Stamatios Tzitzis, Identité Culturelle et Humanisme. De la Grèce Antique à l'Europe moderne, Buenos Books International, 1.ª ed., Paris, 2011, 78 pp.

Patricia Zambrana Moral


 

RESUMEN: El director de Investigaciones del CNRS (Centre national de la recherche scientifique), profesor asociado en la Université Laurentienne (Canadá) y también Director adjunto del Instituto de Criminología de la Université Panthéon-Assas (Paris II), Stamatios Tzitzis, lleva a cabo una serie de reflexiones sobre el humanismo y la identidad cultural desde la Grecia antigua a la Europa moderna. Retoma, de esta forma, una de sus líneas de investigación relacionada con la evolución histórica del pensamiento humanista. No se puede hablar de identidad sin historia ni cultura y nuestro presente está determinado por el pasado que hemos heredado, en el que la persona se erige en el valor más elevado. Se trata de buscar un nuevo humanismo que garantice la armonía del mundo. Se aborda la actual crisis que sufre toda Europa y se conecta con los valores clásicos. Aportando un nuevo punto de vista y cierta originalidad a la cuestión, se afirma que no solo hay una crisis económica y financiera, sino también otra más opaca y mucho más profunda que es la que concierne a los valores culturales, entendiendo por tales los valores ontológicos, existenciales, sociales y éticos que se encuentran en el origen de la fundación de Europa y constituyen su memoria histórica y su identidad. Por tanto, esta identidad tendría un marcado carácter histórico y la historia de Europa está marcada por la tradición greco-romana y por las ideas judeo-cristianas. Los conceptos de multiculturalismo, comunitarismo e inmigración se analizan desde el pensamiento clásico. Identidad y alteridad conviven en el seno de un régimen democrático que debe ser plural y asegurar la igualdad de todos los ciudadanos, incluyendo a los inmigrantes, a la hora de participar en la vida política. Gran parte del problema radica en la presencia de minorías musulmanas en el seno de Europa. Se trata del tradicional enfrentamiento entre dos mundos, Oriente y Occidente. Solo en la ética y en la moral se podría encontrar una posible solución, respetando la diversidad cultural y la propia historia de cada país.

PALABRAS CLAVE: Humanismo, Identidad cultural, Grecia clásica, Unión Europea, Inmigración.

