SOZIALPOLITIK Y SOZIALPÄDAGOGIK DE UN REPUBLICANO DE MADRID: LA PROYECCIÓN JURÍDICA Y POLÍTICA DE ÁNGEL OSSORIO Y GALLARDO (1873-1946) EN LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DEL NIÑO*

Patricia ZAMBRANA MORAL**

Resumen: Nos ocupamos de una faceta un tanto desconocida del jurista y político Ángel Ossorio y Gallardo: la protección de los derechos del niño a través de la presidencia de una institución benéfica, fundada en 1935 y específicamente dedicada a ello, la Asociación Auxiliar del Niño. Recopilamos intercambio epistolar inédito entre Ossorio y Gallardo y destacados interlocutores de la escena política, financiera, jurídica, cultural y social de la época, contenido en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, y relacionado con esta institución de indudable proyección pública. Un total de setenta y tres misivas reflejan cuestiones propias de organización y funcionamiento, y muestran como Ossorio utilizaba sus múltiples contactos para dar publicidad y obtener los fondos necesarios para la buena marcha de la Asociación que presidía. Entre ellos figuran Alejandro Santamaría, Eladio Naya Ramos, Paulino Masip, Alfredo de Zavala, Manuel Fontdevila, José María Codina Ruiz, Jesús Fernández Conde, Joaquín Rocamora, Eligio Alonso, Cecilio Rodríguez, Santiago Alba, Ruperto Aicua Murillo, Sidonio Pintado Arroyo, Gabriel Montero Labrandero, Francisco Añino García, Manuel L. Ortega, Manuel B. Cossío, Valentín Ruiz Senén, Gustavo Gili, Javier Morata, Rafael Sánchez Guerra, el alcalde Madrid e incluso el Presidente de la República; y diversos miembros de la institución como Matilde Huici, Pilar Zubiaurre de Gutiérrez Abascal, María Martos de Baeza, Demetrio Hoyos, Ángel Ferrant, Miguel Prados o Gonzalo R. Lafora.

Palabras Clave: Ángel Ossorio y Gallardo, Derechos del Niño, Asociación Auxiliar del Niño, Protección del menor, Segunda República, Sociedad de Amigos del Niño, Escuela laica, Educación, Autoformación, Matilde Huici, Pilar Zubiaurre de Gutiérrez Abascal, María Martos de Baeza, Demetrio Hoyos, Ángel Ferrant, Miguel Prados, Gonzalo R. Lafora, Alejandro Santamaría, Sidonio Pintado Arroyo, Alfredo de Zavala, Rafael Sánchez Guerra.

Fiel reflejo del pensamiento y de la ideología de Ángel Ossorio y Gallardo fue su intensa actividad en ámbitos muy diversos que ya hemos reflejado en anteriores publicaciones, incidiendo, sobre todo, en su dimensión como político y jurista1. Ahora nos vamos a detener en una concreta faceta político-social como fue su interés en proteger los derechos básicos de los más desvalidos, en este caso los niños2, asumiendo la presidencia de una institución específicamente dedicada a ello. Nos referimos a la Asociación Auxiliar del Niño. Recopilamos aquí intercambio epistolar hasta ahora no publicado relacionado con esta institución social de naturaleza privada pero con indudable proyección pública que pone de manifiesto la ideología y la vocación social de nuestro personaje, así como su entrega a las causas que consideraba más justas. De nuevo hemos consultado los fondos del antiguo Archivo Histórico Nacional de Salamanca, Guerra Civil, sección Político-Social, donde se contienen varios legajos de papeles que le fueron incautados a Ossorio. En la documentación manejada se reflejan algunos aspectos jurídicos, relacionados con el ámbito contractual y estatutario de la Asociación, aunque la mayor parte de la relación epistolar revela el funcionamiento inicial de la misma con muy buena acogida entre sus principales destinatarios y el propósito recaudatorio para hacer frente a la trascendental obra social que era su principal objetivo.

Es mucho lo que se ha escrito en los últimos años sobre Ossorio3, pero aquí pretendemos reflejar una vertiente distinta, un tanto desconocida, la del político que ofrece su trayectoria y sus relaciones personales fruto de la misma al servicio del menor desamparado y a la defensa de sus derechos, en concreto, a través de la referida institución.

La Asociación Auxiliar del Niño se creó bajo el impulso, entre otros, de Matilde Huici Navaz, psicopedagoga4, abogada y política socialista5 que destacó por sus ideas feministas6 y por su intensa actividad social. Trabajó, en diversas ocasiones, con relevantes personalidades como Clara Campoamor y Victoria Kent con quienes fundó en 1928 el Instituto Internacional de Uniones Intelectuales. No vamos a entrar en su biografía7, pero sí repasamos algunos datos de interés respecto a su relación con Ossorio y Gallardo y la defensa de los menores. Huici desarrolló parte de su profesión en el Tribunal Tutelar de Menores de Madrid donde su esposo era juez y formó parte del Consejo Superior de Protección de Menores8. En su exilio en Chile continuó con su vocación educadora, creando la Escuela de Educadores de Párvulos en 1944. Algunos de los contactos que mantuvo con Ossorio estaban relacionados con la Comisión Jurídica Asesora o con el referido Tribunal de menores9, aunque la mayor parte de su intercambio epistolar se centra en la Asociación Auxiliar del Niño. En una ocasión anterior, recogimos estas misivas desde la perspectiva del feminismo y del elemento femenino en el pensamiento de Ossorio y Gallardo. Ahora tan solo referimos algunas de estas cartas, las más relevantes para el tema que nos ocupa, y lo hacemos desde una óptica diferente, centrada en la figura del menor y en su protección.

Sobre el trascendental papel de Matilde Huici en la Asociación Auxiliar del Niño con múltiples referencias a la aludida relación epistolar con Ossorio y Gallardo se ha pronunciado también María Nieves San Martín Montilla10 quien la considera, tal vez en exceso, «el alma del proyecto», pese a mantener un «modesto puesto de vocal» (aunque, en un principio, ni siquiera aparecía como tal)11, pretendiendo a través de Ossorio otorgar la «representación a una persona destacada que pudiera dar solvencia al proyecto y ayudara a publicitarlo»12, ofreciéndole, con este fin, la presidencia de la Asociación que trataba de ser una «respuesta original» para evitar situaciones que eran «caldo de cultivo» de la delincuencia adolescente, lo que deducía de su experiencia en el Tribunal de Menores. San Martín cree probable que fuera la propia Huici la que redactó el borrador de los Estatutos de la Asociación que remitió a Ossorio13.

La Asociación Auxiliar del Niño era una entidad de carácter benéfico que se fundó en marzo de 193514, «para prestar la máxima ayuda material y moral a la infancia desvalida y abandonada, así como indirectamente a sus padres, trabajadores en circunstancias difíciles»15. A través de diversas actividades (biblioteca16, cuyo local había sido cedido gratuitamente por Ángeles y Ana María Gasset17, club18, cine19, talleres20,…) se intentaba que los niños no estuviesen en las calles para protegerlos de los constantes peligros que esto suponía21, contribuyendo además a su educación, subsanando la falta de escuelas, ayudándoles a invertir su tiempo cuando estaban fuera de las mismas y coadyuvando «a su higiene y desarrollo» y a su formación espiritual.

A diferencia de lo que sucedía con la Biblioteca donde, como hemos indicado, se admitían niños y niñas, en el Club solo se permitía la entrada a los chicos. Matilde Huici lo calificaba de “injusticia”, pero consideraba que facilitaba su funcionamiento por la necesidad de eliminar, en principio, el tan temido problema de la difícil «convivencia de niños y niñas en el despertar de la adolescencia»22. A nivel educativo, se planteaba como novedad que los chicos se formasen a sí mismos mediante juegos y un taller de carpintería pero sin maestros y «sin imposiciones coactivas de nadie», partiendo de que «el hombre debe aprender a mandar en sí mismo». No se trataba de crear escuelas, sino «bibliotecas, círculos y parques infantiles donde los niños entrasen por su libre voluntad, hallasen honesto esparcimiento, ampliasen su caudal de cultura y encontrasen la libertad para sus iniciativas y estímulos para su convivencia»; siempre bajo «la prudente asistencia de personas discretas, conocedoras de la psicología infantil que, sin mandar, aconsejen, sin cohibir, orienten, y sin castigar alumbren en las conciencias de los niños las fuentes del bien». Tampoco se pretendía influir en la conciencia religiosa de los niños que «era responsabilidad de padres y maestros»23. A pesar de que Ossorio manifestaría que la Asociación estaba «ajena a toda tendencia política», la propia visión del modelo educativo era fiel reflejo de la ideología que inspiraba a la misma, adelantada a su época. En su correspondencia, Ossorio insistía en que el fin de la institución no era enseñar, sino la “autoformación” de los menores a través de la lectura y de los trabajos que quisieran llevar a cabo voluntariamente24.

Sobre este particular, tendría especial interés una extensa carta de 18 de diciembre de 1935 (que más adelante reproducimos al completo), que Ossorio dirigía al notario Alejandro Santamaría, una vez que la Asociación llevaba unos meses funcionando con éxito. En ella hacía hincapié en la pretensión de que los centros de la Asociación no se pareciesen «en nada a una Escuela», evitando imponer maestros, criterios o someter a los niños a disciplina, ya que pensaba que, de este modo, no asistirían. El objetivo era que los chicos destacasen de manera espontánea «sus aficiones y aptitudes», sin «dar lecciones», ni ejercer «ninguna influencia sobre la mente ni la conciencia de los niños» y sin establecer orientaciones para no actuar como maestros ni como padres y no confundir a los chicos. Esta iniciativa estaba dando «mejores resultados que las más estrechas disciplinas escolares». En la misma sede aludía Ossorio a su opinión contraria sobre la Escuela laica, remitiendo a Santamaría un artículo relacionado con el tema25, quien, en una misiva fechada el día anterior, había mostrado su oposición a la idea de «no influir en la conciencia religiosa de las criaturas», por considerar que los padres sin medios y los maestros laicos poco podían formar26. En otra ocasión, Ossorio se quejaba de la falta de «cooperación social», no por falta de dinero, sino «por carencia de una concepción clara sobre la importancia de la formación de los chicos, física y espiritualmente»27.

La Asociación comenzó a funcionar con gran acogida entre los niños, siendo su principal problema la falta de medios: «No tenemos locales bastantes, no tenemos libros bastantes, no tenemos elementos económicos bastantes para atender al llamamiento, más que cordial, impetuoso, con que los muchachos y, naturalmente sus familias acuden a buscar en nuestras obras recogimiento, solaz e ilustración»28.

La documentación inédita manejada y que luego reproducimos muestra como Ossorio, a través de sus numerosos contactos y su cuidada pluma, procuraría la máxima difusión y propaganda de la Asociación Auxiliar del Niño, tanto en prensa como en radio29; así como la obtención de fondos económicos (tanto para sus primeros pasos como para su expansión posterior ante el éxito de sus acciones iniciales; por ejemplo, con una nueva biblioteca en el Grupo escolar Lope de Vega), medios materiales (juguetes, libros, carbón para la calefacción, locales, terrenos…), permisos administrativos o nuevos socios, dando a conocer los fines y logros de la misma. Con estos objetivos, mantuvo relación epistolar, con personajes muy destacados de la escena política, financiera, jurídica, cultural y social en una época convulsa y trascendental para la historia de España. Circulan, entre otros interlocutores, el escritor y director de El Sol, La Voz y La Vanguardia, Paulino Masip30; el gobernador del Banco de España, Alfredo de Zavala; el director de El Heraldo, Manuel Fontdevila; los abogados José María Codina Ruiz, Jesús Fernández Conde y Joaquín Rocamora; el interventor del Estado en ferrocarriles, Eligio Alonso; el jardinero mayor y jefe del servicio del ramo del arbolado, parques y jardines de Madrid, Cecilio Rodríguez; el abogado y ministro Santiago Alba; el procurador Ruperto Aicua Murillo; destacados profesionales de la enseñanza como Sidonio Pintado Arroyo quien fue vocal de la sección primera del Consejo de instrucción pública dedicada a la enseñanza primaria, ostentando la presidencia Miguel de Unamuno31; Gabriel Montero Labrandero, que estaba al frente de la obra de caridad “Comedores Montero” y fue miembro del Partido Republicano Radical; el concejal de Tudela asesinado en 1936, Francisco Añino García; el escritor, editor y periodista, Manuel L. Ortega; el presidente del Patronato de Misiones Pedagógicas del Ministerio de Instrucción Pública, Manuel B. Cossío; el empresario Valentín Ruiz Senén, vinculado al Banco Urquijo; el editor Gustavo Gili; el gobernador civil de Madrid y presidente de la Junta provincial de Protección de menores Javier Morata; Rafael Sánchez Guerra, que fue Secretario General de la Presidencia de la República y, más adelante, ministro de un Gobierno republicano en el exilio32; el alcalde Madrid; e incluso el Presidente de la República.

Entre los documentos de Ossorio descubrimos, asimismo, intercambio epistolar con otros miembros de la Asociación Auxiliar del Niño, relacionado, sobre todo, con cuestiones organizativas. Entre ellos se encontraban, no solo Matilde Huici33, sino también la secretaria, la escritora, Pilar Zubiaurre de Gutiérrez Abascal34; María Martos de Baeza (quien consideraba a Ossorio «sano en el sentido ético y democrático»)35; Demetrio Hoyos, encargado, según sus propias palabras, de la «contabilidad, correspondencia, preparación y liquidación de cobranza, actas, movimientos de asociados, sesiones de cine, atención de visitas, etc.»36; el escultor Ángel Ferrant, que llegó a ocupar el puesto de tesorero de la institución (suponemos que después de Luisy Graa)37; el doctor Miguel Prados o el neurólogo y psiquiatra Gonzalo R. Lafora, que fue vicepresidente de la Asociación.

Otras cartas que no reproducimos tienen contenido similar de agradecimiento por la adhesión a la Asociación (como, por ejemplo, la dirigida a Eugenio Ruiz Gálvez, al abogado José Campos Campaña, a Benito Díaz de la Cebosa o a Matilde Moliner de Arévalo)38 o por donativos económicos.

Cierto trasfondo político intuimos en una misiva de Eladio Naya Ramos, relacionada con el influjo de Ossorio en la transformación de la “Liga contra el analfabetismo” en una paralela Asociación Auxiliar del Niño en la Coruña, al considerar la «atención que los hombres del “nefasto” bienio dedicaron a la enseñanza» causa principal del poco éxito de la referida “Liga”39.

Otra mujer con la que Ossorio mantuvo activo contacto a través de la Asociación Auxiliar del Niño fue Magda Donato con la que pretendía impulsar la «formación de las niñas a través de la lectura», solicitándole un donativo de libros para la Biblioteca40.

La periodista Gabriela Mistral alabaría la acción de la Asociación Auxiliar del Niño y su actuación dirigida a mejorar la situación de niños «pordioseros y vagabundos», ofreciéndoles «casa, comida, ropa y educación» solicitando, a través de su actividad profesional, ayudas estatales para la misma41.

Aunque tal vez fuese la más conocida y la de mayor trascendencia y proyección, no sería la Asociación Auxiliar del Niño la única institución benéfica dirigida a la protección de la infancia con la que Ángel Ossorio y Gallardo había colaborado de manera activa. Años atrás, en concreto el 20 de diciembre de 1928, fue «elegido por unanimidad socio de número» de la Sociedad “Amigos del Niño” como «reconocimiento a la dilatada labor realizada (…) en bien de la infancia»42, nombramiento que aceptó «muy gustoso», mostrándose dispuesto a colaborar. En los Estatutos de esta Sociedad, aprobados el 22 de marzo de 1926, se indicaba que había sido creada «bajo los auspicios del Colegio de Doctores», siendo «sus fines exclusivamente espirituales», promoviendo la «fundación y consolidación de organismos benéficos culturales o de cualquier otra clase en bien de la infancia». La Sociedad debía fomentar «los estudios referentes al niño» y prestar su colaboración «a cuantas obras tiendan a la educación de los niños»43. En relación con esta institución mantendría Ossorio correspondencia con el Secretario General, José Gallo de Renovales quien le remitiría, el 23 de marzo de 1929, un Proyecto de Estatutos del Secretariado Español de Amigos del Niño, conteniendo las bases del mismo, con el que Ossorio no estaba de acuerdo, aunque no expresaba los motivos44.

Por otra parte, en la documentación que hemos manejado se encuentran varios informes urbanísticos, refiriéndose en uno de ellos a la «responsabilidad de la vivienda insana como causa de mortalidad infantil». En otro, dirigido al Ayuntamiento de Madrid y firmado por el marqués de Hoyos el 23 de julio de 1930, se aludía a la «extraordinaria insuficiencia de locales destinados a la primera enseñanza» y a «las deplorables condiciones en que se hallan instaladas muchas escuelas unitarias que ocupan locales carentes, en absoluto, de las más elementales condiciones pedagógicas»45. También descubrimos un «esbozo de solución al problema de la escolaridad en Madrid, tomando como guía la fórmula de Joaquín Dicent» que proponía la construcción de grupos escolares46. Siendo Ossorio patrono interino del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, intervino para el éxito del Proyecto de transformar las Caballerizas de Palacio en edificio escolar, para que la localidad pudiese tener las escuelas necesarias, lo que le sería agradecido por el alcalde, Antonio Fernández Morcillo y por Bernabé Palacios, secretario del Ayuntamiento; aunque dicho proyecto quedaría «en suspenso» por su dimisión de este cargo en agosto de 1931, lo que no le impediría continuar mediando para la resolución de los asuntos pendientes, instando al catedrático de Derecho natural y luego de Filosofía del derecho Luis Recaséns Siches (1903-1977) en tal sentido, por tratarse de un tema en el que había puesto «tanto cariño»47.

