Revista de la Universidad Cristóbal Colón
Número 17-18 (Edición digital)

 

Medios y salud pública: La experiencia inicial Veracruz-Boca del Río


Pedro Octavio Reyes Enríquez 1
Miguel Ángel Córdoba Zamudio 2


Resumen
El presente trabajo es el resultado de las observaciones hechas en un primer corte del proyecto de investigación "Medios y salud pública: la voz de los adolescentes". En esta etapa aún no se termina de recopilar toda la información y, mucho menos, se ha analizado de manera sistemática; sin embargo, ya se han obtenido algunos datos preeliminares, sobre todo de carácter cuantitativo, que nos orientan sobre la condición del adolescente en materia de salud pública y su relación con los medios de comunicación en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Reyes Enríquez, P.O. y Córdoba Zamudio, M.A.: Medios y salud pública: La experiencia inicial Veracruz-Boca del Río en Revista de la Universidad Cristóbal Colón Número 17-18, edición digital a texto completo en www.eumed.net/rev/rucc/17-18/


El texto contenido en esta página web puede estar incompleto y carecer de notas a pie de página, imágenes, gráficos o fórmulas. Su objetivo es facilitar al investigador que lo encuentre en los buscadores de Internet y que pueda revisarlo.
Puede bajarse el artículo completo (14 páginas, 157 Kb) en formato PDF comprimido ZIP pulsando aquí.



INTRODUCCIÓN

La Universidad Cristóbal Colón (UCC) fue invitada a participar en el proyecto 3 “Medios y salud pública: la voz de los adolescentes", a través de la Red Iberoamericana de Investigación en Familia y Medios de Comunicación, dicho proyecto está siendo coordinado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), organismo rector en el continente americano en materia de salud, con sede en Washington, D. C.

Este proyecto se enmarca dentro de los nuevos requerimientos que abarca el proceso de la investigación, sobre todo en el área de las ciencias sociales, mismos que la UCC ha hecho propios, los cuales plantean que no se pueden seguir realizado investigaciones a escala meramente local, individual y unidisciplinaria, sino que es necesario que en ella participen especialistas de diversas áreas y con distintos enfoques teóricos, además que, en estricto sentido institucional, la UCC requiere como eje transversal de la formación universitaria el que sus alumnos se sumen a procesos de formación sobre conocimientos y habilidades de investigación, a partir de la incorporación a trabajos de esta índole. Por lo tanto, en este proyecto se han vinculado docentes y alumnos de las licenciaturas en Ciencias de la Comunicación y Psicología; además, el proyecto cuenta con la asesoría de investigadores especializados en el área de la comunicación y la salud, entre los que destaca el Mtro. Luis Alfonso Guadarrama Rico, coordinador general de la Red Iberoamericana de Investigación en Familia y Medios de Comunicación (FAMECOM). Por otra parte, el protocolo lo han elaborado destacados investigadores, entre ellos el Dr. Rafael Obregón, profesor de Comunicación en la Universidad del Norte, en Colombia; la Dra. Gloria Coe, asesora regional de la OPS, Washington, D. C.; la Dra. Matilde Maddaleno, Directora de Programas de Salud del Adolescente, OPS, Washington, D. C. entre otros.

Es importante reconocer que el presente trabajo se hizo a partir de la propuesta delineada por la OPS, 4 sobre todo en la parte metodológica, esto con la intención de compartir criterios generales que permitan el uso de la información para elaborar un análisis comparativo en toda Latinoamérica. Sin embargo, la propia OPS solicita que a cada proyecto regional se le hagan las adecuaciones pertinentes y, de ser necesario, se reestructure para poder llevar a cabo, ya que no se cree en la investigación en serie, ni mucho menos, en la posibilidad de realizarla. Cada proyecto debe ser hecho a partir de su propio entorno.

El interés de la UCC al realizar una investigación con adolescentes es la de contribuir al esfuerzo de la OPS en promover una cultura de la salud y la prevención en este grupo de edad. “Este énfasis en prevención ha sido impulsado a partir del convencimiento de que la promoción de comportamientos saludables es una de las pocas alternativas existentes para la solución de algunas necesidades en el área de la salud en la región” (Coe, 1994; Beltrán, 1995 en Obregón y otros, COMSALUD, 2001).
La propuesta del proyecto COMSALUD es la de conocer si los medios de comunicación inciden en la salud de los adolescentes y, de hacerlo, identificar de qué forma están promoviendo una cultura de la prevención o, por el contrario, difundiendo conductas de riesgo que puedan llegar a afectar el bienestar emocional, físico, intelectual y espiritual 5 de este grupo social. El objetivo general del proyecto COMSALUD (Obregón y otros, 2001) es “caracterizar el rol de los medios de comunicación en la cotidianidad de los adolescentes en América Latina, particularmente en el ámbito de la salud”. A partir de éste y de los objetivos específicos propuestos en el proyecto COMSALUD, se establecieron para el estudio en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río las siguientes metas:

1. Identificar el nivel de acceso que tienen los adolescentes de la región a los distintos medios de comunicación.
2.Conocer cuáles son los comportamientos que manifiestan en torno a la salud.
3. Ubicar el uso que le están dando a los medios.
4. Conocer qué información, relacionada con temas vitales de salud pública, reciben a través de los medios.
5. Identificar qué tipo de agenda perciben de los medios masivos de comunicación y qué agenda prefieren.
6. Identificar cómo esta información incide en sus actitudes y comportamientos frente a ciertos temas de salud.

Objetivos que en esencia mantienen la similitud con los planteados por la propuesta original, simplemente se han adaptado a la zona de estudio. Se tiene confianza en que un proyecto de esta naturaleza debe rendir múltiples resultados, contribuyendo a la sociedad y realizando un
4 La propuesta metodológica fue elaborada por Rafael Obregón, profesor de Comunicación, Universidad del Norte, Colombia; Gloria Coe, Asesora Regional, OPS, Washington; Matilde Maddaleno, Directora de Programas de Salud de Adolescente, OPS, Washington, D. C. y Luis Alfonso Guadarrama Rico, Universidad Autónoma del Estado de México, México.
5 El aspecto espiritual es un interés particular de la Universidad Cristóbal Colón, fundamentando en su filosofía institucional, que es de inspiración cristiana.
90
aporte en el campo de la investigación de la conducta adolescente. Por otro lado, consideramos que es prioritario prestar atención a este grupo que, en México y en toda América Latina, representa a la mayor parte de población del continente, y que no sólo tiene esa característica de clase mayoritaria, sino que actualmente se encuentra en gran desventaja frente a otros grupos sociales, además de estar expuesto a distintas conductas de riesgo que no sólo terminan afectando a sus integrantes, sino a gran parte de la sociedad y al desarrollo futuro de un país.

METODOLOGÍA Y TÉCNICAS EMPLEADAS

La propuesta metodológica original 6 elaborada por la OPS (COMSALUD) fue discutida antes de utilizarse en el seminario de capacitación que se ofreció como parte del proceso de arranque del proyecto, por lo que de común acuerdo con los asesores de la Red Iberoamericana de Investigación en Familia y Medios de Comunicación (FAMECOM), el planteamiento se adaptó al contexto local. El estudio inicialmente es de carácter exploratorio-descriptivo, es decir, se mantiene principalmente como un proceso de ubicación de datos y cifras estadísticas sobre las conductas adolescentes, para más adelante alcanzar un nivel de análisis a partir de los resultados que se logren en esta fase exploratoria, a través de la profundización en las áreas que integran las variables del estudio.

Se ha sostenido como base que, si bien se están aplicando instrumentos de corte cuantitativo, la mirada central es el enfoque cualitativo, ya que la intención es captar los procesos de recepción y negociación que los adolescentes establecen de los mensajes que les llegan de los medios de comunicación en torno a la salud (Obregón y otros, 2001). Asimismo, se pretende conocer qué
uso le dan a estos mensajes, por lo tanto, es necesario profundizar en perspectivas cualitativas que auxilien en esta indagación; por ello y, basándonos en el protocolo COMSALUD, se utilizará como herramienta el grupo focal.

En referencia a los instrumentos que se establecieron para el trabajo, uno de ellos fue la encuesta propuesta por la OPS; sin embargo, fue necesario trabajar en la adecuación al contexto a partir de la revisión teórica, la corrección e incremento de los ítems, la aplicación del instrumento piloto, así como la discusión con los asesores externos y los especialistas en el campo de la comunicación y la salud en Veracruz. Cabe señalar que el instrumento inicial consta de 120 ítems y el instrumento actual es de 161. La modificación no sólo es de corte cuantitativo, pues se han corregido elementos como la redacción, el uso del lenguaje en los planteamientos, así como una mayor profundidad en la exploración del área de la salud, ya que en el documento original se hacía mayor énfasis en el campo de la comunicación.

Actualmente, la encuesta ha sido aprobada por los asesores externos, considerándola apropiada; así mismo, han valorado positivamente el hecho de hacer mayor énfasis en el área de la salud. Es necesario señalar que se respetaron las 120 preguntas que son de interés fundamental para la OPS (sólo se le realizaron las adecuaciones pertinentes) y se complementaron con 41 reactivos de interés particular al contexto Veracruz–Boca del Río. En lo referente a los grupos focales, fue necesario hacer adecuaciones a partir del seminario de capacitación recibido, considerando las experiencias que la OPS ya tenía, la bibliografía revisada, el grupo piloto realizado, las observaciones hechas por los especialistas y los aportes que el equipo de investigación aportó a partir del primer grupo aplicado.

Respecto al seguimiento de medios como un tercer elemento de indagación, se ha instrumentado la técnica de análisis de contenido de corte cuantitativo, para ir explorando de manera sistemática, qué es lo que los adolescentes en Veracruz observan en cuanto a los medios de comunicación. Los medios a los que se les ha dado seguimiento son los siguientes: telenovelas dirigidas a los adolescentes, revistas que leen los adolescentes, programas de radio, así como a la prensa escrita, que en este caso particular se integra por los periódicos El Dictamen y Notiver.

