SOBRE LA GEOGRAFÍA DE LA RECEPCIÓN LITERARIA Y JURÍDICO-SOCIAL TOLSTIANA, CON APUNTE ACERCA DEL REFORMISTA SOCIAL NORTEAMERICANO ERNEST HOWARD CROSBY (1856-1907)

José CALVO GONZÁLEZ

En cuanto a Hungría1, un estudio de Peter Brock ha examinado las relaciones de Tolstói con el anarquista Jenö Henrik Schimitt [Eugen Heinrich Schimitt] (1851-1916)2, en quien asimismo se advierte una fuerte influencia de Ibsen3. Creo, no obstante, que también convendría mencionar también al rabino ortodoxo y filósofo de origen húngaro Lugwig Stein (1859-1930), bien que formado en Alemania por Eduard Zeller (1814-1908), y que fue más tarde (1889) Profesor de Filosofía en la Universidad de Berna (Suiza). Stein había fundado junto a Zeller el Archiv für Geschichte der Philosophie (1888), y en él publicó un estudio sobre Tolstói considerado como filósofo4. Y para Austria, ofrecer –siquiera– algunas condensadas e imprescindibles noticias5, que aqui reduciré a los nombres de Stefan Zweig (1881-1942) y Ludwig Josef Johann Wittgenstein (1889 -1951). En el caso de Zweig, por la publicación en 1928 de una biografía novelada sobre Tolstói6 que si bien representa su empeño por ofrecer una versión secularizada del pacifismo tolstiano que no enfrente las potencialidades del nacionalismo austriaco también descubre las debilidades burguesas en el eficaz compromiso con la causa pacifista7. Y respecto a Wittgenstein, por la influencia experimentada a partir de dos lecturas tolstianas –El Evangelio abreviado y Hadjí Murat– en su biografía (labor docente en las aldeas austriacas de Trattenbach hasta 1922, Puchberg hasta 1924 y Otterthal hasta 1926) y en el Tractatus Logico-Philosophicus8. Por lo demás, la estimación de los lectores juristas de algun trabajo jurídico (sekundärliteratur) basado en Воскресение (1899) no fue especialmente deferente9.
Nuevas referencias han de relacionar sucesivamente con la percepción y popularización de Tolstói en las literaturas nórdicas –Dinamarca10 (Pëtr Gotfridovič Ganzen, 1846-1930), Noruega (Bjørnstjerne Martinus Bjørnson, 1832-1910, Nobel de Literatura en 190311), Finlandia12 –con posiciones partidarias como la del jurista Arvid Järnefelt (1861-1932)13, o las más adversas de Laura Marholm Hansson [pseud. Leonhard Marholm] (1854-1928), pacifista y feminista, destacable por su crítica a la actitud de Tolstói hacia la mujer14– o Suecia15 –August Strindberg (1849-1912) y Gustaf af Geyerstam (1858-1909)– como así también la obligada cita un país tan culto y literario como Polonia16, y yendo al otro vértice del mapa, respecto de Bulgaria17.
Este inventario europeo, ya apunto de concluir y antes de ello, se detiene en los territorios de la Península Ibérica. Jaime de Magalhães Lima (1858-1936), discípulo de Tolstói en Portugal18, antimaterialista, antipositivista y franciscanista al filo del misticismo19, le tradujo en varios textos20 y fue devoto y aplicado expositor de sus teorías filosófico-sociales21. El joven demócrata22 Lima, al término de sus estudios de Derecho en la Universidad de Coimbra, había visitado (1888) a Tolstói en Yásnaia Polaina23, recibiendo entonces una tan profunda impresión que el paso de los años no conseguiría borrar. El conocimiento del narrador ruso le llegó a través de Le roman russe, de Eugène Melchior de Vogüé (1888). En sus afanes estuvieron asimismo la renovación pedagógica24, la defensa del crédito rural y fomento agrícola, la divulgación del vegetarianismo25 y una ardorosa crítica a la guerra y el militarismo26. De coincidencia con el talante apostolar tolstiano Lima glosó las ideas de austeridad, ascetismo y vida sencilla; así, en 1915, para el prefacio a la edición de Contos Populares de Tolstói, en la versión que Antão de Lencastre vertió al portugués desde la inglesa de las hermanas Maude, escribió:

«Apóstolo da simplicidade contra a complexidade, da ingenuidade contra o artifício, da singeleza contra a ostentação, da clareza contra a obscuridade, da franqueza contra a dissimulação bem podia ser que a sua arte se fundasse em uma fortaleza eterna»27.

