Sociedad Global
Revista de relaciones internacionales y ciencias políticas
ISSN 1989-3981


BRASIL Y EL PROCESO MIGRATORIO INTRARREGIONAL VIGENTE EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE: TENDENCIAS, PERSPECTIVAS Y OPORTUNIDADES

BRAZIL AND THE CURRENT INTRAREGIONAL MIGRATORY PROCESS IN LATIN AMERICA AND THE CARIBBEAN OPPORTUNITLES

Por Carlos Federico Domínguez Avila

Profesor e investigador de la maestría en ciencia Política y del curso de relaciones internacionales del centro Universitario UnieUro (Brasilia).

e-mail: cdominguez_unieuro@yahoo.com.br

Fecha de recepción: octubre de 2007 Fecha de Aceptación y versión final: diciembre de 2007

RESUMEN

el artículo explora las contribuciones Brasileñas en la dinámica migratoria intrarregional vigente entre los países de la América Latina y el Caribe. la dinámica migratoria intrarregional incluye a las diásporas y los flujos de Brasileños residentes en los países vecinos y sus contrapartes latinoamericanas residentes en Brasil. se verifica que el Brasil es el quinto emisor y el cuarto receptor de migrantes intrarregionales.

PALABRAS CLAVE

migraciones intrarregionales, Brasil, América Latina, Caribe.

ABSTRACT

the paper explores the brazilian’s contributions to the dynamics of intraregional migrations being held between latin american and caribbean countries. this dynamics of intraregional migrations includes the communities and fluxes of brazilian citizens living in neighborhoods countries and the opposite, this is the latin-americans and caribbean citizens living in brazil. the paper shows that brazil is the fifth country with nationals in neighborhoods countries, and the fourth destiny of intra-regional immigrants.

ARTÍCULO Brasil Y EL PROCESO MmIGRATORIO INTRARREGIONAL VIGENTE EN América Latina Y EL Caribe:

TENDENCIAS, PERSPECTIVAS Y OPORTUNIDADES

PP: 104 - 115 105

KEY-WORDS

intra-regional migrations, brazil, latin america, caribbean.

RESUMO

o artigo explora a contribuição Brasileira na dinâmica migratoria intrarregional que vigora entre os países da América Latina e o Caribe. a dinámica migratoria intrarregional incluíu as diásporas e os luxos de Brasileros residentes nos países vizinhos e a suas contrapartes latinoamericanas residentes no Brasil. verifica-se que o Brasil é o quinto emissor e o quarto receptor de migrantes interregionais.

PALAVRAS-CHAVE

migração intrarregional, Brasil, América Latina, Caribe, emissor, receptor.

1. Introducción

El propósito del presente estudio es caracterizar la participación del Brasil en la dinámica migratoria intrarregional vigente en América Latina y el Caribe. En concreto son abordadas las tendencias y perspectivas tanto de las diásporas y de los flujos de ciudadanos Brasileños en (o hacia) países vecinos, como de sus contrapartes latinoamericanas y Caribeñas residentes en territorio Brasileño procedentes desde países del subcontinente. También se enuncian algunas oportunidades, desafíos y perspectivas futuras de tales expresiones de movilidad humana.

La noción de migración implica la movilidad humana, quiere decir, su desplazamiento domiciliar temporal o definitivo. El conjunto de motivaciones o incentivos que históricamente impulsaron las migraciones es bastante numeroso. Algunas migraciones son guiadas por motivaciones voluntarias, otras son resultado de motivaciones involuntarias y muchas veces forzosas. De modo general, las principales motivaciones que estimulan las migraciones internacionales contemporáneas incluyen la aspiración a mejorar las condiciones de vida y de empleo, la reunificación familiar, los desplazamientos forzosos para preservar la integridad física, las desigualdades en los niveles de desarrollo, las asimetrías en la distribución de los beneficios ofrecidos por la economía internacional, las carencias de capital humano y conocimientos, la curiosidad, entre otros. También son relevantes las sinergias reales o potenciales que surgen entre los llamados pull y push effects, quiere decir, entre las presiones migratorias endógenas y exógenas generadas por el mundo actual (Held y otros, 1999; CEPAL, 2002).

América Latina y Caribe es una de las regiones del mundo con mayor intensidad de migraciones internacionales, especialmente en el sentido Sur-Norte. El impacto socioeconómico, político, cultural y específicamente internacional de este fenómeno es sumamente relevante, tanto en los países de origen, como en los países de destino y de tránsito de los emigrantes internacionales. Entretanto, el presente artículo se concentra en el análisis de los contingentes y los flujos migratorios intrarregionales específicamente para el caso Brasileño –tanto en su condición de país emisor y como receptor de inmigrantes (Villa y Martínez Pizarro, 2001; Domínguez Avila, 2006).

Conviene adelantar que el estudio de las migraciones intrarregionales depende en gran medida de los datos obtenidos por los censos demográficos nacionales. Tales censos ofrecen valiosas informaciones sobre las características generales y específicas de los movimientos migratorios internacionales vigentes entre los países latinoamericanos y Caribeños. Sin embargo, los censos demográficos también demuestran limitaciones en cuanto a la periodicidad, a la posibilidad de comparaciones entre censos de diferentes países de la misma región, a la capacidad de identificar a los extranjeros en situación irregular, entre otros.

Recuérdese, también, que históricamente la América Latina y el Caribe ha sido una región con grandes flujos migratorios, inclusive intercontinentales, hemisféricos y binacionales. A nivel intrarregional, Argentina y Venezuela han sido los principales polos receptores o de destino. Y Colombia es, actualmente, el principal país de origen de los inmigrantes intrarregionales (Villa y Martínez Pizarro, 2001).

2. Diásporas y flujos de ciudadanos Brasileños hacia países de América Latina y el Caribe

Tradicionalmente el Brasil fue un país esencialmente receptor de inmigrantes. A partir del 2003, entretanto, el número de emigrantes Brasileños superó al flujo de extranjeros interesados en residir en el país. Aunque no hay números definitivos o plenamente confiables, investigadores Brasileños especializados en la temática migratoria sugieren que aproximadamente cuatro millones de Brasileños y descendientes viven fuera del país y otros cuatro millones viajan anualmente con otras finalidades (turismo, trabajo, negocios, educación, etc.). En ambos casos se trata de cantidades relativamente reducidas de personas, recordando que actualmente la población total del país supera los 185 millones de habitantes. Los principales destinos del creciente flujo migratorio Brasileño son los Estados Unidos, Japón y países europeos.

En lo concerniente específicamente a la emigración Brasileña para países latinoamericanos y Caribeños , se calcula que más de 200 mil Brasileños viven en países vecinos, especialmente

Brasil Y EL PROCESO mIGRATORIO INTRARREGIONAL VIGENTE EN América Latina Y EL Caribe: TENDENCIAS, PERSPECTIVAS Y OPORTUNIDADES

PP: 104 - 115 10_

en Paraguay, Argentina, Bolivia y Uruguay -todos ellos países miembros o asociados al Mercado Común del Sur (MERCOSUR). Tal cantidad convierte al Brasil en el quinto mayor emisor intrarregional, siendo superado apenas por los emigrantes intrarregionales colombianos (600 mil), paraguayos (280 mil), chilenos (260 mil) y bolivianos (210 mil) (Baeninger, 2002).

Más de la mitad de los Brasileños residente en Latinoamérica viven en Paraguay. Tratase de por lo menos 150 mil personas -frecuentemente llamadas “brasiguayos”-. Este importante contingente de Brasileños en territorio paraguayo consolidó su presencia durante la década de 1970 y primer lustro del decenio siguiente. En la época, los brasiguayos fueron atraídos -pull effect- por la oferta de tierras fértiles con precios mucho más baratos que del lado Brasileño de la frontera común. También, por llegada de muchos trabajadores que participaron de la construcción de la gigantesca represa binacional de Itaipú, y que posteriormente intentaron mejorar las condiciones de vida en el vecino país. De hecho, después de muchos esfuerzos, un buen número de Brasileños residentes en Paraguay logró transformarse en prósperos agricultores destacándose por su masiva producción de soya para exportación-.

En años recientes, sin embargo, la situación migratoria de los Brasileños residentes en Paraguay se ha caracterizado por una creciente tensión. Especialmente preocupantes son los frecuentes cuestionamientos y ataques a latifundistas Brasileños por parte del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra del Paraguay. Tales divergencias, junto con la presencia de una considerable cantidad de indocumentados Brasileños, entre otros temas, ha despertado la atención de los gobiernos y sociedades de ambos países. A esto último se debe agregar el hecho de que miles de trabajadores Brasileños que viven en la ciudad de Foz do Iguazú diariamente cruzan la frontera para trabajar en la Ciudad del Este, especialmente en actividades comerciales, ya que esta última es una importantísima comunidad franca dedicada a la reexportación de bienes y servicios para el mercado Brasileño.

