SOBRE LA GEOGRAFÍA DE LA RECEPCIÓN LITERARIA Y JURÍDICO-SOCIAL TOLSTIANA, CON APUNTE ACERCA DEL REFORMISTA SOCIAL NORTEAMERICANO ERNEST HOWARD CROSBY (1856-1907)

José CALVO GONZÁLEZ*


RESUMEN: Geografía de la recepción de la obra y pensamiento de Tolstói, presentando su mapa en Europa, Asia y EEUU. Se intercalan referencias a la recepción entre juristas. Especial detenimiento en la figura del estadounidense Ernest Howard Crosby y su aportación a la difusión del tolstoismo, así como acerca de su crítica y reformismo social. Recuperación y análisis, en la línea de Derecho y Literatura, de uno de los textos de Crosby (Shakespeare's attitude toward the working classes, 1903).

PALABRAS CLAVE: Lev. N. Tolstói (1828-1910), Ernest Howard Crosby (1856-1907), Reformismo social, EEUU, Derecho y Literatura, Shakespeare.

1. Literatura y pensamiento tolstiano: geografía de una recepción

La avidez de lectura que las obras de Tolstói desencadenó y la arrolladora acogida que fue capaz de generar –ya se tratara de admiración, influencia, resistencia o rechazo– han sido objeto de interés intelectual en varios países de Europa, y aún más allá de ese marco geográfico.
En efecto, una mirada al panorama europeo acredita con abundancia el hecho de que casi todas sus literaturas nacionales han recogido y ordenado, en mayor o menor medida, esa recepción y sus poderosas influencias. Trataré a continuación de mostrar tales lugares y ofrecer una información bibliográfica de interés.
En Italia deberemos partir de la recopilación en la que Anna Carretta reveló 77 referencias en publicaciones periódicas, 15 trabajos de crítica y 7 monografías1. Pero su estudio aprovechaba en realidad gran parte de lo ya antes indagado por el canadiense Joseph Médard Carrière (1902-1970), doctor por la Université Laval y profesor de la University of Virginia, y por el estadonidense Joseph Guerin Fusilla (1897-1981), doctor por la University of Chicago, profesor en la Northwestern University y conocido hispanista especializado en el petrarquismo2. Por tanto, no será hasta la aparición de la obra de Antonella Salomoni3 que dispongamos de una pesquisa mucho más compacta y abarcadora, pues su examen acerca de la repercusión de Tosltói desvela el alcance que sus escritos como teólogo laico, reformador religioso, moralista radical, anarquista cristiano, antimilitariasta y pacifista produjeron en los ambientes italianos del reformismo católico, pacifismo democrático y de los grupos libertarios y socialistas, con una índole y grado de influjo que fue, a juicio de la autora, polisémico. En orden a lectores jurídicos de la obra tolstiana las referencias son, no obstante, rápidas, lacónicas e incompletas4.
En Francia, y seguidamente a Alemania cabe registrar respectivamente los ensayos de Thaïs S. Lindstrom5, de Konrad Bieber6 (docente del Connecticut College. New London. Connecticut), de Gerhard Kersten7 y de Edith Hanke8. El primero, y a síntesis el segundo, instala la recepción tolstiana gala a manera de auténtico paradigme, en precisa puntualización de criterio respecto de las conclusiones sobre la novela rusa y de la propia imagen de Rusia en Francia de entresiglos9; al estudio de Lindstrom le es ajena, sin embargo, toda evocación a juristas lectores de Tolstói10. En cuanto al tercero y cuarto, penetran en la recepción germánica ya a través principalmente de la figura de Gerhart Hauptmann (1862-1946), inaugurador del naturalismo alemán y premio Nobel de Literatura en 191211, ya desde el intenso debate que en la vida intelectual alemana12 produjo entre pacifistas, anarquistas, liberales, socialistas –por ejemplo, Gustav Landauer (1870-1919)13– y conservadores, teólogos protestantes –por ejemplo, el steineriano Friedrich Rittelmeyer (1872-1938)14 o el sozialphilosoph evangelischer ruso-alemán Karl Nötzel (1870-1945)15– o católicos –el cristiano reformador Christoph Moritz von Egidy (1847–1898), conocido como el Tolstói alemán–, en el ambiente académico y universitario –recordemos a pensadores como Thomas Mann (1875-1955)16–, en los círculos culturales judíos –Moritz Heimann (1868-1925)17 o Alfons Goldschmidt (1879-1940)18–, en el neokantismo de filósofos y sociólogos –así, Max Weber (1869-1920) y su interpretación del ideal anti-utilitarista en la sociología religiosa tolstiana19– o para juristas –v.gr., Rudolf Sohm (1841-1917)20, o en menor medida Gustav Radbruch (1878-1950) y otros como Martin Stranz (1867-1962)21, junto a diversos miembros del llamado “socialismo profesoral”–, etc., la difusión de las ideas socio-políticas –sobre el ejército, la cuestión agraria (ensayos de agrarkomunistischen22)–, el modelo gubernamental, o los intentos de reforma jurídico-penal, etc. Las alternativa pedagógicas tolstianas y su práctica en suelo alemán igualmente han sido objeto de específico estudio23.
También Gran Bretaña estará representada en este panorama24, a pesar de que ciertamente Tolstói no igualó allí la acogida que entre lectores británicos logró Dostoievski. Pero, independientemente de afinidades o desafecciones literarias25, debe especificarse una influencia significativa, de carácter concretamente jurídico, provocada por las tesis tolstoianas en orden a la cuestión de la pena –refutación de la concepción retributiva de ius puniendi– en el movimiento de reforma del English Criminal Law y el sistema penitenciario británico, especialmente a partir de finales de siglo XIX y a lo largo de las dos primeras décadas del XX26. Tal influjo se habría producido desde la resonancia precursora de John Howard (1726-1790) y su The State of Prisons in England and Wales (1792), y se condujo en la senda del interés en el factor social del crimen y las tentativas de crime prevention por trabajos de crimonólogos como el cuáquero William Tallack (1831-1908) y sus Defects of Criminal Administration (1872) y Penological and Preventive Principles (1889)27, del Colonel Sir Edmund Frederick Du Cane (1830-1903) y su The Punishment and Prevention of Crime (1885)28, de Louis Gordon Rylands –luego también ligado al criticismo bíblico– y su Crime: Its Causes and Remedy (1889)29, del Rev. William Douglas Morrison (1852-1943) –Chaplain in Her Majesty's Prison Service– y su Crime and Its causes (1891)30, o de la labor divulgativa de Arthur Griffiths (1838-1908)31, entre otros32. Estas preocupaciones33 se transformaron en activismo social a través de The Romilly Society (1897)34, The Humanitarian League (1891-1919)35 y, sobre todo, The Humane Review (1900-1910), editada por el escritor y reformista Henry S. Salt (1851-1939), donde colaborarían con investigaciones sobre las condiciones y vida de reclusos Robert Johnson, director of the Colonial College at Hollesley Bay (I was in Prison: A Plea for the Amelioration of the Criminal Law, 1893)36, el juez y politico liberal Charles Henry Hopwood (1829-1904) (A Plea for Mercy to Offenders, 1894)37 o el oficial de la Marina Henry James B. Montgomery (Haw to Reform Our Prison System, 1907)38, entre otros39.
