Gérard D. Guyon, Chrétienté de l’Europe. Fondations juridiques, con “Estudio preliminar” de J. Joblin, Ediciones Dominique Martin Morin, Bouère, 2010, 351 págs.

María Cristina Toledo Báez


 

ABSTRACT: La presente recensión se centra en una obra de Gérad D. Guyon, profesor emérito de Universidad Montesquieu de Burdeos IV (Francia), uno de los intelectuales católicos más significados dentro del panorama historiográfico francés. El autor hace entrar al lector en el proceso de formación y evolución de las instituciones jurídicas y en los valores cristianos que llevan aparejados, de forma que le permita constatar la relevancia de la religión católica en el desarrollo de Europa y de sus instituciones. El tema central de la obra que nos ocupa aborda la tendencia actual de relegar la religión, e incluso la vida espiritual, a la esfera privada debido a un multiculturalismo, presentado como ineluctable, cuya coexistencia ha de asegurar el Estado y que, como considera Guyon, podría entrañar el riesgo de impedir cualquier manifestación externa de la fe.

PALABRAS CLAVE: Gérard D. Guyon, Cristianismo, Europa, Occidente, Instituciones públicas.

En el prefacio de Chrétienté de l’Europe. Fondations juridiques, titulado « La tradition au défi: identité occidentale et universalisme », J. Joblin, profesor emérito de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, comienza puntualizando que la crisis de la civilización occidental y sus dificultades para adaptarse al actual mundo multicultural han sido objeto de estudio por parte de numerosos autores pero que, sin embargo, la obra que nos ocupa aporta la originalidad de hacer entrar al lector en el proceso de formación y evolución de las instituciones jurídicas y en los valores cristianos que llevan aparejados de forma que le permita constatar la relevancia de la religión católica en el desarrollo de Europa y de sus instituciones (pág. 8).

La originalidad mostrada es fruto de una erudición sin parangón. Gérard Guyon, profesor emérito de Historia del Derecho, de las Instituciones y de los hechos económicos y sociales de la Universidad Montesquieu de Burdeos IV (Francia), es uno de los intelectuales católicos de más renombre en el campo de la Historiografía del país galo. Gran experto en la materia, ha publicado más de trescientos trabajos entre libros, artículos, comunicaciones y recensiones de la disciplina en la que ha sido y es docente, aunque fundamentalmente se ha centrado en los Derechos de la antigüedad, Derecho romano, Historia del derecho penal e Historia de las instituciones eclesiásticas.

El tema central de la obra que nos ocupa, como hemos especificado anteriormente, aborda la tendencia actual de relegar la religión, e incluso la vida espiritual, a la esfera privada debido a una multiculturalismo, presentado como ineluctable, cuya coexistencia ha de asegurar el Estado y que, como considera Guyon, podría entrañar el riesgo de impedir cualquier manifestación externa de la fe. Dicho fenómeno obedece a dos factores: por un lado, la convicción de la sociedad política moderna de que los pueblos europeos han de eliminar todo lo que pueda recordar a la presencia del cristianismo en la historia de Europa, en el derecho y en las instituciones, incluida la Constitución Europea; por otro lado, el rechazo global de la religión (p. 214).

El libro consta de 12 capítulos, un apartado final de conclusiones, un prefacio, un prólogo y un apartado de bibliografía, aparte de un índice alfabético y de un índice por materias. Dado que la organización de los capítulos es algo desigual y, a nuestro juicio, dificulta en cierta medida la comprensión del tema central, estimamos oportuno comentar la obra a través de las tres partes principales que la conforman: una primera en la que se analizan pormenorizadamente las raíces cristianas antiguas y medievales, una segunda sobre el derecho situado entre el dogma y la historia y, por último, una tercera sobre la originalidad jurídica y política del legado cristiano. La última parte es, sin ambages, la de mayor interés para el campo de Historia de las ideas políticas y de las instituciones públicas, tal y como demostraremos más adelante.

En la primera parte, basada en la historia de la religión cristiana en la Antigüedad y en la Edad Media, Guyon declara que los primeros siglos de la cristiandad han sido el momento clave de una aculturación-enculturación en la que la fe nueva y la sociedad imperial romana se vieron profundamente transformadas. En este punto, entran en juego los Padres de la Iglesia, los grandes autores cristianos, que fueron, a la vez, vectores y testigos de estos cambios (p. 45). De acuerdo con Gérad D. Guyon, sin ellos, ni el mensaje cristiano ni la tradición sobre la cual reposa no habrían llegado hasta nosotros. Sin ellos, Roma y su civilización no habrían entrado en el cristianismo impregnándolo de reglas que incluso en nuestros días siguen vigentes. Sin ellos, Europa no habría recibido el marco normativo e institucional del cual nuestro universo es heredero (p. 78). No obstante, el autor también reconoce la valía y la aportación de las órdenes religiosas, entre las cuales concede un tratamiento especial a la orden de San Benito gracias a su eficaz medida jurídica del tiempo cristiano (pág. 82).

Si la primera parte del libro relata los inicios del cristianismo en los territorios europeos, la segunda parte está consagrada a las mieles y las hieles de la unidad católica. Fruto de una alianza entre la herencia griega, el legado romano y el evangelio, nació una civilización magnífica que desempeñó el papel de lugar de referencia de la transmisión de un modelo de valores, entre los cuales despunta el ejercicio de poder respetando la Ley de Dios (p. 156). Sin embargo, la proclamada unidad de la “Respublica christiana” se pondrá a prueba con el cisma católico-protestante, el cual provocará una división profunda de Europa en un mundo en el que la universalidad de la fe infiere en la política y postula su unidad. La aparición de las dos “Romas”, esto es, la Roma del Vaticano y la Ginebra de Calvino (1509-1564), también llamada “Nueva Roma”, no sólo da lugar a una separación teológica y eclesiástica, fruto del enfrentamiento de la autoridad pontifical y de la crítica al legalismo romano, sino que también implica una transformación de los aspectos clásicos de la teoría de la subordinación del poder político al poder religioso, de la sumisión de la “potestas” de los príncipes a la “auctoritas” de los papas (p. 164).

La tercera parte del libro, dedicada a la originalidad jurídica y política del legado cristiano, constituye, como ya remarcamos, el ámbito de mayor relevancia para nuestro campo de estudio pues se centra, entre otras cosas, en las aportaciones del derecho canónico a los sistemas jurídicos de nuestro continente. Comienza Guyon por estudiar la influencia del Derecho canónico sobre los derechos seculares europeos y argumenta al respecto que si el Derecho canónico, considerado como el culmen del Derecho romano, se ha convertido en la única fuente de derecho, única “fons legis”, se justifica por ende la convicción de que se encuentra perfectamente adaptado a la construcción de una nueva civilización europea que emule la perfección de aquella que se construyó sobre el modelo jurídico de Roma (p. 231). En consecuencia, el autor defiende una cristianización del Derecho en Europa que tiene su influencia en el seno del Derecho privado, el Derecho penal, el Derecho constitucional, el Derecho internacional público y el Derecho electoral.

En lo que concierne al apartado de conclusiones, Guyon se centra en sintetizar el análisis del libro mediante el estudio de Europa y la confrontación histórica del catolicismo, la democracia y la libertad. En cuanto al binomio fe cristiana-democracia, el autor arguye que se basa en el principio de separación entre los deberes de Dios y los del Estado resumido en el adagio «Quae sunt Caesaris Caesari et quae sunt Dei Deo», si bien aclara que, a su parecer, el catolicismo no puede estar de acuerdo con la idea de una verdad totalmente libre sin tener en cuenta la fe (p. 305). Continúa aclarando que el católico considera que la democracia tiene una debilidad intrínseca al haber hecho desaparecer toda adhesión formal y exterior a una religión y, por extensión, a un Dios; además, considera que relegar la religión a la esfera íntima de la conciencia individual y a la práctica cultural privada comporta un profundo desequilibrio. Para terminar declara Guyon que el Derecho, incluyendo el Derecho constitucional que emerge como norma última, ya no sirve más al bien común, sino que se ha reducido a un conjunto de técnicas procedimentales abstractas o investidas de una moral circunstancial y cambiante a merced de las mayorías sucesivas (p. 319).

Comenzamos esta recensión aludiendo al prefacio de la obra y, como colofón, volvemos al mismo para exponer la solución que, según Joblin, propone nuestro autor (p. 11): invitar a los actores sociales y políticos a tomar conciencia de que las nuevas reglas destinadas a promover el universalismo y el reconocimiento de todos los hombres, sea cual sea la tradición cultural con la que se definan, pueden y deben tomar en consideración la antropología jurídica de Occidente. [Recibido el 18 de enero de 2011.]


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Servicios Académicos Intercontinentales S.L., Sitio alojado en Gunzenhausen, distrito de Weissenburg-Gunzenhausen,
Baviera, República Federal de Alemania. http://www.eumed.net/rev/rehipip/.
La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013.

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es o seghiri@uma.es


Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll

ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Número actual
Presentación
Normas de Publicación
Hemeroteca
Consejo de Redacción
Evaluadores Externos
Otras Revistas de EUMEDNET
Servicios Academicos Internacionales > Eumed.net > Revistas > rehipip