DELOS: Desarrollo Local Sostenible
Vol 5, Nº 15 (Octubre 2012)


CAPITAL Y TRABAJO: IMPLICACIONES DE LA REESTRUCTURACIÓN PRODUCTIVA EN EL ESPACIO

 



Guadalupe Margarita González Hernández (CV)
gmgonzh@yahoo.com.mx
José Roberto González Hernández (CV)
jrmahoma@hotmail.com
Universidad Autónoma de Zacatecas

 



Resumen.
Evidencia empírica reciente (período 2003-2009) mostró que la ciudad de Zacatecas-Guadalupe, en México, las actividades económicas terciarias de consumo (clasificadas como de alto consumo: tecnología en telefonía estática y celular, televisión satelital, industria fílmica) fueron las que determinaron las nuevas localizaciones del capital y trabajo en dicha ciudad a áreas con mayor accesibilidad y equipamiento urbano. Además fueron los servicios y comercios de bienes de lujo los que requirieron mayor concentración de capital y menor dependencia del factor trabajo. También se presentó evidencia de que la actividad económica en la ciudad es de capacidad reducida en economías de escala, alcance y aglomeración. Todo ello intensifica y consolida en lo local el proceso de reestructuración productiva que se manifiesta mundialmente desde hace tiempo en detrimento del factor trabajo, de las condiciones de vida de grandes capas sociales a raíz del subempleo, desempleo, precarización.

Palabras clave: capital, trabajo, centralidad, economías de escala, alcance y aglomeración.

Abstract.
Recent empirical evidence (period 2003-2009) showed that Zacatecas-Guadalupe city, Mexico, consumer service activities (classified as high consumption: static technology and cellular telephony, satellite television, film industry) were determined that new locations of capital and work in the city to areas with greater accessibility and urban facilities. They were also services and luxury goods shops which required greater concentration of capital and less dependence on labor. Moreover, evidence that economic activity in the city is reduced capacity in economies of scale, scope and agglomeration. This strengthens and consolidates local productive restructuring process that is manifested world long to detriment of labor, conditions of living of large sections of society as a result of underemployment, unemployment, insecurity.

Keywords: capital, work, centrality, economies of scale, scope and agglomeration.


Pulse aquí para bajarse el artículo completo en formato PDF.


CENTRALIDAD Y ECONOMÍAS DE ESCALA, ALCANCE Y AGLOMERACIÓN.
Desde que McDonald (1987) define a los centros como centro de empleo determinados en sectores de actividad concentrados en un lugar específico, se plantea que el agrupamiento de las empresas en los centros resulta de las economías de aglomeración (la capacidad que tienen para aprovechar el estar junto con empresas afines a sus insumos y productos). El tipo de agrupamiento se deriva del tipo de actividades que realizan las empresas localizadas en ese lugar. El centro puede especializarse de acuerdo al tipo de bienes y servicios que ofrece (O’Sullivan, 1996 y Cook et al. 2007).
Empero, si existen altos costos de congestión (deseconomías de aglomeración), si las fuerzas de aglomeración son débiles en el centro, hay motivos suficientes para descentralizar las actividades a la periferia. Si existen fuerzas de aglomeración en la periferia, se puede crear un subcentro; si las fuerzas de aglomeración en la periferia son débiles, las actividades económicas pueden estar localizadas de manera dispersa por toda la zona metropolitana (Giuliano y Small, 1991).
La descentralización de la actividad económica es un hecho, pero no se da ni en forma definitiva ni dispersa. Deseconomías de aglomeración en el centro principal y creación de economías de aglomeración en suburbios han sido elementos fundamentales para que haya suburbanización de la actividad económica, pero no tiende, necesariamente, a la dispersión.
Las economías de aglomeración (sobre todo en los servicios que requieren un alto contacto cara a cara) son esenciales en la creación de centros, ya que permiten ubicar a las empresas en lugares centrales. Los servicios destinados a la demanda final pueden descentralizarse hacia los suburbios con el fin de localizarse cerca de sus consumidores (Alexander, Phillips y Shaw, 2008). Pero sectores económicos (como servicios intermediarios o que requieren el contacto cara a cara) deciden pagar rentas del uso del suelo más altas en el centro principal con el fin de aprovechar las ventajas en las redes sociales y de información (Ó hUallacháin y Reid, 1992).
Las economías de escala de la producción son las reducciones en los costos unitarios de una empresa, alcanzados porque se incrementan las ventas y que dependen del incremento de cualquiera o de todos los factores de la producción. La diferencia es que las economías internas de aglomeración se derivan de un aumento de la producción en un solo lugar o ciudad. Si el aumento de la producción se da en plantas de localización diferente, no son economías internas de aglomeración (Blair, 1991).
El origen de las economías internas de aglomeración es la especialización y surge del reconocimiento de rendimientos crecientes a escala (Alonso y Chamorro, 2001). Se obtiene cuando a un factor se le asignan tareas simples como la repetición de tareas, la reducción de tiempo al hacer la misma tarea y las indivisibilidades en los insumos (escala mínima de un insumo para ser eficiente, O’Sullivan, 1996). Las economías de alcance forman parte de las economías internas a escala de producción y aluden a la disminución en los costos de producción desde la expansión dentro de una nueva línea de producción. Las economías de localización describen la reducción de costos de producción de una empresa cuando se incrementa la actividad de la rama productiva o industria a la que pertenece, y se producen por economías en insumos intermedios, economías del trabajo y economías de comunicación (Alonso y Chamorro, 2001 y Chakravorthy, 2005).
Las economías externas de aglomeración son consecuencia de un alargamiento de nivel de actividad económica de un sector en la misma ciudad. No son intencionales de una acción del agente en otros (Fujita, 1989), las economías externas son reducciones en los costos de las empresas por factores externos y que pueden manifestarse en el mercado. La economía de urbanización es la reducción del costo de producción de una empresa a causa del incremento del producto social o total de la ciudad (Alonso y Chamorro, 2001; Eriksson et al. 2008). La diferencia es que las causas no sólo se dan para un sector sino en toda la actividad económica de la ciudad. Las economías de urbanización se pueden dar por infraestructura y equipamiento urbano, división del trabajo y economías internas.
Economía de aglomeración es la disminución de los costos lograda por las empresas, gracias al hecho de estar juntas. Aborda el surgimiento de los centros, a través de la agrupación de las actividades económicas en un solo lugar al interior de las zonas urbanas. De acuerdo con esta perspectiva, dependiendo del grado de intensidad de la fuerza de aglomeración, es el grado de concentración de la actividad económica en un centro (Chakravorthy et al. 2005). Existen varios tipos: las internas a escala de producción (o internas de aglomeración), las de localización y las de urbanización (Alonso y Chamorro, 2001; Eriksson et al. 2008).
En teoría, el sustento económico por el cual las ciudades se originan y persisten son las economías de aglomeración. Si no existieran, las actividades económicas estarían localizadas de manera dispersa. La ventaja de tener empresas similares y complementarias en una proximidad, así como desde la importancia de acceso al sistema de carreteras para trasladar mercancías y trabajadores en lugares fuera del centro principal, permite la creación de centros y la aparición de ciudades multicéntricas (DiPasquale y Wheaton, 1996). La centralidad de la localización de las empresas puede implicar un acceso rápido a la información y estimulará la innovación; el agrupamiento de actividades económicas similares forzará la competencia y un mercado mejor para sus productos (Imai, 1982; Alonso y Chamorro, 2001). El motivo por el cual las empresas se agrupan es por la maximización de beneficio que surge de la combinación y aplicación de las economías de escala y alcance. Si existiera un área homogénea, a las empresas les daría igual localizarse en un lugar o en otro, al no existir lugares homogéneos, se localizan en el lugar que les maximice su beneficio (Blair, 1991). Si dichas economías de aglomeración son lo suficientemente fuertes para crear centros, las actividades económicas se localizarán en un determinado centro, si las fuerzas de aglomeración son débiles, las actividades económicas tenderán a la dispersión (Coffey y Shearmur, 2001).
La aglomeración puede generar concentraciones de empleo en ciertas localizaciones dentro de un área urbana. Una localización bien equipada por infraestructura como vialidades, líneas de transporte, puede atraer a las empresas. Los centros se pueden formar donde tengan accesibilidad a mercados e insumos de una manera menos costosa (McDonald y Millen, 1998; Bennett y Smith, 2002). La formación de un centro está en relación directa a las economías de aglomeración. Esta formación es la respuesta a la ubicación próxima entre empresas, con la finalidad de reducir costos en el intercambio de insumos, ideas y productos. Las decisiones de localización, a su vez, tienen relación directa con el aprovechamiento de las ventajas de la creación de centros (Waddell y Shukla, 1993). Las economías de aglomeración permiten un círculo “benéfico” a un tiempo dado.
Cuando las economías de aglomeración de un centro (casi siempre es el centro principal) se estén debilitando con el paso el tiempo, existen otros lugares que tienen posibilidad de convertirse en centro si cuenta con las economías de aglomeración necesarias. Estos sitios son posibles candidatos a ser centros por la capacidad que tienen de acaparar decisiones de localización de las empresas con bienes y centros jerárquicos de muy alto orden. El desarrollo de diversos centros puede ser explicado por la importancia crítica del tiempo de viaje a dicho centro y accesibilidad en distancias (Richardson, 1977 y Bennett y Smith, 2002). Existe la posibilidad de que las economías de aglomeración del centro principal estén disminuyendo en proceso contrario a las economías de aglomeración de los subcentros creados en la periferia (Coffey y Sheamur, 2001).
Los centros suburbanos pueden contener una diversidad de actividades, con una fuerte concentración de oficinas y empleos, así como comercio minorista, y desarrollar una densidad más alta que otros centros suburbanos. La mayoría se desarrollaron alrededor de sectores urbanizados y centros comerciales. Incluso los centros principales suburbanos han llegado ser puntos focales al atraer eventos comunitarios y han adquirido un prestigio entre agentes inmobiliarios y residentes. Pero no han impedido la ausencia o limitados movimientos pedestales. Su funcionamiento como centro principal no se ha completado. En los centros principales tradicionales, la población que camina es más amistosa e incluso es benéfica a las economías de aglomeración, potencial que impulsa las compras y uso de servicios y por tanto una mayor interacción social (Cook et al. 2007). En contraste, el centro suburbano la dependencia del uso del automóvil y la baja densidad, comparada a la del centro tradicional, sigue siendo un signo distintivo del ambiente suburbano a pesar de considerarse como principal en la jerarquía (Fillion, 2001).
Ciudad Zacatecas-Guadalupe y su peculiaridad.
La ciudad Zacatecas-Guadalupe (czg) es de tamaño medio con 253, 634 habitantes (inegi, 2010), localizada a 689 kilómetros al norte de la ciudad de México, es la capital del estado del mismo nombre. Reconocida mundialmente en el período colonial por su gran riqueza en explotación y extracción de metales preciosos, entró en una crisis estructural cuando los precios internacionales de dichos metales cayeron a finales del siglo xix. A partir de ese momento, se convirtió sólo en la administradora de los recursos federales que llegaron al territorio estatal, por un lado y en distribuidora de bienes y servicios a la población local y de su zona de influencia (a pesar de los intentos de las últimas administraciones de convertirla en una zona industrial) por el otro.
Según la Encuesta Nacional de Empleo Urbano, el 39.4% de la población ocupada en la czg en el 2004 se encuentra en la rama de servicios, el 23% en el comercio, el 12.9% en el gobierno (ya sea federal, estatal o municipal), el 9.4% en la industria de la transformación, 8.7% en la industria de la construcción, 4.3% en comunicaciones y transportes, el 1.3% en actividades primarias y finalmente, el 1% en la industria extractiva y eléctrica. Este comportamiento es similar desde 1992 (inegi, 2006).
1.1 Compendio metodológico.
La centralidad es la concentración de la actividad económica en forma jerárquica a la distribución espacial. Se expresa cuando sus áreas de mercado son mayores a los territorios establecidos por Área Geo Estadística Básica (ageb), como unidad de análisis más pequeña utilizada por las bases de datos oficiales utilizadas (inegi 1990, 1994, 1995, 1999, 2000, 2004, 2005 y 2009), y permite identificar, por medio de la concentración del empleo de cada una de las actividades económicas consideradas, cuáles son las que cuentan con mayor número y diversificación de empleos y ramas. Los valores más altos implican una agrupación superior de funciones centrales. Mientras más diversificación y cantidad de empleos haya, mayor es el tipo y cantidad de funciones. El cálculo de la centralidad por ageb permite obtener el nivel de jerarquía que presenta cada área: centro principal, subcentro, centro de barrio y centro especializado. Por razones de espacio, sólo se presentan los resultados (véase Alegría 1994 y González 2009).
Se ha definido un modelo metodológico para determinar si la centralidad es explicada, por el lado de la oferta, por la capacidad productiva de los establecimientos de cada una de las ramas centrales apoyada por las economías de escala, alcance y aglomeración. El objetivo de dicho modelo es determinar si la centralidad es producto de la organización económica espacial y establecer si los establecimientos de comercios y servicios son apoyados por economías de escala, aglomeración y alcance.
El modelo presenta dos pasos, explica la organización económica espacial de la czg y relaciona tal organización con la centralidad. El primer paso tiene por objetivo mostrar el papel de las economías internas y externas en la organización económica espacial. Las empresas fundamentan su rentabilidad en el aprovechamiento de esas economías. La organización económica espacial, muestra la rentabilidad de empresas en un área determinada aprovechando sus economías internas y externas. El segundo paso incluye otro modelo estadístico en el cual se demuestra la correlación entre centralidad y organización económica espacial y enuncia la magnitud en que se incrementa el área de mercado de cada rama. La proporción en que se incrementa la centralidad dependerá de la rama económica en que aumente el empleo. A mayor concentración de éste por rama en un área geográfica, más centralidad. A mayor diversidad de ramas la jerarquía central del área geográfica será más importante.
Este procedimiento se aplica a cuatro periodos 1990-1993, 1995-1998, 2000-2003 y 2005-2008. Los cambios que se presenten en la comparación de los datos de un periodo a otro permitirán identificar si existe una intensificación de la hipótesis. Si el modelo estadístico presentado no tiene la suficiente representatividad, no quiere decir que los planteamientos teóricos sean falsos. Simplemente el modelo no se ajusta a los datos. Por razones de espacio, aquí se presentan sólo los resultados más relevantes (para mayor precisión del uso y utilidad de la metodología ver González, 2009).
1.2 Contrastes de la evidencia y la teoría.
Antes de cualquier análisis sobre la centralidad, los resultados revelan que la czg muestra un proceso de reestructuración de sus centros en periodos relativamente cortos que imprimen un estado de inestabilidad en su estructura urbana. La czg, durante la década de los noventa e inicios del siglo xxi, circula por un periodo de transición caracterizado por la descentralización errática del empleo. En el periodo 1990-1993, se registró sólo un centro principal. La jerarquía de centros se caracteriza por el agrupamiento de varios subcentros alrededor del tradicional centro de la ciudad de Zacatecas y por la diferencia de atracción entre los centros de las ciudades de Zacatecas y Guadalupe.

La descentralización de las jerarquías centrales es un hecho durante el periodo 1995-1998. La czg cuenta ahora con seis centros principales. Todos los centros principales se encuentran en el centro de Zacatecas y se debe esencialmente a la extensión del chz como concentrador de ramas económicas medulares. En consecuencia, hubo un reacomodo de localización de jerarquías centrales.

Durante el 2000-2003 la centralidad tuvo retroceso espacial al contraerse el territorio dominado por el centro principal. Más que un retroceso económico del centro de la ciudad de Zacatecas, se reacomodó y consolidó la estructura monocéntrica en la czg con tendencia a descentralizar actividades a ciertos subcentros localizados estratégicamente. Es un proceso de reacomodo y consolidación urbana porque se configura una jerarquía piramidal de centros, al quedar solo un centro principal, disminuir los subcentros (a los que muy probablemente requiera la czg) y aumentar en forma considerable aquellas ageb que tienen desdeñable o nula centralidad.
El centro de la ciudad de Zacatecas es el área con mayor poder de influencia sobre la czg al obtener la jerarquía como centro principal desde inicios de la década de los noventa hasta 2005. Las ramas comerciales y de servicios que requieren de un área de mercado mayor son las más centrales; y las ramas de servicios son más centrales que las comerciales. En forma general, las ramas comerciales no muestran centralidad; lo cual se debe al carácter minoritario del comercio zacatecano. Las actividades comerciales al menudeo buscan estar cerca de la población. Su dispersión siempre implicará un grado de centralidad nulo o desdeñable. En cambio los servicios turísticos, personales, médicos, financieros y de entretenimiento básico son centrales y determinan principalmente el dominio del centro tradicional. Y lo más importante, el aumento de centros principales y subcentros de un periodo a otro muestran un periodo de transición hacia una estructura policéntrica pero con dominio funcional por parte del centro principal.

A partir del período 2005-2008, la estructura de centros se modifica. Existen dos centros principales que se diferencian de los presentados en el período 1995-1998, por su localización distante y sobretodo, cada uno de ellos tiene zonas de influencia distintas no sólo en términos de centros sino en términos de oferta de bienes y servicios. A partir de 2005-2008, surge el centro principal Bernárdez que compite consumidores e inversiones al centro de la ciudad de Zacatecas.

1.3 Determinantes por el lado de la oferta de la centralidad.
¿Qué fue lo que provocó el cambio de la estructura urbana de ser dominada por un centro hacia la creación de otro centro competidor al dominante? Las economías de escala, alcance y aglomeración, por un lado y la especialización, o mejor dicho, la orientación de la actividad económica hacia el uso de tecnologías en la comunicación, fomento a un estilo de vida y entretenimiento, por el otro lado.
Al analizar los modelos paramétricos los resultados son los siguientes: el período 1990-1993, la proporción en que aumenta el área de mercado cuando se incrementa el empleo de la rama es mayor a la proporción en que lo hace el área de mercado cuando se desarrolla el empleo de otras ramas. Los establecimientos terciarios localizados en la czg dependen más de sus capacidades productivas internas que de las ventajas de aglomerarse con sus competidores o complementarios. Las economías internas a la empresa son más importantes que las economías externas (donde se presentan más valores negativos) en la czg.
Los servicios relacionados con la construcción y los de centros recreativos y deportivos y otros servicios de diversión prestados por el sector privado son las ramas que incrementan más sus ingresos a causa del incremento del empleo. Estas ramas son las que tienen mayores economías de escala que el resto. Los servicios de organizaciones políticas, civiles y religiosas y aquellos vinculados con la construcción son los que presentan mayores ventas, porque se agrupan con empresas de ramas distintas. Servicios relacionados con la construcción tienen incremento en el área de mercado y sus ventas se benefician de economías internas y externas. En el periodo mencionado, la economía de la czg se basa en el desarrollo de actividades referidas a su expansión física (industria de la construcción), producto del proceso de suburbanización de la población hacia la zona Bernárdez y norte de Guadalupe; y a su dinámica interna de abastecer bienes y servicios al consumidor, generalmente de orden básico, como el comercio de alimentos y bebidas requeridos, principalmente, por consumidores de ingreso medio y alto lo que determina la concentración de la actividad económica en el centro de la ciudad de Zacatecas (González, 2009).
Para el período 1995-1998, aquellas actividades que ofrecen bienes y servicios a la demanda externa, o sea al turismo (muy estimuladas en este periodo por la administración pública de la czg) tuvieron un significativo crecimiento, de igual modo contribuyeron a que el centro de la ciudad de Zacatecas se especializara en esta actividad, y permitieron que se extendiera la centralidad hacia otras áreas vecinas (Rebote, Ciudad Universitaria, Sierra de Álica y Lomas de la Soledad), Bernárdez y centro de Guadalupe donde se ofertan bienes y servicios a la demanda interna. De igual modo, se presenta la misma característica del periodo anterior: se trata de ramas que satisfacen una demanda propiciada por los grupos de ingreso alto y medio –ahora sólo se integran los visitantes–, al ofrecer bienes y servicios de orden intermedio o incluso de lujo. Sólo que en este periodo y contrario al pasado, el centro de la ciudad de Zacatecas ha tenido que compartir su jerarquía superior con áreas vecinas, a causa del aprovechamiento del casco colonial que permite el desarrollo de la actividad turística.
Los establecimientos terciarios en czg tuvieron relevantes cambios en su capacidad productiva al incrementar su escala para el período 2000-2003. La rama de intermediación comercial al por menor obtuvo el valor más alto positivo, y corresponde a la oferta de bienes y servicios destinados al mercado sustentado por ingreso alto y medio. Como consecuencia, se activan todas aquellas ramas que suministran o proveen los recursos a estos establecimientos.
En cuanto al aprovechamiento de las ventajas que proporciona el establecerse junto a sus competidores y complementarios los resultados son pobres, los establecimientos comerciales y de servicios en la czg no se benefician sus economías externas —ya sea porque lo desconocen o porque no quieren localizarse cerca de su competencia o complementarios. Quienes aprovecharon más dichas ventajas fueron las escuelas de educación superior. Durante este tiempo hubo un florecimiento importante de universidades profesionales y técnicas privadas, ubicadas en la zona Hidráulica. La economía de la czg manifiestó un estado progresivo al incrementar la escala productiva de sus establecimientos; sin embargo, en el espacio se diluye el beneficio, pues las ramas no aprovecharon las ventajas locacionales. Aún se sigue presentando el patrón de crecimiento de economías internas y externas de establecimientos que satisfacen demanda de consumidores de alto y medio ingreso. Toda rama que refiere al transporte tuvo crecimiento en la czg. La expansión urbana en el periodo analizado, producto de un proceso de suburbanización de la población y un reacomodo de la localización de la actividad económica, ha provocado un incremento en traslados (aumento de vehículos, sobre todo, particulares) ya sea hacia sus empleos o hacia sus destinos de consumo y ocio, principalmente en el centro de la ciudad de Zacatecas.
Las condiciones cambian para el último período (2005-2008). Para empezar no existe un patrón específico sobre el tipo de rama que creció. Fueron aquellas que tienen que ver con las tecnologías de la información (telecomunicaciones inalámbricas), así como las que satisfacen necesidades de tiempo de ocio (casas de juego, servicios de entretenimiento culturales y artísticos, parques de entretenimiento), servicios del cuidado de la salud en especial dedicados a la tercera edad (hospitales y centros de atención, residencias y asilos de ancianos) y comercios al por mayor de zapatos y textiles las que más crecieron.
Todas las ramas que cubren las necesidades básicas como los servicios personales están en claro decrecimiento, es decir, cambian radicalmente las condiciones económicas de la czg desde 2004, que fue la demanda de los pobladores quien sustentó la economía. A partir de 2005-2008 no hay tal situación, la economía de la czg está en plena crisis al no crecer, ya que la mayor parte de las ramas no mostraron aprovechamiento de sus economías de escala, alcance y de aglomeración, pero las que crecieron no refieren a la demanda interna en general sino más bien a características del estilo de vida que se lleva, como la utilización de tecnologías (en su más básico uso, como el fomento de negocios con uso de internet o televisión satelital), el cuidado de la salud (en términos de diagnóstico y cuidado, más que de prevención) y con el envejecimiento de la población propiciadas por la adquisición de prácticas de consumo suscitadas por las nuevas formas de inserción del capital mundial.
A diferencia de los períodos anteriores, estas actividades tienen la característica que utilizan poco empleo, o sea, son intensivos en capital. Los negocios con mayor futuro en la czg son aquellos que no fomentan el trabajo remunerado, situación que acentúa su situación crítica, al ser incapaz de crear empleos para su población. El deterioro del bienestar de la población de la czg es más evidente en los últimos años.
En términos espaciales, el cambio de la centralidad hacia dos centros principales corresponde claramente con el aprovechamiento (o no) de las economías de escala, alcance y aglomeración. Es el área de Bernárdez, o sea el nuevo centro principal, donde se concentra la mayor población con altos y medios ingresos (González, 2009) y la mayor demandante de servicios personales basados en el cuidado de la salud y de entretenimiento basado en la utilización de nuevas tecnologías.
Y tal como lo plantea la literatura sobre centralidad, el nuevo centro principal, lejos de ser similar al tradicional, se privilegia el uso del automóvil, la accesibilidad por medio de vías rápidas y sobretodo el fomento de actividades de ocio y entretenimiento que privilegia a los sectores de altos ingresos (centros comerciales, espacios abiertos, identidades basadas en el consumo y distinción social) en detrimento del contacto cara a cara, fomento a la actividad pedestal, interacción social básica que sustentan y da vida al centro de la ciudad de Zacatecas.
Conclusión.
De acuerdo con los resultados, la czg vive un proceso de reacomodo y reestructuración de su economía espacial. Inició con una dedicada a ofertar bienes y servicios de orden básico, que satisfacía una población movilizada hacia la periferia y con poder adquisitivo. Posteriormente la expansión de la ciudad, por un lado, y el impulso de una política de fomento al turismo, por el otro, propiciaron el repunte de actividades dedicadas a la demanda externa y sus complementarias (servicios de transporte). El centro de la ciudad de Zacatecas, como cabeza jerárquica de la centralidad, tuvo que expandir sus fronteras hacia áreas vecinas y hacia Bernárdez y Guadalupe. A diferencia del periodo anterior, la demanda se caracterizó por solicitar bienes y servicios de tipo intermedio. A inicios del presente siglo, la economía de la czg reorienta su objetivo a abastecer una demanda interna (el turismo no parece aportar elementos para seguir su ritmo de crecimiento) y especializarse en consumidores de alto ingreso, quienes solicitan bienes y servicios de tipo suntuario o de lujo. Finalmente, debido al cambio en los patrones y prácticas de consumo, las nuevas actividades estimuladas por la organización mundial capitalista de fomento a la tecnología, cuidado a la salud y entretenimiento, se crea un nuevo centro principal auspiciado por grupos de ingreso alto y medio que demandan este tipo de bienes y servicios.
El carácter terciario de la mayoría de economías urbanas corresponde al aumento de actividades comerciales y de servicios. El patrón de localización distinto de cada una de las ramas explica la centralidad. Teóricamente se considera que el contacto cara a cara, la ventaja de estar juntos unos con otros, un mercado laboral local, equipamiento urbano y la accesibilidad a los consumidores e insumos, permiten a las empresas ubicarse en el centro con una capacidad productiva determinada. El tamaño de la empresa depende de economías a escala, su habilidad para diversificar su capacidad productiva, ingreso y comportamiento del consumidor, inciden en su grado de diversificación, lo que estimula economías de alcance.
La oportunidad de aprovechar a un consumidor que compare y demande más productos induce a empresas a localizarse cerca unas de otras. Estas economías de aglomeración consienten el surgimiento de la centralidad. Una jerarquía se expresa a través  de la diversidad de funciones (en cantidad de servicios y bienes ofrecidos). Tal jerarquización induce centralidad, en el sentido de que los centros son la forma de localización aglomerada de actividad económica en la zona urbana. Por tanto,  los centros modifican la estructura económica urbana.
El efecto de las economías externas es menor a las internas. La mayor parte de ellas varía de un periodo a otro. Esto puede deberse al proceso de expansión del centro de la ciudad de Zacatecas como centro principal hacia sus áreas vecinas, su retraimiento posterior pudo dispersar economías externas hacia un nuevo centro principal alejado del tradicional. Se trata de un proceso de reacomodo de fuerzas locacionales que aún los establecimientos terciarios no han podido descifrar y que, en el caso de la czg, refieren a la localización residencial de la población, pero eso es un tema a tratar en otro espacio.
Bibliografía.
Alegría, T. (1994): “Consideraciones Teóricas y Metodológicas de Estructura Urbana”, proyecto Las Ciudades de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Norte, Tijuana.
Alexander, A., Phillips, S. y Shaw, G. (2008): “Retail location and shopping practices: consumers´ reactions to self-service retailing”, Environment and Planning A, vol. 40, no. 9, Pion Ltd., Londres, pp. 2204-222.
Alonso, O. y Chamorro, J. (2001): “How do producer services affect the location of manufacturing firms? The role of information accessibility”, Environment and Planning A, vol. 33, no. 9, Pion Ltd., Londres, pp. 1621-1642.
Blair, J. (1991): Urban and Regional Economics, Irwin-Homewood, Boston.
Bennett, R. y Smith, C. (2002): “The influence of location and distance on the supply of business advice”, Environment and Planning A, vol. 34, no. 2, Pion Ltd., Londres, pp. 251-270.
Chakravorthy, S.; Koo, J. y Lail, S. (2005): “Do localization economies matter in cluster formation? Questioning the conventional wisdom with data from Indian metropolises”, Environment and Planning A, vol. 37, no. 2, Pion Ltd., Londres, pp. 331-353.
Coffey, W. y Shearmur, R. (2001): “Intrametropolitan Employment Distribution in Montreal, 1981-1996”, Urban Geography, vol. 22, no. 2, Montreal.
Cook, G., et al. (2007): “The role of location in knowledge creation and diffusion: evidence of centripetal and centrifugal forces in the City of London financial services agglomeration”, Environment and Planning A, vol. 39, no. 6, Pion Ltd., Londres, pp. 1325-1345.
DiPasquale, D. y Wheaton, W. (1996): Urban economics and Real Estate markets, Prentice Hall, Boston.
Eriksson, R. et al. (2008): Agglomeration mobility: effects de localization, urbanization, and scale on job changes, Environment and Planning A, vol. 40, no, 10, Pion Ltd. Londres, pp. 2419-2434.
Fillion, P. (2001): “Suburban mixed-use centres and urban dispersion: what difference do they make?”, Environment and Planning A, vol. 33, no. 1, Pion Ltd., Londres, pp. 141-160.
Fujita, M. (1989): “Urban Economics Theory. Land use and City Size”, Cambridge University Press, Cambridge.
Giuliano, G. y Small, K. (1991): “Subcenters in the Los Angeles region, Regional” Science and Urban Economics no. 21, New York.
González, G. (2009): “Centralidad y distribución espacial del ingreso. Cambios en la estructura de la ciudad de Zacatecas-Guadalupe (1990-2004)”, conacyt-Universidad Autónoma de Zacatecas, Zacatecas.
Imai, H. (1982): “cbd Hypothesis and Economics of Agglomeration”, Journal of Economic Theory no. 28, Cornell University-University of California Los Angeles.
Inegi (1994, 1999, 2004 y 2009): Censos Económicos, Aguascalientes.
Inegi (1990, 1995, 2000, 2005 y 2010): Censos de Población y Vivienda, Aguascalientes.
Inegi (2006): PIB trimestral. Estadísticas económicas. Aguascalientes, México, pp. 9-10, disponible en
<http://www.inegi.gob.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/derivada/coyuntura/pib/pib.pdf> consultado el 16 octubre 2006

McDonald, J. (1987): “The identification of Urban Employment Subcenters”, Journal of Urban Economics no. 21, New York.
McDonald, J. y McMillen, D. (1998): “Suburban Subcenters and Employment Density in Metropolitan Chicago”, Journal of Urban Economics, vol. 43, no. 2, marzo, New York.
Ó hUallacháin, B. y Reid, N. (1992): “The Intrametropolitan Location of Services in the United States”, Urban Geography, vol. 13, no. 4, Montreal.
O’Sullivan, A. (1996): “Urban economics”, Irvin/McGraw Hill, Boston.
Richardson, H. (1977): “The new urban economics perspectives and alternatives”, Londres, Pion Limited.
Waddell, P. y Shukla, V. (1993): “Manufacturing Location in a Polycentric Urban Area: A Study in the Composition and Attractiveness of Employment Subcenters”, Urban Geography, vol. 14, no. 3, Montreal.

Recibido el 22 de Agosto de 2012.

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

Comité Director:
Carlos Barrios
Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-5245
EUMEDNET

Número actual
Números anteriores
Acerca de
Nuestros autores
Anuncios y Convocatorias
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > Delos
>