En cuanto a traductores portugueses de Tolstói, Antão de Lencastre se había ocupa en la de Resurreição el año 190228, la escritora Maria Benedicta [Mouzinho de Albuquerque] Pinho (1864-1939) de A sonata de Kreutzer en 1916, para la que existía una anterior traducción de 189829, y Ana Karenine, traducida por Vasco Valdez, apareció en 191230. Otros textos menores o propagandísticos no se editarían antes de mediados de la primera década del s. XX. Guerra e paz se publicará en los 40 y 60. La recepción de Tolstói en tierras lusas resultó por tanto poco ágil. Y entre los juristas estuvo apagada31.
Para España, por el contrario, puede afirmarse que aquélla fue adelantada, abundante, variada y múltiple. No obstante, el análisis de esa evolución se hallaba en general pendiente y, desde luego, plenamente inexplorada en específicos campos de estudio, como en concreto podía ser el referible a los juristas lectores de Tolstói, es decir, a la cultura literaria del Derecho con relación a este autor. Para el posible enmarque de la figura de Tolstói en la España finisecular apenas si existían fuentes hasta no hace mucho, La más conocida eran sin duda las conferencias de Emilia Pardo Bazán (1851-1921) sobre novela rusa dictadas en el Atenero de Madrid en primavera de 188732, junto también a un breve trabajo de Sophie Ollivier que abarcaba desde aquella fecha hasta 192533. Más adelante, ya en los años de la IIª República, se produciría un renacer del interés hacia la literatura rusa –así, el estudio de George Portnoff (1892-?)34–, interés que pronto se amplía y concentra en la correspondiente a la etapa propiamente revolucionaria35. En nuestra historia literaria el capítulo sobre la recepción del realismo espiritualista tolstiano, al margen de alguna contribución aislada36, se encontraba en todo por construir. Con ocasión de conmemorar el centenario de la muerte de Tolstói varios trabajos han procurado ir colmatando esa laguna37. Mi personal aportación se ha concretado además de en investigar la producción y comercio editorial de los principales textos de su narrativa, en analizar el efecto de la lectura de dos de sus obras entre un tipo específico de lectores de la literatura tolstiana: los juristas españoles que entre 1890 y 1928 la leyeron Sonata a Kreutzer y Resurrección38. Con oportunidad de leer a Tolstói la cultura literaria de Derecho en España se hizo más cosmopolita, desarrollando una implicación con la cultura literaria y jurídica europeas que no se había producido de un modo tan inteso ni antes ni hasta mucho después. El tipo de recepción politextual, activa y pasiva, utilizado en mi trabajo rescata hasta veintiséis textos en los que diversos juristas de la época analizada nos muestran el resultado de su comprensión lectora39; son así, entre otros, Rafael Altamira (1866-1951), Pedro Dorado Montero (1861-1919), Jerónimo Montes Luengos (1865-1932), Constancio Bernaldo de Quirós (1873-1959), Leopoldo Alas Clarín (1852-1901), Eduardo Sanz Escartín (1855-1939), Luis Morote (1862-1913), Ramiro de Maeztu (1875-1936), Eugeni d'Ors (1882-1954), Eduardo Gómez Baquero (1866-1929) o José Antón Oncea (1886-1981). Los temas emergentes relacionan con la interpretación jurídico-moral del delito, la pena, el sistema judicial, las instituciones penitenciarias, etc. Existieron asimismo valoraciones estéticas, políticas y sociales. En cuanto al subsuelo ideológico-jurídico que fue soporte de las diferentes posiciones aparecen la totalidad de las corrientes de pensamiento: krausistas, reformistas, liberales, socialistas, católicos… El complejo entramado de esa recepción originaría en muchos de ellos –todos juristas cultos, atentos a la literatura de su época como lectores y a veces también afamados críticos literarios– un dilema dimensiones personales extraordinarias, con episodios de crisis espiritual; el trance de elegir, entre el sentimiento y profunda emoción suscitada por las demoledoras críticas de Tolstói y la lealtad al marco institucional y condiciones de la práctica y aplicación del Derecho, o al menos el conflicto de vivir con ello. En las disyuntivas individuales, como en las alternativas generacionales, que esas lecturas producen se hallan presentes los dos grandes debates que inciden en las condiciones de la asimiliación posible de las ideas tolstianas, y que explican del contexto histórico y político-social que encuadra el devenir español y europeo en ese momento como en las décadas siguientes. Se trata de las grandes dualidades que sólo parcialmente cabría enunciar en términos de tolstismo v. anarquismo, y que en un sentido más completo, determinante y decisivo se configuraron como tolstismo v. nietzcheismo. La geografía de la recepción literaria y jurídico-social tolstiana en España presenta ahora de un relieve identificable y en mejor disposición para ser mejor conocido y explicado.
Y, por último, en la frontera imaginaria entre Europa y Asia, un extracto más: Tolstói y Armenia40.
Por lo que hace al continente asiático tampoco se carece de un buen número de sugestivos estudios en la línea de los que hasta aquí se han ido recogiendo. Para Japón, con referencia a la era Meiji (1868-1912), los trabajos de Claus Martin Fischer (Universität Göttingen) y Brigitte Koyama-Richard (Musashi University, Tokio) se ocuparon de la influencia de Tolstói en escritores (Tokutomi Roka, Kinoshita Naoi, Mushakoji Saneatsu y Arishima Takeo) y críticos (Kōtoku Shūsui, Katayama Sen, Hirotsu Kazuo, Masamune Hakuchō y Mushakōji Saneatsu), además de traductores y biógrafos (Konishi Masutarō)41, y todo ello además lo propiciado en la notabilísima autoridad moral de Tolstói desde sus reflexiones sobre la guerra ruso japonesa de 1905 e ideas pacifistas, por ejemplo en Seigaku Andou (1866-1953) conocido como el Tolstói japones42. Una influencia que igualmente se dejará sentir China43. Y por lo que respecta al subcontinente indio, además de la evidente afinidad para con Swami Vivekananda (1863-1902)44 y Mahatma Gandhi (1869-1948)45, ha de mencionarse –sin olvidar algunos estudios menores46 y otros sobre pensamiento social, o de vegetarianismo ético47– la extraordinaria difusión, en análisis extendido a todo Oriente (China, India, Japón, Irán, Turquía y Países Árabes) que realizada por el crítico literario e investigador del Museo Tolstói de Moscú Aleksandr I. Shifman (Александра Ио́сифович Шифман, 1907-1993) dará en su valioso Лев Толстой и Восток (1960), luego también vertido a lengua inglesa e hindi48.
En cuanto a la asimilación del realismo tolstoiano en el espíritu pragmático de la educación lectora en los EEUU de Norteamérica, que asimismo habría de propiciar una increíble fascinación hacia toda la literatura rusa de la época pre-revolucionaria49, se hará necesario introducir un apunte que además de concreto y precisamente descriptivo añada reflexiones categoriales. Así, en efecto, con arreglo a las reseñas precedentes, resulta altamente significativa la atención universitaria despertada en la tesis doctoral de Charles M. Purin (1872-1957), defendida en la Universidad de Wisconsin (Madison) el año 191350, a la que seguiría años más tarde (1939) otra en la Universidad de Illinois, a cargo de John Allan Smith (1902-?)51. Y aún que mencionar varios trabajos de corte académico a firma del servio Milivoy Stoyan Stanoyevich (Koprivnica, 1882) quien había emigrado a EEUU en 1908. Estudiante del Zaječar Gymnasium (1902) y graduado por la Universidad de Belgrado (1907), Stanoyevich fue en 1916 profesor de Instituciones Eslavas en la Universidad de California y entre 1920 y 1925 profesor de lenguas y literaturas eslavas de la Universidad de Columbia. Aparte un pequeño estudio publicado en Europa52, ya en su nuevo país de acogida aparecerían varios otros igualmente orientados al análisis jurídico –muy crítico en punto a su filosofía de la ley– y sobre todo sociológico, entendiendo que la proximidad entre Henry George y Tolstói se interrumpiría abiertamente allí donde aquél propugnaba la idea de “nacionalización” de la tierra y éste sin embargo su íntegra “comunalización” con desaparición de toda propiedad estatal53, conclusión que resulta poco matizada54.
Comparativamente, por esas mismas fechas, en Europa no resultaba mayor la atención académica recibida, desde luego por lo que se refiere al ámbito jurídico. Así, el estudio que en Alemania le dedicó Paul Eltzbacher55 el año 1900, no traducido y que pasa por enteramente desconocido, y las disertaciones de Alfons Goldschmidt en Friburgo en año 190556 y de Michael Walter en 1906 en la Suiza germana57; en adelante y hasta el fin de la IIª Guerra Mundial, sólo el artículo de Ludwig Stein de 1920 en la Universidad de Berna58, la tesis de Boris Sapir (1902-1989), de la Universidad de Tubinga, en 193259, y a finales de 1933 la de Ettore Luccini (1910-1978) en la Universidad de Padua60.
Con todo, creo en los EEUU convergen especiales elementos de recepción, infrecuentes en otros lugares del nuevo continente, incluyendo el fenómeno de las colonias tosltianas de Canadá61, Chile62 o incluso Costa Rica63. En este sentido es revelador, ciertamente, el nutrido catálogo tolstiano organizado por The New York Public Library el año 192964, de donde resulta una temprana cultura lectora. The Cossacks fue la primera obra de Tolstói publicada en EEUU (1878)65. Pero añádase que Guerra y Paz (1869) tendría traducción con sello editorial neoyorkino en 188666; es decir, apenas sólo dos años después de la referencial y primera publicada en Francia, que data de 188467, de donde la tradujo Clara Bell. Un año después William S. Gottberger será el editor y traductor de Katia68. Y en 1889, por traducción de Nathan Haskell Dole, aparecera Anna Karénina69. A ambas les había precedido My Religión (1885)70, asimismo vertida del francés por Huntington Smith. Finalmente, entre 1889 y 1902, Charles Scribner’s Sons publicará en New York, con edición de Nathan Haskell Dole, The novels and other works of Lyof N. Tolstoi71.
Y es lo cierto que además hubo recíproca atracción; igualmente sentida por Tolstói hacia el país norteamericano, aunque no exenta de problematicidad en lo relacionado con lo moral y cultural72. Tampoco parecen descartables otros factores; id est, sociales, como la emergencia en los Estados Unidos de un muy importante proletariado industrial, y asimismo la presencia de emigrantes rusos, aunque ésta sea más importante a partir de la Revolución rusa. De lo que no cabe duda es que la crítica literaria jugó un papel decisivo. Ésta, principalmente representada por el influyente William Dean Howells (1837-1920), quien también era editor y novelista realista, se interesó vivamente a partir de 1885. Howells convirtió a Tolstói una de sus pasiones favoritas73, así como en el referente de las convicciones político-sociales vinculadas al Christian Socialist.
Y todo ello contribuyó –tanto fuera contextual como históricamente, además de por los indiscutibles méritos literarios de la obra narrativa tolstiana– al éxito de su recepción. No obstante, puede hablarse de una recepción propiamente ideológica, de ideas filosóficas y doctrinas sociales, mucho más concreta y que aún reclama un estudio general y completo.
Se trata del sincero compromiso intelectual contraído por Ernest Howard Crosby (1856-1907), jurista –cursó Derecho por la University of the City of New York, en 1876, y obtuvo law degree por Columbia Law School en 1878–74, poeta, novelista y reformista norteamericano a quien con justicia le cabe el título de discípulo de Tolstói en América75; figura también muy poco frecuentada por investigadores estadounidenses76, y en nada por europeos. El apunte que estas notas presentan tratará en lo posible de subsanarlo.

2. Ernest H. Crosby y la recepción ideológica de Tolstói en EEUU

Crosby77, en efecto, acometió un valiente empeño divulgador de las doctrinas tolstianas, no exento de personales renuncias. Participante en 1898 de "A Peace Appeal to Labor" en protesta contra la guerra entre EEUU y España, de 1900 a 1905 ocupó la presidencia de la New York Anti-Imperialist League y la también nacional (1905-1907), fue co-fundador y presidente del Social Reform Club de Nueva York, Jefe del comité de "Friends of Russian Freedom" y de la New York Vegetariam Society78, se implicó en la defensa del Single Tax (Henry George, 1839-1897) y en los movimientos sociales de renovación espiritual de base evangélica. En esa labor Crosby representaría para algunos al exponente del confusamente denominado “Tolstoyan anarchism”79 en los Estados Unidos de Norteamérica, lo que no deja de ser opinable, pues no debería bastar para sostener tal adscripción la mera presencia de sus poemas en algunas publicaciones anarquistas (Liberty, Lucifer, Free Society)80 o su sincera simpatía hacia el socialismo individualista de signo altruista expresado por William Lloyd Garrison (1805-1879), Edward Carpenter (1844-1929), o más difusamente por Samuel Milton Jones (1848-1904)81. Más atendible resultaría tenerle por un reformista partidario de las doctrinas del georgismo, hacia el que el propio Tolstói también mostró una enorme cercanía y afinidad82. De ese modo el criticismo social de Crosby encontró en Tolstói al más idóneo valedor, pues ciertamente83 no era tanto lo que separaba, en cuanto a problemas éticos y sociales y perspectivas u orientaciones de solución posible, entre sus respectivas sociedades.
En todo caso, las convicciones que aquellos cargos, funciones y afinidades revelan le exigieron el previo alejamiento respecto de círculos político-sociales y el abandono de tareas cuya moralidad estimó incompatible. Señálese así que Crosby había ocupado el asiento republicano de Theodore Roosevelt (1858-1919) en la State Assembly de New York (1887-1889), donde actuó de Presidente del Committee on Cities, y que asimismo desempeñó la función de Juge aux Tribunaux Mixtes d'Égypte en Alejandría (1891), además presidiendo el Tribunal internacional de Alejandría, Egipto (1889-1894) a propuesta de Benjamin Harrison (1838-1901), presidente de los EEUU (1889-1893), aprobada por Muhammad Tewfik Pasha (1852-1892), Khedive (virrey) de Egipto y del Sudán (1879-1892).

Crosby, no obstante, acabó distanciándose abiertamente de Roosevelt y dimitiendo de sus tareas judiciales. El patrioterismo y la pretensión imperialista militar de aquél serían satirizados en Captain Jinks Hero, novela del año 190284, y antes, en 1891, la lectura autobiográfica de Tolstói en un ejemplar De la vie (1887)85 removería sus más íntimas convicciones hasta hacerle abandonar junto a la política también las tareas jurisdiccionales86, en las que hubiera podido mantenerse con carácter vitalicio.

Anterior - Siguiente

1 Vid. Peter Brock, “Tolstoyism and the hungarian Peasant”, en The Slavonic and East European Review, 58, 3 (1980), pp. 346-369.

2 De éste, aparte otras obras de carácter socio-religioso, resulta de especial interés Leo Tolstoi und seine Bedeutung für unsere Kultur, Diederichs, Leipzig 1901.

3 Eugen Heinrich Schmitt, Ibsen als Prophet. Grundgedanken einer neuen Aesthetik, F. Eckardt, Leipzig, 1908.

4 Vid. Ludwig Stein, “Tolstois Stellung in der Geschichte der Philosophie”, en Archiv für Geschichte der Philosophie, 32 (1920), pp. 125-141.

5 Se debe reseñar también, al menos, la existencia de alguna colonia tolstiana, así en Viena. Vid. el artículo de Kurt Sonnenfeld, “Eine Tolstoi-Kolonie bei Wien”, en Neuen Wiener Journal. Reproducido en Erkenntnis und Befreiung, 2, 42 (1920). Kurt Sonnenfeld (1893-1938), doctor en Derecho por la Universität Breslau (1908) –Das Recht auf den Notweg, Breslauer Genossenschafts-Buchdruckerei GmbH, Breslau, 1908– y Filosofía, judío, novelista y editor de Neue Freie Presse, Sozialdemokrat pero cercano al grupo de anarquistas seguidores del pacifista Rudolf Grossmann [pseud. Petrus Ramus] (1882-1942). Al producirse la invasión nazi (marzo de 1938) optó, junto a su padre y esposa, por el suicidio con gas de carbón (15 de marzo de 1938).

6 Stefan Zweig, Drei Dichter ihres Lebens: Casanova, Stendhal und Tolstoi, Insel, Leipzig, 1928.

7 Vid. al respecto el reciente estudio de Stephan Resch, “Widerstrebet nicht dem Bösen mit Gewalt: Die Rezeption des Tolstoischen Pazifismus bei Stefan Zweig”, en Neophilologus, 96, 1 (January 2012), pp. 103-120.

8 Vid. Norman Malcolm, Ludwig Wittgenstein, A Memoir, Oxford UP, Oxford, 1984 (2.ª ed.), y Brian McGuinness, Wittgenstein: A Life, Berkeley, University of California Press, 1988. También Andoni Alonso Puelles, “Tolstói y Wittgenstein: una nueva encrucijada religiosa”, en Eurídice, 3 (1993), pp. 9-54; Caleb Thonsom, “Wittgenstein, Tolstoy and the Meaning of Life”, en Philosophical Investigations, 20, 2 (1997), pp. 97-116; Fernando Galindo Gordillo, “Wittgenstein, Tolstoi y El Evangelio en breve”, en Saga, 9, 1 (2004), pp. 9-16; Luis Manuel Valdés Villanueva, “Tolstói y Wittgenstein”, en Carlos J. Mota (ed.), Sentido y sinsentido: Wittgenstein y la crítica del lenguaje, Pre-textos, Valencia, 2008, pp. 207-226 y “Significado, voluntad e ilusión. Una comparación entre Confesión de Tolstói y el Tractatus de Wittgenstein”, en Nina Kréssova (ed.), Lev Tolstói en el mundo contemporáneo, Comares, Granada, 2011, pp. 99-115, donde (p. 113) se sugiere: «Cuando Wittgenstein afirma que la obra de Tolstói El evangelio abreviado le “salvó la vida”, está afirmando que existe una conexión (desde luego no explicada) entre la lectura del libro y la alteración de su voluntad».

9 A diferencia de Radbruch, el juez austriaco y Profesor de Derecho penal en la Universidad alemana de Praga Hans Gross (1847-1915), director del Archiv für Kriminal-Anthropologie und Kriminalistik (Leipzig), en una breve reseña bibliográfica [15 (1904), p. 141] de la obra de Alexander Solomonovich Goldenweiser (infra, n. 64 in fine) estimó que aún considerando importante la aportación criminológica de Tolstói que Goldenweiser presentaba, la estimó sin embargo «excéntrica y exigiendo lo imposible, a menudo yendo demasiado lejos».

10 Dot Strand Johansen, “Introduktionen at Tolstoj i Danmark”, en Svantevit, 3, 1 (1977), pp. 5-25, y Dot Strand Johansen y Peter Ulf Møller, “Tolstoj, Bjørnson, Hansen. Træk af det russisk-skandinaviske litterære samkvem”, en Fund og Forskning i Det kongelige Biblioteks Samlinger, 23 (1977-78), pp. 151-68.

11 Sobre Bjørnson y Tolstói vid. también el trabajo del checo Štěpán J. Kolafa, Tolstoj a Bjørnson ve slovenskem zapase proti maďarizaci, Čeští slovakofilové v akci., Praha, 1997.

12 Como trabajos más generales cabe citar: John I. Kolehmainen, “When Finland's Tolstoy Met His Russian Master”, en American Slavic and East European Review, 16, 4 (1957), pp. 534-541, y el catálogo organizado para la exposición Hijos de la Madre Tierra: tolstoísmo en la Historia de la cultura de Finlandia, del Gallenn-Kallela Musseum en Espoo: Minna Turtiainen y Tuija Wahlroos (ed.), Maaemon lapset: Tolstoilaisuus kulttuurihistoriallisena ilmönä Suomessa, Suomalaisen Kirjallisuuden Seuran toimituksia, Helsinki, 2010, 192 pp.