La continuidad de esta huella es posible seguirla en Holanda con la tesis doctoral en Derecho defendida en la Rijksuniversiteit Utrecht por la jurista y criminóloga Clara Wichmann [Clara Gertrud Meijer-Wichmann] (1885-1922) con el título de Beschouwingen over de historische grondslagen der tegenwoordige omvorming van het strafbegrip (1912)40. Wichmann, feminista, anarquista, antimilitarista y pacifista41, fue también tolstiana en materia de protección y bienestar de los animales42. Y junto a Wichmann igualmente la figura de su amigo el anarco-pacifista y cristiano-revolucionario Bartholomeus (Bart) de Ligt (1883-1938)43; vinculado al socialismo cristiano Bart de Ligt mostró adhesión de signo radical al antimilitarismo y pacifismo moral de Tolstói, que luego recondujo en los postulados gandhianos de no-violencia. Más en específico, Bart de Ligt dedicó a Tolstói algunas páginas el año 1928, con oportunidad del centenario del nacimiento44, homenaje al que entonces también se sumó la poetisa holandesa Henriette Roland-Host [Henriette Roland Holst-Van der Schalk] (1969-1952), quien a su vez publicó poco después un notable trabajo de análisis sobre su obra45. Asimismo en este período una somera pero llamativa nota46 del novelista católico, cultivador del expresionismo-humanitarista, Gerard van Duyn47. Un estudio sistematizado acerca de la impronta de Tolstói en los Países Bajos no llegará sin embargo sino comenzada la década de los 50, merced al trabajo de Rudolf Jans48, ofreciendo sobre todo rica información sobre la comunidad libertaria del Internationale Broederschap de Balricum (1898-1903), cerca de La Haya49, cuyo fracaso y final desastre trajo directa causa de la fuerte contestación generada en el ambiente vecinal más inmediato50. La recepción del pensamiento tolstiano puede indagarse no obstante más allá de aquella experiencia anarco-comunal. Ciertamente hubo en Holanda notables seguidores de Tolstói entre los adeptos del múltiple anarquismo y la utopía finisecular51, siempre los más decididamente partidarios de las ideas antimilitaristas y de no-violencia predicadas por aquél, y que a veces arrostraron de un modo muy personal las consecuencias de su adhesión. Destaca así la figura del “socialista libre” (anarquista) y objetor de conciencia Johannes Koenraad Van der Veer (1869-1928)52, y del círculo de colaboradores reunido en torno a las revistas Vrede, fundada en 1897, y su continuación como De Vrije Mensch (1907-1920). La lectura en 1895 de El reino de Dios está en vosotros, publicado en Alemania un año antes, inclinó a Van der Veer hacia una conversión cristiano-protestante y a contribuir de modo importante en la difusión nacional, e internacional, del ideario de Tolstói, con quien mantuvo estrecha relación epistolar53. Van der Veer es también uno de los más tempranos comentaristas de Kreutzersonate y la institución matrimonial54. En todo caso, la concreta adhesión a las tesis antimilitaristas le llevó en alguna ocasión (1890) a experimentar el rigor de arrestos gubernativos la deportación55. Más severas consecuencias padeció Felix Louis Ortt, quien en 1915, ya iniciada la Iª Gran Guerra europea, fue detenido tras la firma de un manifiesto de rechazo al servicio militar. Permaneció recluido y no llegó a ser procesado por sedición. Empero, Ortt asumió aquella vivencia con una intensidad especial que llevaría a escribir un año más tarde Het peil van ons rechtswezen56, donde se acerca a las presiones que actúan sobre el juzgador en el enjuiciamiento en causas de derecho militar y su falta de independencia. Pero encontraremos ejemplos más dramáticos en uno de los colaboradores eslovacos de Van der Veer, de quien seguidamente trataré.
Será para ello necesario movernos en la extensión abarcada por los territorios de habla eslava (Eslovaquia, Chequia y Eslovenia) del antiguo Imperio Austro-Hungaro, donde la resonancia fue precoz y muy intensa entre jóvenes escritores, poetas, dramaturgos y críticos literarios contemporáneos de Tolstói como Dušan Petrovič Makovický (1866-1921)57 –su médico personal– o Pavol Bujňák (1882-1933)58, Svetozár Hurban-Vajanský (1847-1916), Martin Kukučín (1860-1921), y Jozef Gregor Tajovský (1874-1940)59. En coincidencia de pensamiento con Makovický, debe trarse la figura de Albert Škarvan (1869-1926)60, por su concepción y práctica del tolstismo como coherente rechazo de la violencia en todos los órdenes de la vida social. Sin embargo, muy a diferencia de Makovický, Škarvan, médico militar pero antimilitarista y pacifista, hubo de someterse a denigrantes exámenes psiquiátricos –que lo diagnosticarían mentalmente perturbado a causa de las ideas de Tolstói– y sufrió brutales años de confinamiento y cárcel en su tenaz negativa a “reformarse”61. De su experiencia, y en valioso testimonio del funcionamiento del sistema penitenciario militar de la época, nos han quedado Moj otkaz ot vojennoj službi. Slováci Zapiski vojennovo vrača (ed. rusa en 1898, y eslovena de1920)62. A Škarvan, que visitaría a Tolstói, le cumplió asimismo la traducción eslovaca de Resurrección (Vzkriesenie) el año 189963, en edición que fue ilustrada por Leonid Pasternak (1862-1945), hermano de Boris, así como la versión alemana de Acerca del Derecho. Carta a una abogado64. El resto, no conviene minorar el peso de la ascendencia ética de Tolstói para el pensamiento patriótico y nacionalista checo, como ha expuesto Martin Maleček65, profesor de la universidad de Brno. En addenda de difícil ubicación, pues si con Praga por procedencia originara su destino estará intrínsecamente adherido al propio desarrollo de la Kulturpolitik y la historische politik alemana, pertenece a Kart Kautsky (1854-1938), y quede aquí constancia de ello, una comparativa entre las doctrinas tolstianas, presentadas como anarquismo pasivo, y el modelo de las reformas liberales del Kathedersozialisten representado en el jurista y economista alemán Lujo Bentrano (1844-1931), respecto del programa de transformación política del socialismo científico66.

