Orazio Cancila, Storia dell’Università di Palermo dalle origini al 1860, Editori Laterza, Firenze, 2007, 695 págs.

Guillermo Hierrezuelo Conde


 

ABSTRACT: Estudio profundo y bien documentado de la Historia de la Universidad de Palermo hasta el año 1860. También se detiene en otras Universidades sicilianas como la de Messina y la de Catania. Presta particular atención a los estudios de Jurisprudencia y Medicina.

PALABRAS: Universidad, Palermo, Messina, Catania, Derecho civil, Derecho canónico, Orazio Cancila.

Palermo aún tenía la consideración de capital del Reino de Sicilia en 1434, cuando el monarca Alfonso el Magnánimo concedió a la ciudad de Catania el placet para la fundación de un Studium generale. En 1444 el papa Eugenio IV decretaba la bula que creaba el Siculorum Gymnasium, es decir, el ateneo catanés, con la potestad de conferir enseñanzas en Teología, Derecho civil, Derecho canónico y Medicina, manteniendo todos los privilegios de otras Universidades y, en particular, de Bolonia. Orazio Cancila considera lógico suponer que Palermo no renunciaba a tener su Universidad. Por otro lado, existían disposiciones en virtud de las cuales el acceso a los cargos públicos estaba reservado a los licenciados en las dos Universidades sicilianas (p. 20). En torno al año 1630 maduró la idea de que podía nacer una Universidad en Palermo. Efectivamente, ya en el siglo XVII, los jesuitas gozaban de la potestad para otorgar licenciaturas en Filosofía y en Teología y, en todo caso, con anterioridad a 1637. Con la expulsión de la Compañía de Jesús de los reinos de Nápoles y de Sicilia en 1767 se clausuraron los colegios de esta orden, si bien con el transcurrir de los años se restituirían todos los bienes incautados a los Jesuitas.

Un hecho relevante supuso la renuncia en 1780 por parte de Rosario Savoia a la cátedra de Medicina práctica. En febrero de 1786 se establecía la institución de una cátedra de Retórica sublime y la escisión de la cátedra de Historia natural y Botánica (p. 92). La Revolución francesa de 1789 supuso un cambio político favorable a la reforma y al desarrollo de la Academia de Palermo. En realidad, como indica Orazio Cancila, la bula del Papa Eugenio IV en 1444 no concedía a Catania ningún privilegio, tanto es así que fue Felipe IV el que concedió la posibilidad de la laurea tanto en Palermo como en Messina (p. 125). Según la documentación obrante, la mayor parte de las fuentes de financiación de la nueva Universidad, a fecha de 22 de agosto de 1805, procedían de la asignación de los fondos de la hacienda de la Compañía de Jesús.

La presencia del monarca Fernando y de la Corte en Palermo, capital del reino borbónico, constituía una novedad de relieve para la nueva ciudad y también para la Universidad. Durante la década de 1806-1816, el primero después de la institución de la Universidad de los estudios, que coincidía con la presencia de la Corte en Palermo, la población estudiantil se incrementó en una media anual de 460 estudiantes, lo que suponía un aumento notable respecto al decenio precedente, que había contado con una media de 277 estudiantes. Entre octubre y noviembre de 1809 el monarca aceptó la propuesta de reforma universitaria realizada por la Junta (p. 232). Hasta 1809 la Universidad de Palermo licenciaba básicamente a abogados y médicos. De hecho, el 8 de noviembre de 1809 se exigía a los estudiantes que querían ejercer la profesión de médicos conseguir necesariamente la licenciatura en la Universidad, para evitar subterfugios como el no pago de las tasas. El Decreto de 22 de enero de 1817 equiparó las dos Universidades de Palermo y de Catania a la de Nápoles, lo que confirmaba el privilegio de conferir grados doctorales en estas universidades. Esta obligación de título universitario para el ejercicio de determinadas profesiones, así como para el acceso a determinados empleos públicos hizo que el Ateneo de Palermo adquiriera nuevamente la relevancia que tuvo antaño. En el período comprendido entre 1825-1826 se inició un proyecto de reforma universitaria, que hacía referencia a los cuatro estudios tradicionales de Teología, Filosofía, Derecho y Medicina, obviando la creación de una Facultad de Ciencia Física y Matemática, como la existente en Nápoles (pp. 355-405). Pero durante algunos años, hasta 1839, dejó de hablarse de la reforma de los reglamentos de la Universidad de Palermo. En octubre de 1834, el Gobierno decidió instituir en la Universidad de Palermo la cátedra de Química aplicada a las artes. Pero uno de los principales problemas que tuvieron estas Universidades fue la cuestión de los sustitutos. Efectivamente, con la apertura del año académico 1837-1838, debía afrontarse nuevamente el tema del nombramiento de los interinos. Las enseñanzas universitarias en Palermo estaban distribuidas en cinco facultades, además del Colegio de Bellas Artes: Teología, Jurisprudencia, Ciencia Médica, Ciencia Física y Matemática, Filosofía y Literatura. De ahí la necesidad de establecer mecanismos para la selección de los docentes, así como la regulación de los exámenes y la normativa que los estudiantes debían cumplir y asumir para el buen funcionamiento de esta institución. En el aula, el docente constituía la máxima autoridad para el mantenimiento del orden y de la docencia. Otro momento importante fue cuando, con el inicio del año académico 1839-1840, se planteó el problema de la cobertura de la enseñanza de la Historia natural (p. 520).

El 12 de enero de 1848 la población de Palermo se levantó contra los Borbones, dando inicio a las revoluciones europeas. Los docentes de la Universidad de Palermo participaron en las labores parlamentarias e hicieron importantes aportaciones al servicio de la causa revolucionaria (p. 573). De hecho, la Cámara de los Comunes votó el 13 de abril de ese mismo año la supresión de esta estirpe del trono de Sicilia. Con el retorno de los Borbones, en mayo de 1849, fue anulado el nombramiento del gobierno revolucionario, pero ya muchos docentes habían optado por la vía del exilio.

Esta obra pretende conmemorar el bicentenario de la fundación de la Universidad de Palermo. De hecho, el archivo histórico de la Universidad tan sólo ha sido recientemente ordenado en la parte más antigua. Por este motivo, el autor considera la importancia y notable consistencia de la documentación del fondo de la Consejo Superior de la Instrucción Pública y Educación y valora como fundamental la necesidad de concentrar su trabajo hasta el período de 1860. [Recibido el 12 de enero de 2011].


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Servicios Académicos Intercontinentales S.L., Sitio alojado en Gunzenhausen, distrito de Weissenburg-Gunzenhausen,
Baviera, República Federal de Alemania. http://www.eumed.net/rev/rehipip/.
La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013.

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es o seghiri@uma.es


Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll

ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Número actual
Presentación
Normas de Publicación
Hemeroteca
Consejo de Redacción
Evaluadores Externos
Otras Revistas de EUMEDNET
Servicios Academicos Internacionales > Eumed.net > Revistas > rehipip