13 El interés por Tolstói de Arvid Järnefelt [pseud. Arvi Rauta] procecde del estímulo a la lectura de su madre, Elisabeth Järnefelt (1839-1929), y la hermana de ésta, la baronesa Olga Konstantinovna Clodt von Jürgensburg (1856-c.1942), próxima al círculo de Tolstói y que facilitó varias obras. Arvid Järnefelt, que había ejercido durante un tiempo de juez suplente, abandonó esa función entregándose al ejercicio de la abogacía y la agricultura. Sus preocupaciones por la cuestión de la tierra están claramente presentes en su novela Maaemon lapsia, Kustannusosakeyhtiö Otava, Helsingissä, 1905. Tradujo a Tolstói en Hadshi Murat (WSOY, Porvoossa- Helsingissä, 1912), además de varios relatos y escritos religiosos, incluyendo el Evankeliumi (Vithori Kosonen, Helsingissä, 1902), también difundido en EEUU entre los inmigrantes fineses [Raivaajan, Fitchburg, Mass., 1905). Fue asimismo traductor de Henry George en Progreso y miseria (Edistys ja köyhyys: tutkimus kasvavan rikkauden ohella enentyvään köyhtymiseen ja taloudellisiin ahdinkoihoin: parannuskeino, Kustannusosakeyhtiö Otava, Helsingissä, 1905).
Las principales traducciones finesas de Tolstói son debidas a Hugo Jalmari Aalberg: en Mitä on taide? [¿Qué es el arte?] (Werner Söderström, Porvoossa, 1898), Ylösnousemus [Resurrección] (Werner Söderström, Porvoo, 1899, 3 v.), Kreutzer-sonaatti, Andelin, Hämeenlinna, 1900. Juho Tervonen tradujo del ruso Vankina Kaukasiassa [Prisionero del Cáucaso] (WSOY, Porvoossa, 1911), y Ylösnousemus [Resurrección] (WSOY, Porvoossa, 1926).

14 Vid. Laura Marholm, “Die Weiberhasser Tolstoi und Strindberg, II. Strindberg”, en Id. Wir Frauen und unsere dichter, Wiener-mode, Wien und Leipzig, 1895, pp. 165-198, con relación a la ed. Alemana de Sonata a Kreutzer.

15 Destacan los trabajos de Дмитрий Михайлович Шарыпкин, “Толстой Л. Н. в скандинавской литературе”, en Русская литература, 1 (1975), pp. 211-219, y Русская литература в скандинавских странах, Наука, Ленинградской, 1975 (2.ª ed. 1980).

16 Bazyli Bialokozowicz, Lwa Tolstoja Zwiazki z Polska, Ksiazka i Wiedza, Warszawa, 1966.

17 William B. Edgerton, “The social influence of Lev Tolstoj in Bulgaria”, en Jane Gary Harris (ed.), American Contributions to the Tenth International Congress of Slavists Literature (Sofia, September 1988), Slavica Publishers, Columbus, pp. 123-138.

18 William B. Edgerton, “Tolstoy and Magalhães Lima”, en Comparative literature, 28, 1 (1976), pp. 51-64; Jacinto do Prado Coelho, “Jaime de Magalhães Lima, discípulo de Tolstoi”, en Memórias da Academia das Ciências de Lisboa, Classe Letras, 20 (1979), pp. 305-319 [también Revista Colóquio/Letras, 46 (Nov. 1978) p. 83-88], y Luís Machado de Abreu, “Jaime de Magalhães Lima na escola de Leão Tolstoi”, en Revista da Universidade de Aveiro. Letras, 4/5 (1987-1988), pp. 225-244.

19 Jaime de Magalhães Lima, Sonho de perfeição, Tipografia Pereira, Porto 1901, Na paz do Senhor, Typographia França Amado, Coimbra, 1903, Reino da Saudade, Typographia França Amado, Coimbra, 1904, Apostolo da terra, Typ. França Amado, Coimbra, 1906, y S. Francisco d'Assis e os seus Evangelhos, Typographia França Amado, Coimbra, 1908. Vid. también su traducción a Henri Didon (1840-1900), Jesus Christo, Livraria Internacional de Ernesto Chardron, Porto, 1894.

20 Leão Tolstoi, Do diario do principe D. Nekhludov: 1857, Viuva Tavares Cardoso, Lisboa, 1904; Leão Tolstoi, O ensino de Jesus: uma exposição simples, A Editora, Lisboa, 1909; Leão Tolstoi, A annexaçao da Bósnia eda Herzegovina pela Austria, A Editora, Lisboa, 1909.

21 Jaime de Magalhães Lima, “A filosofia de Tolstoi”, en Revista de Portugal, II (1890), pp. 172-191 y 329-350, posteriormente incluído em Doutrinas do Conde Leão Tolstoi, Livraria Internacional de Ernesto Chardron – Casa Editora Lugan & Genelioux, Successores, Porto, 1892, 127 pp. Vid. También la necrológica “Leão Tolstoi”, en diário O Porto, ed. de 25 Novembro 1910.

22 Jaime de Magalhães Lima, A democracia. Estudo sobre o governo representativo, Typographia França Amado, Coimbra, 1888 (72 pp.). Menos conocido y muy poco frecuentado su estúdio Alexandre Herculano, F. França Amado, Coimbra, 1910, 184 pp. Vid. también Manuel J. G. Carvalho, Nação, nacionalismo e democracia em Jaime de Magalhães Lima, prefacio de Luís Machado de Abreu, Centro de Formação José Pereira Tavares-Labor, Associação Cultural de Professores, Aveiro, 1999.

23 Vid. Jaime de Magalhães Lima, Carolina Michaelis de Vasconcellos y Joaquim de Vasconcellos, Cidades e Paizagens, Typ. de A. J. da Silva Teixeira, Porto, 1889, en espc. pp. 45-48.

24 Vid. sobre su ideario pedagógico la antología Jaime de Magalhães Lima, prefácio Carlos Lobo de Oliveira, Panorama, Lisboa, 1961.

25 Jaime de Magalhães Lima, O vegetarismo e a moralidade das raças [Conferência de 14 de Junho de 1912], Sociedade Vegetariana, Porto, 1912.

26 Jaime de Magalhães Lima, A Guerra. Depoimentos de Herejes, F. França Amado, Editor, Coimbra, 1915; Salmos do Prisioneiro, F. França Amado, Editor, Coimbra, 1915, y Do que o fogo não queima, A Universal, Porto, 1918.

27 Leão Tolstoi, Contos populares, versão portuguesa de Antão de Lencastre, versão do inglês de L. e A. Maude, [s.n.], Porto, 1915, p. IV.

28 Leão Tolstoi, Ressurreição, trad. de Antão de Lencastre, Tavares Cardoso, Lisboa, 1902, 2 v. (2ª ed. Guimarães Editoras, Lisboa, 1913)

29 Leão Tolstoi, A sonata de Kreutzer, trad. de Maria Benedicta Pinho, Guimarães & C.ª Editores, Lisboa, 1916, y Leão Tolstoi, A sonata de Kreutzer, P.C. Dantas, Empreza Ed., Lisboa, 1898.

30 Leão Tolstoi, Ana Karenine, trad. Vasco Valdez, Guimarães Editoras, Lisboa, 1912. 3 v. En 1959 (Estúdos Cor, Lisboa) aparecería la traducción de José Saramago (1922-2010).

31 Como excepción, si cabe, el profesor y Rector de la Universidad de Lisboa José Caeiro da Mata (1877-1963), quien en su Direito criminal Português, F. Franca Amado, Editor, Coimbra, 1911 v. I, p. 189, citando versiones francesas de Tolstói [Que devons-nous faire? (1884-1885), Le salut est en nous (1893), Les temps sont proches (1897)] le sitúa –en punto al tema de la represión penal– partidario de la “corrección por la palabra”, y a su misticismo penal dentro de las doctrinas de los anarquistas.

