Revista OIDLES - Vol 1, Nº 1 (septiembre 2007)

BEST – PRACTICES DE LOS DISTRITOS INDUSTRIALES EN ITALIA.

El desarrollo de los distritos industriales en la Región Emilia-Romagna. Políticas de apoyo que explican el desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa. Lecciones de un proyecto nacido “desde abajo”.

- Parte II -

Por Loredana Ligabue, Bárbara Vetturini y Leandro Venacio§

 

1- Estructura socio-económica de la Región Emilia-Romagna

Emilia-Romagna (ER) es una de las veinte regiones en que está dividida Italia, y por sus características socio-económicas, una de las principales. Está situada en el norte italiano, limita con Lombardia, Veneto, Toscana, Liguria, Piemonte y Le Marche. Al este está bañada por el mar Adriático y su costa tiene un largo de 131 km.

Su nombre proviene de la antigua carretera construida por el cónsul romano Marco Emilio Lepido en el siglo II después de Cristo la cual se denomina “Via Emilia” y que atraviesa Italia desde el Valle septentrional del Po hasta el mar Adriático vinculando siete de las nueve ciudades capitales provinciales de la Región.

La Región está compuesta por nueve regiones: Piacenza, Parma, Reggio-Emilia, Modena, Bologna, Ferrara, Ravenna, Forlí-Cesena y Rimini.

 

Gráfico 1 – La Región Emilia-Romagna 

La llanura constituye cerca de la mitad del territorio, siendo su cuota el doble de la media italiana. La ER es una región metropolitana poli céntrica, caracterizada por la presencia de áreas urbanas de dimensiones medianas y pequeñas –ninguna pasa los 500.000 habitantes- unidas por un eficiente sistema de infraestructura de transportes que los integra en modo funcional, desde un punto de vista urbanístico, social y económico. Sólo ocho comunes de los 341 existentes superan los 100.000 habitantes.

ER tiene una posición geográfica estratégica, ya que se encuentra ubicada en el centro de las rutas y líneas ferroviarias en dirección tanto norte-sur como este-oeste. Además, al estar dotada de una elevada infraestructura, la región es centro de intensos intercambios comerciales con el resto de Italia, países de la Unión Europea, otros países europeos y el resto del mundo.

El nivel de ocupación de la región es el más elevado de Italia. En el 2004, la tasa de población ocupada comprendida en la franja que va de 15-64 años ha sido del 68,3%, superando a Trentino-Alto Adige con el 67,4% y al Valle d´Aosta con el 67,0%.

La tasa de desocupación ha sido del 3,7%. Sólo dos regiones –Trentino Alto Adige y Valle d´Aosta- han registrado tasas menores, calculadas respectivamente en el 2,9% y 3%. La media nacional ha sido del 8,0%. Una característica particular de la ER es la elevada participación de las mujeres en el trabajo –tiene la mayor tasa de actividad de todas las regiones italianas- y está en constante crecimiento el trabajo part-time, y otras formas de trabajo provisorio.

La comparación económica entre los recursos y su empleo a nivel regional y nacional, revelan algunas características fundamentales de la economía emiliano-romagnola. Sobre todo emerge la importancia económica de la región y el relevante aporte del PBI regional a aquel nacional. En segundo lugar, se manifiesta una fuerte orientación de la región hacia mercados externos, con un saldo comercial regional positivo y una importante incidencia sobre el PBI regional, con resultados superiores a las regiones del Centro-Norte y muy superior al nacional.

En ámbito nacional, según una evaluación del instituto Guglielmo Tagliacarne relativa al 2003, cuatro provincias de la región ER se ubican en los primeros diez puestos de la clasificación rédito por habitante: Bologna (3º), Modena (5°), Parma (6°) y Ravenna (10°).

En el ámbito Europeo, Emilia-Romagna (Eurostat, 2002), ocupaba un puesto de absoluta relevancia en términos de poder de consumo por habitante, con la 23° posición en el ámbito de las 251 regiones de la UE alargada a 25 países. La primera provincia de la región en términos de unidad de poder de consumo por habitante es Modena en el puesto 82° sobre un total de 1197 provincias de la UE de los 25..

Del análisis del gasto por familia en el 2003, cada familia emiliano-romagnola a gastado un promedio de 2.630,85 euros al mes, contra la media nacional de 2.313. Solo el Véneto y la Lombardia con 2.664,77 euros han evidenciado un mayor gasto mensual. De medir los niveles de producto bruto interno per capita regional surge la existencia de un núcleo central en la UE que va desde el norte de Italia al sud-este del Reino Unido, incluyendo regiones de Italia, Austria, Alemania, Francia, Bélgica, Reino Unido y Luxemburgo. La Región ER es parte de este consolidado grupo.

Los niveles de empleo en agricultura y la dotación de recursos del territorio bajo análisis se posicionan por sobre el nivel nacional. La superficie agrícola total (SAT) de ER constituye una cuota del territorio superior a aquella cubierta a nivel nacional, pero es sobretodo la cuota del territorio total de superficie agrícola útil (SAU) que es sensiblemente superior en Emilia-Romagna respecto al nivel nacional.

La agricultura tiene una importancia mayor en el sistema económico regional que en el nacional. La agricultura emiliano-romagnola es un sector muy difuso en el cual se emplean los sistemas productivos más innovativos y con elevado grado de mecanización. La productividad del trabajo en Lombardia, Puglia y Emilia-Romagna es la más alta a nivel nacional y constituye la base del elevado rédito de los trabajadores agrícolas en estas regiones.

La agricultura emiliano-romagnola resulta menos mediterránea de la nacional y más orientada a la industria de la transformación. Los principales productos de la agricultura regional representan cuotas elevadas de las correspondientes producciones agrícolas y zootécnicas.

La zootécnica emiliano-romagnola está vinculada a la cría del cerdo y a la producción láctea. La cría de cerdos es importante particularmente en Parma, Reggio Emilia y Modena. Estas mismas provincias y Piacenza, constituyen zonas de producción de quesos típicos donde se concentra la producción regional de leche de vaca, de la cual gran parte es utilizada en la producción del Parmeggiano Reggiano y el Grana Padano.

Así, la agricultura de la ER está entre las más evolucionadas del país, muy integrada con la industria de la transformación, con altos índices de productividad por trabajador y con un grado de mecanización entre los más avanzados de Italia.

Están presentes en la región más de cien mil empresas industriales, en gran parte dedicadas a actividades manufactureras. Una característica de esta industria es el elevado número de empresas de pequeña y mediana dimensión.

Es notable además, la importancia de la industria mecánica, sea por la cuota relevante de unidades locales que la constituyen como por la cantidad de empleados inscriptos en el Registro de las empresas. Las empresas artesanas inscriptas en la sección del Registro de las empresas para el final del 2004 eran 144.475, lo que equivale al 9,9% del total nacional. En términos de incidencia de la totalidad de las empresas activas, Emilia-Romagna se coloca en el primer puesto entre las regiones italianas con una porcentual del 34,3%, seguida por Lombardia 33,1% y Toscana 33,0%.

En la región bajo estudio, durante el 2004 se ha producido el 8,7% de la riqueza nacional. Más del 20% de las empresas industriales emiliano-romagnolo opera en la metalmecánica, el 52,8% se dedica a la construcción-instalación de estructuras industriales, el 7,2% se ocupa de la moda y el mismo porcentaje a la fabricación de productos alimenticios.

2- Las especializaciones territoriales: los distritos industriales

El posicionamiento de la región que hemos detallado se ha visto favorecido por una estructura del sistema productivo caracterizado por la presencia de distritos industriales . Los distritos industriales han aportado un contributo relevante al desarrollo económico regional e italiano.

Estos sistemas de organización de pequeñas y medianas empresas combinaron buenos resultados económicos (alto rédito y elevada cuota de exportación), un alto nivel ocupacional con buenos niveles retributivos, y buenas condiciones sociales de trabajo. El análisis de los especialistas ha puesto en evidencia como los distritos son capaces de combinar eficiencia productiva y elevada capacidad de respuesta a los cambios de las condiciones de mercado.

A continuación veremos como este tipo de modelo económico y social se ha desarrollado en la región bajo estudio.

Los distritos industriales en Emilia-Romagna

Emilia-Romagna, Toscana, Veneto y Lombardía son las regiones en las cuales se encuentra la mayor parte de los distritos industriales italianos. En ER son múltiples las especializaciones de los distritos industriales.

Si bien la definición de distritos industriales no puede ser limitada a la relevancia de condiciones estadísticas y considerando a la entera región Emilia-Romagna como un gran distrito metalmecánico multisectorial, pueden identificarse algunas concentraciones industriales importantes:

•         el distrito textil-indumentaria en el área de Carpi (Modena)

•         los distritos del calzado de las áreas de Fusignano (Ravenna) y S. Mauro Pascoli (Rimini)

•         los distritos de cerámica y de máquinas para la industria cerámica, ambos en el área de Sassuolo (Modena) y de Castellarano (Reggio Emilia)

•         el distrito de la industria de motos en el área en de Bologna

•         el distrito de las máquinas automáticas para el embalaje en el área en derredor a Bologna

•         el distrito de las máquinas agrícolas en el área de la provincia de Modena y Reggio Emilia

•         el distrito del biomedical en Mirandola (Modena)

•         los distritos de la industria de las máquinas para la elaboración de la madera de Carpi (Modena) y de Rimini

•         el distrito de la industria de las máquinas y herramientas en Piacenza

•         los distritos de la industria alimenticia y de las máquinas para la industria alimenticia del área de Parma

•         el distrito de la industria del mueble forrado en Forlí

Gráfico 2 – Sistemas de producción local – distritos en Emilia-Romagna

Fuente: ERVET

 

Este sistema de producción hace que la región tenga cuotas relevantes de las exportaciones italianas de algunos importantes productos. El análisis de la composición por mercancía de las exportaciones emiliano-romagnolo y el examen de los principales productos regionales exportados confirman cuanto es relevante la estructura y la especialización del sistema productivo regional.

El componente principal de las exportaciones regionales está constituido por productos de la metalmecánica. Un tercio de las exportaciones está constituido por máquinas y aparatos mecánicos, de estos productos una cuota relevante de las exportaciones italianas es de proveniencia emiliano-romagnola. Específicamente son de proveniencia regional bienes como: tractores, máquinas agrícolas, motos y sus partes, autos y sus partes y máquinas para la extracción y el tratamiento de minerales.

El sector de productos para la elaboración de minerales no metálicos, que comprende en su interior el comparto cerámico, es uno de los sectores líderes. Basta pensar que tres cuartos de las exportaciones nacionales de materiales para la construcción, terracota y materiales refractarios en general provienen de la región Emilia-Romagna.

Otro sector importante en la región es el sistema moda, constituido por el sector textil, artículos de indumentaria, piel y cuero.

Los productos agrícolas, silvícola y pesca constituyen una cuota menor de las exportaciones regionales, mientras es sensiblemente superior la cuota de las exportaciones originadas por el sector de los productos alimenticios, bebidas y tabaco. Las exportaciones regionales de estos sectores constituyen una cuota relevante de las exportaciones agrícolas y agroalimentarias italianas. Esto se explica por la relevante presencia en el territorio regional de consorcios cooperativos de importancia nacional, que desarrollan actividades de recolección y comercialización. Para muchos de los productos alimenticios vendidos al exterior, la Emilia-Romagna representa una de las regiones líderes con alta participación en la exportación nacional.

Finalmente, el peso de las exportaciones de productos de la industria química y del sector electrónico resulta bastante modesto e inferior a la media nacional.

3- El desarrollo de los distritos industriales en Emilia-Romagna: El “Modelo Emilia”

La Región Emilia-Romagna se caracteriza por tener un modelo de especialización flexible muy diverso del tipo de organización ford-taylorista. Este particular tipo de producción flexible está organizado principalmente sobre una base de distritos industriales y de sub-sistemas industriales urbanos.

La evolución del sistema productivo en Emilia-Romagna asume importancia, en cuanto ésta ha sido la región que en los últimos veinte años ha obtenido los mejores resultados económicos y que ha sabido afrontar la crisis generalizada. Pese a que la ideología política de la Región contrastaba con la ideología política del país, se construyó desde lo regional y local, un modelo de desarrollo que hizo frente a las contrariedades del momento.

Por otra parte, la historia del desarrollo industrial en Emilia-Romagna que analizaremos a continuación es diversa de la de otras regiones. El “Modelo Emilia” es una expresión que ha designado un estado de “diversidad” de la economía y de la sociedad emiliano-romagnola, dotado de fuertes connotaciones político-ideológicas.

Con el fin de delinear la historia de la especialización flexible de los distritos industriales y de los sub-sistemas industriales urbanos en ER, y ver cuales han sido las acciones en políticas públicas, consideraremos tres períodos: del 1900 al 1950, del 1950 al 1970 y del 1970 a hoy.

3.1- 1900-1950: fundamentos sociales y económicos

            Son siete los factores positivos que en estos años ayudan a explicar el desarrollo de la especialización flexible en Emilia-Romagna:

1) El socialismo en la Región: al inicio del siglo XX, diversas clases de trabajadores agrícolas en Emilia-Romagna se encontraron envueltos en luchas agrarias. Las ideas socialistas se difundieron tanto en la ciudad como en el campo, con la constitución de la Camera del lavoro y la formación de las asociaciones provinciales de trabajadores agrícolas.

La presencia organizativa y la predicación socialista del socialismo en la Emilia-Romagna agrícola llevó a la creación de asociaciones y cooperativas, a la difusión de posiciones progresistas y a dar espacios de participación a la mujer. En este último punto, vale la pena mencionar que entre 1904 y 1925 la dirección de la Federazione Nazionale dei Lavoratori Agricoli fue confiada a una mujer de la provincia de Bologna, Argentina Agricoli. Estas son características profundamente radicadas por el Partido Comunista en Emilia-Romagna y marcarán el camino para los sucesivos años.

Durante los años 30, las organizaciones populares y cooperativas sobreviven a los embates que los dirigentes del régimen fascista trataron de crear para generar conflicto y división entre los principales trabajadores agrícolas, peones y arrendadores. El movimiento de resistencia al fascismo llevó, hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, a una comprometida y creciente reconciliación entre la mayor parte de los trabajadores industriales y agrícolas. Con el inicio de la democracia, los partidos de izquierda reforzaron el propio consenso tanto que en 1948, la Emilia-Romagna era “rossa”  con el 52% de los votos a Comunistas y Socialistas, comparado con la media del 31% en el resto de Italia.

En estos años el Partido Comunista Italiano define una estrategia innovadora respecto a las tradicionales hipótesis de realización del socialismo. En tal estrategia, se da un rol fundamental a la política de las alianzas entre la clase operaria con otras clases productivas, es decir, campesinos, pequeños comerciantes, artesanos y pequeños emprendedores industriales. Esta estrategia tiene dos motivos fundamentales, uno político y otro económico: el político, es constituir un vasto frente democrático y antifascista; el económico, se refiere a desbloquear el desarrollo italiano de los monopolios.  

2) Universidad: la Universidad de Bologna reagrupó varias disciplinas de pensamiento que establecieron una importante relación entre comunidad social y económica en Emilia-Romagna. Esta concentración en una provincia “rossa” favoreció un rol activo por parte de los intelectuales que, utilizando los fines socialistas, buscaron difundir la cultura científica y no científica en el interés de todos los niveles sociales.

3) Un área rural caracterizada por la presencia de pequeños emprendedores: durante este período Emilia-Romagna se mantiene como una región fuertemente caracterizada por la agricultura. Además, la experiencia de la gente en el campo iba más allá de la cultivación y la cría, llegando a comprender una experiencia proto-distritual basada en la elaboración de ciertos productos específicos.

4) La presencia de distritos proto-distrituales: en varias ciudades de Emilia-Romagna que a menudo servían como centros de las áreas rurales, los distritos industriales y proto-distritos se fueron creando durante este período, para continuar modificándose durante el período siguiente 1950-70. Sebastiano Brusco  identifica cuatro estadios o cuatro modelos que son de fácil identificación y que fueron modificándose con el tiempo: i) el modelo del artesano tradicional 1900-1955/60; ii) el modelo de proveedores independientes 1955/60-1970; iii) el modelo de distrito industrial de primera generación 1970-1990; el modelo de distrito industrial de segunda generación 1990-hoy.

5) La transmisión de conocimientos tecnológicos a través de las escuelas técnicas: la más importante transferencia de conocimientos para el desarrollo industrial en la región ha sido en el campo de la mecánica. En Bologna, dos intelectuales, Giovanni Aldini y Luigi Valeriani estudiaron y documentaron los métodos de enseñaza más avanzados usados en Paris y Londres. Cuando murieron, donaron sus propiedades a la ciudad de Bologna con el fin de abrir escuelas técnicas para la difusión de los conocimientos mecánicos. En consecuencia se fundó la Scuola Tecniche di Bologna, que después se transformará en el Istituto di Arti e mestieri “Aldini-Valeriani”. Posteriormente, otras escuelas de este tipo fueron instituidas en Modena e Imola.

En los pequeños distritos o proto-distritos, la transferencia del conocimiento está dado a través de este tipo de escuelas, y en un modo más complejo a través del mundo universitario. Todo esto ayuda a explicar las competencias en el design y en la proyectación mecánica presente en la región.

La transferencia de conocimientos en el campo agrícola ha sido también de gran importancia. En esta región, los intelectuales ayudaron tradicionalmente el desarrollo de un tipo de agricultura más científico.

6) Una sociedad industrial orientada hacia la especialización flexible: al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la región era un territorio prevalentemente agrícola, existían sin embargo, algunas empresas mecánicas y agroalimentarias –hoy de renombre- como Ducati, Fiat-Oci-Trattori, Barilla, etc.

El sentido de independencia, desarrollo del consumo y de las inversiones que la Liberazione Nazionale había difundido a todos los extractos sociales, crearon situaciones favorables para los artesanos y los pequeños comerciantes. Mientras, la vieja estructura basada en el arrendamiento dejaba de existir (la ley 756 del 1964 abolía el arrendamiento –“mezzandria”- e instituía la figura del cultivador directo) dando vida a una incisiva modernizadora del sector.

7) Una diversa relación de poder entre hombres y mujeres: de todos los aspectos tratados hasta ahora, es importante considerar que la relación entre hombres y mujeres es más primario en Emilia-Romagna que en otras regiones italianas. En esta región las mujeres fueron pioneras de la pequeña y mediana empresa en sectores como el textil y la cerámica, además de estar presentes en la gestión de las empresas. En Emilia, las mujeres estuvieron presentes en los sindicatos, en la universidad, en los partidos políticos, y participaron activamente en la resistencia contra el fascismo.

En síntesis, entre los factores sociales en los que se hace hincapié para explicar el desarrollo de la pequeña y mediana empresa, resaltamos: una estructura de clase agrícola caracterizada por la fuerte presencia de trabajadores autónomos (arrendadores, pequeños campesinos), la persistencia de la familia y de la comunidad local, y un grupo de centros urbanos con tradición artesanal. Como resultado de la combinación de estos factores, en el tiempo, surgió un peculiar equilibrio entre componentes tradicionales y modernos. 

A esto se le suma que en las provincias de vieja tradición -Modena y Reggio-Emilia- una parte importante de los artesanos, es decir de las empresas más pequeñas, logran tener relación con el mercado. Se configura así, una relación entre empresa “metropolitana” y un área de algún modo “colonial” representada por las otras provincias, y las dos áreas forman un sistema del todo unitario.

Además, tres elementos para el sucesivo modelo de desarrollo deben considerarse. Primero, las sub-culturas dieron un importante contributo con las propias organizaciones a la formación del contexto social y cultural basado sobre la combinación de componentes tradicionales y modernos a los que hicimos referencia antes. Segundo, estos han contribuido a determinar un elevado grado de legitimación de la emprenditorialidad y a formar una ética de trabajo que ha sido, más tarde, muy importante para las pequeñas y medianas empresas. Tercero, se favoreció una emancipación de la política de la sociedad civil; la política pasó a ser más autónoma de los intereses individuales y familiares, y más ligada a la defensa de los intereses colectivos, aunque con una fuerte connotación localística. 

De fondo a todo este panorama, dos factores fundamentales han determinado la estructura industrial de la próxima etapa: i) una fuerte presión sindical, por la cual los emprendesarios buscan respiro trasfiriendo la producción en empresas más pequeñas; ii) junto a la producción de bienes estandarizados producidos en series largas, va adquiriendo dimensiones relevantes la producción más personalizada, basada en series más cortas.  A esto se le suma un tercer fenómeno que refuerza lo anterior y se apoya en la idea que no se obtiene ninguna ventaja al producir todos los componentes bajo un mismo techo: veinte tornos tienen la misma productividad si se los coloca uno al lado del otro o si son colocados en edificios diversos.

3.2- 1950-1970: industrialización difusa

De los fondos dados por el Plan Marshall después de la Segunda Guerra Mundial para la adquisición de equipamientos industriales, en Piemonte el 25% se destinó a la industria, en Lombardia el 28%, mientras que en Emilia-Romagna solo el 0,75% (Melossi, 1977). Al mismo tiempo, por iniciativa del gobierno nacional, las fábricas que se empleaban en la producción de armas durante la guerra fueron cerradas o drásticamente reducidas. Esta dificultad podría haber llevado a la emigración de trabajadores y al retraso del desarrollo industrial en la región.

Contrariamente a lo pronosticado, las cosas fueron diversas. La reducción de los técnicos especializados en las fábricas del tiempo de guerra es visto ahora como un factor positivo en la difusión de nuevas formas de actividad industrial. Dada la emprenditorialidad  de éstos técnicos la industrialización tuvo un notable crecimiento durante el período 1950-70.

Esto causó la caída de la porcentual de población activa en agricultura y el aumento de trabajadores industriales. En el período 1958-62 el PBI de la región crece inmediatamente a una tasa anual del 11,1% contra la media de 8,3% de Italia. (Barbagli, 1987). Lo importante de este desarrollo es que a la “desintegración productiva”, como dice Brusco, le corresponde un “integración social”. El período que va desde inicios de los años 50 a fines de los 60 ve nacer, en todos los sectores, una nueva generación de pequeños emprendedores (ex-arrendadores, ex-operarios, etc.); son años de fuerte “liberalismo” y “desregulación”.

El decolar económico de la Región Emilia-Romagna está dado por un conjunto de factores:

1) La construcción de una comunidad política en la región: después de la Segunda Guerra Mundial, el Partido Comunista (PCI) y el Partido Socialista (PSI) tenían mayoría absoluta, pudiendo gobernar la región y las ciudades de la Emilia. El PCI regional ha tenido algunas particularidades que lo diferencian de los partidos comunistas en Francia y España. El PCI en Emilia ha apoyado a los pequeños emprendedores, y ha ayudado a los trabajadores asalariados a transformarse en independientes y dar vida a pequeñas empresas. El PCI y el PSI controlaban la mayoría en los sindicatos y de las organizaciones de pequeñas y medianas empresas artesanas y cooperativas. Estas asociaciones de artesanos y estas cooperativas se transformaron en centros de poder económico extremadamente importantes, y fueron la base para la formación profesional y la gestión de pequeñas empresas.

A través de esta vía se creó una suerte de “comunidad” conformada por ejecutivos y dirigentes de extracción política comunista y socialista, en la cual personas de la misma ideología política se encontraban con cargos administrativos locales y regionales, asumían responsabilidades en los sindicatos, en las pequeñas asociaciones artesanas e industriales, y eran elegidos al mando de las cooperativas. Esto producía una mayor propensión al debate, al dialogo, y al desarrollo de proyectos de manera mancomunada.

 

Es importante hacer referencia a que toda la acción de apoyo por parte de los sectores de izquierda se da porque hay un cambio de visión del problema respecto al de la etapa anterior: si el rol de las pequeñas empresas es estar subordinado a la gran empresa, la cual saca provecho de la pequeña, entonces es necesario apoyar a las pequeñas y medianas empresa para que crezcan rápidamente y tomen caminos autónomos.  Esta visión está fuertemente marcada por la difusión que en estos años asume el descentramiento productivo, es decir, la práctica por la cual empresas comisionan al externo, y en general a las pequeñas empresas, fases del proceso productivo que en precedencia se desarrolla al propio interno.

Con el descentramiento productivo se crea un sector industrial formado por pequeños y medianos artesanos, en buena parte caracterizados por la subordinación total de la programación de la gran empresa y de la estación de inversiones: un sector productivo muy frágil económicamente y expuesto continuamente a las decisiones de la gran empresa. (Sabatini 1972)

En sustancia, el tipo de pequeña empresa que en Emilia-Romagna retiene representativa continúa a ser una empresa, que no obstante la propia eficiencia y capacidad innovativa, se mantiene pequeña porque encuentra obstáculos en ser autónoma (el crédito, la asistencia técnica, las relaciones con los entes públicos) y tales obstáculos derivan del control que hacen de la economía los grandes grupos económicos, por su influencia en la política económica y por la ineficacia de la Administración Pública.

Frente a esta situación, las carencias del Estado han sido sustituidas por la iniciativa de instituciones regionales y locales eficientes que están en contacto con la sociedad civil de la región.

2) Transición agrícola gradual: la drástica disminución de la población agrícola no significó el fin de este tipo de producción. Hubo un cambio de dirección hacia una agricultura capitalista que llevó a un fuerte aumento de la productividad.

El proceso de industrialización basado en la difusión de la pequeña y mediana empresa tuvo lugar tanto en las ciudades como en las áreas rurales. Al interior de estas áreas rurales, algunas actividades proto-industriales cobran cada vez mayor importancia.

 

3) El desarrollo de la especialización flexible y la industria mecánica: en este período, el desarrollo industrial en ER se da principalmente en el sector mecánico, cuyas exportaciones sobrepasan aquellas de la agricultura y de otras industrias. Durante la Segunda Guerra Mundial la versatilidad de algunas empresas industriales de la región fue utilizada para fabricar productos bélicos. Después de la guerra, este know-how fue fuertemente reforzado por la formación en las escuelas y universidades de acuerdo a la demanda del mercado.

La producción flexible en Emilia-Romagna se orienta hacia la producción de máquinas para la agricultura y para los diversos tipos de industria. Una demanda de mercado muy alta y la posibilidad de poner en marcha una producción con un capital limitado hizo posible este desarrollo.

4) Sindicato fuerte y sensato: dos características del sindicato emiliano tienen consecuencias importantes: i) un régimen de relaciones industriales en donde los contrastes entre patrón y operario se resuelven con relativa rapidez, y en general, sin encuentros violentos; ii) los pactos son respetados, y si bien el sindicato ejercita un control real sobre la condición del operario en fábrica, el emprendedor se mueve en un clima de certeza, que le hace posible planificar un volumen de producto e inversión.

5) Posibilidad del emprendimiento propio: los trabajadores con capacidades profesionales elevadas tiene la posibilidad, no sólo de elegir donde trabajar, sino también de poner en marcha su propio emprendimiento. Es oportuno notar que esta elección, si bien implica la necesidad de trabajar sin horarios y más intensamente, implica también asumir responsabilidades, gestionar aspectos financieros y decisivos de inversión. La difusión de competencias empresariales, además de generar una sólida base técnica y buenas condiciones económicas en la región, ayuda a crear mayores oportunidades de elección entre los trabajadores que quieren transitar caminos autónomos de trabajo.

Finalmente es posible individualizar algunos factores típicos de la política de los años 60:

- la confianza en el método de programación: en Emilia-Romagna, desde el nivel municipal hasta el regional, las decisiones públicas siguen un proceso de programación;

- la simplificación de los sujetos: la aproximación programada es más ágil si se evita la fragmentación de los sujetos;

- la participación y el compromiso en los intereses: ER se posiciona entre los primeros puestos en Italia por el número de inscriptos a las asociaciones de categoría. Las asociaciones emprenditoriales son muy fuertes y constantemente consultadas y comprometidas en las decisiones. Lo mismo vale para los sindicatos de trabajadores independientes;

- el pragmatismo: da velocidad a las prácticas cotidianas lo que permite dar rápidas respuesta;

- el descentramiento: la región da la posibilidad a las provincias de aplicar sus propias medidas a fin de desarrollar sus territorios desde abajo;

- institucionalización del apoyo pública: la Región ha creado el propio Ente de desarrollo sobre el se han apoyado las políticas de desarrollo territorial y la promoción del desarrollo industrial;

- favorecer el rol de la mujer;

- favorecer la economía social: el moderno discurso del “non-profit” ha encontrado en Emilia-Romagna notable repercusión y se ha materializado en forma de cooperación. Emilia-Romagna es la región que ocupa mayor número de personas cooperativas, cerca del 20,4% de la ocupación total.

3.3- 1970 a hoy: competencia, nuevas tecnologías y apoyo institucional

La fuerte competencia y las nuevas tecnologías: En los primeros años de esta etapa, Emilia-Romagna es una región que tiene una balanza comercial positiva, con numerosos “nichos” de mercado -sobre todo en la producción de bienes instrumentales- con empresas líderes a nivel internacional, desde el packaging a los pisos de cerámica, desde la maquinaria para la cerámica hasta las maquinas para la elaboración de la madera, etc.

Emilia-Romagna se afirma con los años como una región “europea” por su apertura exterior, no solo por los intercambios comerciales sino también por la fuerte tendencia de las empresas locales a crear filiales o establecimientos en el exterior.

Siempre en este período, el sistema económico-social de la región aparece caracterizado por un elevado grado de “confianza social”, favorecido también por un alto nivel de bienestar. La confianza en las instituciones se confirma por la limitada evasión fiscal y por el espíritu de colaboración que siempre se ha manifestado entre ciudadanos e instituciones.

El sistema productivo crece construyendo redes de empresas entre ellas complementarias, que siguiendo una lógica de fuerte especialización de nicho, les permite reducir los costos fijos y la sensibilidad a las oscilaciones coyunturales. La fuerte especialización de nicho abre las puertas a nuevas empresas y la tendencia es siempre acompañada por la formación de mano de obra especializada. Esto se logra a nivel de escuela superior creando centros para la nueva emprenditorialidad juvenil utilizando los recursos puestos a disposición por el Fondo Social Europeo.

En el desarrollo industrial en Emilia-Romagna entre 1959 y 1979 existe un contexto competitivo con otros productores industriales de serie corta, europeos y americanos, y sin competencia por parte de la industria de gran escala. Hoy, sin embargo, las multinacionales japonesas, americanas y europeas pueden competir en la producción de bienes de capitales en seria limitada, típicas de Emilia-Romagna.

A causa del crecimiento de la competencia surgen dos problemas: i) la reconversión de una industria basada en grupos de pequeñas y medianas empresas; ii) el cambio generacional. Las cuestiones a afrontar para una total reconversión de la industria son de tres tipos: innovación de producto; innovación en el proceso productivo; e innovación en la gestión y en la organización de las diversas funciones de los laboratorios de trabajo.

La innovación productiva no significa sólo cambiar la calidad de un tipo de producto, significa además ver la posibilidad de dirigir parte de la producción industrial hacia nuevos mercados. En consecuencia, hay necesidad de cambiar de perspectiva, lo que lleva a tener puntos de referencia más fuertes.

La innovación en el campo de los procesos es una cuestión más simple que consiste simplemente en adquirir maquinarias con control computarizado introduciendo la robótica.

La innovación en la gestión y en la organización es más compleja. Existe además el problema de reorganizar las relaciones entre empresas que forman el sub-sistema, lo que lleva a la estandarización de los procesos para reducir costos. Además existen otras cuestiones importantes para las empresas como ser el marketing, la información sobre nuevos mercados, etc.

Estrategias institucionales y políticas públicas: a fines de los años 80, la región continúa registrado aumento de las exportaciones, crecimiento del producto bruto regional, y altos niveles de ocupación. Significativamente importante a este suceso y para afrontar los problemas del momento, son las estrategias aplicadas por todas las instituciones de la región, incluido las administraciones locales y regionales, los sindicatos, las asociaciones de pequeñas empresas, las ligas cooperativas, las asociaciones industriales y las universidades:

1) Un grupo de estrategias para ofrecer servicios a las empresas: en 1974 la región Emilia-Romagna funda un Ente instrumental llamado ERVET  que ha organizado una serie de centros de servicios en el área de la región. Así, por ejemplo, un centro para la cerámica es creado en Sassuolo, el CITER en Carpi para el sector indumentaria, el CERMET en Bologna para experimentar con materiales metálicos, etc.

El Ervet ha creado centros para hacer frente a la demanda de servicios que las empresas del distrito, dadas las propias dimensiones, no logran realizar en su interior. Así, la tarea de los centros de servicios es: dar información sobre productos y nuevas tecnologías, evaluar la tendencia de nuevos mercados y las oportunidades y las amenazas de estos, dar a conocer nuevas normas de calidad, posibilidades de importación, de exportación, etc.  El deber de los centros de servicios es dar la información que el pequeño y mediano empresario, por no tener el tiempo o la capacidad, no puede generar al interior de la empresa, y por lo tanto es información que no conoce.

Otro grupo de servicios es ofrecido a las empresas por asociaciones empresariales, como por ejemplo el CNA  y la Lega delle Cooperative, donde se han llevado a cabo proyectos de colaboración entre la Universidad y la Confindustria.

El CNA en Emilia-Romagna, ha iniciado a ofrecer servicios relativos a la tenencia de libros contables, a la liquidación de sueldos, para luego extenderlos al campo fiscal, nueva empresa, nuevos mercados, formación, fondos de garantía, etc. Dado el número de socios que utilizan los servicios del CNA se han alcanzado niveles de competencia y costos mejores a los que puede ofrecer un consultor privado. 

En estos casos, se ofrecen a las pequeñas y medianas empresas no financiamiento, sino servicios. Es una filosofía diversa, en vez de reducir artificialmente los costos con un financiamiento directo, se lo disminuye dando servicios a bajo costo vitales para las empresas.

Un aspecto a subrayar de estas iniciativas es la flexibilidad, es decir, los servicios ofrecidos se realizan según la necesidad de las empresas en las diversas áreas de la región. Así, la especialización flexible del sistema productivo ha sido ejemplo y modelo en el campo de los servicios a las empresas.

Según este accionar, mientras los servicios son normalmente dados por las instituciones gubernamentaless –generalmente a nivel regional o municipal- en este caso, estos vienen dados por organizaciones e instituciones comunitarias: el sindicato, una asociación emprenditorial, un acuerdo colectivo entre el sindicato y una organización empresarial, etc.

2) Formación profesional: en Italia, cada región tiene el deber de organizar la formación profesional. En una región como Emilia-Romagna, donde la formación profesional está bien organizada, se han obtenidos importantes resultados.

Ha sido muy importante la atención que la administración municipal, los sindicatos y las asociaciones de pequeñas empresas artesanas han dado a la oferta de formación de acuerdo a la demanda laboral de las pequeñas y medianas empresas. Las autoridades públicas en los varios municipios ayudan a la creación de proyectos para un mejor y más fácil acceso a la emprenditorialidad. 

3) Asociatividad entre pequeñas empresas: una tercera estrategia se refiere a favorecer la constitución de asociaciones de pequeñas empresas.

Los partidos de izquierda han siempre sostenido las razones de una legislación de sustento al financiamiento a las empresas menores y a los propios consorcios. 

Desde fines de los 80’ se han manifestado  cambios en los distritos industriales a causa de la creciente internacionalización, por lo tanto, empresas líderes del distrito, que se transforman en multinacionales, y crean dificultades a las empresas más pequeñas del propio territorio que ya no están más en grado de producir y abastecerse por si misma.

Es así, que surge la necesidad por parte de las pequeñas y medinas empresas de asociarse, con el fin de afrontar los problemas que son comunes como los de investigación, marketing, etc.

4- El pasado del “Modelo Emilia” y una primera aproximación hacia futuro

Durante los años 1950-70, la atención internacional hacia el sistema industrial de la Región Emilia-Romagna basado en la especialización flexible se debe no sólo al éxito económico de tal sistema, sino también, porque allí se forja un modelo de desarrollo económico junto a un modelo de desarrollo social.

Es muy llamativo ver como los partidos de izquierda, en particular el Partido Comunista que gobernaba la región que fue en aquellos años la base de la mayoría de gobierno en la región, desarrollaron no solo programas políticos de apoyo a la pequeña emprenditorialidad, sino también, programas de servicios sociales a gran escala como el transporte público, asilos, zonas de edificación popular, ofreciendo también oportunidades a las mujeres que querían entrar en la economía formal.

Esta fusión de un modelo económico con uno social ha sido posible gracias a la difusión democrática de la información y de los procesos decisorios: una persona que trabajaba en una empresa y quería ponerse en propio, podía no sólo contar con una administración pública democrática, transparente, honesta y abierta sostener las condiciones materiales de desarrollo

La situación ha cambiado mucho en los últimos diez años, ya que la competición internacional y los procesos de restructuración hacen cada vez más difíl encontrar un equilibrio en la conciliación, en la promoción de los intereses y en las elecciones de redistribución de las ganancias y de las ventajas, de donde derivan grandes fricciones internas desconocidas en el pasado.

Hoy, el aumento de la competición internacional, la innovación tecnológica, la mayor flexibilidad y el creciente poder de la industria que produce a gran escala, presentan varios problemas que necesitan un repensamiento del sistema productivo emiliano.

Los desafíos tecnológicos y sociales a afrontar son muy complejos, y el aumento de las contradicciones internas requieren una acción simultánea a tres niveles: i) a nivel del ciudadano; ii) a nivel de formación profesional e investigación científica; iii) a nivel de nuevas tecnología y de la organización del trabajo.

 

Conclusión

A lo largo del trabajo hemos analizado históricamente las políticas adoptadas en la región Emilia-Romagna que le han permitido un fenomenal desarrollo económico y social. Creemos que algunas de estas experiencias pueden orientar líneas de acción útiles para el desarrollo de territorios latinoamericanos.

En primer lugar y con carácter más general, es necesario señalar que el diseño y la implementación de acciones que busquen el desarrollo de los territorios a través de estrategias orientadas a las Pymes, basadas en la experiencia de los distritos industriales, implica trabajar con desafíos que tienen un horizonte de mediano y largo plazo. El Modelo Emilia lleva más de 60 años de desarrollo.

No se trata aquí de dar recetas ni soluciones rápidas, sino de analizar acciones que producen cambios que muchas veces son evolutivos y forman parte de un proceso más amplio y prolongado.

La experiencia italiana en general y de la región Emilia-Romagna en particular, muestra la importancia de conocer el territorio  para trabajar alrededor de tres conceptos: especialización, cooperación y asociatividad. La especialización productiva resulta fundamental para ganar competitividad a partir de las capacidades y saberes específicos de las firmas, buscando una mayor competencia a partir del desarrollo de los elementos constitutivos básicos de las empresas en condiciones de mejora continua en la calidad y sustentabilidad ambiental.

La cooperación entre firmas es otro elemento a destacar en la experiencia italiana, en donde las empresas compiten en temas específicos que hacen a la naturaleza de su negocio, sin dejar de cooperar en temas de interés común como la capacitación y la asistencia técnica. Esto da lugar a acciones conjuntas de carácter asociativo que permiten a las empresas, sobre todo a las de menor dimensión, acceder a posibilidades (servicios de consultoría, asistencia técnica, marketing, etc) que solas no podrían tener.

Hemos presentado algunas acciones que pueden resultar válidas desde la óptica de las cámaras y gremios empresariales. Es necesario señalar la importancia de los servicios de apoyo a la producción como un elemento importante en la transformación y modernización del tejido productivo y en la promoción de una mayor competitividad.

Este tipo de servicios da una oportunidad a los gremios empresariales de trabajar en aspectos complementarios a los servicios tradicionales que brindan, pudiendo desarrollar actividades específicas de apoyo a la competitividad de las firmas.

También existe una tendencia en los últimas años a una mayor participación del sector privado en el diseño de acciones de apoyo en forma articulada y complementaria con las iniciativas públicas. La participación del sector privado en el diseño de acciones puede significar una mayor vinculación con la demanda. Es importante destacar la importancia del ámbito local en la definición de prioridades para el diseño de acciones de apoyo a la pequeña y mediana empresa. En este sentido, las políticas descentralizadas de sostén y fomento se apoyan en los actores locales acercando la oferta a la demanda y brindando desde abajo hacia arriba, elementos para el diseño, la definición y ejecución de las políticas.

La experiencia italiana también muestra -además de apoyos directos a las empresas- la eficacia de acciones dirigidas a facilitar la construcción de economías externas que las favorecen a partir de mejoras en el ambiente de negocios en que las firmas operan.

Por último, hoy el desafío para las pequeñas y medianas empresas italianas es no sólo  reforzar aún más las relaciones con el propio territorio (relaciones empresariales e institucionales) que lo distinguen desde hace décadas como sistema productivo, sino que además, la competitividad de las empresas distrituales dependerá, de la capacidad de obtener los beneficios vinculados al desarrollo de relaciones comerciales, productivas, de investigación y desarrollo, de comunicación e intercambios de conocimientos y tecnología con socios no sólo locales, sino también internacionales.

Las diversas estrategias de internacionalización adoptadas por las empresas y los distritos italianos, no sólo está modificando las funciones del distrito industrial, un elemento característico y fundamental del sistema empresarial italiano, sino que además, está haciendo que nuevas áreas geográficas cobren especial interés para Italia.

La idea es tratar, que en el actual contexto internacional, se pueda proponer lo que no mucho tiempo atrás era considerada la característica específica de la Región Emilia-Romagna, es decir la fusión de modelos de desarrollo social y económico. Esto lo veremos en los próximos trabajos.


Bibliografía

- Bagella, M. – Pietrobelli, C.: “I distretti industriali e internazionalizzazione. Presuposti teorici ed evidenza empirica dall´America Latina”, en Economie e Politica Industriale, Franco Agnelli, nuova serie n° 86, 1995.

- Becattini, G.: “Scienze economica e trasformazioni socile”, La Nuova Italia, Firenza, 1979.

-------------------“Mercato e forze locali: il distreto industriale”, Il Mulino, Bologna, 1987.

-------------------“Riflessione sul distretti industriale marshallino come concetto socio-economico.” Stato e Mercado n° 25, 1989.

------------------“Modelli locali di sviluppo”, Il Mulino, Bologna, 1989.

------------------“Distretti industriali e Made in Italy”. Bollati Boringhieri, 1998

- Berlussi Fiorenza, Giorgio Gotardi e Enzo Rullani: “Il Futuro dei distretti, en Piccola Impressa / Small Business, n° 2, 2000.

- Brusco, S.: “Piccole imprese e distretti industriali”, Rosemberg & Sellier, Torino, 1989.

------------------“La genesi dell´idea di distretto industriale”, en Pyke, F. – Becattini, G. – Sengerberger, W. (comp): “Distretti Industriali e Cooperazione fra imprese in Italia”. Banca Toscana, 1991.

-----------------“Il Modello Emilia: desintegrazione produttiv e integrazione sociale”, en “Piccole imprese e distretti industriali: una rccolta di saggi”, Rosenberg & Sellier, 1989.

-----------------“Enti locali, politica per l´industria e consenso sociale: l´esperienza di Modena”, en “Piccole imprese e distretti industriali: una raccolta di saggi”, Rosenberg & Sellier, 1989.

- Brusco, S. – Pezzini, M.: “La piccola impresa nell´ideología della sinistra in Italia”, en Distretti Industriali e Cooperazione fra Imprese in Italia Banca Toscana, 1990.