Todo esto demuestra el interés de Ossorio y Gallardo por la enseñanza, la educación y los derechos básicos del niño, que se puede comprobar en los documentos que reproducimos a continuación.

[Nº 1] Carta de José Gallo de Renovales a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 20 de diciembre de 1928
Excmo. Sr. D. Ángel Ossorio y Gallardo
En la última Junta General celebrada por la Sociedad “Amigos del Niño” fue V. E. elegido por unanimidad, socio de número para ocupar una vacante de los cuarenta socios que como número fijo, tiene la expresada categoría, siendo tal acuerdo expresión de público reconocimiento a la dilatada labor realizada por V. E. en bien de la infancia.
Al transmitirle el precedente acuerdo me es grato enviarle un ejemplar de nuestros estatutos, esperando que se servirá honrarnos con la aceptación del cargo para el que ha sido V. E. elegido.
Dios guarde a V. E. muchos años
El Secretario General
José Gallo de Renovales (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 2] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a José Gallo de Renovales
Madrid, 1 de enero de 1929
Sr. D. José Gallo de Renovales
Distinguido amigo:
Acepto muy gustoso el nombramiento de socio de número con que me distingue esa Sociedad de Amigos del Niño, y fácilmente me alcanza que más que a mi labor ello se debe a la bondad de Vds. Colaboraré en la obra, para hacerme digno de confianza. Y en todo momento estaré a la disposición de esa Junta para secundar sus proyectos.
No pude asistir a la primera Asamblea por exceso de ocupaciones en aquel día. Pero ello no significa que no me interese la obra y espero, por tanto, que me tendrá al corriente de los trabajos.
Muy suyo afmo. amigo q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 3] Carta de José Gallo de Renovales a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, s. f.
Mi distinguido consocio:
En fecha próxima se ha de celebrar una Junta General en la que aparte de otros interesantes asuntos, hemos de elegir ocho socios de número y veinte supernumerarios.
Según un acuerdo tomado anteriormente, se ha de llevar en Secretaría una lista con los nombres de la personas propuestas por los socios para ocupar las vacantes que existan y a tal fin le ruego se sirva enviarme una nota con los nombres de los elementos que Vd. juzgue valiosos y tenga interés en que pertenezcan a nuestra Sociedad para que aporten a nuestra labor cultural su valiosa colaboración.
Con un atento saludo se repite affmo. s. s.
El Secretario General,
José Gallo de Renovales (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 4] Carta de José Gallo de Renovales a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 8 de enero de 1929
Excmo. Sr. D. Ángel Ossorio y Gallardo
Mi distinguido amigo:
Los socios del Amigos del Niño se han alegrado mucho con el honor que V. les proporciona al aceptar el nombramiento de socio de número para el que ha sido V. elegido por unanimidad, y más por su amable promesa de colaboración efectiva en la obra tan simpática de amor al niño que a todos nos preocupa.
Le supongo enterado por la prensa de las conclusiones adoptadas en la primera Asamblea Nacional. Por consecuencia de la enorme repercusión que ha tenido en toda la prensa de España, no pasa día sin que dejemos de recibir cartas solicitando informes, para la creación de Sociedades de Amigos del Niño en las provincias. Ayer precisamente he leído notales artículos en el Pueblo Gallego, de Vigo, Norte de Castilla de Valladolid y Carbayón de Oviedo, animando a las fuerzas vivas de estas provincias para que en la segunda asamblea de Amigos del Niño que se celebrará en Madrid no falten las representaciones de estas provincias.
Siendo nuestra sociedad propiamente de estudios, sorprendidos por el auge que en provincias tomaban las sociedades de igual nombre, decidimos convocar la pasada Asamblea, con el fin de coordinar tan varios esfuerzos no solo en el aspecto científico sino en el tutelar, benéfico, de protección, etc. Fruto de esta iniciativa ha sido la creación de un Secretariado Nacional que esperamos labore activamente y tenga vida próspera.
Con este motivo al reiterarle en nombre de la Junta Directiva las más expresivas gracias, le deseo feliz año y me repito atento affmo. s. s. y compañero que estrecha su mano.
El Secretario General
José Gallo de Renovales (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 5 ] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a José Gallo de Renovales
Madrid, 29 de abril de 1929
Sr. D. José Gallo de Renovales
Mi distinguido amigo:
Atendiendo a su requerimiento hecho en el sentido de que envíe por escrito mi voto para el plebiscito que se hace entre los socios de Amigos del Niño, a cuyos resultados queda sometida la aprobación de las Bases para el Secretariado redactadas por V., siento mucho tener que manifestarle que no estoy conforme con ellas.
Suyo afmo. amigo s. s. q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 6] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Cecilio Rodríguez
Madrid, 16 de enero de 1935
Sr. D. Cecilio Rodríguez
Mi estimado amigo:
Un grupo de amigos necesita, juntamente conmigo, el consejo y la orientación de V. y necesita obtenerlo precisamente en la Dehesa de la Arganzuela.
¿Sería V. tan amable que quisiera recibirme allí? Me permito proponer a V. que, si no tiene inconveniente en ello, nos cite en la primera mitad de la tarde de cualquier día de la próxima semana, exceptuando el jueves, en que a mí me sería imposible acudir.
Con la esperanza de que prestará a usted una acogida benévola a mi ruego, le anticipo las gracias y quedo suyo affmo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 7] Saluda de Cecilio Rodríguez a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 19 de febrero de 1935
El Jardinero mayor, Jefe del Ramo de arbolado, Parques y Jardines de Madrid
Saluda
A su apreciable amigo D. Ángel Ossorio y en contestación a su atenta 16, he de contestarle que el viernes a las 3 y ½ de la tarde en la Puerta llamada del embarcadero, que está al final de Sta. María de la Cabeza en la confluencia de los paseos de Yeserías y Chopera, tendrá el gusto de estar a su disposición.
Cecilio Rodríguez Cuevas aprovecha gustoso esta ocasión para expresarle el testimonio de su consideración más distinguida.
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 8] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Cecilio Rodríguez
Madrid, 21 de febrero de 1935
Sr. Don Cecilio Rodríguez
Mi estimado amigo:
Recibí su Saluda, avisándome que mañana viernes podríamos reunirnos a las 3 y ½ de la tarde. Me había hecho la ilusión de asistir, aunque llevo un par de días con una afección gripal; pero esta mañana he tenido que acudir a informar en el Tribunal Supremo, he vuelto muy quebrantado y me doy cuenta de que mañana no estaré en disposición de salir a la calle. Me apresuro a avisárselo a Vd., para que no se moleste. Y cuando me reponga, se lo avisaré para que convengamos nueva fecha.
Le saluda atentamente su amigo,
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 9] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Cecilio Rodríguez
Madrid, 12 de marzo de 1935
Sr. D. Cecilio Rodríguez
Mi querido amigo:
Repuesto ya de la gripe, vuelvo a requerir la amabilidad de V. para la visita a la Dehesa de la Arganzuela, en unión de otras dos o tres personas.
No siéndome posible disponer del jueves ni del viernes y estando demasiado próximo el día de mañana, me permito indicar a V. el sábado 16, el lunes 18 o el miércoles 20, y como hora las 4 de la tarde.
Espero sus instrucciones, le reitero mi agradecimiento y quedo suyo affmo. amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 10] Carta de Cecilio Rodríguez a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 15 de marzo de 1935
Sr. D. Ángel Ossorio
Mi querido y respetado amigo:
Mucho gusto estaré el día 20 miércoles a las 4 de la tarde en la puerta llamada del Embarcadero que como V. sabe está al final del Paseo del Canal y en su encuentro con el Paseo de la Yeserías y Chopera.
Sabe le quiere su anciano amigo y s. s.
Cecilio Rodríguez (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 11] Carta de Demetrio Hoyos a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 3 de abril de 1935
Sr. D. Ángel Ossorio
Madrid
Muy Sr. mío:
Cumplimentado su encargo, tengo el gusto de exponerle a continuación el resultado de la gestión realizada en el Ayuntamiento.
La solicitud ha seguido su curso y se halla ahora en el preciso momento de espera de solución por parte de los Concejales de la Comisión de Hacienda Sres. Uriarte, Feijoo, Andueza, Garrido y Morales. El jefe de la sección de Hacienda es el Sr. Carbajosa.
La ley, al parecer, no autoriza estas cesiones pero la opinión es favorable dado el fin benéfico que persigue la Asociación.
El lunes puede saberse el resultado definitivo.
Queda gratamente a sus órdenes y le estrecha la mano.
Demetrio Hoyos (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 12] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Santiago Alba
Madrid, 25 de abril de 1935
Excmo. Sr. Don Santiago Alba
Querido amigo Alba:
En la Asociación Auxiliar del Niño me entregaron su tarjeta y el Boletín de suscripción a nuestra obra. De veras se lo agradezco; tanto más, cuanto que yo no me he atrevido a molestarle y ha sido V. quien ha tomado la iniciativa, respondiendo solo a la presencia de mi nombre en la propaganda.
Gracias de veras y mande a su buen amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 13] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Gonzalo R. Lafora
Madrid, 17 de mayo de 1935
Sr. D. Gonzalo Lafora
Mi distinguido amigo:
Le echamos a Vd. mucho de menos en nuestras reuniones semanales de la Asociación Auxiliar del Niño. Las cosas han empezado con más empuje del que podíamos prometernos y están ya en vías de realización próxima el primer lectorio, el primer club y el primer parque. Todos agradeceríamos a Vd. mucho que hiciera un esfuerzo para ilustrarnos en nuestras tareas.
Hemos acordado ayer ir a ver al Gobernador del Banco de España para pedirle dinero y como si Vd. no asistiese, tratándose de visitar a tan próximo pariente suyo, la ausencia parecería una desautorización. Me permito, pues, rogarle que sea Vd. quien gestione la entrevista, concertándola para día y hora en que pueda V. acudir.
Procure decírmelo con dos o tres días de anticipación para tener tiempo de avisar a los compañeros de Junta.
Siempre de Vd. affmo. amigo,
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 14] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Cecilio Rodríguez
Madrid, 17 de mayo de 1935
Sr. D. Cecilio Rodríguez
Mi querido amigo:
Me dicen en el Ayuntamiento que está a informe de Vd. la solicitud de la Asociación Auxiliar del Niño para crear el primer parque infantil en la Dehesa de la Arganzuela. Como nos tiene Vd. prometido el concurso de su juicio favorable, solo me queda rogarle que emita su dictamen de tal suerte que se puedan ocupar del asunto en la próxima comisión del martes, para que la realización de nuestro proyecto no se dilate.
Tenemos ya en vías de pronta realización la primera biblioteca infantil y el primer club. A ello queremos añadir el primer parque, en lo cual la bondad de Vd. es elemento de concurso primordial e indispensable.
Gracias anticipadas y disponga de su affmo. amigo, q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 15] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Gustavo Gili
Madrid, 18 de mayo de 1935
Sr. D. Gustavo Gili
Mi querido amigo:
Recibo su carta del 16 y espero los libros que me anuncia.
El generoso rasgo es muy propio del amor a la cultura que tiene Vd. demostrado durante tantos años de laboriosidad, de inteligencia y de sacrificio; porque no siempre a un editor amante de la cultura le toca ganar.
Quiero decirle a Vd. que ha contribuido con su noble gesto a un excelente propósito. Nos hemos reunido unas cuantas gentes de buena voluntad, constituyendo la Asociación Auxiliar del Niño para ver de orientar los espíritus de la muchachería que no tiene escuela o de aquella otra que la tiene, durante las horas que esté fuera de ella. Nos proponemos establecer lectorios infantiles, clubs infantiles y parques infantiles. Estamos ya muy a punto de hacer el primer ensayo de cada cosa.
En la popularísima barriada del Pacífico (Puente de Vallecas), unas señoritas entusiastas de la obra nos han cedido un local para biblioteca. Allí vamos a establecer la primera y allí irán los libros de Vd. Se combinará la lectura con juegos sedentarios (ya que el local no permite otra cosa) y con entretenimientos adecuados para las edades. Pero la lectura será la finalidad principal de esta institución.
Para el primer club infantil tenemos ya tomado un hotel en la barriada, también popular, de la Prosperidad. A diferencia de la biblioteca, donde los niños entrarán y saldrán a su antojo, aquí procuraremos retenerlos todo el día para que hagan la vida de relación propia de un club, con juegos, lecturas, conferencias, cine, gimnasio, etc.
Otro tanto se hará en el parque infantil, que probablemente inauguraremos mediante cesión que nos hace el Ayuntamiento de cierta porción de la Dehesa de la Arganzuela.
Veremos hasta donde nos acompaña la fortuna. Hemos empezado la labor sin un céntimo, respondiendo así al casticismo español, que nunca ha conseguido hacer otras cosas sino aquellas que lógicamente no se pueden hacer. Un plantel de jóvenes profesores, bibliotecarios, médicos, etc. nos acompaña en la tarea. Y uno de los primeros rasgos de concurso generoso es el que ha tenido Vd. Daré cuenta a la Junta próxima para que todos mis colegas le aplaudan como yo.
Siempre suyo buen amigo, que cariñosamente le saluda,
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 16] Carta de Manuel B. Cossío a Ángel Ossorio y Gallardo 
Madrid, 24 de mayo de 1935
Sr. Presidente de la Asociación Auxiliar del Niño
Muy señor mío:
Contestando a su atenta carta del 10 del corriente, tengo el gusto de manifestarle que este Patronato en su última sesión del día 20, acordó conceder a esa Asociación, que Vd. tan dignamente preside, el envío, según se solicita, para la Biblioteca o Lectorio infantil, de algunos libros adecuados a niños y muchachos de 8 a 14 años.
Al tomar dicho acuerdo y aunque el fin principal de las Misiones consista en acudir a las aldeas más pobres y desamparadas, según consta en las Memorias de este organismo, el Patronato lo ha hecho como caso especial, por tratarse de una Asociación que se encamina también a proteger a los niños abandonados y desamparados y que, por ahora, no cuenta con más recursos que la generosidad de sus donantes.
Cuando se haya hecho la selección de los libros se remitirán a su Asociación, que podrá conservarlos y usar de ellos indefinidamente; y si desapareciese o cambiasen sus fines deberían volver al fondo de Misiones, pues este es el carácter con que se conceden los envíos de libros.
Reiterándole mi satisfacción me complazco en quedar de Vd. atto. s. s. q. e. s. m.
Manuel B. Cossío (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 17] Carta de Gonzalo R. Lafora a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 24 de mayo de 1935
Sr. D. Ángel Ossorio y Gallardo
Mi distinguido amigo:
Le agradezco mucho sus atenciones respecto a la Asociación Auxiliar del Niño. Contando con que me sería muy difícil asistir a sus reuniones me negué a figurar en la Junta Directiva, pero en ausencia mía me hicieron Vicepresidente y luego se disculparon diciéndome que no era precisa mi asistencia. Yo comento que mis horas de trabajo me impiden colaborar más asiduamente en tan noble movimiento y le ruego me disculpe por ello.
Ayer hablé con el Gobernador del Banco de España quien se ofreció a recibir a la Comisión el próximo martes a las 10 y media de la mañana. Yo espero asistir con Vds., le ruego me diga donde debemos reunirnos.
Le saluda atentamente su affmo. amigo q. e. s. m.
Gonzalo R. Lafora (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 18] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Gonzalo R. Lafora
Madrid, 25 de mayo de 1935
Sr. D. Gonzalo R. Lafora
Mi distinguido amigo:
Recibo su carta de ayer 24, a la que me apresuro a contestar para rogarle trate de conseguir su aplazamiento a nuestra entrevista con el Gobernador del Banco de España hasta la próxima semana, pues el martes próximo y varios días más, los tendré ocupados con la vista de la Generalidad de Cataluña. Como yo querría hacer compatibles las dos cosas, me atrevo a solicitar del Sr. Zavala, por mediación de V. aquel aplazamiento.
Mil gracias por esta nueva molestia que le proporciono y mande como guste a su affmo. amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 19] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Manuel B. Cossío
Madrid, 28 de mayo de 1935
Sr. D. Manuel B. Cossío
Muy señor mío:
Recibo su amable carta del 24 en que me comunica el acuerdo tomado por el Patronato de Misiones Pedagógicas de conceder a la Asociación Auxiliar del Niño, respondiendo a nuestra solicitud, el envío de algunos libros adecuados para niños, con destino a nuestro primer Lectorio infantil.
En nombre propio y en el de la Asociación agradezco mucho ese generoso rasgo, del que daré cuenta a mis colegas en la próxima Junta a fin de que puedan aplaudir conmigo su valiosa cooperación, tanto más de estimar cuanto que, según Vd. me indica, el Patronato ha tenido que tomar un acuerdo especial para acceder a nuestro deseo.
Con este motivo me reitero de Vd. affmo. s. s. y amigo q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 20] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Alfredo de Zavala
Madrid, 14 de junio de 1935
Excmo. Sr. Don Alfredo de Zavala
Querido amigo Zavala:
Necesito que V. conceda treinta minutos de atención benévola a la Junta Directiva de la Asociación Auxiliar del Niño, que yo presido y de la que es Vicepresidente su primo de V. el médico Lafora. ¿Podrá V. concedérnoslos? Doy por descontado que sí y le ruego que me cite con tres o cuatro días de anticipación para que yo tenga tiempo de convocar a los que han de acompañarme a dar a V. explicación. Ya comprenderá V. que vamos a pedir dinero al Banco de España. Quizá el recatarlo fue una habilidad; pero con V. no valen habilidades. Y además, casi todas las habilidades acaban en hipocresía.
Espero, pues, sus órdenes y quedo suyo buen amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 21] Carta de Alfredo de Zavala a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 18 de junio de 1935
Excmo. Sr. Don Ángel Ossorio y Gallardo
Mi querido amigo don Ángel:
Me figuro que la visita que Vd. me anuncia en su atenta carta del sábado, es la misma que me anunció ya Gonzalo Lafora, y que hubo de suspenderse por atenciones profesionales de Vd. Para evitar que en esta ocasión pueda ocurrir lo mismo y en contestación a su carta indico que las mejores horas para que nos veamos son los martes, jueves y sábados a las diez de la mañana y que si Vd. tuviera la atención de avisarme el día antes (por si alguna cosa imprevista impidiera que nos viéramos) aseguraríamos para la fecha que Vd. quisiera la conversación que motiva su carta.
Le saluda con el afecto de siempre su amigo, q. e. s. m.
Alfredo de Zavala (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 22] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Alfredo de Zavala
Madrid, 28 de junio de 1935
Excmo. Sr. Don Alfredo de Zavala
Mi querido amigo:
De acuerdo con las indicaciones de su carta, la Junta de la Asociación Auxiliar del Niño se propone visitar a Vd. el próximo martes a las 10 de la mañana.
De Vd. afectísimo amigo, q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 23] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Demetrio Hoyos
Madrid, 29 de junio de 1935
Amigo Hoyos:
Le devuelvo a V. las cartas que me ha enviado a la firma. Yo no puedo decir el día 28 de junio que el Club está inaugurado. El respeto a la exactitud de los hechos es fundamental para tener crédito en la vida. Por consiguiente, hay que modificar el texto si hemos de enviar las cartas ahora o hay que retrasar el envío de las cartas hasta que el texto sea una realidad.
Suyo affmo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 24] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Ángel Ferrant
Madrid, 12 de julio de 1935
Señor Don Ángel Ferrant
Mi querido amigo:
Adjunta envío a V. la carta recibida del Banco de España.
Como usted es el tesorero de la Asociación, me parece lo mejor que se ponga usted al habla con quien corresponda en el Banco, mostrando aquella carta, a fin de que extiendan a su nombre el libramiento correspondiente y pueda usted cobrar la suma que nos destina el Banco.
Suyo afmo. amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 25] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Demetrio Hoyos
Madrid, 10 de septiembre de 1935
Amigo Hoyos:
Hágame el favor de citar a Junta para el viernes a las 7 de la tarde en el círculo de la Prosperidad.
Suyo affmo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 26] Carta de Ángel Ferrant a Ángel Ossorio y Gallardo 
Madrid, 20 de septiembre de 1935
Señor Don Ángel Ossorio
Presidente de la Asociación Auxiliar del Niño
Mi muy querido Sr:
Ruego a Vd. y a la Junta perdonen mi falta de asistencia a la reunión de hoy a la que me veo impedido de asistir por tener que cumplir a la misma hora obligaciones inexcusables de mi cargo oficial.
Los asuntos de que hubiera informado verbalmente son los siguientes:
1º Existencia en Tesorería: 218,80 pts.
2º Relación de las facturas pendientes de pago según mis noticias:
Electricista: 1096 pts.
Materiales de construcción: 255,95 pts.
Fontanero: 8,75 pts.
Casa Melilla: 100,25 pts.
Imprenta Aguirre: 163 pts.
[…]
(Deseo que se sepan los pagos que se han hecho desde el día 8 de agosto en que se tomó el acuerdo de no atender más que a los sueldos o jornales y a lo verdaderamente imprescindible […]).
3º Sobre el Taller:
El taller hace algún tiempo que pudo haberse inaugurado, pero a mi juicio hubiera sido una torpeza. Me pareció más prudente esperar por las siguientes razones:
1ª Los materiales de trabajo con que cuenta actualmente, son tan limitados que se hubieran agotado a los pocos días de labor.
2ª Falta también una puerta para separar el departamento destinado a almacén de materiales del resto del local.
Teniendo que abrir el taller, sin que estas dos necesidades quedaran atendidas, hubiera equivalido a establecer un principio de desorden y que además los naturales entusiasmos de los muchachos, al comenzar, se apagaran al poco tiempo por la falta de recursos, me pareció preferible aguardar momento más propicio.
Ambas cosas representan un gasto (yo calculo que alrededor de unas 200 pts.) que la escasez de fondos en que nos encontramos no ha permitido.
3ª Otra razón de mucho menos peso pero que también contribuyó a mi determinación, fue considerar que la época de verano no resultaba quizá la más apropiada para que se emprendieran las actividades del taller en un medio como el del Club, cuyo jardín ofrece el aliciente mayor de la estancia al aire libre.
4º Me parece interesante dar cuenta a ustedes de lo gastado haya hoy en el taller.
[…]
5º Someto a la opinión de la Junta el adjunto régimen del taller que propongo.
Por último de poca importancia y para conocimiento principalmente de la Sra. Huici que fue quien me habló de ello comunico haber hecho una especie de cartelón destinado a tapar una de las puertas condenadas de la biblioteca del Club. Tomé como pretexto una llamada a los niños para que asistan al taller. Y está dispuesto para montarlo en su sitio en el momento oportuno.
Me ocupo de la confección de un formato de boletín de la Asociación que, por falta de tiempo no pude prestar a la Junta de hoy como hubiera sido mi gusto.
Con el mayor afecto y lealtad saluda a Vd. su s. s. y amigo q. e. s. m.
Ángel Ferrant (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 27] Carta de Demetrio Hoyos a Ángel Ossorio y Gallardo
[Madrid], 28 de septiembre [de 1935]
Querido Presidente:
Los datos que prometí dar a Vd. son los siguientes:
Grupo escolar: Lope de Vega, calle de Inglaterra nº 12 (pasado el puente de Toledo por la derecha de la calle General Ricardos).
Director: D. Sidonio Pintado
Ofrece locales amueblados para instalar Biblioteca y quizás algo de Club al objeto de que la barriada utilice más el grupo ya que hasta ahora por falta de dinero no puede dar más que clases.
Reciba un afectuoso saludo de
Demetrio Hoyos (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 28] Carta de Ángel Ferrant a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 4 de octubre de 1935
Señor Don Ángel Ossorio
Querido Señor:
Ante la fatalidad de que la hora de junta coincide con otras obligaciones a las que estoy ligado forzosamente, me veo de nuevo contrariado y en la precisión de informar a ustedes por escrito.
Huelga decir que, por mi parte, de ningún modo pretendería continuar en el cargo que vengo desempeñando, en el supuesto de que a juicio de ustedes la marcha de los asuntos de nuestra Asociación pudiera resentirse a causa de mis ausencias. No he de rogarles, pues, ser reemplazado, ya que mi afán como tesorero, como vocal o como simple asociado es prestar el mayor servicio que pueda con mi esfuerzo; sino que me limito a manifestar que consideraría naturalísima esa determinación si en vista de las circunstancias en que me encuentro se acordara.
La situación de tesorería es la siguiente:
Fondos existentes: 209,10 pts.
Deuda:
Sueldos correspondientes a septiembre que aun no se pagaron: 235 pts.
Facturas pendientes (según mis noticias) (Hay que añadir aún alguna factura cuyo importe desconozco): 2412,80 pts.
Anticipos (o sea facturas pagadas por personas afectas a la Asociación): 113,85 pts.
Total: 2761,65 pts.
Con la urgencia con la que se me transmitió el encargo, acudí ayer a la imprenta para preparar el boletín. El original que allí dejé para su composición fue: el artículo del Sr. Ossorio y el de la Srta. López Ganivert. Confío en que el lunes entreguen pruebas. No conseguí promesa de mayor celeridad. Estoy en la idea de que ha de añadirse un artículo de Doña Matilde Huici –que espero recibir–, una nota informativa sobre el taller, que redactaré y otra referente a tesorería.
El formato no es el que yo hubiera deseado e imaginé, que, aun siendo sumamente modesto no llegaba al extremo de máxima economía en que está inspirado el que adjunto. Ya me dirán lo que en él sé debería suprimir, incluir o reformar.
El taller se inauguró el día 2. No faltó entusiasmo. De acuerdo con la Sra. Huici he designado para la vigilancia a Isidro Alba de quien tengo excelente impresión. A propósito de este empleado debo decir que convendría puntualizar las horas y servicios que le corresponden puesto que de 5 a 8, no debería moverse del taller. De las 8 horas de jornada, acaso 5 –que creo deben fijársele– fueran suficientes para que las dedicara a los recados y tareas generales del Club.
Comunico haberme hecho cargo ayer, de un giro por valor de 30 ptas. Que llegó en ocasión en que me encontraba en el Club. El remitente es C. García de Madrid.
Con verdadero afecto le saluda su amigo y s. s. q. e. s. m.
Ángel Ferrant (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 29] Instancia de Ángel Ossorio a Javier Morata
Madrid, 19 de octubre de 1935
Excmo. Sr. Gobernador civil de Madrid, Presidente de la Junta provincial de Protección de menores
D. Ángel Ossorio y Gallardo, mayor de edad, abogado, con domicilio en la calle de Ayala nº 52, como Presidente de la Asociación Auxiliar del Niño, a V. E. respetuosamente expongo: Que esta Asociación ha empezado sus tareas para colaborar al amparo de la infancia desvalida y para contribuir, sin propósitos ni posibilidades escolares, a su educación. Lo que nos proponemos y lo que hemos logrado en el corto tiempo que llevamos trabajando podrá verlo V. E. en el Boletín que le remito adjunto.
Huelga, pues, repetir una narración y unas protestas que habían de ser inútiles por duplicadas.
El objeto de esta instancia es impetrar de la Junta que dignamente preside V. E. un apoyo metálico para nuestra buena obra. Seguro estoy de que tanto V. E. como todos los demás señores que integran esa Junta harán buen aprecio de nuestros propósitos y facilitarán su efectividad con el apoyo moral y material que espero no habrán de regatearnos. Vaya por anticipado la gratitud de la Junta que presido y la mía personal hacia V. E. a quien saludo atentamente.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 30] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Alfredo de Zavala
Madrid, 19 de octubre de 1935
Excmo. Sr. D. Alfredo de Zavala
Mi querido amigo:
Este periodiquito que le envío, escrito sin esmero ni remilgos y estampado de mala manera en un papel deplorable (todo ello como corresponde a la pobreza de sus impulsores) contiene la primera rendición de cuentas que da al público esta Asociación, en nombre de la cual me permití poner a prueba la bondad de V. hace pocos meses.
A usted van los primeros ejemplares, porque ha sido el más generoso en auxiliarnos y porque sugirió al Consejo del Banco de España un acuerdo de liberalidad.
Yo suplico a usted que dé un vistazo al Boletín para que juzgue del sentido de nuestra obra y del entusiasmo de nuestro esfuerzo. Y me permito rogarle también que haga llegar otros números a los señores Consejeros del Banco para que tengan la tranquilidad de no haber concedido un socorro que no merecieran quienes lo pedían.
Si todos ustedes siguen auxiliándonos, la empresa se desenvolverá e irá adelante. Si nos falta el apoyo social, nos daremos por vencidos.
Gracias una vez más y mande a su reconocido amigo y compañero.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 31] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Valentín Ruiz Senén
Madrid, 19 de octubre de 1935
Excmo. Sr. D. Valentín Ruiz Senén
Mi querido amigo:
Por el adjunto Boletín (tan mal impreso como bien intencionado) conocerá usted los propósitos y las realizaciones de la Asociación Auxiliar del Niño, que me ha honrado nombrándome su presidente.
Para fines tan buenos y tan complejos como los que nos animan necesitamos buscar concursos económicos. Mis compañeros de Junta entienden que usted puede prestárnoslos en varios conceptos. Naturalmente, yo estoy más persuadido que ellos de esa posibilidad.
Queremos hablar con usted. ¿Sería usted tan amable que nos recibiera, avisándonos con dos o tres días de anticipación para poder yo prevenir a mis compañeros?
No dudo que me complacerá y agradeciéndoselo por anticipado, quedo de usted afmo. amigo q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 32] Carta de Valentín Ruiz Senén a Ángel Ossorio y Gallardo 
Madrid, 21 de octubre de 1935
Excmo. Sr. Don Ángel Ossorio:
Mi querido amigo:
Me favorece su amable carta fecha 19 del actual, por los términos de la misma y por la consideración que, a virtud de ellos, significa el someter a mi consideración propósitos y realización, tan gratos como los que hacen referencia a la Asociación Auxiliar del Niño.
Yo, lamentablemente, no podré cooperar con Vd. en forma útil, pero me consideraré muy honrado con su visita, que pueden realizar cuando les convenga, teniendo en cuenta sus muchas ocupaciones, únicamente les ruego que por teléfono me digan si les conviene mejor por la mañana o por la tarde y, en el primer caso, si fuera esta semana, tendría que subordinarlo a la celebración de algunas Juntas Generales que precisan mi asistencia.
Muchas gracias, repito de su affmo. amigo q. e. s. m.
Valentín Ruiz Senén (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 33] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Valentín Ruiz Senén
Madrid, 23 de octubre de 1935
Excmo. Sr. D. Valentín Ruiz Senén
Mi querido amigo:
Quedo muy agradecido a su amable carta. ¿Le sería a usted posible recibirnos el martes 29, a cualquier hora de la mañana? Si no le viene bien ese día o esa hora, dígame otros.
Espero sus noticias para comunicarlas a mis compañeros y quedo suyo afmo. amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 34] Carta de Alfredo de Zavala a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 25 de octubre de 1935
Excmo. Sr. Don Ángel Ossorio
Mi querido amigo:
Perdóneme el retraso con que correspondo a su afectuosa carta del día 19, que me ha causado gran satisfacción porque con los ejemplares del Boletín que Vds. han tenido el acierto de editar para difundir la obra de la Asociación, compruebo que esta sigue adelante como corresponde a la altura de sus propósitos al noble empeño que todos Vds. y singularmente su Presidente han puesto en ella.
Me congratulo mucho y le felicito con afecto y admiración, pues es extraordinario que persona que tiene sobre sí la labor que Vd. desarrolla, reserve todavía parte de su tiempo para estas actividades.
Le saluda afectuosamente su amigo,
Alfredo de Zavala (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 35] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Eladio Naya
Madrid, 25 de octubre de 1935
Sr. Don Eladio Naya
Muy distinguido señor mío:
Estoy un poco preocupado con Vd. pues temo pasar plaza de descortés sin merecerlo.
Me escribió Vd. una atenta carta, fechada el 28 de agosto, preguntándome noticias a propósito de la Asociación Auxiliar del Niño. Yo contesté a Vd. el 5 de septiembre con otra que llenó nada menos que cuatro hojas de papel comercial, y como no he vuelto a tener la menor noticia de Vd., ignoro si mi carta llegó a su poder. Si hubiese sufrido extravío yo estaría con V. en muy mal lugar. Me importa prevenir ese riesgo y por eso me permito preguntar a Vd. si llegó la carta a sus manos o no.
Con este motivo me repito suyo affmo. s. s. y amigo q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 36] Carta de Joaquín Rocamora a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 27 de octubre de 1935
Sr. Don Ángel Ossorio:
Mi muy distinguido y querido amigo:
Me complazco en manifestar a Vd. que he prestado mi adhesión y ayuda a la Asociación Auxiliar del Niño que me ha sido recomendada por Vd.
De veras le agradezco que me haya descubierto la existencia de la misma cuyo objetivo y fines me son extraordinariamente simpáticos.
Reciba Vd. mi más entusiasta felicitación por la parte e interés que toma en el desarrollo y progreso de dicha Asociación.
Sabe que cuenta siempre en estas cosas con la adhesión y cariño de su affmo. amigo y s. s. q. e. s. m.
Joaquín Rocamora (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 37] Carta de José María Codina Ruiz a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 29 de octubre de 1935
Sr. Don Ángel Ossorio:
Mi querido amigo y maestro:
Recibo su carta de fecha 23 hoy 29 y me apresuro a contestarle que en este caso como en todos me tiene Vd. incondicionalmente a su lado y que si bien es una pequeñez mi aportación, el número grande de las que mensualmente hago para fines similares no me permiten dar ahora lo que el humanitario fin y la persona que me lo propone se merecen.
Cuénteme como siempre su devoto amigo q. e. s. m.
José Mª Codina (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 38] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Miguel Prados
Madrid, 30 de octubre de 1935
Sr. D. Valentín Ruiz Senén
Mi distinguido amigo:
Nos tiene usted olvidados. Hace tres o cuatro Juntas que no nos acompaña con sus consejos. Conste que le echamos de menos.
Le escribo a usted porque en la sesión última volvió a ponerse muy de relieve la necesidad de organizar el servicio de reconocimiento de los niños, especialmente para las cuestiones mentales y nerviosas. Es usted quien tiene la palabra en esto. ¿Quiere usted discurrir el modo de establecer el reconocimiento para la buena marcha de nuestra obra?
Quedo esperando sus noticias y agradeciéndoselas por anticipado me repito suyo afmo. amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 39] Instancia de Ángel Ossorio y Gallardo dirigida al Presidente de la República
Madrid, 30 de octubre de 1935
La Asociación Auxiliar del Niño acude respetuosamente a solicitar la protección de S. E. el Sr. Presidente de la República. El Boletín que nos permitimos presentar adjunto explica con la necesaria puntualización, no solo los proyectos de la nueva entidad, sino también sus realizaciones logradas. La Biblioteca y el Club infantil, que ya funcionan, constituyen una realidad felicísima, aunque pequeña, para aventurar lo que ha de ser esta obra de formación espiritual de los niños abandonados por no haber conseguido ingreso en los centros escolares o por tener inactivas las horas sobrantes después de cumplir con los deberes de la escuela.
Ajena a toda tendencia política y preocupada únicamente de que los niños vayan educándose por sí mismos, mediante una vida de relación y cultura, confía esta Asociación en merecer el apoyo de la sociedad madrileña. Para ello servirá de guión y de estímulo la asistencia moral y material que S. E. quiera dispensarla. Tal es el motivo de esta instancia, que va confiada no solo a la alta visión política de S. E. sino también a su probado amor hacia las instituciones culturales y hacia la infancia desvalida.
Rendidamente saludamos a S. E. deseándole larga y próspera vida.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 40] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Gonzalo R. Lafora
Madrid, 30 de octubre de 1935
Sr. Don Gonzalo R. Lafora
Mi estimado amigo:
El próximo domingo vamos a celebrar un modesto mitin en el cinematógrafo de la Prosperidad. Dará cuenta Hoyos de la marcha de nuestros trabajos y luego hablaremos la señorita Casilla –a quien no conozco–, Matilde Huici y yo. A todos nos sería muy agradable que usted interviniera también ¿quiere usted hacerlo?
Espero sus noticias y si quisiera dárnoslas con su presencia personal en la Junta el próximo vienes a las 4 de la tarde, en el domicilio Suero de Quiñones 5, todos se lo estimaríamos mucho.
Mande cuanto quiera a su afmo. amigo
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 41] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Rafael Sánchez Guerra
Madrid, 30 de octubre de 1935
Excmo. Sr. Don Rafael Sánchez Guerra
Mi querido amigo:
Mil gracias por su benévola mediación cerca del Presidente. Adjuntos van la instancia y el Boletín que han de llegar a sus manos.
Huelga rogar a V. que exprese también mi personal reconocimiento hacia su jefe.
Siempre suyo affmo. amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 42] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Joaquín Rocamora
Madrid, 30 de octubre de 1935
Sr. Don Joaquín Rocamora
Mi querido amigo y compañero:
Muy de veras agradezco a V. su adhesión a la obra de la Asociación Auxiliar del Niño. El Boletín le habrá enseñado a V. que estamos en vías de felices realizaciones. No brindamos solo un propósito ni una esperanza. Mas para continuar la tarea nos hacen falta asistencias como la que V. amablemente me brinda.
No me dice V. la cuantía de su suscripción. Ya sabe V. que es poca cosa y que habitualmente están entre una y cinco pesetas mensuales. Aguardo pues la concreción de su concurso y, agradeciéndole muy de veras, quedo de V. affmo. amigo y colega
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 43] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Gabriel Montero
Madrid, 30 de octubre de 1935
Sr. Don Gabriel Montero
Muy distinguido Sr. mío:
Perdone V. que me atreva a molestarle amparándome en su bien probado espíritu benéfico.
Conforme podrá V. ver por el documento que le acompaño, un grupo de personas bien intencionadas, amantes de los niños y de la cultura, hemos acometido el empeño de crear bibliotecas y clubs infantiles, donde encuentren acogida muchachos y muchachas fuera de las horas escolares o durante todo el día los muchos que no alcanzan escuela en la que instruirse. Nuestro propósito no es enseñar sino procurar a los niños recreos que les permitan su auto-formación, mediante la lectura y los trabajos que voluntariamente quieran acometer.
Tenemos funcionando una biblioteca en la calle de Granada y un club infantil en la Prosperidad.
Como hemos empezado nuestra obra sin contar con un solo céntimo (que es como se acometen todas las buenas obras en España) necesitamos el concurso de los espíritus generosos y comprensivos. Una de nuestras necesidades es la calefacción. Por eso acudimos a V. con la súplica de que nos facilite el cumplimiento de esa exigencia imprescindible. ¿Quiere V. hacer la caridad de darnos carbón para los chicos? Esa o cualquiera otra forma de auxilio será agradecidísima por todos.
Perdone usted este atrevimiento, reciba por anticipado mi gratitud y permítame aprovechar esta oportunidad para ofrecerme a usted como su afmo. servidor y amigo q. l. e. l. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 44] Carta de Joaquín Rocamora a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 1 de noviembre de 1935
Sr. Don Ángel Ossorio:
Mi muy ilustre compañero y querido amigo:
Contesto su atenta del 30 del próximo pasado.
Al mismo tiempo que escribí a Vd. manifestándole mi adhesión me dirigí a la Asociación enviándole firmado el Boletín de adhesión y fijando la cuota mensual de 2,50 pesetas.
Sabe cuánto le quiere y admira su affmo. amigo y compañero s. s. q. e. s. m.
Joaquín Rocamora (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 45] Carta de Gabriel Montero Labrandero a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 2 de noviembre de 1935
Sr. D. Ángel Ossorio:
Muy Sr. mío y distinguido amigo:
Le acuso recibo de su grata fecha 30 del mes pasado a la que acompañaba el folleto explicativo del alcance y finalidad de la Asociación Auxiliar del Niño.
Lo he leído con todo detenimiento, y me parece realmente admirable la idea y merecedoras de alabanzas, las personas que componen la Junta Directiva de tan simpática Asociación. Ahora bien, mi aportación material a esta obra, es un punto más difícil de lo que Vd. puede imaginar.
Con sinceridad le digo, estoy verdaderamente abrumado de peticiones para obras benéficas, y como Vd. se hará cargo, se hace preciso poner un tope que resulta obligado, ante la falta de dinero, y el exceso de peticiones. Por otro lado, mis Comedores de Caridad, absorben durante los cinco meses de funcionamiento, todas las reservas de que dispongo para fines benéficos y por ello bien a pesar mío no es posible comprometerme a su amable invitación.
Perdóneme que le hable con esta franqueza que es hija de la realidad. Aprovecho esta oportunidad para ofrecerme a Vd. como su affmo. servidor y amigo q. e. s. m.
Gabriel Montero Labrandero (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 46] Carta de Eladio Naya a Ángel Ossorio y Gallardo
La Coruña, 6 de noviembre de 1935
Excmo. Sr. Don Ángel Ossorio y Gallardo:
Madrid
Considerado señor:
Su carta, su amabilísima carta del 5 de septiembre fue tan oportuna, que al enterar de ella a un grupo de amigos tuvo la virtud de que en ese mismo momento quedase ya constituida en principio la “Asociación Auxiliar del Niño”. Esta acogida tan favorable necesita una breve explicación, y voy a darla a Vd.
Desde el año 1931 venía funcionando en esta ciudad una “Liga contra el analfabetismo”. Se buscaba con ella ayudar a los nuevos Gobiernos en la desaparición de esa lacra social. Aunque modestamente, la “Liga” cumplió su misión; pero la atención que los hombres del “nefasto” bienio dedicaron a la enseñanza, contribuyó a que descendiese el calor que los animadores pusieron en los primeros tiempos. El grupo de amigos a que antes me refiero formaba parte de la Directiva de la “Liga”; y cuando le expuse la nueva idea y leí la carta de Vd. se convino en que la “Liga” se transformase en “Asociación Auxiliar del Niño”, para lo cual era menester acordar la modificación del Reglamento en la parte que se refería a los fines de la sociedad y a la denominación de ésta. Se prefirió hacer la transformación, y no crear una nueva entidad, porque de esta manera se iniciaba la nueva vida con una existencia en caja de unas mil pesetas de fondos que de otra forma habrían de tener diferente aplicación.
Yo pude y debía comunicar a Vd. lo que sucedía, aunque solo fuese para que mi carta sirviese de acuse de recibo de la de Vd., tan amable. Pero mi deseo de darle la buena noticia, ya definitiva, y no como simple impresión que podría no confirmarse al celebrar las juntas necesarias para acordar la transformación, me salió mal y quedé ante Vd. –empleando la expresión vulgar, pero adaptada a los tiempos actuales– como un vulgar chofer. Lo siento mucho.
Las Juntas se celebraron, los acuerdos fueron unánimes, todo el mundo estuvo conforme, y hoy, precisamente hoy, nos comunican del Gobierno civil la aprobación del nuevo Reglamento. En espera de esta noticia, ya definitiva, y supongo que agradable para Vd., demoré hasta ahora la contestación a su segunda carta del 25 de octubre, que tuvo también otra virtud: la de sonrojarme desde el momento que la recibí, y sonrojado sigo; mas no era ocasión de rectificar mi actitud. Y aguardando la aprobación gubernativa del reglamento, que ya no podía tardar, opté por quedar mal de nuevo ante Vd., sin darme por enterado –como lo haría cualquier insensible “estraperlista”– de la fina catilinaria que Vd. me dirige. ¡Y que no me ha dolido!
Cualquier día de estos nos reuniremos para elegir Directiva, y seguidamente daremos señales de vida para llamar la atención de las gentes y solicitar su apoyo. No tenemos aún trazado ningún plan, porque éste, claro está, habrá de supeditarse a los recursos de que disponemos. Sin embargo algo tenemos en esbozo, que de llevarse a cabo tendré mucho gusto en decirlo a Vd., sin perjuicio de ponernos ya en relación directa con la “Asociación” de Madrid.
Antes de terminar le pido mil perdones por lo sucedido, que me duele muchísimo, y me apena el mal concepto que Vd. haya podido formar de mí, si bien espero que lo modifique al conocer las causas de mi silencio. Y me duele doblemente porque tenía el encargo de trasladar a Vd. un deseo de todos nosotros, que queríamos ser armados caballeros al dar comienzo a nuestra cruzada, y ya no me atrevo a hacerlo.
Muy complacido de comunicar a Vd. las anteriores noticias, me repito suyo affmo. s. s. y l. e. l. m.
Eladio Naya Ramos (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 47] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Eladio Naya
Madrid, 14 de noviembre de 1935
Sr. Don Eladio Naya
Mi distinguido amigo:
Al acusar a V. recibo de su interesante carta de 6 de los corrientes, no puedo por menos de felicitarle por la buena marcha de la constitución de la Asociación Auxiliar del Niño en la Coruña. Creo un verdadero acierto el giro que han dado Vds. a las cosas y excuso decirle a V. que si en algo puedo contribuir a su desarrollo tendré mucho gusto en hacerlo.
Por correo aparte le envío unos Boletines de la nuestra, por si nuestra labor puede servirles a Vds. de orientación.
Ya sabe que puede disponer de la buena voluntad de su affmo. amigo q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 48] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Rafael Sánchez Guerra
Madrid, 14 de noviembre de 1935
Excmo. Sr. Don Rafael Sánchez Guerra
Mi querido amigo:
Sirvan estas líneas de acuse de recibo de su atenta carta de ayer y de las 250 pesetas que la acompañaban.
Ruégole haga presente al Sr. Presidente la gratitud de la Asociación y la mía particular por su donativo. Y esperamos que, como V. indica, no nos olvidará si en alguna otra ocasión puede prestarnos la ayuda que tanto necesitamos.
Con este motivo, y rogándole persone las molestias que con él le haya ocasionado me repito de V. affmo. amigo q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 49] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Sidonio Pintado
Madrid, 19 de noviembre de 1935
Sr. D. Sidonio Pintado
Mi distinguido amigo:
Di cuenta de nuestra entrevista a mis compañeros de la Junta directiva. Todos acogieron el proyecto con entusiasmo y aunque nuestros medios económicos son, como le dije a V. deficientísimos, estamos resueltos a buscar bibliotecaria y a comprar libros para contribuir con Vd. a la redención intelectual de esa barriada.
Ahora falta que V. me diga cómo hemos de arreglar la cuestión con el Ayuntamiento para que nos dé el permiso. ¿Bastará una instancia o gestión de usted? ¿Habremos de hacerla los dos conjuntamente? Sobre este punto no he de dar ni un paso sino atenido a lo que V. me indique.
Aguardo, pues, sus noticias y quedo suyo affmo. amigo
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 50] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Demetrio Hoyos
Madrid, 21 de noviembre de 1935
Amigo Hoyos:
Remito a V. adjunto el borrador de carta circular convocando a la reunión para el Cine-Club.
Le devuelvo también el plan de trabajo que me fue entregado en una de las últimas Juntas y al pie del cual hay la lista de las personas a quienes hay que convocar. La mayor parte de ellas no tienen apuntado el nombre propio y ninguna las señas. Por consiguiente, precisa que supla V. rápidamente esas omisiones y me envíe las cartas a firmar para que puedan ser repartidas sin demora.
Devuélvame V. también la nota, pues yo no tengo otro guión ni otros antecedentes para el día de la reunión.
Suyo affmo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 51] Carta de Demetrio Hoyos a Ángel Ossorio y Gallardo 
[Madrid], domingo 8 [de diciembre de 1935]
Querido Presidente:
Con la presente someto a su aprobación y firma la carta circular dirigida a los asociados baja y otras tres (de una serie de treinta) que aunque no se me han pedido he juzgado necesario dirigir a distintas asociaciones, velando por el engrandecimiento de nuestra Asociación, recabando colaboración económica y moral y rogándoles la distribución de la propaganda que se les envía.
Ruego a Vd. me excuse de mi falta de prontitud en la ejecución del encargo de esta primera carta motivada por el agobiante trabajo que sobre mí pesa, y que yo con mucho gusto busco y llevo, no ya solamente los trabajos de las asociación (contabilidad, correspondencia, preparación y liquidación de cobranza, actas, movimientos de asociados, sesiones de cine, atención de visitas, etc., etc. trabajos que realizo no en cerca de tres horas en que oficialmente estoy en la oficina, sino en cerca de siete que me ocupan dentro y fuera de nuestros locales), sino también por los demás trabajos que tengo que realizar para obtener con que vivir y mantener una familia.
Atendiendo a lo que precede es por lo que ruego a Vd. me disculpe no solo de la falta de prontitud cometida, sino también de la distracción que por la falta material de tiempo que me obliga a efectuar trabajos a una excesiva velocidad y no permitirme releerlos, he dejado pasar en una carta presentada a Vd. en días pasados.
Con el ruego de que no vea Vd. en esta carta nada más que un deseo de desahogo del sentimiento que me produce no dar agrado a Vds. En todo momento, me es muy grato ofrecerme de Vd. atto. s. s. q. e. s. m.
Demetrio Hoyos (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 52] Carta de Jesús Fernández Conde a Ángel Ossorio y Gallardo 
Madrid, 9 de diciembre de 1935
Excmo. Sr. Don Ángel Ossorio y Gallardo
Mi respetado y distinguido amigo y compañero:
Recibí su atenta carta de 22 de octubre último a la que no he podido contestar antes por tener varios asuntos muy urgentes a los que he tenido que atender sin demora posible.
Aunque son ya muchas las instituciones y obras benéficas a las cuales contribuyo con diferentes aportaciones, es suficiente para mí la intervención de V. en la Asociación Auxiliar del Niño para que con el mayor gusto ofrezca a Vds. un donativo, por una sola vez, de diez pesetas, sin perjuicio de que más tarde, de tiempo en tiempo, yo mismo les envíe, algún otro donativo, pero sin comprometerme a suscribirme periódicamente por las muchas obligaciones que tengo que atender. Le ruego, por tanto, que haga el favor de enviar a recoger la citada cantidad, contra entrega del oportuno recibo por valor de diez pesetas.
Se puede disponer siempre de su afmo. amigo y compañero que le saluda con todo afecto,
Jesús Fernández Conde (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 53] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Sidonio Pintado
Madrid, 11 de diciembre de 1935
Sr. Don Sidonio Pintado
Mi distinguido amigo:
Me transmiten su recado telefónico, acerca del permiso que ha conseguido para instalar la Biblioteca proyectada en el Grupo Escolar Lope de Vega. Excuso decirle a V. cuanto lo celebro.
Mucho agradeceré a V. que haga el favor de comunicármelo por escrito, pues no siendo esto una cosa de mi interés particular, debe quedar constancia en nuestras actas.
Mil gracias anticipadas y mande como guste a su affmo. amigo q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 54] Carta de Sidonio Pintado Arroyo a Ángel Ossorio y Gallardo
[Madrid, s. f]
Sr. Don Ángel Ossorio y Gallardo
Mi distinguido amigo:
Ya tenemos permiso de la Junta local de Primera enseñanza y del Consejo provincial para establecer la biblioteca en este Grupo escolar. Así es que cuando deseen ustedes podemos empezar nuestra labor y que creo que ha de ser muy beneficiosa para este barrio.
Sidonio Pintado (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 55] Carta de Eligio Alonso a Ángel Ossorio y Gallardo
[Madrid, 13 de diciembre de 1935]
Sr. Don Ángel Ossorio
Presidente de la Asociación Auxiliar del Niño
Suero de Quiñones 5 (Prosperidad)
Muy Sr. mío y consocio:
Recibo hoy su atta. del 7 cte. en la que se lamenta de mi baja en esta Asociación de su digna Presidencia, baja que yo no he solicitado por lo cual no dejo de sorprenderme.
Recuerdo que yo mismo este verano, pagué al cobrador tres meses, previsión tomada por Vds. muy acertadamente por las ausencias obligadas del veraneo. A mi regreso me mudé a esta su casa en 1º de septiembre y si bien pequé de negligencia no comunicando el traslado, está disculpada al venir recibiendo aquí los papeles dirigidos a mi anterior domicilio, como lo demuestra su citada carta, cuyo sobre viene enmendado, y a tal fin gratifiqué espléndidamente a los porteros.
Así, pues, le ruego ordene se me presenten los recibos pendientes para satisfacerlos con el mayor agrado, y en honor de la verdad, me extrañaba que no lo hubieran hecho ya, no suponiéndome lo ocurrido.
He de reconocer que, tan pronto recibí la Circular y ver en ella las personas organizadoras de esta Asociación tan simpática y altruista, no vacilé ni un momento en suscribirla. Aunque platónico, he sido y sigo siendo un admirador de V. y del Dr. Lafora, por coincidir con Vds. en una gran parte de sus ideologías respectivas, siendo esto un motivo más para continuar y contribuir al sostenimiento de dicha Asociación. Por cierto, que en distintas ocasiones, he hablado de ella a compañeros y amigos que la desconocían, pero esto no será un obstáculo para que insista y trate de conseguir sus adhesiones.
Tomen nota para considerar socio con la cuota mensual de dos pesetas a mi cuñado D. José Luis Mañés Brunengo, Goya 58, 2º izqda. desde ahora mismo.
Me interesa añadir también, que me tenía desorientado su cambio de domicilio al actual que yo no sabía, pues únicamente me dijeron que se había mudado, pero no donde.
Conste pues que no solamente no he sido baja sino que deseo me rehabiliten por todos conceptos, tanto en el pago de lo pendiente, como por estar verdaderamente encariñado con los fines de la Asociación Auxiliar del Niño, a la que procuraré adherir cuantas personas conozca, capaces de no entibiarse después de pagar unos recibos.
Aprovecho gustosísimo esta ocasión para ofrecerme a V. oficial y particularmente, deseándoles toda clase de éxitos y prosperidades al frente de ella, su affmo. s.s. y consocio q. e. s. m.
Eligio Alonso, Interventor del Estado en Ferrocarriles (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 56] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Jesús Fernández Conde
Madrid, 16 de diciembre de 1935
Sr. D. Jesús Fernández Conde
Mi querido amigo y compañero:
Muchas gracias por la buena acogida que se ha servido usted prestar a mi solicitud en favor de la Asociación Auxiliar del Niño. Supongo que habrán ido ya a cobrar el donativo y espero –tal como usted me ofrece– que no será el último que nos haga.
Nuestras necesidades son muchas, pero el entusiasmo con que los chicos acogen nuestra obra y la seguridad que tenemos de estar realizando una labor de formación de la juventud desvalida nos animan a toda clase de esfuerzos.
Siempre suyo afmo. amigo y colega.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 57] Carta de Alejandro Santamaría a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 17 de diciembre 1935
Excmo. Sr. D. Ángel Ossorio
Ayala 52
Madrid
Mi respetado amigo:
Le remito mi boletín de adhesión a la Asociación Auxiliar del Niño. Entre que los niños pierdan el tiempo en la calle y asistan a esta biblioteca, mejor es que tengan libros a su alcance, pero ¿por qué “no pretender influir en la conciencia religiosa de las criaturas de la cual debe fiarse a padres y maestros?” Padres sin medios, maestros laicos, ¿qué van a formar? Y la Historia Sagrada, los cuentos de fondo religioso, los ejemplos, las vidas santas escritas con amenidad, ¡qué huella tan profunda y tan agradable dejan en el alma, leídos al principio de todas las lecturas!
Si V. me lo permite, mandaré una pequeña colección.
Su siempre buen amigo
Alejandro Santamaría (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 58] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Alfredo de Zavala
Madrid, 17 de diciembre de 1935
Excmo. Sr. Don Alfredo de Zavala
Mi querido amigo:
Yo tengo necesidad y usted tiene derecho de que nos comuniquemos sobre la situación de la Asociación Auxiliar del Niño, que acogió V. en su iniciación con tan singular benevolencia.
El éxito nos ahoga. No es hipérbole. Quiero decir que los niños y sus familias han acogido nuestras iniciativas con vivo y fervoroso entusiasmo. La biblioteca responde magníficamente a sus fines y el club a los suyos. En ambos sitios nos ocurre que quieren entrar muchísimos más muchachos de los que podemos recibir. En el club podemos limitar el número de socios, que solo son ciento y pico, de los cuales acuden al hotelito de Prosperidad unos ochenta cada día. Pero en la biblioteca de la calle de Granada, como tiene derecho a entrar cualquier niño que pase por la calle, siempre que tenga sitio donde sentarse, nos encontramos con que todos los días acuden unos 200 y como no tienen más que 50 asientos, todos los demás han de esperar en la calle a que quede algún sitio vacante. Excuso decir a V. las complicaciones que esto produce a nosotros, a la familia Gasset que nos tiene albergados y, a veces, a los mismos transeúntes.
Naturalmente, esta adhesión infantil hace que no tengamos dinero bastante para comprar libros, juguetes de salón, juguetes de jardín y elementos de taller.
Hemos sido requeridos por la Dirección del Grupo escolar Lope de Vega (magnífico edificio situado en los deplorables andurriales del barrio de Usera) para establecer allí otra biblioteca que pueda retener a los chicos de la barriada de 5 a 8 de la tarde. El Grupo escolar nos da un excelente local, un perfecto mobiliario y la luz. Nosotros hemos de llevar los libros y el bibliotecario. Tampoco tenemos dinero para esto, pero nos da cargo de conciencia desaprovechar la oportunidad en que se nos ofrece gratis la mitad del camino, ya que si tuviéramos nosotros que pagar el local y mobiliario, la aspiración sería absolutamente imposible de lograr.
Hace pocos días me he encontrado sorprendido con una carta de una niña del Grupo escolar Marcelo Usera que, en nombre de sus compañeras, me pide que llevemos allí otra biblioteca48. Naturalmente también queremos hacerlo y también nos falta dinero.
Quería haber aplazado explicar a V. estas cosas hasta que saliera en enero el segundo número de nuestro Boletín trimestral. Pero pienso que será ahora, en los finales de año, cuando el Banco esté haciendo los donativos finales de liquidación de su presupuesto y de redacción del presupuesto nuevo. Quizá en enero fuera tarde para pedir el auxilio que pretendo con esta carta.
Ruego a V. como a los señores Consejeros del Banco que me pidan cuantas explicaciones quieran, así como justificantes, demostraciones y todo lo que se les ocurra. El caso es que se penetren de que la obra merece su auxilio y no nos lo nieguen. Cuando el verano pasado visitamos a usted, solo le presentábamos un buen propósito. Hoy le ofrecemos ya una realidad fecunda.
Ya me dirá usted si debo hacer alguna otra cosa más para ver satisfecha mi petición de amparo.
Como no todo ha de ser pedir, le remito adjunto uno de los primeros ejemplares de la segunda edición de mi “Contrato de opción”, que es en realidad un libro nuevo. Dirá usted que muy poco puedo ofrecer para tanto pedir. Me apresuro a reconocer justísimo el reproche y me disculpo con no tener cosa de más valor que brindarle en testimonio de mi reconocimiento y de mi buena voluntad.
Le deseo mil venturas y quedo suyo afmo. amigo y compañero.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 59] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Manuel L. Ortega
Madrid, 17 de diciembre de 1935
Sr. D. Manuel L. Ortega
Mi querido amigo:
Ya sabe V. el empeño en que estoy metido para crear Clubs y Bibliotecas infantiles. Tanto lo sabe que me ha regalado libros para una de ellas.
Ahora nos reclaman de todas partes. El Grupo Escolar Lope de Vega, situado en una de las barriadas más pobres de Madrid nos ofrece un local magnífico y un material excelente para biblioteca, pero hemos de poner nosotros bibliotecario y libros.
No debemos desaprovechar la ocasión de establecer allí un nuevo centro de cultura. Para ello tenemos que incomodar nuevamente a nuestros amigos. ¿Puede usted regalarnos una colección de los libros biográficos y de todos los demás que le parezcan adecuados para los chicos? Contribuirá usted a una buena obra que yo le agradeceré muy de veras.
Espero sus noticias y quedo suyo afmo. amigo, que le anticipa las gracias y le saluda afectuosamente.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 60] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Sidonio Pintado
Madrid, 18 de diciembre de 1935
Sr. D. Sidonio Pintado
Mi distinguido amigo:
Di cuenta a mis compañeros de Junta de la buena noticia que V. me comunicó respecto a las autorizaciones para establecer en el Grupo escolar Lope de Vega una nueva biblioteca infantil. Aunque no tenemos dinero para instalarla, hemos puesto manos a la obra con el mayor entusiasmo. Ya estamos buscando bibliotecario o bibliotecaria que la sirva. Y yo me he dedicado a la captación de libros y de dinero para lo que podremos llamar gastos de primer establecimiento. Sería mi ilusión que la biblioteca comenzase a funcionar pasadas las vacaciones de enero.
Le tendré a V. al corriente de la marcha de las cosas y quedo suyo afmo. amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 61] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Alejandro Santamaría
Madrid, 18 de diciembre de 1935
Sr. D. Alejandro Santamaría
Mi querido amigo:
Le quedo agradecidísimo por su suscripción y por la oferta de libros. ¿Qué si se lo permito? En testimonio de mi contento y si no fuese a abusar de su bondad, le pediría la colección triplicada.
Tengo mucho gusto en darle a V. explicaciones sobre el interesante tema que me plantea. Desde el primer momento hemos tenido el propósito de que nuestros Centros no se parezcan en nada a una Escuela. Si imponemos maestros, si imponemos criterios, si sometemos a los chicos a una disciplina, mirarán nuestros Centros como una Escuela más, se les harán aborrecibles, se abstendrán de asistir y habremos perdido el tiempo. A la Biblioteca va todo el que quiere siempre que haya sitio vacante. Nuestro problema es que no tenemos más que cincuenta asientos y casi todas las tardes se enraciman a la puerta más de doscientos niños. Piden el libro que quieren, leen o no leen según les place, se marchan cuando les acomoda. Habiendo compostura, silencio y respeto a los demás concurrentes, quedan cumplidos todos los deberes de la convivencia. Hay allí una bibliotecaria inteligente que responde a las consultas de los niños, que les elige los libros adecuados a su edad y a su capacidad cuando ellos no saben pedirlos, que les invita a hacer impresiones escritas de lo que los libros les parecen, etc., etc., y que, por tal camino, deja que los chicos vayan destacando espontáneamente en sus aficiones y sus aptitudes. Nos cuidamos mucho de que no haya libros inmorales ni tampoco excitantes de la imaginación en el sentido del gangsterismo ni ninguna especie de criminalidad. El fondo principal son cuentos, poesías, aventuras, manuales sencillos de ciencia y de arte, etc. Hay también libros religiosos. Yo le diré a Vd. que a todas las bibliotecas envío una colección de libros infantiles de mi padre, que son la máxima garantía en este sentido. Pero no queremos dar lecciones, no queremos manifestar ninguna influencia sobre la mente ni la conciencia de los niños. Y esto por una razón muy sencilla. La mayor parte de los concurrentes son escolares. Asisten a Escuelas nacionales, a Escuelas particulares o a Escuelas de congregaciones religiosas, que funcionan todavía, aunque alguien crea que no. Si nosotros estableciéramos orientaciones en algún sentido, nos meteríamos en el ámbito reservado a los maestros, nos expondríamos a críticas y quizás confundiésemos a los niños, además de aburrirlos.
En el Club de la Prosperidad hay un número limitado de socios puesto que allí se tiene que vivir como en un Casino cualquiera. Los socios son ciento y pico y habitualmente se reúnen ochenta y tantos. Juegan en el jardín cuando el tiempo lo permite y al caer de la tarde, en salas destinadas al efecto, con juegos de damas, ajedrez, parchís, etc. Asisten, si quieren, a la biblioteca (y afortunadamente quieren) y van también a un taller muy curioso, porque allí no hay maestro de nada, sino un obrero experimentado que les vigila y orienta y donde los chicos hacen trabajos rudimentarios en cartón, madera, metales, etc. No pueden trabajar simultáneamente más de diez, porque no lo consiente el local, y cada semana se renuevan cinco, elegidos por votación de los demás muchachos, según el mérito de los trabajos realizados. De modo que cada semana se marchan los cinco que han trabajado peor, se quedan los cinco que han trabajado mejor y entran otros cinco para ejercitar sus aptitudes. Lo maravilloso es que los chicos solos hacen la elección con un magnífico sentido de justicia, trabajan con un ahínco graciosísimo y van despertando ellos solos sus aptitudes que luego encontrarán talleres formales y verdaderos donde desarrollarse.
Le aseguro a Vd. que el dejar a los chicos abandonados a su iniciativa está dando mejores resultados que las más estrechas disciplinas escolares. Vaya un ejemplo: hace unas cuantas semanas una señorita de la Junta se puso a jugar con los chicos, escondió un duro, les agrupó por parejas y les puso no sé qué dificultades para encontrar la moneda. La pareja que se la encontrase se la llevaría. Acertó un par de chicos, se llevaron las cinco pesetas para repartírselas por mitad y nadie les dijo ni una sola palabra de lo que habrían de hacer con ellas. Ni mandato, ni consejo; nada. A la semana siguiente, volvió esta señorita y en tono amistoso les preguntó qué habían hecho cada uno con sus diez reales. El uno de los había entregado a su madre, y el otro se había comprado ¡una enciclopedia! Me parece que es todo un ejemplo.
Otro día fui yo a la biblioteca de la calle de Granada, hablé con los chicos, les pregunté si querían que les regalase algunos libros y se destacaron dos retaquillos pidiendo libros en francés. Asombrado les pregunté si ellos sabían francés y me dijeron que creían saber lo bastante para leer cuentos, pero que lo harían mejor si yo, además, les regalaba un diccionario.
Con estos datos podrá Vd. hacerse idea de la orientación de nuestros propósitos y de los frutos que va danto. La obra va resultando de auto-educación. Todo lo demás se lo dejamos, como Vd. dice muy bien, a los padres y a los maestros. Nosotros no somos ni una cosa ni otra.
En cuanto a la Escuela laica, coincido con el juicio de Vd., y en demostración de ello le envío un artículo que he publicado hace pocos días en varios periódicos de provincias. Lo más gracioso del caso es que como yo sirvo estos artículos a una Agencia de colaboraciones y no sé a dónde los envía, han publicado este trabajo numerosos periódicos laicos.
Ahora tenemos que acometer una nueva empresa. En el Grupo Escolar Lope de Vega, magnífico edificio situado a la derecha de la carretera de Carabanchel, detrás del Cementerio de Santa María, nos ofrece el Director un local espléndido, excelentemente amueblado para biblioteca. No hay bibliotecario ni libros. Nosotros nos disponemos a llevar allí una cosa y otra. Si V. me remite esa colección de libros serán, juntamente con otra que yo daré los primeros que vayan a esa nueva Biblioteca. Pero ya le digo que si V. se queda más contento con que todos los chicos lean esas buenas obras, me puede V. enviar tres colecciones y dejaremos una en cada Biblioteca.
Ya que hablamos de libros, le remito el ejemplar ofrecido de la segunda edición de mi “Contrato de opción”, que acaba de salir ahora mismo y todavía no está puesto a la venta. Ahí encontrará V. una alusión a la conversación que hace tiempo tuvimos sobre las casas por pisos.
Va V. a decir que practico el Evangelio al revés y devuelvo mal por bien, ya que a la generosidad de V. correspondo con la molestia de esta enorme carta. Pero no he sabido sustraerme al gusto de comunicar a V. todas estas cosas que a mí me encantan y a V. pueden interesarle también.
Suyo, con sincero reconocimiento,
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 62] Carta de Ruperto Aicua Murillo a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 21 de diciembre de 1935
Excmo. Sr. Don Ángel Ossorio y Gallardo
Mi querido Don Ángel:
Por haber estado enfermo no he contestado a su amable invitación para suscribirme a la “Asociación Auxiliar del Niño”.
Todo lo que tienda a favorecer a los niños tiene mi simpatía y esta Asociación por V. patrocinada, con mayor motivo.
Le incluyo pues suscrito el Boletín y mensualmente abonaré las 5 pts.
Siempre a su disposición affº. amigo s. s. q. l. e. l. m.
Ruperto Aicua Murillo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 63] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Ruperto Aicua Murillo
Madrid, 23 de diciembre de 1935
Querido amigo Aicua:
Muchas gracias por su adhesión a la Asociación Auxiliar del Niño. Crea Vd. que contribuye a una buena obra y que yo se lo estimo como una atención personal.
Suyo muy affmo. amigo,
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 64] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Eligio Alonso
Madrid, 23 de diciembre de 1935
Sr. D. Eligio Alonso
Muy señor mío y amigo:
Los términos de su carta de 13 del actual me producen viva satisfacción no solo porque demuestran que nunca estuvo en el ánimo de Vd. darse de baja en la Asociación Auxiliar del Niño, sino porque acreditan su interés en el desenvolvimiento de esa institución.
Queda tomada nota de la suscripción de su cuñado Sr. Mañés, y por ella le envío a él y a Vd. la expresión de nuestra gratitud.
Con este motivo me reitero suyo affmo. amigo s. s. y consocio q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 65] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Paulino Masip
Madrid, 23 de diciembre de 1935
Sr. D. Paulino Masip
Mi distinguido amigo:
Tengo encargo de la Junta directiva de la Asociación Auxiliar del Niño, para expresar a Vd. nuestra gratitud por la plana que El Sol dedicó a nuestra obra y que nos ha dado mucho prestigio.
Como ha venido dedicada exclusivamente al Club Infantil de la Prosperidad, pienso que acaso pudiera hacerse una información menor para la Biblioteca Infantil que sostenemos en la calle de Granada. Es también obra interesantísima y que marcha muy bien aunque sus fines son muy limitados.
Pensamos abrir en breve otra biblioteca en el Grupo Escolar, Lope de Vega situado en barrio muy pobre afluente a la carretera de Carabanchel.
La empresa se va multiplicando porque el pueblo lo acoge con entusiasmo. Pero no tenemos capital, ni subvención fija de nadie. Nos mantenemos con suscripciones modestísimas. Excuso decirle cuanto nos sirve y cuanto agradecemos la difusión y el calor que la prensa nos preste.
Mande cuanto guste a su agradecido amigo que atentamente le saluda.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 66] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Manuel Fontdevila
Madrid, 23 de diciembre de 1935
Sr. Don Manuel Fontdevila
Mi distinguido amigo:
Perdóneme Vd. que me tome la libertad de molestarle en su calidad de rey mago.
El adjunto Boletín le dará a Vd. idea (aunque supongo que ya la tendrá, pues todos los periódicos, incluso el propio Heraldo se han ocupado de la obra) de que la Asociación Auxiliar del Niño sostiene, con esfuerzos y dificultades grandísimas, una biblioteca infantil en las proximidades del puente de Vallecas y un club infantil en la calle de Suero de Quiñones (Prosperidad).
En la primera, como indica el nombre, no hay más que libros para chico. En el segundo hay también biblioteca y, además, juegos de jardín, juegos de salón y un taller elemental de carpintería. Todo ello sin sujeciones, sin maestros, sin ataderos para los chicos, tanteando la novedad de que los niños se formen a sí mismos.
Los resultados hasta ahora son excelentes y solo adolecemos de escasez en los medios materiales para nuestro desenvolvimiento.
¿Sería posible que la tradicional y simpática cabalgata del Heraldo llegase hasta la calle de Granada para dejar libros o hasta la de Suero de Quiñones para dejar libros o juguetes? Ya comprende Vd. que no pretendemos dar un libro y un juguete a cada chico, sino dejar en nuestras instituciones unos cuantos que sean adecuados para el uso común.
Vivamente le agradeceremos mis compañeros de Junta y yo la atención que quiera dispensar a este ruego.
Con mi anticipado reconocimiento personal, quedo de Vd. afmo. amigo,
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 67] Carta de Francisco Pina a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, s. f.
Sr. Don Ángel Ossorio
Presidente de la Asociación Auxiliar del Niño
Madrid
Distinguido Señor y amigo:
Con verdadero gusto contesto a su carta de 7 del corriente y me apresuro a comunicarle que, en ningún momento, pensé darme de baja en tan simpática Asociación. Lo ocurrido es que, en un reciente cambio de domicilio, me olvidé de advertir en la portería que diesen mi nueva dirección al cobrador de esa Sociedad.
Es para mí un placer contribuir, aunque sea modestamente, a la magnífica labor que ustedes realizan y pueden seguir contándome entre sus colaboradores.
Rogándole tomen nota de mi nuevo domicilio, aprovecho gustoso esta ocasión para felicitarles cordialmente por su labor, quedando de Vd. atto. y s.s. q. e. s. m.
Francisco Pina (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 68] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Francisco Pina
Madrid, 23 de diciembre de 1935
Sr. Don Francisco Pina
Mi distinguido amigo:
Recibo su amable carta, sin fecha, y me produce viva satisfacción que no haya estado nunca en el propósito de Vd. dejar de prestar su ayuda a la Asociación Auxiliar del Niño, en cuyo desenvolvimiento tantos afanes y tanto cariño tenemos todos puesto.
Queda anotado su nuevo domicilio y me reitero de Vd. affmo. amigo s. s. q. e. s. m.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.