Siguiente


* Catedrático de Teoría y Filosofía del Derecho. Universidad de Málaga.
Anna Carretta, Scritti critici italiani su Leone Tolstoj (Guida Bibliografica), Publicazzione del Seminario Slavista dell’Istituto Universitario Orientale di Napoli (Ser. 2, Studi e monografie, 2), R. Pironti & Figli, Napoli, 1955, 47 pp.

2 Joseph G. Fucilla y Joseph Médard Carriére, Italian Criticism of Russian Literature, H. L. Hedrick, Columbos, Ohio, 1938, 56 pp. Vid. asimismo la recensión de Joseph G. Fucilla al libro de Carretta en Comparative Literature, 8, 3 (Summer, 1956), pp. 259-261.

3 Antonella Salomoni, Il pensiero politico e religioso di Tolstoj in Italia (1886-1910), Leo S. Olschi (Biblioteca della Rivista di storia e letteratura religiosa. Studi. 7), Firenze, 1996, 272 pp. Siempre además recomendable la monumental investigación de Arturo Cronia, La conoscenza del mondo slavo in Italia. Bilancio storico- bibliografico di un millennio, Officine Grafiche Stediv, Padova, 1958, 792 pp. Como específico estudio de literatura comparada vid. Giuseppe Macaluso, Leone Tolstoi e Giuseppe Mazzini, Pensiero e azione, Roma, 1971.

4 Se menciona al estudioso de la psiquiatría criminal Carlo Edoardo Mariani en L. N. Tolstoi. Studio psicologico, Fratelli Bocca Edit., Torino, 1903, donde se analiza el texto autobiográfico Infancia (1852), pero se omiten sus “Appunti per uno studio sulla psicosi del genio in Tolstoï”, en Archivio di psichiaria, scienze penali ed antropologia criminale per servire allo studio dell'uomo alienato e delinquente, 23, 3 (1901), pp. 260-266. También se encuentra recogido el abogado y penalista de la Regia Università di Messina Ludovico Fulci, La dottrina di Tolstoi. La setta dei Doukhobors e il romanzo «Risurrezione», Remo Sandron, Milano, 1904. No aparecen sin embargo Rodolfo Laschi, colaborador de Cesare Lombroso, y su “Tolstoi e la scuola criminale positiva (A proposito di Risurezione)”, La Scuola positiva nella Giurisprudenza Penale, X (1900), pp. 367-371, que es el primer apartado de la recensión a la novela, cuyo apartado segundo (pp. 371-379) va firmado por Oscar Gambini, abogado de Roma. Sí constan otros positivistas italianos que igualmente se ocuparon de Tolstói como Enrico Ferri (1856-1929), “Prima e seconda parte di «Risurrezione»”, en Il fanfulla della domenica, ed. de 28 gennaio 1900, o Raffaele Garofalo (1851-1934), “Resurrezione di Tolstoi”, en Flegrea, 3 (1900), pp. 185-210 [luego incluido en Idee sociologiche e politiche di Dante, Nietzsche e Tolstoi: studi seguiti dalla conferenza Ignoranza e criminalità al governo di Parigi nel 1871, A. Reber, Palermo, 1907]. Pero falta referencia a Adolfo Zerboglio (1866-1952), “Delitti, delinquenti, pene e tribunali in Resurrezione di Leone Tolstoi”, en Rivista di diritto penale e sociologia criminale, I (1900), pp. 294-306, y en Ferri a su respuesta a la Enquête sur Tolstoi et la question sexuelle organizada por Revue Blanche, XVII (série parisienne), n.º 210 (1 de marzo de 1902), pp. 372-373, con posterioridad incluida en la 2.ª ed. de I delinquienti nell'arte e altre conference e saggi de scienza ed arte, Unione Tipografico-Editrice Torinese, Torino, 1926, pp. 270-273.

5 Thaïs S. Lindstrom, Tolstoï en France (1886-1910), Préface par Jean Marie Carre (Bibliothèque russe de l'Institut d'Études Slaves, t. 25), Institut d’Études Slaves de l’Université de Paris, Paris, 1952, 172 pp.

6 Konrad Bieber, “L'image de Tolstoï en France”, en Nikola Banasevie, Actes du Ve congrès de l'Association Internationale de Littérature Comparée, Beogradski Grafiki Zavod and Swets & Zeitlinger, Belgrade and Amsterdam, 1969, pp. 627-632.

7 Gerhard Kersten, Gerhart Hauptmann und Lev Nikolajevič Tolstoj. Studien zur Wirkungsgeschichte von L.N. Tolstoj in Deutschland, 1885-1910, Harrassowitz, Wiesbaden, 1966, 123 pp. También Margareta Rempel, Leo Tolstoy, Gerhart Hauptmann and Maxim Gorky: a comparative study, University of Iowa, Iowa, 1959 [Ph. D. Disertation (inédita. Ms.)].

8 Edith Hanke, Prophet des Unmodernen: Leo N. Tolstoi als Kulturkritiker in der deutschen Diskussion der Jahrhundertwende, Niemeyer, Tübingen, 1993. Vid. también la recensión a esta obra por Hans Rothe, en Internationales Archiv für Sozialgeschichte der deutschen Literatur, 22, 1 (1997), pp. 213-217.

