Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 3, Nº 29 (julio 2011)

PERTINENCIA SOCIAL DE LA OFERTA EDUCATIVA EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE ZACATECAS: LICENCIATURA EN TURISMO


Rubén de Jesús Ibarra Reyes
ribarra_reyes@hotmail.com
Beatriz Herrera Guzmán
beatriz_b2002@hotmail.com
Claudia Torres González
claudiatog@gmail.com




RESUMEN

La actividad turística propicia la transformación del entorno nacional e internacional. Resalta la importancia del turismo como una actividad económica en crecimiento. El turismo como política de desarrollo, recuperación productiva e integración social. Profesión de nueva creación en la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) basada en estudios de pertinencia y factibilidad con el objetivo de potenciar la actividad turística del Estado. El turismo es generador de divisas, empleos, inversiones y contribuye al desarrollo socioeconómico.

Palabras clave: Oferta educativa, pertinencia, universidad, turismo, educación.

Oferta Educativa en la UAZ

Históricamente la expansión del capitalismo va desde el siglo XVI al XIX, período en el que se transmutó del colonialismo al imperialismo y que, a finales del siglo XX y principios del XXI, se identifica como integración mundial” (Heinz, 1995, pp. 49- 98). Una de las tendencias políticas más significativas de la era moderna es un movimiento creciente de las naciones hacia la globalización, definida ésta como el conjunto de procesos que conducen a la implantación de un panorama sociopolítico único, donde las sociedades transitan hacia una dinámica especial donde se vuelven interdependientes en todos los aspectos de su vida: social, política, económica y cultural.

El actual modelo económico, que conocemos como globalización responde a una renovada política de concentración del capital en las élites mundiales y a la aplicación de estrategias aplicadas a países o regiones que refuercen tal concentración. No es posible conocer ni explicar los objetivos de los programas y las políticas públicas de Latinoamérica sin considerar las recomendaciones de las agencias internacionales de financiamiento que detallan específicamente cada área de la vida de los países no desarrollados, condicionando los empréstitos al cumplimiento de sus recomendaciones. Con base en lo anterior los gobiernos de Latinoamérica se han visto obligados a aplicar políticas similares para liberar los sectores productivos estructurales, reservados con anterioridad exclusivamente al estado y, en un segundo momento, para liberar los sectores comercial, financiero y de servicios (López, 2006, p. 2).

En nuestros días, debido al avance científico y a su aplicación a las tecnologías mediáticas actuales, los movimientos sociales significativos se han convertido en corrientes de pensamiento y acción a gran escala que han logrado impactar contundentemente sobre las políticas públicas locales, incluyendo por supuesto las concernientes a la educación.

Es necesario señalar que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) es un organismo internacional que, actuando a la par de las corrientes globalizantes, trabaja para crear condiciones favorables al diálogo entre civilizaciones, culturas y pueblos, pero para que ese diálogo se sustente en el respeto por los valores comunes tiene como objetivos: lograr la educación de calidad para todos y el aprendizaje a lo largo de toda la vida; movilizar el conocimiento científico y las políticas relativas a la ciencia con miras al desarrollo sostenible; abordar los nuevos problemas éticos y sociales; promover la diversidad cultural, el diálogo intercultural y una cultura de paz; construir sociedades del conocimiento integradoras recurriendo a la información y la comunicación (UNESCO. 2009).

Los objetivos de la UNESCO son considerados para la elaboración de planes nacionales de desarrollo de los gobiernos que la integran. En México, las políticas educativas se elaboran o modifican cada sexenio en consideración a lo establecido por la Ley de Planeación, donde se especifica que cada gobierno está obligado a realizar, al principio de su mandato, un Plan Nacional de Desarrollo en el que se fijen objetivos, metas, estrategias y prioridades.

Se asignarán recursos, responsabilidades y tiempo de ejecución, se coordinarán acciones y se evaluarán resultados. De este modo, los programas nacionales de educación constituyen documentos en los que se fijan las políticas, mecanismos y acciones en la materia (Alcántara 2008, pp. 148-149).

La pertinencia social de una Institución de Educación Superior (IES) como la Universidad Autónoma de Zacatecas se basa en el seguimiento de políticas educativas y culturales expresadas a través de objetivos y estrategias muy claras, expresadas en documentos provenientes de organismos de alto nivel como los mencionados, los cuales nos muestran la importancia del respeto a la diversidad cultural y sobre todo a la conciencia del momento histórico local para poder hacer eco a las necesidades sociales.

Uno de los programas de reciente factura dentro de nuestra institución lo constituye la Licenciatura en Turismo que, lógicamente, responde más que a inquietudes a una necesidad de nuestro estado que, aparte de haber adquirido el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad por su arquitectura única, cuenta con una fuerte vocación turística sustentada por una riqueza cultural incalculable en todos los sentidos, que ha hecho voltear los ojos del mundo hacia nuestro estado.

A fin de conocer la percepción de los alumnos respecto a la carrera de turismo que oferta la UAZ, se aplicó una entrevista semiestructurada a alumnos adscritos a la Licenciatura en Turismo de la institución con la finalidad de conocer su propio punto de vista sobre la correspondencia social de la carrera con su realidad.

Políticas educativas en relación con la calidad de la educación

El término políticas educativas hace referencia a decisiones para la aplicación de estrategias respecto a problemas determinados en este ámbito. Las políticas públicas en educación superior se entienden como “los cursos de acción que pactan los distintos actores participantes en este nivel del sistema educativo y que son dirigidos e instrumentados por el gobierno en la esfera de su competencia” (Mendoza, 2002, p. 20). Las políticas educativas obedecen a las recomendaciones indicadas por diversos Organismos Internacionales, tales como la UNESCO, el Banco Mundial (BM), la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), entre otros. Dichos organismos realizan diversos estudios dentro del campo de la educación, a nivel nacional, regional y mundial.

En México, antes de la década de los 80’s las políticas educativas estaban orientadas fundamentalmente a incrementar la cobertura. El motivo por el cual el eje rector de las políticas públicas de los años 70’s era la expansión de la educación superior, particularmente el crecimiento de la matrícula, fue para crear las condiciones de arranque económico del país: “…se partía de la idea que la universidad preparaba los cuadros que reclamaba el desarrollo científico y tecnológico del país, también se empezó a plantear la importancia de la vinculación de la formación universitaria con el empleo” (Díaz Barriga, 1995, p. 26).

En el año de 1950 el Sistema de Educación Superior en México estaba conformado por 39 instituciones, las cuales atendían a 29,892 estudiantes, cantidad que representaba apenas un 1% de cobertura del grupo de edad de jóvenes entre 19 y 23 años. En las décadas de los años 50’s y 60’s el sistema registró un crecimiento moderado en su matrícula; el número de instituciones se incrementó a 60 en estas dos décadas. Para el año de 1970 el número de instituciones era de 109 (casi el doble que la década anterior), de tal manera que estas instituciones atendían a 220,000 estudiantes (Rubio, 2006, p. 93).

A partir de entonces las políticas educativas se orientaron a desarrollar la expansión continua del sistema de educación superior. A mediados de la década de los 80’s se comenzó a discutir el hecho de que aunque la educación superior llegara a más estudiantes no se aseguraba que se tratara de una buena educación. No solo bastaba con enfocarse al aumento de la matrícula, por lo que poco a poco se filtró el término calidad en el campo educativo.

En México se comenzó a hablar de calidad en los discursos oficiales a partir la firma en 1992 del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá con su incorporación a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en el año de 1994. A partir de entonces el campo educativo adoptó un discurso de origen empresarial, utilizando conceptos tales como: pertinencia, eficiencia, eficacia, estándares, competitividad y excelencia, concediéndoles una dimensión diferente a la del aspecto mercantil para lograr definir las nuevas perspectivas en el ámbito educativo.

En este sentido, la UNESCO menciona que no es conveniente para las universidades adoptar el enfoque de mercado, por tratarse de diferentes estructuras y perseguir diferentes objetivos:

“Los criterios de eficacia de las empresas son primordialmente de orden económico y más exactamente financiero. Los criterios de la universalidad de la educación superior son de otro orden: los recursos humanos y económicos tienen una finalidad primordialmente social. Al contrario de las empresas, que buscan rentabilidad inmediata, o no muy lejana, so pena de desaparecer, la educación superior trabaja a largo plazo y su impacto es por eso más difícilmente cuantificable” (UNESCO, 1998, p.53 citado por DIDRIKSON, 2005, p.59).

En México, el Programa de Desarrollo Educativo 1995-2000, presentado por el entonces Presidente de la República, Lic. Ernesto Zedillo Ponce de León, tuvo como objetivo el impulsar las oportunidades educativas y se concretó en cinco puntos específicos:

1. Impulsar las oportunidades educativas, primeramente con calidad y donde existiera un flujo consistente en la demanda.

2. Poner énfasis en el crecimiento de los servicios en las entidades en donde el índice de absorción de estudiantes de educación superior estuviera por debajo al promedio nacional.

3. Desalentar la creación de instituciones públicas en aquellas entidades en donde existiera la capacidad de absorber la demanda con las instituciones ya existentes.

4. Procurar el desarrollo equilibrado de la oferta educativa en relación con las necesidades sociales.

5. Considerar los mercados laborales, los requerimientos del sector productivo, así como las perspectivas del desarrollo regional y local (Rubio, 2006, p.94)

En los cinco puntos anteriores se reflejan las indicaciones y los cursos de acción que sugieren los organismos internacionales y que desde entonces hasta la fecha se manejan en el campo educativo.

Para la UNESCO los aspectos claves que determinan una posición estratégica en la educación superior son: calidad, pertinencia e internacionalización. La calidad tiene como fin último la satisfacción de las necesidades de la sociedad, mientras que la pertinencia se refiere a la manera en que la universidad orienta sus actividades para responder a dichas necesidades. La internacionalización comprende el carácter universal del conocimiento y los procesos de integración económica que se presentan a nivel mundial (Mendoza, 2002, p. 44).

Partiendo de la definición de la ANUIES, uno de los criterios fundamentales para el diseño de políticas educativas en el nivel de educación superior es la pertinencia social:

“En los planes de estudio, la pertinacia social se evidencia a través de la coherencia que existe entre los objetivos y los perfiles terminales establecidos en los mismos con las necesidades prevalecientes en el ámbito de influencia de la institución educativa, con el mercado de trabajo o con proyectos de desarrollo local, regional o nacional. Las IES, particularmente las públicas, plantean en su misión la contribución a la solución de los problemas del país desde su ámbito específico de acción” (ANUIES, 1999, p.25).

La definición anterior menciona que la educación superior brindada será pertinente cuando alcance los objetivos planteados en sus programas de estudio, los cuales deberán ser diseñados de acuerdo a las necesidades sociales de su entorno, lo que conlleva a deducir que el concepto de pertinencia social no es un concepto estático, sino funcional, de acuerdo al contexto en el que se aplique.

Al entenderse como pertinencia de la educación superior la adecuación entre lo que la sociedad espera de las IES y lo que éstas hacen para lograrlo, es necesario conocer cuáles son las necesidades de cada comunidad, de cada región y de cada época. En este sentido, una carrera profesional podrá ser pertinente en un determinado Estado de la República pero podrá no serlo en otro. Al respecto Malagón (2003, p. 11) señala que la pertinencia se construye de manera diferente, en razón de contextos diferentes.

El Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, presentado por el presidente Felipe Calderón Hinojosa, en su apartado 3.3 denominado Transformación Educativa, señala: “México requiere que todos los jóvenes que así lo deseen puedan tener acceso a educación superior de calidad, y también que los contenidos y métodos educativos respondan a las características que demanda el mercado laboral”(PND, 2007, p. 180), manifestando de esta manera que junto con el logro de la cobertura es necesario que la educación superior brindada sea de calidad y además pertinente.

Elevar la calidad educativa, es el objetivo número 9 del PND 2007-2012, en el cual se menciona que para lograrlo se deben tomar en cuenta los rubros de cobertura, equidad, eficacia, eficiencia y pertinencia. Algunas de las estrategias que establece para logar dicho objetivo son:

1. Reforzar la capacitación de profesores, promoviendo su vinculación con las prioridades, objetivos y herramientas en todos los niveles.

2. Actualizar los programas de estudio, sus contenidos, materiales y métodos para elevar su pertinencia y relevancia en el desarrollo integral de los estudiantes.

3. Impulsar mecanismos sistemáticos de evaluación de resultados de aprendizaje de los alumnos, de desempeño de los maestros, directivos, y de los procesos de enseñanza y gestión en todo el sistema educativo (PND, 2007, p. 184).

Acerca de éste último punto es importante señalar que la evaluación es considerada una de las herramientas más poderosas para analizar, diagnosticar y mejorar la calidad de la educación.

En México, las primeras acciones de evaluación en educación superior son registradas en la década de los 70’s por la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). Años después la evaluación se institucionalizó con el Programa para la Modernización Educativa 1989-1994 del Gobierno Federal.

En el año de 1989, la Coordinación Nacional para la Planeación de la Educación Superior (CONPES) diseñó la Comisión Nacional de Evaluación de la Educación Superior (CONAEVA), la cual elaboró la estrategia nacional para la creación y operación del Sistema Nacional de Evaluación. Así, la CONPES creó en 1991 los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES) como un organismo de carácter no gubernamental. La función de dichos Comités consiste en la evaluación diagnostica de programas académicos y funciones institucionales, y la acreditación de programas y unidades académicas.

En el año de 1994 fue creado el Centro Nacional de Evaluación (CENEVAL) por la CONPES, encargado de evaluar los aprendizajes logrados en cualquier etapa de los procesos educativos mediante la aplicación de exámenes estandarizados (Rubio, 2006, pp.226-227). De esta manera se puede apreciar a grandes rasgos el desarrollo y evolución que ha tenido el sistema de evaluación de la calidad en la educación superior en México.

Al ser organismos externos quienes deciden si la educación que se imparte en determinada institución es de calidad o no, es necesario implantar criterios de evaluación muy precisos para que se lleven a cabo evaluaciones objetivas e imparciales, ya que lo que puede significar educación de calidad para un grupo evaluador no lo puede representar para otro. Es por ello que se establecen normas llamadas estándares de calidad, en base a diversos estudios y análisis realizados.

Los factores que se toman en cuenta dentro de todo proceso de acreditación son: personal académico, currículum, métodos e instrumentos para evaluar el aprendizaje de los estudiantes, servicios institucionales para el aprendizaje de los estudiantes, alumnos, infraestructura y equipamiento de apoyo al desarrollo del programa, líneas y actividades de investigación, en su caso, para la impartición del programa, vinculación, normativa institucional que regule la operación del programa, conducción académico-administrativa, proceso de planeación y evaluación, gestión administrativa y financiamiento, así como criterios, indicadores y estándares de evaluación asociados a cada uno de ellos (Rubio, 2006, p.228).

La principal instancia de evaluación externa de los profesores-investigadores de las IES, la constituye el Sistema Nacional de Investigadores (SIN), creado en el año de 1984 con el objetivo de respaldar la permanencia de los profesores-investigadores de más alto nivel académico.

Dentro de este contexto, la Secretaría de Educación Pública establece en el año 2001, un conjunto de políticas y estrategias para fomentar en las instituciones educativas la práctica de la planeación estratégica, en donde se resaltan los siguientes aspectos:

“La superación académica del profesorado, el desarrollo de los cuerpos académicos y sus Líneas de Generación y Aplicación del Conocimiento (LGAC), la incorporación de nuevos enfoques educativos centrados en el estudiante o en el aprendizaje, la actualización y flexibilización de los planes y programas de estudio, la incorporación de las tecnologías de la información y comunicación en los procesos educativos, la mejora de las condiciones para el trabajo académico de los profesores y sus estudiantes, la certificación de los procesos estratégicos de gestión por normas internacionales ISO:9000 y la creación de modelos eficaces para la rendición de cuentas, entre otros aspectos” (Rubio, 2006, p.256).

El acreditarse como una universidad de calidad, trae consigo múltiples beneficios, como la acentuación del prestigio social de la institución y, en el caso de las instituciones públicas, el aumento del financiamiento que se obtiene del gobierno tanto estatal como federal, por lo que actualmente la mayoría de las IES están en un proceso de acreditación, o del mantenimiento de los estándares de calidad, si ya han sido acreditadas. Esta situación las coloca dentro del panorama que sugieren actualmente las políticas educativas en educación superior, las cuales giran en torno al proceso de aseguramiento de la calidad y mejora continúa.

Orígenes de la Licenciatura en Turismo-UAZ

Considerando los cambios en la actividad turística en el ámbito nacional e internacional, es relevante la actualización de los planes y programas de estudio ofertados por la Universidad Autónoma de Zacatecas.

En la Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el siglo XXI (UNESCO, 1981) se señala que el elemento de "la pertinencia" en los planes de estudio busca evaluar la adecuación entre lo que la sociedad espera de las instituciones y lo que éstas hacen. El documento destaca que incorporar este indicador, obligaría a una mejor articulación con los problemas de la sociedad y del mundo del trabajo.

Asimismo, esta Declaración sugiere "reforzar la cooperación con el mundo del trabajo", lo que implicaría revisar los planes de estudio para que se adapten mejor a las prácticas profesionales, considerando las tendencias que se dan en el mundo laboral, en los sectores científicos, tecnológicos y económicos.

Por otro lado, la necesidad de revisar y transformar los sistemas educativos para atender demandas de una nueva naturaleza, asociadas a un mundo globalizado, ha sido una inquietud desde la última década del siglo veinte. Al respecto, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUlES) ha reconocido que el sistema de educación superior necesita transformarse radicalmente para poder responder con oportunidad, equidad, eficiencia y calidad, al conjunto de demandas que le plantean tanto la sociedad mexicana como las transformaciones de los entornos nacional e internacional (ANUlES, 2002).

El turismo se ha convertido en una de las actividades económicas en crecimiento y con un mayor volumen de operación, principalmente en los países en vías de desarrollo; y en una oportunidad estratégica de recuperación productiva e integración social para aquellos que cuentan con los recursos naturales e histórico-culturales básicos y con los recursos humanos lo suficientemente calificados y especializados para la preparación y ejecución de políticas de desarrollo.

Por ello, en el 2006 se plantea realizar un proyecto de creación de la Licenciatura en Turismo dentro de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ). Este proyecto se fundamentó en los estudios de pertinencia y factibilidad desarrollados por la Unidad Académica de Historia, y a partir de los resultados obtenidos se argumentó la necesidad de crear una carrera universitaria con rango de Licenciatura que garantizara una formación profesional para atender la problemática del tema turístico, comprometida con las necesidades del desarrollo del Estado de Zacatecas, con el propósito de contribuir a mediano plazo con egresados en el campo turístico que contribuyan a potenciar esta actividad.

Con esta propuesta de licenciatura, la UAZ reconoce la trascendencia de la actividad turística profesional, pero la argumentación que dio impulso a la formación profesional se basó en la atención que le proporcionan todos los países a este rubro, ya que es generador de divisas, de empleos directos e indirectos, así como de multimillonarias inversiones en megaproyectos que contribuyen al desarrollo socioeconómico de diversas naciones. Además el reconocimiento de que el turismo como actividad económica y de tipo cultural, a partir de un enfoque global nos permitirá comprender los beneficios y oportunidades que puede generar para el desarrollo del Estado de Zacatecas.

Uno de los objetivos de esta licenciatura es generar recursos humanos capacitados en una visión integral y transversal del turismo que posibilite la planificación, investigación y diseño de políticas públicas y/o privadas que permitan potenciar el crecimiento cualitativo y cuantitativo de los distintos desarrollos turísticos locales y/o regionales; así como formar profesionistas para que las empresas turísticas, restaurantes, agencias de viajes y los destinos turísticos sean administrados y operados de tal forma que logren la satisfacción del turismo tanto nacional como internacional.

El 27 de mayo de 2009 se aprueba el proyecto de creación de la Licenciatura en Turismo por el H. Consejo Universitario; y en agosto del mismo año ingresa la primera generación con 30 alumnos (Archivo de la coordinación de comunicación social de la UAZ, 2006).

A lo largo de este tiempo han estado trabajando arduamente directivos, maestros y alumnos, comprometidos todos por hacer un buen trabajo. Esto se observa en las actividades relevantes que actualmente desarrollan dentro de la industria turística. Lo anterior solo es posible por medio de una buena preparación, tanto al interior como fuera de las aulas, ya que nuestros alumnos tienen la oportunidad de salir a poner en práctica sus conocimientos en hoteles y restaurantes a nivel estatal y nacional.

La Licenciatura en Turismo de la UAZ, en la convocatoria para la segunda generación recibió 350 solicitudes de las cuales sólo fueron aceptadas 100.

Contexto socioeconómico de Zacatecas, una respuesta a la oferta educativa

De antigua tradición minera, Zacatecas es el principal productor de plata en el mundo y el principal productor de zinc en todo Latinoamérica. Los municipios donde se concentra la extracción de estos minerales son Fresnillo y Sombrerete, sin embargo, un grave problema que afecta a esta actividad es el hecho de que el valor agregado suceda fuera de la entidad, principalmente en la zona noreste del país, lo que reduce esta actividad a la mera extracción, y cuya aportación al PIB estatal tan sólo asciende a 5%. Contribuyendo por otro lado en casi el 50% en la degradación ambiental de todo el país.

Otra actividad con mucha historia es la producción agrícola, principalmente de frijol, chile seco y avena forrajera en los cuales ostenta el primer lugar de producción nacional. Además, nuestro estado es un importante productor de durazno, tuna, guayaba, cebolla, ajo, zanahoria y jitomate. En cuanto a la ganadería, ésta depende principalmente del ganado bovino. Cabe destacar que, a pesar de las adversas condiciones climáticas que ofrece un clima semiárido, el sector agropecuario contribuye con un 14% al PIB estatal.

Las condiciones de pobreza y marginación que encontramos en el estado son alarmantes ya que el 34% de su población vive en condiciones de pobreza extrema – en referencia principalmente a la pobreza nutricional. Asimismo, Zacatecas está ubicada entre los cinco estados con menor ingreso per cápita de todo México; debido en parte a la baja capacidad ocupacional que la débil estructura económica primaria ofrece a sus residentes.

Otro de los grandes problemas que Zacatecas ha enfrentado desde inicios del siglo XXI es la altísima tasa de migración de su población. Según reportes del gobierno estatal, en 2003 la población zacatecana residente en Zacatecas ascendía a 1’413,115; mientras que la población zacatecana residente en EUA era de 1’468, 747, es decir, el 50% de los zacatecanos viven en el país vecino; sin olvidarnos de una gran cantidad de zacatecanos que han emigrado principalmente a Jalisco, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila y Aguascalientes. En el mismo año, las remesas ingresadas al estado provenientes de los paisanos sumaron los 481 millones de dólares, lo que equivale al 8% del PIB estatal. Pero este número debe tomarse con cuidado ya que un gran porcentaje del mismo es gastado en bienes de consumo producidos en otras entidades. (INEGI).

En la actualidad, las ciudades medias y pequeñas, ante la insuficiencia de recursos y la incapacidad para crearlos internamente, compiten al igual que las grandes ciudades por atraer capitales. El nivel de exigencia por parte de éstos para instalarse en las ciudades medias y pequeñas es el mismo que en las grandes: crear las condiciones económicas necesarias y proveer de un medio ambiente agradable para su rentabilidad.

La atracción de las ciudades medias y pequeñas está basada principalmente en la especialización económica, por una parte; y en aprovechar algunos vestigios históricos o naturales, por la otra. Las ciudades tratan de convertirse en únicas y especiales. Para ello, es necesario un diagnóstico de sus ventajas comparativas y hacerlas competitivas. De ellas deriva su encanto como centro de atracción natural (playas, bosques, desierto, etc.), o centro de atracción cultural (museos, arte y cultura) o centro de atracción histórica (cascos y hechos históricos).

La ciudad de Zacatecas se ha posicionado en estos dos últimos rangos. El casco colonial se ha convertido en el centro de atracción de visitantes y las inversiones, principalmente nacionales, están dispuestas a rentabilizarse en la actividad turística. En ese tenor, el Centro Histórico ha tenido que regenerarse y revitalizarse con base en estas premisas, sin considerar ni sus raíces, ni sus tradiciones ni sus habitantes. Aunado a ello, el proyecto de regeneración y revitalización del CHZ ha sido comandado por el Estado, de acuerdo a las exigencias de organismos internacionales (UNESCO), y ha creado un espacio agradable al visitante, donde puede encontrar principalmente actividades de entretenimiento enfocadas prácticamente a la asistencia a eventos y festivales temporales aunado a la proliferación de museos. Cuando se busca que el turismo sea de tipo cultural, la fórmula que éste adopta es esencialmente una mezcla de experiencias con los símbolos y los significados que la sociedad le confiere.

En ese tenor, el estado de Zacatecas debe contar con un proyecto turístico que no sólo se adapte a las necesidades de sus visitantes, sino que refleje el sentir de los ciudadanos y la imagen que quieran mostrar a los demás. Un proyecto turístico de planeación estratégica se torna al fracaso si no considera a cada uno de los actores involucrados y su contexto. Estudiar al estado como espacio de producción e intercambio de significados desde el campo de la cultura y la comunicación, es decir, desde los modos de apropiación y réplica que los receptores culturales elaboran frente a las diversas ofertas, más allá de una comunicación pensada en términos de mensajes que circulan, de efectos y de reacciones (Cornejo, 2006, p. 18).

Asumimos, entonces, que los actores sociales se definen por los espacios en los que habitan, los sitios y lugares por donde transitan. Y que el turista puede apropiarse de los medios de comunicación y producción de significado con que cuentan los zacatecanos por medio de su muestra y revalorización a través de un proyecto turístico propio, original y único. Por ello, la importancia de formar recursos humanos para llevar a cabo esta tarea.

Análisis de la Licenciatura en Turismo-UAZ y su correspondencia con las necesidades sociales

El turismo como industria es un fenómeno que ha venido adquiriendo una presencia creciente en la dinámica económica internacional. Para muchas naciones y regiones del mundo constituye una de sus actividades fundamentales, generadora de ingresos, empleo y desarrollo. Por sus características, tiene importante impacto en el resto de los sectores económicos y en las relaciones sociales, tanto de los lugares donde se practica, como en los países de origen de los visitantes, que retomen portadores de nuevas experiencias y de otra visión. (Díaz, 2000).

El examinar la actividad turística como un sistema, se puede tomar un punto de vista macro y examinar todo el sistema turístico de un país, estado o área y la forma como funciona en el interior, así como la relación que guarda con otros sistemas, como el legal, político, económico y social.

En este sentido, considerando el carácter eminentemente social que requiere el turismo como actividad de desarrollo sostenible, se expresa que el aspecto fundamental que se persigue es "un estilo que busca en cada región soluciones especificas a problemas concretos tomando en consideración el entorno natural y cultural, atendiendo a las necesidades inmediatas y a las de largo plazo. Se trata de encontrar los medios de armonizar el desarrollo socioeconómico con un manejo adecuado de los recursos naturales y el medio ambiente" (Troncoso, 1992, p. 2).

En muchos otros países se el turismo se clasifica entre las tres industrias más importantes ya que ha crecido rápidamente hasta convertirse en una gran fuerza económica y social en el mundo.

Es por esta afirmación que se requiere que el marco sostenible del turismo sea aquel que permita mantener el equilibrio entre el crecimiento económico, el desarrollo social y la conservación del patrimonio natural, propiciando la solución de los problemas que se deriven de su entorno o medio ambiente.

“Las universidades desde sus propios proyectos educativos, y comprometiendo todo su quehacer docente, de investigación y de servicios deben contribuir al diseño consensuado de verdaderos proyectos de nación, que permitan una inserción favorable en el contexto internacional e influyan en la promoción de una globalización capaz de superar el paradigma neoliberal imperante” (Tünnermann, 2000, p. 181).

Hoy es una realidad que las Universidades Públicas, sobre todo en países en desarrollo, no han logrado adecuarse con la suficiente rapidez a lo requerido por la complejidad inherente a la sociedad del siglo XXI, por lo que es indudable la importancia de realizar balances acerca de los nuevos contenidos que tiene la relación de la universidad con la sociedad y de la obligatoriedad del Estado para proveer los más altos niveles de bienestar social y de desarrollo humano sostenible.

Teniendo esto presente, recordemos que lo que hoy llamamos pertinencia social de la educación ha consistido el despliegue de sus funciones y que la predominancia de una o algunas de ellas se inscribe en el marco del estilo de desarrollo económico adoptado por el país, donde las demandas hacia la educación superior son una resultante de una configuración específica de la estructura de poder, que las universidades procesan también de acuerdo a cómo sus propias relaciones políticas se manifiestan al interior de su organización.

En este escenario, la UAZ, como la institución académica y cultural más importante del Estado, ha iniciado un proceso de reestructuración con el fin de superar una profunda crisis en todos los órdenes: económico, académico, social y cultural, a fin de mantener y acrecentar la política de calidad de la educación que hoy caracteriza a la universidad; diversificar la oferta educativa con pertinencia social y acorde a la demanda laboral, responder con investigación, innovación y creatividad a los problemas nodales y estructurales de nuestro Estado, con la alta misión de coadyuvar en la creación de políticas públicas que permitan encontrar mejores niveles de crecimiento, desarrollo y progreso.

Cabe señalar que la UAZ está inmersa en un proceso social de grandes y profundas transformaciones, que se enmarcan en una etapa de modernización en diversas áreas de la vida educativa, económica, política y social donde el destino universitario dependerá de lo que hagamos ya que enfrentamos desafíos mundiales, nacionales y estatales que exigen respuestas inmediatas y eficaces.

Hoy como nunca el tema de la pertinencia se ha convertido en una gran preocupación para las Instituciones de Educación Superior. Se habla de ella desde el punto de vista del papel desempeñado por la enseñanza superior como sistema y por cada una de sus instituciones con respecto a la sociedad, sin dejar de lado lo que la sociedad espera de la educación superior.

Implica no solamente la formación de recursos humanos aptos para impulsar este desarrollo científico y tecnológico y su consecuente generación de riqueza económica sino que con el énfasis que sea debido, tendrá que enfocar la capacitación de recursos que aceleren la incorporación de los estudiantes a los beneficios del desarrollo para que mejoren sus condiciones de vida y tengan oportunidades reales de ascenso y movilidad social.

Al sistema educativo global, le corresponde la formación de esos recursos humanos para el desarrollo, con los conocimientos y destrezas que requieren los empleadores, y al sistema universitario en particular le corresponde la formación de recursos con nivel profesional y de postgrado. Para reconocer la pertinencia de estos servicios se requiere atender la oferta y demanda educativa a partir de la identificación de las relaciones que existen entre la escolaridad de los trabajadores, las ocupaciones desempeñadas y los respectivos niveles de productividad. (PDI, 2008-2012 UAZ).

Los referentes concretos de la pertinencia social de la educación superior, en su relación con el empleo, remiten a las características de la demanda de profesionistas del mercado laboral, a la oferta de programas educativos en concordancia con la distribución de la matrícula por áreas disciplinarias, al nivel de “desempleo educado” y a la incorporación de los egresados de las IES en el aparato productivo. Con base en la evaluación de estos aspectos se crean tensiones y se ejercen presiones sobre las universidades, sin considerar adecuadamente que el comportamiento de esas dimensiones obedece a una multiplicidad de variables que van desde las subjetivas, sociales y de manera importante de las económicas, algunos de ellas que trascienden a las Universidades (Ordorika, 2002, pp. 18-22).

La dinámica del mercado laboral se corresponde con las características que asumen el modelo y las estrategias de desarrollo económico nacional y sus vertientes financieras, fiscales, tecnológicas y regulatorias. El sistema educativo en este aspecto busca responder a las necesidades de mano de obra calificada desde una dinámica distinta y sobre su propia tradición, presentándose inevitablemente desajustes entre la formación y el empleo profesional.