[Nº 69] Carta de Alfredo de Zavala a Ángel Ossorio y Gallardo
Madrid, 23 de diciembre 1935
Excmo. Sr. D. Ángel Ossorio
Mi querido amigo:
Le agradezco vivamente el libro que ha tenido la bondad de remitirme y lo que es más valioso aún, dedicarme. Veo que ha crecido mucho desde la primitiva monografía que estudié cuando preparaba las oposiciones del Cuerpo de Abogados del Estado. Lo leeré con gran placer.
Siendo decirle que creo que no es posible sacar adelante, ahora, un nuevo donativo del Banco. Es costumbre en este, cuando acuerda un donativo dejar transcurrir un año hasta el inmediato. Tiene esto la ventaja de que el precedente creado con el donativo de un año facilita grandemente la concesión de los nuevos… pero tiene, en cambio la desventaja de imposibilitar la repetición antes de que el año transcurra. Por celo ante la seguridad del fracaso, no me decido a plantear el problema, salvo que V. insista en ello, en cuyo caso, hablaría del asunto aun sabiendo que no habría de tener éxito.
Mucho me alegran las noticias que V. me comunica en relación con la magnífica obra social que Vds. realizan. Por cierto debe decirle que no hemos asistido a las funciones de cine que organizan por tener muy reciente el luto de mi suegro.
Con el afecto de siempre le saluda y desea Felices Pascuas y año 1936, su amigo,
Alfredo de Zavala (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 70] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo al Alcalde de Madrid
Madrid, 28 de diciembre de 1935
Excmo. Sr. Alcalde de Madrid
Acude a V. E. como representante del Ayuntamiento de Madrid, la Asociación Auxiliar del Niño, entidad recientemente creada y que se propone interesarse, dentro de la medida a que alcancen sus fuerzas, en los problemas de la infancia desvalida. Aun funcionando otras respetables instituciones orientadas al mismo fin, ni son nunca bastantes las existentes ni pueden abarcar las múltiples facetas del dolor y la necesidad.
Nuestro primer empeño es establecer jardines, hogares o clubs infantiles donde los escolares de 8 a 12 años puedan estar recogidos fuera de las horas de enseñanza y donde, con mayor motivo, puedan acudir los que ni siquiera han llegado a tener cabida en las escuelas. Combinando allí, mediante la actividad de profesores especializados, la enseñanza, el recreo (juegos, ejercicios gimnásticos, sesiones de cine, cuentos, bibliotecas infantiles, etc.) procuraremos salvar a los niños de los peligros morales y materiales de la vía pública y contribuir a su higiene y desarrollo, juntamente con su formación espiritual.
La Asociación tiene ya funcionando una Biblioteca en la calle de Granada a la que asisten con entusiasmo los niños de aquella barriada, próxima al puente de Vallecas, y un Club infantil en la calle de Suero de Quiñones (Prosperidad). El éxito que han obtenido estas dos instituciones es una muestra magnífica de lo que podríamos llegar a hacer en todo Madrid si contáramos con las necesarias asistencias. Por ello nos permitimos solicitar del Ayuntamiento de Madrid la cesión de algún local adecuado para Club o Biblioteca, a fin de extender todo lo posible nuestro radio de acción.
Y en lo que se refiere a Parque Infantil, la Asociación desearía realizar su primer ensayo en el Parque de la Arganzuela; primero, porque esta finca es sobradamente extensa para que, sin menoscabo de sus fines (enteramente desconocidos o desatendidos por el vecindario madrileño) pueda acotarse una parcela para nuestro plan; y después, porque aquella barriada es de las más necesitadas de amparo y educación, si se atiende a su nivel cultural.
Por eso nuestra pretensión, Excmo. Sr. es que se nos reserve y delimite el trozo de terreno suficiente para iniciar nuestro empeño y se nos instale alguna caseta o barracón donde los niños puedan guarecerse los días desapacibles. El plan de trabajo, el personal y el material para desarrollarlo correría de nuestro cargo. Y ocioso es añadir que el Ayuntamiento podría comprobar en cualquier hora el uso que hacíamos de su generosidad y la marcha de nuestra labor.
Seguros de que hallaremos en V. E. y en la Corporación su concurso benévolo y comprensivo, expresamos por anticipado nuestra gratitud.
Viva V. E. muchos años.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 71] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Alfredo de Zavala
Madrid, 30 de diciembre 1935
Excmo. Sr. D. Alfredo de Zavala
Mi querido amigo:
Mucho siento que no se pueda pedir ahora la subvención para la Asociación Auxiliar del Niño. Naturalmente, yo haré lo que Vd. diga, porque sé que nadie me puede guiar con mejor intención ni con mayores conocimientos de la realidad.
Si me permití molestar a Vd. con la pregunta, fue porque sin duda capté mal un extremo de nuestra conversación en el mes de junio. Entendí yo entonces que como regla general el Banco acordaba sus subvenciones en el comienzo de cada presupuesto y cuando se le pedía algo durante el ejercicio solo por excepción lo concedía y aun eso con ciertas dificultades limitándose a cantidades muy pequeñas; por todo lo cual V., haciendo el esfuerzo que no hemos olvidado y que tanto agradecemos de procurarnos una pequeña subvención a título excepcional y por moderada cuantía, aplazaba la mayor protección del Banco para cuando pudiésemos presentarle las obras en marcha. Quizá recuerde V. que a mí me pareció este criterio atinadísimo y que aseguré a V. que pronto presentaríamos obras ciertas y en completo vigor. Como ahora tenemos ya en plena y satisfactoria función la primera Biblioteca y el primer Club y como nos hemos comprometido a establecer la segunda Biblioteca en el Grupo Escolar Lope de Vega, emplazado en uno de las barriadas más pobres y necesitadas, creí que coincidía la exhibición de estas realidades con la época oportuna para que el Banco hiciera sus proyectos benéficos.
Si no es así y he sufrido yo una confusión en el recuerdo, habremos de esperar al mes de junio para insistir en nuestro deseo. Mas si hubiera algún camino para adelantar el trámite, sería para nosotros fórmula salvadora, pues vivimos en la crisis dramática que en mi carta anterior le expuse, es decir, entre un éxito social creciente por días en nuestra empresa y una absoluta carencia de medios económicos. Peseta a peseta (no hay más cuota importante que la de usted) recaudamos mil y pico mensuales, que como muestra de adhesión de las gentes en los comienzos de una empresa no es poco, pero que desgraciadamente no nos basta ni con mucho para nuestras necesidades.
Gracias una vez más, pase lo que pase y sea lo que sea. Y tenga Vd. en el año próximo tantas venturas como le desea su buen amigo y compañero,
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 72] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Manuel Fontdevila
Madrid, 3 de enero de 1936
Amigo Fontdevila:
Su redactor Sr. Criado Romero me ha dado noticia de la amable acogida dispensada por usted a mi ruego y del buen propósito que le anima para que los Magos visiten el Club infantil de la Asociación Auxiliar del Niño, establecido en la calle de Suero de Quiñones 5, dejándonos juguetes para los niños que acuden al Club. Excuso decirle cuánto se lo agradezco. Mucho le estimaré que me diga también hacia qué hora caerán por allí, a fin de que les esperen algunos elementos de la Junta Directiva.
Reiterándole las gracias por sus atenciones para con los chiquillos y los mayores, le saluda atentamente su amigo,
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.