9 Vid. los trabajos de Frederick William John Hemmings, The Russian Novel in France (1884- 1914), University Press, Oxford, 1950, así como del traductor de Tolstói y Pushkin, Michel Cadot, La Russie dans la vie intellectuelle française (1839-1856), Fayard, Paris, 1967. Además de ésta última, son igualmente importantes para nuestro asunto las siguientes contribuciones de Cadot, Prof. Emérito de la Université Sorbonne Nouvelle – Paris 3, “Naissance et Développement d'un Mythe ou l'Occident en Quête de l'Ame Slave”, en Révue des Études Slaves, 49 (1973), pp. 91-101, y Michel Cadot (org.), Le Rayonnement de Tolstoï en Occident, Institut d'Études Slaves, Paris, 1995. Es, naturalmente, referencia ineludible Vicomte Eugène Marie Melchior de Vogüé (1848-1910), Le roman russe, E. Plon, Paris, 1886.

10 Aquí puedo mencionar no obstante las contribuciones del Doctor en Derecho (Université de Paris, 1873), agrégé (1874) y Professeur de Droit criminel de la Université de Lyon (1875-1921), René Garraud (1849-1930), “Tolstoï criminaliste”, en Bulletin de la Société des amis de l'Université de Lyon, 1902-1903, pp. 121-136 [ed. aparte Tolstoï criminaliste; conférence faite le 11 janvier 1903 sous les auspices de la Société des amis de l’Université de Lyon, Impr. du Moniteur judiciaire, Waltener & cie, Lyon, 1903, 26 pp.] y al professeur de la Faculté de Droit de Grenoble, Paul Cuche (1868-1943), “Tolstoï criminaliste”, en Revue Pénitenciaire. De la Société générale des prisôns, 1901, pp. 516-534. Ninguno de ambos figura en Bibliothèque Nationale, Catalogue d'Exposition. Léon Tolstoï, Imp. Tournon et Cie, Paris, 1960, 83 pp. Vid. Catalogue d'Exposition. Léon Tolstoï, préface de Julien Cain, Bibliothèque Nationale, Paris, 1960, 83 pp., y en él Sophie Laffitte, “Tolstoï et les lettres françaises”, pp. VII-XVIII. Además de ellos creo que debe recordarse como lector de Resurrection al Professeur agrégé en la Faculté de Droit de la Université de Paris, Raymond Saleilles (1855-1912), quien en Roman sociologique et Roman Social. Conférence faite à l'Institut Populaire du Ve arrondissement, A. Rousseau, Paris, 1903, 24 pp., extracta un largo pasaje de aquella novela.

11 Vid. Josef Chapiro, “Gerhart Hauptmann über grosse Künstler. Gespräch über Wedekind, Stringberg und Tolstoi”, en Neue freie Presse (Wien), 25 Dezember 1926 (Zuschlag), y Gespräche mit Gerhart Hauptmann, S. Fischer, Berlin,1932.

12 Edith Hanke, “Das 'spezifisch intellektualistische Erlösungsbedürfnis' Oder: Warum Intellektuelle Tolstoi lasen”, en Gangolf Hübiber y Wolfgang J. Mommsen (eds.), Intellektuelle im Deutschen Kaiserreich, Fischer Taschenbuch, Frankfurt 1993, pp. 158-171.

13 Vid. su traducción Lev N. Tolstoj, Rede gegen den Krieg, en Sozialist, 1, 20 (1909), pp. 21-50 (y en ed. posterior Sozialistischen Bundes, Hellerau, 1920).

14 Vid. Friedrich Rittelmeyer, Tolstois religiöse Botschaft, dargestellt und beurteilt in vier Vorträgen, Heinrich Kerler, Ulm, 1905.

15 Karl Nötzel, Tolstoi und wir, Musarion, München 1919.

16 Thomas Mann, Goethe und Tolstoi, "Die Kuppel" Karl Spiertz, Aachen. 1921; “Fragment über Goethe und Tolstoi”, en Walter Strech (ed.), Die Dioskuren. Jahrbuch für Geisteswissenschaften, Meyer und Jessen, München, 1922, v. 1, pp. 209-219, o Goethe und Tolstoi. Zum Problem der Humanität, S. Fischer, Berlin, 1932 [Neue veränderte Auflage]. Vid. también Clayton Koelb, “The Genesis of Thomas Mann's 'Goethe und Tolstoi'”, en Monatshefte, 75, 1 (Spring 1983), pp. 55-68. Sobre el interés de Mann por la literature rusa, Roman S. Struc, “Thomas Mann as Critic of Russian Literature”, en Germano-Slavica, VI, 1 (1988), pp. 17-28.

17 Moritz Heimann, “Tolstois 'Auferstehung'”, en Neue Deutsche Rundschau, 11 (1900), pp. 291-303. Se trata de la recensión a la edición alemana de Resurrección publicada (F. Fontane & Co., Berlin) en traducción del ruso por Vadim Tronin y Frapan Ilse, revisada por Hans-Ulrich Göhler, aquel mismo año. Esta traducción fue reeditada (Diógenes, Zürich, 1993) incluyendo un epílogo de Stefan Zweig. Sobre Frapan Ilse, pseud. de Ilse Akunian (1852-1908), traductora alemana (de Maupassant, Bjornson, o la naturalista Matilde Serao, entre otros) y autora de novelas psicológicas vid. por extenso Christa Kraft-Schwenk, Ilse Frapan: eine Schriftstellerin zwischen Anpassung und Emanzipation, Königshausen und Neumann, Würzburg, 1985.

18 Alfons Goldschmidt, “Tolstois 'Moderne Sklaverei'”, en Die Gesellschaft, 17, 1 (1901), pp. 303-310, y Leo Tolstoi sociales Problem, H. Seemann, Berlin & Leipzig, 1905, 95 pp. Esta última obra bien puede ser su trabajo de tesis para la obtención del grado de Doctor en Ciencia Política por la Universität Freiburg el año anterior. Goldschmidt, intelectual de izquierdas (marxista) y judío, fue detenido y llevado por los nazis a un campo de concetración en 1937 por infringir leyes raciales. Huyó por Checoslovaquia hacia EEUU y murió algo más tarde en México.

