Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 5-  diciembre 2007

DOCUMENTO

Texto íntegro del informe presentado por Hu Jintao ante el XVII Congreso Nacional del PCCh


A continuación presentamos el texto íntegro del informe titulado "Mantener en alto la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas en una lucha por conquistar nuevas victorias en la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada", presentado por Hu Jintao ante el XVII Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh), el 15 de octubre de 2007 en Beijing:

Camaradas:

Ahora voy a presentar ante el Congreso el siguiente informe en nombre del XVI Comité Central.El XVII Congreso Nacional del Partido Comunista de China es un congreso de suma importancia que se celebra en una etapa crucial de la reforma y el desarrollo de nuestro país. El tema del Congreso es: Mantener en alto la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas, tomando como guía la teoría de Deng Xiaoping y el importante pensamiento de la "triple representatividad"* y aplicando a fondo la concepción científica del desarrollo, para proseguir la emancipación de la mente, persistir en la reforma y la apertura, fomentar el desarrollo de manera científica e impulsar la armonía social, en una lucha por conquistar nuevas victorias en la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada.

La gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas es una bandera del desarrollo y progreso de la China actual, así como de la lucha unida de todo el Partido y el pueblo de las diversas etnias del país. La emancipación de la mente constituye una poderosa arma mágica para desarrollar el socialismo con peculiaridades chinas, la reforma y la apertura sirven como una vigorosa fuerza motriz para llevarlo adelante, la procura del desarrollo de modo científico y la armonía social son exigencias básicas para su consecución, y la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada representa el objetivo por el que luchan nuestro Partido y nuestra nación para el año 2020, y es allí donde radican los intereses fundamentales del pueblo de todas las etnias del país.

En el mundo de hoy se están operando cambios amplios y profundos, y en la China actual se están produciendo transformaciones en las mismas medidas. Son algo sin precedentes tanto las oportunidades como los desafíos que se nos han presentado, pero las primeras aparecen más que los segundos. En estas circunstancias, todo el Partido debe enarbolar con firmeza la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas para conducir al pueblo a marchar desde un nuevo punto de partida histórico, captar y aprovechar bien este importante periodo coyuntural estratégico, adoptar la actitud realista y pragmática y superarse con elevado espíritu emprendedor, con miras a continuar la edificación en todos los aspectos de la sociedad modestamente acomodada y el fomento acelerado de la modernización socialista, cumpliendo de este modo la noble misión confiada por la época.



I. LABORES REALIZADAS EN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS



Son nada ordinarios los cinco años que han transcurrido desde el XVI Congreso. Frente al cambiante y complejo entorno internacional y las arduas y pesadas tareas planteadas por la reforma y el desarrollo, el Partido, en su conducción del pueblo de las diversas etnias del país, ha enarbolado la gran bandera de la teoría de Deng Xiaoping y el importante pensamiento de la " triple representatividad" para superar toda clase de dificultades y riesgos, lo que le ha permitido crear nuevas perspectivas para la causa del socialismo con peculiaridades chinas y abrir nuevos horizontes al desarrollo del marxismo conforme a la realidad china.

En el XVI Congreso se dejó establecida la posición rectora del importante pensamiento de la "triple representatividad" y se tomó la decisión estratégica de edificar integralmente la sociedad modestamente acomodada. Con el propósito de llevar a efecto el espíritu de este congreso, el Comité Central ha convocado siete sesiones plenarias en las que ha adoptado respectivamente decisiones y disposiciones sobre las cuestiones transcendentales que atañen a la situación general, entre ellas la profundización de la reforma institucional, el perfeccionamiento del régimen de economía de mercado socialista, el fortalecimiento del Partido en su capacidad de gobernación del país, la elaboración del XI Plan Quinquenal y la configuración de una sociedad socialista armoniosa, y ha formulado y puesto en práctica la concepción científica del desarrollo y otros importantes pensamientos estratégicos, impulsando al Partido y al Estado a obtener en sus labores nuevos logros significativos como los siguientes:

Incremento en gran medida de la fuerza económica. La economía ha mantenido un desarrollo estable y rápido, con un aumento anual medio del producto interno bruto superior al 10 por ciento, un visible mejoramiento de la rentabilidad económica, un crecimiento notable del ingreso fiscal en años consecutivos y una estabilidad básica en los precios. Se ha llevado adelante con paso sólido la edificación de un nuevo agro socialista y se ha fortalecido la coordinación del desarrollo entre las diversas regiones. Ha marchado en forma expedita la construcción de un país innovador y se ha elevado considerablemente la capacidad de innovación autónoma. Se han registrado resultados evidentes en la construcción de infraestructuras y proyectos prioritarios de energía, transporte, comunicaciones, etc. Se han realizado con éxito vuelos espaciales tripulados. Se han hecho nuevos avances en el ahorro de energía y recursos y en la preservación del entorno ecológico. Se ha cumplido victoriosamente el X Plan Quinquenal y está marchando sin contratiempos el XI.

Avances sustanciales en la reforma y la apertura. Se ha profundizado gradualmente la reforma rural integral, aboliendo por completo los impuestos sobre la agricultura, la ganadería y los productos especiales e intensificando sin cesar la política de apoyo y beneficio a la agricultura, el campo y el campesinado. Se han obtenido progresos significativos en la reforma del régimen de administración de los activos estatales, las empresas estatales y áreas como las finanzas, el fisco y la tributación, la inversión, los precios, la ciencia y la tecnología. Se ha desarrollado aún más la economía de propiedad no pública. El sistema de mercado no ha dejado de completarse, junto al continuo mejoramiento de la regulación y el control macroeconómicos y una mayor celeridad del cambio de las funciones de los órganos gubernamentales. Ha aumentado en gran margen el monto total de las importaciones y exportaciones y se han dado pasos firmes en la aplicación de la estrategia de "salir al exterior", con lo que la economía abierta ha entrado en una nueva etapa.

Notable mejora de la vida del pueblo. Se ha registrado un considerable aumento en los ingresos de la población tanto urbana como rural, y han crecido en términos generales sus bienes familiares. Se ha establecido en forma preliminar el sistema de garantía del nivel de vida mínimo para la población urbana y rural, garantizando la manutención básica de los habitantes necesitados. La población ha experimentado una optimación de la estructura de su consumo, una creciente elevación del nivel de vestido, alimentación, alojamiento, desplazamiento y consumición en demás aspectos, y un notorio refuerzo de los servicios públicos a su disposición.

Nuevos progresos alcanzados en el fomento de la democracia y la legalidad. Se ha llevado adelante a paso seguro la reforma de la estructura política. Se han venido completando el sistema de asambleas populares, el de cooperación multipartidaria y consulta política bajo la dirección del Partido Comunista de China y el de autonomía regional de las minorías étnicas, y se ha vigorizado la democracia en los niveles de base. Ha adquirido un sano desarrollo la labor relativa a los derechos humanos. Se ha desenvuelto y robustecido el frente único patriótico. Se ha formado en lo fundamental un sistema jurídico socialista con peculiaridades chinas y se ha aplicado de manera efectiva el plan básico de administración del país de acuerdo con la ley. Se ha profundizado sin cesar la reforma del régimen administrativo y el judicial.

Nuevas perspectivas abiertas en el desarrollo cultural. Se ha promovido firmemente el fomento del sistema de valores clave del socialismo, con notorios resultados en el proyecto de investigación y desarrollo de la teoría marxista. Se ha desplegado ampliamente la formación ideológica y moral, elevando aún más el nivel de civilización en toda la sociedad. En el sector cultural se han hecho importantes avances en la reforma de su régimen y se han desarrollado aceleradamente sus actividades e industrias, lo que ha enriquecido en mayor medida la vida espiritual y cultural del pueblo. Se han logrado nuevos éxitos en el fortalecimiento de la salud de todo el pueblo y en los deportes competitivos.

Despliegue integral de la construcción en el ámbito social. Ha cobrado rápido desarrollo la educación en todos sus niveles y modalidades, y se ha hecho realidad en toda la línea la educación obligatoria gratuita en las zonas rurales. La magnitud del empleo se ha ampliado cada día más. La implantación de la Seguridad Social se ha fortalecido en mayor grado. Se ha coronado con victorias importantes la lucha contra la neumonía atípica, y se han venido completando el sistema de sanidad pública y los servicios de asistencia médica básica, por lo que se ha elevado sin cesar el nivel de salud del pueblo. La administración de la sociedad ha ido perfeccionándose gradualmente, de modo que la situación general de la comunidad social se ha mantenido estable y el pueblo ha podido vivir en paz y trabajar con satisfacción.

Logros históricos en la construcción de la defensa nacional y el ejército. Se ha impulsado de manera acelerada la reforma militar con peculiaridades chinas, se ha cumplido sin tropiezos la tarea de reducir en 200.000 los efectivos del ejército y se ha potenciado en forma integral su revolucionarización, modernización y regularización, lo que ha aumentado notablemente su capacidad de consumar la misión histórica en el nuevo siglo y en la nueva etapa.

Mayor fortalecimiento del trabajo relacionado con Hong Kong y Macao y con Taiwan. Hong Kong y Macao han mantenido la prosperidad y la estabilidad y han estrechado aún más sus relaciones económicas y comerciales con la parte continental del país. Se han iniciado con éxito los intercambios entre partidos políticos a través del estrecho de Taiwan, a cuyas dos orillas los contactos de personal e intercambios económicos y culturales han alcanzado un nuevo nivel. Se ha adoptado la Ley Antisecesión en firme defensa de la soberanía y la integridad territorial del país.

Avances significativos en la diplomacia omnidireccional. Ateniéndonos a la política exterior independiente y de paz, hemos desarrollado con dinamismo las diversas labores diplomáticas y hemos potenciado ampliamente el intercambio y la cooperación con los demás países, lo que nos ha permitido desempeñar un importante papel constructivo en los asuntos internacionales y lograr un buen ambiente internacional para la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada.

Sólido impulso a la nueva magna obra de la construcción del Partido. Se ha profundizado el fortalecimiento del Partido en su capacidad de gobernación del país y en su carácter de vanguardia. La innovación y el armamento en lo teórico han producido efectos fructíferos. Se han conseguido importantes logros en la educación impartida a los militantes del Partido sobre el mantenimiento de su carácter de vanguardia. La democracia interna del Partido se ha venido ampliando. Se han obtenido progresos sustanciales en la formación de los equipos dirigentes y el contingente de cuadros, sobre todo en la educación y capacitación de estos últimos, se ha reforzado aún más la labor relacionada con personas cualificadas y se han profundizado de forma constante la reforma del sistema de cuadros y personal y la innovación del sistema organizativo. El fomento del estilo del Partido y de la moralización administrativa y la lucha contra la corrupción han surtido efectos evidentes.

Mientras vemos los éxitos obtenidos, debemos ser también conscientes de que todavía existe una distancia nada desdeñable entre nuestro trabajo y las expectativas del pueblo, y que en el curso de nuestro avance aún enfrentamos no pocas dificultades y problemas, de los cuales los más destacados son los siguientes: El demasiado alto precio pagado por el crecimiento económico a costa de los recursos y el medio ambiente; el desequilibrio persistente en el desarrollo entre la ciudad y el campo, entre las diversas regiones y entre la economía y la sociedad; la dificultad agravada en el desenvolvimiento estable de la agricultura y en el incremento continuo de los ingresos del campesinado; la cantidad todavía considerable de problemas que atañen a los intereses vitales de las masas en materia de trabajo y empleo, seguridad social, distribución de ingresos, educación, sanidad, vivienda para la población, seguridad en la producción, labor judicial y orden público, junto a los relativos apuros en la vida de aquella parte de las masas con renta baja; la falta de fortaleza en la formación ideológica y moral; la adaptación insuficiente del Partido en capacidad de gobernación del país a la nueva situación y las nuevas tareas, y la carencia de profundidad en la investigación y el estudio de ciertos importantes problemas prácticos relacionados con la reforma, el desarrollo y la estabilidad; la debilidad y la flojedad en algunas organizaciones de base del Partido, y el estilo incorrecto, las manifestaciones formalistas y burocráticas bastante agudas y los graves casos subsistentes de ostentación, derroche, corrupción y otros comportamientos negativos de un reducido número de cuadros militantes del Partido. Debemos atribuir suma importancia a estos problemas y continuar trabajando con seriedad para su solución.

En términos generales, estos cinco años son un lustro en que la reforma, la apertura y la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada han adquirido progresos sustanciales, son un lustro en que nuestra fortaleza nacional integral ha aumentado en grandes proporciones y el pueblo ha disfrutado más beneficios reales, son un lustro en que el estatus y la influencia internacionales de nuestro país se han elevado considerablemente, y son un lustro en que la fuerza creativa, cohesiva y combativa del Partido se ha incrementado en forma notoria y todo el Partido y el pueblo de las diversas etnias del país se han unido más estrechamente. La práctica ha demostrado a plenitud que son totalmente correctas las importantes decisiones adoptadas por la dirección central durante y después del XVI Congreso Nacional.

Los éxitos logrados en los cinco años transcurridos son fruto de la lucha mancomunada de todo el Partido y del pueblo de todas las etnias del país. Por eso, me permito expresar, en nombre del Comité Central del PCCh, sincero agradecimiento al pueblo de todas las etnias del país, a los partidos democráticos, las diversas organizaciones populares y los patriotas de los distintos círculos sociales, a los compatriotas de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, los compatriotas de la Región Administrativa Especial de Macao, los compatriotas de Taiwan y los numerosos compatriotas residentes en el extranjero, así como a todos los amigos de los diversos países que están interesados en la modernización de China y le brindan apoyo.

II. GRAN PROCESO HISTÓRICO DE LA REFORMA Y LA APERTURA

Pronto acogeremos el trigésimo aniversario de la reforma y la apertura. En 1978 nuestro Partido celebró la III Sesión Plenaria del XI Comité Central, acontecimiento de trascendencia histórica que dio inicio al nuevo periodo histórico de reforma y apertura. Desde entonces, los comunistas y el pueblo chinos, con un intrépido espíritu emprendedor y a través de una impetuosa práctica de innovación, hemos compuesto una nueva y grandiosa epopeya de constante autosuperación y tenaz avance de la nación china, lo que ha producido cambios históricos en la fisonomía del pueblo chino, en la de la China socialista y en la del Partido Comunista de China.

La reforma y la apertura, una nueva gran revolución que el Partido conduce al pueblo a realizar en las nuevas condiciones de la época, persiguen los siguientes objetivos: emancipar y desarrollar las fuerzas productivas de la sociedad y materializar la modernización del país, haciendo que prospere el pueblo chino y se revigorice la gran nación china; impulsar el autoperfeccionamiento y desarrollo del sistema socialista de nuestro país inyectando nuevo vigor y vitalidad al socialismo, a fin de construir y desarrollar el socialismo con peculiaridades chinas, y, en la conducción de la China actual hacia el desarrollo y progreso, fortalecer y mejorar la construcción del Partido y mantener y fomentar su carácter de vanguardia, asegurando que el Partido marche en todo momento al frente de la época.

Debemos tener siempre presente que la gran causa de la reforma y la apertura se ha emprendido sobre la base de que la colectividad directiva central de la primera generación del Partido, con el camarada Mao Zedong como núcleo, creó el pensamiento de Mao Zedong y condujo a todo el Partido y el pueblo de las diversas etnias del país en la fundación de la Nueva China y en la conquista de grandes éxitos en el proceso de la revolución y construcción socialistas, así como en la obtención de experiencias preciosas a través de la ardua exploración de la ley objetiva de dicha construcción. La victoria de la revolución de nueva democracia y el establecimiento del socialismo como sistema básico dieron por sentados la premisa política fundamental y los cimientos institucionales para el desarrollo y progreso de la China actual en todos los aspectos.

Debemos tener siempre presente que la gran causa de la reforma y la apertura es la que inició la colectividad directiva central de la segunda generación del Partido, con el camarada Deng Xiaoping como núcleo, conduciendo a todo el Partido y el pueblo de todas las etnias del país. Frente a la desastrosa situación originada por los diez años de la "revolución cultural", esta colectividad directiva, persistiendo en emancipar la mente y buscar la verdad en los hechos y armándose con enorme coraje político y teórico, hizo una evaluación científica del camarada Mao Zedong y del pensamiento que lleva su nombre, repudió cabalmente la errónea teoría y práctica de "tomar la lucha de clases como eslabón principal", adoptó la decisión histórica de trasladar el centro del trabajo del Partido y el Estado hacia la construcción económica y de realizar la reforma y la apertura, y determinó la línea fundamental para la etapa primaria del socialismo, con lo cual tocó el clarín de la época para seguir el camino propio y construir el socialismo con peculiaridades chinas, y creó la teoría de Deng Xiaoping para guiar a todo el Partido y el pueblo de las diversas etnias del país a marchar a pasos agigantados en la gran expedición que es la reforma y la apertura.

Debemos tener siempre presente que la gran causa de la reforma y la apertura es la que la colectividad directiva central de la tercera generación del Partido, con el camarada Jiang Zemin como núcleo, ha conducido a todo el Partido y el pueblo de todas las etnias del país a continuar, desarrollar y empujar exitosamente hacia el siglo XXI. Desde la IV Sesión Plenaria del XIII Comité Central hasta el XVI Congreso Nacional, esta colectividad directiva, asumiendo la misión recibida en un momento crucial de importancia histórica, mantuvo en alto la gran bandera de la teoría de Deng Xiaoping, persistió en la reforma, la apertura y el avance con los tiempos y, frente a las agitaciones políticas, riesgos económicos y otras pruebas severas de dentro y fuera del país, se apoyó en el Partido y el pueblo para defender el socialismo con peculiaridades chinas, implantó el nuevo régimen de economía de mercado socialista, abrió nuevas perspectivas para la apertura en todos los aspectos, impulsó adelante la nueva magna obra de la construcción del Partido, creó el importante pensamiento de la "triple representatividad" y continuó conduciendo la nave de la reforma y la apertura en el avance por el rumbo acertado surcando las olas.

A partir del XVI Congreso Nacional, guiados por la teoría de Deng Xiaoping y el importante pensamiento de la "triple representatividad" y en adaptación a la evolución y cambios de la situación de dentro y fuera del país, hemos aprovechado el importante periodo coyuntural estratégico para desplegar el espíritu realista, pragmático, emprendedor y superador, y perseverar en la innovación en materia de teoría y práctica; hemos puesto fuerza en impulsar el desarrollo de manera científica y promover la armonía social; hemos mejorado el régimen de economía de mercado socialista, y hemos continuado propulsando con firmeza la gran causa de la reforma y la apertura en el curso de la práctica de la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada.

La característica más notoria del nuevo periodo la constituyen la reforma y la apertura. Desde las zonas rurales hasta las urbanas y desde el terreno económico hasta otros ámbitos, se ha desenvuelto con ímpetu arrollador el proceso de la reforma total; desde las zonas litorales hasta las ubicadas a lo largo del río Changjiang y las fronterizas y desde las regiones orientales hasta las centrales y occidentales, se ha abierto con firmeza y resolución la puerta al exterior. Esta gran reforma y gran apertura nunca conocidas en la historia han movilizado inconmensurablemente el entusiasmo del pueblo en sus cientos de millones de personas, posibilitando a nuestro país culminar con éxito un gran viraje histórico del régimen de economía planificada altamente centralizada al de economía de mercado socialista llena de vigor, y del estado de cierre o semicierre a la apertura omnidireccional. Hoy día, una China socialista de cara a la modernización, al mundo y al futuro se yergue monolíticamente en el Oriente del mundo.

El logro más notable del nuevo periodo es el desarrollo acelerado. En cumplimiento de la estrategia de "tres pasos" para materializar la modernización, nuestro Partido ha llevado al pueblo a mantener el estilo de vida sencilla y lucha dura para impulsar al país a desarrollarse de manera sostenida y acelerada a una velocidad poco vista en el mundo. Nuestra economía, a partir del momento en que estaba al borde del colapso, ha crecido hasta saltar al cuarto lugar mundial por su volumen global y al tercero en cuanto al monto total de importaciones y exportaciones, la vida del pueblo ha pasado de la insuficiencia de alimentos y ropa a un nivel modestamente acomodado en su conjunto, la población pobre en el campo ha disminuido desde más de 250 millones de personas a un poco más de 20 millones, y la construcción en los terrenos político, cultural y social ha cosechado éxitos que llaman la atención del mundo. Con su desarrollo, China no sólo ha logrado que su pueblo siga con seguridad un anchuroso camino de prosperidad y bienestar, sino que también ha hecho importantes contribuciones al desarrollo económico mundial y al progreso de la civilización humana.

La señal más relevante del nuevo periodo es avanzar con los tiempos. Adhiriéndose a la línea ideológica marxista, nuestro Partido ha explorado y contestado de continuo las importantes cuestiones teóricas y prácticas como las de qué es el socialismo, de cómo edificarlo, de qué partido debe construirse, de cómo construirlo, de qué tipo de desarrollo a conseguir y de cómo realizarlo, ha impulsado sin cesar el desarrollo del marxismo conforme a la realidad china, y ha mantenido y enriquecido su propia teoría, línea, programa y experiencia fundamentales. El socialismo y el marxismo, rebosantes de vitalidad en la vasta tierra de China, han traído más beneficios al pueblo llevando a la nación china a alcanzar a pasos agigantados la corriente de la época en avance y acoger brillantes perspectivas para su gran revitalización.

Los hechos han comprobado de manera convincente que la reforma y la apertura constituyen una opción clave para determinar el destino de la China actual y un camino ineludible para fomentar el socialismo con peculiaridades chinas y materializar la gran revitalización de la nación china, que sólo el socialismo ha podido salvar China y que únicamente mediante la reforma y la apertura es posible desarrollar el país, el socialismo y el marxismo.

Es imposible que la reforma y la apertura, como una nueva gran revolución, marchen siempre viento en popa y consigan éxito de un golpe. No obstante, lo más esencial es que ellas corresponden a la voluntad del Partido y la del pueblo y a la corriente de la época, han seguido un rumbo y un camino enteramente correctos, han tenido efectos y logros innegables, y no habrá salida si se paran o retroceden.

En el proceso histórico de la reforma y la apertura, nuestro Partido ha adquirido la valiosa experiencia de hacer salir de la pobreza a un país en desarrollo tan grande como el nuestro, con mil y cientos de millones de habitantes, acelerar la materialización de su modernización y consolidar y llevar adelante en él el socialismo, al combinar la adhesión a los principios fundamentales del marxismo con el desarrollo del mismo conforme a la realidad china, el mantenimiento de los cuatro principios fundamentales* con el de la reforma y la apertura, el respeto al espíritu pionero del pueblo con el fortalecimiento y el mejoramiento de la dirección del Partido, la persistencia en el socialismo como sistema básico con el fomento de la economía de mercado, el impulso de la transformación de la base económica con el de la reforma de la superestructura, el robustecimiento de las fuerzas productivas de la sociedad con la elevación de las cualidades cívicas de toda la nación, el aumento de la eficiencia con la promoción de la equidad social, la perseverancia en la independencia y autodeterminación con la participación en la globalización económica, la contribución a la reforma y el desarrollo con la preservación de la estabilidad social, y la propulsión de la gran causa del socialismo revestido de peculiaridades chinas con la de la nueva magna obra de la construcción del Partido.

La razón fundamental a la que se atribuyen todos nuestros éxitos y progresos obtenidos a partir de la reforma y la apertura estriba, en resumidas cuentas, en haber abierto el camino del socialismo con peculiaridades chinas y configurado su sistema teórico de este mismo. Para enarbolar la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas, el quid radica en atenerse a este camino y este sistema teórico.

El camino del socialismo con peculiaridades chinas significa: bajo la dirección del Partido Comunista de China, partir de las condiciones básicas del país, asumir la construcción económica como tarea central y perseverar en los cuatro principios fundamentales y en la reforma y la apertura, para emancipar y desarrollar las fuerzas productivas de la sociedad, consolidar y perfeccionar el sistema socialista y constituir una economía de mercado, una política democrática, una cultura avanzada y una sociedad armoniosa socialistas, edificando así un país socialista moderno, próspero, poderoso, democrático, civilizado y armonioso. La clave por la que este camino es correcto por completo y ha podido llevar a China al desarrollo y el progreso, reside en que no solamente hemos mantenido con firmeza los principios básicos del socialismo científico, sino también les hemos imprimido peculiaridades chinas bien definidas de acuerdo con la realidad del país y las características de la época. En la China actual, seguir con firmeza dicho camino es persistir verdaderamente en el socialismo.

El sistema teórico del socialismo con peculiaridades chinas es uno de carácter científico que abarca la teoría de Deng Xiaoping, el importante pensamiento de la "triple representatividad" y significativos pensamientos estratégicos como la concepción científica del desarrollo. Este sistema teórico, que ha mantenido y desarrollado el marxismo-leninismo y el pensamiento de Mao Zedong, y que ha cristalizado la sabiduría y el empeño de varias generaciones de comunistas chinos en su dirección del pueblo en la exploración y la práctica infatigables, representa los últimos logros del desarrollo del marxismo conforme a la realidad china, el acervo político y espiritual más apreciado del Partido y la base ideológica común del pueblo de las diversas etnias del país en su lucha unida. Se trata de un sistema teórico abierto y en constante desarrollo. Los cerca de 160 años de práctica a contar desde la publicación del Manifiesto del Partido Comunista demuestran que el marxismo podrá irradiar enorme vitalidad, creatividad y fuerza inspiradora sólo cuando se integre con las condiciones del propio país, progrese al compás de la evolución de la época y asuma el mismo destino de las masas populares. En la China actual, perseverar en el sistema teórico del socialismo con peculiaridades chinas significa atenerse al marxismo en el verdadero sentido de la palabra.

La práctica jamás conocerá fin, y la innovación tampoco. Los camaradas de todo el Partido debemos apreciar más que nunca el camino y el sistema teórico del socialismo con peculiaridades chinas creados por nuestro Partido después de pasar por una multitud de dificultades, mantenerlos firmemente por largo tiempo y desarrollarlos sin cesar; persistir en la emancipación de la mente, la búsqueda de la verdad en los hechos y el avance con los tiempos; atrevernos a reformar y a innovar, guardarnos siempre del anquilosamiento o estancamiento, y no dejarnos amedrentar por ningún riesgo ni desconcertarnos por ninguna interferencia, para que el camino del socialismo con peculiaridades chinas se amplíe cada vez más y que el marxismo de la China actual brille con mayor resplandor de la verdad.

III. PROFUNDIZAR LA APLICACIÓN DE LA CONCEPCIÓN CIENTÍFICA DEL DESARROLLO

Para proseguir la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada y el fomento del socialismo con peculiaridades chinas en la nueva etapa de desarrollo, es preciso persistir en tomar como guía la teoría de Deng Xiaoping y el importante pensamiento de la "triple representatividad" y aplicar a fondo la concepción científica del desarrollo.

Esta concepción es continuación y desenvolvimiento de los importantes pensamientos de las tres generaciones de la colectividad directiva central del Partido sobre el desarrollo; una expresión concentrada de la concepción del mundo y la metodología marxistas acerca del desarrollo; una teoría científica que se mantiene coherente con el marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping y el importante pensamiento de la "triple representatividad" a la vez que ha avanzado con los tiempos; un significativo principio rector para el desarrollo económico y social de nuestro país, y un pensamiento estratégico trascendental que se debe mantener y aplicar para promover el socialismo con peculiaridades chinas.

La concepción científica del desarrollo se ha formulado a partir de nuestras condiciones nacionales básicas en la etapa primaria del socialismo, a través de la síntesis de la práctica del desarrollo de nuestro país, tomando como referencia las experiencias extranjeras sobre esta materia y en adaptación a las nuevas exigencias del desarrollo. Al entrar en el nuevo siglo y la nueva etapa, nuestro país ha presentado en su desenvolvimiento una serie de nuevas características fásicas que consisten principalmente en lo siguiente: la fuerza económica se ha potenciado notablemente, mientras que siguen siendo poco elevado el nivel general de las fuerzas productivas y poco fuerte la capacidad de innovación autónoma, y las contradicciones estructurales y el modo de crecimiento extensivo formados durante largo tiempo permanecen sin cambiar radicalmente; el régimen de economía de mercado socialista se ha establecido en lo preliminar, en tanto que subsisten los obstáculos originados por regímenes y mecanismos que afectan al desarrollo, y la reforma se enfrenta con contradicciones y problemas subyacentes en su "conquista de plazas fuertes"; el pueblo ha alcanzado por lo general un nivel de vida modestamente acomodado, al tiempo que la tendencia de incremento de la disparidad en la distribución de ingresos continúa sin revertirse de manera radical y es todavía considerable el número de habitantes pobres o con renta baja en las zonas urbanas y rurales, lo que hace más difícil coordinar los intereses de las distintas partes; el desarrollo coordinado ha registrado éxitos notorios, mientras que aún no ha cambiado la situación de debilidad en la base agrícola y de retraso de las zonas rurales en el desarrollo y, en consecuencia, es ardua la tarea de reducir la diferencia de desenvolvimiento entre la ciudad y el campo y entre las diversas regiones y de promover un desarrollo coordinado entre la economía y la sociedad; la política democrática socialista ha venido desarrollándose y el plan básico de administración del país con arreglo a la ley está aplicándose con solidez, a la vez que el fomento de la democracia y la legalidad todavía no se ha adaptado por completo a las exigencias de la ampliación de la democracia popular y el desarrollo económico y social, por lo que es necesario seguir profundizando la reforma de la estructura política; la cultura socialista ha florecido todavía más, al tiempo que la demanda espiritual y cultural del pueblo tiende a ser cada día más fuerte y los pensamientos de la gente se han mostrado visiblemente más independientes, selectivos, cambiables y diferentes, lo que ha planteado exigencias aún mayores al fomento de la cultura más avanzada socialista; el vigor de la sociedad ha aumentado con evidencia, a la par que se han operado cambios profundos en su estructura, forma organizativa y configuración de intereses, de manera que su construcción y administración encaran muchos temas nuevos; la apertura al e xterior ha venido ampliándose cada vez más, mientras la competencia que afrontamos en el plano internacional se torna cada día más enconada, perdura la presión que supone la superioridad económica, científica y tecnológica de los países desarrollados y se han acrecentado los riesgos previsibles e imprevisibles, por lo que se exige una mayor coordinación del desarrollo interno con la apertura al exterior.

Todo ello muestra que con los incansables esfuerzos realizados a partir de la fundación de la Nueva China, sobre todo desde la reforma y la apertura, hemos conquistado en el desarrollo del país éxitos que llaman la atención del mundo, junto a los grandes cambios de significado trascendental operados en lo que va desde las fuerzas productivas a las relaciones de producción y desde la base económica a la superestructura, y que, sin embargo, no ha cambiado la condición básica de nuestro país de permanecer y seguir permaneciendo por largo tiempo en la etapa primaria del socialismo, ni ha cambiado la contradicción, que es la principal en nuestra sociedad, entre las crecientes necesidades materiales y culturales del pueblo y la atrasada producción de la sociedad. Las características fásicas del actual desarrollo de nuestro país son una expresión específica de la etapa primaria del socialismo como condición nacional básica en el nuevo siglo y en la nueva etapa. Subrayar la necesidad de adquirir una clara comprensión de esta condición no significa que debemos subestimarnos a la ligera resignándonos al atraso, ni apartarnos de la realidad para proceder con precipitación en busca de resultados inmediatos, sino insistir en la referida condición como fundamento sustancial para impulsar la reforma y proyectar el desarrollo. Hemos de mantener la mente lúcida en todo momento y basarnos en la etapa primaria del socialismo como la mayor realidad, con miras a analizar de forma científica las nuevas oportunidades y desafíos para nuestra participación integral en la globalización económica, conocer cabalmente la nueva situación y las nuevas tareas que nos presenta la evolución en profundidad de la industrialización, informatización, urbanización, mercadización e internacionalización, tener muy en cuenta los nuevos temas y contradicciones que afronta el país en su desarrollo, y seguir con mayor conciencia el camino de desarrollo de modo científico, en un brioso esfuerzo por abrir perspectivas aún más amplias para el fomento del socialismo con peculiaridades chinas.

La concepción científica del desarrollo tiene su primera acepción esencial en el desarrollo, su núcleo en la consideración del ser humano como lo primordial, su exigencia básica en la integralidad, la coordinación y la sostenibilidad, y su método fundamental en la actuación con una visión de conjunto, por lo cual es preciso persistir en los siguientes puntos:

- Tomar el desarrollo como la tarea primordial del Partido en la gobernación y la revigorización del país. El desarrollo reviste un significado decisivo para la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada y la propulsión acelerada de la modernización socialista. Debemos empeñarnos con firmeza en la construcción económica como tarea central, persistir en dedicarnos concentrados a la construcción y en entregarnos en cuerpo y alma al desarrollo, y emancipar y desenvolver constantemente las fuerzas productivas de la sociedad. Hemos de aplicar mejor la estrategia de revigorización del país mediante la ciencia y la educación, la de potenciación del mismo por medio de personas cualificadas y la de desarrollo sostenible; afanarnos, en lo tocante al desarrollo, en el dominio de la ley objetiva, la innovación de conceptos, el cambio de modalidades y la superación de dificultades, y mejorar la calidad y rentabilidad del desarrollo para lograr que éste sea sano y rápido, sentando así sólidos cimientos para el fomento del socialismo con peculiaridades chinas. Es menester hacer todo lo posible para alcanzar un desarrollo de modo científico que esté basado en la consideración del ser humano como lo primordial y que sea integral, coordinado y sostenible; un desarrollo armonioso caracterizado por la integración orgánica de las actividades en los diversos terrenos y la unidad y concordia entre todos los miembros de la sociedad, y un desarrollo pacífico que nos posibilite tanto nuestro propio desenvolvimiento mediante la salvaguardia de la paz mundial como la defensa de ésta a través de aquél.

- Considerar al ser humano como lo primordial. Servir de todo corazón al pueblo es el propósito fundamental del Partido, y toda su lucha y trabajo tienen como objeto crearle bienestar al mismo. Hemos de tomar siempre la debida realización, defensa y desarrollo de los intereses fundamentales de las más amplias masas populares como punto de partida y de destino de todas las actuaciones del Partido y del Estado, respetar la condición del pueblo como sujeto, hacer valer su espíritu pionero, garantizar sus diversos derechos e intereses, seguir el camino de prosperidad común y promover el desarrollo integral del ser humano, para conseguir que el desenvolvimiento fluya a favor del pueblo, cuente con su apoyo y le permita el codisfrute de los logros del desarrollo.

- Procurar un desarrollo integral, coordinado y sostenible. De acuerdo con la disposición general de la causa del socialismo con peculiaridades chinas, debemos impulsar en toda la línea la construcción económica, política, cultural y social, y fomentar la coordinación entre todos los eslabones y aspectos de la modernización, entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas y entre la superestructura y la base económica. Es necesario seguir con firmeza el camino de desarrollo civilizado, caracterizado por una producción desarrollada, una vida holgada y un buen ecosistema, edificar una sociedad economizadora de recursos y amigable con el medio ambiente, y conseguir la concordancia de la velocidad con la estructura, la calidad y la rentabilidad, y la coordinación del desarrollo económico con la población, los recursos y el medio ambiente, a fin de que el pueblo pueda vivir y dedicarse a la producción en un buen entorno ecológico y que la economía y la sociedad lleguen a desarrollarse de forma permanente.

- Proceder con una visión de conjunto. Debemos conocer con certeza y tratar adecuadamente las importantes relaciones existentes en la causa del socialismo con peculiaridades chinas, coordinando el desarrollo entre la ciudad y el campo, entre las diversas regiones y entre la economía y la sociedad, el desarrollo de la persona en armonía con la naturaleza, el desarrollo interno y la apertura al exterior, así como las relaciones entre las autoridades centrales y las territoriales, entre los intereses individuales y los colectivos, entre los parciales y los de conjunto, y entre los inmediatos y los de largo alcance, con vistas a poner en pleno juego el entusiasmo de las diversas partes. Es imperativo coordinar el trabajo en función tanto de la situación nacional como de la internacional, establecer una visión mundial, reforzar la capacidad de pensar desde la altura estratégica, saber captar oportunidades de desarrollo y hacer frente a los riesgos y desafíos en medio de la evolución y el cambio de la situación internacional, a fin de crear un entorno internacional favorable. No sólo debemos dominar la situación general y planear con una visión de conjunto, sino también ocuparnos de las principales labores que influyen en la situación general y de los problemas destacados que conciernen a los intereses de las masas, en un esfuerzo por impulsar su arreglo y lograr avances sustanciales en puntos clave.

Para aplicar a fondo la concepción científica del desarrollo, se nos exige perseverar constantemente en la línea fundamental de asumir la construcción económica como tarea central y persistir en los cuatro principios fundamentales y en la reforma y la apertura. La línea fundamental del Partido es la línea vital para él y para el Estado y sirve como garantía política para la realización del desarrollo de manera científica. Asumir la construcción económica como tarea central es lo primordial para la revigorización del país y la exigencia esencial para la prosperidad, el orden y la paz duraderos de nuestro Partido y nuestra nación; los cuatro principios fundamentales constituyen la base en la que se sostiene el Estado, y la piedra angular política para la existencia y el desarrollo del Partido y el país, y la reforma y la apertura suponen un camino que conduce a la potenciación de la nación y una fuente de vigor para el desarrollo y progreso del Partido y el país. Debemos integrar, con persistencia y sin vacilar en ningún momento, la construcción económica como tarea central junto con el mantenimiento de los cuatro principios fundamentales y la reforma y apertura como dos puntos fundamentales en la gran práctica del desarrollo del socialismo con peculiaridades chinas.

Para aplicar a fondo la concepción científica del desarrollo, se nos exige edificar con dinamismo una sociedad socialista armoniosa. La armonía social es un atributo esencial del socialismo con peculiaridades chinas. El desarrollo a modo científico se identifica intrínsecamente con la armonía social. De no haber el primero, no habrá la segunda, y sin ésta será también difícil lograr aquél. La configuración de la sociedad socialista armoniosa constituye una misión histórica que se prolonga a través de todo el transcurso del socialismo con peculiaridades chinas, y un proceso histórico y resultado social del tratamiento correcto de las diversas contradicciones sociales sobre la base del desarrollo. Por medio de éste, no sólo debemos incrementar la riqueza material de la sociedad para mejorar constantemente la vida del pueblo, sino también garantizar la equidad y la justicia sociales para promover de continuo la armonía social. Alcanzar la referida equidad y justicia es un pronunciamiento consecuente de los comunistas chinos y una importante tarea del desarrollo del socialismo con peculiaridades chinas. Hemos de actuar conforme a la exigencia general de democracia y legalidad, equidad y justicia, honestidad y fraternidad, vigor pujante, estabilidad y orden, y armonía entre la persona y la naturaleza, así como al principio de edificación y disfrute en común, para solucionar con diligencia los problemas ligados a los intereses del pueblo que le más preocupan y le afectan de la manera más directa e inmediata, en un esfuerzo por configurar una situación en que todos los integrantes del pueblo puedan aportar según su capacidad, ocupar cada uno su puesto adecuado y convivir en armonía, proporcionando así un entorno social propicio al desarrollo.

Para aplicar a fondo la concepción científica del desarrollo, se nos exige seguir profundizando la reforma y la apertura. Debemos impregnar de espíritu reformador e innovador los diversos eslabones de la gobernación del país y el manejo de los asuntos administrativos, mantener sin titubeos el rumbo de la reforma, elevar la cientificidad en las decisiones sobre ésta y fortalecer la coordinación entre las medidas para la misma. Es preciso perfeccionar el régimen de economía de mercado socialista, impulsar la reforma e innovación en materia de régimen en todos los terrenos, aligerar el paso de la reforma en las áreas importantes y los eslabones clave y elevar en toda la línea el nivel de la apertura, en un empeño por establecer regímenes y mecanismos pletóricos de vigor, altamente eficientes, abiertos en mayor grado y favorables para llevar a cabo el desarrollo de modo científico, dotando así de poderosa fuerza motriz y garantía en materia de régimen al desarrollo del socialismo con peculiaridades chinas. Debemos insistir en el mejoramiento de la vida del pueblo como punto de convergencia para un correcto tratamiento de la relación entre la reforma, el desarrollo y la estabilidad, a fin de lograr que la reforma siempre cuente con la aprobación y apoyo del pueblo.

Para aplicar a fondo la concepción científica del desarrollo, se nos exige fortalecer y mejorar de forma efectiva la construcción del Partido. Debemos, desde la altura de cumplir la misión de gobernar y revigorizar el país por parte del Partido, concretar la elevación de su capacidad de gobernación y el mantenimiento y fomento de su carácter de vanguardia en la dirección del desarrollo de modo científico y en la promoción de la armonía social, y plasmarlos en la conducción de China hacia el desarrollo y progreso y en una mejor representación y realización de los intereses fundamentales de las más amplias masas populares, de suerte que el trabajo y la construcción del Partido concuerden aún más con la exigencia de la concepción científica del desarrollo, brindando una garantía política y orgánica segura al desarrollo de modo científico.

Los camaradas de todo el Partido debemos dominar cabalmente la connotación científica y la esencia del espíritu de la concepción científica del desarrollo, fortalecer nuestra conciencia y firmeza con respecto a la puesta en práctica de esta concepción y empeñarnos en cambiar las ideas y conceptos no acordes con ella y resolver con esfuerzo los problemas relevantes que afectan y restringen la procura del desarrollo de modo científico, con el objeto de encauzar por la vía de éste el entusiasmo de toda la sociedad hacia el desarrollo y aplicar dicha concepción a todos los aspectos del desarrollo económico y social.

IV. NUEVAS EXIGENCIAS PARA CUMPLIR EL OBJETIVO DE LUCHA DE EDIFICAR DE FORMA INTEGRAL LA SOCIEDAD MODESTAMENTE ACOMODADA

Puesto que ya hemos dado pasos sólidos hacia el objetivo determinado por el XVI Congreso de edificar de forma integral la sociedad modestamente acomodada, en adelante debemos continuar luchando con empeño para asegurar la materialización de este objetivo de lucha en 2020.

Hemos de adaptarnos a los nuevos cambios operados en la situación de dentro y fuera del país, adecuarnos a la nueva expectativa que abriga el pueblo de las diversas etnias de vivir una vida mejor, tener presentes la tendencia y la ley objetiva del desarrollo económico y social, y adherirnos al programa fundamental compuesto de las metas y políticas básicas de la construcción del socialismo con peculiaridades chinas en los ámbitos económico, político, cultural y social para plantear, sobre la base del citado objetivo establecido por el XVI Congreso, exigencias nuevas y más elevadas respecto al desarrollo de nuestro país como las siguientes:

- Intensificar la coordinación del desarrollo en un esfuerzo por alcanzar un desenvolvimiento económico tan sano como rápido. Se harán progresos significativos en el cambio de la modalidad de desarrollo, y con base en la optimización estructural, la elevación de la rentabilidad, la reducción de insumos y la preservación del medio ambiente, se conseguirá cuadruplicar para el año 2020 el producto interno bruto per cápita del año 2000. Se perfeccionará en mayor medida el régimen de economía de mercado socialista. Es preciso elevar notablemente la capacidad de innovación autónoma y hacer ascender en grandes márgenes la tasa de contribución de los adelantos científicos y tecnológicos al crecimiento económico, permitiendo que el nuestro llegue a figurar entre los países innovadores. Se va a elevar a pasos firmes la tasa de consumo de la población, formando así un contexto de incremento económico a impulsos coordinados del consumo, la inversión y la exportación. Quedarán básicamente configurados un mecanismo de desarrollo apoyado en la coordinación e interacción entre la ciudad y el campo y entre las diversas regiones, y una distribución regional por funciones prioritarias. Se conseguirán importantes avances en la construcción del nuevo agro socialista. Se incrementará de modo visible el peso específico de la población urbana.

- Ampliar la democracia socialista para garantizar mejor los derechos e intereses del pueblo a la par que la equidad y la justicia sociales. Se incrementará de manera ordenada la participación política de los ciudadanos. Se debe aplicar a fondo el plan básico de administración del país conforme a la ley, reforzar en mayor medida el sentido de la legalidad en toda la sociedad y obtener nuevos logros en la construcción de un gobierno regido por la ley. Se completará aún más el sistema democrático en los niveles de base. Se fortalecerá notablemente la capacidad del gobierno en la prestación de servicios públicos básicos.

- Reforzar el fomento de la cultura con miras a elevar de manera evidente la calidad cívica de toda la nación. El sistema de valores clave del socialismo arraigará en la conciencia del pueblo y el buen estilo ideológico y moral se desarrollará en mayor grado. Quedará establecido en lo fundamental el sistema de servicio cultural público con cobertura para toda la sociedad, se elevará visiblemente el peso específico de la industria cultural en la economía nacional, se incrementará en forma notable su competitividad en el plano internacional y serán más abundantes los productos culturales que correspondan a la demanda del pueblo.

- Acelerar el desarrollo de las actividades de utilidad social para mejorar la vida del pueblo en todos los aspectos. Se debe completar aún más el sistema de educación nacional moderno, conformar en lo básico el de formación vitalicia y elevar notablemente el nivel de educación de todo el pueblo y el de preparación de personas con espíritu innovador. Habrá un número de puestos de trabajo aún mayor en la sociedad. Quedará establecida en lo fundamental la Seguridad Social con cobertura para la población tanto urbana como rural, para que todos tengan garantizada la manutención básica. Se configurará básicamente un marco de distribución racional y ordenada de ingresos, en el cual las personas de renta media representarán la mayoría y la pobreza absoluta será eliminada en lo fundamental. Todos tendrán acceso a los servicios médico-sanitarios básicos. Se completará en mayor medida el sistema de administración de la sociedad.

- Fomentar la civilización en lo ecológico, dando forma básica a estructuras sectoriales, modos de crecimiento y modalidades de consumo que permitan ahorrar energía y recursos y proteger el entorno ecológico. La economía circular alcanzará una escala considerable y el peso específico de las energías renovables aumentará de manera evidente. Las principales emisiones y descargas contaminantes estarán bajo control efectivo y se mejorará visiblemente la calidad del entorno ecológico. Se enraizará sólidamente en toda la sociedad el concepto de la civilización en lo ecológico.

Para el año 2020, cuando se haya alcanzado el objetivo de edificar en todos los aspectos la sociedad modestamente acomodada, China, nación con una civilización antigua e historia milenaria y país socialista grande en vías de desarrollo, llegará a ser un país que haya realizado básicamente la industrialización, haya aumentado en forma visible la fortaleza nacional integral y cuya magnitud total del mercado doméstico se haya situado entre las primeras filas del mundo; un país que haya elevado por lo general el nivel de prosperidad del pueblo, mejorado notablemente la calidad de su vida y logrado un buen entorno ecológico; un país en que el pueblo disfrute de derechos democráticos más plenos y tenga cualidades cívicas y aspiraciones espirituales más elevadas; un país que haya perfeccionado en mayor medida los sistemas en los diversos dominios y edificado una sociedad imbuida de mayor vigor, estable y unida, y un país que esté más abierto al exterior, dotado de mayor afinidad y dispuesto a hacer mayores contribuciones a la civilización humana.

Los próximos cinco años constituirán un periodo clave para la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada. Debemos reforzar nuestra confianza y entregarnos por completo a nuestro cometido con miras a sentar cimientos más sólidos para edificar en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada que sea de un nivel más alto y beneficie a los mil y cientos de millones de habitantes.

V. PROMOVER UN DESARROLLO SANO Y RÁPIDO DE LA ECONOMÍA NACIONAL

Para cumplir las metas del desarrollo económico en el futuro, la clave radica en la necesidad de lograr importantes avances en lo referente al aceleramiento del cambio del modo de desarrollo económico y al perfeccionamiento del régimen de economía de mercado socialista. Es preciso impulsar enérgicamente reajustes estratégicos de la estructura económica y prestar mayor atención al incremento de la capacidad de innovación autónoma, a la elevación del nivel de ahorro de energía y de protección medioambiental y al aumento de la calidad global de la economía y de su competitividad en el plano internacional. Hay que conocer a fondo la ley objetiva de la economía de mercado socialista y hacer valer aún mejor, en lo institucional, el papel básico del mercado en la distribución de recursos, para formar un sistema de regulación y control macroeconómicos favorable al desarrollo de modo científico. Para tales efectos, es necesario:

1. Incrementar la capacidad de innovación autónoma para construir un país innovador. Se trata del meollo de la estrategia sobre el desarrollo del país y la clave para elevar su fortaleza integral. Hay que persistir en seguir el camino de innovación autónoma con peculiaridades chinas y plasmar el aumento de la capacidad de esta innovación en todos los aspectos de la modernización. Se va a ejecutar concienzudamente el Programa Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico a Medio y Largo Plazo, aumentar la inversión en la innovación autónoma y hacer con énfasis avances sustanciales en las tecnologías clave que condicionan el desarrollo económico y social. Se acelerará la implantación del sistema estatal de innovación y se brindará apoyo a las investigaciones en ciencias básicas y en tecnologías de vanguardia y de beneficio público. Se apresurará el establecimiento de un sistema de innovación tecnológica con las empresas como sujeto, guiado por el mercado y que integre la producción, la enseñanza y la investigación, con el fin de orientar y apoyar a los elementos necesarios para la innovación en su agrupación en las empresas, promoviendo así la transformación de los logros científicos y tecnológicos en fuerzas productivas reales. Se debe profundizar la reforma del régimen de administración del trabajo científico y tecnológico, optimizar la distribución de recursos en este ámbito y perfeccionar la garantía jurídica, el sistema de políticas, el mecanismo de incentivación y el entorno del mercado que permiten estimular la innovación tecnológica y la industrialización de los logros científicos y tecnológicos. Se pondrá en ejecución la estrategia sobre los derechos de propiedad intelectual. Es necesario aprovechar plenamente los recursos científicos y tecnológicos internacionales. Se va a hacer mayores esfuerzos por conformar un ambiente de estímulo a la innovación, empeñarse en preparar científicos de primer orden a nivel mundial y líderes en ciencia y tecnología y prestar atención a la formación de personas con capacidad innovadora que laboren en la primera línea, para que la sabiduría innovativa de toda la sociedad mane a plenitud y surjan en gran número personas con aptitud innovadora de todos los aspectos.

2. Acelerar el cambio del modo de desarrollo económico para empujar la optimización y actualización de la estructura sectorial. Ésta es una urgente e importante tarea estratégica que atañe a la economía nacional en su conjunto. Hay que persistir en el nuevo camino de industrialización con peculiaridades chinas y en el principio de ampliación de la demanda interna con atención especial a la de consumo, para fomentar el cambio del modo de crecimiento económico, haciendo que este crecimiento, en vez de basarse principalmente en el impulso de la inversión y la exportación, se apoye en la propulsión coordinada del consumo más estos dos medios, en vez de basarse principalmente en la promoción del sector secundario, se apoye en la de los sectores primario, secundario y terciario en plena colaboración, y, en vez de basarse principalmente en el aumento del consumo de recursos materiales, se apoye principalmente en el progreso científico y tecnológico, la elevación de las cualidades de los trabajadores y la innovación administrativa. Se impone desarrollar un sistema industrial moderno, por lo que es preciso propulsar enérgicamente la integración entre la informatización y la industrialización con miras a impulsar al sector industrial a pasar de grande a fuerte, revigorizar la industria manufacturera de bienes de equipo y eliminar la capacidad de producción obsoleta; actualizar las industrias de alta y nueva tecnología y desarrollar la informática, la biológica, la de nuevos materiales, la aeronáutica y astronáutica y la oceánica, entre otras; fomentar los servicios modernos y elevar el peso específico y el nivel de este sector, y fortalecer la construcción de industrias básicas y de infraestructuras y acelerar el desarrollo de la industria de energía moderna y el sistema de transporte integral. Se garantizará la calidad y seguridad de los productos. Es preciso estimular la formación de grandes grupos empresariales con competitividad internacional.

3. Coordinar el desarrollo entre la ciudad y el campo para promover la edificación de un nuevo agro socialista. Resolver de manera adecuada los problemas relativos a la agricultura, el campo y el campesinado es algo que concierne a la situación general de la construcción integral de la sociedad modestamente acomodada, por lo que debemos considerarlo siempre como la primera de las más importantes de las labores de todo el Partido. Hay que fortalecer la posición de la agricultura como rama básica, seguir el camino de la modernización agrícola con peculiaridades chinas y establecer un mecanismo de efecto duradero para impulsar la agricultura con el apoyo de la industria y desarrollar las zonas rurales con la ayuda de las urbanas, creando así un nuevo contexto que integre el desenvolvimiento económico y social de estas zonas con el de aquéllas. Es necesario persistir en desarrollar la agricultura moderna y hacer prosperar la economía rural como la tarea prioritaria, potenciar la construcción de infraestructuras en el campo y completar el sistema de mercado rural y el de servicio a la agricultura. Hay que intensificar la aplicación de la política de apoyo y beneficio a la agricultura, el campo y el campesinado, proteger rigurosamente las tierras cultivables, aumentar la inversión en la agricultura, promover el progreso de la ciencia y la tecnología agrícolas e incrementar la capacidad productiva integral de la agricultura, con el objeto de garantizar la seguridad del Estado en cereales. Se va a reforzar la prevención y el control de epidemias en animales y plantas para elevar el nivel de calidad y seguridad de los productos agrícolas. Tomando como núcleo la estimulación a los campesinos a aumentar sus ingresos, se debe desarrollar las empresas de cantón y poblado, robustecer la economía distrital y desplazar por múltiples canales a campesinos a otros empleos. Hay que elevar el nivel de ayuda a las zonas pobres por medio de su propia explotación. Es menester profundizar la reforma rural integral, fomentar la reforma y la innovación del régimen financiero rural y reformar el sistema de derecho a bosques de propiedad colectiva. Hay que perseverar en el sistema de gestión rural básico, lo que requiere estabilizar y mejorar las relaciones en la contrata de tierras y completar el mercado de transferencia de derechos de gestión de tierras por contrata conforme al principio de legitimidad, voluntariedad y compensación, pudiendo promoverse la explotación de escala apropiada en múltiples formas en aquellos lugares que reúnan las condiciones necesarias. Se debe explorar formas eficaces para la realización de la economía colectiva, fomentar organizaciones campesinas de cooperación especializada y apoyar la gestión industrializada de la agricultura y el desenvolvimiento de las empresas líderes. Se formará un nuevo tipo de campesinos dotados de conocimientos culturales, técnicas y aptitudes de gestión, poniendo en juego el papel de los cientos de millones de campesinos como sujeto en la construcción del nuevo agro.

4. Intensificar el ahorro de energía y recursos y la preservación del entorno ecológico para incrementar la capacidad de desarrollo sostenible. La persistencia en el ahorro de recursos y la protección del entorno ecológico como política estatal básica es algo que atañe a los intereses vitales de las masas populares y a la existencia y el desarrollo de la nación china. Por eso, es imperativo situar la edificación de una sociedad economizadora de recursos y amigable con el medio ambiente en un lugar destacado en la estrategia de desarrollo de la industrialización y la modernización y llevarla a efecto en cada entidad y cada familia. Se ha de perfeccionar las leyes y políticas favorables al ahorro de energía y recursos y a la preservación del entorno ecológico y acelerar la conformación de regímenes y mecanismos para el desarrollo sostenible. Hay que poner en práctica el sistema de responsabilidad por el trabajo de ahorrar energía y reducir las emisiones y descargas contaminantes. Es indispensable desarrollar y generalizar técnicas avanzadas y adaptativas de ahorro, sustitución y reciclaje de energía y recursos y de saneamiento de la contaminación, explotar energías limpias y renovables, proteger la tierra y los recursos hídricos, e implantar un sistema científico y racional de uso de energía y recursos, con vistas a elevar la eficiencia de su utilización. Se fomentarán las industrias relativas a la protección medioambiental. Es necesario aumentar la inversión en el ahorro de energía y la preservación del medio ambiente, poniendo énfasis en el fortalecimiento de la prevención y eliminación de la contaminación hídrica, atmosférica y edáfica, con el objetivo de mejorar el hábitat de la población tanto urbana como rural. Se debe reforzar la construcción de proyectos hidráulicos, de silvicultura y de praticultura, y el control de la desertificación y degeneración de suelos en pedregales, en promoción de la rehabilitación del ecosistema. Hay que potenciar la capacidad de enfrentarse a los cambios climáticos, con miras a hacer nuevas contribuciones a la preservación del clima global.

5. Fomentar el desarrollo coordinado entre las diversas regiones y optimizar el marco de explotación del territorio nacional. Al disminuir la disparidad en el desarrollo entre las distintas regiones, se debe poner el acento en el acceso a los servicios públicos básicos en pie de igualdad, orientando los elementos de producción hacia un racional movimiento transregional. Es preciso continuar aplicando la estrategia general de desarrollo regional, para lo cual se precisa impulsar en profundidad la explotación a gran escala del Oeste del país, revigorizar en toda la línea el Nordeste y otros viejos centros industriales, fomentar enérgicamente el ascenso de las regiones centrales y apoyar con dinamismo a las orientales para que tomen la delantera en el desarrollo. Se va a reforzar la planificación del territorio nacional y, conforme a los requisitos de la configuración de regiones por funciones prioritarias, perfeccionar las políticas de desarrollo regional y reajustar la distribución geográfica de la economía. En adhesión a la ley objetiva de la economía de mercado, es preciso rebasar las demarcaciones administrativas para crear cierto número de anillos y franjas económicos con poderosa fuerza propulsora y vínculos estrechos. Al concebir la distribución geográfica de los proyectos importantes, hay que tomar en plena consideración el apoyo al desarrollo de las regiones centrales y occidentales y estimular a las orientales a impulsar y ayudar a aquéllas en su desenvolvimiento. Se debe brindar mayor apoyo al desarrollo de las antiguas bases revolucionarias, las áreas habitadas por minorías étnicas, las zonas fronterizas y las regiones pobres. Se ayudará a las zonas con recursos naturales agotados a realizar el cambio de modalidad económica. Hay que poner en mejor juego el importante papel de las zonas económicas especiales, la Nueva Zona de Pudong, en Shanghai, y la de Binhai, en Tianjin, en la reforma, la apertura y la innovación autónoma. Siguiendo el camino de urbanización con peculiaridades chinas, es necesario fomentar el desarrollo coordinado entre las ciudades grandes, las medianas, las pequeñas y los poblados a la luz del principio de planificación con una visión de conjunto de las zonas urbanas y rurales, distribución geográfica racional, ahorro de terrenos, funciones completas e impulso a las pequeñas poblaciones por parte de las grandes. Con énfasis en el fortalecimiento de la capacidad de soporte integral y con base en las ciudades supergrandes, se formarán aglomeraciones urbanas con un gran papel difusor para preparar nuevos polos de crecimiento económico.

6. Mejorar el sistema económico básico y perfeccionar el sistema de mercado moderno. Es necesario mantener y mejorar el sistema económico básico caracterizado por el desarrollo conjunto de las economías de múltiples formas de propiedad con la propiedad pública como la principal, consolidar y desarrollar sin vacilación alguna la economía de propiedad pública, estimular, apoyar y orientar de la misma manera las de propiedad no pública en su desenvolvimiento y persistir en la protección igualitaria del derecho real, con el objeto de conformar un nuevo contexto en el que las economías de distintas formas de propiedad compitan en pie de igualdad y se promuevan mutuamente. Se va a profundizar la reforma de las empresas estatales conforme al sistema de sociedades y el accionarial, completar el sistema empresarial moderno y optimizar la distribución y estructura de la economía estatal, para aumentar su vigor, fuerza de control e influencia. Se profundizará la reforma de las ramas monopolistas, introduciendo el mecanismo de competencia y reforzando el control gubernamental y la supervisión por parte de la sociedad. Se establecerá con mayor celeridad un sistema presupuestario para la gestión del capital estatal. Se completará el régimen y sistema de administración de todo tipo de activos estatales. Se debe impulsar la reforma de las empresas colectivas y desarrollar la economía colectiva y la cooperativa en múltiples modalidades. Es preciso promover el acceso al mercado sobre la base de la equidad, mejorar las condiciones de financiación y remover los obstáculos institucionales, para propulsar el desenvolvimiento de las economías individual y privada y de las empresas pequeñas y medianas. Sobre la base del sistema moderno de derechos de propiedad, se va a desarrollar la economía de propiedad mixta. Hay que acelerar la formación de un sistema de mercado moderno, unificado, abierto, competitivo y ordenado, fomentar el mercado de diversos tipos de elementos de producción, perfeccionar el mecanismo de fijación de precios de dichos elementos y de recursos que refleja la relación entre la oferta y la demanda en el mercado, el nivel de escasez de recursos y el coste por daños ambientales, reglamentar y desarrollar las asociaciones gremiales y las organizaciones intermediarias del mercado, y completar el sistema de credibilidad social.

7. Profundizar la reforma de los regímenes fiscal, tributario, financiero, etc., y mejorar el sistema de regulación y control macroeconómicos. Se perfeccionará el sistema de hacienda pública en torno al impulso del acceso a los servicios públicos básicos en pie de igualdad y de la construcción de regiones por funciones prioritarias. Al profundizar la reforma del sistema presupuestario, es necesario potenciar la administración y supervisión presupuestaria, completar el régimen que ajusta las facultades operativas a los recursos financieros a nivel tanto central como territorial, crear de manera acelerada un sistema de pagos de transferencia fiscales unificado, reglamentado y transparente, ampliar la magnitud y la proporción de los pagos de transferencia ordinarios y acrecentar la inversión en los servicios públicos. Se mejorará el régimen fiscal de nivel provincial hacia abajo para reforzar la capacidad de los gobiernos de base en la prestación de dichos servicios. Se pondrán en práctica los sistemas fiscales y tributarios favorables al desarrollo a modo científico, y se implantarán y perfeccionarán el sistema de usufructo retribuido de recursos y el mecanismo de compensación por daños al entorno ecológico. Hay que promover la reforma del régimen financiero y desarrollar mercados financieros en distintas modalidades, con el fin de crear un sistema financiero moderno caracterizado por variadas formas de propiedad y gestión, estructura racional, funciones completas, alta eficiencia y seguridad. Se incrementará la competitividad de la banca, del sector de valores y del de seguros. Es preciso optimizar la estructura del mercado de capitales y aumentar por múltiples canales la proporción de la financiación directa. Se va a reforzar y mejorar la supervisión y el control sobre las operaciones financieras, con miras a prevenir y neutralizar sus riesgos. Se mejorará el mecanismo de fijación de tipos de cambio del renminbi y se realizará paso a paso su convertibilidad en cuentas de capital. Hay que profundizar la reforma del régimen de inversión, completar el sistema de acceso al mercado y aplicarlo con rigor. Se mejorará el sistema de planificación estatal. Se desplegará el papel orientador de los programas y planes de desarrollo y las políticas sectoriales del Estado en la regulación y el control macroeconómicos y se elevará el nivel de esta regulación y control mediante la aplicación coordinada de las políticas fiscales y monetarias.

8. Ampliar la apertura al exterior en mayor envergadura y profundidad para elevar el nivel de economía abierta. Al persistir en la apertura al exterior como política estatal básica, se debe combinar aún mejor la estrategia de "introducir en el interior" con la de "salir al exterior", ampliar el alcance de la apertura, optimizar su estructura, elevar su calidad y perfeccionar el sistema de economía abierta con base en la interacción entre el desarrollo interior y de apertura al exterior, el beneficio mutuo, la ganancia para todos, la seguridad y la alta eficiencia, con el propósito de formar nuevas ventajas para la participación en la cooperación y la competencia económicas internacionales bajo las condiciones de la globalización económica. Se va a profundizar la apertura en el litoral, acelerarla en el interior del país y elevar su nivel en las zonas fronterizas, a fin de lograr una promoción recíproca entre la apertura al interior y la al exterior. Hay que apresurar el cambio de la modalidad de crecimiento del comercio exterior, basarse en ganar terreno en virtud de la calidad, reajustar la estructura de las importaciones y exportaciones, impulsar el cambio de modalidad y la actualización del comercio de procesamiento y desarrollar en forma enérgica el comercio de servicios. En cuanto a la utilización de fondos foráneos, es preciso innovar sus formas y optimizar su estructura para poner en juego el papel positivo que desempeña en el impulso a la innovación autónoma, la actualización sectorial y el desarrollo coordinado entre las diversas regiones, así como en otros aspectos. Es necesario innovar los modos de inversión y cooperación para con el exterior, respaldar a las empresas en su gestión internacionalizada en ámbitos como la investigación y desarrollo, la producción y la venta y acelerar la formación de empresas transnacionales y marcas de notabilidad internacional de nuestro país. Se emprenderá con dinamismo la cooperación internacional de beneficio mutuo en materia de energía y recursos. Se llevará a la práctica la estrategia acerca de las zonas de libre comercio y se fortalecerá la cooperación bilateral o multilateral en lo económico y comercial. Se adoptarán medidas integrales en contribución a un equilibrio fundamental en la balanza de pagos internacionales. Hay que atribuir importancia a la prevención de riesgos económicos internacionales.

La realización de un desarrollo sano y rápido de la economía nacional permitirá sin duda aumentar en mayor medida la fuerza económica de nuestro país y poner de relieve la pujante vitalidad de la economía de mercado socialista.

VI. DESARROLLAR CON TODA FIRMEZA LA POLÍTICA DEMOCRÁTICA SOCIALISTA

La democracia popular es la vida misma del socialismo. Desarrollar la política democrática socialista constituye el objetivo por el que lucha invariablemente nuestro Partido. Desde la reforma y la apertura, hemos venido impulsando de manera activa y prudente la reforma de la estructura política, gracias a lo cual la política democrática socialista de nuestro país ha mostrado una mayor vitalidad. Esta reforma, como importante parte de la reforma general del país, ha de profundizarse constantemente con el desarrollo económico y social, y adaptarse a la creciente elevación del entusiasmo del pueblo por la participación política. Hay que seguir firmemente el camino de desarrollo de la política socialista con peculiaridades chinas, persistir en la integración orgánica de la dirección del Partido, la condición del pueblo como dueño del país y la administración de éste con arreglo a la ley, mantener y completar el sistema de asambleas populares, el de cooperación multipartidaria y consulta política bajo la dirección del Partido Comunista de China, el de autonomía regional de las minorías étnicas y el de autogobierno de las masas en las entidades de base, a fin de impulsar sin interrupción el autoperfeccionamiento y desarrollo del sistema político socialista.

Al profundizar la reforma de la estructura política, es preciso persistir en la correcta orientación política y tomar como fundamento el aseguramiento al pueblo en su condición de dueño del país, y como objetivo la potenciación del vigor del Partido y el país y el despliegue de la iniciativa del pueblo para ampliar la democracia socialista, construir un Estado de derecho socialista y fomentar la civilización socialista en lo político. Hay que mantener firmemente el papel del Partido como núcleo dirigente en el dominio de la situación general y en la coordinación de las diversas partes, y elevar su nivel de gobernación científica, democrática y legal para asegurar su conducción del pueblo en la administración eficaz del país; persistir en el principio de que todos los poderes del Estado pertenecen al pueblo, con vistas a ampliar la participación política ordenada de los ciudadanos en las diversas instancias y en los diferentes terrenos, y movilizar y organizar de la manera más amplia al pueblo en la administración legal de los asuntos estatales y sociales y las actividades económicas y culturales; perseverar en el plan básico de administración del país con arreglo a la ley, establecer el concepto de la legalidad socialista y encauzar los diversos trabajos del Estado por vía legal, con el propósito de garantizar los derechos e intereses legales de los ciudadanos, y mantener con firmeza las características y ventajas del sistema político socialista para impulsar la institucionalización, reglamentación y procedimentalización de la política democrática socialista, dando así una garantía institucional en lo político y jurídico al mantenimiento de un orden y paz duraderos tanto en el Partido como en el país.

1. Ampliar la democracia popular para asegurar la condición del pueblo como dueño del país. Este estatus del pueblo es la esencia y el núcleo de la política democrática socialista. Hay que completar el sistema democrático, enriquecer las formas de la democracia, ensanchar los canales de su ejercicio y llevar a cabo según la ley las elecciones, la toma de decisiones, la administración y la supervisión democráticas, con el fin de garantizar al pueblo los derechos de conocimiento, participación, expresión y supervisión. Es preciso apoyar a las asambleas populares en el cumplimiento de sus funciones en virtud de la ley y saber valerse de los procedimientos legales para convertir los pronunciamientos del Partido en la voluntad del Estado; asegurar a los diputados a dichas asambleas el ejercicio de sus atribuciones con arreglo a la ley, estrechar sus vínculos con el pueblo y proponer una realización gradual de la elección de diputados conforme a una proporción demográfica igual en las zonas urbanas que en las rurales, e intensificar la compleción del sistema de comités permanentes de las mismas asambleas y optimizar la composición de sus integrantes en materia de conocimientos y edad. Se debe apoyar a la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino en el cumplimiento de sus funciones en torno a la unidad y la democracia como dos temas principales y promover la edificación del sistema de consulta política, supervisión democrática y participación y deliberación administrativa; incluir la consulta política en el procedimiento de la toma de decisiones, perfeccionar el mecanismo de supervisión democrática y aumentar el efecto real de la participación y deliberación administrativa, y fortalecer la autoconstrucción de la referida Conferencia y poner en juego su importante papel de coordinación de relaciones, aunamiento de fuerzas, aporte de consejos y sugerencias y servicio a los intereses generales. Se persistirá en la igualdad entre todas las etnias y se asegurará a los territorios de autonomía étnica el ejercicio de su derecho de autonomía según la ley. Respecto a la toma de decisiones, se va a impulsar su proceso científico y democrático, perfeccionar su sistema de apoyo informativo e intelectual y aumentar su transparencia y el nivel de participación del público, siendo necesario, en principio, escuchar opiniones de manera abierta cuando se trata de la elaboración de leyes, reglamentos y políticas públicas estrechamente vinculados con los intereses de las masas. Es preciso reforzar la educación en la conciencia de los ciudadanos como tales y establecer los conceptos de democracia, legalidad, libertad, igualdad, equidad y justicia socialistas. Hay que apoyar a la Federación Nacional de Sindicatos, la Liga de la Juventud Comunista, la Federación Nacional de Mujeres y demás organizaciones populares para que realicen sus labores conforme a la ley y a sus respectivos estatutos, participen en la administración social y los servicios públicos, y salvaguarden los derechos e intereses legales de las masas.

2. Fomentar la democracia en los niveles de base para asegurar al pueblo el disfrute de derechos democráticos más numerosos y más efectivos. El ejercicio directo de los derechos democráticos por parte del pueblo conforme a la ley para administrar los asuntos públicos y obras de beneficio público en las instancias de base practicando la autoadministración, autoservicio, autoeducación y autosupervisión y para llevar a cabo la supervisión democrática sobre los cuadros, constituye la vía más eficaz y más amplia por la cual el pueblo puede hacer valer su condición de dueño del país, por lo que debe fomentarse con prioridad como un programa básico para el desarrollo de la política democrática socialista. Se impone completar en las entidades de base el mecanismo de autogobierno de las masas rebosante de vigor y dirigido por las organizaciones de base del Partido, ensanchar el ámbito de dicho autogobierno y mejorar el sistema de administración democrática para convertir las comunidades urbanas y rurales en las de vida social caracterizadas por una administración ordenada, servicio completo y ambiente cívico y armónico. Debemos apoyarnos de todo corazón en la clase obrera para perfeccionar en las empresas e instituciones públicas el sistema de administración democrática con la asamblea de representantes de los trabajadores como forma básica, propulsar la información pública sobre los asuntos de las fábricas, apoyar a los trabajadores en su participación en la administración y defender sus derechos e intereses legales. Hay que profundizar la reforma de los organismos en los niveles de cantón y poblado, fortalecer la construcción del poder político de base y mejorar, entre otros sistemas, los de información pública sobre asuntos administrativos y sobre asuntos aldeanos, con el propósito de materializar la conexión efectiva y la interacción virtuosa entre la administración gubernamental y el autogobierno de las masas en las instancias de base. Es imperativo desplegar el papel positivo de las organizaciones sociales en la ampliación de la participación de las masas y en la transmisión de sus reclamaciones, reforzando así la función de autogobierno de la sociedad.

3. Aplicar de modo integral el plan básico de administración del país con arreglo a la ley para acelerar la construcción de un Estado de derecho socialista. Administrar el país conforme a la ley es la exigencia básica de la política democrática socialista. Hay que atenerse a la legislación efectuada con espíritu científico y en forma democrática y completar el sistema jurídico socialista con peculiaridades chinas. Se debe fortalecer la puesta en práctica de la Constitución y las leyes, insistir en la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, salvaguardar la equidad y la justicia sociales y defender la unidad, dignidad y autoridad del sistema legal socialista. Se precisa fomentar el ejercicio de las atribuciones administrativas según la ley. Al profundizar la reforma del régimen judicial, se va a optimizar la asignación de atribuciones judiciales, reglamentar las actuaciones de la misma índole e implantar un sistema judicial socialista de imparcialidad, alta eficiencia y autoridad, asegurando así a los organismos procesales y fiscales el ejercicio independiente y justo de sus atribuciones conforme a la ley. Es necesario redoblar el empeño en la formación de contingentes de seguridad pública, fiscalía y justicia para que apliquen la ley de modo riguroso, equitativo y civilizado. Se ha de desplegar a fondo la divulgación y educación en la legalidad y fomentar el espíritu propio de la administración según la ley, con el fin de crear una atmósfera social en que todos aprendan, acaten y empleen la ley conscientemente. Es preciso respetar y garantizar los derechos humanos y asegurar según la ley a todos los miembros de la sociedad sus derechos a la participación y al desarrollo en pie de igualdad. Las organizaciones del Partido de las diversas instancias y todos los militantes debemos actuar a conciencia dentro del marco de la Constitución y las leyes y dar ejemplo en la salvaguardia de su autoridad.

4. Robustecer el frente único patriótico para unir todas las fuerzas susceptibles de ser unidas. Promover la armonía en las relaciones entre uno y otro partido político, etnia, religión o estrato social y entre los compatriotas de dentro y fuera del territorio nacional, desempeña un papel irremplazable para fomentar la unidad y aglutinar las fuerzas. Ciñéndonos al principio de "coexistencia duradera, supervisión recíproca, trato mutuo con el corazón en la mano y estrecha compañía tanto en la gloria como en la desgracia", debemos fortalecer la cooperación y el trabajo en común con los partidos democráticos, apoyar a éstos y a las personalidades sin filiación partidaria para que cumplan aún mejor sus funciones de participación y deliberación administrativa y de supervisión democrática, y seleccionen y recomienden a un mayor número de cuadros sobresalientes no militantes del Partido Comunista para asumir cargos dirigentes. Se precisa tomar con firmeza el tema que son la lucha unida y la prosperidad y el desarrollo en común de todos los grupos étnicos, para garantizar los derechos e intereses legales de las minorías étnicas, consolidar y desarrollar las relaciones interétnicas socialistas de igualdad, unidad, ayuda mutua y armonía. Es necesario aplicar en todos los aspectos la orientación básica del Partido sobre el trabajo relativo a los asuntos religiosos y poner en juego el papel positivo de las personalidades del círculo religioso y de las masas creyentes en la propulsión del desarrollo económico y social. Hay que estimular a las personalidades de los nuevos estratos sociales a entregarse con entusiasmo a la construcción socialista con peculiaridades chinas. Se debe aplicar a conciencia la política del Partido relativa a los asuntos de chinos residentes en el extranjero y apoyar a los compatriotas de ultramar, los repatriados y los familiares de todos ellos a interesarse por la modernización y la gran causa de la reunificación pacífica de la Patria y participar en ellas.

5. Acelerar la reforma del régimen de la administración ejecutiva para edificar un gobierno de servicio. La referida reforma es un eslabón importante en la profundización de la reforma en general. Es indispensable empeñarse en la elaboración de un proyecto global para aquélla, concentrar esfuerzos en cambiar las funciones, racionalizar las relaciones, optimizar la estructura y elevar la eficacia, con vistas a configurar un régimen administrativo ejecutivo caracterizado por la concordancia entre poderes y responsabilidades, la división racional del trabajo, la toma científica de decisiones, la ejecución expedita de éstas y la supervisión rigurosa. Hay que completar el sistema de atribuciones y responsabilidades gubernamentales, mejorar el de servicios públicos, promover la administración electrónica y potenciar la administración social y los referidos servicios. Es preciso aligerar el paso en la separación entre la administración gubernamental y la gestión empresarial, entre aquélla y la gestión de los activos estatales, entre las funciones del gobierno y las de las instituciones públicas y entre aquéllas y las de las organizaciones intermediarias del mercado, reglamentar las actuaciones administrativas, fortalecer la construcción de los departamentos administrativos de aplicación de la ley, disminuir y reglamentar el examen y la aprobación administrativos y reducir la intervención gubernamental en el desenvolvimiento microeconómico. Se debe reglamentar la relación entre los departamentos de administración vertical y los gobiernos territoriales. Se va a intensificar la reorganización institucional y explorar la aplicación de un régimen macrodepartamental caracterizado por la unidad orgánica de las funciones, al tiempo de completar el mecanismo de coordinación interdepartamental. Es necesario simplificar y reglamentar los diversos organismos de deliberación y coordinación así como sus dependencias de diligencias, reducir las instancias administrativas y rebajar los costes de la administración, con el fin de solucionar con empeño los problemas de duplicación de organismos, solapamiento de funciones y responsabilidades y emisión de políticas sobre un mismo asunto por varios departamentos. Se debe instituir de forma coordinada organismos en los comités del Partido y los gobiernos, y en las asambleas populares y los comités de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, reduciendo el número de cargos dirigentes y controlando estrictamente las plantillas. Es preciso impulsar con celeridad la reforma de las instituciones públicas por clasificación.

6. Perfeccionar el mecanismo de condicionamiento y supervisión para garantizar que los poderes otorgados por el pueblo siempre sean empleados en procura de sus intereses. Para garantizar el correcto ejercicio de los poderes, se ha de hacerlos funcionar a la luz del día. Es imperativo perseverar en controlar los poderes, manejar los asuntos y administrar el personal por vía institucional, y crear y completar una estructura de poderes y un mecanismo de su funcionamiento en los cuales el poder de toma de decisiones, el de ejecución y el de supervisión se condicionen y coordinen mutuamente. Es preciso perfeccionar la legalidad en lo orgánico y las reglas de procedimiento, con objeto de asegurar a los órganos estatales el desempeño de sus facultades y el cumplimiento de sus deberes conforme a las competencias y procedimientos legales. Hay que mejorar los diversos sistemas de manejo abierto de asuntos, incrementando así la transparencia y credibilidad pública de la labor del gobierno. Se debe priorizar la intensificación de la supervisión sobre los cuadros dirigentes y, en particular, los principales, sobre la administración y empleo de los recursos humanos, financieros y materiales y sobre los puestos clave, y completar, entre otros sistemas, los de interpelación, exigencia de responsabilidad, auditoría de la responsabilidad económica, dimisión por culpa y destitución. Se precisa poner en práctica el reglamento de supervisión interna del Partido, reforzar la supervisión democrática y hacer valer el papel supervisor de la opinión pública, con miras a aumentar la fuerza concertada de la supervisión y la efectividad de ésta.

Cuanto más se desarrolle el socialismo, tanto más se desarrollará la democracia. En el transcurso histórico del desarrollo del socialismo con peculiaridades chinas, los comunistas y el pueblo chinos lograrán, sin duda alguna, desarrollar constantemente una política democrática socialista pletórica de vigorosa vitalidad.

VII. IMPULSAR EL GRAN DESARROLLO Y FLORECIMIENTO DE LA CULTURA SOCIALISTA

En la época actual, cuando la cultura ha llegado a ser cada vez más una importante fuente de fuerza cohesiva y creativa de una nación, así como un importante factor en la competencia relativa a la fortaleza nacional integral, el enriquecimiento de la vida espiritual y cultural se ha convertido en un anhelo cada día más ardiente de nuestro pueblo. Es menester mantener con firmeza el rumbo por el que ha de marchar la cultura socialista más avanzada, promover un nuevo auge en el desarrollo de la cultura socialista, estimular el vigor creativo cultural de toda la nación e incrementar la fuerza suave de la cultura nacional, para que el pueblo tenga aún mejor garantizados sus derechos e intereses culturales fundamentales, disfrute de una vida cultural y social más variopinta y adquiera un estado espiritual y anímico más elevado.

1. Fomentar el sistema de valores clave del socialismo y acrecentar la fuerza atractiva y cohesiva de la ideología socialista. Este sistema es la encarnación esencial de la ideología socialista. Hay que consolidar la posición rectora del marxismo, armar infatigablemente a todo el Partido con los últimos logros obtenidos en el desarrollo del marxismo conforme a la realidad de China y educar al pueblo en los mismos, aglutinar las fuerzas con el socialismo con peculiaridades chinas como ideal común, concitar la voluntad de lucha con el espíritu nacional que tiene el patriotismo como meollo y con el espíritu de la época cuya médula son la reforma y la innovación, y guiar los hábitos sociales con la concepción socialista del honor y el deshonor, a fin de consolidar la base ideológica común para la lucha unida de todo el Partido y del pueblo de todas las etnias del país. Es imperativo promover vigorosamente la innovación teórica, imprimiendo sin cesar al marxismo de la China actual claras peculiaridades prácticas, nacionales y de la época. Se debe desplegar actividades de propaganda y divulgación del sistema teórico del socialismo con peculiaridades chinas, para propulsar la popularización del marxismo de la China actual. Se precisa impulsar el programa de investigación y desarrollo en materia de teorías marxistas, a fin de dar respuestas de manera profunda a importantes cuestiones teóricas y prácticas y formar un buen número de teóricos marxistas, en especial teóricos jóvenes y de mediana edad. Es necesario integrar de manera efectiva el sistema de valores clave del socialismo en todo el proceso de la educación nacional y del fomento de la civilización en lo espiritual, para convertir estos valores en una aspiración consciente del pueblo. Se impone explorar con dinamismo vías eficaces para guiar con dicho sistema las corrientes ideológicas de la sociedad, y tomar iniciativa para realizar adecuadamente las labores en lo ideológico, respetando las diferencias y admitiendo la diversidad y, a la vez, oponiendo enérgica resistencia a la influencia de las distintas ideas erróneas y decadentes. Hay que hacer florecer y desarrollar la filosofía y las ciencias sociales, promover la innovación en sistemas disciplinarios, criterios académicos y métodos de investigación científica, estimular al círculo de filosofía y ciencias sociales a desempeñar el papel de banco de ideas para la causa del Partido y del pueblo, e impulsar a las personas especializadas sobresalientes y los logros destacados en estas disciplinas del país a tener una mayor presencia en el mundo.

2. Fomentar una cultura armoniosa y cultivar hábitos civilizados. La cultura armoniosa constituye un importante soporte espiritual para la unidad y el progreso del pueblo entero. Hay que desarrollar con dinamismo la prensa, la edición, la radio, el cine, la televisión, la literatura y el arte, mantener con firmeza la orientación acertada y fomentar la sana tendencia social. Se debe atribuir importancia a un desarrollo cultural coordinado entre las ciudades y el campo y entre las diversas regiones, enriqueciendo con empeño la vida espiritual y cultural en las zonas rurales, en las áreas apartadas y de los trabajadores emigrados del campo. Se impone acentuar el fomento y la administración de las actividades culturales en Internet, a fin de crear un buen ambiente para ella. Hay que enarbolar enérgicamente las ideas patrióticas, colectivistas y socialistas y, con el énfasis puesto en el fortalecimiento de la conciencia de honestidad y credibilidad, reforzar el fomento de la moral social, ética profesional, virtud familiar y cualidades personales, y poner en juego el papel ejemplar de las personas modelo en la ética con el objeto de orientar a la gente en el cumplimiento consciente de las obligaciones legales y las responsabilidades sociales y familiares. Es necesario acentuar y mejorar el trabajo ideológico-político, empeñarse en dar atención humanista e impartir orientación psicológica, y tratar con métodos correctos las relaciones interpersonales. Se precisa movilizar a los diversos sectores sociales para realizar conjuntamente una adecuada educación ideológica y moral entre los jóvenes y adolescentes y crear un buen entorno social para su sano crecimiento. Hay que desplegar a fondo las actividades de masas encaminadas a promover la civilización en lo espiritual, perfeccionar el sistema de voluntariado social y formar hábitos sociales de igualdad entre el hombre y la mujer, respeto a la tercera edad y cariño con la infancia, amor y ayuda mutuos y coraje en acciones heroicas por la justicia. Es necesario fomentar el espíritu científico y divulgar conocimientos científicos. Se debe desarrollar ampliamente la campaña de fortalecimiento de la salud de todo el pueblo. Es imperativo llevar a buen término los Juegos Olímpicos y los Juegos Paralímpicos de 2008 y la Exposición Universal de 2010.

3. Desarrollar la cultura china y formar el hogar espiritual común de la nación china. Esta cultura constituye una fuerza motriz inagotable para la nación china en su sucesión ininterrumpida y avance unido. Es necesario conocer cabalmente la cultura tradicional de la Patria, asimilar su quintaesencia desechando su escoria, adaptarla a la sociedad actual y concordarla con la civilización moderna, para que conserve la identidad nacional y demuestre el espíritu de la época. Hay que fortalecer la educación en las bellas tradiciones culturales de China y recurrir a modernos medios científicos y tecnológicos para explotar y utilizar los abundantes recursos de la cultura nacional. Se va a intensificar el redescubrimiento y protección de las culturas de las diversas etnias, dar importancia a la preservación de las reliquias y los patrimonios culturales no materiales, y efectuar con éxito la recopilación de escritos y documentos culturales clásicos. Se debe acentuar el intercambio cultural con el exterior para asimilar los excelentes logros de la civilización de otros países y aumentar la influencia de la cultura china en el plano internacional.

4. Impulsar la innovación cultural e incrementar el vigor del desarrollo cultural. Impulsar, desde un alto punto de partida de la época, la innovación en la cultura respecto a su contenido, forma, régimen, mecanismo y medio difusor y emancipar y desarrollar las fuerzas productivas culturales constituye el camino ineludible para hacer prosperar la cultura. Hay que persistir en el rumbo de servir al pueblo y al socialismo y en la orientación de "que se abran cien flores y compitan cien escuelas", adentrarse en la realidad, en la vida y en las masas, poner siempre las repercusiones sociales en el primer lugar, y concordar la rentabilidad económica con los efectos sociales. Se debe crear más productos espirituales y culturales sobresalientes que reflejen la condición del pueblo como sujeto y la vida real y que gusten a las masas. Es preciso profundizar la reforma del régimen cultural y mejorar las políticas destinadas a apoyar las actividades culturales de beneficio público, desarrollar la industria cultural y estimular la innovación cultural, conformando de esta manera un entorno favorable a la producción de obras selectas, la formación de personas cualificadas y la generación de efectos sociales y rentabilidades económicas. Hay que fomentar con firmeza las actividades culturales de beneficio público como vía principal para garantizar al pueblo sus derechos e intereses fundamentales en este ámbito, e incrementar la inversión en dichas actividades para fortalecer la construcción de instalaciones culturales en las comunidades urbanas y rurales. Es preciso desarrollar con gran esfuerzo la industria cultural, aplicar la estrategia de impulso a ésta por medio de proyectos importantes, acelerar la construcción de centros de la misma industria y conglomerados empresariales culturales con características regionales, y formar empresas clave e inversores con visión estratégica al respecto, con miras a hacer florecer el mercado cultural y acrecentar su competitividad en el plano internacional. Hay que aplicar altas y nuevas tecnologías para innovar modos de producción cultural, fomentar nuevas modalidades operativas de la cultura y acelerar la creación de un sistema de difusión cultural caracterizado por transmisión rápida y cobertura amplia. Se debe instituir un sistema estatal de honores para encomiar a los trabajadores culturales que hagan aportes sobresalientes.

La gran revitalización de la nación china ha de ser acompañada por el florecimiento de su cultura. Nos incumbe poner en pleno juego el papel de sujeto que desempeña el pueblo en la edificación cultural y desplegar el entusiasmo de los numerosos trabajadores culturales, impulsar con mayor conciencia e iniciativa el amplio desarrollo y prosperidad de la cultura y emprender creaciones en la gran práctica del socialismo con peculiaridades chinas, haciendo que el pueblo comparta los logros del desarrollo cultural.

VIII. IMPULSAR CON CELERIDAD LA CONSTRUCCIÓN EN EL ÁMBITO SOCIAL PONIENDO ÉNFASIS EN EL MEJORAMIENTO DE LA VIDA DEL PUEBLO

La construcción en el ámbito social está estrechamente vinculada con la felicidad, seguridad y salud del pueblo. Por lo tanto, se debe, sobre la base del desarrollo económico, atribuir más importancia a dicha construcción, empeñarse en garantizar y mejorar la vida del pueblo, propulsar la reforma del régimen social, ampliar los servicios públicos, perfeccionar la administración social y promover la equidad y la justicia sociales, en un esfuerzo por que todos tengan recurso y oportunidad de estudiar, perciban retribución por el trabajo, disfruten de la asistencia médica en caso de enfermedad, cuenten con sustento en la vejez y poseen alojamiento para habitar, impulsando de esta manera la edificación de la sociedad armoniosa.

1. Priorizar el desarrollo de la educación para edificar un país fuerte en recursos humanos. La educación es la piedra angular para la revigorización de la nación, y la equidad en la educación, la importante base para la equidad social. Con sujeción a la aplicación cabal de las directrices educativas del Partido, hay que persistir en la primacía de la preparación de personas y en la prioridad de la educación en lo moral, efectuar la formación cualitativa, elevar el nivel de modernización de la educación, formar constructores y continuadores de la causa socialista íntegramente desarrollados en lo moral, lo intelectual, lo físico y lo estético, y realizar con éxito una educación a satisfacción del pueblo. Se debe optimizar la estructura educacional, impulsar la educación obligatoria hacia un desarrollo equilibrado, agilizar la generalización del ciclo superior de enseñanza secundaria, fomentar vigorosamente la formación profesional y elevar la calidad de la enseñanza superior. Se precisa otorgar importancia a la educación preescolar y dar atención a la educación especial. Es imperativo renovar el concepto de la educación, profundizar la reforma relativa al contenido y la forma didácticos, el sistema de examen, el de admisión y el de evaluación de calidad, etc., aliviar la carga en horas lectivas y deberes de casa que llevan los alumnos de primaria y secundaria y elevar la cualidad integral del educando. Para mantener con firmeza el carácter de beneficio público de la educación, hay que incrementar la inversión fiscal en ésta, reglamentar los cobros en este concepto, brindar apoyo a la educación en las regiones pobres y los territorios de minorías étnicas, perfeccionar el sistema de financiación a los estudiantes y asegurar a los hijos de las familias necesitadas y de los trabajadores emigrados del campo el acceso, en pie de igualdad, a la educación obligatoria. Es imperativo fortalecer las filas del magisterio, mejorando con énfasis la cualidad de los docentes rurales. Se debe estimular a las fuerzas del ámbito social a ocuparse de la educación y reglamentar sus actividades. Es indispensable desarrollar la educación a distancia y la educación continua, con miras a construir una sociedad afanada en los estudios, en la cual todo el pueblo se interese por estudiar y se fomente la formación vitalicia.

2. Llevar a la práctica la estrategia de desarrollo relativa a la ampliación del empleo promoviendo su aumento por medio de actividades emprendedoras. El empleo constituye la base para la subsistencia del pueblo. Se debe persistir en la aplicación de la política de empleo activa, fortalecer la orientación del gobierno, perfeccionar el mecanismo de colocación en función del mercado, ampliar la magnitud del empleo y mejorar su estructura. Hay que perfeccionar las políticas de apoyo a la realización autónoma de actividades emprendedoras y a la búsqueda de trabajo por cuenta propia, y reforzar la educación en materia de concepto de la colocación, para que un mayor número de trabajadores se conviertan en personas emprendedoras. Se va a completar el sistema de formación y capacitación profesionales dirigido a todos los trabajadores y acentuar la formación ocupacional de la fuerza laboral sobrante del campo para su desplazamiento a otros empleos. Se impone crear un mercado de recursos humanos unificado y reglamentado, y configurar un sistema de empleo en pie de igualdad para los trabajadores tanto urbanos como rurales. Se ha de perfeccionar el sistema de asistencia a todas las personas necesitadas en el empleo y ayudar de manera oportuna a las familias sin ningún empleo a resolver sus dificultades en la consecución de puestos de trabajo. Es imperativo empeñarse en llevar a buen término la colocación de graduados de centros docentes superiores. Se debe reglamentar y coordinar las relaciones laborales, perfeccionar y poner en práctica la política estatal concerniente a los trabajadores emigrados del campo y defender según la ley los derechos e intereses de los trabajadores.

3. Profundizar la reforma del sistema de distribución de ingresos e incrementar la renta de la población tanto urbana como rural. Un sistema de distribución racional de ingresos supone una importante encarnación de la equidad social. Es necesario mantener con firmeza y perfeccionar el sistema caracterizado por la distribución a cada uno según su trabajo como la forma principal y por la coexistencia de diversas formas de distribución al mismo tiempo, completar el sistema de participación del trabajo, el capital, la tecnología, la administración y otros elementos de producción en el reparto según sus aportes, y tratar de manera apropiada la relación entre la eficiencia y la equidad tanto en la distribución primaria como en la redistribución, prestando más atención a la equidad en esta última. Hay que elevar gradualmente el peso específico de los ingresos de la población en la distribución de la renta nacional e incrementar el de las remuneraciones laborales en la distribución primaria. Es preciso poner énfasis en el incremento del ingreso de las personas con renta baja, elevar paso a paso la cuantía normativa de ayuda a los pobres y la de salario mínimo, e introducir en las empresas un mecanismo de aumento regular de salarios y otro de garantía de su pago para los trabajadores. Hay que crear condiciones para que un mayor número de personas perciban ingresos provenientes de sus bienes. Se debe proteger los ingresos legales, regular los excesivamente altos y abolir los ilícitos. Es menester ampliar los pagos de transferencia, intensificar la regulación tributaria, romper el monopolio en la gestión, hacer valer la equidad de oportunidad y rectificar el orden en la distribución, con miras a dar reversa de forma paulatina a la tendencia a la ampliación de la disparidad en la distribución de ingresos.

4. Acelerar la implantación de la Seguridad Social que cubra a la población tanto urbana como rural, para garantizar la manutención básica del pueblo. La seguridad social es una importante garantía para la estabilidad social. Hay que perfeccionar con mayor celeridad la Seguridad Social, basada en el seguro, la asistencia y el bienestar sociales, centrada en el sistema de seguros de vejez básicos, el de asistencia médica básica y el de garantía del nivel de vida mínimo y complementada con actividades benéficas y seguros comerciales. Se promoverá la reforma del sistema de seguros de vejez básicos en las empresas, los órganos administrativos y las instituciones públicas y se explorará la implantación de un sistema de seguros de vejez en las zonas rurales. Es necesario intensificar en toda la línea el fomento del sistema de seguro de asistencia médica básica para los trabajadores urbanos, el de la misma índole para la población urbana en general, y el de asistencia médica cooperativa de nuevo tipo en el campo. Es obligatorio perfeccionar el sistema de garantía del nivel de vida mínimo para la población tanto urbana como rural y elevar paso a paso el nivel de la garantía. Se mejorará el sistema de seguros de desempleo, de accidentes laborales y de maternidad. Es imperativo elevar el grado de coordinación social y elaborar un método unificado a nivel nacional para la movilidad y continuidad de la titularidad de los seguros sociales. Se complementarán los fondos de seguridad social recurriendo a diversos métodos, se reforzarán la supervisión y administración de estos fondos y se hará realidad el mantenimiento y aumento de su valor. Se completará el sistema de asistencia social. Se va a realizar una adecuada labor relativa al trato preferencial para con los ex militares veteranos e inválidos, los familiares de los mártires y los de los militares en servicio y la colocación de los desmovilizados. Hay que desplegar el espíritu humanitario y desarrollar acciones en bien de las personas impedidas. Se debe fortalecer la labor para con las personas de tercera edad. Es imperativo intensificar la prevención y la mitigación de las calamidades. Se completará el sistema de viviendas de bajo alquiler, a objeto de solucionar de manera acelerada las dificultades que sufren las familias urbanas de baja renta en cuanto a vivienda.

5. Establecer un sistema de asistencia médico-sanitaria básica para elevar el nivel de salud de todo el pueblo. La salud, como base del desarrollo integral del ser humano, concierne a la felicidad de miles y miles de familias. Se ha de mantener con firmeza el carácter de beneficio social de la labor médico- sanitaria pública, persistir en tomar la prevención como medida principal, en poner el acento en las zonas rurales y en dar igual importancia a la medicina tradicional china que a la occidental, separar las funciones del gobierno de las de las instituciones públicas, la administración de la gestión operativa, el funcionamiento de los hospitales de la comercialización de medicamentos, y las actividades lucrativas de las no lucrativas, reforzar la responsabilidad y la inversión del gobierno, perfeccionar la política relativa a la salud de los nacionales y estimular la participación de la sociedad, con miras a implantar sistemas que cubran a la población tanto urbana como rural en materia de servicios sanitarios públicos, de servicios médicos, de garantía de asistencia médica y de suministro de medicamentos, ofreciendo así al pueblo servicios médico-sanitarios seguros, eficaces, fáciles y baratos. Hay que perfeccionar el régimen de prevención y control de enfermedades graves y aumentar la capacidad de afrontar emergencias de salud pública. Se impone fortalecer el establecimiento de redes rurales de servicios sanitarios en los niveles de aldea, cantón y distrito, así como un sistema de la misma índole en las comunidades urbanas, y profundizar la reforma de los hospitales públicos. Es preciso implantar un sistema estatal de medicamentos básicos para asegurar a las masas el acceso al uso de los mismos. Se apoyará el desarrollo de la medicina y farmacia tradicionales de China y de las minorías étnicas. Se potenciará el fomento de la ética y la conducta profesionales del personal médico con miras a elevar la calidad de su servicio. Se garantizará la seguridad alimentaria y farmacéutica. Es menester perseverar en la planificación familiar como política estatal básica, estabilizando en niveles bajos el índice de natalidad y mejorando la calidad de los cuidados pre y posnatales. Se debe desplegar la campaña patriótica de salubridad y desarrollar los servicios sanitarios para mujeres y niños.

6. Perfeccionar la administración de la sociedad para salvaguardar su estabilidad y unidad. La estabilidad social constituye un anhelo común de las masas populares y una importante premisa para la reforma y el desarrollo. Hay que completar la configuración de la administración social basada en la dirección del comité del Partido, la responsabilidad a cargo del gobierno, la coordinación por parte de la sociedad y la participación del público, y mejorar el régimen de administración social de base. Es necesario despertar en sumo grado el vigor creativo de la sociedad, aumentar al máximo los factores armónicos y reducir en lo posible los inarmónicos. Hay que tratar de manera adecuada las contradicciones existentes en el seno del pueblo, perfeccionar el sistema de atención a reclamaciones presentadas en persona o por correspondencia y completar el mecanismo de salvaguardia de los derechos e intereses de las masas conducido por el Partido y los órganos gubernamentales. Se dará importancia a la construcción y la administración de las organizaciones sociales. Se intensificará la labor relativa al servicio y administración para con la población flotante. Es menester perseverar en la procura del desarrollo basado en la seguridad y fortalecer el control y la supervisión sobre la seguridad en la producción, con el propósito de frenar efectivamente los accidentes graves y de proporciones alarmantes por falta de seguridad. Se ha de mejorar los mecanismos administrativos de respuesta a emergencias. Se debe completar el sistema de prevención y control en materia de orden público, reforzar el saneamiento coordinado de éste, desplegar a fondo las actividades encaminadas al fomento de un entorno estable y seguro, reformar y potenciar la labor policial en las comunidades urbanas y rurales, y prevenir y combatir infracciones y delitos según la ley, con el objeto de garantizar la seguridad de la vida y los bienes del pueblo. Es preciso perfeccionar la estrategia de seguridad estatal, completar el régimen al respecto, mantenerse altamente alerta ante toda clase de actividades de secesión, infiltración y subversión, y prevenirlas con firmeza, a fin de defender en forma efectiva la seguridad nacional.

La sociedad armoniosa ha de edificarse con los esfuerzos mancomunados de toda la sociedad. Así que debemos apoyarnos estrechamente en el pueblo y movilizar todos los factores positivos para crear con empeño una situación dinámica en la que todos asumamos la responsabilidad por la armonía social y disfrutemos en común de una sociedad armoniosa.

IX. ABRIR NUEVAS PERSPECTIVAS PARA LA MODERNIZACIÓN DE LA DEFENSA NACIONAL Y DEL EJÉRCITO

La construcción de la defensa nacional y del ejército ocupa una importante posición en la disposición general de la causa del socialismo con peculiaridades chinas. Debemos ponernos a la altura del conjunto de la estrategia de seguridad y desarrollo del Estado para coordinar la construcción económica con la de la defensa nacional y lograr la integración de la prosperidad del país y el fortalecimiento de las fuerzas armadas en el proceso de edificar en todos los sentidos la sociedad modestamente acomodada.

A fin de cumplir cabalmente la misión histórica confiada por el Partido y el pueblo al ejército para el nuevo siglo y la nueva etapa, es preciso mantener con firmeza como guía el pensamiento militar de Mao Zedong, el pensamiento de Deng Xiaoping acerca de la construcción del ejército en el nuevo periodo y el de Jiang Zemin sobre la construcción de la defensa nacional y del ejército, tomar la concepción científica del desarrollo como importante directriz para esta construcción, poner en práctica los principios estratégicos militares del nuevo periodo, acelerar la reforma militar con peculiaridades chinas, hacer como es debido los preparativos para la lucha militar, incrementar la capacidad del ejército de afrontar múltiples amenazas a la seguridad y cumplir las tareas militares diversificadas, salvaguardar resueltamente la soberanía, la seguridad y la integridad territorial del país y contribuir con nuestra fuerza a la defensa de la paz mundial.

La revolucionarización, la modernización y la regularización del ejército, que forman un todo único, deben reforzarse en todos los aspectos e impulsarse de forma coordinada. Hay que persistir siempre en el principio fundamental de dirección absoluta del Partido sobre el ejército y en el propósito fundamental del ejército popular, profundizar en el mismo la educación en lo referente a su misión histórica, ideal, convicción, espíritu combativo y concepción socialista del honor y el deshonor, y fomentar con energía su bella tradición de acatar el mando del Partido, servir al pueblo y combatir con coraje y habilidad. Es necesario perseverar en el fortalecimiento del ejército mediante la ciencia y la tecnología, para lo cual se trabajará, de acuerdo con la meta estratégica de construir un ejército informatizado y ganar la guerra de esta clase, por acelerar el desarrollo compuesto de la mecanización y la informatización, efectuar activamente el adiestramiento militar en condiciones de informatización, construir en todos los aspectos un servicio logístico moderno e intensificar la preparación de un nutrido número de militares de nuevo tipo y con elevadas cualidades, a fin de cambiar de manera efectiva la modalidad de formación de la fuerza combativa. Se debe persistir en la administración de las fuerzas armadas conforme a la ley y con rigor, perfeccionar las leyes y reglamentos militares y fortalecer la administración de modo científico.

En adaptación a las nuevas tendencias del desarrollo militar mundial y a las nuevas exigencias del desarrollo de nuestro país, hay que impulsar la innovación en materia de teoría, tecnología, organización y administración militares. Es preciso reajustar y reformar el régimen, la plantilla, las políticas y los sistemas del ejército para constituir gradualmente un conjunto íntegro de modalidades organizativas, arreglos reglamentarios y formas operativas científicos que no sólo posean peculiaridades chinas, sino también concuerden con la ley objetiva de la construcción de un ejército moderno. Hemos de reajustar y reformar el régimen de los sectores científico, tecnológico e industrial al servicio de la defensa nacional y el de adquisición de armamentos, a fin de aumentar la capacidad de innovación autónoma en la investigación y fabricación de armamentos, así como su calidad y rentabilidad. Debemos implantar y perfeccionar el sistema de investigación y fabricación de armamentos, el de formación de personas cualificadas al servicio del ejército y el de aseguramiento logístico para este mismo que combinan la necesidad militar con la civil e incorporan la primera en la segunda, y perseverar en la construcción del ejército con laboriosidad y economía, a objeto de abrir así un camino de desarrollo de integración militar-civil con peculiaridades chinas. Es necesario estudiar a fondo las características y la ley objetiva de la construcción y administración del ejército y las estrategias y tácticas de la guerra popular bajo las nuevas condiciones históricas, con el objeto de hacer florecer y progresar la ciencia militar.

Se impone concienciar en mayor medida a todo el pueblo sobre la defensa nacional, perfeccionar el régimen de movilización para ella e intensificar el desarrollo de la labor relativa a la misma movilización y mejorar la calidad de construcción de las unidades del servicio de reserva y la milicia popular. Se potenciará la edificación de las fuerzas de la policía armada popular para que cumplan mejor sus funciones y misiones de salvaguardar la seguridad estatal y la estabilidad social y garantizar al pueblo la paz y satisfacción en la vida y en el trabajo. Se proseguirán con firmeza las actividades de apoyo al ejército y de trato preferencial a las familias de los militares por parte del gobierno, así como las de apoyo al gobierno y amor al pueblo por parte del ejército, y dinamizar el fomento conjunto entre el ejército y el pueblo de la civilización socialista en lo espiritual para consolidar la unidad tanto entre el ejército y el gobierno como entre aquél y el pueblo. Las organizaciones del Partido y los gobiernos de todos los niveles y las masas populares deben respaldar como siempre la construcción de la defensa nacional y del ejército, y éste, a su vez, debe continuar haciendo contribuciones al desarrollo económico y social.

X. PROMOVER LA PRÁCTICA DE "UN PAÍS, DOS SISTEMAS" Y LA GRAN CAUSA DE LA REUNIFICACIÓN PACÍFICA DE LA PATRIA

Desde el retorno de Hong Kong y Macao a la Patria, se ha venido enriqueciendo cada día más la práctica del principio de "un país, dos sistemas", que es del todo correcto y rebosa de vigorosa vitalidad. Culminar la reunificación pacífica de la Patria según este principio corresponde a los intereses fundamentales de la nación china.

Mantener la prosperidad y la estabilidad duraderas de Hong Kong y Macao es un importante tema que tiene ante sí el Partido para gobernar el país y manejar los asuntos administrativos en la nueva situación. Aplicaremos invariablemente los principios de "un país, dos sistemas", "administración de Hong Kong por los hongkoneses", "administración de Macao por los macaenses" y alto grado de autonomía, y procederemos estrictamente con arreglo a las leyes fundamentales de estas regiones administrativas especiales; brindaremos pleno apoyo a sus gobiernos en el ejercicio de la administración a tenor de la ley y en el empeño por el desarrollo de sus economías, el mejoramiento de la vida de sus habitantes y el fomento de la democracia; estimularemos a las personalidades de los diversos círculos sociales de las dos regiones a superar las dificultades con esfuerzos concertados para impulsar la concordia social bajo la bandera del amor tanto a la Patria como a Hong Kong y a Macao; intensificaremos los intercambios y la cooperación de la parte continental con Hong Kong y Macao a objeto de lograr la complementación recíproca entre las ventajas respectivas y el desarrollo común, y respaldaremos con dinamismo estas regiones en el fomento de sus relaciones con el exterior y nos opondremos resueltamente a la intervención de las fuerzas externas en sus asuntos. Los compatriotas de Hong Kong y Macao poseen plena sabiduría y capacidad para administrar y construir bien sus regiones, Hong Kong y Macao han desempeñado y seguirán desempeñando un importante papel en la modernización del país, y la gran Patria siempre servirá de firme respaldo para su prosperidad y estabilidad.

Solucionar la cuestión de Taiwan y consumar la reunificación completa de la Patria es un anhelo común de todos los hijos de la nación china. Siguiendo el principio de "reunificación pacífica y un país con dos sistemas" y la propuesta de ocho puntos sobre el desarrollo de las relaciones entre las dos orillas del estrecho de Taiwan y el impulso al proceso de la reunificación pacífica de la Patria en la presente etapa, nunca vacilaremos en la adhesión al principio de una China, nunca renunciaremos a los esfuerzos en aras de esta reunificación, nunca cambiaremos la orientación de depositar la esperanza en la población de Taiwan y nunca transigiremos en nuestra oposición a las actividades secesionistas que persiguen la "independencia de Taiwan"; hemos de mantener firmemente como tema clave el desarrollo pacífico de las relaciones entre las dos orillas trabajando con toda sinceridad por el bienestar de los compatriotas en ambas orillas y por la paz en la región del estrecho de Taiwan, a fin de salvaguardar la soberanía y la integridad territorial del país y los intereses fundamentales de la nación china.

La perseverancia en el principio de una China constituye la base política para el desarrollo pacífico de las relaciones entre las dos orillas del estrecho de Taiwan. Aunque no se ha logrado todavía la reunificación entre ambas orillas, el hecho de que la parte continental y Taiwan pertenezcan a una China no ha cambiado nunca. China es el hogar común de los compatriotas de ambas orillas, razón por la cual debemos cogernos de la mano para mantener y construir bien este hogar nuestro. Estamos dispuestos a entablar intercambios, diálogos, consultas y negociaciones sobre cualquier problema con cualquier partido político de Taiwan, siempre que reconozca que las partes a ambas orillas del estrecho pertenecen a una China. Exhortamos con solemnidad a celebrar consultas sobre la base del principio de una China, para poner fin oficialmente al estado de hostilidad entre las dos orillas del estrecho, alcanzar un acuerdo de paz y estructurar un marco de desarrollo pacífico de las relaciones entre ambas orillas, abriendo así nuevas perspectivas para este desarrollo.

Los 1.300 millones de compatriotas de la parte continental y los 23 millones de compatriotas taiwaneses constituimos una comunidad en la que compartimos el mismo destino por nuestra consanguinidad. Por nuestra parte, nos esforzaremos al máximo para hacer bien cualquier cosa que sea favorable a los compatriotas de Taiwan, al mantenimiento de la paz del estrecho y al impulso de la reunificación pacífica de la Patria. Comprendemos a los compatriotas de Taiwan, confiamos en ellos y nos preocupamos por los mismos, y seguiremos trabajando por aplicar y complementar las políticas y medidas que benefician a los compatriotas taiwaneses, protegeremos con arreglo a la ley sus derechos e intereses legítimos y respaldaremos el desarrollo económico de la orilla occidental del estrecho y de otras zonas donde están relativamente concentradas las inversiones de empresarios de Taiwan. Los compatriotas de ambas orillas debemos fortalecer nuestros contactos e intercambios económicos y culturales, continuar ampliando sus ámbitos y elevando sus niveles, impulsar los lazos directos a través del estrecho en transporte, comercio y servicios postales, y hacer más concordes nuestros sentimientos recíprocos y más profunda nuestra cooperación, esforzándonos en forma conjunta para materializar la gran revitalización de la nación china.

En la actualidad, las fuerzas secesionistas por la " independencia de Taiwan" están intensificando sus actividades para tal designio, lo que perjudica seriamente el desarrollo pacífico de las relaciones entre ambas orillas. Los compatriotas a los dos lados del estrecho debemos combatir y frenar en común las actividades secesionistas por la "independencia de Taiwan". La soberanía y la integridad territorial de China son inalienables. Cualquier problema que concierna a ellas debe someterse a la decisión conjunta de todo el pueblo chino, incluidos los compatriotas de Taiwan. Estamos dispuestos a trabajar con la mayor sinceridad y los máximos esfuerzos para materializar la reunificación pacífica entre ambas orillas y no permitiremos en absoluto que Taiwan sea separado de la Patria bajo ningún nombre y en ninguna forma por quienquiera que sea.

La reunificación entre ambas orillas del estrecho es una necesidad histórica en el avance de la nación china hacia la gran revitalización. Siempre que todos los chinos, tanto de dentro como de fuera del país, nos unamos estrechamente y luchemos juntos, la reunificación completa de la Patria se hará realidad sin lugar a dudas.

XI. SEGUIR INVARIABLEMENTE EL CAMINO DE DESARROLLO PACÍFICO

El mundo de hoy se encuentra en grandes cambios y reajustes. La paz y el desarrollo siguen siendo los temas principales de la época, y la búsqueda de la paz, la procura del desarrollo y el fomento de la cooperación han llegado a ser una corriente incontenible de nuestros tiempos. La multipolarización mundial se ha tornado irreversible, la globalización económica se desarrolla en profundidad, la revolución científica y tecnológica progresa con celeridad, la cooperación a nivel mundial y regional va en pleno ascenso, la interdependencia entre los países se ha acrecentado cada día más, y la correlación entre las distintas fuerzas en el plano internacional evoluciona en favor de la salvaguardia de la paz mundial, por lo que la situación internacional se presenta estable en términos generales.

Mientras tanto, el mundo sigue siendo muy intranquilo. Persisten el hegemonismo y la política de fuerza, suceden unos tras otros conflictos locales y problemas candentes, se agrava el desequilibrio económico a nivel global, se aumenta la disparidad entre el Sur y el Norte, y están entrelazadas las amenazas tradicionales y las no tradicionales a la seguridad, de modo que la paz y el desarrollo de nuestro planeta se enfrentan con numerosas dificultades y desafíos.

Compartir las oportunidades de desarrollo y hacer frente en común a los diversos retos en fomento de la noble causa de la paz y el desarrollo de la humanidad es algo que concierne a los intereses fundamentales de los pueblos de diversos países, y también constituye su anhelo común. Abogamos por que todos los pueblos, cogiéndose de la mano, se esfuercen en promover la construcción de un mundo armonioso de paz duradera y prosperidad común. A tal efecto, hay que atenerse a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, observar escrupulosamente el Derecho Internacional y las normas de relaciones internacionales universalmente reconocidas y resaltar en estas relaciones el espíritu de democracia, concordia, colaboración y ganancia compartida. En lo político, es preciso respetarse mutuamente y hacer consultas en pie de igualdad para impulsar en forma conjunta la democratización de las mismas relaciones; en lo económico, efectuar una cooperación y una complementación recíproca entre las respectivas ventajas para promover juntos la globalización económica rumbo al equilibrio, el beneficio generalizado y la ganancia compartida; en lo cultural, tomar entre sí lo ajeno como referencia, buscar terrenos comunes archivando las diferencias y respetar la diversidad del mundo, con miras a propulsar en forma conjunta el florecimiento y progreso de la civilización humana; en lo que respecta a la seguridad, confiar unos en otros, fortalecer la cooperación y persistir en resolver las disputas internacionales por vía pacífica en lugar de recurrir a medios bélicos, para salvaguardar mancomunadamente la paz y estabilidad del mundo, y en lo tocante a la protección del medio ambiente, ayudarse unos a otros e impulsarla con esfuerzos concertados, con el fin de cuidar de manera conjunta la Tierra, hogar del que depende la existencia de la humanidad.

Se han operado cambios históricos en las relaciones de la China actual con el mundo, de modo tal que su porvenir y destino se ven vinculados cada día más estrechamente con los de éste. Sean cuales fueren los cambios de la situación internacional, el Gobierno y el pueblo de China van a mantener en alto la bandera de la paz, el desarrollo y la cooperación, y adherirse a la política exterior independiente y de paz para defender los intereses de la soberanía, la seguridad y el desarrollo del país, y ceñirse escrupulosamente al propósito de dicha política de salvaguardar la paz mundial y promover el desarrollo común.

China seguirá invariablemente el camino de desarrollo pacífico. Ésta es una opción estratégica que el Gobierno y el pueblo chinos han adoptado de acuerdo con la corriente de desarrollo de la época y con sus propios intereses fundamentales. Siendo la nación china amante de la paz, nuestro país siempre constituye una firme fuerza defensora de la paz mundial. Persistiendo en integrar los intereses del pueblo chino con los intereses comunes de los demás pueblos, mantenemos la imparcialidad y hacemos valer la justicia. Perseveramos en la igualdad de todos los países, sean grandes o pequeños, poderosos o débiles, pobres o ricos, y respetamos el derecho de los diversos pueblos a elegir por cuenta propia su camino de desarrollo, sin intervenir en los asuntos internos de otros países ni imponer nuestra voluntad a los demás. China se dedica a resolver de manera pacífica las disputas y los problemas candentes en la esfera internacional, impulsar la cooperación internacional y regional en materia de seguridad y oponerse al terrorismo en todas sus manifestaciones. Aplica la política de defensa nacional defensiva, sin sumarse a la carrera armamentista ni ser amenaza militar para ningún país. En contra del hegemonismo y la política de fuerza en todas sus formas, China nunca practicará la hegemonía ni procurará la expansión.

China seguirá constantemente la estrategia de apertura con base en el beneficio mutuo y la ganancia compartida. Vamos a continuar promoviendo el desarrollo conjunto de la región y del mundo a través de nuestro propio desarrollo, ampliar los puntos de convergencia con los intereses de las diversas partes y, paralelamente al desarrollo de nuestro país, tomar en consideración las preocupaciones justificables de las contrapartes, en especial de los países en vías de desarrollo. En virtud de las vigentes normas económicas y comerciales internacionales, seguiremos ampliando el acceso al mercado y protegiendo legalmente los derechos e intereses de los cooperadores. Respaldamos a la comunidad internacional en la ayuda a los países en vías de desarrollo a aumentar su capacidad de desarrollo autónomo y a mejorar la vida de sus pueblos, para así recortar la brecha entre el Sur y el Norte. Apoyamos el mejoramiento del sistema comercial y el financiero internacionales, la promoción de la liberalización y facilitación del comercio y la inversión, y el tratamiento adecuado de las fricciones económicas y comerciales mediante consulta y colaboración. China nunca hará cosas en beneficio propio a expensas de otros tomando el campo del vecino como desaguadero.

China persistirá en desarrollar la amistad y la cooperación con todos los países sobre la base de los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica. Seguiremos fortaleciendo el diálogo estratégico con los países desarrollados, para acrecentar la confianza mutua, profundizar la cooperación y abordar apropiadamente las divergencias, a objeto de promover el desarrollo duradero, estable y sano de las relaciones recíprocas. Respecto a los países vecinos, continuaremos aplicando la política exterior de tratarlos con buena fe y tenerlos como compañeros, con miras a fortalecer las relaciones de buena vecindad, amistad y colaboración pragmática con ellos, desenvolver de manera dinámica la cooperación regional y crear mancomunadamente un ambiente regional de paz y estabilidad, igualdad y confianza mutua, cooperación y ganancia compartida. Seguiremos trabajando por afianzar la unidad y la cooperación con los numerosos países en vías de desarrollo, profundizar la amistad tradicional, ampliar la colaboración pragmática, darles ayuda dentro de nuestra capacidad y defender sus demandas legítimas e intereses comunes. Seguiremos participando activamente en los asuntos multilaterales, asumiendo las obligaciones internacionales correspondientes y desempeñando el papel constructivo, a fin de impulsar el orden internacional a evolucionar por un rumbo más justo y razonable. Continuaremos desplegando los intercambios y cooperación con los partidos y organizaciones políticas de los diversos países e intensificando los contactos con el exterior por parte de las asambleas populares, los comités de los distintos niveles de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, el ejército, los organismos territoriales y las organizaciones populares, a efectos de contribuir a la comprensión y la amistad entre el nuestro y los demás pueblos.

El desarrollo de China no puede separarse del mundo, ni tampoco la prosperidad y estabilidad de éste pueden prescindir de aquélla. El pueblo chino, junto con los demás pueblos, seguirá bregando incansablemente por materializar el sublime ideal de la humanidad.

XII. IMPULSAR EN TODA LA LÍNEA Y CON EL ESPÍRITU DE REFORMA E INNOVACIÓN LA NUEVA MAGNA OBRA DE LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO

La causa del socialismo con peculiaridades chinas es una empresa de reforma e innovación. A fin de mantenerse al frente de la época para conducir al pueblo a abrir sin descanso nuevas perspectivas en el desarrollo de esta causa, el Partido debe potenciar su autoconstrucción con el espíritu de reforma e innovación y ser en todo momento el firme núcleo dirigente de dicha causa.

Nuestro Partido lleva ya 86 años a partir de su fundación y 58 desde que empezó a gobernar en el país, y cuenta con más de 70 millones de militantes, por lo que se han hecho más pesadas que en cualquier momento del pasado las tareas de su propia construcción. La reforma y la apertura por él dirigidas no sólo le han inyectado un enorme vigor, sino también lo han puesto ante muchos nuevos temas y pruebas nunca conocidos. La evolución y el cambio de la situación en el mundo, en el país y en el Partido han determinado que la construcción del Partido con el espíritu de reforma e innovación es de suma importancia y urgencia a la vez. Hay que tomar como línea principal la construcción del Partido en su capacidad de gobierno del país y en su carácter de vanguardia, persistir en la necesidad de que el Partido vele por su propia administración y se discipline con rigor, y cumplir la exigencia de actuar en bien del pueblo, proceder con espíritu realista y conducirse con honestidad, para fortalecer su construcción en lo ideológico priorizando el afianzamiento de los ideales y convicciones; en lo organizativo, priorizando la formación de un contingente de militantes y cuadros altamente cualificados; en lo tocante al estilo, priorizando el mantenimiento de sus vínculos de uña y carne con las masas populares; en lo institucional, priorizando la compleción del centralismo democrático, y en lo relativo a la lucha contra la corrupción y al fomento de la moralización administrativa, priorizando el perfeccionamiento del sistema de sanción y prevención de la corrupción, para que el nuestro sea siempre un partido marxista gobernante que se mantenga en interés del público, gobierne el país en bien del pueblo, actúe con ánimo realista y pragmático, se halle pleno del espíritu de reforma e innovación, se conduzca por el estilo de vida sencilla y lucha dura, proceda con rectitud y limpieza y esté lleno de vigor, unidad y armonía.

1. Estudiar y aplicar a fondo el sistema teórico del socialismo con peculiaridades chinas, poniendo el acento en armar a todo el Partido con los últimos logros obtenidos en el desarrollo del marxismo conforme a la realidad de China. La construcción ideológica y teórica es fundamental para el Partido, ya que su innovación en el ámbito teórico sirve como guía para la que se emprende en los demás terrenos. De acuerdo con la exigencia de construir un partido aplicado en los estudios y en estrecha combinación con la vívida práctica de la reforma, la apertura y la modernización, debemos profundizar en el estudio del marxismo- leninismo, el pensamiento de Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping y el importante pensamiento de la "triple representatividad", emprender en todo el Partido actividades por estudiar y practicar a fondo la concepción científica del desarrollo, persistir en orientar la transformación del mundo objetivo y subjetivo valiéndose del marxismo en desarrollo, y dominar aún mejor las leyes objetivas que rigen el desempeño del Partido Comunista como gobernante, la construcción socialista y la evolución de la sociedad humana, al objeto de aumentar nuestra capacidad de analizar y resolver los problemas prácticos recurriendo a teorías científicas. Es necesario intensificar la educación de los militantes y cuadros en ideales y convicciones y su formación ideológica y moral, para que ellos, como un contingente numeroso, se conviertan en modelos en la práctica del sistema de valores clave del socialismo, llegando a ser firmes creyentes en el gran ideal del comunismo y en el ideal común del socialismo con peculiaridades chinas, fieles cumplidores de la concepción científica del desarrollo, conscientes practicantes de la concepción socialista del honor y el deshonor y activos promotores de la armonía social.

2. Seguir potenciando la construcción del Partido en su capacidad de gobierno del país, con énfasis en la formación de equipos dirigentes altamente cualificados. El fortalecimiento del Partido en su capacidad de gobierno del país atañe a la construcción del Partido y al conjunto de la causa del socialismo con peculiaridades chinas, por lo que debemos ocuparnos sin demora y de modo satisfactorio en elevar el nivel de dirección y la capacidad de gobierno como parte medular de la formación de los equipos dirigentes de todas las instancias. Conforme a la exigencia de la administración del país en forma científica, democrática y legal, se impone mejorar el estilo ideológico de dichos equipos, incrementar la capacidad de gobierno de los cuadros dirigentes, mejorar su modo de dirección y de gobierno, completar el régimen de dirección y perfeccionar el mecanismo de trabajo vigente después de la reforma de dotación de personal de los equipos dirigentes de los comités del Partido en los niveles territoriales, con el propósito de hacer de los equipos dirigentes en las diversas instancias fuertes colectividades directivas que sean firmes en la aplicación de la teoría, línea, principios y políticas del Partido y hábiles en la dirección del desarrollo de modo científico. Se debe lograr que el fortalecimiento de la capacidad de gobierno de los equipos dirigentes produzca efectos en todo el Partido y lo impulse adelante, con el fin de adaptar todas sus labores siempre a la exigencia de la época y a la esperanza del pueblo.

3. Promover dinámicamente el desarrollo de la democracia interna del Partido, haciendo hincapié en el fortalecimiento de su coherencia y unidad. La democracia interna del Partido constituye una importante garantía para aumentar su vigor de innovación y consolidar su cohesión y unidad. Hemos de promover la democracia entre el pueblo mediante su ampliación dentro del Partido, e impulsar la armonía en la sociedad a través de su fomento en el seno del Partido. Hay que respetar la condición de los militantes como sujeto, garantizarles sus derechos democráticos, fomentar la información pública sobre los asuntos del Partido y crear un ambiente favorable para la deliberación democrática dentro del mismo. Vamos a perfeccionar el sistema de congresos del Partido, aplicar el de mandato entre sus delegados y escoger algunos distritos (municipios o distritos urbanos) para practicar a modo experimental el de funcionamiento permanente de congresos del Partido. Hay que perfeccionar el mecanismo de trabajo de los comités del Partido de los distintos niveles territoriales y el de sus comités permanentes, a fin de poner en juego el papel de aquéllos en la toma de decisiones sobre cuestiones importantes. Es indispensable aplicar rigurosamente el centralismo democrático y completar el sistema de combinar la dirección colectiva con la responsabilidad personal basada en la división del trabajo, en oposición y prevención de la arbitrariedad de una o unas pocas personas. Se implantará en los comités del Partido de los niveles territoriales el sistema de votación en cuanto a decisiones mediante discusión sobre cuestiones importantes y a nombramientos de cuadros importantes. Se debe establecer y completar el sistema de rendición periódica de informes sobre el trabajo por parte del Buró Político del Comité Central ante las sesiones plenarias de este último y por parte de los comités permanentes de los comités del Partido de los diversos niveles territoriales ante las sesion es plenarias de estos últimos y de sometimiento de uno y otros a la supervisión de las respectivas sesiones. Se reformará el sistema de elección interna del Partido y se mejorarán el de nominación de candidatos y las formas de elección. Se impone generalizar el método de combinar la recomendación pública por parte de los militantes y las masas con la de las organizaciones del Partido del nivel inmediato superior respecto a la candidatura a miembros de los equipos dirigentes de las organizaciones de base del Partido, y ampliar de manera gradual la esfera de elección directa de dichos equipos, a fin de explorar variadas formas para la realización de la ampliación de la democracia interna del Partido en los niveles de base. Los camaradas de todo el Partido debemos defender con firmeza la centralización y unidad del Partido, atenernos conscientemente a su disciplina política, mantenernos siempre unánimes con el Comité Central, salvaguardar en forma resuelta la autoridad de la dirección central y asegurar de manera efectiva el expedito cumplimiento de sus decisiones.

4. Profundizar de continuo la reforma del sistema de cuadros y personal, con empeño en forjar contingentes de cuadros y demás personas altamente cualificadas. Es necesario persistir en el principio de administración de los cuadros por el Partido y en el procedimiento democrático, público, competitivo y selectivo para formar un mecanismo científico de selección y nombramiento de cuadros. Hay que reglamentar el sistema de nominación para la designación de cuadros, perfeccionar el de examen y evaluación de cuadros que encarna las exigencias presentadas por la concepción científica del desarrollo y el correcto concepto sobre los méritos administrativos, y mejorar los métodos de selección pública, ocupación de cargos mediante oposiciones y elección diferencial. Se impone ampliar la democracia en el trabajo relacionado con los cuadros y reforzar la cientificidad y la autenticidad en la recomendación y la evaluación democráticas. Es imperativo intensificar la supervisión sobre todo el proceso de selección y nombramiento de cuadros. Se han de completar el sistema de mandato, el de recusación y el de intercambio de cuadros dirigentes y mejorar el de funcionariado público. Se perfeccionará el régimen de doble administración de los cuadros. Se impulsará la reforma del sistema de personal en las empresas estatales e instituciones públicas, y se completarán los métodos de administración del personal directivo en adaptación a las características de las empresas estatales.

Hay que persistir en la correcta orientación respecto al empleo de personal y seleccionar cuadros de acuerdo con el principio de integridad moral y competencia profesional, consideración de los resultados efectivos y reconocimiento general de las masas, a fin de elevar la credibilidad pública en la selección y el empleo de personal. Se intensificarán la preparación y selección de excelentes cuadros jóvenes, alentando a los cuadros jóvenes a templarse y formarse en las entidades de base y las zonas de condiciones duras y elevar sus dotes teóricas y cualidad política marxistas. Se atribuirá importancia a la preparación y selección de cuadros femeninos y cuadros de origen de minorías étnicas. Es imperativo seguir con excepcional interés a los cuadros que trabajan con diligencia durante largo tiempo en los lugares de duras condiciones y tareas difíciles y prestar atención a escoger cuadros sobresalientes en las entidades de base y la primera línea de la producción para complementar el personal de los organismos dirigentes del Partido y del gobierno a las diversas instancias. Hay que proseguir la capacitación en gran escala de los cuadros, poniendo en pleno juego el papel de las escuelas del Partido, de los institutos de administración pública y de los de cuadros, con el fin de elevar considerablemente las cualidades de los cuadros. Es menester realizar como es debido y en todos los aspectos el trabajo para con los cuadros retirados y jubilados. Se pondrá en práctica la orientación de respeto al trabajo, el saber, las personas cualificadas y la creación y se perseverará en el principio de dirección del Partido sobre la labor relacionada con las personas cualificadas para llevar a cabo de modo coordinado la formación de un contingente de ese tipo de personas en distintas especialidades, con énfasis en las de alto nivel y de elevadas habilidades técnicas. Se debe innovar el régimen y el mecanismo de trabajo relativo a personas de valía y catalizar el vigor creativo y el entusiasmo emprendedor en esas personas con diferentes especialidades, abriendo así nuevas perspectivas para el surgimiento incesante de tales personas y el pleno despliegue de sus aptitudes.

5. Consolidar y desarrollar en todos los aspectos los logros de la educación impartida a los militantes del Partido en el mantenimiento de su carácter de vanguardia haciendo hincapié en el fortalecimiento de la construcción de las organizaciones de base del Partido. El carácter de vanguardia es donde radican la vida y la fuerza de un partido marxista y necesita manifestarse a través de miles y miles de militantes altamente cualificados. Es preciso realizar de manera sólida la construcción de las filas del Partido como obra básica, elevando infatigablemente su calidad. Hay que fortalecer la conciencia de los militantes como tales mediante un concienzudo estudio y observancia de los Estatutos del Partido, establecer un régimen de análisis periódico de su espíritu partidista, ampliar sus canales de servicio a las masas, constituir un sistema de trabajo en favor de su vinculación con ellas y servicio a las mismas y completar el mecanismo de efecto duradero para la educación regular de los militantes y la preservación de su carácter de vanguardia, a fin de convertirlos realmente en elementos avanzados que tengan bien presente el propósito del Partido y se sientan íntimamente vinculados con las masas. Es necesario reforzar y mejorar la administración relacionada con los militantes entre la población flotante e intensificar la labor del Partido entre los trabajadores emigrados del campo, a cuyos efectos se va a establecer y completar un mecanismo de administración dinámica de la militancia unitario para las zonas urbanas y las rurales. Hay que elevar la calidad de la admisión de miembros en el Partido, optimizar la composición de la militancia y tratar oportunamente los casos de aquellos miembros que no cumplan con los requisitos establecidos.

Las organizaciones de base del Partido constituyen los cimientos organizativos sobre los que éste gobierna el país. Por eso, al aplicar de manera efectiva el sistema de responsabilidad por el trabajo de construcción del Partido en las zonas rurales, empresas, comunidades urbanas, organismos administrativos, centros docentes, nuevas organizaciones sociales, etc., es preciso promover en todos los sentidos la edificación de las organizaciones partidistas de base, optimizar la constitución orgánica de las mismas, ampliar su cobertura e innovar su modalidad de actividad, para poner en pleno juego el papel que les corresponde en lo que sigue: impulsar el desarrollo, servir a las masas, aglutinar la voluntad del pueblo y fomentar la armonía. Se apoyará en la construcción de las organizaciones de base del Partido para promover la de las demás organizaciones de base de diversa índole. Se desplegarán a fondo en las organizaciones de base del Partido y entre sus militantes actividades encaminadas a la promoción y competición por ser colectivos e individuos avanzados o sobresalientes. Se debe implantar y completar el mecanismo de ayuda y apoyo mutuos en las organizaciones de base del Partido tanto en la ciudad como en el campo. Se desarrollará en forma generalizada la educación a distancia impartida por medios actualizados entre los cuadros militantes en las zonas rurales de todo el país. Es necesario implantar y perfeccionar el mecanismo de estímulo, atención, ayuda y apoyo en el seno del Partido, para rodear de solicitud y cuidado a los cuadros de los niveles de base, militantes veteranos y militantes con dificultades económicas. Se atribuirá importancia a la solución de problemas de las organizaciones de base tales como la garantía financiera y la disposición de locales para sus actividades.

6. Mejorar de manera efectiva el estilo del Partido, con énfasis en el fortalecimiento de la lucha contra la corrupción y fomento de la moralización administrativa. El excelente estilo del Partido es una enorme fuerza para cohesionar la voluntad del Partido y del pueblo. Por eso, debemos mantener el punto de vista del materialismo histórico según el cual el pueblo es el creador de la historia, persistir en servir de todo corazón al pueblo, adherirnos a la línea de masas, escuchar con toda sinceridad la voz de las masas, reflejar realmente sus deseos, preocuparnos con verdadera solicitud por sus penalidades y hacer más cosas positivas y prácticas para ellas, logrando de este modo ejercer el poder en bien del pueblo, mantenernos íntimamente vinculados con él en el sentimiento y procurar intereses a su favor. Impulsaremos las diversas labores con un estilo realista y pragmático, trabajando más por lo que supone sentar las bases y proceder en interés de largo alcance. Vamos a reforzar la investigación y el estudio, mejorar el estilo de estudio y el de escribir, reducir el número de reuniones y documentos, y combatir el formalismo, el burocratismo, la falsedad y el fraude. Preconizaremos la laboriosidad y el ahorro y su práctica en todas las actividades, y nos opondremos a la suntuosidad y el derroche. Todos los militantes del Partido, en especial los cuadros dirigentes, debemos atenernos al espíritu partidista, prestar atención a nuestra conducta y actuar como modelos. Se desplegará a fondo la educación en el estilo y la disciplina del Partido y se fomentará activamente la crítica y autocrítica, para que los cuadros dirigentes sean modelos en la observancia de la disciplina del Partido y las leyes del Estado, continúen las bellas tradiciones y promuevan los nuevos modales y la integridad moral, contribuyendo con un excelente estilo del Partido al mejoramiento del estilo del gobierno y las usanzas del pueblo.

La naturaleza y el propósito del Partido Comunista de China determinan su incompatibilidad total con diversos fenómenos negativos como la corrupción. Castigar ésta con firmeza y prevenirla eficazmente impacta en la simpatía o aversión del pueblo y en el destino de vida o muerte del Partido, por lo que constituye una importante tarea política en la que el Partido debe empeñarse con éxito en todo momento. Los camaradas de todo el Partido hemos de concienciarnos plenamente de lo prolongada, compleja y ardua que es la lucha contra la corrupción, para poner en un lugar más destacado esta lucha y el fomento de la moralización administrativa, y combatir la corrupción con una posición bien definida. Persistiremos en el principio de tratamiento tanto paliativo como radical, rectificación integral y simultaneidad de castigo y prevención con acento en esta última para llevar adelante a pasos sólidos el fomento del sistema de castigo y prevención de la corrupción, lo que exige, además de castigar ésta con firmeza, conceder mayor importancia a su solución radical, a su prevención y a la construcción en lo institucional, ampliando así el ámbito del trabajo de prevención y eliminación de la corrupción en su mismo origen. Aplicaremos rigurosamente el sistema de responsabilidad por el fomento del estilo del Partido y de la moralización administrativa. Perseveraremos en la profundización de la reforma y en la innovación institucional, y acentuaremos el fomento de la cultura de moralización administrativa, con el objeto de formar un mecanismo de efecto duradero para la educación en la resistencia a la corrupción y la prevención de la degeneración, un sistema institucional de lucha contra la corrupción y fomento de la moralización administrativa y un mecanismo de control del ejercicio de poderes. Completaremos la administración unificada de las delegaciones de control disciplinario y de supervisión y mejoraremos el sistema de visita de inspección. Se potenciará en los cuadros dirigentes la autodisciplina por la integridad moral y se incrementará en los cuadros militantes la capacidad de resistir a la corrupción y prevenirse contra la degeneración. Corregiremos resueltamente las tendencias malsanas en perjuicio de los intereses de las masas y solucionaremos de forma efectiva los problemas que provoquen fuertes quejas entre ellas. Vamos a investigar y sancionar con decisión los casos de infracción de la disciplina y la ley, sancionando a todos los elementos corruptos con el rigor de la ley, sin inclemencia alguna.

Camaradas: Nuestro Partido ha asumido con coraje, desde el mismo día de su nacimiento, la misión histórica de conducir al pueblo chino a crear una vida feliz y materializar la gran revitalización de la nación china. A fin de cumplir esta misión, los comunistas chinos han luchado sin detenerse y de generación en generación, siendo innumerables los revolucionarios que ofrendaron su preciosa vida. Los comunistas chinos de hoy hemos de proseguir como es debido dicha misión histórica. La reforma y apertura y la modernización socialista que nuestro Partido está conduciendo al pueblo de todas las etnias del país a realizar son continuación y desarrollo de la gran causa de la construcción socialista de nuestro país emprendida a raíz de la fundación de la Nueva China, y también lo son de la gran causa del pueblo chino de luchar por la independencia nacional y la materialización de la prosperidad y fortaleza del país a contar de la época moderna. Al mirar el presente y recordar el pasado, estamos bien conscientes de lo sagrada y gloriosa que es la misión que pesa sobre nuestros hombros. Extendiendo la vista hacia el futuro, nos asiste plena confianza en el cumplimiento de las tres importantes tareas históricas: impulsar la modernización, culminar la reunificación de la Patria y salvaguardar la paz mundial y promover el desarrollo común.

Los camaradas de todo el Partido debemos comprender con lucidez que todavía necesitamos de más de diez años de lucha continua para alcanzar el objetivo de la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada y varios decenios para materializar en lo fundamental la modernización, y que la consolidación y el desarrollo del sistema socialista requerirán de una lucha incansable y briosa de varias, más de diez e incluso decenas de generaciones. La lucha siempre va acompañada de dificultades y riesgos. Hemos de pensar en peligros eventuales aun en tiempos de paz e incrementar la conciencia sobre las posibles adversidades y mantener siempre la fe inquebrantable en el marxismo, en el socialismo con peculiaridades chinas y en la materialización de la gran revitalización de la nación china; hemos de guardarnos de la arrogancia y la precipitación, preservar el estilo de vida sencilla y lucha ardua, tener bien presente la etapa primaria del socialismo como la condición nacional básica, y esforzarnos infatigablemente en aras de la causa del Partido y del pueblo; hemos de estudiar con ahínco, entregarnos por completo a nuestros cometidos y alcanzar de continuo logros capaces de aprobar la verificación de la práctica, del pueblo y de la historia, y hemos de fortalecer la unidad, tener en consideración los intereses globales, cuidar de forma consciente la cohesión y unidad de todo el Partido, mantener sus lazos de uña y carne con las masas populares, consolidar la gran unidad del pueblo de todas las etnias del país, afianzar la gran unidad de todos los chinos, tanto de dentro como de fuera del país, y promover la gran unidad entre el pueblo chino y los demás pueblos del mundo, a objeto de proporcionar una poderosa fuerza para vencer toda clase de dificultades y obstáculos e impulsar la causa del Partido y del pueblo a obtener nuevas y aún mayores victorias.

¡Que enarbolemos la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas, nos mantengamos más estrechamente unidos en torno del Comité Central del Partido, aunemos nuestras voluntades, avancemos con espíritu emprendedor y breguemos por conquistar nuevas victorias en la edificación integral de la sociedad modestamente acomodada y escribir nuevos capítulos para la vida hermosa del pueblo!

Anotación:

* Consiste en que el Partido Comunista de China debe representar siempre lo que se exige para el desarrollo de las fuerzas productivas más avanzadas de China, el rumbo por el que ha de marchar su cultura más avanzada, así como los intereses fundamentales de sus masas populares más amplias.

** Se refiere al camino socialista, la dirección del Partido Comunista, la dictadura democrática popular, y el marxismo- leninismo y el pensamiento de Mao Zedong. (Xinhua)
25/10/2007
 


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>