- Bramanti, A.: “Nuove Tecnologie di comunicazione e cambiamento locale”, en “Il caleidoscopio dello svilippo locale: trasformazioni economiche nell´Italia contemporanea”, Beccattini, G; Bellandi, M; Dei Ottanti G; Sforzi, F. (comp), Rosenberg & Sellier, 2001

- Brusco, S. – Paba, S.: “Per una storia dei distretti italiani dal secondo dopoguerra agli anni novanta”, in F. Barca (a cura di), Storia del capitalismo italiano del dopoguerra ad oggi, Donzelli, Roma, 1997.

- Caloffi, A.: “Políticas regionales para los distritos industriales”. Investigación efectuada en el curso de un stage de formación en la Unión Industrial Platense. Diciembre de 2000.

- Capecchi, V.: “Una storia della specializzazione flessibile e dei distretti industriali en Emilia-Romagna”, en Distretti Industriali e Cooperazione fra Imprese in Italia Banca Toscana, 1990.

- Cortesi, A. - Alberti, F. – Salvato, C.: “Le piccole imprese: struttura, gestiones, percorsi evolutivi”, Carocci, 2004.

- Donato, V.: “Concentración Territorial de Empresas y Sociedad Civil”, OBREAL/EULARO, diciembre de 2005.

- Esposito, G.F.: “Processi di globalizzazione e dinamica evolutiva dei distretti industriali”, en La Globalizzazione dei piccoli. Fattori di competizione e promozione dell´internazionalizzazione prer le PMI”, Franco Angeli, Milano, 2003.

- Ferraro, C.: “Comentarios sobre los distritos industriales italianos”, CEPAL – Naciones Unidas, Buenos Aires, enero de 2000.

- Franch, M. – Zaninotto, E.: “La diffusione degli IOS nei distretti industriali”, Sinergie e rapporti di ricerca, n. 3, 1997.

- Fundación Observatorio PyME: “La Coyuntura de las PyMEs industriales”, Buenos Aires, Argentina,  n° 1, mayo 2005.

- Lorenzoni, G.: “Le costellazione di imprese: una base di indagine sui processi di sviluppo”, en Economía política e industriale, n. 38, 1983.

- Marshal, A.: “The principles of Economics”, MacMillan, London, 1890.

----------------- “Industry and Trade”, MacMillan, London, 1919.

- Observatorio permanente de las PyMIs en Argentina. UIA-UNIBO: “La nueva Geografía Industrial Argentina”, Buenos Aires, Argentina, noviembre 2002.

- OCSE estudio 1997.

- Piore, M.: “L´opera, il lavoro e l´azione: L´esperienza dell´opera in un sistema di produzione flessible”, en Distretti Industriali e Cooperazione fra Imprese in Italia Banca Toscana.

- Pyke, F. – Sengerberger, W: “Introduzione”, en Pyke, F. – Becattini, G. – Sengerberger, W. (comp): “Distretti Industriali e Cooperazione fra imprese in Italia”. Banca Toscana, 1991.

- Rullani, E.: “I distretti stanno cambiando. Ma come? 2002.

----------------“Territorio e informazione: i sistemi locali come forme di organizzazione della complessità”, Economia polític e industriale, n. 45, 1985.

- Sforzi, F.: “I distretti industriali marshalliani nell´economia italiana”, en Pyke, F. – Becattini, G. – Sengerberger, W. (comp): “Distretti Industriali e Cooperazione fra imprese in Italia”. Banca Toscana, 1991.

- Triglia, C.: “Il lavoro e la politica nei distretti industriali della terza Italia”, Distretti Industriali e Cooperazione fra Imprese in Italia Banca Toscana, 1990.

- Versan, P. – Letta, E.: “Viaggio nell´economia italiana”, Roma 2004.

- Visconti, F.: “Le condizioni di sviluppo delle imprese operanti nei distretti industriali, EGEA, Milano, 1996.

------------------“I percorsi di sviluppo delle piccole e medie imprese operanti nei  distretti industriali”, en Piccola Impresa/Small Business n. 1.

- Versan, P. – Letta, E.: “Viaggio nell´economia italiana”, Roma, 2004, p. 11

 

- Consulta sitios webs

- www.europa.eu.int

- www.ipi.it

- www.clubdistretti.it

- www.formez.it

- www.regione.emilia-romagna.it

- www.rer.comcom.it

- www.investinemiliaromagna.it

- www.ermesimprese.it

- www.sprint-er.it

- www.ervet.it

- www.aster.it

- www.democenter.it

- www.cnr.it

- www.er.cna.it

- www.enea.it

- www.confartigianato.it

- www.confcomercio-er.it

- www.confcooperative.it

- www.confinde.emr.it

- www.unionapi.it

- www.promonline.net

- sviluppolocale.formez.it


 

§ Loredana Ligabue es Coordinadora desde el 2002 del Proyecto Desde Abajo, Catedrática y Coordinadora de la Maestría en Internacionalización del Desarrollo Local de la Universidad de Bologna. Contacto: loredanaligabue@virgilio.it. Bárbara Vetturini es Coordinadora de la Maestría en Internacionalización del Desarrollo Local de la Universidad de Bologna (IT) y  tutor de los proyectos de partenariado institucional y empresarial entre Argentina e Italia. Contacto: cesde@spbo.unibo.it. Leandro Venacio es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Es Master en Relaciones Internacionales Europa – América Latina de la UNIBO. Es Master en Políticas Innovativas para el Desarrollo de Distritos Industriales por la Università Cattolica del Sacro Cuore di Milano, Italia. Durante el 2005 y 2006 se desempeñó como Investigador Senior del Observatorio PyME Regional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, promovido por la Fundación Observatorio PyME de Buenos Aires y la UNIBO (AR). Actualmente, es Coordinador de la Maestría en Internacionalización del Desarrollo Local de la Universidad de Bologna (AR). En este ámbito, es tutor de los proyectos de partenariado institucional y empresarial entre Argentina e Italia. Contacto: lvenacio@unibo.edu.ar


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

Página: [1]
Por: Gonzalo Chapela y Mendoza Fecha: 29 del 05 de 2010 - 02:23
hace tiempo busco documentación sobre las cooperativas muebleras, en un debate sobre políticas públicas del sector forestal y, en general del desarrollo de empresas pequeñas y empresas familiares frente a la gran industria multinacional. Me serviría mucho conocer referencias accesibles sobre este tema y lo agradezco desde ya. felicitaciones por el interesante artículo

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
El Observatorio Iberoamericano del Desarrollo Local y la Economía Social (OIDLES) es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: oidles@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Directores:
Alberto Montero Soler (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-2483
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Anuncios y Convocatorias
Subscribirse a OIDLES
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net