32 Emilia Pardo Bazán, La revolución y la novela en Rusia. Lecturas en el Ateneo de Madrid, Imp. y Fundación Tello, Madrid, 1887, que adeuda mucho a las del Vicomte Eugène Marie Melchior de Vogüé, Le roman russe, cit., y Lev Aleksandrovitch Tikhomirov (1852-1923), Russie politique et sociale, traduit du russe avec la collaboration d'Albert Savine [(1859-1927)], E. Giraud, Paris, 1886.

33 Sophie Ollivier, “La réception du roman russe em Espagne (1887-1925)”, en Revue des études slaves, 65, 1 (1993), pp. 139-148. Podría mencionarse asimismo el estudio de George O. Schanzer, “Las primeras traducciones de literatura rusa en España y en América”, en Actas del tercer congreso internacional de hispanistas, El Colegio de Mexico, Mexico, 1970, pp. 815-822, pero en su contenido sólo se abordan las tradicciones de Pushkin.

34 George Portnoff, La literatura rusa en España, Instituto de las Españas en los Estados Unidos, New York, 1932.

35 Así la traducción directa del ruso por Andrés Nin (1892-1937) de Viacheslav Polonski, La literatura rusa de la época revolucionaria, Editorial España, Madrid, 1932, original de 1925.

36 Roberto Mansberber Amorós, “A propósito del prólogo de Clarín a la traducción española de Resurrección, de Tolstoi”, en Estudios Hispánicos, 8 (2000), pp. 37-54.

37 Vid. Ester Rabasco, “Presencia y significación de Lev N. Tolstói en La España Moderna”, en Marta Giné Janer y Solange Hibbs-Lissorgues (eds.), Traducción y cultura. La literatura traducida en la prensa hispánica (1868-98), Peter Lang Publishers, Bern, Berlin, Bruxelles, Frankfurt am Main, New York, Oxford, Wien, 2010, pp. 319-334; José Calvo González, “Sobre la edición de Tolstói en España (1887-1936). Particulares a una Exposición”, en Gregorio García-Reche y Carmen Araceli Lara Luque (coords.), León Tolstói, lúcido fulgor. Centenario del fallecimiento. Catálogo de la Exposición bibliográfica, Biblioteca Universitaria de Málaga, Universidad de Málaga. Servicio de Publicaciones e Intercambio Científico, Málaga, 2010, pp. 11-36, y Iván García Sala, “Tolstói en catalán: el caso de Iván Ilich”, en Nina Kréssova (ed.), Lev Tolstói en el mundo contemporáneo, cit., pp. 61-71.

38 José Calvo González, El Alma y la Ley. Tolstói entre juristas. España 1890-1928, Editorial Comunicación Social Ediciones y Publicaciones, Sevilla-Zamora, 2010, 311 pp.

39 Se añaden más de veinte nuevos registros a los localizados por Portnoff en su excelente libro La literatura rusa en España, cit., pp. 279-285, que no alcanzó a registrar más de cuatro textos relacionados con la crítica que directamente llevaron a cabo juristas de la época analizada.

40 Remito a los trabajos del prof. Саануш Сааковна Базян, de la Universidad Estatal de Everán, sobre traducciones armenias de Tolstói, Л. Н. Толстой в армянских переводах, [б. и.], Ереван, 1974, así como a su monografía Лев Толстой и Армения: Армянская литературно-общественная и критическая мысль, ЕГУ, Ереван, 1999.

41 Claus Martin Fischer, Lev N. Tolstoj in Japan: (Meiji- und Taishö-Zeit), Harrassowitz (Veröffentlichungen des Ostasien-Instituts der Ruhr-Universität Bochum), Wiesbaden, 1969, y Brigitte Kayama-Richard, Tolstoï et le Japon: la découverte de Tolstoï à l’ère Meiji, Publications orientalistes de France, Paris, 1990 [vid. Bibliografía en pp. 247-251]. También algún dato de interés para nuestro asunto en Senuma Shigeki, “The influence of Russian literature in Japan”, en Japan quarterly, VII, 1 (Jan/Mar. 1960), pp. 343-349.

42 Vid. al respecto Nobuya Bamba y John F. Howes (eds.), Pacifism in Japan: the Christian and socialist tradition, foreword by Robert N. Bellah, University of British Columbia Press, Vancouver, 1978, y Peter Berton, Paul F. Langer y George O. Totten (trans. and eds), The Russian Impact on Japan, University of Southern California Press, Los Angeles, 1981.

43 Derk Bodde, Tolstoy and China, Princeton University Press, Princeton, NJ., 1950, 110 pp. (2.ª ed. Johnson Reprint Corp., New York, 1967). En espc. cap. III, 'Tolstoy's writings and publications on China'. Vid. asimismo la recensión al libro de Bodde por Peter A., Boodberg, “Tolstoy and China: A Critical Analysis”, en Philosophy East and West, 1, 3 (Oct., 1951), pp. 64-76.

44 Vid. Aleksandr P. Gnatyuk-Danil'Chuk, Tolstoy and Vivekananda, Ramakrishna Mission Institute of Culture, Calcutta, 1987.

45 Vid. Kalidas Nag, Tolstoy and Gandhi, Pustak Bhandar, Patna, 1950 (Incluyendo en Appendix la correspondencia entre ambos). Sobre la influencia de Tolstói en la vida de Gandhi y acerca de temas como la desobediencia civil, de la no-violencia (la ahimsa de la tradición jainista, basada en el respeto y la compasión), está asimismo el libro antecedente de Milan I. Markovitch, Tolstoï et Gandhi, Librairie ancienne Honoré Champion (Bibliothèque de la Revue de Littérature Comparé, t. 55), Paris, 1928 (reimp. Slatkine, Genève, 1977) y lo que de él aprovecha en consecuente Raymond Schwab, La Renaissance orientale, Paris, Payot, 1950.

46 Павел Иванович Бирюков, “Толстой и Восток”, en Новый Восток, 6, (1924), pp. 392-402; Ranjee Sharma, “Tolstoy and India”, en Solidarity, 8 (1974), pp. 78-80, y muy recientemente Radha Balasubramanian, “Leo Tolstoy from 1901-2010 in Two Leading English-Language Newspapers in India”, en Tolstoy Studies Journal, XXIII (2011), pp. 61-68.

47 Vid. Sarla Mittal, Tolstoy: social and political ideas, Meenakshi Prakashan, Meerut, 1966, y Christian Bartolf (ed.), Die erste Stufe: Tolstoi, Gandhi und die Ethik der vegetarischen Ernährung. Ein Beitrag zur praktischen Philosophie, Gandhi Informations Zentrum Berlin- Selbstverlag, Berlin, 1996.

48 Александра Ио́сифович Шифман, Лев Толстой и Восток, Изд-во восточной литературы, Москва, 1960 (2ª ed. 1971). La obra fue traducida del ruso al ingles [Aleksandr Shifman, Tolstoy in India, Sahitya Akademi, New Delhi, 1969 (2.ª ed. inglesa 1978)] e hindi (1969); además de algunos trabajos previos y posteriores Aleksandr I. Shifman, “Leo Tolstoy and the Indian Epics”, en Calcutta review, (1959), pp. 217-219, y Александра Ио́сифович Шифман, “Толстой и Африка”, en Азия и Африка сегодня, 4 (1969), pp. 34-35, entre otros.

49 Vid. extensamente Boris Sokorin, Tolstoy in prerevolutionary Russian criticism, Ohio State University Press for Miami University, Columbus, 1979.

50 Charles M. Purin, Tolstoi in Deutschland: Ein beitrag zur kenntnis Tolstois in Deutschland nebst einem bibliographischen anhang, University of Wisconsin. Madison, 1913 [Thesis (Ph.D. dissertation)] (Inédita. Ms.). Charles M. [Maltador] Purin fue profesor de idiomas en la Milwaukee Normal School (1915-1921), director de la Milwaukee Extension Division (1927-1942), y profesor hasta su fallecimiento en la Milwaukee University School.

51 John Allan Smith, Tolstoy’s fiction in England and America, Department of English, University of Illinois, 1939 [Thesis (Ph.D. dissertation)] (Inédita). Smith derivó más tarde hacia ocupaciones ajenas a la literatura, así en The College of Agriculture and Home Economics de la Universidad de Kentucky.