Un fenómeno muy parecido al de los brasiguayos se está produciendo actualmente en las regiones norte y este de Bolivia. Calculase que unos 25 mil Brasileños se dedican a actividades agropecuarias en territorio boliviano. Este creciente flujo Brasil-Bolivia es bastante reciente y se erige en un virtual contrapunto de la fuerte presencia de bolivianos en algunas ciudades Brasileñas -como São Paulo (Silva, 2001).

El perfil de la mayoría de los Brasileños residentes en Paraguay y Bolivia sugiere que se trata de migración familiar. La escolaridad de estos dos grupos de emigrantes Brasileños es bastante limitada -muchos con menos de cuatro años de estudio-. Consecuentemente, sus inserciones laborales son fundamentalmente agrícolas y en actividades del sector informal de la economía.

El contingente de Brasileños residentes en Argentina y Uruguay es decreciente -con unas 30 mil y 10 mil personas respectivamente-. Parte considerable de la diáspora Brasileña residente en Argentina y Uruguay está integrada por adultos mayores y por mujeres jóvenes. La mayoría de las inserciones laborales de estos se concentra en actividades agrícolas, informales, servicios y, en menor medida, industriales.

Autoridades migratorias de Chile, Venezuela, Perú y, recientemente, Colombia reportan un creciente flujo migratorio Brasileño en aquellos países. Entretanto, se trata de números bastante modestos. Aún menores son los contingentes de Brasileños residentes en países de la cuenca del Caribe -tales como México, Centroamérica y las Antillas. Estos últimos no incluyen el creciente flujo de ciudadanos Brasileños que utilizan los países de la subregión norte de América Latina como virtuales “puentes” o zonas de tránsito con el propósito de alcanzar territorio estadounidense o canadiense. En este caso, se trata de Brasileños de pasaje hacia el norte, siguiendo rutas, procedimientos y razonamientos utilizados por emigrantes indocumentados mexicanos, centroamericanos, Caribeños o andinos que procuran nuevos horizontes en territorio estadounidense y canadiense (Villa y Martínez Pizarro, 2001).

Conviene agregar que el gobierno Brasileño ofrece asistencia y protección consular a todos los ciudadanos que lo requieran o necesiten, independientemente de la situación administrativa, migratoria o ideológica de las personas y/o de las diásporas Brasileñas en cuestión. Por tanto, la red consular Brasileña en el continente americano -y también en otros continentes- ha experimentado un sensible crecimiento y profesionalización. También fue creada una División de Atención a las Comunidades Brasileñas en el Exterior dentro de la estructura del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El hecho de que la mayoría de los Brasileños residentes en América Latina y el Caribe se concentre en países que forman parte o son asociados al MERCOSUR -Brasil, Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú, Uruguay, y Venezuela-, así como afinidades históricas entre los diferentes países, permite que las autoridades locales dispensen un tratamiento especial para los inmigrantes procedentes de países vecinos. Más aún, existe el proyecto de la ciudadanía comunitaria mercosulina, inspirada en el modelo europeo y que implicaría, entre otros asuntos, la creación de un mercado laboral integrado, la libre movilidad de trabajadores y la reducción de eventuales casos de ilegalidad y/o abusos a los que podrían estar siendo sometidos ciudadanos Brasileños en los países vecinos y viceversa.

Dicho proyecto de ciudadanía comunitaria mercosulina también debe atender a ciertas demandas socioculturales, políticas y económicas específicamente de las diásporas, tales como garantizar la protección de los derechos humanos de las minorías étnico-lingüísticas Brasileñas en un contexto predominantemente hispanoamericano. Afortunadamente, hasta el momento son prácticamente inexistentes las noticias sobre abusos sistemáticos y continuados contra los derechos socioculturales de las diásporas Brasileñas residentes en países vecinos. Otros temas sociales, políticos y económicos de interés de los inmigrantes, tales como seguridad social, jubilaciones, reconocimiento de titulaciones, etc., también precisan ser abordados en el marco

Brasil Y EL PROCESO mIGRATORIO INTRARREGIONAL VIGENTE EN América Latina Y EL Caribe: TENDENCIAS, PERSPECTIVAS Y OPORTUNIDADES

PP: 104 - 115 10_

general del proceso de integración regional del MERCOSUR -especialmente en el subgrupo de trabajo SGT 10 (Sant’Ana, 2001)-.