ESTRATEGIA DE MUESTREO

La realización del trabajo de recopilación de datos implicó el establecimiento de un proceso de selección de los espacios en donde se realizaría la labor de recopilación. Para la obtención de información a través de la encuesta, se optó por aplicarla en instituciones de educación media
básica y media superior, escenarios con los que se estaría cubriendo la muestra correspondiente de adolescentes escolarizados, es decir, que se encuentran estudiando al momento de la aplicación del instrumento. El uso de estos espacios ha facilitado este proceso, ya que permitió una aplicación masiva y aseguró la condición de escolarización. De inicio, se investigó y ubicó en un mapa, todas las escuelas de nivel medio básico y medio superior de la zona conurbada Veracruz–Boca del Río, tanto, las correspondientes al sector público, como aquellas pertenecientes al privado. La localización de las instituciones se elaboró tomando como base el catálogo de centros de trabajo de la Dirección General de Planeación, Programación y Presupuesto (DGPPP) de la Secretaría de Educación Pública (SEP), la cual nos reportó un total de 104 escuelas secundarias distribuidas de la siguiente forma:
Escuelas de educación secundaria en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río 7
Municipio Secundarias públicas Secundarias privadas Total
Secundaria Telesecundaria Total
Veracruz 38 10 48 37 85
Boca del Río 13 2 15 4 19
Total 51 12 63 41 104
Respecto a instituciones de nivel medio superior, total de 64 centros educativos, los cuales se
incluyendo las escuelas técnicas, encontramos un encuentran distribuidos de la siguiente forma:
Escuelas de bachillerato en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río8
Municipio Bachillerato público Bachillerato privado Total
Bachillerato Telebachillerato Total
Veracruz 8 6 14 43 57
Boca del Río 4 --- 4 4 8
Total 12 6 18 47 65
 

Una vez ubicadas las instituciones, se determinaron los criterios de selección de los sujetos participantes, ello a través de un proceso no probabilístico por criterios (Pope, 1992), es decir, solamente se escogerá a los sujetos que reúnan los aspectos de interés para nuestra investigación, cubriendo con ello los criterios y categorías que la OPS marcó en el protocolo para el desarrollo de esta investigación. La población está dividida en tres estratos: clase baja, clase media y clase alta, y cada uno de ellos, a su vez, se encuentra dividido en dos grandes grupos: población que actualmente se encuentra estudiando (escolarizada) y población que actualmente no estudia (no escolarizada); pero, además, existe una característica que debe ser
considerada en los grupos y que corresponde a la edad de los sujetos, la cual queda establecida en dos aspectos: los adolescentes de 12 a 15 años y los adolescentes de 16 a 19 años. Una variable más que la OPS tiene considerada es la del medio social, por ello propone el estudio tanto en la zona urbana como en la zona rural. En el estudio se tomará solamente a la población urbana, debido a que la rural en el municipio de Boca del Río es menor al 2% y, en el de Veracruz, al 5%; 9 por otro lado, la población rural tiene comportamientos, en su mayoría, de una población suburbana.

Así, los grupos a los que se aplicará la encuesta quedaron integrados en las siguientes categorías:
Clase social Población escolarizada Población no escolarizada
Alta 12 a 15 años 16 a 18 años 12 a 15 años 16 a 18 años
Media 12 a 15 años 16 a 18 años 12 a 15 años 16 a 18 años
Baja 12 a 15 años 16 a 18 años 12 a 15 años 16 a 18 años
Solamente se seleccionará una escuela por estrato social, ya que lo que se busca es la representatividad de cada estrato. El procedimiento para determinar el estrato de las escuelas será a partir de los siguientes criterios:
a) Nivel aproximado de ingreso de los padres
de familia, a partir de la información que den
los directivos de cada institución, lo cual se
podrá corroborar mediante la encuesta que se
aplicará.
b) Características físicas de la escuela.
c) Zona en donde se encuentra localizada la institución en estudio.

El primer acercamiento con las escuelas se dio en el marco de una visita para presentar el proyecto de investigación a las autoridades de las instituciones educativas, solicitando el acceso y la calendarización para aplicar los instrumentos, tanto de la encuesta como la de los grupos focales. Es importante destacar que se han encontrado resistencias a la aplicación de los instrumentos, debido a que algunos directivos consideran que los cuestionamientos pueden llegar a “perturbar” la dinámica de los adolescentes, considerando que puede traerles conflictos con los padres; esto se ha observado, en mayor medida, en las escuelas privadas de clase alta. Ante ello, hemos tenido que introducir una variable extraña al proceso, la cual consiste en sensibilizar a los adolescentes antes de aplicarles el instrumento. Dicha sensibilización consiste en una charla de treinta minutos en donde se les informa sobre la importancia del proyecto y lo valioso de la información, se crea un rapport que al momento de aplicar la encuesta ha facilitado la obtención de datos, ha disminuido las dudas respecto a las preguntas del cuestionario y ha contribuido a disminuir el tiempo que los alumnos emplean en su resolución.