[Nº 73] Carta de Ángel Ossorio y Gallardo a Francisco Añino García
Madrid, 15 de enero de 1936
Sr. D. Francisco Añino García
Muy distinguido Sr. mío:
Agradezco a V. muchísimo su amable carta del día 2. No crea V. que lo digo por mero cumplimiento. Los que hablamos y escribimos para el público no concebimos premio superior al de ver nuestras ideas examinadas y compartidas.
Me habla V. de una institución –la Casa de los Niños– que conozco bien. Precisamente la idea de su formación cuajó en mi propia casa en una larga entrevista del matrimonio Bastos con toda mi familia. Pero tiene V. mucha razón al considerar la enorme distancia entre la eficacia de estos esfuerzos y las necesidades sociales. Entre todos, atendemos a los chicos por docenas y las necesidades se manifiestan por muchísimos millares.
Nosotros estamos muy contentos con nuestra empresa. Además de la Biblioteca y del Club a que mi artículo se refiere, vamos a inaugurar dentro de poco otra Biblioteca en un magnífico grupo escolar. Pero ¿qué podemos hacer si, hasta ahora, no recaudamos de suscripciones mensuales más que 1.100 pesetas? La cooperación social es muy pobre, no tanto porque falte dinero (que en España no falta) como por carencia de una concepción clara sobre la importancia de la formación de los chicos, física y espiritualmente.
Pero, en fin, se hace lo que se puede y esto basta para la tranquilidad de la conciencia. Los desinteresados aplausos que recibimos de personas como V. nos sirven de estímulo.
Me es muy grato aprovechar esta oportunidad para ofrecerme de V. como su affmo. amigo.
Ángel Ossorio y Gallardo (firmado y rubricado)
Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto. [Recibido el 30 de diciembre de 2014].