Otros casos específicos de migraciones intrarregionales que atañen a ciudadanos Brasileños incluyen: (a) las comunidades indígenas transnacionales que habitan simultáneamente y se desplazan frecuentemente entre los territorios de Brasil y de un otro Estado nacional, por ejemplo los guaraní y yanomami –los primeros radicados en la región fronteriza Brasil-Paraguay, y los segundos en la región fronteriza Brasil-Venezuela–; (b) los Brasileños dedicados a actividades extractivas irregulares de minerales preciosos en regiones selváticas, especialmente en Venezuela, Guayana y Surinam –son los llamados garimpeiros–; y (c) el tráfico y la explotación sexual de mujeres Brasileñas en regiones fronterizas con países vecinos, especialmente en los casos de las regiones fronterizas con Paraguay, Bolivia y Surinam.

3. Diásporas y flujos de hispanoamericanos y Caribeños hacia el Brasil

Según el último Censo Demográfico, realizado en el año 2000, residían 510 mil extranjeros en Brasil. Las comunidades portuguesa, japonesa, italiana y española son las más numerosas. Se destaca el hecho de que aquel medio millón de extranjeros representa 0.5% de la población total del país.

El contingente total de hispanoamericanos y Caribeños residentes en territorio Brasileño se aproxima de 130 mil –convirtiendo al país en el cuarto más importante destino de inmigrantes intrarregionales, solamente superado las comunidades latinas y Caribeñas residentes en Argentina (810 mil), Venezuela (700 mil) y Paraguay (150 mil). Aquella cantidad representa menos de 0.1% de la población total del país y aproximadamente 15.5% del total de extranjeros residentes en Brasil.

Las diásporas paraguaya, argentina, uruguaya y boliviana son, en ese orden, las más numerosas residentes en territorio Brasileño –cada una con más de veinte mil integrantes (ver Cuadro 1). En los primeros años del siglo XXI se ha destacado el rápido crecimiento absoluto y relativo especialmente de paraguayos, bolivianos, peruanos y colombianos; y en menor medida también de venezolanos, cubanos, mexicanos y guayaneses. Complementariamente, vale destacar la estabilización y reducción de los contingentes de argentinos, uruguayos y chilenos. Se infiere, también, que la gran mayoría de hispanoamericanos y Caribeños residentes en Brasil son origi-narios de países fronterizos, en particular, y sudamericanos, en general.

En lo concerniente al perfil socioeconómico de los inmigrantes latinoamericanos en territorio Brasileño destacase el hecho de presentar una clara mayoría masculina, ser integrada por personas en edad productiva (20 a 40 años), con una escolaridad intermedia y con inserciones laborales bastante diversificadas. Este último punto es importante ya que las inserciones laborales incluyen desde el trabajo servil y clandestino de bolivianos en talleres de costura localizados especialmente en la ciudad de São Paulo, pasando por un buen número de personas trabajando en el sector de servicios, hasta cargos de alta gerencia –especialmente en empresas transnacionales (Silva, 2001).

Conviene mencionar que muchos hispanoamericanos, bien como Caribeños anglófonos y/o francófonos, han encontrado nichos específicos de trabajo en actividades de difusión de sus respectivas lenguas y culturas de origen. Las culturas inglesa e hispánica son particularmente demandadas por un creciente número de ciudadanos Brasileños.

El gobierno y la sociedad del Brasil han demostrado a lo largo de muchos años su carácter de país receptivo –o no refractario– de extranjeros interesados en prosperar por esfuerzo propio. Así, se trata de una sociedad fundamentalmente acogedora y poco discriminatoria contra extranjeros. Entretanto, conviene reafirmar que los flujos de hispanoamericanos y Caribeños hacia el Brasil son modestos

UAI - UNIVERSIDAD ABIERTA INTERAMERICANA

Brasil Y EL PROCESO mIGRATORIO INTRARREGIONAL VIGENTE EN América Latina Y EL Caribe: TENDENCIAS, PERSPECTIVAS Y OPORTUNIDADES