Se ha iniciado con el trabajo de los grupos focales, lo cual se ha convertido en una labor compleja, pues ha requerido contar con espacios adecuados fuera del contexto escolar, debido a cuestiones técnicas y operativas que son indispensables para su operación, tales como: una habitación con temperatura adecuada, silencio, aislamiento del medio, ambiente agradable y confortable; lo que no siempre se encuentra en las instituciones educativas, y el trasladar a los adolescentes participantes a un escenario dentro de nuestra universidad hace más compleja la aplicación de esta técnica. Otra limitante es que para la aplicación de este instrumento con mujeres adolescentes es necesario que sea moderada por personas del mismo sexo, lo cual implica adaptarnos a los tiempos de las egresadas integradas al equipo de investigación, lo cual no siempre coincide con los tiempos y horarios que las escuelas ofrecen.

Una tarea ardua en el desarrollo de la obtención de información lo representa la que debe generarse a partir del grupo de adolescentes no escolarizados, pues no es fácil su localización; sin embargo, como en el grupo anterior, se escogerán sujetos pertenecientes a las clases alta, media y baja, divididos en dos grupos: los de 12 a 15 años y los de 16 a 19 años. Las muestras se sacarán de la base de datos de los archivos del DIF Municipal de ambos municipios, de los archivos de alumnos dados de baja por las escuelas secundarias y bachilleratos que serán parte del estudio; también, a través de contactar con aquellos que se encuentran trabajando en la vía pública o establecimientos, así como aquellos que sean reportados al equipo de investigación por parte de colaboradores y dependencias de apoyo. De acuerdo con la base de datos del INEGI en esta zona, hay gran número de adolescentes que en la actualidad no están estudiando: la población adolescente de 10 a 14 años que no asiste a la
escuela en los municipios Veracruz-Boca del Río es de el 9.3% y, la de 15 a 19 años es de el 37.6%.

CAPTURA Y TRANSCRIPCIÓN DE LA INFORMACIÓN

Esta es una labor meticulosa, ya que implica un importante número de horas en la captura y transcripción de la información. Para capturar la encuesta fue necesario realizar una base de datos tomando como herramienta básica el programa Excel; además, se ha tenido que crear una codificación que facilite el procesamiento, el análisis y la comparación de los datos. Los tiempos que se utilizan para la captura de una encuesta son de aproximadamente 20 minutos por cuestionario, siempre y cuando sea realizado por dos personas, una capturando y la otra dictando; una sola persona se lleva el doble de tiempo.

Para los grupos focales ocurre un proceso semejante, ya que el tiempo de grabación es de dos horas aproximadamente, tomando como referencia que por 10 minutos de grabación nos llevamos una hora en transcribir y 20 minutos en su corrección. Por lo que, aproximadamente, la transcripción de un grupo focal nos lleva de quince a veinte horas. Esta labor es necesaria que la hagan directamente los aplicadores del grupo focal, debido a que sólo ellos saben el sentido que tienen las respuestas en el contexto en que fueron hechas, por lo cual se depende de los tiempos y la disponibilidad de los miembros del equipo de investigación. La labor ha sido enriquecedora, tanto la aplicación de la encuesta como la del grupo focal, ya que se han ido descubriendo aspectos relevantes para la investigación, además de que ha favorecido el involucramiento de los propios alumnos investigadores, beneficiando su aprendizaje.

LA INVESTIGACIÓN EN RED

Una de las riquezas de hacer esta investigación como miembros de la Red FAMECOM es la participación de diversas universidades del país y de otras instituciones, pues se genera información que puede discutirse e intercambiarse con pares que están realizando el mismo estudio en otros contextos. De esta forma, las experiencias tenidas por los grupos de investigación que se encuentran en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el Instituto Campechano, entre otras, nos han servido como puntos de referencia y nos han abierto nuevas perspectivas. Un elemento fundamental ha sido el poder intercambiar ideas y datos de manera directa en distintos momentos, sobre todo en aquellos espacios que la red ha previsto para ello, entre los que destacan el "Primer Coloquio Nacional de Comunicación y Salud", en donde no solamente participaron quienes están realizando un trabajo semejante en otros lugares, sino también autoridades de la Secretaría de Salud de los tres niveles de gobierno (nacional, estatal y municipal), académicos del ramo y una gama de profesionistas relacionados con estos campos.

Sintetizando los beneficios que se logran del trabajo en la red podemos señalar los siguientes:

a) Intercambio de información de libros y textos por pares que realizan un trabajo semejante.

b) Acompañamiento a lo largo del trabajo d e i n v e s t i g a c i ó n p o r p e r s o n a l especializado en diversas áreas.

c) Contar con la sinergia de esfuerzos, los cuales no se suman, sino que se multiplican, tanto a la información teórica como a los fenómenos sociales estudiados.