* El presente artículo se integra dentro de la línea de investigación "Historia jurídica y declaraciones de derechos del niño y de la niña", del Grupo de Investigación SEJ-163 y, parcialmente, en el Proyecto Inteliterm: Sistema inteligente de gestión terminológica para traductores (FFI2012-38881, 2012-2015. MEC).

** Patricia Zambrana Moral, “El epistolario (1929-1936) de Ángel Ossorio y Gallardo con los Ministros, Jefes de Gobierno y Presidentes de la Segunda República”, en Cuadernos informativos de Derecho histórico público, procesal y de la navegación, 19-20 (diciembre 1996 [1997]), pp. 5533-5599; El Epistolario jurídico y político-andaluz de Ángel Ossorio y Gallardo (1927-1935), Barcelona, 1997; “Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Diccionario Crítico de Juristas Españoles, Portugueses y Latinoamericanos (Hispánicos, Brasileños, Quebequenses y restantes Francófonos), vol. II, (M-Va), Zaragoza-Barcelona, 2006, I, n° 720, pp. 240-244; “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009, en línea www.eumed.net/rev/cccss/05/pzm.htm), pp. 1-46; “El jurista y político madrileño Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946) y Aragón a través de su correspondencia de los años veinte y treinta del pasado siglo XX”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (abril 2010, en línea www.eumed.net/rev/cccss/08/pzm.htm), pp. 1-78 y en colaboración con Manuel J. Peláez, “El Ministro de la Monarquía y de la República del exilio Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946) y Cataluña a través de su correspondencia de 1930 a 1936”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (febrero 2009, en línea www.eumed.net/rev/cccss/03/pzm.htm), pp. 1-54.

2 Una interesante perspectiva histórica sobre el particular, nos ofrece el trabajo de Isabelle Corpart y Madeleine Lobe-Fouda, “L’histoire du droit des enfants. Une construction récente perfectible”, en Eve François (coord.), Histoire du droit et de la justice en France, Issy-les-Moulineaux, 2007. En él se pone de manifiesto el reconocimiento tardío de los derechos del niño en la sociedad y sus derechos en el seno familiar.

3 Aparte de nuestros trabajos citados en nota anterior, se puede consultar, entre otros, Elena Martínez Barrios, “Opiniones sobre Manuel Azaña de R. H. MacGregor y Ángel Ossorio y Gallardo en 1935”, en Cuadernos Republicanos, Centro de Estudios e Investigaciones Republicanas, Madrid, nº 33 (enero 1998), pp. 65-72 y “Una institución en los años de final de la Dictadura y de la época de la República: La Unión Internacional para el Estudio Científico de los problemas de población y las relaciones entre Ángel Ossorio y Gallardo y Severino Aznar (1928-1936)”, en Cuadernos Republicanos, Centro de Estudios e Investigaciones Republicanas, Madrid, nº 39 (julio 1999), pp. 45-65; Rafael Gibert y Sánchez de la Vega, “Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Juristas Universales, vol. III, Juristas del siglo XIX, ed. Marcial Pons, Madrid-Barcelona, 2004, pp. 906-910; Manuel J. Peláez y Miriam Seghiri, “Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946), abogado e intelectual católico, embajador y ministro de la República en el exilio: defensa de las instituciones y de los valores republicanos de 1931 a 1946”, en Cuadernos Republicanos, Centro de Estudios e Investigaciones Republicanas, Madrid, nº 64 (primavera-verano, 2007), pp. 47-63 y “Ángel Ossorio Gallardo (1876-1943), advocat e intel·lectual catòlic, ambaixador i ministre de la República a l'exili: defensa de les institucions, el drets i els valors de Catalunya (1910-1946)”, en Revista de Dret Històric Català, Societat Catalana d’Estudis Jurídics, Institut d’Estudis Catalans, Barcelona, vol. VI (2006), [2007, sed 2008], pp. 195-209; Manuel J. Peláez, “De Ángeles de la guarda de la República a Demonios del Movimiento Nacional. Las relaciones de dos grandes abogados republicanos Ángel Galarza Gago (1892-1966) y Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946): la fácil entente de dos ministros con tres ideologías diferentes (la demócrata cristiana, la radical socialista y el socialismo largocaballerista)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales (marzo 2009, en línea, www.eumed.net/rev/cccss/ 03/mjp.htm), pp. 1-28; “De nuevo sobre el ministro de la Monarquía y de la República del exilio el jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946) y Cataluña a través de su correspondencia de los años veinte y la que faltaba de los treinta”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (abril 2009, en línea www.eumed.net/rev/cccss/04/mjp.htm), pp. 1-23; “A vueltas con el Feminismo en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946): sobre la instrucción de la mujer y sobre el divorcio, en opinión coincidente con el Presidente de la República Niceto Alcalá-Zamora y Torres (1877-1949)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (junio 2009, en línea, www.eumed.net/rev/cccss/04/mjp2.htm), pp. 1-23; “Democracia cristiana, catolicismo social y Confederación de Obreros Católicos: relaciones entre los intelectuales y líderes sindicales en 1921: Maximiliano Arboleya, Emérico Puigferrat, Santiago Leoz y Ángel Ossorio y Gallardo (en torno a unas misivas)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (diciembre 2009, en línea www.eumed.net/rev/cccss/06/mjp3.htm); pp. 1-35; “Juristas democristianos, conservadores y republicanos de centroizquierda en 1931 ante la Comisión Jurídica Asesora durante la Presidencia de Ángel Ossorio y Gallardo”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (enero 2010, en línea www.eumed.net/rev/cccss/07/mjpa.htm), pp. 1-43; Arnau Gonzàlez i Vilalta, Un catalanófilo de Madrid: Epistolario catalán de Ángel Ossorio y Gallardo (1924-1942), Bellaterra, Servicio de Publicaciones de la Universidad Autónoma de Barcelona, 2007; Arnau Gonzàlez i Vilalta y Gisela Bou, La creació del mite Lluís Companys. El 6 d’octubre de 1934 i la defensa de Companys per Ossorio y Gallardo,Barcelona, Base, 2007; Sergio Fernández Riquelme, “Ángel Ossorio y Gallardo ante la «solución corporativa» (1913-1931). El impacto histórico de la representación política del trabajo”, en Historia constitucional, 10 (septiembre 2009), en http://vlex.com/vid/69117785; Antonio López García, “Ángel Ossorio y Gallardo: cuerpo y alma del maurismo”, en Cuadernos Republicanos, Centro de Investigación y Estudios Republicanos, Madrid, nº 69 (invierno 2009), pp. 13-38; “Ángel Ossorio y el maurismo II: Primera Guerra Mundial. Catalanismo. Ministerio de Fomento”, en Cuadernos Republicanos, Centro de Investigación y Estudios Republicanos, Madrid, nº 70 (primavera-verano 2009), pp. 11-32; “Ángel Ossorio y el maurismo, III: El nacimiento de la democracia cristiana en España. Partido Social Popular”, en Cuadernos Republicanos, Centro de Investigación y Estudios Republicanos, Madrid, nº 71 (otoño 2009), pp. 13-44 y Ángel Ossorio y Gallardo. Sus proyectos políticos, con “prólogo” de Pedro C. González Cuevas, Madrid, Centro de Investigación y Estudios Republicanos, 2010.

