Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 12 -  septiembre 2009

SOLO, DE PIE CONTRA UN GIGANTE

 

Fernando Laborde
fernando_laborde@hotmail.com

 

Caminando por las calles de MacLeod Ganj, en el norte de la India, donde el Dalai Lama, principal referente espiritual y político del pueblo tibetano, se instaló tras exiliarse hace exactamente cincuenta años atrás, uno puede encontrar, a parte de la mayoría de población tibetana, una enorme industria marketinera alrededor del slogan “Free Tíbet”, slogan muy adoptado especialmente por los occidentales que boyan por estas tierras ¿Pero cuanta gente sabe de lo irrealizable de esta idea de un Tíbet libre hoy en día?

 


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Laborde, F.:: "Solo, de pie contra un gigante" en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 12, septiembre 2009. Accesible a texto completo en http://www.eumed.net/rev/china/


Pensar en un “free Tíbet” es conocer poco de la historia de este país, ya que durante prácticamente toda su historia como país, estuvo bajo la égida de un poder extranjero, ya sean mogoles, la China imperial, los ingleses y finalmente la China comunista. Al mismo tiempo no siempre fue una teocracia bajo la tutela de los Lamas. Durante casi ocho siglos, el Tíbet tuvo un gobierno de carácter secular, hasta que en el siglo XVI Altan Khan transfirió el poder a los Lamas, quienes reinaron hasta la ocupación China de mediados del siglo XX.

Así como en la historia hay muchas cosas irreversibles, la ocupación china del Tíbet también lo es, o por lo menos no existen panoramas más alentadores a corto plazo. Si bien se llevaron a cabo determinados avances durante la ocupación china, la pregunta es siempre la misma, ¿a qué costo? Miles de tibetanos perdieron la vida peleando por su independencia y su identidad cultural, y otros miles sufren de la privación de libertad, ya sea tanto física como de expresión.

Una vez que Mao tomó las riendas de China a fines de los años cuarenta, la existencia de un estado como el Tíbet que estuviese en su esfera de influencia y que históricamente haya sido tan importante para China, era incompatible con el proyecto de la China comunista. El hecho de que el gobierno tibetano haya estado regido por una autoridad religiosa y que el país tenga un sistema cuasi feudal, donde los Lamas poseían la mayoría de la tierra, hicieron que la invasión china tenga argumento alguno y esté encuadrada como la continuación de una lucha de liberación para el levantamiento del comunismo en oriente.

Hoy por hoy ningún país tiene ni la influencia ni la voluntad de enfrentar a China respecto a la cuestión Tíbet. Ningún país reconoció al gobierno en el exilio del Dalai Lama. Más allá del Derecho Internacional, las buenas costumbres entre estados, la cooperación internacional y las Organizaciones Internacionales como gendarmes de la paz mundial, la realidad indica que, lamentablemente, el Tíbet como nación independiente es una utopía imposible a corto y mediano plazo. A su vez el crecimiento de la inmigración de la etnia Han, impulsada por el gobierno central y las denuncias de políticas de control de natalidad más rigurosas que en el resto de China, haciendo pensar que el gobierno de Pekín deliberadamente busca enlentecer el crecimiento de la población de etnia tibetana, hacen que las relaciones sino-tibetanas sean aun más tensas.

En los papeles el Tíbet figura como una región autónoma, pero la realidad nos dice que el gobierno central chino cae con todo su peso en todas las áreas de gobierno del Tíbet. El pueblo tibetano se encuentra hoy en una encrucijada. Se encuentra entre el impulso vital de la libertad y la necesidad de seguir construyendo su propia identidad luchando contra un imposible, y la resignación ante un gigante que lo considera como parte de él buscando imponer su propia voluntad, que muchas veces va en contra de la voluntad de los tibetanos.

Me encantaría escribir que una solución es posible sin grandes sacrificios, pero no sería realista, y la realidad es que el pueblo tibetano para seguir existiendo hoy por hoy y mantener parte de su identidad y su cultura viva, tendrá que aprender a convivir y relacionarse con la China comunista.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Enlaces
Subscribirse a OES-CHINA
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>