52 Milivoy Stoyan Stanoyevich, Tolstoï comme sociologue; ses idées sociales, ses idées religio-morales, ses utopies (Coll. Bibliothèque sociologique libre), Genève, 1912 (31 pp.).

53 Vid. Milivoy Stoyan Stanoyevich, “Tolstoy's Doctrine of Law”, en American Law Review, 50 (Jan.-Feb.1916), pp. 8-90; “Tolstoy's Theory of social Reform I”, en The American Journal of Sociology, 31, 5 (Mar. 1926), pp. 577-600; “Tolstoy's Theory of social Reform II”, en The American Journal of Sociology, 31, 6 (May, 1926), pp. 744-762, y Tolstoy’s theory of social reform, his doctrine of law, money, and property, [s.n.], New York, 1926, 57 pp.

54 Para las opiniones de Tolstói sobre H. George, vid. Ernest J. Simmons, Leo Tolstoy, Vintage books, New York, 1960, v. II, pp. 77, 200-201, 320 y 392. En Resurreción, cap. IX, 2.ª parte se presenta el derecho de propiedad como inherente a la naturaleza humana.

55 Paul Eltzbacher, “Die Rechtsphilosophie Tolstoj's”, en Preußische Jahrbücher, Bd. 100, Hft. 2 (1900), pp. 266-282.

56 Vid. infra, n. 18.

57 Michael Walter, Tolstoi nach seinen sozialökonomischen, staatstheoretischen und politischen Anschauungen, Druck und Verlag von Schulthess & Co., Zürich, 1907.

58 Vid. infra, n. 70.

59 Boris Sapir, Dostojewsky und Tolstoi über Probleme des Rechts, Mohr, Tübingen, 1932 (ed. Aalen, Scientia 1977).

60 Tesi di laurea en Filosofia del Diritto titulada Il pensiero filosofico di Leone Tolstoi e le sue applicazioni ai problemi sociali e giuridici, sostenida el 11 de noviembre de 1933, ahora disponible en ed. reciente al cuidado de Franca Tessari, con pref. de Francesco Loperfido, Il poligrafo, Padova, 2003.

61 Las peculiares circunstancias de la recepción en Canadá obedecen al asentamiento allí de la secta caucásica de cristianos rusos conocida como Doukhobors (agitadores del espíritu), perseguida por el gobierno zarista, y a la que Tolstói protegió en lo posible y apoyó financieramente en su aventura en el nuevo continente, cediéndoles para ello los derechos de su novela Resurrección. Vid. al respecto Paul Birukof, Tolstoï et les Doukhobors, P. V. Stock, Éditeur, Paris, 1902, Vladimir I. Bienstock, Tolstoï et les Doukhobors. Faits historiques. Réunis et traduits du russe par…, P. V. Stock, Éditeur, Paris, 1902; Ludovico Fulci, La dottrina di Tolstoi. La setta dei Doukhobors e il romanzo «Risurrezione», cit., y más recientemente Josh Sanborn, “Pacifist Politics and Peasant Politics: Tolstoy and the Doukhobors, 1895-1899”, en Canadian Ethnic Studies, 27, 3 (1995), pp. 52-71; Hubert G. Mayes, “Resurrection: Tolstoy and Canada's Doukhobors”, en The Beaver, 79 (Oct.-Nov. 1999), pp. 38-44; Svetlana A. Inikova, “The Doukhobors and Tolstoy followers”, en Id., History of the Doukhobors in the Archives of Vladimir D. Bonch-Bruevich (1886-1950s): An Annotated Bibliography, Legas and Spirit Wrestlers, Ottawa, 1999, pp. 73-82, y como estudio más completo Andrew Donskoy, Leo Tolstoy and the Canadian Doukhobors: an historic relationship, Centre for Research on Canadian-Russian Relations, Carleton University, Ottawa, 2005. Recientemente, como síntesis, Koozoma J. Tarasoff, “Tolstoy and the Doukhobors”, en Glenn D. Paige y Joám Evans Pim (eds.), Global Nonkilling Leadership. First Forum Proceedings, Center for Global Nonviolence- Spark M. Matsunaga Institute for Peace, University of Hawai'i, Honolulu, Hawai’i, 2008, pp. 207-214.

62 Fernando Alegría, “Tolstoyanos chilenos”, en Literatura chilena del siglo XX, Santiago (Chile), Ed. Zig-Zag, 1967, pp. 171-190; Louis C. Bourgois, “The Tolstoy Colony, a chilean utopic artistic experiment”, en Hispania, 46, 3 (1963), pp. 514-518, y Jaime Alberto Galgani, “La Colonia Tolstiana: síntesis de las tendencias artísticas de inicios del siglo XX”, en Acta Literaria (Concepción, Chile), 32 (2006), pp. 55-68, junto con la información que allí se ofrece acerca de Augusto D’Halmar (1882-1950).

63 Así la colonia individualista costarricense Mastatal, constituida en los años 20, recientemente novelada por Malcolm Menzies, Mastatal, trad. de Véra Osterman, Éd. Plein chant, Bassac, 2009.

64 Antonina Yassukovich, (comp.), Tolstoi in English 1878-1929: A List of Works by and about Tolstoi in The New York Public Library, whit Introduction by Avrahm Yarmolinsky, The New York Public Library, New York, 1929, 37 pp. Vid. también Gareth Williams, The Influence of Tolstoy on readers of his works, The Edwin Mellen Press (Studies in Slavic Language and Literature, 4), Lewiston, New York, 1990. La más actualizada bibliografía en lengua inglesa, que alcanza hasta 2003, puede consultarse en David R. Egan y Milinda A. Egan, Leo Tolstoy, an annotated bibliography of English language sources to 1978, Scarecrow Press, Metuchen, N.J., 1979, e Id., Leo Tolstoy, an annotated bibliography of English language sources from 1978 to 2003, Scarecrow Press, Lanham, Md., 2005.

65 Leo Tolstoy, The Cossacks: a tale of the Caucasus in 1852, C. Scribner’s sons, New York, 1878.

66 Leo Tolstoy, War and peace; a historical novel, W. S. Gottsberger, New York, 1886, 6 v. [translated into French by a Russian lady, and from the French by Clara Bell]. Otra ed. como War and peace, by Count Lyof N. Tolstoï, from the Russian by Nathan Haskell Dole. Authorized translation, T.Y. Crowell & Co., New York, 1889, 4 v. Para un estudio preciso sobre las primeras ediciones americanas de las obras tolstoianas puede acudirse a Harry Wals, “The tolstoyan episode in american social thought”, en American Studies, 17, 1 (spring 1976), pp. 49-68.

67 Léon Tolstoï, La guerre et la paix. Roman historique, traduit avec l'autorisation de l'auteur par une russe, Librairie Hachette et Cie, 79, Boulevard Saint-Germain, Paris, 1884 [Coulommiers-Typographie Paul Brodard et Cie], 3 vol. Vid. también José Calvo González, “Sobre la edición de Tolstói en España (1887-1936). Particulares a una Exposición”, cit., p. 15.

68 Leo Tolstoy, Katia, W. S. Gottsberger, New York, 1887

69 Leo Tolstoy, Anna Karénina, T. Y. Crowell & Co., New York, 1889, 2 t. en 1 v.

70 Leo Tolstoy, My Religion, T. Y. Crowell & Co., New York, 1885.

71 The novels and other works of Lyof N. Tolstoï, C. Scribner’s Sons, New York, 1899-1902. 22 v.

72 Александр Николаевич Николюкин, “Лев Толстой и Америка его времени”, en Вопросы литературы, 12 (1985), pp. 131-155.

73 William Dean Howells, “Tolstoy”, en Id., My Literary Passions, Harper & Brothers Publishers, New York-London, 1895, pp. 250-258, e “In Honor of Tolstoy”, en Critic, 30 (Oct. 1898), p. 288. Vid. también Louis J. Budd, “William Dean Howells' Debt to Tolstoy”, en American Slavic and East European Review, 9 (Dec. 1950), pp. 292-301; Clare R. Goldfard, “William Dean Howells an American Reaction to Tolstoy”, en Comparative Literature Studies, 8, 4 (Dec. 1971), pp. 317-337; Harry Walsh, “Tolstoy and The Economic Novel of William Dean Howells”, en Comparative Literature Studies, 14, 2 (Jun. 1977), pp. 143-165. Asimismo Kenneth Schuyler Lynn, William Dean Howells; an American life, Harcourt Brace Jovanovich, New York, 1971, en esp. Chap. 11, 'The Example of Tolstoy', pp. 282 y ss.