4 Cfr. las interesantes reflexiones de Ángel C. Moreu sobre esta faceta de Matilde Huici, en “La recepción de las doctrinas correccionalistas en España. Políticas educativas y metodologías psicopedagógicas”, en Revista de Educación, 340 (mayo-agosto/2006), pp. 755-785, en pp. 779-780. En ninguno de los documentos consultados aparece el segundo apellido de Huici, que era Navaz, aunque se ha castellanizado en ocasiones como Navas y hay quien lo ha confundido con Matas.

5 Fue parte del Comité Nacional de la Asociación de Mujeres Antifascistas, que presidía Dolores Ibárruri en 1937 y cuando se inició la guerra integró junto a Matilde de la Torre y Matilde Cantos el Secretariado femenino del PSOE (Cfr. Fernando Fernández Holgado, Mujeres encarceladas. La prisión de las Ventas: de la República al franquismo, 1931-1941, Madrid, 2003, pp. 91-92).

6 Hay quien ha señalado que su ideología feminista fue determinante en su defensa a ultranza de los menores, aunque no logró que el Centro estatal de reforma femenino que creó (Casa-Escuela Los Arcos en Chamartín) fuese dirigido por seglares, estando al frente las terciarias capuchinas [Ángel C. Moreu, “La recepción de las doctrinas correccionalistas en España. Políticas educativas y metodologías psicopedagógicas”, en Revista de Educación, 340 (mayo-agosto/2006), pp. 779-780].

7 Ver María Nieves San Martín Montilla, Matilde Huici Navaz: la Tercera Mujer, Madrid, Narcea, 2009 y Ángel García-Sanz Marcotegui, Matilde Huici (1890-1965), una “intelectual moderna” socialista, Universidad Pública de Navarra, 2011.

8 Cfr. Montserrat González Fernández, “Los Tribunales para Niños. Creación y desarrollo”, en Historia de la Educación, 18 (1999), pp. 111-125. Además, Huici participó en 1931 en la revisión de la legislación sobre Tribunales Tutelares de Menores, integrando la comisión que tenía tal cometido y llevó a cabo la inspección pedagógica de reformatorios. Cuando triunfó el Frente Popular, propuso «la sustitución de los religiosos por maestros», a través de «la creación de un Instituto de Investigación Psicológica del Menor cuya misión sería formar a «educadores especializados», tratando siempre de secularizar la enseñanza (aspecto este con el que Ossorio no estaría totalmente de acuerdo). Así lo indica Ángel C. Moreu, “La recepción de las doctrinas correccionalistas en España. Políticas educativas y metodologías psicopedagógicas”, en Revista de Educación, 340 (mayo-agosto 2006), p. 779. Asimismo, formó parte de la Subcomisión penal de la Comisión Jurídica Asesora y contribuyó a la redacción del Código Penal de 1932 [Manuel J. Peláez, “A vueltas con el Feminismo en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946): sobre la instrucción de la mujer y sobre el divorcio, en opinión coincidente con el Presidente de la República Niceto Alcalá-Zamora y Torres (1877-1949)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (junio 2009) p. 5]. Algunas de estas ideas y otros datos de la actividad de Huici los recogimos en “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), pp. 5-6.

9 En concreto, podríamos destacar una serie de cartas en las que Ossorio y Gallardo trataba de poner a Matilde Huici en contacto con la abuela de una menor de dos años en situación delicada por el comportamiento de su padre, proponiéndose la necesidad de pruebas, de un certificado médico y de una denuncia ante el Tribunal de Menores [Patricia Zambrana, “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), documento nº 20, p. 24; nº 24, p. 26 y nº 25, pp. 26-27].

10 María Nieves San Martín Montilla, Matilde Huici Navaz: la Tercera Mujer, pp. 110-130. Comenta de forma escueta y reproduce parcialmente las misivas intercambiadas entre Ossorio y Huici en relación a la Asociación Auxiliar del Niño que nosotros transcribimos en su día en el citado trabajo sobre el feminismo.

11 El propio Ossorio, así lo precisaba, asombrándose de que Huici no formase parte de la Junta directiva de la Asociación: «…me quedo asombrado al advertir que V. no figura en la Junta directiva. Sustitúyase V. en mi espíritu. A mí me ha sacado V. de mi casa, llevándome a presidir una empresa para la que no tengo autoridad ni competencia, y ahora me encuentro con que quien no participa de la función de gobierno es usted. Sin duda habrá habido para ello poderosas razones, pero yo no acierto a adivinar cuáles pueda haber para que ni siquiera asuma V. un modesto puesto de vocal. Me inclino a pensar que debe tratarse de un error material de mecanografía» [Carta de Ossorio y Gallardo dirigida a Matilde Huici, fechada el 12 de marzo de 1935 y publicada en “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), documento nº 40, pp. 33-34]. Sí aparece Matilde Huici, entre los vocales de la Directiva en la portada del primer número del Boletín de la Asociación Auxiliar del Niño de octubre de 1935 y anteriormente, asistía a las Juntas (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto).

12 María Nieves San Martín Montilla, Matilde Huici Navaz: la Tercera Mujer, p. 110. Recoge una serie de aspectos interesantes sobre las necesidades del niño, el objetivo principal de la Asociación encaminada a ofrecer ocio a los niños que estaban en las calles, el Club infantil, el funcionamiento de la Asociación, sus principales carencias y propósitos y la demanda de una institución similar para las niñas que solo tenían acceso a la Biblioteca, haciéndose eco de notas de prensa de la época, en pp. 123-130.

13 María Nieves San Martín Montilla, Matilde Huici Navaz: la Tercera Mujer, p. 112. Según los Estatutos la Asociación Auxiliar del Niño se constituye como «entidad benéfica de tipo experimental que conservará siempre su carácter privado para ayudar a la protección de la infancia desvalida» (art. 1º). Los fines de la Asociación eran: «1º La asistencia social a los niños necesitados, siguiendo los métodos más modernos. 2º La creación de un “hogar infantil”, guarderías, clubs de recreo, colonias de vacaciones, etc., etc. para niños desvalidos, según las disponibilidades económicas de esta Asociación. 3º La lucha contra la delincuencia y la prostitución juvenil por medio de la acción preventiva y el estudio de los casos particulares. 4º La preparación de las personas deseosas de dedicarse a la asistencia social según los principios técnicos, mediante cursillos teóricos y prácticos» (art. 2º). La composición de la Junta Directiva, elección y renovación; los miembros de la Asociación («todas las personas que se sientan deseosas de ayudar a los niños desamparados»); las reuniones de la Junta General; los recursos económicos y diversos aspectos organizativos, se regulaban en los artículos 4º, 5º, 6º, 7º y 8º; ocupándose los artículos 9º y 10º de la disolución de la Asociación y del destino de sus bienes en tal caso. Se publicaron íntegros los Estatutos en P. Zambrana, “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), pp. 6-7, en nota. En este trabajo se recoge además una carta fechada el 6 de febrero de 1935 en la que Huici agradecía «emocionada» a Ossorio que hubiese aceptado la presidencia y le remitía los Estatutos. También señalaba: «…que una de las cosas más fáciles para empezar y poder recabar ayuda oficial y al mismo tiempo de las más necesarias es el entretenimiento de los chicos fuera de las horas escolares. Los hechos realizados por estos chicos en sus horas libres, pero en las que sus padres y madres están aun trabajando, y ellos han de permanecer en la calle son una de las fuentes de que se nutre el Tribunal de Menores. Nada oficial existe de este tipo; la Asociación sería así auxiliar de la acción oficial y hasta puede que nos den las gracias (…)/ Yo tengo mucha fe en que podremos hacer algo que valga la pena. Hasta ahora no hay más que la acción oficial, siempre dificultada y envenenada por la política que le hace destruir todo lo realizado por el color opuesto o la caridad de los que utilizan usurariamente lo que llaman “buenas obras” para ganar una renta eterna. Protección a los niños por los niños mismos teniendo en cuenta que cada uno es un ser humano con el mismo derecho a ser feliz que los demás seres humanos, de eso hay poquísimo y casi todo está por hacer. Creo que algo de lo que falta lo hemos de hacer nosotros» (documento nº 35, pp. 30-31). Ossorio le respondería al día siguiente, poniéndose a su disposición, recomendando no precipitarse en las actuaciones y considerando «delicado» «asumir funciones presidenciales cuando aún no soy presidente» (documento nº 36, p. 31). Comenta estas cartas y parte de los Estatutos, María Nieves San Martín Montilla, en pp. 111-113.

14 No obstante el acta constitutiva, que se conserva entre la documentación de Ossorio, se data el 23 de febrero de 1935. En ella se establecía el domicilio social de la Asociación en la calle Conde de Xiquena nº 5, bajo derecha, estando reunidos «Dª Pilar Zubiaurre de Gutiérrez Abascal como Presidenta del Comité organizador y Dª Justina Ruiz como Secretaria del mismo, Dª Rafaela Jiménez Quesada, Dª Luisy Graa, la Sra. de Baeza, Dª Matilde Huici, D. Ángel Ferrant, D. Luis Sánchez Arosa, el Doctor Prados, D. Martín Domínguez y Dª Obdulia Ruiz de Díaz». En dicha sesión, celebrada bajo la presidencia de Pilar Zubiaurre, se acordó constituir la Asociación y aprobar los Estatutos y se nombró la Directiva: Presidente, Ángel Ossorio y Gallardo; Vicepresidente, Gonzalo Lafora; Secretaria, Pilar Zubiaurre de Gutiérrez Abascal; Vicepresidenta, Eloina Ruiz Malasechevarría; Tesorera, Luisy Graa y Vocales, Miguel Prados, Rafaela Jiménez Quesada, Ángel Ferrant y Manuel Sánchez Arcas. A continuación, Matilde Huici dio lectura al proyecto de “Club infantil” redactado por ella misma «para empezar a realizar algunos de los fines de la naciente entidad», aprobándose su creación. Además, se aprobaron los medios para recaudar fondos para la ejecución de dicho proyecto: «1º.- Una suscripción privada por medio de una hoja de propaganda, que queda encargada de redactar la Sra. de Baeza, a la que se adherirá un Boletín de suscripción. 2º.- Una suscripción pública por mediación de un Diario madrileño. 3º.- Establecer cuotas para los afiliados. 4º.- Organizar un concierto a base de la Orquesta Sinfónica, de la Filarmónica o de la de Pau Casals, de cuya organización queda encargada Dª Pilar Zubiaurre. 5º.- Organizar una sesión infantil de cine con un programa adecuado, por ejemplo “Los tres cerditos”, pidiendo la colaboración de D. Manuel Abril. Se comisiona para la obtención de la película a D. Manuel Sánchez Arcas y para el local a Dª Rafaela Jiménez. 6º.- Organizar igualmente un festival de teatro solicitando la ayuda de D. Federico García Lorca». Con el fin de facilitar el trabajo de la Asociación se crearon dos comisiones, una de servicios técnicos y otra de propaganda, presididas por Ossorio (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto). El Acta de Constitución se publicó de forma íntegra, en P. Zambrana, “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), p. 6, nota 22.

15 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.

16 La Biblioteca infantil se inauguró el 17 de junio de 1935 en la calle Granada, 4 (Pacífico). El local de la Biblioteca tenía una capacidad para cincuenta lectores y contaba con libros donados por diversas editoriales y por particulares, entre los que figuraba el propio Ángel Ossorio o el mismísimo Juan Ramón Jiménez. Así lo indicaba Ángel Ossorio y Gallardo en la presentación de la Asociación en el Boletín de la Asociación Auxiliar del Niño, 1, Madrid, octubre, 1935 (del que se haría eco la prensa) (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto). Con este Boletín se pretendía ofrecer datos concretos de las distintas actividades y conseguir donativos y apoyos económicos, dando publicidad a los propósitos y logros. Para obtener fondos bibliográficos y organizar la Biblioteca, mantuvo Ossorio correspondencia con numerosos interlocutores, entre los que figuraba Elvira Gancedo Rodríguez [se reproducen estas cartas en P. Zambrana, “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), documentos nº 63, p. 43 y nº 64, pp. 43-44]. Asimismo, el escritor y periodista, Manuel L. Ortega de “Ediciones Nuestra Raza”, remitiría a Ossorio, con fecha 19 de diciembre de 1935, «treinta y dos libros de nuestras colecciones para esa obra admirable de crear Clubs y bibliotecas infantiles, que Vd. patrocina», que Ossorio agradecería en otra misiva de 23 de diciembre (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto). En relación a la Biblioteca hay otros documentos de interés como una estadística del número de lectores que asistieron a la Biblioteca Infantil de la calle Granada entre el 17 y el 30 de junio y los meses de julio y agosto de 1935 y una serie de propuestas realizadas por niños de edades comprendidas entre los diez y catorce años para el buen funcionamiento de la Biblioteca, así como sus opiniones sobre los libros leídos que se recogen por la bibliotecaria I. López Ganivet, en el referido Boletín. En esta misma sede, López Ganivet mostraba su agradecimiento a las casas editoriales y particulares que habían donado libros y explicaba con detalle el sistema de funcionamiento de la Biblioteca, señalando que la edad para asistir era entre ocho y catorce años, notándose una mayor afluencia de niños por las mañanas «por tener las niñas más ocupaciones en casa».

17 Entre los documentos de Ossorio se encuentra el contrato de habitación, manuscrito y mecanografiado, relativo este local suscrito entre Ángel Ossorio y Gallardo, como Presidente de la Asociación Auxiliar del Niño, y Ángeles y Ana María Gasset, en Madrid el 21 de mayo de 1935. Se trataba de un local de planta baja con dos habitaciones y lavabo, perteneciente a un un hotel situado en la calle Granada, nº 4, cuyas propietarias querían utilizar «en alguna obra beneficiosa para la cultura de la infancia desvalida, y si no lo han realizado hasta ahora ha sido por no disponer de los elementos materiales y personales indispensables». El local se cedía a la Asociación Auxiliar del Niño para su uso exclusivo como biblioteca o lectorio infantil, sin que pudiera «ser destinado a vivienda ni a ningún otro uso fuera del indicado, sin autorización escrita de las señoritas propietarias». El derecho de habitación se constituía «a título enteramente gratuito», por un periodo de tiempo de dos años, pudiéndose prorrogar de forma tácita (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto). Se publica el contrato literal en P. Zambrana, El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), p. 35. Ver también documento nº 43, pp. 34-35.