19 Edith Hanke, op. cit., pp. 168-208. Vid. también Guy Oakes, “The Antinomy of Values. Weber, Tolstoy and the Limits of Scientific Rationality”, en Journal of Classical Sociology, 1, 2 (2001), pp. 195-211.

20 Vid. Wilhelm-Albert Hauck, Rudolf Sohm und Leo Tolstoj, Rechtsordnung und Gottesreich, Carl Winter, Heidelberg, 1950.

21 Vid. sobre más en particular Radbruch y Stranz, infra, n. 64.

22 Vid. sobre ello los comentarios de Franz Oppenheimer (1864-1943), “Tolstoi als Bodenreformer”, en Der Tag (Berlin), ed. de 25 juni 1903.

23 Vid. Ulrich Klemm, Die libertäre Reformpädagogik Tolstois und ihre Rezeption in der deutschen Pädagogik, Trotzdem Verlag, Reutlingen, 1984.

24 En Inglaterra se organizaron y establecieron varias colonias tolstianas congregando a artistas, vegetarianos y cristiano-anarquistas; así, la hermandad Brotherhood Trust, en Croydon, al sur de Londres (1894), las Arshingdon colony y Wickford colony en Essex, la Whiteway colony en Costwold, Gloucestershire, (1898), y otras de naturaleza autárquica y desarrollo autogestionario cuya existencia y funcionamiento alcanza la década de los años 30. La más conocida, por su eficiencia y número de integrantes, fue la Purleigh colony, de Essex, fundada en 1896. Vid. sobre ella Michael J. de K. Holman, “The Purleigh Colony: Tolstoyan togetherness in the late 1890s.”, en Malcolm Jones (ed.), New Essays on Tolstoy, Cambridge University Press, Cambridge, 1978, pp. 194-222.
Para otros aspectos de la popularidad de Tolstói en UK vid. Davie Donald, “Mr Tolstoy, I presume? The Russian Novel Through Victorian Spectacles”, en Id. (ed) Slavic Excursions: essays on Russian and Polish literature, Carcanet Press Limited, Manchester, 1990, pp. 271-280, y la colactánea de estudios en W. Gareth Jones (org.), Tolstoi and Britain, Berg Publishers, Oxford/Providence, Washington, D.C., 1996. Reséñese asimismo la labor traductora y difusora de las hermanas Aylmer (1858-1938) y Louise (1855-1939) Maude, también directoras de la referida Whiteway colony.

25 Atención menor se ha prestado a las afinidades entre Tolstói y Charles Dickens. Los estudios son, en efecto, escasos, pudiéndose mencionar los de Philip Rogers, “Scrooge on the Neva: Dickens and Tolstoj's Death og Ivan Il'ic”, en Comparative Literature, 40, 3 (Summer 1980), pp. 193-218 y Henry Gifford, “Dickens in Russia: The Inicial Phase”, en W. Gareth Jones (org.), cit., pp. 61-67. Más conocida es sin embargo la desafección de Tolstói hacia Shakespeare, y así en su ulterior análisis y valoración, vid. trabajos y estudios clásicos como los de George Orwell, “Lear, Tolstoy and the Fool”, en Polemic, 7 (March 1947), pp. 2-17 [ahora en Harold Bloom, King Lear, edited and whith a introduction by…, Neil Heims (v. ed.), Bloom's Literary Criticism, New York, 2008, pp. 195-200] y George Gibian, Tolstoj und Shakespeare, Mouton Co, Hague, 1957. Vid. también relacionado con este asunto supra, n. 157 y 158. En cuanto a la índole de la recepción entre otros escritores británicos Marc Slonim, “Four Western Writers on Tolstoy”, en Russian Review, 19, 2 [Special Issue: Leo Tolstoy] (Apr., 1960), pp. 187-204, que aborda la producida en Bernard Shaw y Gilbert Keith Chesterton. En este último se percibe con claridad el modelo de la recepción entre las mentalidades católicas. Chesterton reaccionó de un modo tan inteligente como típicamente católico a la edición inglesa de Sonata a Kreutzer y Resurrección. Su posición adversa al “socialismo cristiano” puede leerse en el texto titulado “Tolstoy and the cult of simplicity”, incluido en la colección de mini-biografías Twelve types, A.L. Humphreys, London, 1902, pp. 139-167, ahora parcialmente reproducido en Antony Vere Knowles (ed.), Leo Tolstoy: The Critical Heritage, Routledge & K. Paul, London-Boston, 1978, p. 98.

26 Vid. Rose Gordon, “Some Influences on English Penal Reform, 1895-1921”, en Sociological Review, 3, 1 (July, 1955), pp. 25-46, también recogido en W. Gareth Jones (org.), Tolstoi and Britain, cit., pp. 257-277. Asimismo, de la misma A., The struggle for penal reform: the Howard League and its predecessors, Stevens, 1961, en espc. cap. 6, 'The Penal Reform League', pp. 73 y ss.

27 William Tallack, Penological and Preventive Principles, with special reference to Europe and America and to crime, pauperism, and their prevention; prisons and their substitutes; habitual offenders; conditional liberation; sentences; capital punishment; intemperance; prostitution; neglected youth; education; police, Wertheimer, Lea, London, 1889.

28 Edmund Frederick Du Cane, The punishment and prevention of crime, Macmillan and co., London, 1885.

29 Louis Gordon Rylands, Crime: Its Causes and Remedy, T. F. Unwin, London, 1889.

30 William Douglas Morrison, Crime and Its causes, Swan, Sonnenschein and Co., Wandsworth, London, 1891. Vid. también su obra Juvenile Offenders (1896). Morrison se formó en la St Andrew's University y fue Rector de St Marylebone Church entre 1908 y 1943. Vid. Gerald D. Robin, “Pioneers in Criminology: William Douglas Morrison (1852-1943)”, en The Journal of Criminal Law, Criminology, and Police Science, 55, 1 (Mar. 1964), pp. 48-58.