74 Ernest H. Crosby, The Legal profession and American progress: address delivered by Ernest H. Crosby to the graduating class of the Law Department, University of the City of New York, at the commencement exercises, Academy of Music, New York, june 7, 1888. Se trata de un pamphlet de 15 pp., impreso por Giliss Brothers & Turnure.

75 Robert Whittaker, “Tolstoy’s American disciple: letters to Ernest Howard Crosby, 1894–1906”, en TriQuarterly, 98 (Winter 1996–1997), pp. 210-250. Robert Whittaker, profesor del Lehman College, The City College of New York, que emprendió hace años la recuperación de la correspondencia entre Tolstói y ciudadanos [“Tolstoy's American Mailbag. Selected Exchanges with his ocasional correpondents”, en TriQuarterly, 96 (1996), pp. 7-45] y predicadores americanos [“Tolstoy's American preachers: Letters on religion and ethics, 1886-1908”, en TriQuarterly, 107-108 (2000) pp. 561-629], ordenaría con posterioridad además de la cruzada entre Crosby y Tolstói, que suma 25 cartas, las 120 que mediaron entre Tolstói y su traductora americana Isabel Florence Hapgood (1850-1928) [“Tolstoy's American Translator. Letters to Hapgood, Isabel, 1888-1903”, en TriQuarterly, 102 (1998), pp. 7-65]. Isabel Florence Hapgood visitó Rusia en 1887 y 1889 y conoció personalmente al escritor en su residencia de Yásnaia Polaina [vid. “Count Tolstoy at Home”, en The Atlantic Monthly (Boston), 15, 8 (1891), pp. 71-76]. Ahora parcialmente reproducido en Peter Sekirin, Americans in Conversation with Tolstoy: Selected Accounts, 1887-1923, McFarland & Co., Jefferson, North Carolina, 2006, pp. 34-35. El año 1917 le sorprendió en Moscú la Revolución y fue evacuada por el consulado de América. Tradujo del ruso, además de a Tólstói, a Gogol, Leskov, Turguéniev, Bunin, Gorka y poetas Tiutchev y Nikitin, aparte otras traducciones desde lengua francesa –Victor Hugo– e italiana –Edmondo De Amicis–. Criticó la versión ofrecida por Nathan Haskell Dole de Anna Karénica (vid. infra, n. 135), recensionó Sonata a Kreutzer [“Tolstoi's Kreutzer Sonata”, en The Nation, v. L, nº. 1294 (January-June, 1890), pp. 313-315]. De interés asimismo Isabel F. Hapgood, “Count Tolstoi and the Public Censor”, en Atlantic Monthly (Nov. 1891), pp. 596-620. Entre sus primeras traducciones tolstianas se cuenta What to Do?, Floating Press, Auckland, 1887, habiendo participado en la edición de las Obras Completas de Tolstói (The complete Works of Lyon N. Tolstoï, Thomas Y. Crowell & Co., New York, 1898-1911, 12 v.) junto a Nathan Haskell Dole.
De otra parte, ha de señalarse lo reunido por el propio Crosby en la “The Crosby Family of New York”, colección de correspondencia familiar con distintos lugares del mundo, reimp. en New York Genealogical and Biographical Record (October 1898, January, April, and July 1899), New York State Education Library, Albano.

76 Así, no hasta hacerlo el investigador de la Michigan State University, Perry E. Gianakos, “Ernest Howard Crosby: a forgotten tolstoyan, anti-militarist and anti-imperialist”, en American Studies, 13, 1 (Spring 1972), pp. 11-29, seguidamente reproducido en Charles Chatfield (ed.), Peace Movements in America, Schocken Books, New York, 1973, pp. 11-30. Le seguirían Peter J. Frederich, “A life of Principle: Ernest Howard Crosby and the Frustrations of the Intellectual as Reformer”, en New York History, 54 (oct. 1973), pp. 397-423, y Knigths of the Golden rule: the intellectual as Christian social reformer in the 1890s, University of Kentucky, Lexington, KY, 1976, pp. 212-217 y ss., así como Harry Walsh, “The tolstoyan episode in american social thought”, en American Studies, 17, 1 (Spring 1976), pp. 49-68.

77 Charles Brodie Patterson, “Ernest Howard Crosby: A Biographical Sketch”, en Mind, 12, 3 (Jun., 1903), pp. 166-171; Leonard D. Abbott, Ernest Howard Crosby: A Valuation and A Tribute, The Ariel press, Westwood, Mass, 1905; New York Times (4 January 1907), “Death of E. H. Crosby. Social Reformer was Stricken with Pneumonia in Baltimome”; [Obituary] “Ernest Crosby”, The Humane Review, 8 (1907), pp. 12-22; Leonard D. Abbott, “Reminiscences of Ernest Crosby”, en Mother Earth Bulletin, 1, 12 (Feb., 1907), pp. 22-27. Asimismo Ernest Howard Crosby Memorial Committee, Addresses in memory of Ernest Howard Crosby (1856-1907), Cooper Union, New York, March 7, 1907, Ernest Howard Crosby memorial committee, New York, 1907 (fueron patrocinadores de homenaje Jane Addams, Felix Adler, Arthur Brisbane, William Jennings Bryan, Abraham Cahan, Bliss Carman, Clarence Darrow, Hamlin Garland, William Lloyd Garrison, Henry George, Jr., Samuel Gompers, Thomas Wentworth Higginson, Frederick C. Howe, William Dean Howells, William James, Tom L. Johnson, Edwin Markham, George Foster Peabody, Samuel Seabury, Moorfield Storey, Booker T. Washington y Erving Winslow, cfr. Perry E. Gianakos, cit., p. 11 y 25). Vid. también Deborah J. Coon, “One Moment in the World's Salvation: Anarchism and the Radicalization of William James”, en The Journal of American History, 83, 1 (1996), pp. 70-99, y más ampliamente Kevin P. Murphy, Political Manhood: Red Bloods, Mollycoddles, and the Politics of Progressive Era Reform, Columbia University Press, New York, 2008 (2.ª ed. 2010), passim.

78 Vid. Ernest Howard Crosby, “The Meat Fetish”, The Humane Review, 5 (1904), pp. 199-216. Posteriormente Ernest Howard Crosby y Elisée Reclus, The Meat Fetish: Two Essays on Vegetarianism, A. C. Fifield, London, 1905, 32 pp., publicación de la Humanitarian League.

79 Leonard D. Abbott, “Some Reminiscences of Ernest Crosby”, en Mother Earth, 1, 12 (Feb., 1907), pp. 22-27. Leonard Dalton Abbott (1878-1953), nacido en Inglaterra pero afincado en EEUU, fue un librepensador que evolucionó al socialismo y de éste a posiciones libertarias y violentas. Crosby, no obstante, también aparece así etiquetado por William O. Reichert, Partisans of Freedon. A Study in American Anarchism, Bowling Green University Popular Press, Bowling Green, Ohio, 1976, (Part. I, Anarchism in American to 1900. IV. The Place of Eros and the Aesthetic in Anarchist Thought. 1 The Tolstoyans: Ernest Howard Crosby, Voltairine de Cleyre, and Others), pp. 330 y ss. Desde luego este tipo de etiquetas no resultaban inocuas, pues no faltó quien mostrara su queja por la no aplicación de la ley federal de excluir a Tolstói y deportar a Crosby al amparo de nueva normativa de represión anarquista creada por Roosevelt (Act To regulate the immigration of aliens into the United States, ch. 1012, 32 Stat. 1222, March 3, 1903). Vid. al respecto Raymond Robins, “Politics and Labor”, en The Commons. A Monthly Record Devoted to Aspects of Life and Labor from the Settlement Point of View, 57, VI (April. 1901), pp. 562-563. También los comentarios del propio Crosby sobre ese Act, no exentos de humor, recogidos en Harper's Weekly, 49 (April, 1905), p. 563: «Mr. Crosby takes it hard that we should have set up an apparatus for the deportation of immigrants who disbelieve in government. "Under our law", he said, "if I should invite Count Tolstoi to visit me, I would be liable to fine and to assassinate our beloved President, is a depth of blind resentment we had not expected from Roosevelt the brave. The change advocated by this message in the fundamental law of the land, involving a new special jurisdiction for the federal courts, with its calendar of state crimes, is both revolutionary and futile. We were not aware that our antianarchist law had in it such a possibility as that; but, after all, it would be worth taking some chances to have Tolstoi for one's guest. In the Transcript's very incomplete report of what Mr. Crosby».