Primeras reflexiones en torno a la información recabada y al análisis del contexto Veracruz-Boca del Río

Sin pretender establecer planteamientos o conclusiones definitivas y, a partir de los datos que se están empezando a generar con la aplicación de encuestas y la realización de grupos focales, se han identificado aspectos de interés particular para el contexto Veracruz–Boca del Río que muestran coincidencias con lo que se ha encontrado en otros contextos explorados, tanto por la red como por la OPS, pero, también han permitido observar particularidades en las manifestaciones conductuales de los adolescentes, las cuales se han ubicado para su análisis preliminar en las siguientes áreas:

NIVEL DE BIENESTAR ADOLESCENTE

Es importante resaltar que, si bien el estado de Veracruz, de acuerdo con datos del INEGI (2000), se encuentra en un nivel 2 de bienestar 10 (lo cual es bajo), los dos municipios utilizados para este estudio se encuentran en un nivel 7, es decir, cuentan con el más alto nivel de bienestar, lo cual indica en términos estadísticos que los adolescentes están en una mejor condición que la mayoría de sus pares en el estado, ya que gran parte tiene acceso a los servicios de educación, salud y vivienda, así como el pertenecer a familias medias o pequeñas, con la disponibilidad de bienes y servicios para su disfrute (INEGI, 2000).

Los municipios Veracruz–Boca del Río son definidos como una importante zona urbana, industrial, comercial y portuaria, no detectándose niveles alarmantes de pobreza extrema como en otras zonas del propio estado o del país; sin embargo, los adolescentes que pueden ubicarse en esta categoría ven afectada su vida cotidiana, sobre todo en el campo de la salud, ya que muchos de los que se ubican como miembros de una clase social baja no tienen acceso a los servicios de salud ni a una alimentación adecuada (esto último ligado no sólo a cuestiones económicas, sino también culturales). Por otro lado, es importante señalar que la pobreza extrema en esta zona no rebasa el 11%, contra la media nacional que es del 25%11 eso aminora ciertos problemas en materia de salud, educación y vivienda.

CONTEXTO LABORAL DEL ADOLESCENTE

En el campo social, se observa una creciente incorporación de adolescentes que ingresan a edades tempranas (9 a 12 años) a contextos laborales en los que carecen de las más elementales garantías para su integridad física, además de tener que cubrir jornadas de trabajo que están por encima de las legalmente permitidas y recibir retribuciones económicas por debajo del salario mínimo establecido para la zona o bien, depender de propinas generadas por el trabajo desempeñado; tal es el caso de niños que se incorporan a grandes centros comerciales como empaquetadores o “cerillos” 12 en las cajas de cobro, en su defecto, el desempeño de estos como ayudantes “chalánes” 13 de albañilería, mecánica, soldadura, carpintería u otro oficio o actividad laboral. Este fenómeno se está reproduciendo de manera alarmante en la región.

Un factor que llama la atención son las alarmantes condiciones de riesgo a las que se exponen los adolescentes ante la necesidad de generar recursos económicos y que se presentan en el propio contexto laboral como parte rutinaria de sus quehaceres, ya que muchos de ellos laboran sin respaldo médico o de seguridad social que les garantice asistencia médica, la compensación de su sueldo por enfermedad o accidente e, incluso, de necesitarlo, una pensión por incapacidad permanente. Otra condición de riesgo para los
adolescentes lo representan los espacios y tiempos de traslado a sus centros de trabajo, combinados con los horarios, no siempre adecuados para su seguridad, así como la exposición a posibles accidentes viales propios de las ciudades como Veracruz–Boca del Río, el sufrir algún tipo de ataque físico o sexual por parte de adultos que ven en ellos víctimas potenciales que representan poco riesgo o resistencia a sus intenciones o, el contacto con sujetos “enganchadores”, 14 que buscan la inducción de los adolescentes hacia actividades ilícitas o que pongan en riesgo su integridad física, todo ello dentro de un contexto de seguridad social y legal que no responde a la nueva realidad de nuestro entorno.

NIVELES DE ESCOLARIDAD

Este panorama está estrechamente vinculado al área de la educación formal del adolescente. Si bien Veracruz–Boca del Río, como municipios, se ubican, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), entre los de mayor bienestar social, además de contar con una tasa alta, de escolaridad de nivel primario se muestra que en muchas otras entidades del país, existe una baja importante en los niveles de estudio superiores; por ejemplo, entre los adolescentes de 11 a 15 años encontramos una tasa de escolaridad del 87%, aunque debe considerarse que en cuanto a aprovechamiento académico, organismos educativos le otorgan una calificación de 4 en una escala del 0 al 10. Entre los 16 y 17 años, la tasa de escolaridad se ubica en el 50%, manteniendo un bajo nivel de aprovechamiento con una calificación promedio de 3.8, mientras que en el rango de edad de los 18 a los 19 años, la tasa de escolaridad es del 30% y se sigue reflejando un decremento en el nivel de aprovechamiento, con una calificación promedio de 3.5. Por otra parte, el muestreo de 275 adolescentes no escolarizados nos sigue ratificando que el 77% de ellos deja de estudiar al concluir o el estar por concluir la secundaria, un 10% lo hace en el bachillerato, un 5% al concluir o al estar cursando el primer grado de universidad y, sólo un 8% lo hace al concluir la primaria. Es en el proceso de estudios secundarios cuando la mayor parte de los adolescentes deja interrumpido un proceso fundamental para su desarrollo personal y el de la sociedad.

