Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 4 -  septiembre 2007

 

El peso de China hace olvidar la crisis del 97

 

 

Por la Redacción Asiared, publicado el 23/07/2007 en Asiared

 

 

La crisis financiera asiática, ni siquiera su recuerdo, pesa en gran medida en las economías de la región a diez años vista, a pesar de la gravedad que tuvo para muchos sectores sociales en su momento. El peso de la emergencia de China ha borrado toda traza de aquel movimiento especulativo contra divisas débiles.

En 1997, la gran preocupación en los meses posteriores a la caída en cadena de las divisas surcoreana, tailandesa o malaya era si China sería capaz de mantener el yuan estable y no provocar una segunda oleada de devaluaciones.

A pesar de la pérdida de competitividad que mantener invariable el yuan representaba para las exportaciones chinas, Pekín hizo prueba entonces, según todos los analistas, de responsabilidad.

Probablemente se lo podía permitir, puesto que el yuan ya no representaba entonces el gran poderío del mercado emergente chino. Y hoy, cuando Estados Unidos le reclama mayor flexibilidad, China vuelve el argumento de la estabilidad a su favor para proceder a una muy lenta y paulatina apreciación de su divisa.

Una revaluación abrupta, aduce Pekín, conduciría a un escenario de desestabilización puesto que las exportaciones saldrían seriamente perjudicadas.

Ante el papel jugado en 1997, nadie puede acusar a China de irresponsabilidad.

Con perspectiva, es obligado reconocer que la desestabilización que la crisis financiera asiática provocó tuvo sus consecuencias.

Incluso aquellas economías más estructuradas y cerradas como la indonesia, que resistieron bien en un principio, acabaron resintiéndose, con las consecuencias políticas que desembocaron en la caída del régimen de Suharto.

Mirando atrás, los últimos diez años se configuran como una de las etapas de mayor transformación de las economías regionales, al materializarse una realidad inapelable, la emergencia de China como potencia regional que condiciona cualquier realidad nacional.

El ASEAN ha tenido que reforzar sus lazos y ha intentado crecer en miembros para resistir en mejores condiciones frente al peso chino.

Incluso Birmania ha entrado en ASEAN a pesar de ser un miembro incómodo para sus socios puesto que se resiste a las presiones para que emprenda el diálogo con la oposición democrática. Rangún es, además, el mejor aliado de China en la región puesto que la junta militar cuenta con el apoyo del régimen comunista chino.

En cualquier caso, a nivel estrictamente económico, la crisis de 1997, vista hoy, tuvo consecuencias nefastas para algunas capas populares y de la incipiente clase media pero, al tiempo, forzó a los gobiernos del área a adoptar políticas monetarias más estables.

En definitiva, abrió un nuevo ciclo de madurez en las economías en vías de desarrollo que ha redundado en una mayor estabilidad.

En los diez años transcurridos, la consolidación de China ha venido a modificar el esquema de unas economías meramente orientadas a la exportación y fuertemente influidas por el cambio respecto al dólar.

Hoy el referente es China, un gran mercado que proyecta su peso sobre las economías del sudeste asiático pero que es, a la vez, una gran oportunidad para países con una notable presencia de las comunidades chinas en el sector empresarial, lo que facilita su relación con el gigante emergente.

En la capacidad de adaptación a la nueva realidad, como la demostrada por Hong Kong, la economía más libre del mundo, por cierto, bajo soberanía política de un país oficialmente comunista, radica el futuro de las economías medianas y pequeñas del Sudeste Asiático

 


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>