18 El Club fue un segundo paso tras la apertura de la Biblioteca. Se inauguró el 24 de julio de 1935, (aunque Ossorio habla en alguna ocasión del 29 de julio) y estaba situado en la zona de la Prosperidad. Era una institución «más compleja» formada por «biblioteca, juegos y taller» y una sala de música que contaba con un piano cedido por Doña Zenobia Camprubí de Jiménez. Su objeto era proporcionar a los niños un centro de recreo en las horas y días que no asistiesen a la escuela. Estaba abierto todos los días, excepto los lunes, porque la Asociación no podía hacer frente a más gastos de personal. De la biblioteca y entretenimiento se ocupaba Agustina Ruiz. El Club tenía como norma la «no coacción», en el sentido de que los chicos hicieran lo que quisiesen, aunque la finalidad del Club era conseguir que «no quieran hacer nada que no esté bien». Se podían inscribir «hasta cincuenta chicos de ocho a catorce años» y a las dos horas de su inauguración ya se habían «apuntado sesenta y cinco». Los niños eran socios del Club y cada uno tenía su tarjeta identificativa. Al principio solo se interesaban por los juguetes más llamativos o aparentemente «más caros», pero poco a poco fueron mostrando interés por otras actividades y por organizarse para el mejor uso de los juegos, proponiendo formar «un comité de juguetes». A los ocho días de la apertura ya había cien socios y en octubre ciento sesenta y cinco. Un médico, el doctor Prados, se encargaba del «diagnóstico mental del los chicos» y se manifestaba la necesidad de «una visitadora, para hacer efectiva la relación con la familia y la escuela». Son palabras de Matilde Huici que firma como “Delegada del Club”, en el Boletín de la Asociación Auxiliar del Niño, 1, Madrid, octubre, 1935. Estas mismas ideas se las transmitía a Ossorio, en carta de 30 de julio de 1935, describiéndole la inauguración del Club, además de mostrarle su preocupación por la aparición de otras Asociaciones de asistencia social similares que entendía debían federarse para ayudarse y evitar problemas a la hora de cumplir objetivos o recaudar fondos. Se refería, en concreto, a la Asociación de Amigos de la Enseñanza Popular cuyo fin era «organizar el mayor número posible de escuelas primarias dotadas de todos los elementos de asistencia, previsión, investigación y enseñanza» y luchar «contra el analfabetismo de las clases menesterosas» y el paro de los maestros, haciendo de las escuelas «instituciones modelo de enseñanza popular y progresiva que tengan en cuenta todas las experiencias e inspiraciones de la pedagogía científica»; organizando, a su vez, colonias escolares, comedores, roperos, un club de padres y un club de niños, muy semejante, este último, al de la Asociación Auxiliar del Niño. No obstante, Ossorio no era partidario de que los niños participaran en el gobierno del club. Así se lo indicaba a Matilde Huici en una misiva de 12 de marzo de 1935: «A mí me parece perfectamente que se eduquen en la función de gobierno ejercitándola para sus propias cosas. Pero de eso a que los chicos de 8 a 12 años opinen y voten respecto a planes pedagógicos, a contratos de alquileres o de suministros, participen en la relación con las autoridades, hay enorme distancia. Sobre que tal cosa es ilegal, prácticamente sería imposible. Por consiguiente, el ofrecerlo es una explosión sentimental sin finalidad práctica». Se transcriben las referidas cartas en P. Zambrana, “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), documentos nº 40, pp. 33-34 y nº 52, pp. 38-39. Ver el comentario a las mismas de María Nieves San Martín Montilla, Matilde Huici Navaz: la Tercera Mujer, pp. 116-120.

19 A través del Cine-club se pretendía combinar «la diversión con la enseñanza». Se dirigía a todos los niños de Madrid y a sus padres, de forma que cada abonado contribuía al comprar las entradas «a la noble y generosa tarea de procurar a otro niño, abandonado o desvalido, que carece de educación o enseñanza, alimento o vestido, juguetes o libros, el ingreso en una Casa u Hogar de la Asociación Auxiliar del Niño» (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto).

20 De la instalación y dirección de los talleres se ocupó Ángel Ferrant, aprovechando sus conocimientos artísticos. El “taller de los niños” estaba situado en el Club infantil y fue el último en abrirse, en concreto el 2 de octubre de 1935. Ferrant explicaba las normas y su régimen de funcionamiento, a la vez que manifestaba sus carencias: «Se necesitan materiales. Nos faltan herramientas indispensables. Carecemos de los más modestos elementos de trabajo. Cola, tablas, clavos, pinceles…» (Boletín de la Asociación Auxiliar del Niño, 1, Madrid, octubre, 1935).

21 Ossorio desarrollaba estas ideas en un artículo, en el que refería la constitución de la Asociación Auxiliar del Niño, publicado en Ahora de 16 de abril de 1935, titulado “Los chicos del arroyo”. En él afirmaba que el arroyo mataba más niños que cualquier enfermedad, siendo «primarios y deficientísimos los métodos de curación». Se trataba de niños procedentes de hogares «rotos por el paro, el hospital o la cárcel» o cuyos padres por motivos laborales se veían obligados a dejarlos en la calle la mayor parte del día, huyendo muchas veces de casas con pésimas condiciones de salubridad. Se planteaban las escuelas como posible solución. Ossorio reconocía que la República había hecho una «obra magnífica, multiplicando abundantemente el número de escuelas y dotándolas de medios excelentes de instrucción, de educación y de higiene»; sin embargo, criticaba que a la vez hubiese caído «en el torpe sectarismo de prohibir la enseñanza a las congregaciones religiosas», de forma que «lo que ganó por un lado lo perdió por otro», ocasionando un «déficit escolar aterrador». No obstante, aunque existiesen suficientes escuelas, el problema se trasladaba a las horas fuera de clase. A pesar de que la Constitución señalaba «que el Estado hace suya la declaración de Ginebra o la tabla de derechos del niño», sanear las calles y los barrios más conflictivos era lo más complicado.

22 Boletín de la Asociación Auxiliar del Niño, 1, Madrid, octubre, 1935 (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto).

23 De este modo lo exponía Ángel Ossorio y Gallardo, en Boletín de la Asociación Auxiliar del Niño, 1, Madrid, octubre, 1935 (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto).

24 Decía Ossorio que el «calificativo de auxiliar ya está diciendo que la nueva institución no trata de sustituir, superar ni dominar a ninguna institución existente; antes tiene admiración y respeto para todas y reconoce que colegios y asilos, orfanatos y preventorios, casas de lactancia y de refugio complementan la obra de las instituciones públicas». Era un organismo distinto del asilo y de la escuela, donde el niño conseguía «sin presión autoritaria ni disciplina rigurosa», «una alegre aplicación del tiempo y un aumento en el acervo cultural que sus profesores le proporcionan…, si es que han tenido la ventura de lograr alguno». Sería «una obra cuya presidencia está confiada al alma del niño, con respeto profundo a sus iniciativas y evoluciones y con muy limitada y discreta autoridad por parte de los mayores», con el fin último de proteger al menor (Ángel Ossorio y Gallardo, “Los chicos del Arroyo”, en Ahora de 16 de abril de 1935).

25 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto. Debe referirse a un artículo que apareció en noviembre de 1935, donde afirmaba que «cuando el niño interrogue si hay Dios es forzoso contestarle que sí o que no», de modo que «los niños que pasen por la escuela laica serán hombres desorientados; y el hombre desorientado es presa fácil de todos los extravíos y, lo que es quizás peor, de todas las flaquezas», ya que «un laico no tiene para su conciencia apoyo, garantía ni itinerarios». Por eso, aunque Ossorio era partidario de que el Estado respetase todas las ideas, encontraba «absurdo» que se aferrase «a no tener concepto alguno sobre los temas que afectan a la esencia del ser humano y de la sociedad», debiendo «educarla y legislar para ella». Consideraba muy peligroso «formar generaciones que, o no tienen ninguna idea moral o creen que la moral se fabrica en el Congreso o en un casino de barrio». Por ello, aunque «algún día pasará la fiebre del laicismo», «será después de haber aprendido, a fuerza de dolores, lo caro que cuesta forjar núcleos humanos sin carriles para la conciencia». En unas declaraciones que hizo al periódico El Heraldo el 30 de junio de 1931, tras ganar las elecciones, Ossorio indicaba que le asustaba «la negación de un pensamiento religioso en el Estado».

26 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto.

27 Lo hacía en una misiva fechada el 15 de enero de 1936 que dirigía Francisco Añino García y que luego transcribimos al completo (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 3ª parte, documento suelto).

28 Ángel Ossorio y Gallardo, en Boletín de la Asociación Auxiliar del Niño, 1, Madrid, octubre, 1935 (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto). En el momento en el que se publicó el Boletín, la Asociación tenía trescientos cuarenta u siete suscriptores que suponían unas cuotas mensuales de mil sesenta y nueve pesetas. Además, había conseguido aportaciones del Banco de España de dos mil pesetas y del profesor Friedenson de seiscientas cincuenta pesetas. La suscripción más elevada era de cien pesetas al mes y correspondía al gobernador del Banco de España, Alfredo de Zavala, con quien, como veremos, Ossorio mantuvo un intenso intercambio epistolar. El resto oscilaba entre una peseta y cincuenta. Entre los papeles de Ossorio se conserva una lista de asociados, con sus direcciones y donativos (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto).

29 Valga como ejemplo una misiva fechada en Madrid, el 18 de noviembre de 1935, en la que Ricardo M. de Urgoiti, precursor de la comunicación en nuestro país y Director General de Unión Radio, respondía a Ossorio, que anteriormente (14 de noviembre) le había mostrado su satisfacción por la propaganda hecha en la emisora de la Asociación Auxiliar del Niño. En ella Urgoiti aseveraba: «la satisfacción ha sido nuestra al ayudar con nuestros medios a tan nobles fines» (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto).

30 Cfr. Xavier Pericay, “Paulino Masip, Director de La Vanguardia”, en Trípodos,27 (2010), pp.12-139.

31 Véase María Teresa López del Castillo, Historia de la inspección de primera enseñanza en España, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Madrid, 2013, p. 403. Pintado Arroyo murió fusilado en 1939, después de ser sometido a un juicio sumarísimo. Cfr. María de Mar del Pozo Andrés, “Desde L’Ermitage a la Escuela Rural Española: introducción, difusión y apropiación de los «centros de interés» decrolyanos (1907-1936)”, en Revista de Educación, núm. extraordinario, 2007, pp. 143-166, en p. 143, en nota.

32 En otra ocasión transcribimos una carta de Ossorio y Gallardo dirigida a Sánchez Guerra en la que le adjuntaba el Boletín de la Asociación Auxiliar del Niño y le solicitaba consejo sobre la oportunidad de remitir una instancia al Presidente de la República para obtener su «auxilio económico», evitando que una negativa implicase calificar su actitud poco justa; así como otras dos misivas de Sánchez Guerra, comprometiéndose a tramitar la instancia y remitiendo a Ossorio una aportación del Presidente de doscientas cincuenta pesetas, lamentando no poder ofrecer más. Véase P. Zambrana, El Epistolario jurídico y político-andaluz de Ángel Ossorio y Gallardo (1927-1935), documentos nº 94, 95 y 96, pp. 144-146 y, anteriormente, “El epistolario (1929-1936) de Ángel Ossorio y Gallardo con los Ministros, Jefes de Gobierno y Presidentes de la Segunda República”, en Cuadernos informativos de Derecho histórico público, procesal y de la navegación, 19-20 (1996), documentos nº 61, 62 y 63, pp. 5589-5591. Sí que recogemos, en esta sede, otras dos cartas que no fueron transcritas en su día, una en la que Ossorio agradecía a Sánchez Guerra la mediación ante el Presidente y otra en la que le pedía que le transmitiese su agradecimiento por el donativo; así como la instancia dirigida por Ossorio al Presidente de la República.

33 Ver estas misivas en P. Zambrana, “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), documentos, nº 37, pp. 31-32; nº 38, p. 32; nº 39, pp. 32-33 (comenta y reproduce parte de esta relevante carta María Nieves San Martín Montilla, Matilde Huici Navaz: la Tercera Mujer, pp. 113-114); nº 45, p. 36; nº 46, pp. 36-37; nº 48, p. 37; nº 50, p. 38; nº 51, p. 38; nº 56, p. 41; nº 58, p. 41 y nº 60, p. 42.

34 En su momento, publicamos diversa correspondencia de Ossorio con Pilar Zubiaurre, relacionada con actividades concretas y con el funcionamiento de la Asociación y una carta del escritor Alejandro Casona a Pilar Zubiaurre, fechada el 16 de julio de 1935, en la que, Casona, dando respuesta a la circular remitida por Ossorio, aportaba juguetes y libros de su biblioteca particular (Romancero Castellano, El País del Oro, Teatro escogido de Calderón, La Vida de la Tierra, Tercer Libro, Industrias del Vestido, Industrias de la alimentación, La navegación, Los Meteoros, Animales familiares, Animales extinguidos, Vida de los Astros, Vida de las Flores y Flor de Leyendas) (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto). Cfr. P. Zambrana, “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), documentos nº 41, p. 34; nº 42, p. 34; nº 47, p. 37; nº 59, p. 42; nº 61, p. 42 y nº 62, pp. 42-43.

35 P. Zambrana, “El Feminismo y el elemento femenino en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, (julio 2009), documentos nº 49, p. 37; nº 53, p. 40; nº 54, pp. 40-41; nº 55, p. 41 y nº 57, p. 41. Sobre María Martos de Baeza se puede consultar, Elvira M. Melián, “Rastros de nube: María Martos de Baeza y su mundo”, en Arenal. Revista de Historia de las Mujeres, vol. 8, nº 2 (2001), pp. 379-388.

36 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.

37 En la portada del primer número del referido Boletín de la Asociación Auxiliar del Niño de octubre de 1935, se indicaba que figuraba como tesorero Ángel Ferrant y como vocales Luisy Graa, Miguel Prados, Rafaela Jiménez Quesada, María Martos de Baeza, Manuel Sánchez Arcas, Matilde Huici, Obdulia Díaz, Federico García Lorca y Carmen Donorroso. En dicho Boletín se incluía, además, un informe de Tesorería (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto).

38 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.

39 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.

40 Manuel J. Peláez, “A vueltas con el Feminismo en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946): sobre la instrucción de la mujer y sobre el divorcio, en opinión coincidente con el Presidente de la República Niceto Alcalá-Zamora y Torres (1877-1949)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, junio 2009, p. 3 y documentos nº 28, pp. 22-23; nº 29, p. 23 y nº 30, p. 23.

41 Luis de Arrigoitia, Pensamiento y forma en la Prosa de Gabriela Mistral, Universidad de Puerto Rico, 1989, p. 187. Ver el artículo de Gabriela Mistral, “Una Asociación auxiliar del niño”, en El Sol del martes 6 de agosto de 1935. En esta sede criticaba a los Gobiernos por no «adoptar las instituciones privadas cuando ya han pasado la incubación y tienen miembros vivaces y hornaza vital, en vez de gastar mucho en las de su invención atropellada y que no rinden una prueba rotunda».

42 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.

43 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto. Se recogía en estos Estatutos la constitución, funcionamiento y renovación cada cuatro años de la Junta Directiva; su financiación y una «lista de honor» de aquellos que habían hecho donativos superiores a cincuenta pesetas. Además, se podían nombrar «socios honorarios y correspondientes a las personas que de una manera ostensible y eficaz laboren en favor del niño», premiándose «los actos heroicos o de servicios inminentes que se presten con sacrificio propio en beneficio de los niños», incluyéndose en la lista de honor, por tal motivo, a Serafín Álvarez Quintero, Joaquín Álvarez Quintero, Eduardo Marquina, Josefina Díaz de Artigas, Ricardo Villa, Francisco Ruano, el Marqués de Retortillo, Alfonso Álvarez Suárez, Josefina Mayor, Julio Carretero, Enrique Fernández Arbós, Agustín Soler, José Cubiles, Crisena Galatti, Abelardo Corvino y José Fernández Bordas. La Sociedad tenía «personalidad jurídica bastante para disponer libremente de sus bienes».

44 Se contiene el Proyecto entre los documentos de Ossorio. Entre sus finalidades estaban las siguientes: «A) Coordinar los esfuerzos de cuantas Entidades se hayan constituido para favorecer a los niños. B) Propulsar las iniciativas conducentes al remedio de las necesidades que se advierten en la infancia abandonada y desvalida. C) Organizar anualmente un Congreso del Niño, que tendrá por objeto recaudar fondos para aplicarlos en las múltiples actividades del Secretariado». Para cumplir con estos fines se organizaba en dos secciones, una de «Acción Científica comprensiva de A) La información sobre instituciones creadas en favor del niño en España y en el extranjero. B) La redacción de trabajos de investigación, en las ciencias y artes, aplicadas al niño. C) La publicación de los trabajos que a propuesta de esta sección, acuerde editar, el Consejo del Secretariado»; y una segunda sección de «Acción Popular comprensiva de A) la labor de propaganda de los fines y obras del Secretariado y de las instituciones adscritas al mismo. B) La publicación de un Boletín de carácter preferentemente informativo. C) La celebración de actos orales, científicos, literarios, artísticos y creativos. D) La Administración del Secretariado». Seguidamente, se indicaba la composición del Consejo del Secretariado y las diferentes categorías de sus miembros, según sus aportaciones; así como el funcionamiento de las Asambleas, reconociéndose al Secretariado «personalidad jurídica» (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto).

45 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 2ª parte, documento suelto.

46 Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 734, 1ª parte, documento suelto.

47 Había sido nombrado, el 20 de mayo de 1931, por orden del Ministerio de la Gobernación «para dirigir, inspeccionar, investigar y dar cuantas órdenes considere pertinentes para el mejor desenvolvimiento del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, y fundaciones anejas al mismo» (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 737, documento suelto). Estando aun al frente del Patronato, el 23 de junio de 1931, recibiría Ossorio una misiva con membrete de la Intendencia General de la Real Casa y Patrimonio, en la que se le solicitaba que buscase asilo o colegio para un niño de nueve años, hijo de madre soltera, para que esta pudiera «abrirse camino con más facilidad», sin necesidad de abandonar al niño (Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, Sección político-social, Madrid, legajo 737, documento suelto).

48 Reproduce Manuel J. Peláez la respuesta de Ossorio a esta niña llamada Conchita Rubio en “A vueltas con el Feminismo en el pensamiento del jurista Ángel Ossorio y Gallardo (1873-1946): sobre la instrucción de la mujer y sobre el divorcio, en opinión coincidente con el Presidente de la República Niceto Alcalá-Zamora y Torres (1877-1949)”, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, junio 2009, documento nº 27, p. 22.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Servicios Académicos Intercontinentales S.L., Sitio alojado en Gunzenhausen, distrito de Weissenburg-Gunzenhausen,
Baviera, República Federal de Alemania. http://www.eumed.net/rev/rehipip/.
La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013.

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es o seghiri@uma.es


Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll

ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Número actual
Presentación
Normas de Publicación
Hemeroteca
Consejo de Redacción
Evaluadores Externos
Otras Revistas de EUMEDNET
Servicios Academicos Internacionales > Eumed.net > Revistas > rehipip