CONDUCTAS DE RIESGO

La OPS, en el protocolo de investigación COMSALUD (Obregón y otros, 2001), no reporta la prostitución adolescente como una condición de riesgo; sin embargo, es un fenómeno que se ha hecho evidente en nuestro contexto, aun en la población escolarizada. En estos momentos de la investigación, se han detectado —sobre todo en estudiantes de clase baja, sin ser considerada una situación exclusiva de esta clase social— conductas encaminadas a prácticas sexuales a cambio de recibir beneficios relacionados principalmente con aspectos económicos, o bien, para verse beneficiados con una calificación o la aprobación de un ciclo escolar; estas prácticas sexuales se ubican desde permitir caricias íntimas genitales o sexo oral, hasta la cúpula sexual. Un aspecto a destacar es que al referirnos al aspecto económico, como motivador para acceder al acto sexual, no se habla de factores como la pobreza, el hambre o cualquier otra necesidad básica, sino el hecho de poder acceder a ropa y zapatos de cierta marca, o en su defecto, poder contar con dinero para asistir a eventos sociales y de diversión. Caracterizando uno de los casos que se detectaron, la informante señaló que el intercambio sexual lo realiza para poder obtener dinero y comprar casetes, grabadoras, salir al cine y también comprar "otras cosas" que le hacen falta. Los casos de prostitución adolescente, en términos porcentuales, representan el 2% de la muestra, pero si le agregamos que los casos detectados son en menores de 16 años y que ellos reportan tener al menos un encuentro sexual semanal con una persona distinta, nos muestra que el problema tiene otra dimensión.

Otros aspectos, en cuanto a conductas de riesgo, que en el protocolo OPS no se hacen explícitos y que se presentan en los adolescentes de esta zona, se ubica en el estudio de la salud física, en aspectos como: obesidad, conductas pro diabéticas, nutrición deficiente, basada principalmente en carbohidratos y comida llamada “chatarra”, así como conductas que afectan el sistema cardiovascular (falta de ejercicio, vida sedentaria, consumo de grasas polisaturadas, estrés), enfermedades gastrointestinales, falta de hábitos higiénicos, además de otra enfermedad propia de esta zona, el dengue, el cual ha hecho presencia en la población adolescente.

Mención especial requiere el alto índice de SIDA que se reporta en la zona Veracruz–Boca del Río, el cual es superior a la media estatal y nacional. Situación igual en lo que se refiere a otras enfermedades de transmisión sexual. De acuerdo con información de la Jurisdicción Sanitaria No. 8 del Estado de Veracruz, la zona conurbada Veracruz–Boca del Río ocupa el primer lugar en casos de SIDA a escala nacional, con lo cual los adolescentes están expuestos a este padecimiento.

El área vinculada al aspecto de uso y consumo de sustancias adictivas, como alcohol, tabaco o drogas, es una de las que más se ha hablado, pero que en el caso del contexto Veracruz–Boca del Río se carece de fuentes y datos estadísticos significativos para valorar el impacto que dichas conductas de riesgo están teniendo en adolescentes. Una manera de identificar el incremento en el uso de estas sustancias se establece a partir del incremento de denuncias ante organismos de seguridad como la Procuraduría General de la República y la Policía Intermunicipal Veracruz–Boca del Río.

En el estudio realizado se ha podido detectar que el 21% 15 de los adolescentes declaran saber quién vende y/o consume drogas, lo cual no les facilita el acceso a los productos estimulantes; también el 10% declara que amigos y/o familiares consumen algún tipo de droga. Todo lo anterior es preocupante porque aumenta la condición de riesgo para el adolescente de esta zona conurbada. Un 11% ha declarado que ha consumido alguno de los siguientes productos nocivos: marihuana, cocaína, tachas, grapas y/o éxtasis, lo cual no habla forzosamente que son adictos, pero sí que existe la tendencia.

M E D I O S D E C O M U N I C A C I Ó N Y ADOLESCENTES

Los medios de comunicación tienen un papel fundamental en la vida diaria de este grupo de adolescentes de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, pues siempre se encuentran en relación con ellos. La televisión, el Internet y la radio tienen una fuerte presencia. Su contacto es cotidiano, el hablar de estos medios es de lo más normal en sus conversaciones diarias. En algunos casos, se observa una dependencia a estos, además de excesiva confianza en la información que arrojan.

Por otro lado, existe la incorporación de un lenguaje basado en la caracterización de unas cuantas palabras (no más de 500) 16 que se repiten y recrean cotidianamente en los medios: "inguesu", "güey", "pregúntame", "eso, eso", “no manches”, "perdooón", "óooorale", "malandro", 17 "malandra m
banda", entre otras, además de tendencia a imitar comportamientos vistos en la televisión, así como el estar más de cuatro horas frente al televisor, el Internet y/o la radio, incluso simultáneamente, ocupando estos tres medios.