PP: 104 - 115 111

y hasta decrecientes –con excepción de los casos arriba mencionados (Barreto, 2001). En una época de grandes éxodos de latinoamericanos y Caribeños hacia otros países -particularmente hacia los Estados Unidos y la Unión Europea-, el número de latinos que decide procurar nuevos horizontes en Brasil es cada vez menor. Aparentemente tal reorientación de los flujos migratorios globales, hemisféricos e intrarregionales se debe básicamente al mayor atractivo y demanda de fuerza de trabajo latinoamericana y Caribeña que ejercen otras sociedades, a la vigencia de una legislación inmigratoria restrictiva, a un sistema unificado de identificación y control vigente en el propio Brasil, y al modesto desempeño económico y sociopolítico experimentado por el país sudamericano desde inicio de la década de 1990.

Nótese que no existen asociaciones de residentes hispánicos en el nivel nacional, a semejanza de organizaciones similares que existen en Estados Unidos y otros países -contrastando con las diásporas de árabes y japoneses quienes si tienen asociaciones de defensa y promoción de sus derechos en el Brasil. Y en lo concerniente específicamente a las diásporas nacionales es importante mencionar su carácter oscilatorio y básicamente cívico-recreativo, pero con baja capacidad de articulación y movilización sociopolítica. Por tanto, no es de extrañar que sus reivindicaciones tienen poquísima resonancia fuera de las autoridades del ramo, de algunos intelectuales especializados en la temática y especialmente de instituciones religiosas tales como la Pastoral del Inmigrante de la Iglesia Católica -institución que acompaña de forma más sistemática la realidad de los inmigrantes residentes en territorio Brasileño, inclusive aquellos en situación irregular o indocumentados (Sprandel, 2001).

Usualmente cada diez años el gobierno Brasileño concede amnistía y la posibilidad de naturalización a aquellos extranjeros en situación irregular residentes en el país -las dos últimas fueron en 1988 y 1998. Tales procesos de amnistía migratoria son precedidos de intensas y simpáticas campañas de difusión en los medios de comunicación, invitando a presentarse ante las autoridades correspondientes. Demandase la presentación de documentos personales, constancia de trabajo y el pago de emolumentos correspondientes. Caso no existan antecedentes criminales o algún otro impedimento, la amnistía migratoria y la autorización de residencia temporal o definitiva son concedidas. Algunos autores han cuestionado los altos costos y el carácter intimidatorio de algunos procedimientos burocráticos para acceder a la regularización migratoria. Entretanto, a bien de la verdad, vale enfatizar que en general las autoridades del ramo son bastante tolerantes, sensibles y receptivas a la difícil realidad de seres humanos que procuran nuevos horizontes en Brasil. Predomina un enfoque humanista con relación a las minorías extranjeras, de las que se espera como mínimo una integración constructiva a la realidad nacional (Barreto, 2001; Sprandel, 2001).

La naturalización Brasileña es otra alternativa para aquellos extranjeros con pretensiones de radicarse definitivamente en el país, sobre todo si tienen cónyuges o hijos Brasileños. Sin olvidar que la naturalización permite ejercer la ciudadanía integral, quiere decir, civil, social y política.

Conviene insistir que los ciudadanos oriundos de países que integran el MERCOSUR tienen un trato preferencial de parte de las autoridades Brasileñas, gracias a acuerdos intergubernamentales específicos. El proyecto de crear una ciudadanía comunitaria siguiendo el modelo europeo es, quizás, la principal propuesta actualmente sobre la mesa en lo concerniente a ésta temática. En esta hipótesis predominaría el principio de libre movilidad de trabajadores, derechos sociales compartidos y convergentes, reconocimiento de títulos y otros documentos, política migratoria conjunta con relación al flujo de personas procedentes de terceros países, un enfoque humanístico del fenómeno migratorio global, entre otros importantes aspectos (Sant’Ana, 2001).

Finalmente, una tendencia inmigratoria particularmente reciente y que ha cobrado cierta notoriedad en los medios de comunicación Brasileños en los últimos años es lo concerniente al derecho de asilo y refugio para colombianos que procuran salvar la vida en virtud de la situación de conflicto armado interno predominante en aquel país. En general, el gobierno Brasileño es coherente con el derecho internacional humanitario y concede tal protección –sea temporal o definitiva. Un trato semejante reciben ciudadanos de origen cubano que deciden radicarse en territorio Brasileño. Naturalmente tales beneficios no son concedidos a extranjeros con antecedentes criminales en sus países de origen o en el propio Brasil.

