguridad del Cono Sur”. En revista Colección, año III, n° 6, Escuelas de Ciencias Políticas. Buenos Aires: Universidad Católica Argentina.

Furtado, Celso (1974). El mito del desarrollo económico y el futuro del tercer mundo. Buenos Aires: Periferia.

Rosemberg, Laura (2005). ¿Unión democrática o fisura económica de las Américas? Documento de trabajo FRIDE. Madrid: FRIDE. (Disponible en www.fride.org).

Rouquié, Alain (1994). Extremo occidente: introducción a América Latina. Buenos Aires: Emecé.

Ruiz Caro, Ariela (2008). “UNASUR and the Challenge of Being South American”. En Americas Policy Program Column. Washington, DC: Center for International Policy.

Russell Roberto, y Tokatlian Juan Gabriel (2003). El lugar de Brasil en la política exterior argentina. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Sunkel, Osvaldo y Paz, Pedro (1999). El subdesarrollo latinoamericano y la teoría del desarrollo. México: Siglo XXI.

Sunkel, Osvaldo (1972). Capitalismo transnacional y desintegración nacional en América Latina. Buenos Aires: Nueva Visión.

Varas, Augusto (2008). “Brasil en Sudamérica: de la indiferencia a la hegemonía”. En Coᆳmentario FRIDE. Madrid: FRIDE.

Zibechi, Raúl (2008). “¿Está construyendo Brasil su propio ‘patio trasero’?”. En Programa de las Américas, Reporte. Washington, DC: Center for International Policy. (Disponible en http://www.ircamericas.org/esp/5722).

FECHA DE RECEPCIÓN: MAYO DE 2009 FECHA DE ACEPTACIÓN Y REVISIÓN FINAL: JUNIO DE 2009

 
 
SOCIEDAD GLOBAL es una revista académica de la Universidad Abierta Interamericana. La versión digital es editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Directora
María Susana Durán Sáenz


ISSN: 1989-3981
EUMEDNET

SOCIEDAD GLOBAL
Universidad de Málaga > Eumed.net
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático