Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 14 - diciembre 2010

GUERREROS DE TERRACOTA

 

Héctor Gómez Pinos (CV)
hgomezp@uoc.edu

 

Resumen: Presentación de los famosos guerreros de terracota, cuyo equipo de investigación y conservación ganó recientemente el premio Príncipe de Asturias, en la que se citan tanto los elementos presentes en el mausoleo (soldados pero también carruajes, etc...) como las creencias culturales que motivaron su creación (existencia de un “otro mundo” paralelo, taoísmo...) y los factores históricos que permitieron una construcción tan enorme (unificación del imperio, legismo, integración de todos los súbditos en grandes obras civiles).
 

Para ver el artículo completo en formato pdf pulse aquí


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Gómez Pinos, H.:: "Guerreros de Terracota" en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 14, diciembre 2010. Accesible a texto completo en http://www.eumed.net/rev/china/


I. COMENTARIO

Guerreros de terracota del mausoleo de Qin Shihuangdi

Escultura. Guerreros de terracota a escala real, vestidos según el modelo militar de la época, originalmente pintados.

Realizados por artesanos estatales mediante técnica de ensamblaje.

Dinastía Qin (s. III a.C.), el conjunto fue terminado en el 210 a.C.

Xi’an, provincia de Shaanxi, China. Dentro del mausoleo del primer Emperador.

Las esculturas de los guerreros de terracota constituyen, tanto por su número como por su estado de conservación y técnica de creación, uno de los elementos más destacados, si no el que más, del enorme mausoleo del primer emperador de China, Qin Shihuang. Este complejo, cuya construcción fue encargada por el futuro emperador cuando tenía apenas trece años y terminado a su muerte en el año 210. a. C., contaba originalmente con más de siete mil soldados, dispuestos en formación según su rango militar y a tamaño natural, que portaban armas auténticas y presentan rasgos diferenciados entre si . Se incluyeron, además, junto a las tumbas y el ajuar funerario, otros elementos militares fielmente representados, caso de torretas, caballos y carros e incluso ríos de mercurio.

Los soldados, junto con el resto de la obra, fueron descubiertos en 1974 y se encuentran a pocos kilómetros de la actual Xi’an (centro-este de China); ciudad que, no debemos olvidar, fue la capital tanto del imperio Qin como de otros que le siguieron bajo el nombre de Chang’an y que era uno de los puntos destacados de la ruta de la seda.

El cómo y el porqué se construyó este mausoleo supone uno de los mejores ejemplos de que el arte no puede ser bien entendido si no se atiende tanto a los motivos de su creación como al contexto en que se realiza. Y es que por su enormidad es difícil pensar que esta obra se hubiese podido realizar antes. Efectivamente, para comprender cómo fue posible contar con la mano de obra necesaria para realizar todas las esculturas (creadas por piezas luego ensambladas) debemos tener muy presente que el rey de Qin, uno de los estados en los que China se encontraba dividida, había conseguido unificar el país y, siguiendo las ideas legistas, decidió emprender un inmenso proceso de reformas a todos los niveles con el fin de reforzar el estado y consagrar su obra para que perdurase durante siglos. A este respecto, y más allá de procesos más propiamente políticos y jurídicos, lo que nos interesa es que decidió hacer partícipe a todos los habitantes en el nuevo estado, tanto mediante acciones tendentes a crear una conciencia unitaria y centralista (caso de la reforma de la escritura), como mediante la construcción de grandes obras públicas que mejorasen las infraestructuras (caso de la red de carreteras y canales o de la Gran Muralla). Obras para las que contó con una fuerza humana nunca antes vista.

No menos importantes, y más discutidos, son los motivos que llevaron al emperador a querer ser enterrado junto a una representación de su ejército: su simbología y función. En este campo debe señalarse que semejante obra no fue creada para admirarse, sino que su concepción parte de la cosmovisión tradicional china, en este caso potenciada por las profundas creencias taoístas de Qin Shihuang , según la cual “el otro mundo” existe y está en constante relación con el mundo de los vivos , presentando ambos estructuras de organización paralelas. Por este motivo, con la representación de este ejército que a ojos chinos adquiere el mismo valor que si fuesen reales, el emperador se aseguraba tanto su “protección frente ataques enemigos” en ese mundo, como el poder mantener su estatus de dirigente. Idea que viene respaldada por la tradición, que empieza a ser residual en esta época, de que los sirvientes y otras personas acompañasen en la tumba a los señores. Así mismo, al reencontrarse con sus antepasados demostraría hasta qué punto elevó el nivel de la dinastía. El úlitmo de los aspectos a tener en cuenta, por su parte, es la posibilidad de dejar claro mediante la enormidad del complejo la grandeza del emperador, que ha unido un imperio no menos grandioso. Incluso no habiendo sido creado para contemplarse, la propia capacidad de haber construido algo así ya sería representativo “ante el universo” de esa idea.

Queda claro por tanto, y pese a la brevedad de la reseña, la necesidad de aproximarse a los soldados de terracota desde un enfoque muy distinto al de otras obras que nos son más cercanas, así como las múltiples lecturas que se pueden hacer, y que se habrán hecho y harán, de esta obra, de la que por todo lo dicho podemos afirmar que realmente “está viva”.

II. BIBLIOGRAFÍA

- CERVERA, I., “En busca de la inmortalidad”. En: VV. AA., (coord: CERVERA, I.), El arte de Asia oriental, Barcelona: UOC, 2004, módulo 3.

- FOLCH I FORNESA, D., “La formación de los primeros imperios en Asia oriental”. En: Historia de Asia oriental I: los imperios de Asia oriental, Barcelona: UOC, 2005, módulo 2.

- LEDDEROSE, L., “A Magic Army for the Emperor”. En: Ten Thousand Things. Module and Mass Production in Chinese Art, Princeton: Princeton University Press, 1998, pp. 51-73.

- RAWSON, J., “The power of images: the model universe of the First Emperor and its legacy”. En: Historical Research, Vol. 75, nº 188, 2002, pp. 123-154.

- www.globalmountainsummit.org/terra-cotta-warriors.html.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Enlaces
Subscribirse a OES-CHINA
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>