31 Major Arthur Griffiths, Secrets of the prison-house, Chapman and Hall, Id., London, 1894, 2 v.

32 Así, en Irlanda, y algo más tarde, Sir Thomas Francis Molony (1865-1949), formado en Trinity College Dublín, donde se doctoraría en Derecho (1922) y tambien Honour Doctor of Law por Queen's University Belfast 1945, que ocupó importantes cargos High Court Judge 1913-1915, Lord Justice Appeal 1915-1918, Lord Ch Justice 1918-1924, Chairman Home Office His Majesty's Second Serjeant-at-Law, Crown Counsel for Dublin y miembro del Comitee Treatment Juvenile Offenders (1925). Vid. Thomas Francis Molony, “The prevention and punishment of crime”, en Journal of the Statistical and Social Inquiry Society of Ireland, XIV, 2 (1920-1923), pp. 117-132.

33 En la determinación de esta atmósfera de preocupaciones deben asimismo recordarse los nombres del socialista utópico y anti-autoritario William Morris (1834-1896), poeta, pintor y autor de News from Nowhere or an Epoch of Rest (1890), y del también poeta y filósofo inglés Edward Carpenter (1844-1929), tenido por The English Tolstoi. Vid. supra, n. 147.

34 Romilly Society, The Romilly Society for the amendment of the Criminal Law and its administration, the reform of prison regulations, the reclamation of offenders, the abolition of cruel punishments and the prevention and redress of miscarriage of justice, Romilly Society, London, 1897.

35 Vid. Dan Weinbren, “Against All Cruelty: The Humanitarian League, 1891-1919”, en History Workshop, 38 (1994), pp. 86-105.

36 J. R. [Robert Johnson], “I was in Prison: A Plea for the Amelioration of the Criminal Law”, en Cruelties of civilization: A program of Human reform (1895), pp. 3-65, y en ed. separada William Reeves, London, 1893 (Humanitarian League's publications, 7).

37 Charles Henry Hopwood, A Plea for Mercy to Offenders, William Reeves, London, 1894 (Humanitarian League's publications, 12). Asimismo reproducido en The Humane Review, 3, 1902, p. 140-149.

38 Henry James B. Montgomery, “How to Reform Our Prison System”, en The Humane Review, 8 (1907), pp. 92-112. También en la misma revista “The Standardisation of Sentences”, 5 (1904), pp. 47-59; “The Church Army and Criminals”, 6 (1905), pp. 115-120; “The Extinction of Criminals”, 7 (1906), pp. 27-36; “Taking the Name of Howard in Vain”, 7 (1906), pp. 209-225, o “The Punishment of First Offenders”, 8 (1907), pp. 34-42

39 Así también el reportero y novelista Tighe Hopkins (1856-1919). Vid. entre sus trabajos: “Experiments with the Young Criminal”, en The Humane Review, 4 (1903), pp. 155-159; Wards of the state: an unofficial view of prison and the prisoner, Herbert and Daniel, London, 1913, o Prisoners of war, Simpkin, Marshall, Hamilton, Kent and co., limited, London, 1914.

40 Clara Wichmann, Beschouwingen over de historische grondslagen der tegenwoordige omvorming van het strafbegrip, Brill, Leiden, 1912. Otra ed. por Ars Aequi Libri, Nijmegen, 1983. Vid. también Hans Ramaer, “Clara Wichmann en het einde van het Strafrecht”, en Rekenschap, 36 4, (1989), pp. 220-224.

41 Clara Wichmann, “Krieg und Kriminalität. Übersicht über den Hauptinhalt der niederländischen Kriminalstatistik für das Jahr 1917”, en Zeitschrift für die gesamte Strafrechtswissenschaft, 41(1920), pp. 762-768. Vid. también Klaas Pit, Clara G. Wichmann (1885-1922). De ontwikkeling van haar maatschappij-filosofische en politiek-theoretische denkbeelden vanaf 1916, Hilversum, [s.n.], 1984 y Herman Franke, The emancipation of prisoners: a socio-historical analysis of the Dutch prison experience, Edinburgh University Press, 1995, pp. 212 y ss.

42 Vid. Leo Tolstoi- Elisée Reclus y Clara Wichmann, Das Schlachten beenden! Zur Kritik der Gewalt an Tieren. Anarchistische, feministische, pazifistische und linkssozialistische Traditionen, Graswurzelrevolution, Münster-Heildelberg, 2010.

43 Bart De Ligt, Tweeërlei revolutie: een rede over christendom en maatschappij, Kruyt, Amsterdam, 1917. Vid. también Herman Noodegraaf, “The anarchopacifist of Bart de Ligt”, en Peter Brock y Thomas P. Socknat (eds.), Challenge to mars. Essays on pacifism from 1918 to 1945, University of Toronto Press inc. Toronto. Buffalo, London, 1999, pp. 89-100.

44 Henriëtte Roland Holst, Bart De Ligt et al., Lev Nikolaevič Tolstoj, Bevrijding. Orgaan van den Bond van Religieuse Anarcho-Communisten. 1928. nr. 95 [sept. Tolstoi-nummer (16 pp.)].

45 Henriëtte Roland Holst, Tolstoj, zijn wezen en zijn werk, W. L. & J. Brusse, Rotterdam, 1930, 230 pp. Algunas comentarios de interés sobre esta obra en N. J. Beversen, “Een boek over Tolstoj”, en Critisch Bulletin, 2 (Juli/Aug.1931), pp. 202-206.

46 Gerard van Duyn, “Leo Tolstoi en de nieuwste richting in onze literatuur”, en Den Gulden Winckel. Maandschrift voor Boekenvrienden in Groot-Nederland, 22 (1923), pp. 5-9.

47 Vid. su novela De Verlaten stad, "De Gulden Ster", Amsterdam, 1924, ilustrada por Gerard Rutten.

48 Rudolf Jans, Tolstoij in Nederland, Uitgeverij Paul Brand N. V., Bussum, 1952.

49 Antes, en Bassum, al norte Holanda había logrado establecerse otra colonia tolstiana, propiamente una cooperativa agrícola basada en la propiedad colectiva, fundada por el escritor y médico psicoanalista Fredrik Willem van Eeden (1860-1932), pero su existencia fue fugaz.