80 Sus poemas aparecieron asimismo en pubicaciones que no emblematizaban esa significación. V. gr.: “Cain: a Poem”, en The Humane Review, 2 (1901), pp. 193-195, o “To Nero”, en The Humane Review, 5 (1904), pp. 129-132. Los ejemplos podrían ampliarse.

81 Destacadamente trabajos próximos a figuras socialistas, o relacionados con temas socio-laborales. Así, Ernest Howard Crosby, Edward Carpenter: poet and prohet, The Conservator, Philadelphia, 1901 (2.ª ed. A. C. Fifield, simple Life Press, London, 1905. Otras eds. Folcroft Library Editions, Pennsylvania, 1974, y Norwood Editions, Norwood, PA, 1978), estudio biográfico del poeta y filósofo inglés Edward Carpenter (1844-1929), tenido por el Tolstói inglés. Carpenter –socialista y entre los fundadores de la Sociedad Fabiana– fue asimismo un activista homosexual. Crosby, aún expresando fuertes reservas hacia determinadas formas de relación sexual (entre padres-hijos-hermanos), defiende no obstante ese activismo, compartiendo la idea de amor como elemento de trascendentalidad para la Humanidad (homogenic love), y condena las intolerancias soportadas por la minoría homosexual. También Ernest Howard Crosby, Garrison the Non-resistant, The Public Publising Company, Chicago, 1905, 141 pp. William Lloyd Garrison (1805-1879), abogado abolicionista y editor de National Philanthropist (Boston) en 1828, de Journal of the Times (Bennington, Vermont) entre 1828 y 1829 y The Liberator (New York) de 1831 a 1865, fundó New England Anti-Slavery Society, colaboró en la organización de la American Anti-Slavery Society (disuelta en 1865), y constituyó el Liberty Party. Durante la Guerra civil apoyó a Abraham Lincoln, y fue partidario del voto de las mujeres. Vladimir Grigorevich Chertkov y Florence Holah fueron autores de A short biography of William Lloyd Garrison, The Free Age Press, London, 1904 (red. Negro Universities Press, Westport, Conn., 1970), que contiene una introducción y juicio de su vida y obras redactada por Tolstói. De Chertkov (Владимир Григорьевич Чертко́в, 1854-1936), escritor y periodista, es bien conocida la influyente posición que ocupaba en el círculo de los más próximos a Tolstói. Asimismo el conjunto de colaboraciones publicadas por Crosby en The Public de Chicago entre 4 de enero y 17 de abril de 1908, reunidas luego en Labor and Neighbor: an appeal to first principles, Louis F. Post, Chicago, 1908, 155 pp., y Golden Rule Jones, mayor of Toledo, Public Pub. Co, Chicago, 1906, 62 pp. Ésta, relativa a la figura y propuestas de Samuel Milton Jones (1848-1904), empresario republicano progresista y dos veces alcalde de Toledo (Ohio) y tolstiano, quien formuló la que fue conocida como “Regla de Oro” recibiendo por ello el apoyo electoral de los trabajadores, ante los que a cambio de “trabajo duro y honesto” se comprometió a pagar salarios justos. Vid. también sobre relaciones entre Crosby y Jones, Peter J. Frederich, Knigths of the Golden rule: the intellectual as Christian social reformer in the 1890s, cit., pp. 263 y ss. Desde 1902 Crosby fue asimismo editor, junto a Benedict L. Prieth, del pequeño magazine The Whin (“a periodical without a tendency”) [Newark, N.J., 1901-1905, 8 v.]. Pese a la formal no adscripción ideológica del magazine su tendencia era claramente social-cristiana y tolstiana, a menudo con referencias a Henry Thoreau, mostrándose muy activo en los debates radicales anti-militaristas, donde escribieron, además del propio Crosby y aparecieron textos del mencionado William Lloyd Garrison, también el líder socialista americano Franklin Harcourt Wentworth (n. 1866), anti-militarista y feminista; vid. de éste su trabajo Forgings of the new: studies in socialism, The Socialist Literature Co., New York, 1907. En cuanto a Benedict Lincoln Prieth (1870-1934), graduado por la Universidad de Princeton ampliando estudios la Uniersidad de Berlín, era amigo personal de Crosby, y fue el editor de la novela The natural man: a romance of the Golden Age, de John William Lloyd, impresa en Newark, NJ, el año 1902, por The Alwil Shop, Riggewood, NJ, colaborador de la revista The Comrade: an Illustratred Socialist Monthly [New York, 1901-1905, fecha ésa en que fue absorbida por la International Socialist Review] y activista ani-militarista durante la I.ª Guerra Mundial.

82 Николай Николаевич Гусев, Лев Николаевич Толстой. Материалы к биографии с 1881 по 1885 год, изд-во "Наука", Москва, 1970, p. 387. Vid. también en la correspondencia entre Tolstói y Crosby la carta de 24 de nov. de 1894, recogida entre otros por Reginal Frank Christian (ed.), Tolstoy's Letters, Charles Scribner's Sons, New York, 1978, v. II (1880-1910), p. 512.

83 Vid. Dement'ev, Iván P. Dement'ev [Иван Павлович Дементьев], “Leo Tolstoii and Social Critics in the United States at the Turn of the Century”, en Norman E Saul y Richard D. Mckinzie, Russian-American Dialogue on Cultural Relations, University of Missouri, Columbia, 1997, pp. 170-191, en espc. pp. 190-191.

84 Ernest Howard Crosby, Captain Jinks Hero, Funk & Wagnalls, New York, 1902. Vid. también Ernest Howard Crosby, The absurdities of militarism, address geven at Temont Temple, Boston, January 1, 1901, Americam Peace Society, Boston, 1901, 11 pp. (2.ª ed. 1907). Y antes, el poema “The Real 'White Man's Burden'” publicado por Crosby en el New York Times February 15, 1899 en respuesta al poema “The White Man's Burden. The United States and the Philippine Islands” de Rudyard Kipling (McClure's Magazine, February 12, 1899), posteriormente incluido en Swords and Ploughshares, Funk and Wagnalls Company, New York, 1902, pp. 32-35.

85 Conte Tolstoï, De la vie, trad., par Ctesse Tolstoï et les frères E. et F. Tastevin, libraires à Moscou, C. Marpon et E. Flammarion, Paris, 1889. Me consta esta edición por disponer en mi biblioteca del ejemplar con ex-libris de Crosby, donde aparecen las fechas “le 17 mars, 1891" y “le dimanche, le 29 mars, 1891”. Un comentario a su lectura en Ernest Howard Crosby, “An Hour with Tolstoy”, en Mind, 1 (Jun., 1891), pp. 66-72. Anótese que el fallecimiento de su padre, Howard Crosby (n. 27.II.1826), predicador presbiteriano y antiguo Chancellor de la University of New York (1870-1881), tuvo lugar el 29 de marzo de ese año 1891, precisamente una de las fechas que aparecen manuscritas en el ejemplar que fue de su propiedad.

86 Aylmer Maude, The Life of Tolstoy Later Years, Constable and Company, London, 1910, p. 324.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Servicios Académicos Intercontinentales S.L., Sitio alojado en Gunzenhausen, distrito de Weissenburg-Gunzenhausen,
Baviera, República Federal de Alemania. http://www.eumed.net/rev/rehipip/.
La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013.

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es o seghiri@uma.es


Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll

ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Número actual
Presentación
Normas de Publicación
Hemeroteca
Consejo de Redacción
Evaluadores Externos
Otras Revistas de EUMEDNET
Servicios Academicos Internacionales > Eumed.net > Revistas > rehipip