Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 3, Nº 30 (agosto 2011)

EDUCACIÓN EN LA EXCELENCIA PARA EL ÉXITO…


Idana Berosca Rincon Soto (CV)
Docente de la Universidad del Zulia, Venezuela
Docente del Politécnico Santiago Mariño, Venezuela
investigacion.i@hotmail.com




RESUMEN

El presente ensayo expone una serie de reflexiones basadas en la experiencia y en los conocimientos durante la praxis en instituciones educativas, así, como en la búsqueda continua de los “métodos”, filosofías que ayudan a forjar un mejor pensamiento en consonancia con nuestros valores y nuestro día a día, todo ello conjugando la manera que la educación en todas sus dimensiones deben permitir capacitar profesionales desde la excelencia para garantizar el éxito no solo de la persona como un ser integral, sino del sistema social como el ente rector que educa dentro del contexto y el entorno paralelamente con las instituciones educativas. Es por ello, que recogiendo pensamientos desde la educación, sobre la excelencia y el éxito, se delinea este extracto que permite contribuir a refrescar las formas en las que educamos y buscamos el éxito y la excelencia.

Palabras clave: Educación, excelencia, éxito.

INTRODUCCIÓN

En la educación sólo se recogen las semillas que sembramos, semillas de mostaza que representan un objetivo, una meta, un logro, un triunfo, un sueño, el éxito y la excelencia. con frecuencia se piensa y se tiene la convicción que el génesis de los valores es cuestión de consejos y sermones, o de pasar materias, sin recordar que los valores se gestan en una complejidad más profunda, incluso más allá de la sociedad, más allá de la familia, más allá de nosotros mismos, más allá.

De ahí que el énfasis educativo no es meramente educar para…. sino educar en y para… somos en esencia para dar de nosotros… educamos en y para la creatividad; educamos en y para el trabajo; educamos en y para la ciudadanía; educamos en y para el respeto, el amor, la solidaridad, la justicia, la igualdad; educamos en y para el mundo. Estos son los verdaderos frutos de muchos hoy, aquí y ahora, esas semillas que se sembraron en la educación y brotaron.

Cuando verdaderamente somos, existe en nuestras vidas una completa amalgama armónica en nuestra alma, en nuestra mente, en nuestro espíritu.

Cuando verdaderamente somos, decretamos la ley atrayente universal y surge el llamado efecto “búmeran” piensa y lo atraes; la ley universal moderna nos ha revelado que existe una ley de atracción: todo lo que a nuestras vidas llega, es porque lo hemos atraído, pensamos, decidimos, lo decretamos y lo atraemos. Es por ello que estamos hoy y aquí, por leyes causales y no casuales; estamos y llegamos aquí hoy porque lo decidimos, porque así lo soñamos y así lo luchamos.

Aludiendo una célebre frase con visión prospectiva de Richard Bach “gaviota que ve lejos, vuela lejos”, la cual exhorta a reflexionar y especialmente invita a llevar su poder interno, sus sueños, su pasión, su vocación, su motivación, su honestidad, su convicción, en el pilar de su fe; llevar la vida en la piedra angular de los sueños y deseos, y todo, absolutamente todo, será como cada uno lo decidas.

Aquellas eventualidades en la vida que nos sorprenden, son verdaderamente sorpresas, y condiciona la actitud que asumamos para poder aprovecharlas como oportunidades o dejarlas pasar. la vida es tan corta como sus cuatro letras, pero debemos vivirla en su completo abecedario, como un completo alfabeto. Cuando algo falle hay que asimilar la lección, estos son nuestros aprendizajes; un error conocido es una victoria ganada. Somos inteligentes cuando aprendemos de nuestros propios errores, pero somos aun más sabios cuando aprendemos de los errores de los demás.

 

La vida está conjugada en una infinita trama, ese llamado “continuo trascendental” que tiene un hermoso y profundo significado, que sólo cuando comprendemos atar los puntos de la infinita red sabremos y comprendemos por qué todo lo que tenemos, hacemos y vivimos, sucede y ha sucedido, es la causa y el efecto, y es cuando podemos hacernos dueño de nuestro camino, porque descubrimos el significado de cada día y su señal divina.

Las investigaciones históricas, antropológicas y sociológicas han demostrado que grandes maestros de todos los tiempos, religiones como el hinduismo, las tradiciones herméticas, el budismo, el judaísmo, el islam, el cristianismo, civilizaciones como las babilónicas y la egipcia, han dejado y transmitido en sus relatos, ésta ley omnipresente, una ley que rige el orden del universo y el cosmos en cada momento de nuestras vidas y en todas las cosas que experimentamos.

Se ha demostrado que nuestro cuerpo es producto de nuestros pensamientos. las ciencias han volcado sus paradigmas y han empezado a comprender el grado en que la naturaleza de los pensamientos y las emociones determinan sustancias físicas, químicas, la estructura y la función en el comportamiento de nuestro cuerpo. la conocida ley de atracción, nos recuerda que modelamos nuestra vida a través de lo que hacemos, lo que decimos y lo que pensamos, una dimensión energética poderosa en la que somos dueños de todo.

El pensamiento y la actitud mental son magnéticos y es una especie de imán, lo semejante atrae lo semejante, nuestros deseos, nuestros sentimientos, emociones son importantes porque ellos se manifiestan, y si todos utilizamos éste poder interno sería una forma sutil de comenzar -desde cada quien- a cambiar y cambiar el mundo. recuerden que nos convertimos inevitablemente en lo que pensamos, pues lo que la mente del ser humano puede crear y creer, su corazón lo logrará.

Somos cada uno de nosotros quienes activamos esta ley a través de la mente, consciente o subconscientemente, tenemos ese poder maravilloso, en nosotros está decidir cómo utilizarlo, y hoy para muchos, sin duda es un ejemplo de cómo lo utilizaron y continuar haciéndolo.

De nosotros depende; por ello: sé tú mismo: las personas plenamente humanas son aquellas que consiguen internamente ser ellas mismas, desde el amor, desde el perdón, desde el respeto, desde la tolerancia, desde la igualdad, la justicia, la convivencia, la fraternidad; fundados todos en los valores.

No olvidemos que el máximo título de valor en la vida que poseemos son nuestros valores, “no trafiquemos nuestros valores”. El trabajo de cada uno de nosotros es la materialización real de nuestro espíritu. Podemos tener vicisitudes, adversidades, obstáculos, pero no caeremos si nuestros valores son murallas de fe que sostienen nuestra actitud… una actitud optimista, perseverante, del triunfante y vencedor que ante los obstáculos ve una oportunidad y no un fracaso; que ante un problema ve una señal y no una caída, que ante la corriente de un rio no ve lo imposible, sino un gran puente.

Si configuramos nuestro ser, y agradecidos de haber sido elegidos y bendecidos con cada grata oportunidad, de haber estudiado y  obtener un título, conscientes todos que no culmina un ciclo, sino que es el punto de partida para nuevas etapas; si somos consciente de nuestro poder interno espiritual, de nuestros valores y queremos cambiar, hagámoslo.

El verdadero titulo se obtienen cuando somos felices, nuestra verdadera graduación es cuando amamos fraternalmente, nuestro verdadero acto es cuando servimos y obramos para los demás y para el mundo.

Para vivir la vida con autenticidad, hace falta mucho valor y saber nadar contracorriente. vivir con autenticidad supone arriesgarse, atreverse, hacer lo que sentimos la necesidad y pasión de hacer, no significa cambiar, sino ser diferentes, en esa diferencia es en la que somos nosotros mismos.

En un mundo carcomido por el egoísmo, hace falta valor para ser generoso. En un mundo de ofensas hace falta valor para escuchar, hablar con sutileza y con bondad. en un mundo donde lo importante es “tener”, donde lo superfluo y lo terrenal prima, es importante tener valor para superar desde el espíritu y entender la existencia como don para los demás, de allí nuestra vocación al servicio.

El sistema educativo debe forjar la educación en valores, que impulse profesionales exitosos, hace alarde hoy y siempre en un espléndido y poderoso eslogan de formar para el éxito desde la excelencia académica…

La excelencia no es el privilegio del superdotado, sino del auténtico ser humano que se compromete con la vida. ser excelente es levantar los ojos de la tierra, elevar el espíritu y soñar con lograr lo imposible, trascendiendo a nuestro tiempo legando a las futuras generaciones un mundo mejor.

La decisión de ser excelente es una decisión personal, es una puerta en la que cada uno decide entrar al mundo de la plena realización. cada intento que realicemos por mejorar debe ser como si fuera nuestra última opción, diferir nuestras metas de superación es renunciar a un mañana mejor. El presente es una consecuencia lógica del pasado y el futuro “hoy”, será el resultado de nuestras acciones, aquí y ahora.

Ser excelente es hacer las cosas, y no  buscar razones para demostrar que no se pueden. el verdadero líder se arriesga, y las derrotas y caídas no deprimen porque son aprendizajes que conducen a la victoria.

El fracaso tiene mil excusas, el éxito no requiere explicación. el triunfador es siempre parte de la respuesta, ve siempre una oportunidad en cada obstáculo, el triunfador afirma si es posible.

El secreto de la excelencia “consiste en comprender que no se busca ser 100 por ciento mejor en todo; basta con lograr ser 1 por ciento mejor en 100 cosas diferentes; la excelencia consiste pensar en grande y comenzar desde lo más pequeño: un camino de mil millas se inicia con un primer paso”.

Así como el acero se templa a altas temperaturas, la excelencia también necesita forjarse con voluntad. los desafíos forman al triunfador y no cabe desafío sin riesgos al fracaso, pues el éxito y el fracaso son un tejido de la misma textura. no nos deben encadenar los fracasos del pasado, ni atormentarnos con lo que nos depara el futuro, vivamos hoy, pues sino correremos el riesgo de no tener éxito en el presente.

Ser excelente es levantarse cuando se fracasa, con un espíritu de aprendizaje y superación, es aceptar y decir me equivoqué y condenarse a no cometer el mismo error.

Tu felicidad, nuestra felicidad, está en la frecuencia del amor, es un estado del ser, el amor es un sentimiento y tú eres el único que puedes irradiar, expandir y emitir ese sentimiento verdadero. Cuando se ama, cuando amamos, existe plena armonía. Ama todo lo que puedas, a todas las personas que puedas, enfócate en las cosas que amas, siente el amor desde tu alma, y verás cómo se multiplican y vuelven a ti.

La filosofía, la ética en la educación nos ha enseñado que en la vida existe una ruta de baluartes para lograr la excelencia: servicio, compromiso, trato, aprendizaje, crisis, acción, actitud mental, capacitación, formación y preparación, superación, retos, audacia, inteligencia y sabiduría, constancia y perseverancia, trabajo, honestidad, motivación, tiempo, alegría, plenitud, objetivos, dedicación y vocación, sueños y fe.

La excelencia es la respuesta a nuestro presente y a ese mañana que todos deseamos tener. la única garantía de nuestros triunfos, de nuestro éxito de nuestro futuro es nuestro compromiso con la excelencia, y en ella navegaremos siempre en el éxito.

No nos detengamos, sigamos adelante. la vida y el crecimiento es permanente, continuum y tarscendente, “nos bañamos en el mismo rio pero nunca con la misma agua” y en la vida poder destacar solamente está permitido para aquellos que tienen la osadía de buscar la superación.  hoy es el momento, decidamos los cambios, seamos humildes para aprender y decidir  y la cima de la excelencia y del éxito estará todo el tiempo en ti, no tendrán que perseguirla.

Estimados lectores, que estas reflexiones nos confieran la voluntad de servir para lo que fuimos y somos, para lo que vivimos y estamos hoy y aquí; que el saber, el conocimientos, el valor humano, el espíritu emprendedor se empine y se eleve hacia y para el mundo, la sociedad, el prójimo, y veremos cómo cada día sembramos una semilla que brotará mañana tal como florecen muchos hoy.

Ser excelentes es trascender a nuestro tiempo legando a las futuras generaciones un mundo mejor, seamos gaviotas, soñemos y  volemos muy alto…


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: lisette@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net