Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 3 -  junio 2007

CHINO MANDARÍN, UN IDIOMA DE MILLONES

Federico Fernández (CV)

La lengua china es una rama de la familia sino-tibetana hablada en la República Popular China, Taiwán, Malasia y otras partes del Sudeste Asiático, además de por numerosas comunidades chinas esparcidas por todo el mundo.


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Federico Fernández: "Chino mandarín, un idioma de millones" en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 03, junio 2007. Accesible a texto completo en http://www.eumed.net/rev/china/


La historia de la lengua se puede clasificar en las siguientes etapas:

  • Chino arcaico, del siglo XIV al XI a. C. que es la lengua de las inscripciones oraculares en huesos y caparazones de tortuga. Las inscripciones más antiguas proceden de la dinastía Shang (c. 1400-1100 a. C.) y han sido descubiertas en la antigua capital, Anyang, y en otras partes. Hay unos 2000 caracteres que han sido identificados, lo que representa una cifra mucho más grande de palabras pues hay que tener en cuanta que los caracteres de la dinastía Shang son polivalentes, dependiendo su valor del lugar y la función en la pronunciación.
  • Chino clásico (wenli), que cubre desde el siglo XI a. C. al VIII d. C., siendo una etapa cumbre en la lengua y literatura chinas. En un sentido estricto el término chino clásico se refiere a la lengua china y su literatura desde el siglo VI a. C. al III d. C., periodo que incluye las vidas y obras de Confucio, Mencio, Lao Tsé, Han Fei, Mo Tzu y Chuan Tzu, por mencionar sólo a seis sagas de filósofos que tuvieron tan gran alcance en el pensamiento posterior chino. En un sentido más amplio, el término chino clásico comienza con el Shih Ching ('Libros de Odas') que fue compilado entre los siglos XI y VI a. C. y forma uno de los 'Cinco Clásicos' (wu jing), siendo los otros cuatro los siguientes:
    • I Jing o 'Libro de los cambios'.
    • Shu Jing o 'Libro de la Historia'.
    • Li Ji o 'Libro de la Propiedad'.
    • Chun-Chiu o 'Libro de los Anales de Primavera y Otoño'.

Tras la Quema de los Libros, por el Emperador Qin Shi Huang Di (231 a. C.), los textos clásicos tuvieron que ser reconstruidos trabajosamente, cosa que tuvo lugar durante los primeros años de la Dinastía Han, cuyo alineamiento con el confucianismo determinó la dirección de la literatura china durante los siglos venideros. Para la hegemonía confuciana hubo tres factores cruciales: lo sacrosanto de los textos clásicos, el sistema de investigación basado en esos textos y sus comentarios y la supremacía de los literatos que exponían los clásicos y determinaban la investigación Además de esto, surgió una pléyade de poetas, especialmente en las Dinastías Tang y Sung, que produjeron algunas de las más atractivas obras artísticas del mundo.

  • Chino moderno, que retiene esencialmente el vocabulario y morfología del chino clásico en su etapa posterior pero enriquecida y adaptada para el uso de la sociedad moderna. Durante las Dinastías Sung-Yuan (siglos XII a XIV d. C.) el 'habla sencilla', báihuà, que era una forma de chino más cercana a la lengua hablada que el estilo wenli literario, comenzó a usarse con propósitos literarios, por ejemplo en el pasaje en prosa del drama de Yuan. Baihua fue también el vehículo para la prosa narrativa de las grandes novelas Ming, como 'El sueño de la Cámara Roja'.

Tras la caída de la Dinastía Manchú y el establecimiento de la República en 1911, adquiere preponderancia el movimiento para la normalización de la lengua nacional y la sustitución de la escritura china por otra de carácter alfabético. Ambos pasos eran contemplados como indispensables para una educación universal en China; un papel clave en esto lo jugó la revolución cultural conocida como el Movimiento 4 de Mayo de 1919 y la implantación de propuestas para una lengua nacional formuladas primero por Hu Shih en las páginas del periódico Xin Ching-nian, 'Nueva Juventud'. Finalmente, en 1949 la báihuà, ahora conocida como putonghua o 'lengua común', fue adoptada oficialmente como la lengua nacional de la República Popular China.

Datos

Más de mil millones de sus habitantes, el 95% de la población, habla chino frente a las otras minorías que hablan lenguas de diferentes familias lingüísticas, como la tibetana, la mongol, la hmong y la tai. Además hablan chino las comunidades que han emigrado al Sureste asiático (Indonesia y Singapur), América y a las islas Hawái. Esta lengua cuenta con mayor número de hablantes que ninguna otra del mundo; le siguen el inglés y el español.

Según los datos obtenidos de los últimos censos las diferentes lenguas chinas serían habladas por este número de personas:

  • Mandarín: 793.000.000.
  • Wu: 94.000.000.
  • Min: 45.000.000.
  • Gan: 27.000.000.
  • Hakka: 41.000.000.
  • Yüeh: 55.000.000.
  • Shiang: 53.000.000.

 

 

Dialectos

La lengua china está compuesta por una enorme gama de dialectos, como no podía ser de otra manera en una lengua que cubre tan inmensa extensión de territorio y etnias. Estas grandes variedades son tan diferentes la una de la otra como puedan serlo las lenguas de las distintas ramas de la familia indoeuropea. Por ejemplo, el cantonés difiere tanto del mandarín como el italiano del francés o el sueco del alemán. Los dialectos de los diferentes grupos son mutuamente ininteligibles, incluso dentro de su propio grupo, tal como el wu o el yue, hablantes de las zonas rurales pueden fallar en entenderse unos a otros. Los dialectos min de la costa sudoriental son especialmente diversos, con algunas características que reflejan la influencia de las lenguas tai, hmong-mien y las lenguas austro-asiáticas que antiguamente se hablaron en el sur de China.

Normalmente se agrupan 7 variantes de la lengua china que son lenguas en sí mismas:

  • Mandarín, hablada por un 70 por ciento de la población china y que se subdivide en los siguientes grupos:
  • Septentrional.
  • Noroccidental.
  • Suroccidental.
  • Oriental o jiang huái.
  • Wú, hablado por un 7,5 por ciento de la población china y dividido en dos grupos:
  • Septentrional
  • Meridional.
  • Yuè o cantonés, hablado en China en las provincias de Guangdong y Guangxi, además de Malasia, Vietnam, Macao, Singapur, Indonesia, Tailandia y comunidades pequeñas en otras partes. El dialecto de Cantón (Guangzhou) es considerado el normativo Min, hablado en Fujiàn, partes de Guangdong, Taiwán, Hainán y costa meridional, subdividiéndose a su vez en:
  • Occidental
  • Oriental, con dos ramas:
  • Septentrional (Fùzhou)
  • Meridional (Hokkien) (Amoy, Taiwán)
  • Xiang, en la provincia de Húnán. 
  • Hakka o Kèjia, esparcido por el sur de China y hablado por un 2,5 por ciento de la población.
  • Gàn, hablado en la provincia de Jiangxi y en el sureste de Húbei por el 2 por ciento de la población.
  • El chino mandarín es la lengua oficial de la República Popular China, donde se denomina putonghua, es decir, "habla común" y de Taiwán, donde se le conoce como guoyum, esto es, "lengua nacional". El chino mandarín es la lengua nativa que tiene más hablantes en el mundo, aproximadamente mil millones, siendo ampliamente entendida como segunda lengua en la mayor parte del territorio chino.
  • El cantonés, dialecto de la ciudad meridional de Cantón en Guangzhou, se habla en la mayor parte de las provincias de Guangdong y Guangxi, Hong Kong, Macao y en las comunidades chinas fuera de su patria. La mayor parte de los chinos que viven en el sudeste asiático (Tailandia, Vietnam, Malasia, Singapur y Filipinas) hablan dialectos meridionales como el cantonés, hakka y chiu chow.

 

Escritura

Los tres elementos básicos de la escritura china: pictogramas, ideogramas y fonogramas, ya están presentes en la escritura del periodo Shang.

 Durante el periodo clásico la principal fuente de caracteres es el diccionario Shuo Wen de la Dinastía Han  publicado en el 100 d. C. Aquí los caracteres están arreglados según 540 radicales que fueron reducidas a 214 en la Dinastía Ming.

Básicamente los caracteres de la escritura clásica son los que se usan en la moderna, si bien entre diez mil y doce mil caracteres fueron abreviados, es decir, el número de pinceladas fue reducido considerablemente, a veces de 16 a 5 o de 19 a 9; el número de radicales también se redujo de 214 a 186.

Para la romanización de la lengua china escrita, basada en la pronunciación del dialecto mandarín de Pekín, se usa el sistema Pin-yin, también denominado alfabeto fonético chino, en chino (pinyin) hanyu pinyin wenzi o alfabeto combinado de sonidos de la lengua china. La gradual aceptación del pinyin como trascripción oficial usada en la República Popular China fue la señal que inició un compromiso para promover el uso del dialecto de Pekín como la lengua normativa, regular la pronunciación entre las minorías nacionales y terminar con la confusión en la romanización y alfabetización de los caracteres chinos.

La reforma de la escritura nacional comenzó en 1913 con la creación del alfabeto fonético nacional, basado en los caracteres chinos. Entre 1920 y 1930 se hicieron varios intentos de diseñar y promover un alfabeto latino para la lengua china, pero sin éxito. Tras el triunfo comunista en 1949 se comenzó a trabajar en una reforma total de la escritura. Tras considerar y rechazar varias propuestas para el uso de caracteres chinos o cirílicos, se decidió escoger el alfabeto latino. Como resultado se adoptó el alfabeto fonético chino en 1956, siendo reformado en 1958.

El objetivo del pinyin no es sustituir a los caracteres chinos sino ayudar a popularizar y pronunciar el dialecto de Pekín. La adopción del pinyin ha hecho posible regular en el extranjero la ortografía de los nombres chinos de personas y lugares. Las lecciones en chino para extranjeros se hacen en pinyin, usándose para códigos telegráficos, braille para ciegos, lengua de signos para sordos, diccionarios y tablas de materias. Ha reemplazado a varios sistemas tradicionales de escritura de diversas minorías étnicas en China y se usa para poner por escrito lenguas que hasta ahora habían sido sólo orales. Algunas características interesantes del pinyin son la distinción clara y consistente entre consonantes aspiradas y no aspiradas (p, t, c, ch  y k son aspiradas y b, d, z, zh y g son sus no aspiradas equivalentes) y el uso de dígrafos (zh, ch y sh) para las retroflejas. También provee para el uso de guiones y reduce el símbolo de articulación (') al mínimo.

En Occidente se había diseñado un sistema ideado por Sir Thomas Francis Wade que posteriormente sería modificado por el profesor Herbert Allen Giles, en su Diccionario chino-inglés de 1912. Este sistema, denominado Wade-Giles, es el preferido para transliterar el chino en países de habla inglesa, habiendo sido adaptado para muchas otras lenguas.

Gramática

Las lenguas flexivas, como el ruso o el latín, poseen determinados sonidos que marcan las diferencias gramaticales, y los añaden a las palabras o cambian su forma para indicar esas diferencias; el chino moderno no cambia nunca los sonidos para señalar las diferencias gramaticales y sólo excepcionalmente añade sonidos. Como no existe la variación nominal, ni la flexión verbal, ni la concordancia entre nombres, adjetivos y verbos, no puede, por ejemplo, marcar si hay o no sujeto u objeto, y es crucial el orden que las palabras tienen en la oración, pues sólo este orden determina la relación que se establece entre ellas. 

En términos generales, el orden sintáctico de la frase es parecido al esquema: sujeto-verbo-objeto, elemento modificador-elemento modificado, que es un esquema presente en muchas lenguas, como en español o en inglés, aunque un estudio minucioso descubre que existen grandes diferencias entre las que presentan este esquema. Así, en tanto que en español, por ejemplo, el sujeto de la oración es agente o paciente, en chino se trata sólo de un grupo de palabras que son el tema, seguido de un argumento comentario (o rema). Un ejemplo es la oración: Nei-ke shu yezi hen da, que literalmente quiere decir (en lo que se refiere a) ‘aquel árbol, hojas muy grandes’ o lo que es lo mismo en estructura gramatical del español: ‘aquel árbol tiene unas hojas muy grandes’

El chino es un ejemplo perfecto de una lengua del tipo monosilábica. Una característica de estas lenguas es que en lugar de indicar categorías gramaticales por terminaciones, los conceptos gramaticales se expresan por palabras independientes, llamadas partículas. Por ejemplo, la relación posesiva se expresa por la partícula de como en wo de fangzi (mi casa); el pronombre wo tiene la misma forma tanto si significa "yo", "mi" o "mío"; el verbo no tiene conjugaciones sino que el aspecto se señala con partículas como la progresiva zai, como en ta zài chi fàn, esto es, "ella come".

La lengua china es tonal; de manera que una palabra puede tener diferentes significados según sea el tono que se le dé. El chino mandarín tiene cinco tonos, lo cual lo convierte en un sistema bastante simple en comparación con algunas variedades de chino que tienen hasta ocho. Por ejemplo, la palabra ma en el primer tono significa 'madre', en el segundo 'cáñamo', en el tercero 'caballo' y en el cuarto 'maldecir'.

No hay declinación de ninguna clase y formalmente no hay nada que distinga una parte del lenguaje de otra; el significado en chino depende del orden lógico y de ciertos marcadores sintácticos como ba, de o le. Las gramáticas de chino moderno distinguen las siguientes partes del lenguaje: nombres, pronombres, numerales, verbos transitivos, intransitivos, estativos, auxiliares, localizadores y partículas.

Entre otras características gramaticales del chino se puede decir que, en general, el verbo no indica tiempo, además como carece del equivalente a la oración de relativo, existen unas oraciones muy complicadas de significado modificador que preceden al elemento modificado. Un ejemplo de esto es: Jian le shu jiu mai de nei ge ren, que literalmente quiere decir 'el que ha visto libro inmediatamente comprar es aquel hombre' que se traduce por 'Vio a aquel hombre que compró inmediatamente los libros'.

Los nombres pueden ser monosílabos, como rén 'persona', 'sol', 'árbol'; bisílabos, trisílabos y polisílabos.

Los pronombres personales en chino clásico son los siguientes: 1 yu y zhen son inclusivos, 2 ru, ro, er, nai; 3 qi, zhi, yan. La ausencia de pronombre personal indica la tercera persona. El pronombre demostrativo en chino moderno es zhèi 'esto',/néi 'eso'; el interrogativo es shuí '¿quién?, shénme '¿qué?'. El orden de la frase es sujeto, verbo y objeto aunque también se halla sujeto, objeto y verbo.

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

Página: [1]
Por: Edison Cortés Fecha: 28 del 09 de 2010 - 05:18
EXCELENTE LOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL IDIOMA Y EL PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN QUE HABLA EL IDIOMA, ES ADMIRABLE LO IMPRESIONANTE QUE EXISTE EN NUESTRO PLANETA, LA DIVERSIDAD DE IDIOMAS. GRACIAS SALUDOS.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Enlaces
Subscribirse a OES-CHINA
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>