De los encuestados el 96% declara ver televisión todos los días, lo cual se contrapone con el 38% que declara "ver" el periódico y el 53% que "ve" revistas. Cuando en la línea anterior ponemos que el adolescente "ve" un texto en lugar de "leerlo", es porque en los grupos de discusión ha declarado que realmente no lee los medios impresos, solamente los hojea, lee los encabezados y pone mucha atención en las imágenes, de ahí pasa al siguiente artículo. Cuando un texto le llama la atención, lee las primeras líneas, pero difícilmente llega a terminar un artículo completo. Claro, esto no es en todos los casos, pero sí en la mayoría.

Los adolescentes desarrollan una moda por la programación de los medios de comunicación, de manera particular por los programas televisivos, por los de radio y, en algunos sectores, se observa por páginas de Internet, aunque esto es en menor medida. Cuando un programa es aceptado por la mayoría de los jóvenes, inmediatamente empieza la apropiación de las palabras y formas de expresión que se generan dentro del mismo, y también de algunos comportamientos, además de desarrollar interés por los temas que ahí se manejan.

LOS MENSAJES DE SALUD

La investigación nos indica también que los adolescentes prestan una atención mínima a los mensajes en torno a la salud que los medios promueven directa o indirectamente. En los grupos de discusión declaran siempre que no ven mensajes de salud, ni en televisión, ni en radio, ni en prensa; sin embargo, cuando se les pregunta de algunos comerciales en particular, en la mayoría de los casos declaran haberlos visto, por ejemplo, los de las campañas de vacunación o bien, "Con condón no se siente lo mismo" el promocional de los enchufes de energía eléctrica alusivos también al uso del preservativo, entre otros. Sin embargo, hay que hacer énfasis en el mensaje para que nuestros informantes lo recuerden, de lo contrario no lo tienen presente.

Mención aparte tienen las recomendaciones sobre la salud que muchas empresas agregan al final o como una parte aislada de sus anuncios, tales como: "Aliméntate sanamente", "Come frutas y verduras", "Este producto puede ser nocivo para la salud", "Lávate bien las manos antes de comer", entre otros que, si bien los adolescentes llegan a recordarlos, consideran que esos mensajes no tienen razón de ser, que son peticiones "huecas" ya que no comprenden para qué las ponen; consideran que las colocan como una obligación, más que por un interés real en la salud de ellos. De hecho, los publicistas aceptan esto último y tampoco ellos están de acuerdo en que en sus comerciales de productos se pongan ese tipo de leyendas.

LA INTERPRETACIÓN QUE HACEN DE LOS MENSAJES

Uno de los objetivos centrales de esta investigación es determinar cómo perciben y qué interpretación hacen los adolescentes respecto a los mensajes en torno a la salud que reciben de los medios de comunicación. Realmente, la labor es compleja, porque al ir avanzando nos hemos percatado de la postura de Lull (1997), en cuanto a que los espectadores tienen una mirada polisémica y multisémica, y en el adolescente nos podemos percatar de estos dos aspectos. La mirada polisémica se da porque cada adolescente hace una interpretación diferente de lo que ve en los medios, no hay una visión única. Desde luego que hay tendencias hacia la interpretación del mensaje, pero en los grupos de discusión nos hemos podido dar cuenta que cada adolescente tiene una mirada distinta de los mensajes de los medios de comunicación. La percepción que haga cada adolescente depende del contexto desde el cual interpreta el mensaje, de sus experiencias de vida y de su mirada única sobre la realidad. Claro que hay entrecruzamientos, puntos de encuentro entre las miradas que se hacen a los mensajes, porque hay contextos similares, hay experiencias compartidas, pero la mirada de cada adolescente nunca es la misma.

En la construcción de la realidad, cada adolescente utiliza el mensaje de los medios de diversas maneras. Y en este punto nos encontramos con la mirada multisémica que hacen de los mensajes que producen los medios de comunicación. Este aspecto se refiere a que a un mismo mensaje, los adolescentes le dan distintas interpretaciones, tanto de manera diacrónica, como de manera sincrónica. Un mismo adolescente, al estar percibiendo un mensaje, no le da un solo sentido, le da diversos, no aplica una sola interpretación al mensaje del condón, le da varias en ese momento, que podrán ser desde el miedo a no usarlo, hasta el placer por experimentar su no uso. Además, a lo largo del tiempo, irá construyendo distintas formas de entender ese mismo mensaje. Por lo tanto, poder determinar qué usos y cómo interpretan los adolescentes los mensajes en torno a la salud, es una labor que se debe centrar en tendencias generales.

En este trabajo se ha podido hablar de varios aspectos cuantitativos; sin embargo, dentro de la investigación ya se está avanzando hacia aspectos cualitativos que nos permiten comprender el imaginario del adolescente y su relación con los medios de comunicación, su visión en torno al SIDA y las infecciones de transmisión sexual (ITS), drogas y sexualidad. Asimismo, ya se está obteniendo información fundamental que nos permite ir analizando razones por las cuales el adolescente es vulnerable a una serie de fenómenos sociales: ¿Por qué es tan susceptible de consumir productos que sabe son nocivos para él? ¿Por qué los medios de comunicación son tan importantes entre los 12 y los 18 años? ¿Es la ausencia cada vez mayor de los padres de familia lo que tanto marca su conducta y sus condiciones de riesgo? ¿Qué le atrae de las conductas de riesgo? ¿Por qué le encanta someterse a ellas?

La etapa de describir e interpretar resultados apenas inicia. En estos momentos, hemos hecho una exploración que nos permite vislumbrar la complejidad del fenómeno y darnos cuenta que es importante seguir estudiándolo, pero más importante es empezar actuar, de lo contrario, la población adolescente que hoy se descuide, será la población adulta que mañana genere conflictos sociales.
 


REFERENCIAS

BANDURA, A., (1994): “Teoría social cognitiva de la comunicación de masas,” en Bryant, J. & Zillmann, D. (Eds.). Los efectos de los medios de comunicación: investigaciones y teorías, p.89-126, Paidós, Barcelona.

BELTRÁN, L. R., (1993): “La salud y la comunicación en Latinoamérica: Políticas, estrategias y planes,” en UNESCO/OPS (Eds.) Por una política de comunicación para la promoción de la salud en América Latina, p.29-90, OPS Washington, D. C.

LULL, James, (1997): Medios, comunicación, cultura, aproximación global, Amorrortu editores, Argentina.

NAVARRO y Díaz, (1999): Análisis de contenido en métodos y técnicas cualitativas de investigación en ciencias sociales (Delgado, Juan Manuel y Gutiérrez Juan: coordinadores) Síntesis psicología, España.

POPE, Jeffrey, (1992): Investigación de mercados. AMACOM, USA.

OBREGÓN y otros, (2001): Proyecto COMSALUD, Organización Panamericana de la Salud, OPS, Washington, D. C.



1 Catedrático de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Cristóbal Colón y corresponsable del proyecto de investigación "Medios y salud pública: la voz de los adolescentes", en la misma institución. Coordinador institucional de la Red de Familia y Medios de Comunicación (Red FAMECOM).

2 Catedrático de la licenciatura en Psicología de la Universidad Cristóbal Colón y corresponsable del proyecto de investigación "Medios y salud pública: la voz de los adolescentes", en la misma institución.

3 La invitación se ha hecho por medio de la Red Iberoamericana de Investigación Familia y Medios de Comunicación (FAMECOM), con sede en la Universidad Autónoma del Estado de México, la cual está coordinando parte del trabajo de investigación que viene realizando a escala nacional en varias universidades y ha contribuido directamente en la elaboración de la propuesta.

6 Ya fue mencionado que la propuesta está basada en el proyecto COMSALUD (Obregón y cols., 2001:21-23).

7-8 Página electrónica de la SEP. www.sep.gob.mx/work/appsite/cct/indexcct.htm

9 Censo 2000, INEGI.

10 Los niveles de bienestar son medidos por el Instituto Nacional de Estadística , Geografía e Informática en 7 niveles, en donde 1 es el nivel más bajo y 7 es el más alto.

11 Esto con base en datos oficiales, ya que hay autores que hablan que es superior al 40%, ver Julio Boltvinik en su columna "Economía moral", publicada todos los viernes en el periódico La Jornada de la ciudad de México.

12 Nombre común o cotidiano con el que, en el contexto, se identifica a niños que realizan esta función.

13 Forma en que se le denomina al ayudante/aprendiz de algún oficio, cuyo trabajo se centra en hacer todo aquello que el maestro le encomienda, recibiendo a cambio una gratificación o el sueldo más bajo, en comparación a otros puestos, debido a la inexperiencia de éste y supuesto proceso de aprendizaje que está llevando.

14 Personas que buscan entre adolescentes, aquellos a los que pueden involucrar en actos o acciones para satisfacer intereses personales de tipo sexual, para inducirlos al consumo de drogas, o bien, reclutarlos como parte de redes de prostitución o delincuencia.

15 Este dato no es definitivo, al igual que la mayoría de los manejados en el presente trabajo, ya que solamente se muestran tendencias. Aún no se termina de recopilar toda la información ni de procesar toda la levantada; hasta ahora se ha trabajado con el más del 50% de la muestra, por lo tanto, no son datos con los cuales podamos generalizar.

16 Al contabilizar las diferentes palabras que utilizan los adolescentes en los grupos de discusión realizados, hemos observado que no utilizan más de 500 vocablos diferentes y suelen utilizar una misma palabra para significar distintas cosas, tales como "cosa", "este" y "güey", entre otras.

17 “Malandro" y "malandra banda" son palabras que se utilizan para designar a personas que no actúan de acuerdo con la norma social. Son utilizadas frecuentemente por los locutores de las estaciones de radio más populares de Veracruz.
 


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 


Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-5245
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Anuncios y Convocatorias
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > RUCC