4. Consideraciones finales

Brasil es un país importante en la dinámica migratoria intrarregional vigente en América Latina y Caribe. Aproximadamente 200 mil ciudadanos Brasileños y descendientes viven en países vecinos –quinto mayor emisor intrarregional, la gran mayoría de ellos residentes en territorio paraguayo. Y unos 130 mil latinoamericanos y Caribeños viven en Brasil –cuarto receptor intrarregional, con destaque para las diásporas paraguaya, argentina, uruguaya y boliviana.

Aunque reconociendo especificidades nacionales, tanto las diásporas Brasileñas residentes en países vecinos como las extranjeras residentes en Brasil disfrutan de trato preferencial, humanístico, tolerante y compasivo. Existen poquísimos casos de xenofobia, racismo o abusos sistemáticos de las sociedades y gobiernos huéspedes de unos y otros. Esto último también se aplica al particular caso de los Brasileños que, de forma más o menos clandestina, atraviesan territorio centroamericano y mexicano con destino hacia los Estados Unidos.

El hecho de que la gran mayoría de diásporas intrarregionales Brasileñas y latinoamericanas en Brasil tengan como origen o destino los países miembros del MERCOSUR permite y/o favorece ofrecer un trato preferencial para todos. Recordando que existen proyectos para la constitución de una ciudadanía comunitaria que traería enormes beneficios, erigiéndose en ejemplo positivo

Brasil Y EL PROCESO mIGRATORIO INTRARREGIONAL VIGENTE EN América Latina Y EL Caribe: TENDENCIAS, PERSPECTIVAS Y OPORTUNIDADES

PP: 104 - 115 113

para la gestión migratoria continental y global.

Conviene recordar, aún, que la dinámica migratoria intrarregional también implica costos, desafíos y oportunidades en los países emisores, receptores y de tránsito. Entre los costos derivados de la migración intrarregional se destacan: la desintegración familiar, y las dificultades e incertidumbres que necesariamente surgen de los desplazamientos internacionales y de la adaptación a la cultura dominante en las comunidades de destino o receptoras –así como a los nuevos ambientes de trabajo. Cuando se trata de personas indocumentadas o irregulares los costos psicológicos y sociales también son elevados.

Entre los desafíos colocados a los países emisores, receptores y de tránsito por el fenómeno migratorio intrarregional ciertamente resaltan: (a) fomentar un flujo migratorio ordenado, legal, disciplinado y congruente con la soberanía, con la integridad territorial y con los intereses nacionales de cada Estado, (b) luchar contra las actividades delictivas vinculadas al tráfico de personas y a los abusos contra los derechos humanos de los inmigrantes, (c) colocar el debate sobre la migración internacional como prioridad de la agenda regional, (d) promover una circulación e intercambio de recursos humanos calificados entre los países del continente, procurando disminuir y modificar el impacto de la llamada “fuga de cerebros”, (e) repensar y avanzar en esferas de la vida vinculadas al fenómeno de la migración, tales como el tránsito en las fronteras, la previdencia social de los emigrantes, el reconocimiento de estudios y calificaciones profesionales, (f) la facilitación y reducción del costo de las transferencias financieras (o remesas) enviadas por los emigrantes a sus familiares en los países de origen, y (g) en general, asegurar la preservación de los derechos humanos de los emigrantes y sus descendientes en los países vecinos.

En lo concerniente a las oportunidades derivadas del fenómeno migratorio intrarregional vale citar las siguientes: (a) la migración permite abrir nuevos espacios de diálogo, de aproximación y de integración social, económica y política entre los países, sociedades y culturas que forman parte de la América Latina y del Caribe; (b) históricamente la migración intrarregional fue utilizada como una virtual “válvula de escape” al permitir una cierta descompresión de las tensones generadas por el desempleo y por la exclusión social, (c) la migración internacional puede favorecer las transferencias de tecnología y la cooperación Sur-Sur, y (d) la migración internacional, en general, se erige en una forma legítima de movilidad social ascendente.

Las perspectivas futuras de la contribución Brasileña en la dinámica migratoria intrarregional latinoamericana y Caribeña son promisorias, aunque ciertamente modestas tanto en términos de expulsión como de recepción de emigrantes. Difícilmente la dinámica intrarregional podrá compararse con los grandes flujos de sentido Sur-Norte, que incluye a los contingentes de latinoamericanos y Caribeños que procuran nuevos horizontes en los Estados Unidos, Unión Europea y otros países de alto desarrollo humano. Consecuentemente, la migración intrarregional continuará teniendo cierta relevancia, especialmente en casos de movimientos transitorios, temporales o fronterizos.

Inclusive en esta última hipótesis, las principales autoridades de los países de origen, de destino y de tránsito tendrán que prepararse y repensar algunas de sus aproximaciones teóricas, prácticas y políticas vinculadas a la cuestión migratoria intrarregional, procurando favorecer el desarrollo de flujos migratorios ordenados, regulares, seguros y ventajosos para todas las partes.

Finalmente, conviene recalcar que una tarea fundamental e ineludible de todas las sociedades y Estados latinoamericanos en la actualidad es justamente ofrecer condiciones de vida y de trabajo cada vez más dignas, honrosas y satisfactorias para sus ciudadanos. Normalmente las personas optan por migrar cuando llegan a la conclusión de que el país de origen no ofrece condiciones básicas de bienestar económico, político y social. Avanzar en lo concerniente a las condiciones generales para que los ciudadanos no precisen (o sean forzados) a abandonar el país es ciertamente la mejor opción posible. Al final, si realmente la población es la principal riqueza de un país, parece evidente que la emigración de talentos, de mentes y de brazos representa una pérdida –temporaria o definitiva– que difícilmente podrá ser compensada en el futuro.

REFERENCIAS

Baeninger, Rosana (2002). “La migración internacional de los Brasileños: características y

tendencias. Serie Población y Desarrollo 27, Santiago de Chile: CELADE/CEPAL, 2002.

Barreto, Luiz Paulo Teles Ferreira (2001). “Considerações sobre a imigração no Brasil con-

temporâneo”. En CNPD: Migrações Internacionais/ Contribuições para Políticas,

Brasilia: Governo Federal, pp. 63-71.

CELADE, “IMILA: Investigación de la Migración Internacional en Latinoamérica”, Santiago

de Chile: CEPAL, 2007. Disponible en: http://www.eclac.cl/migracion/imila/.

CEPAL, Globalización y desarrollo. Naciones Unidas, Santiago de Chile, 2002.

Domínguez Avila, Carlos Federico. (2006) “Migración, Globalización y Relaciones Internacionales:

En busca de nuevas interpretaciones fundamentadas en evidencias latinoamericanas recientes”.

En María Ileana García Gossio (coordinadora), 2006. Los nuevos escenarios de la migra-

ción: causas, condiciones, consecuencias. México: Fundación Böll, pp. 197-212.

Held, David y otros, (1999). Global transformations/ Politics, Economics and Cultu-

re. Stanford: Stanford University Press.

Sant’ana, Marcílio. “Livre Circulação de Trabalhadores no MERCOSUL?”. En CNPD: Mi-

grações Internacionais/ (2001), Contribuições para Políticas, Brasilia: Governo Fe-

deral, pp. 73-93.

Silva, Sidney Ada (2001), “Hispano-americanos no Brasil: Entre a cidadania sonhada e a

concedida”. En CNPD: Migrações Internacionais/Contribuições para Políticas, Bra-

Brasil Y EL PROCESO mIGRATORIO INTRARREGIONAL VIGENTE EN América Latina Y EL Caribe: TENDENCIAS, PERSPECTIVAS Y OPORTUNIDADES

PP: 104 - 115 115

silia: Governo Federal, 2001, pp. 489-501. Sprandel, Marcia (2001). “Migrações internacionais e a sociedade civil Brasileira”. En CNPD: Migrações Internacionais/Contribuições para Políticas, Brasilia: Governo Federal, pp. 547-562. Villa, Miguel, y Jorge Martínez Pizarro (2001) “Tendencias y patrones de la migración internacional en América Latina y el Caribe”, en CEPAL: La migración internacional y el desarrollo en las Américas, Naciones Unidas, Santiago de Chile, 2001, pp. 21-60.



 

 
SOCIEDAD GLOBAL es una revista académica de la Universidad Abierta Interamericana. La versión digital es editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Directora
María Susana Durán Sáenz


ISSN: 1989-3981
EUMEDNET

SOCIEDAD GLOBAL
Inicio
Acerca de ...
Normas de publicación
Números anteriores
Subscripción
Anuncios y Convocatorias
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático