Sociedad Global
Revista de relaciones internacionales y ciencias políticas
ISSN 1851-6262

OMC, COMERCIO Y DESARROLLO: 2001 - 2008

Sandra Cecilia Negro
Investigadora Principal del Centro de Estudios Interdisciplinarios de Derecho Industrial y Económico
Profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires
 

 

Resumen:

Los países en desarrollo y menos adelantados representan las dos terceras partes de los Miembros de la Organización Mundial del Comercio. La cuestión del desarrollo forma parte de las reglas multilaterales acordadas en 1995 al concluir la Ronda Uruguay. En el año 2001, en Doha, se acordó que el tema del desarrollo sería el eje del programa del trabajo. Desde entonces y más recientemente, en julio de 2008, nuevamente las posiciones diferentes entre los Miembros en torno a las negociaciones en agricultura y en acceso a mercados de productos no agrícolas, pusieron en evidencia la necesidad de encontrar mecanismos adecuados que consagren reglas más equitativas de comercio.

Palabras clave:

Comercio, Desarrollo, Flexibilidades, Negociaciones, Doha

Abstract:

The development and less advanced countries represent the two-third portion of membership at the World Trade Organization. The issue of development is an important point of the multilateral rules agreed en 1995, at the end of the Uruguay Round. In 2001, in Doha, it was agreed that the development issue was going to be the center of the work program. Since then, and more recently: in July 2008, once more the different positions between the Members over the agriculture negotiations and the access to non-agricultural products’ markets, showed the need of proper mechanisms that facilitates the consecration of more fair commerce rules.

Key words:

Commerce, Development, Flexibilities, Negotiations, Doha

Resumo:

Os paises menos avançados e em desarrolho reapresentam as duas terceiras partes da Organização Mundial de Comercio. A questão do desarrolho forma parte das regulas multilaterais acordadas em 1995 ao concluir a Ronda Uruguai. No ano 2001, em Doha, foi acordado que o problema do desarrolho ia a ser o centro do programa de trabalho. Desde então, y mais recentemente, em Julio de 2001, novamente as diferentes posições entre os membros sobre as negociações em agricultura y no aceso a mercados de produtos não agrícolas, mostraram a necessidade de encontrar mecanismos adequados que consagrem regulas mais eqüitativas de comercio.

Palavras-chave

Comercio, Desarrolho, Flexibilidades, Negociações, Doha

Introducción

En la Declaración de Marrakech firmada el 15 de abril de 1994 -en adelante, Declaración- los Ministros celebraron “el hecho de que la participación en la Ronda Uruguay haya sido considerablemente más amplia que en cualquier negociación comercial multilateral anterior y en particular, la función notablemente activa desempeñada en ella por los países en desarrollo(…)”. Asimismo se destacó “(…) ello marca un hito histórico en el camino hacia una mancomunidad comercial mundial más equilibrada e integrada.” (Declaración, párrafo 4).

En el mismo sentido, al concluir la Conferencia Ministerial de Doha, el Programa de Trabajo adoptado incluyó la cuestión del Desarrollo como eje de la negociación. Posteriormente, en el Informe publicado a fines de 2004 titulado “El futuro de la OMC: una respuesta a los desafíos institucionales del nuevo milenio” (1) se contempló el libre comercio como eje para favorecer el desarrollo económico de los Miembros de la Organización Mundial del Comercio - OMC.

No obstante, las dificultades en alcanzar un acuerdo en torno a las modalidades en agricultura y en el acceso a los mercados para productos no agrícolas (temas incluidos en el Programa de Trabajo de Doha), en particular en ocasión de la Reunión mini-ministerial realizada en Ginebra desde el 21 hasta el 29 de julio de 2008, hicieron evidente la distancia que media entre la finalización de las negociaciones y posterior adopción de un acuerdo, y los intereses de los países en desarrollo que representan más de dos terceras partes de los Miembros de la OMC. Una vez más las negociaciones del programa de trabajo de Doha contemplado, inicialmente, en el 2001 al finalizar la Conferencia Ministerial realizada en Qatar, no ha alcanzado el objetivo de avanzar en la búsqueda de un marco jurídico para una pluralidad de cuestiones del sistema multilateral que persigue la liberalización del comercio pero que se ve apremiado por la cuestión del desarrollo o la falta del mismo que aqueja a la mayor parte de los Miembros de la OMC.

El 31 de julio de 2008, el Director General Pascal Lamy informó al Consejo General acerca de la conclusión de la mini-ministerial y afirmó que “teniendo en cuenta lo que hay ahora sobre la mesa, los Miembros creen que todavía vale la pena luchar por la Ronda de Doha”.(2)

1. Entre la adhesión de nuevos miembros y la negociación de Doha

Paradójicamente, la OMC es una organización que ha incrementado el número de sus Miembros a partir de 1995, pero el mayor número son países en desarrollo y menos adelantados. Sin embargo, no se ha logrado encontrar la redefinición de un marco normativo que permita acordar reglas que contemplen, a la vez, incremento del comercio y acceso o profundización del desarrollo de los Miembros en desarrollo o menos adelantados.

En los diversos acuerdos incluidos en el Acta de Marrakech se contemplan en forma diferenciada disposiciones aplicables a los países en desarrollo, a los países menos adelantados y a las economías en transición. El artículo XI párrafo 2 del Acuerdo que establece la OMC identifica como países menos adelantados a aquellos que son reconocidos como tales por las Naciones Unidas. La misma disposición contempla que los países menos adelantados sólo deberán asumir compromisos y hacer concesiones en la medida compatible con las necesidades de cada uno de ellos en materia de desarrollo, finanzas y comercio o con sus capacidades administrativas e institucionales. En ocasión de la Quinta Conferencia Ministerial de Cancún, en el año 2003, Nepal y Camboya fueron los primeros países menos adelantados en adherir a la OMC una vez completado el proceso de negociación con el Grupo de Trabajo.

La adhesión del miembro número 153 del sistema, Cabo Verde, tuvo lugar el 23 de julio de 2008, coincidentemente con la realización de la Reunión mini-ministerial convocada para superar la parálisis de las negociaciones del programa de trabajo de Doha. Una fuerte contradicción pareciera radicar en el incremento de los Miembros del sistema y la incapacidad de lograr acuerdos que permitan avanzar hacia un sistema de reglas de comercio multilateral más equitativo.

La Declaración de Doha contempló en el programa, una vasta agenda de temas a negociar, sujetándolos a la regla del compromiso único.(3) En otros términos, nada está acordado hasta que todo esté acordado.

Algunas de las fechas inicialmente previstas, como la del 20 de diciembre de 2002, fueron superadas sin alcanzar el acuerdo. Luego también transcurrieron el 31 de marzo de 2003, las Quinta y Sexta Conferencias Ministeriales, nuevas negociaciones en los años siguientes y finalmente, las expectativas se concentraron en torno a la Reunión mini-ministerial celebrada en el pasado mes de julio de 2008.

2. Julio 2008: un nuevo intento

Resulta interesante recordar las últimas etapas transitadas en julio de 2008 en la búsqueda de alcanzar textos revisados de las “modalidades” relativas a la agricultura y el acceso a los mercados para los productos no agrícolas.

El 10 de julio de 2008 fueron publicados dos nuevos documentos: el primero, en materia de Agricultura -en adelante, “Documento Agricultura”- que actualizaba las versiones anteriores de febrero y mayo de 2008 y el segundo, referido al acceso a mercados de Productos no agrícolas - en adelante “Documento NAMA”.

El “Documento Agricultura” ofrecía una vasta gama de temas en los cuales existían posiciones divergentes entre los Miembros de la OMC - no solo entre países desarrollados y en desarrollo, sino también entre países latinoamericanos y países de Africa, Caribe y Pacífico, o entre países en desarrollo y economías más pequeñas y vulnerables y países menos adelantados. En el escenario agrícola, al inicio de la mini-ministerial, las disidencias fueron muy marcadas entre algunos Miembros para un conjunto de temas que podrían sintetizarse en la siguiente enunciación: imposición de un límite general a los aranceles más elevados, nivel de reducción de los aranceles intra-cuota, facultad para los países en desarrollo de imponer salvaguardias provisionales que excedieran de los límites consolidados antes de Doha, la liberalización más rápida para los productos tropicales y la liberalización más lenta para los productos afectados por la denominada “erosión de preferencias”. La propuesta del 10 de julio preveía que los países en desarrollo podrían proteger “productos especiales” de ciertas restricciones arancelarias apelando a criterios de seguridad alimentaria y de medios de subsistencia y de desarrollo rural. En la conferencia de prensa brindada por Lamy el día 29 de julio, o sea, en el noveno día consecutivo de negociaciones, el Director General informó que de una lista de 20 temas, se había logrado la convergencia con respecto a 18 de ellos, pero que no había sido posible salvar las diferencias con respecto al decimonoveno - el mecanismo de salvaguardia especial para los países en desarrollo.

Por su parte, el “Documento NAMA” incluyó fórmulas que determinaban el alcance de las reducciones arancelarias así como las excepciones concedidas a los países en desarrollo en términos de liberalización. Este último punto fue objeto de numerosas críticas en torno al uso de las flexibilidades y excepciones por parte de los países en desarrollo durante el período de implementación de apertura de sus mercados. Una de las cuestiones más problemática de las negociaciones estuvo centrada en el número de líneas arancelarias y la cantidad de importación de manufacturas que los países en desarrollo podrían eximir (en forma total o parcial) de las reducciones arancelarias. Un tema pendiente, planteado en el año 2007, radicó en la posición coincidente de EE. UU. y la Unión Europea en torno a la necesidad de una “cláusula anti-concentración” que impidiera a los países en desarrollo concentrar las flexibilidades en una categoría única de productos. En este punto, la propuesta de julio introdujo límites para las líneas arancelarias y los volúmenes de importación para y entre los capítulos individuales del sistema armonizado. Se imposibilitaría que los países en desarrollo pudieran proteger los productos clasificados en la categoría “productos de 4 dígitos”. Esta propuesta fue especialmente rechazada por Brasil, India, China, Malasia y Africa del Sur.

En este documento, una segunda discrepancia radicaba en torno a las iniciativas de liberalización por sector específico que indicaban la eliminación de aranceles de importación para los productos de un determinado sector. Las posiciones de EE.UU. y de los Estados Parte del Mercosur, por diferentes motivos, resultaron contrarias. Asimismo, las posiciones negociadoras de Argentina y Brasil se diferenciaron creando cierta incertidumbre acerca del impacto que tendrían las respectivas posiciones asumidas en el plano multilateral en el espacio de integración regional del Mercosur.

Conclusiones

Desde 1995, la creación de la OMC permitió contar con un ámbito institucional que sirviera de foro de negociación permanente. En tal sentido, el año 1995 significó un avance en lo concerniente a dotar al sistema multilateral de comercio de un ámbito propio y estable para la negociación y la solución de diferendos.

A su vez, el Acta de Marrakech comprende acuerdos sobre ámbitos no incluidos en la época del GATT de 1947. De esta manera, los Estados han asumido compromisos en sectores no alcanzados con anterioridad por la regulación multilateral como, por ejemplo, los servicios y la propiedad intelectual. En ocasión de las Conferencias Ministeriales se han acordado programas de trabajo y temas convocantes, así por ejemplo “los temas de Singapur”, o los “temas de Doha”.

Asimismo, el Acuerdo por el que se establece la OMC, contempló diferentes categorías de miembros, a saber: países desarrollados, países en desarrollo, países menos adelantados y economías en transición e introdujo, en consecuencia, disposiciones de aplicación diferenciada (por ej. plazos del artículo 65 del Acuerdo sobre los Aspectos de la Propiedad Intelectual vinculados al Comercio) en correspondencia con el grado de desarrollo del Miembro.

Sin embargo, el incremento de los ámbitos reglados a nivel multilateral y la existencia de normas específicas en materia de trato especial y diferenciado, no han podido soslayar la existencia de profundas asimetrías entre los Miembros de la OMC.

Si bien las normas acordadas multilateralmente constituyen instrumentos para la integración y la competencia de los productos de cada país en los mercados internacionales a la vez, es necesario sopesar cada una de ellas con la finalidad de examinar el impacto en el crecimiento económico y en el desarrollo de cada país.

El tema de la protección acordada por los países desarrollados a los productos agrícolas y en particular, las fuertes restricciones de acceso a mercado como es el caso de Japón o bien el mantenimiento de programas de ayuda interna y de subsidios que no han sido eliminados como en el caso de las Comunidades Europeas y EE.UU. han constituido el eje de la negociación en las cuales las demandas de los países en desarrollo se han hecho evidentes. Complementaria o supletoriamente, algunos casos resueltos a través del procedimiento de solución de diferendos de la OMC (previsto en el Anexo II del Acta de Marrakech) han estado motivados por reclamos de países en desarrollo hacia Miembros desarrollados del sistema, así por ejemplo el caso bananos, el reclamo por el algodón o el asunto del azúcar o bien la moratoria sobre organismos genéticamente modificados (caso en el cual Argentina fue reclamante). En otros términos, el mecanismo de solución de diferendos ha sido utilizado con frecuencia por algunos Miembros en desarrollo (en América Latina -son usuarios más activos- Brasil, Argentina y México) ante la presunción de incompatibilidad de la normativa aplicada o de la conducta del Miembro desarrollado a la luz de las normas acordadas multilateralmente.

Para superar la situación posterior a julio de 2008, evitar la reiteración de crisis o abandonos de las instancias de negociación, parece ineludible la necesidad de evaluar y diseñar estrategias que conduzcan a la superación de los puntos de conflicto, comenzando por una nueva ponderación de las diferentes propuestas en torno a las modalidades de negociación en agricultura y en acceso a mercados para productos no agrícolas.

Evidentemente, el marco jurídico actualmente vigente en el ámbito OMC mejora el anterior existente -en tiempos del GATT- pero aún queda una tarea importante por realizar para que el mismo responda a las necesidades e intereses de la mayor parte de los integrantes de la OMC y atienda a la cuestión del desarrollo.

Bibliografía

Ávila, María Antonio; Castillo Urrutia, Juan Antonio y Díaz Mier, Miguel Ángel (1994). Regulación del Comercio Internacional tras la Ronda Uruguay. Madrid: Tecnos.

Bahagirath, Lal Das (1998). “Reubicación de los países en desarrollo en la OMC”, en Revista Cooperación Sur, n° 2. Nueva Cork: publicación de la Dependencia Especial para la Cooperación Técnica entre Países en Desarrollo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Culoth, H. (2005). “Soft law et Droit de l´OMC”, en Revue Internationale de Droit Economique, t. XIX, n°. 3. Bélgica : Editions de Boeck Université, pag. 251-290.

Jackson, J. (1995). The World Trading System-Law and Policy of International Economic Relations, 2° edición. Cambridge, Londres: MIT Press.

Rey, J. y Dutry, J. (2001) Institutions économiques internacionales, 3era edición. Bruselas : Bruylant.

NOTAS

1. El Informe: “El futuro de la OMC: Una respuesta a los desafios institucionales del nuevo milenio” fue publicado en el año 2004 por la OMC y se encuentra disponible disponible en la página http://www.wto.org/spanish/thewtho_s/10anniv_s/future-wto_s.htm

2. Lamy Pascal, discurso pronunciado ante el Comité de Negociaciones Comerciales el 31 de julio de 2008 disponible en http://www.wto.org/spanish/news_s/news_s.htm consultado el 31 de julio de 2008

3. Esta regla está prevista en el Acuerdo sobre la OMC en el artículo II.

 
 
SOCIEDAD GLOBAL es una revista académica de la Universidad Abierta Interamericana. La versión digital es editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Directora
María Susana Durán Sáenz


ISSN: 1989-3981
EUMEDNET

SOCIEDAD GLOBAL
Universidad de Málaga > Eumed.net
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático