Rectificación de Guillermo Hierrezuelo Conde a la recensión del libro de Juan Francisco Baltar Rodríguez, El Protonotario de Aragón. 1472-1707. La Cancillería aragonesa en la Edad Moderna, Zaragoza, colección “El Justicia de Aragón”, 2001, 415 págs.

Guillermo Hierrezuelo Conde


 

ABSTRACT: En 2002 publicó Guillermo Hierrezuelo Conde, una recensión de un libro de Juan Francisco Baltar Rodríguez editado por el Justicia de Aragón en 2001 y dedicado al Protonotario de Aragón. Hacía en la citada recensión grandes elogios de Baltar. Hace poco se tuvo conocimiento del error en que había incurrido pues había plagios flagrantes en dicha obra. Rectifica aquí lo publicado en su momento y señala el conjunto de plagios de Baltar hechos a una tesis doctoral inédita de José Solís de 1999, que todavía no se ha publicado, y cuyo contenido Baltar conocía por haber sido miembro suplente de la Comisión llamada a evaluar dicha memoria sobre la que emitió un informe positivo. El asunto es mayormente grave cuando el plagio se hace de algo que es inédito, pero que goza de la protección y publicidad de haber sido defendido ante un tribunal y además con el abuso de confianza que conlleva que Baltar, conociéndolo por su oficio, lo plagie.

PALABRAS CLAVE: Protonotario de Aragón, Juan Francisco Baltar, Rectificación, Copias, Plagios.

En este texto se recoge una rectificación nuestra (Guillermo Hierrezuelo Conde) a la recensión del libro de Juan Francisco Baltar Rodríguez, profesor titular de Historia del derecho y de las instituciones en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, publicada en la Revista de Estudios Histórico-Jurídicos, de Valparaíso, vol. XXIV (2002), pp. 433-434, donde hacíamos afirmaciones elogiosas de Baltar que no podemos mantener tras el descubrimiento de cuestiones que ignorábamos en su momento. Esperamos igualmente que Miguel Ángel Chamocho Cantudo, que publicó también recensión elogiosa del libro de Baltar en Rudimentos legales. Revista de Historia del Derecho, nº 3 (2001), publique una rectificación de lo que dijo, pues de lo contrario su credibilidad científica queda en entredicho, como estaba la mía hasta el día de la fecha, el 28 de diciembre de 2010.

Este libro del año 2001 contiene, en el texto y en las notas a pie de página del capítulo 5 y del capítulo 6 de la parte dedicada al “Desarrollo histórico” de la Protonotaría de Aragón, numerosos párrafos copiados literalmente de la tesis doctoral inédita de José Solís, así como muchas citas bibliográficas y referencias de documentos del Archivo Histórico Nacional tomadas y copiadas por Baltar –dándolas y haciéndolas pasar como aportaciones propias– de dicha tesis doctoral inédita de Solís, del año 1999 y titulada La Administración española del archiduque Carlos. Consejos y Juntas en la Monarquía de Carlos de Austria de España. Semejante actividad de “copión” o “copista” de la obra ajena –lo cual presuntamente era “plagio” en el año 2001 y que en la actualidad se encuentra ya prescrito como tal delito por haber transcurrido 5 años desde su ejecución– Juan Francisco Baltar trataba de encubrirla o disimularla torpemente, por medio de la nota 449 de la p. 183 de este libro, nota referida únicamente al capítulo 6 y que no dice nada sobre el capítulo 5. La citada nota 449 del libro de Juan Francisco Baltar constituye, en realidad, un reconocimiento o una confesión de parte, puesto que no consigue otro efecto que reconocer y proclamar el presunto “plagio” o la “copia” que ha realizado. No llega ni a citar el nombre del autor copiado, como no indica tampoco en ninguna parte el título ni la fecha de la tesis doctoral inédita copiada, que no se incluye, por cierto, en la abundante y no siempre utilizada “bibliografía” de este libro. La verdad es que el profesor Solís (según precisa advertencia que nos ha sido hecha por su parte) en ningún caso, ni en ningún momento, “ha tenido la amabilidad” de facilitar al profesor Baltar “esta información sobre el protonotario”, en contra de lo que se afirma en la nota 449 del libro. Lo “plagiado” o “copiado” por Baltar no es “información”, sino pura y simple copia literal del texto de la tesis doctoral de Solís y apropiación indebida de las fuentes tanto manuscritas o documentales como impresas o bibliográficas utilizadas por Solís.

Tan sólo falta añadir el “pequeño detalle” de que Juan Francisco Baltar formó parte como miembro suplente –y en tal concepto emitió y firmó el informe preceptivo (naturalmente favorable)– del tribunal encargado de juzgar, apenas dos años antes de la publicación de este libro, la tesis doctoral de José Solís, quien tuvo que esperar hasta el año 2008 para ser profesor titular de Historia del derecho y de las instituciones de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza.

En el capítulo 5 de la parte dedicada al “Desarrollo histórico” de la Protonotaría de Aragón, capítulo titulado “Los últimos protonotarios” (pp. 171-182), el “plagio” o la “copia” de la tesis doctoral inédita de José Solís realizada en este libro de Juan Francisco Baltar ha consistido en lo siguiente:

1º) En el texto de las pp. 171-172, Baltar ha incluido un párrafo de diez líneas copiado literalmente de las pp. 315-316 de la tesis doctoral de José Solís.

2º) En la nota 410 de la p. 171 (una nota de siete líneas), Baltar ha copiado literalmente la nota 942 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar como propias las referencias bibliográficas indicadas en dicha nota 942 de la tesis doctoral de Solís, entre las cuales se incluyen las Constitucions, capitols y actes de Cort publicados en Barcelona en los años 1702 y 1704.

3º) En el texto de las pp. 172-173, Baltar ha incluido un párrafo de seis líneas copiado literalmente de la p. 315 de la tesis doctoral de Solís.

4º) En la nota 411 de la p. 172, Baltar ha copiado literalmente la nota 943 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar como propia la referencia bibliográfica indicada en dicha nota 943 de la tesis doctoral de Solís.

5º) En la nota 414 de la p. 172, Baltar ha copiado literalmente la nota 939 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar como propia la referencia bibliográfica indicada en dicha nota 939 de la tesis doctoral de Solís.

6º) En la nota 415 de la p. 173, Baltar ha copiado literalmente la nota 940 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar como propia la referencia indicada en dicha nota 940 de la tesis doctoral de Solís, que son las Constitucions, capitols y actes de Cort publicados en Barcelona en el año 1706.

7º) En la nota 416 de la p. 173, Baltar ha copiado literalmente la nota 941 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar como propia la referencia bibliográfica indicada en dicha nota 941 de la tesis doctoral de Solís.

En el capítulo 6 de la parte dedicada al “Desarrollo histórico” de la Protonotaría de Aragón, capítulo titulado “La Protonotaría con el archiduque Carlos” (pp. 183-187), el “plagio” o la “copia” de la tesis doctoral inédita de José Solís realizada en este libro de Juan Francisco Baltar ha consistido en lo siguiente:

1º) En el texto de la p. 183, Baltar ha incluido un párrafo de diez líneas copiado –literalmente o con alguna paráfrasis inconfundible– de las pp. 313-314 y de la nota 934 de la tesis doctoral de Solís.

2º) En la nota 450 de las pp. 183-184 (una nota de diez líneas), Baltar ha copiado literalmente del texto de la p. 316 y el contenido de la nota 944 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar como propias las referencias bibliográficas indicadas en dicha nota 944 de la tesis doctoral de Solís.

3º) En el texto de la p. 184, Baltar ha incluido un párrafo de diecinueve líneas copiado literalmente de la p. 314 de la tesis doctoral de Solís.

4º) En la nota 451 de la p. 184, Baltar ha incluido una frase copiada literalmente del texto de las pp. 314-315 de la tesis doctoral de Solís, dando además como suya la referencia bibliográfica contenida en la nota 935 de la tesis doctoral de Solís.

5º) En la nota 452 de la p. 184, Baltar ha incluido como suyas las referencias bibliográficas contenidas en las notas 936, 937 y 938 de la tesis doctoral de Solís.

6º) En el texto de la p.184, Baltar ha incluido también un párrafo de dos líneas y media copiado literalmente de la p. 316 de la tesis doctoral de Solís.

7º) El “copieteo” de la nota 453 de la p. 184 de este libro de Baltar consiste en haber copiado literalmente de la p. 316 de la tesis doctoral de Solís.

8º) En el texto de la p. 185, Baltar ha incluido un párrafo de tres líneas copiado literalmente de la p. 311 de la tesis doctoral de Solís.

9º) En el texto de la p. 185, Baltar ha incluido también un párrafo de once líneas copiado literalmente de las pp. 188-189 de la tesis doctoral de Solís.

10º) El contenido de la nota 454 de la p. 185 de este libro de Baltar ha sido copiado literalmente de la p. 189 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar además como aportación propia la referencia del Archivo Histórico Nacional indicada en la nota 489 de la tesis doctoral de Solís.

11º) El contenido de la nota 455 de la p. 185 de este libro de Baltar ha sido copiado literalmente del párrafo segundo de la nota 965 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar además como aportación propia las dos referencias bibliográficas indicadas en dicho párrafo segundo de la nota 965 de la tesis doctoral de Solís.

12º) En el texto de la p. 185, Baltar ha incluido asimismo un párrafo de seis líneas copiado literalmente de la p. 321 de la tesis doctoral de Solís.

13º) En el contenido de la nota 456 de la p. 185 de este libro, Baltar ha hecho pasar como aportación propia la referencia documental del Archivo Histórico Nacional indicada en la nota 956 de la tesis doctoral de Solís.

14º) En el texto de las pp. 185-186, Baltar ha incluido un párrafo de cinco líneas copiado literalmente de la p. 321 de la tesis doctoral de Solís.

15º) El contenido de la nota 457 de la p. 186 de este libro de Juan Francisco Baltar ha sido copiado literalmente de la p. 321 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar además como aportación propia las dos referencias documentales del Archivo Histórico Nacional indicadas en las notas 957 y 958 de la tesis doctoral de Solís.

16º) En el texto de la p. 186, Baltar ha incluido un párrafo de cuatro líneas copiado literalmente de la p. 322 de la tesis doctoral de Solís.

17º) El contenido de la nota 458 de la p. 186 de este libro de Baltar, ha sido copiado literalmente de la p. 322 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar además como aportación propia las dos referencias documentales del Archivo Histórico Nacional indicadas en las notas 959 y 960 de la tesis doctoral de José Solís.

18º) En el texto de la p. 186, Baltar ha incluido también un párrafo de nueve líneas copiado literalmente en las pp. 322 y 323 de la tesis doctoral de Solís.

19º) El contenido de la nota 459 de la p. 186 de este libro de Baltar está copiado literalmente del párrafo tercero de la nota 965 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar además como aportación propia la referencia bibliográfica indicada en dicho párrafo tercero de la nota 965 de la tesis doctoral de Solís.

20º) En el texto de la p. 186, Baltar ha incluido asimismo un párrafo de otras dos líneas copiado literalmente de las pp. 323-324 de la tesis doctoral de Solís.

21º) En la nota 460 de la p. 186 de este libro, Juan Francisco Baltar ha copiado literalmente y ha hecho pasar como aportación propia la referencia documental del Archivo Histórico Nacional indicada en la nota 968 de la tesis doctoral de Solís.

22º) En el texto de las pp. 186-187, Baltar ha incluido un párrafo de ocho líneas copiado literalmente de la p. 324 de la tesis doctoral de Solís.

23º) El contenido de la nota 461 de la p. 187 de este libro de Baltar está copiado literalmente de la p. 325 de la tesis doctoral de Solís, haciendo pasar además como aportación propia de Baltar la referencia documental del Archivo Histórico Nacional indicada en la nota 972 de la tesis doctoral de Solís.

24º) En el texto de la p. 187 Baltar ha incluido un párrafo de doce líneas copiado –literalmente o de forma parafraseada– de las pp. 345 y 346 de la tesis doctoral de Solís.

25º) En la nota 462 de la p. 187 de este libro, Baltar ha dado y ha hecho pasar como aportación suya la referencia del manuscrito de las Narraciones históricas de Francisco de Castellví indicada en la nota 1070 de la tesis doctoral de Solís.

Pero a los ojos de la comunidad científica no pueden pasar ocultos otros misterios sobre la actividad de Juan Francisco Baltar, como se patentiza en el seguimiento minucioso que debe hacerse de cómo Baltar copia a Jesús Morales Arrizabalaga. Ver en concreto Baltar, en La Capitanía general de Aragón (1711-1808), Colección El Justicia de Aragón, Zaragoza, 2009, y Morales, La derogación de los Fueros de Aragón (1707-1711), Instituto de Estudios Altoaragoneses, Zaragoza, 1986, sin cita en pp. del primero 39, 40, 41, 338, 339, 340, 341, 348, 362, 379, 393, y del segundo pp. 82, 86, 87, 88, 90, 91, 96 y 98.

Cita Baltar en La capitanía general de Aragón la obra monumental de Alfonso García-Gallo, que recoge varios trabajos suyos, titulada Los orígenes españoles de las instituciones americanas. Estudios de derecho indiano, pero hay varias ocasiones en que Baltar copia a Don Alfonso García-Gallo, sin citarlo, párrafo por aquí, párrafo por allá, cita indirecta por aquí, cita indirecta o directa por allá (Baltar, p. 21 de García-Gallo, p. 958 y 959: cita otros trabajos de García-Gallo, pero no aquel del que copia y el “copieteo” está en nota y texto; Baltar, p. 24 y García-Gallo, p. 980, sin citarlo; Baltar, p. 42 toma de García Gallo, pp. 967 y 975, sin citarlo; Baltar, p. 43 usufructúa algo de García Gallo, p. 962, sin mencionar el estudio de García Gallo que está manejando, quien a su vez tomaba el dato de José de Viera y Clavijo, citándolo; Baltar, p. 43 toma de García-Gallo, p. 980, sin citarlo; Baltar, p. 50 sigue a García-Gallo, p. 975, sin citarlo; Baltar, p. 198 y García-Gallo, p. 980, sin citarlo; Baltar, p. 206 de Don Alfonso García-Gallo y de Diego, p. 980, sin citarlo; Baltar, p. 207 y García-Gallo, p. 980, sin citarlo; Baltar, p. 331 y García-Gallo, p. 964, sin citarlo, del que toma la referencia de Juan de Solórzano Pereyra; Baltar, p. 332 toma de García-Gallo, pp. 964 y 980, sin citarlo; Baltar, p. 352 toma de García-Gallo, p. 980, sin citarlo.

Además, Juan Francisco Baltar ha usufructuado muchos datos en sus trabajos de la monumental obra de Ernst Schäfer sobre El Consejo Real y Supremo de las Indias, Sevilla, 1935 y 1947, y reimp. de 1975, citándolo en algunas ocasiones y copiándolo sin cita en otras, dando como propias afirmaciones de Schäfer y, por supuesto, sin comillas. Veamos tres ejemplos en que Baltar no cita a Schäfer. ¿Es posible que la coincidencia entre ambos sea tan precisa o que Baltar redacte tan igual a Schäfer?:

«...del Lic. Gasca de Salazar, Presidente interino de Indias, de Don Francés de Alava, Consejero de Guerra y de los dos Secretarios Delgado y Antonio de Eraso... Indif. Gral. 1887» (Ernesto Schäfer, 1935, reimp. 1975, p. 170).

«...el licenciado Gasca de Salazar, Presidente interino de Indias, y Francés de Alava, consejero del de Guerra, y los secretarios Delgado y Antonio de Eraso... Indif. Gral., leg. 1887» [Juan Francisco Baltar, Las Juntas de Gobierno en la Monarquía hispánica (siglos XVI-XVII), Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 1998, p. 497, sin citar a E. Schäfer en este caso).

«...el nombramiento... del Gobernador y Capitán General de la Isla de San Martín y San Bartolomé, que era cargo de jurisdicción mixta, se hallan asimismo dos Consultas... la Junta y la Cámara... Consultas de 9 y 10-VI-1644... Indif. Gral. 763» (Ernesto Schäfer, 1935, reimp. 1975, p. 214).

«...el nombramiento... del Gobernador y Capitán General de la Isla de San Martín y San Bartolomé, que era un cargo de jurisdicción mixta, se dan dos consultas, una por la Junta y otra por la Cámara... Consultas del 9 y 10 de junio de 1644... Indif. Gral., leg. 763» (Juan Francisco Baltar, 1998, p. 513, por supuesto sin citar a E. Schäfer y dándolo como consultado por el propio Baltar).

«...su derecho de consultar... como la Cámara antigua de Indias, todos los asuntos de oficios y mercedes, mientras que para la Junta de Guerra debiesen quedar sólo las cosas militares de gobierno, guerra y justicia, y los despachos de las flotas. A lo sumo quería conceder que en provisiones militares de plazas y mercedes asistiesen a la Cámara los miembros actuales de la Junta, que eran Consejeros de Indias, y previamente citados tres Consejeros de Guerra, aunque con esto se aumentaría indebidamente el números de los miembros de la Cámara... Indif. Gral. 763, Consulta de a Cámara de Indias, de 10-V-1644» (Ernesto Schäfer, 1935, reimp. 1975, p. 213).

«...su derecho... de consultar todos los asuntos de plazas militares, oficios y mercedes en Indias, como lo había hecho la antigua Cámara, a lo más se permitía que asistieran en las provisiones de plazas y mercedes los miembros de la Junta pertenecientes al Consejo de Indias, y tres del de Guerra, previamente citados... , aunque esta solución aumentaría... el número de miembros de la Cámara. Mientras que para la Junta de Guerra quedarían únicamente los temas militares de gobierno, guerra y justicia... y despacho de las flotas... Consulta de la Cámara de Indias de 10 de mayo de 1664... Indif. Gral., leg. 763» (Juan Francisco Baltar, 1998, p. 514; son demasiadas coincidencias para no citar a Schäfer y, por supuesto, no poner comillas sino dar como propio ese párrafo y esa consulta).

Agradezco a la redacción de la Revista europea de Historia de las ideas políticas y de las instituciones públicas el que me hayan permitido publicar, para tranquilidad de mi conciencia, esta rectificación de lo que escribí en su momento. Si Juan Francisco Baltar o cualquiera de sus allegados respondiera a estas anotaciones, solicitaría de la redacción de esta publicación periódica poder incluir a doble columna un cotejo minucioso de esta enojosa actividad llevada a cabo por el copión. También desearía, con un sistema a doble columna (a la izquierda el autor plagiado, con su texto plagiado y la fecha y página y a la derecha el copión, copista o plagión con las circunstancias indicadas), poder editar una amplia relación de cotejos plagiarios descubiertos por mí de autores que han sido objeto de copias vergonzosas.

Los copiados son Francesco Calasso, Celestino Pardo, Alfonso Otero, Rodríguez Mourullo, Rafael Gibert y Sánchez de la Vega, José A. Escudero, Ricardo Gómez Rivero, Carmen Sevilla, Luis Antonio Ribot García, Jesús Morales Arrizabalaga (profesor titular de Historia del derecho y de las instituciones de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza), Alfonso García-Gallo y Ernst Schäfer, entre otros.

En cualquier caso vamos a tener una buena oportunidad con ocasión de la aparición del homenaje a José Antonio Escudero López. Él sabe perfectamente quienes son los 8 plagiarios (descubiertos hasta ahora, pues hay quienes afirman que el número es casi el doble) próximos o ya alejados de su escuela, desde la baronesa de Franckenau y señora de las cuatro villas encartadas de Copyotero, Copycalasso, Copypardo y Copymourullo, pasando por los que copiaron proyectos docentes, uno de ellos 143 páginas (no 160, que ya se sabe que eran 143; previamente el suyo escrito por él era de 5 y media páginas, no de 16), limpiamente sin modificaciones sacadas de un disquette y dadas como propias para ganar un concurso de profesor contratado para subir los puntos que le hacían falta desplazando a otro que le superaba y luego además volvió a presentar dicho proyecto en una habilitación con escasos añadidos, hasta aquél que viajaba de Jerusalén a Roma y de Roma a Jerusalén hablando alemán, italiano, francés, latín e inglés y luego en 2005 y 2006 solo hablaba y escribía en castellano, o que fue de Bilbao a Toledo ciento setenta y cuatro veces sin pasar por Simancas antes del 1 de noviembre de 2007.

Si aparecen allí en el citado homenaje al maestro Escudero, al comentar sus colaboraciones, solamente haremos referencia a sus actividades copísticas, dando el mayor número de detalles donde localizarlas y describiendo en qué consisten, no ocupándonos del contenido de su artículo. No creemos que a ellos les interese, ni Escudero salga beneficiado en su homenaje con semejante acompañamiento de copistas, plagiones y plagiarios. Y para ello, al estilo de los clásicos, me ceñiré de fortaleza y no se me caerán las alas del corazón a la hora de decir la verdad, porque “Neukommen willkommen”. Si no aparecen en el homenaje no habrá necesidad de comentar nada al respecto y nos ahorraremos el correspondiente sepancuantos.

No quisiera terminar mi rectificación sin ofrecer dos botones de muestra sobre dos personajes sugestivos al máximo, finísimos donde los hubiera, Felipe Gallart y Juan Francisco de Verneda.

José Solís escribió literalmente de ellos en 1999, en su tesis entonces inédita y ahora ya no tanto porque la vamos conociendo a través del copión. Baltar no da la impresión de que haya sido besado ni por las Musas ni por las Gracias para tener semejantes coincidencias con Solís:

«Establecida desde entonces la Secretaría de Cataluña, figuraron como Oficiales de la misma... Juan Francisco de Verneda, Felipe Gallart, Juan Rusiñol y Agustín Pedrosa. El primero de ellos, Juan Francisco de Verneda, será más adelante... Secretario de la Negociación de Cataluña y Lugarteniente de protonotario de la Corona de Aragón; por su parte, también los otros tres oficiales mencionados continuarían en la Secretaría de Cataluña de este Consejo de Aragón del Archiduque» (Solís, 1999, p. 316).

«Establecida desde entonces la secretaría de Cataluña, figuraron como Oficiales de la misma Juan Francisco de Verneda, Felipe Gallart, Juan Rusiñol y Agustín Pedrosa. El primero de ellos, Juan Francisco de Verneda, será más adelante secretario de la negociación de Cataluña y lugarteniente de protonotario de la Corona de Aragón; por su parte, también los otros tres oficiales mencionados continuarían en la secretaría de Cataluña de este Consejo de Aragón del archiduque...» (Baltar, 2001, nota 450, naturalmente sin citar a Solís).

«Consta que Felipe Gallart se mantenía en este empleo en marzo de 1713, cargo al que unía entonces el de Oficial Mayor de la Secretaría de la Orden de Montesa, “sirviendo sendos empleos con muy moderado salario”... En la designación de Felipe Gallart como Oficial primero de la Protonotaría del Archiduque Carlos no siguió de manera estricta la recomendación de la Junta Política, en cuya terna aparecía en primer lugar el aragonés Joaquín López de Cenedo. Éste recibió, en cambio, el nombramiento de Oficial segundo de la Protonotaría, empleo para el que, al igual que en los anteriores, “pueden concurrir los de los tres reynos” de la Corona de Aragón» (Solís, 1999, p. 322).

«Consta que Felipe Gallart se mantenía en este empleo en marzo de 1713, cargo al que unía entonces el de Oficial Mayor de la Secretaría de la Orden de Montesa, “sirviendo sendos empleos con muy moderado salario”... En la designación de Felipe Gallart como Oficial primero de la Protonotaría del Archiduque Carlos no siguió de manera estricta la recomendación de la Junta Política, en cuya terna aparecía en primer lugar el aragonés Joaquín López de Cenedo. Éste recibió, en cambio, el nombramiento de Oficial segundo de la Protonotaría, empleo para el que, al igual que en los anteriores, “pueden concurrir los de los tres reynos” de la Corona de Aragón» (Baltar, 2001, nota 458, por supuesto sin citar a Solís).

Creo que resulta sumamente expresivo. A buen entendedor pocas palabras bastan. No es un problema ni de intertextualidad, ni mucho menos de intersexualidad, ni de superposición planetaria, sino un caso fehaciente en el que se observa la acción y el efecto de plagiar, es decir hacer propio lo que en realidad fue escrito por otro y sin citarlo, ni poner comillas. [Recibido el 28 de diciembre de 2010].


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Servicios Académicos Intercontinentales S.L., Sitio alojado en Gunzenhausen, distrito de Weissenburg-Gunzenhausen,
Baviera, República Federal de Alemania. http://www.eumed.net/rev/rehipip/.
La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013.

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es o seghiri@uma.es


Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll

ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Número actual
Presentación
Normas de Publicación
Hemeroteca
Consejo de Redacción
Evaluadores Externos
Otras Revistas de EUMEDNET
Servicios Academicos Internacionales > Eumed.net > Revistas > rehipip