Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 3, Nº 31 (septiembre 2011)

OPERACIONALIZAR LAS HABILIDADES DE LA DISCIPLINA TALLER DE ARTES PLÁSTICAS


Enrique García Machado (CV)
Profesor asistente
enriqueg@ucp.vc.rimed.cu
Rosario Martínez Verde
Profesora consultante
rosariomv@ucp.vc.rimed.cu
Gonzalo González Hernández
Profesor auxiliar
gonzalog@ucp.vc.rimed.cu

Universidad de Ciencias Pedagógicas "Félix Varela"
Santa Clara, Villa Clara, Cuba




RESUMEN

Las habilidades de las Artes Plásticas del Taller de la Disciplina constituyen uno de los exponentes esenciales para el desarrollo de un proceso de enseñanza aprendizaje adecuado y acorde con las exigencias actuales de la educación. Su operacionalización es parte de los conocimientos que debe poseer el docente de la especialidad para el perfeccionamiento del proceso.

Palabra clave: Habilidades, Artes Plásticas, taller, operacionalización.

Las habilidades de las Artes Plásticas se forman y desarrollan desde tempranas edades. Estas son parte esencial para la adquisición de hábitos, conocimientos y capacidades del sujeto incidiendo en el posterior desenvolvimiento del mismo en su vida social.
Ellas no se adquieren de forma espontánea, sino que necesitan de un proceso continuo de enseñanza para la formación del individuo e inculcar valores acorde con los propósitos de la sociedad.
Existe la necesidad de docentes que estén preparados para llevar la enseñanza en las diferentes instituciones, pero han carecido de una superación que le permitan operar con las habilidades de las Artes Plásticas de forma conciente y coherente, en la dirección del proceso de enseñanza aprendizaje, debido, fundamentalmente, a la carencia de una bibliografía actualizada que trate este tema en específico.
En el texto “Técnicas Artísticas” de Jubrías, M. y Equipo de Apreciación, editado por el Departamento de Textos y Materiales Didácticos del Ministerio de Educación Superior, se esbozan las diferentes técnicas que se desarrollan en las diversas manifestaciones de las Artes Plásticas, al igual que en otros materiales como “La pintura plasmada en el alma” de Ávila, M., “Técnicas Gráficas” de Riat M., “Una introducción a la técnica de la impresión y su historia” de. Burriana, “Materiales y Técnicas escultóricas”, el artículo “Escultura” de la. Wikipedia y “Técnicas de Expresión Gráfico Plásticas. Técnicas del Dibujo”, entre otros.
Los trabajos relacionados anteriormente tienen gran importancia para la Disciplina al establecer las operaciones técnicas por cada manifestación que implica un comportamiento racional en la práctica del taller.
Otros autores han incursionado en el tema de las habilidades de las Artes Plásticas. Los especialistas Ruiz, L (1991), y Tocco, A. (2004), definen las habilidades sin tener en cuenta los elementos esenciales para su desarrollo enfocándolo a partir del dominio de las técnicas y materiales. El autor no niega la importancia de las operaciones técnicas donde están las acciones de la actividad a orientar, ejecutar y controlar, pero también es importante el conocimiento teórico de la manifestación dada.
Por otra parte Tocco, A. (2004), define las habilidades de las Artes Plásticas como el “…uso correcto de las herramientas y materiales apropiados para el perfeccionamiento de cada técnica” (1).
Se aprecia que este autor vincula las habilidades con el uso correcto de las herramientas y los materiales que debe conllevar al perfeccionamiento de la técnica, sin embargo, los elementos teóricos no se destacan, ni tampoco el dominio de las acciones que debe poseer el sujeto para la ejecución.
Para Ruiz, L. (1991), las habilidades de las Artes Plásticas son: “…las actividades que posibilitan el manejo de los instrumentos y materiales de trabajo” (2).
En este caso, la pedagoga, coincide en lo importante del manejo de instrumentos y materiales de trabajo, pero se produce un sesgo en su definición al no considerar, dentro de las habilidades el dominio de las acciones, ni los conocimientos teóricos necesarios para su ejecución.
¿Cuáles características deben ser consideradas para la redefinición de las habilidades de las Artes Plásticas? El autor del artículo propone el dominio de las acciones y operaciones de las diferentes manifestaciones de las Artes Plásticas, lo que implica que se operen con estas habilidades de forma eficiente en un ejercicio, el dominio de los conocimientos teóricos que propicie el acercamiento a la esencia de las diversas técnicas, materiales y herramientas, y la realización de determinados ejercicios prácticos y creativos.
Como conclusión del análisis anterior se redefinen las habilidades de las Artes Plásticas como las operaciones que el sujeto debe dominar en las diferentes manifestaciones de las Artes Plásticas con un grado de precisión, que le permitan actuar adecuadamente con las diferentes técnicas y materiales con el dominio de los conocimientos teóricos, de las herramientas especializadas y la realización de determinados ejercicios prácticos y creativos.
Ruiz, L. (1991), operacionaliza varias de estas habilidades, pero son insuficientes las acciones y operaciones necesarias para tener éxito en la actividad ejecutada. La especialista en el tema se limita a las habilidades de las Artes Plásticas para la Educación Preescolar y Primaria: dibujar, modelar, componer, aplicar, recortar y engomar, el resto de las actividades o acciones las clasifica como técnicas, guiadas por los procedimientos, no teniendo en cuenta las especificidades de cada una de estas técnicas.
Existen otras acciones que son importantes dominar en la Disciplina de Artes Plásticas en las escuelas especializadas en esta manifestación como: pintar, diseñar, imprimir, entre otras. Estas constituyen actividades del taller y forman parte de la base que debe conocer el individuo, de ahí la necesidad de operacionalizar estas acciones para su implementación consciente en la práctica del Taller de Artes Plásticas.
Las diferentes acciones de las habilidades de las Artes Plásticas en el Taller de la Disciplina, dependen de la técnica y el material a utilizar, pero se debe tener en cuenta la evolución de las técnicas de las Artes Plásticas en sus periodos históricos, pues han operado cambios en sus operaciones y en los materiales empleados.
Esto trae como consecuencia que las operaciones empleadas por diferentes artistas y escuelas de las Artes Plásticas, sean variadas, de ahí que deba enfocarse la operacionalización de las habilidades de las Artes Plásticas en invariantes, por ejemplo, existen diferentes técnicas de la pintura, citadas en las diferentes bibliografías escritas al respecto, como la técnica del óleo, la tempera, acuarela, encáustica, tinta, entre otras cuya habilidad principal o invariante es pintar.
En el dibujo existen diferentes técnicas y materiales como el carboncillo, lápiz de grafito, lápiz de color, la crayola, plumilla, el pastel, entre otras, que necesitan de una variación de las operaciones, pero no pierde la esencia en el momento de realizar el dibujo.
Las técnicas y materiales que intervienen con el grabado intervienen son el aguafuerte, aguatinta, grabado a buril, punta seca, litografía, monotipia, impresión con cordel, con módulo, estampas, plastilina, materiales industriales o naturales, con esponja, entre otros. Lo que denota la diversidad de operaciones mucho más específicas, pero no cambian las principales acciones.
En la escultura se tiene en cuenta que varias habilidades pueden incidir acorde con sus diferentes técnicas como el modelado con arcilla, plastilina, cera, entre otros materiales (los cuales pueden ser directo, por adición, por anillas, por incisión y por devastación), la talla, el esculpido, el vaciado, el repujado, la forja, la soldadura eléctrica; por lo que requiere de operaciones más complejas acorde al material que se va a trabajar. La habilidad modelar aparece definida por la autora Ruiz. L. (1991), y no se ofrecen las acciones y operacionalización específica del vaciado, el esculpido o el tallado.
Estas habilidades de las Artes Plásticas en el Taller están estratificadas. A partir del logro de las esenciales (invariantes), como: Observar, apreciar, componer, diseñar, dibujar, pintar, modelar, bocetar y grabar, y las habilidades que no constituyen invariantes.

Las consideradas invariantes:

Observar: mirar atentamente el objeto artístico o a representar artísticamente.

Apreciar: valorar el objeto artístico o a representar plásticamente en todos los detalles debidamente.

Componer: distribuir y ordenar armónicamente las partes en una obra plástica en el espacio ya sea bidimensional o tridimensional.

Diseñar: bosquejar alguna forma artística.

Dibujar: delinear artísticamente en una superficie formas y sombrear imitando la figura del cuerpo.

Pintar: representar o figurar un objeto artístico en una superficie, con las líneas y los colores convenientes. Cubrir con el color las superficies de las cosas.

Modelar: manipular materiales plásticos o instrumentos para provocar volumen.

Presentar con exactitud el relieve de las figuras.

Bocetar: trazar rápidamente, sobre una superficie plana, una figura predeterminada o real.

Grabar: dibujar una imagen artística o real sobre una superficie rígida.

Mientras que las habilidades de las Artes Plásticas del Taller de la Disciplina que no constituyen invariantes son:

Imprimir: estampar un sello u otra forma artística sobre el papel, tela o masa por medio de la presión.

Modelar: manipular materiales plásticos o instrumentos para provocar volumen.

Presentar con exactitud el relieve de las figuras.

Esculpir: devastar sobre una superficie o soporte de piedra o hielo un objeto real o artístico.

Tallar: talar sobre un soporte de madera una forma real o artística.

Repujar: percutir sobre una superficie un objeto artístico que resulten figuras de relieve, en cuero u otra materia adecuada.

Representar: ejecutar en público una acción plástica.

Esgrafiar: ejecutar dibujos con el grafito sobre una superficie estofada.

Vaciar: formar un objeto echando en un molde hueco materia blanda.

Recortar: cercenar lo que sobra. Cortar con arte papel u otro material.

Engomar: aplicar goma con un instrumento sobre la superficie.

Pegar: adherir una cosa con otra.

Montar: armar formas artísticas que funcionen de forma práctica o estética.

Rasgar: romper o hacer pedazos, sin el auxilio de ningún instrumento, materiales de poca consistencia para representar una forma artística- plástica.

Estarcir: estampar dibujos, letras o números haciendo pasar el color, con un instrumento adecuado, a través de los recortes efectuados.

Las habilidades de las Artes Plásticas constituyen un eslabón fundamental para la ejecución del Taller de la Disciplina y en las clases está presente desde la Base Orientadora para la Acción.
Para Talízina, N. F. (1988): “La base orientadora de la acción es el sistema de condiciones en el que realmente se apoya el hombre para cumplir la acción” (3).
Mientras que para Galperin, P. Y. (1958), resulta que: “En toda acción humana hay parte orientadora, de ejecución y control” (4).
Por parte orientadora de la acción, se entiende, la utilización por el hombre del conjunto de condiciones concretas, necesarias para el exitoso cumplimiento de la acción dada. La parte ejecutora, se concibe como aquella que garantiza las transformaciones en el objeto de la acción. En tanto el control de la acción, es aquella etapa que está dirigida a seguir la marcha de la acción, a confrontar los resultados obtenidos con los modelos dados.
El análisis estructural de la actividad permite precisar en ella como componentes a la acción. Lo que se define como el proceso que se subordina a la representación de aquel resultado que habrá de ser alcanzado, es decir, el objetivo.
Relacionando los términos: actividad y acción, Brito, H. y otros (1987), plantean que: “Una misma actividad puede realizarse a través de diferentes acciones y también una misma acción puede formar parte diferentes actividades” (5).
En la Didáctica, tomado de la psicología, la acción que se desarrolla atendiendo a las condiciones concretas, especificas, es la tarea, la que encierra tanto lo intencional lo inductor, como lo operacional, lo ejecutor.
Se entiende por operación las formas de realización de la acción de acuerdo con las condiciones.
Álvarez de Zayas, C (1999) platea “… para la actividad lo fundamental es el motivo; para la acción, el objetivo; y para la operación, las condiciones. Este análisis no se puede entender como la desagregación de la actividad ya que cada una de ellas se debe estudiar como aspectos de un mismo objeto” (6).
Lo anteriormente expuesto confirma que existe un carácter relativo entre los conceptos actividad, acción y operación. Toda acción se descompone en varias operaciones con determinada lógica y consecutividad. Las operaciones son pequeñas acciones, son procedimientos, las formas de realización de la acción atendiendo a las condiciones, o sea las circunstancias reales en las cuales se realiza la habilidad, le dan a la acción esa forma de proceso continuo.
Se debe tener conocimiento de las acciones y operaciones a realizar durante el proceso incluyendo dentro de las habilidades para dirigir, procedimientos de cómo enseñar las habilidades de las Artes Plásticas que la forman.
Ello no excluye que se presenten operaciones que son imprescindibles para su realización y estas son las que reciben el nombre de: invariantes funcionales. Dentro de este proceso, son aquellas operaciones imprescindibles para la realización del mismo, el sistema de ejecuciones necesarias y suficientes para que cada ejecución de la actuación sea ella y no otra.
En resumen las habilidades, formando parte del contenido de una disciplina, caracterizan en el plano didáctico, las acciones que el estudiante realiza al interactuar con su objeto de estudio con el fin de transformarlo, de humanizarlo. Al analizar a la habilidad, como acción que es, se puede descomponer en operaciones. Mientras la habilidad se vincula con la intención, la operación lo hace con las condiciones, de modo tal que en cada habilidad se pueden determinar eslabones de la misma u operaciones cuya integración permite el dominio por el estudiante de un modo de actuación.
Se hace necesario entonces el dominio de la habilidad por parte del sujeto para lo cual González, V. (1995), manifestó: “...la habilidad supone la posibilidad de elegir y llevar a la práctica los diferentes conocimientos y métodos que se poseen en correspondencia con el objetivo o fin perseguido y con las condiciones y característica de la tarea” (7).
Petrovski, A. V. (1977), considera que se posee determinada habilidad cuando se puede “…aprovechar los datos, conocimientos y conceptos que se tienen, operar con ellos para la elucidación de las propiedades sustanciales de las cosas y la resolución exitosa de las determinadas tareas teóricas o prácticas” (8).
Se puede precisar que el proceso de desarrollo de las habilidades Artes Plásticas consiste en apropiarse de sus operaciones y convertirlas en un modo de actuar, donde juega un papel preponderante la asimilación del conocimiento, es decir las técnicas y los materiales de cada manifestación.
De esta forma es necesario hablar de los requisitos fundamentales para el desarrollo de las habilidades sobre lo cual González, V. (1995) y Brito, H. (1987), coincidieron al expresar:

  1. Planificar el proceso de forma que ocurra una sistematización y la consecuente consolidación de los elementos deseados, en este caso, las acciones.
  2. Garantizar el carácter plenamente activo, consciente de este proceso (...). La clara comprensión de los fines perseguidos.
  3. Llevar a cabo el proceso de forma gradual, programada (...) (9 y 10).

En la dirección del proceso de enseñanza aprendizaje la orientación es básica para lograr el cumplimiento de los objetivos trazados en el Taller de Artes Plásticas repercutiendo en la etapa de control que sirve de diagnóstico para el aprendizaje y con estos resultados del control, el docente, diseñar estrategias para suplir las carencias de los estudiantes.
Para que se produzca el desarrollo efectivo de las habilidades de las Artes Plásticas en el Taller durante el proceso de enseñanza aprendizaje, el docente tendrá en cuenta en el taller que oriente, la claridad en las acciones y operaciones que se realizarán en el mismo y luego determinará la sucesión más racional de las habilidades de las Artes Plásticas atendiendo al desarrollo alcanzado y lo que podrían potencialmente alcanzar a partir de los resultados de la creación del producto de la actividad. Esto se planifica en el desarrollo de la clase.
El docente debe lograr que el estudiante conozca qué hacer, cómo hacerlo, para qué y cómo autoevaluarse, para ello es necesario que el docente incentive en el estudiante la importancia que tiene el conocimiento de las habilidades de las Artes Plásticas en el Taller de la Disciplina para la adecuada orientación del proceso de enseñanza aprendizaje.
El docente debe diagnosticar al estudiante partiendo del nivel de desarrollo de las habilidades de las Artes Plásticas, mediante el control durante el transcurso de la actividad del taller y el análisis del producto de la actividad del estudiante, además, debe tener en cuenta la calidad de la factura del trabajo, originalidad del trabajo y el dominio de los elementos y principios del diseño de las Artes Plásticas.
“El diagnóstico permite orientar de forma eficiente, en función de los objetivos propuestos, las acciones del maestro al concebir y organizar el proceso de enseñanza aprendizaje y dar atención a las diferencias individuales del alumno” (11).
De ahí parte la importancia del diagnóstico del aprendizaje del estudiante de la especialidad de Artes Plásticas en los talleres. El docente requiere de una preparación donde domine cómo realizar el diagnóstico para orientar el proceso de forma eficiente. Para la tarea de diagnosticar se “…requiere que el docente al diagnosticar seleccione actividades de aprendizaje que le permitan conocer si se adquirió el conocimiento y a qué nivel se logró” (12).
Es relevante para el docente de la Disciplina de Taller de Artes Plásticas tener en cuenta los conocimientos adquiridos por los estudiantes en cuanto a las habilidades de las Artes Plásticas, por lo tanto, la preparación del docente debe incidir en cómo orientar las mismas para su formación y desarrollo, de ahí que “…al diagnosticar el nivel de logros en el aprendizaje, deben estar concebidas de forma tal que se puedan determinar los elementos del conocimiento logrados y cuales faltan, así como los niveles con los que el alumno puede operar, de acuerdo con las exigencias para el aprendizaje, establecidas en momentos precedentes” (13). Se precisa de la modelación de la acción, las operaciones y la sistematización del proceso, que no sólo puede adquirirse mediante el trabajo cotidiano en el taller sino también mediante la preparación.
Queda precisado, entonces que “… el éxito de la enseñanza no solo depende de la apropiación de un sistema de conocimientos, sino, en gran medida, del nivel de desarrollo de las habilidades…”. (14)
En general, la revisión bibliográfica y el análisis documental posibilitan comprobar la importancia de las habilidades de las Artes Plásticas del Taller de la Disciplina en el contexto educacional, profundizando en la necesidad del dominio de estas habilidades por los docentes, por su contribución a la calidad de la enseñanza.
Se presenta la estructura interna de las habilidades de las Artes Plásticas con las acciones y las operaciones.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. TOCCO, ANA MARÍA. La Plástica en la educación inicial. Documento #3. Dirección de la Educación inicial. Dirección de Educación Inicial. Material destinado a equipos de supervisión y docentes. -- Buenos Aires. Subsecretaría de Educación. Dirección General de Cultura y Educación, 2004. P. 10.
  2. RUIZ, LIGIA y OTROS. Metodología de la Educación Plástica en la Edad Infantil. – Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1995. P. 76
  3. TALÍZINA, NINA F. Psicología de la Enseñanza, Editorial Progreso, Moscú, U. R. S. S., 1988. P.58.
  4. GALPERIN, P. YA. Sobre el problema de la atención. “Informe de la A. C. P. de la R. S. F. S. R. #3, 1958. P. 34.
  5. BRITO, HÉCTOR y OTROS. Psicología General para I.S.P. (tomo 2). – Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1987. P.4.
  6. ÁLVAREZ DE ZAYAS, C. M. La Escuela en la Vida. --Ciudad de La Habana. P. 69.
  7. GONZÁLEZ MAURA, VIVIANA y OTROS. Psicología para Educadores. – Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1995. P. 117.
  8. PETROVSKI, A. V. Psicología pedagógica para las edades. En Colectivo de autores. Pedagogía. Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación. 1981. P. 223.
  9. GONZÁLEZ MAURA, VIVIANA y OTROS. Psicología para Educadores. – Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1995. P. 121.
  10. BRITO, HÉCTOR y OTROS. Psicología General para I. S. P. (tomo 2). – Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1987. P. 51.
  11. GARCÍA BATISTA, GILBERTO. Compendio de Pedagogía. –Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 2003. P. 71.
  12. RICO MONTERO, PILAR y SILVESTRE, MARGARITA. Breve referencia del estado actual del problema. En García Batista, Gilberto. Compendio de Pedagogía. –Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 2003. P. 71.
  13. RICO MONTERO, PILAR y SILVESTRE, MARGARITA. Breve referencia del estado actual del problema. En García Batista, Gilberto. Compendio de Pedagogía. –Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 2003. P.72.
  14. LABARRERE REYES, GUILLERMINA y VALDIVIA PAIROL, GLADYS E. Pedagogía. –Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 2001. P. 44.

BIBLIOGRAFÍA

Álvarez de Zayas, C. M. La Escuela en la Vida. --Ciudad de La Habana.
BRITO, HÉCTOR y OTROS. Psicología General para I. S. P. (tomo 2). – Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1987.
GALPERIN, P. YA. Sobre el problema de la atención. “Informe de la A. C. P. de la R. S. F. S. R. #3, 1958.
GARCÍA BATISTA, GILBERTO. Compendio de Pedagogía. –Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 2003.
GONZÁLEZ MAURA, VIVIANA y OTROS. Psicología para Educadores. – Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1995.
LABARRERE REYES, GUILLERMINA y VALDIVIA PAIROL, GLADYS E. Pedagogía. –Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 2001.
PETROVSKI, A. V. Psicología pedagógica para las edades. En Colectivo de autores. Pedagogía. Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación. 1981.
RICO MONTERO, PILAR y SILVESTRE, MARGARITA. Breve referencia del estado actual del problema. En García Batista, Gilberto. Compendio de Pedagogía. –Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 2003.
RUIZ, LIGIA y OTROS. Metodología de la Educación Plástica en la Edad Infantil. – Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1995.
TALÍZINA, NINA F. Psicología de la Enseñanza, Editorial Progreso, Moscú, U. R. S. S., 1988.
TOCCO, ANA MARÍA. La Plástica en la educación inicial. Documento #3. Dirección de la Educación inicial. Dirección de Educación Inicial. Material destinado a equipos de supervisión y docentes. -- Buenos Aires. Subsecretaría de Educación. Dirección General de Cultura y Educación, 2004.


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: lisette@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Inicio |  
Objetivos |  
Consejo Editorial |  
Cómo publicar |  
Criterios de calidad |  
Números Anteriores |  
Anuncios |  
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net