Stamatios Tzitzis, director de Investigaciones del CNRS (Centre national de la recherche scientifique), profesor asociado en la Université Laurentienne (Canadá) y también Director adjunto del Instituto de Criminología de la Université Panthéon-Assas (Paris II), nos brinda una serie de reflexiones sobre el humanismo y la identidad cultural desde la Grecia antigua a la Europa moderna. Retoma, de esta forma, una de sus líneas de investigación relacionada con la evolución histórica del pensamiento humanista y lo hace, tal y como nos tiene acostumbrados, de forma breve pero intensa, centrándose en las principales ideas y transmitiendo al lector lo fundamental de cada momento.
Introduce su trabajo en poco más de dos páginas donde manifiesta la esencia de las ideas que expone, con afirmaciones tales como que no se puede hablar de identidad sin historia ni cultura o que nuestro presente, el que elegimos, está determinado por el pasado que hemos heredado, en el que la persona se erige en el valor más elevado. El hombre animado por su cultura personal ha provocado catástrofes y ha ocasionado una grave crisis que ha puesto en peligro su nueva identidad. Por ello, hoy en día, el progreso de la humanidad apela a que los hombres inventen un nuevo arte de vivir que les permita estar unidos y en paz, y que tenga en la prudencia la principal guía y en la tolerancia la regla básica. Se trata de buscar un nuevo humanismo que garantice la armonía del mundo.
En un primer capítulo, el autor aborda un tema de rabiosa actualidad como es la actual crisis que sufre toda Europa y la conecta con los valores clásicos. Aportando un nuevo punto de vista y cierta originalidad a la cuestión, afirma que la consabida crisis no solo afecta a los valores económicos y financieros, como resulta evidente, sino que también hay otra crisis más opaca, y mucho más profunda, que es la que concierne a los valores culturales, entendiendo por tales los valores ontológicos, existenciales, sociales y éticos que se encuentran en el origen de la fundación de Europa y constituyen su memoria histórica y su identidad. Precisamente, vivimos un momento de «deconstrucción» de los valores fundamentales, de aquellos valores tradicionales del viejo continente. Sería difícil concebir una Unión Europea solo económica, comercial o monetaria sin conciencia de pertenecer a un espacio común. La multiculturalidad, el hablar de culturas diferentes, no implica necesariamente tradiciones distintas, ya que una tradición puede comprender multitud de culturas. La pretensión de una Europa unida que aúne personas de orígenes y culturas distintas no se puede sostener solo a partir de cálculos económicos y mercantiles que instrumentalicen a la persona según las exigencias del mercado. Tzitzis se remonta a Kant y a la Declaración universal de los derechos humanos para presentar la dignidad humana como el más importante de los valores personales. A partir de dicha Declaración, se inaugura una solidaridad sin fronteras entre todos los seres humanos como miembros de una misma familia, haciéndose eco, según el autor, de la moral estoica y del propio Séneca, sin obviar el papel que desempeñaría, a la hora de configurar una comunidad general integrada por diversas culturas, la idea de ciudadano. Afirma Stamatios Tzitzis que la formación de una identidad europea debería pasar por un modelo humanista republicano. Sin embargo, esta identidad no puede surgir de la nada sino que tendría un marcado carácter histórico, es decir, solo sería posible a partir de las tradiciones y valores que se encuentran en sus orígenes. Partiendo del Tratado de Maastricht y de la Carta de Derechos fundamentales de la Unión Europea, viene a concluir que la historia de Europa está marcada por la tradición greco-romana (Cicerón, Séneca, Platón…) que los Padres y doctores de la Iglesia (San Anselmo, San Ambrosio, San Agustín y Santo Tomás) ensamblaron con las ideas judeo-cristianas, de modo que la igualdad existencial y la tolerancia hunden sus raíces en el principio fundamental judeo-cristiano: «Ama a tu prójimo como a ti mismo».
A continuación, S. Tzitzis se sitúa en la Ilustración y en la Revolución francesa para relacionar los valores clásicos con la tradición moderna y termina comparando el humanitarismo europeo con el melting-pot americano, concretando los principales efectos de una crisis multicultural. Concluye este primer capítulo, con tres ideas básicas que permiten comprender el multiculturalismo: a) hay valores objetivos que tienen más fuerza que las normas jurídicas en el sentido que se forman en el curso de la naturaleza de las cosas y de la historia de un pueblo; b) mantener una convivencia forzada de culturas opuestas e inadaptables a los nuevos contextos podría suscitar manifestaciones de intolerancia y reacciones negativas como el racismo, la xenofobia o la segregación y c) un pueblo autóctono que se sienta amenazado por la opresión cultural podría caer en la intolerancia como medio de defensa de sus valores tradicionales y elegir un gobierno de tendencia totalitaria.
Tres conceptos complejos se abordan en el segundo de los capítulos: multiculturalismo, comunitarismo e inmigración, tomando, de nuevo, como base para su análisis el pensamiento clásico, que se enfrenta a una nueva época marcada por la economía, por la heterogeneidad de valores e instituciones y por la universalización del capitalismo, donde cualquier persona es un ciudadano del mundo, lo que facilita la libre circulación de trabajadores con los mismos derechos que los autóctonos. No obstante, esto no impide los conflictos entre ambos, ya que los autóctonos se sienten amenazados por los otros que, a su vez, tienen la impresión de no recibir un buen trato en la vida cotidiana. Lo anterior lleva a Stamatios Tzitzis a plantear la identidad y la alteridad en el seno de un régimen democrático que debe ser plural y asegurar la igualdad de todos los ciudadanos a la hora de participar en la vida política y esta igualdad debería ser aplicada, en la medida de lo posible, a los trabajadores inmigrantes de culturas diferentes. Tras examinar la situación en Francia, Suiza y Alemania, el autor concluye que cualquiera que estudie la actualidad política internacional podría afirmar sin temor a equivocarse que el problema de la inmigración no radica tanto en la diversidad cultural como en la presencia de minorías musulmanas en el seno de Europa, existiendo una gran dificultad en hacer coexistir los valores históricos del viejo continente con los de la cultura musulmana. Estaríamos ante el tradicional enfrentamiento entre dos mundos, Oriente y Occidente, al que Tzitzis dedica unas pocas páginas que devienen en el anunciado conflicto entre el autóctono y el extranjero, en la búsqueda de una integración que no implique la «deconstrucción» de la personalidad ni una «asimilación» sin más del otro que es diferente de nosotros. Solo en la ética y en la moral se podría encontrar una posible solución, respetando la diversidad cultural y la propia historia de cada país de cara a construir una identidad supranacional de la Unión Europea.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Servicios Académicos Intercontinentales S.L., Sitio alojado en Gunzenhausen, distrito de Weissenburg-Gunzenhausen,
Baviera, República Federal de Alemania. http://www.eumed.net/rev/rehipip/.
La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013.

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es o seghiri@uma.es


Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll

ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Número actual
Presentación
Normas de Publicación
Hemeroteca
Consejo de Redacción
Evaluadores Externos
Otras Revistas de EUMEDNET
Servicios Academicos Internacionales > Eumed.net > Revistas > rehipip