50 A la Fraternidad de Balricum se unieron, como teóricos o practicantes del vegetarianismo, la abstemia o el nudismo también varios predicadores como Louis Adriën Bahler (1867-1941), Anne Hylkes de Koe (1866-1941), Sybillis Cornelis Kijlstra (1869-1951), el joven estudiante menonita y pacifista Lodewijk van Mierop (psud. Homo) (1876-1930), luego fundador de la Vrije Mensen-Verbond, además del Profesor de Histología en la Universidad de Ámsterdam Jacob van Rees (1854-1928) o el ingeniero hidrólogo y naturópata Felix Louis Ortt (1866-1959).

51 Utilísima la consulta de Adrianus Clemens Johannes de Vrankrijker, Onze anarchisten en utopisten rond 1900, Fibula-Van Dishoeck, Bussum, 1972.

52 Leo N.Tolstoj, Johannes K. van der Veer y Louis A. Bähler, Lijdelijk verzet in theorie en practijk, Amsterdam: Oudkerk, 1897; Leo N. Tolstoj, Johannes K. van der Veer y Albert Škarvan, Hoe men de Evangeliën moet lezen en waarin het wezen daarvan bestaat, en: De eerste jeneverstoker (eene volksvertelling), Vrede, Haarlem, 1897.

53 Vid. Otto Boele, “Het orakel van Rusland. Tolstoj, zijn volgelingen en de Nederlandse connectie”, en Tijdschrift voor Slavische Literatuur, 57 (2010), pp. 47-55. Boele se interesa, aparte de por esa correspondencia, por las estrategias de la difusión de los ideales tolstianos, donde atribuye un papel muy significativo al auxilio prestado por el periodista holandés Frederic Duyl.

54 Johannes K. van der Veer, Beschouwing over het huwelijk: nawoord en verklaring van de Kreutzersonate, Den Haag, 1898.

55 Johannes K. van der Veer, Mijn verbanning uit België, P. Weijer, Wolvega 1892.

56 Felix Louis Ortt, Het peil van ons rechtswezen, Rotterdam, 1916 (11 pp.). Otro escrito de interés para nuestro tema De invloed van den oorlog op de ethiek, J. Musses, Purmerend 1916 (58 pp.).

57 Dušan Makovický, “U L. N. Tolstého”, en Slovenské pohľady, 15 (1895), pp. 100-111, y LN Tolstého, Hlas 1928, por sólo citar las referencias más antiguas.

58 Pavol Bujňák [pseud. Sokol], Tolstého pôsobenie na slovenskú literatúru v rovnomennom článku, Hlas 1928 (16 pp.).

59 Sobre todos ellos y otros, vid. Mikuláš Bakoš y Alexander Kuruc (ed.): Z ohlasov LN Tolstého na Slovensku, Slovanské štúdie, IV, Checoslovaqi Vydavatel'stvo Slovenskej Akadémie, Bratislava, 1960. 342 pp. De esta obra en espc.: B. Šimová, “Tolstoj na Slovensku”, pp. 27-36;, Ján Števček, “Kukucinov vceah k Tolstému”, pp. 117-139; Karol Rosenbaum, “Tajovský a Tolstoj”, pp. 141-150; Emy Panovová, “Jesenský a Tolstoj”, pp. 151-162; Štěpán J. Kolafa, “Nástin života a díla Dušana Makovického“, pp. 163-183; Anton Popovič, “Poznámky k prekladu Dušana Makovického z diela LN Tolstého”, pp. 233- 242; Andrej Mráz, “K životopisným románom o dvoch slovenských tolstojovcoch”, pp. 253-270. También Vladimír Nezkusil, “Tolstoj na Slovensku”, en Slovenská literatura, 9, 3 (srpen 1961), pp. 369-371. Del historiador de la literatura Andrej Mráz (1904-1964), debe mencionarse asimismo LN Tolstoj u Slovákov, Slovenská akadémia vied a umení, Bratislava, 1950. Igualmente, trabajos en aporte bibliográficos de interés son: Стефан Колафа [Štěpán Kolafa], “Материалы о Толстом в Чехословакии. Пражский архив Д. П. Маковицкого”, en Иван Иванович Анисимов (ed.) Толстой и зарубежный мир: АН СССР. Ин-т мировой лит. им. А. М. Горького; Ред. С. А. Макашин, Наука, 1965, t. 1, pp. 593-607; Dano Okáli, “Slováci a Tolstoj Na výstave Hviezda svetovej literatúry”, en Predvoj, 4 (8.2.1968), pp. 10-11; Soňa Lesňáková, “L. N. Tolstoj a slovenska realistická literatúra”, en Id., Slovenská a ruská proza, Veda, Bratislava, 1983, pp. 20-33; Maria Furimsky-Lackova, “Lev Tolstoi's Stories in Slovakia in the 1890s”, en Canadian Slavonic Papers / Revue Canadienne des Slavistes, 25, 2 (June 1983), pp. 263-274, y el aún reciente de Soňa Paštéková, “Psychologická dráma L. N. Tolstého v slovenskom kontexte. (Niekoľko poznámok k prekladu dramatických textov.)”, en Mária Kusá (ed.), K senzitivite literárnej vedy. K jubileu Antona Eliáša, Univerzita Komenského, Bratislava, 2010, pp. 65-69.

60 Ľubica Pikulová, “Albert Škarvan o tragédii Dušana Makovického”, en Biografické štúdie, 4 (1973), pp.132-139, y Katarína Mičátková, “Literárna činnosť Tolstého stúpenca dr. Alberta Škarvona”, en Z ohlasov LN Tolstého na Slovensku, cit., pp. 185-207.

61 Vid. Peter Brock (trans., ed.), Life in An Austro-Hungarian Military Prison: The Slovaktolstoyan Dr Albert Skarvan's Story, Syracuse University Press, Syracuse, N.Y., 2002, y los trabajos del propio Peter Brock, “Tolstoi and the Škarvan case”, en Tolsoy Studies Journal, 13 (2001), pp. 1-7, y “Adela and Albert: A Tolstoyan Love Story”, en Canadian Slavonic Papers/ Revue Canadienne des Slavistes, 45, 3/4 (September-December 2003), pp. 395-408.

62 Zápisky vojenského lekára, Aventinum, Praha, 1920. Otra ed. Tatran, Bratislava, 1991.

63 Lva N. Tolstého, Vzkriesenie, Preložil Albert Škarvan, V Žiline: vydáva Dušan Makovický, 1899, 423 pp.

64 Leo N. Tolstoi, Über das Recht. Briefwechsel mit einem Juristen. Erste vollständig autorisierte Ausgabe, übersetzt von Dr. Albert Škarvan, mit Vorwort von Dr. Eugen Heinrich Schmitt, LM Waibel & Co., Heidelberg und Leipzig, 1910, 14 pp.
La reacción que los juristas alemanes presentaron al texto es bastante significativa. Así, principalmente la muy incrédula de Gustav Radbruch, “Annotation zu Tolstoi Über das Recht” (1911), en Id., Literatur- und kunsthistorische Schriften, ed. de Hermann, Klenner, C. F. Muller Verlag. Hüthig Jehle Rehm, Heidelberg, 1997, vol. 5, p. 334. De interés asimismo los posteriores comentarios de Martin Stranz (1867-1962), “Tolstoi und das Recht”, en Deutsche Juristenzeitung (1911), pp. 315-316, y de Alexis Goldenweiser (1860-1917), “Tolstois Kampf gegen das Recht (Zum 100. Geburtstag Leo Tolstois)”, en Archiv für Rechts- und Wirtschaftsphilosophie, XXII (1928/1929), pp. 98-116, en esp. p. 109-114. Tuvo también temprana opinión en el asunto Kart Jentsch, “Hat Tolstoj recht?”, en Die Zeit. Wiener Wochenschrift für Politik, Volkswirtschaft, Wissenschaft und Kunst, 334 (1901), p. 139. Karl (o Carl) [Eduard Gottlieb] Jentsch (1833-1917) fue un teólogo y sacerdote protestante, excomulgado por su conversión al catolicismo, luego ordenado sacerdote en esta religión, en la que el año 1882 fue igualmente excomulgado por su oposición al dogma de la infalibilidad papal. De ideas –según qué temas– entre liberales y socialdemócratas, se interesó por la cuestión social buscando una salida entre comunismo y capitalismo (Weder Kommunismus noch Kapitalismus, ein Vorschlag zur Lösung der europäischen Frage, F. W. Grunow, Leipzig, 1893), así sugiendo a veces respuestas liberal-reformistas y otras más socialdemócratas. Rechazó por instigante la idea tolstiana sobre el Derecho.
Radbruch, sin embargo, se mostrará menos escéptico y displicente al valorar, en dos ocasiones, la conferencia dictada el 17 de diciembre de 1900 en el Colegio de Abogados de su ciudad por el abogado judío de Kiev Alexander Solomonovich Goldenweiser [Александр Соломонович Гольденвейзер] (1855-1915), Das Verbrechen als Strafe und die Strafe als Verbrechen. Leitmotive in Tolstois «Auferstehung», R. L. Prager, Berlin, 1904. La primera vez procede en un apunte (Literaturbericht), ahora en Gustav Radbruch, Gesamtausgabe (Arthur Kaufmann, ed.), Strafrecht, 1 (Monika Frommel, ed.), C. F. Muller, Haeldelberg, 1995, pp. 240-241, que registra su conocimiento ese mismo año 1904, y ofrece una descripción no recelosa, como sí sucediera en el apunte sobre la traducción de Albert Škarvan. Con posterioridad, 1938, Radbruch también regresaría a la obra de Goldenweiser para instruir, con apoyo en la literatura, sobre la noción “sentimiento jurídico y de Nación”; vid. Gustav Radbruch, “Psicología del sentimento giuridico dei popoli”, en Rivista internazionale di Filosofia del Diritto, 18, 3 (Maggio-Giugno 1938), pp. 241-251 [ahora en Gesamtausgabe (Arthur Kaufmann, ed.), Rechtphilosophie, 3 (Winfried Hassemer, ed.), C. F. Muller, Haeldelberg, 1995, pp. 51-59]. Radbruch también cita el trabajo de Boris Sapir (supra, n. 125).
En lo demás, a la edición alemana del trabajo de Goldenweiser se añadieron la francesa [Le Crime comme peine, la peine comme crime, analyse du roman du Cte Léon Tolstoï “La Résurrection". Lu à l'assemblée des avocats de Kiew. Traduit du russe, par J. de Joukowsky, V. Giard et E. Brière, Paris, 1904], y siguiendo ésta la española [“El crimen como pena, la pena como crimen”, en Revista General de Legislación y Jurisprudencia, 54, 108 (1906), pp. 274-294, 406-419, y 552-580, en trad. de María Luisa Martínez Reus y en donde a lo largo de texto aparecen intercaladas diversas notas en las que figuran las iniciales C. B. de Q., correspondientes a Constancio Bernaldo de Quirós y Pérez (1873-1959)] y por último la inglesa [Crime a punishment and punishment a crime, s. i., Washington D.C., 1909]. En cuanto a las ediciones en ruso, la conferencia se publicó el año 1901 [“Преступление как наказание, а наказание- как преступление (мотивы толстовского «Воскресения»)”, en Вестник права, 7-8 (Сентябрь- Октябрь, 1901), pp. 165-211, pero sólo alcanzó difusión con posterioridad [тип. Р. К. Лубковского, Киев, 1908, 2,ª ed., 1911].
Años más tarde y todavía en Alemania la revista jurídica Der Gerichtssaal (Stuttgart), 65 (1905), p. 222, le dedicaría escueta reseña.

65 Martin Maleček, “Etická koncepce Lva N. Tolstého jako problém českých národovců. Několik nejen historických poznámek k tématu L. N. Tolstoj a české myšlení”, en Sborník prací Filozofické fakulty Brněnské univerzity, 50 (2003). pp. 69-78.

66 Kart Kautsky, “Tolstoi und Bentrano”, en Die Neue Zeit, 19, 27 (1900-1901), pp. 20-28.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Servicios Académicos Intercontinentales S.L., Sitio alojado en Gunzenhausen, distrito de Weissenburg-Gunzenhausen,
Baviera, República Federal de Alemania. http://www.eumed.net/rev/rehipip/.
La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013.

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es o seghiri@uma.es


Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll

ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Número actual
Presentación
Normas de Publicación
Hemeroteca
Consejo de Redacción
Evaluadores Externos
Otras Revistas de EUMEDNET
Servicios Academicos Internacionales > Eumed.net > Revistas > rehipip