BULLETIN DE LA SOCIÉTÉ ROYALE D’HISTOIRE DU PROTESTANTISME BELGE (Calvin parmi nous)

Manuel J. PELÁEZ


Para citar este artículo puede utilizarse el siguiente formato:

Manuel J. Peláez (2015): «Bulletin de la Société Royale d’Histoire du Protestantisme Belge», en Kritische Zeitschrift für überkonfessionelles Kirchenrecht, n. 2 (febrero de 2015). En línea puede leerse esta noticia en: http://www.eumed.net/rev/rcdcp/02/mjp4.html

Resumen: Ha aparecido hace poco con retraso el tomo 144, nº 1 (2012), del Bulletin la Société royale d’Histoire du Protestantisme belge, que está dedicado íntegramente a Juan Calvino (1509-1564), bajo el título Calvin parmi nous. Se publican tres amplios artículos sobre las relaciones de Calvino con los anabaptistas y con el judaísmo. Otro de los colaboradores de este número cuestiona la teoría de Max Weber sobre la relación entre el protestantismo y el desarrollo del capitalismo. No perdamos de vista que Raymond Boudon había estudiado con fruto los conceptos de racionalización de la vida moral y de racionalidad axiológica en el pensamiento de Max Weber. Jean-Christian Sombreffe cuestiona si Calvino tiene o no que ver con los orígenes de la democracia.

Palabras clave: Émile Braekman, Annie Noblesse-Rocher, Hugh R. Bodin, Juan Calvino, Anabaptistas, Calvino y las mujeres, Principado de Lieja, Bautismo, Cena.

Se anuncia en el inicio de este número del Bulletin la Société royale d’Histoire du Protestantisme belge, lo que ya se había puesto en conocimiento de los lectores, que Émile Braekman se retiraba del consejo de administración de la Sociedad Real de Historia del Protestantismo belga. Braekman animó a dedicar un número de la revista a Calvino y tuvo mucho que ver con la organización del Congreso celebrado en Lieja sobre Calvin et les femmes, cuyas actas aparecieron en la publicación periódica Foi et Vie. Revue de culture protestante, de 2010, en París.

La colaboración de Annie Noblesse-Rocher de la Facultad de Teología Protestante de Estrasburgo versa sobre “Jean Calvin et l’anabaptisme. Quelques rencontres réelles et imaginaires”, pp. 5-30. Pone de relieve en su artículo que Calvino aceptó contrastar sus ideas religiosas y el pensamiento que estaba elaborando con el anabaptismo en buena medida procedente de Holanda y también de estudiantes que lo cultivaron en el Principado de Lieja. Igualmente los judíos centraron la atención de Calvino. Puede verse al respecto la obra de este reformador Institution de la religion chrétienne, que es para los calvinistas obra capital de referencia. Tanto en Estrasburgo como en Ginebra, Calvino tuvo oportunidad de encontrarse con diversos anabaptistas. Zwinglio denunció con contundencia el anabaptismo. En determinados territorios de Suiza crecieron los anabaptistas y sus comunidades sembraron de inquietud a algunos reformadores suizos, entre otros temas en lo que se refería al significado teológico del bautismo, el libre arbitrio, la conducta de las comunidades anabaptistas y el reino de Cristo (p. 23). La relación de Calvino con el judaísmo se produce cuando desde 1539 busca la unidad substancial del Nuevo y del Viejo testamento, lo que le permitió a Calvino elaborar su doctrina sobre Israel. Distinguió Calvino entre el “Israel de Dios” que es el contenido en la Biblia y el “Israel según la cátedra”, que es posterior a la encarnación de Cristo. Este segundo Israel, a diferencia del primero, lo viste Calvino de connotaciones negativas, como «vanidad, superstición, incredulidad, impiedad, verdad» (p. 27). Sin embargo, el trato fundamental que tuvo Calvino no fue con los judíos de religión, sino con judíos convertidos al cristianismo.

Hugh R. Boudin, de la Facultad de Teología Protestante de Bruselas, en su artículo “Calvinisme et capitalisme. Deux frères jumeaux?”, pp. 31-59 cuestiona la conocida teoría de Max Weber (1864-1920), según la cual el desarrollo del capitalismo tuvo que ver con la moral reformada y señala la importancia que en este sentido el protestantismo llegó a desempeñar en el crecimiento económico y en el enriquecimiento privado. Conforme a la elaboración intelectual de Max Weber, el «conflicto cabe situarlo entre la ética social radical y el individualismo calvinista y se resuelve por un acomodamiento de la teoría religiosa a la realidad económica. El puritanismo emerge como la religión de la nueva clase comercial» (pp. 58-59). Sin embargo, Boudin sostiene que las cosas no fueron tan simples, pues «todos los protestantes reformados estarían lejos de ser capitalistas, y sin embargo numerosos capitalistas serían protestantes, más de la mitad de la población en general» (p. 59).

Cierra el presente número dedicado a Calvino, el artículo de Jean-Christian Sombreffe, quien temporalmente ha estado vinculado a la Universidad Libre de Bruselas, y que en esta oportunidad escribe sobre “Calvin et la Réforme. Precurseurs de la démocratie?” (pp. 61-85). Resalta la contribución a la democracia de parte de los protestantes y en concreto de la reforma calvinista que, al introducir nuevas ideas, cambió la concepción de la teoría del poder, pudiéndose hablar hasta cierto punto de una relación entre el calvinismo puesto en práctica en Ginebra y la democracia, como también en los cambios operados en las provincias unidas en el siglo XVII, la evolución del concepto de libertad como consecuencia de la libertad de conciencia en la formulación calvinista e igualmente en la propia estructura clerical de la Iglesia protestante unida de Bélgica, el que ésta admitiera el voto de las mujeres en la Asamblea de la Iglesia, después de la Primera Guerra Mundial. Reproduce Jean-Christian Sombreffe una cita del pastor protestante Jean Schyns: «¿Podemos nosotros, en nombre de la Escritura o de la Tradición, hacer de la mujer un ser inferior al hombre quitándole el derecho de tomar parte activa en las deliberaciones de la Iglesia? ¿Acaso dudais de que el cristianismo no ha hecho igual al hombre y a la mujer?» (p. 81). Dicha Asamblea reconoció de inmediato y además «por unanimidad, a las mujeres miembros de la Iglesia los mismos derechos que a los hombres» (p. 82). Configura, al término de su artículo, una alabanza adjetivada de la laicidad y señala que la presencia en la sociedad actual de ateos, agnósticos, politeistas, monoteistas y miembros de las diversas religiones no cristianas, hace que no se rechacen las religiones, pero sí que los poderes públicos marquen distancias respecto a las mismas y establezcan un trato de igualdad claro con respecto al fenómeno religioso en su puesta en práctica (p. 84).

Referente al contenido de este número de la revista, vemos conveniente señalar alguna indicación no puesta de relieve por los autores de los trabajos. Dentro de las obras de Calvino, su Brieve instruction pour armer tous bons fideles contre les erreurs de la secte commune des anabaptistes, edición de Mirjam van Veen, Ginebra, Librairie Droz, 2007, libro que se publicó en Ginebra en 1544, donde Calvino advierte, ya de buen inicio, que «escribir contra todas las falsas ideas y los errores de los anabaptistas, sería una materia muy extensa y casi un abismo del que no podría salir» (p. 38), indicando que los anabaptistas están llenos de fantasías y no son errores específicos, sino un laberinto de cosas absurdas que no se entiende cómo pueden ser concebidas por una mente humana.

Su obra magistral es el Catechismus seu Christianae religionis institutio ecclesiae Genevensis, que en las Opera omnia de Juan Calvino se recoge en versión latina y francesa, con edición a cargo de Anette Zillenbiller, Ginebra, Droz, 2002. Calvino en su Instruction et confession de foy dont on use l’Eglise de Genève, admite dos sacramentos, el bautismo y la cena. Lo especifica con claridad: «Est ergo sacramentum signum externum, quo bonam suam erga nos voluntatem Dominus nobis repraesentat ac testificatur, ac imbecillitatem fidei nostrae sustinendam. Aut brevius aut clarius: testimonium gratiae Dei, externo Symbolo declaratum. Duobus omnino sacramentis utitur Christiana Ecclesia» (p. 94, Quid sacramentum). En la versión en francés clásico añade: «c’est à sçavoir du baptesme et de la cene» (p. 95). [Recibido el 15 de abril de 2015].


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


REVISTA CRÍTICA DE DERECHO CANÓNICO PLURICONFESIONAL es una revista académica, editada y mantenida por Servicios Académicos Intercontinentales S.L. Sitio alojado en Gunzenhausen, distrito de Weissenburg-Gunzenhausen, Baviera, República Federal de Alemania.
Disponible en http://www.eumed.net/rev/rcdcp/index.htm

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es o ctoledo@um.es


Presidente del C.R.: Derek Davis
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll

ISSN versión online: 2341-3956
ISSN versión impresa: 2387-1873
Depósito legal: MA 2137-2014

Eumed.net > Revistas > Derecho