Por más atención que las IES pongan a los indicadores sociales y económicos y las empresas estén enteradas de las posibilidades educativas, no se dan ajustes inmediatos y mecánicos entre ambos. El mercado laboral y la educación superior son dos sistemas cuyos elementos pueden difícilmente articularse directamente, pero que como tales tienden a vincularse a través de mediaciones de carácter público -por las definiciones de políticas económicas, educativas, de financiamiento, comportamiento de los actores, por mencionar algunos- e institucionales y organizacionales con sus respectivos interjuegos políticos, que no rara vez juegan un papel crítico. (Ordorika, 2002, p. 45)

A continuación se presentan las entrevistas realizadas a tres de los alumnos de la Licenciatura en Turismo en torno a su correspondencia con las necesidades sociales.

Alumno uno apunta textualmente:

Zacatecas patrimonio cultural de la humanidad […] debemos cuidar nuestro estado. Las condiciones en que actualmente propicia la globalización, nos obliga como ciudadanos hacer nuevas propuestas y proyectos en el ámbito turístico, por muy complicado que resulte, tenemos la obligación de formar nuevas estructuras humanas. Considero que la oportunidad que hoy nos brinda la UAZ es magnífica pues podemos hacer aportaciones interesantes en relación del turismo que llega a nuestro estado durante todo el año…

Alumno dos señala textualmente:

Soy originario del municipio de Rio Grande y quise estudiar esta carrera porque deseo que mi municipio llegue a recibir el nombramiento de Pueblo Mágico […] soy hijo de campesinos y sé la problemática que enfrenta el campo. Por un momento creí que ya no estudiaría porque mis padres no cuentan con los recursos para solventarme la carrera en una institución privada. Para mi fortuna la UAZ, abrió sus puertas pensando en aquellos que no contamos con los recursos para pagar a dichos planteles […] hoy más que nunca estoy convencido que puedo contribuir con el desarrollo turístico de mi estado, pero sobre todo con mi municipio…

Alumno tres señala textualmente:

Sin duda, para que Zacatecas crezca el gobierno debe invertir en el desarrollo turístico del estado y no sólo éste, también el ámbito educativo debe formar personal altamente calificado […] como alumno me siento totalmente comprometido con lo que acontece en mi entorno, considero que como estudiante de esta carrera puedo hacer propuestas interesantes, el asunto es que como soy joven, es posible las instituciones confíen en mí […] La Universidad Autónoma de Zacatecas se saco un diez al ofrecer la carrera de turismo. Difícilmente hubiese podido estudiar en una institución privada, tal vez la oportunidad de continuar con mi formación académica en el área que me gusta no se habría concretizado si la UAZ no ofreciera esta nueva alternativa…

La pertinencia de la Licenciatura en Turismo en la Universidad Autónoma de Zacatecas, según los comentarios de los estudiantes es pertinente, debido a que esta licenciatura contribuye al desarrollo económico de la entidad.

CONCLUSIONES

Es incuestionable que las estrategias educativas aplicadas a todos los niveles se ven afectadas en la actualidad por el entorno económico mundial en todos sus aspectos, y que su aplicación se transforma en metas que reflejan una supeditación a tiempos, cantidades y contextos por lo regular de naturaleza externa, y que los logros y alcances posibles están basados en una visión globalizadora donde los ritmos sociales y las políticas resultantes se forman a partir de una realidad diferente a la que dicta la idiosincrasia y el desarrollo locales. Aún así, las Instituciones de Educación Superior (IES) como impulsoras de proyectos de alto nivel, con una visión a largo plazo, asumen las posibilidades de integración con las necesidades sociales de su entorno para lograr una pertinencia social inmediata, de tal modo que las acciones derivadas de sus investigaciones, sin perder de vista el futuro, deben tener presente también la realidad social actual y derivar los proyectos hacia una postura a corto y mediano plazo.

La Universidad Autónoma de Zacatecas asume como propio y como eje fundamental de sus políticas educativas y de vinculación, la pertinencia social recomendada por ANUIES y por otros organismos internacionales, donde la noción de calidad se basa en el resultado de diagnósticos oportunos y en procesos de evaluación y autoevaluación permanente para lograr estar a la altura de las exigencias, y como prueba de ello es evidente la ampliación de su oferta educativa a través de programas innovadores, como la Licenciatura en Turismo, que cubran las demandas sociales de profesionalización en actividades y sectores que se han posicionado en la época moderna como factores esenciales de desarrollo económico y social sostenible.

BIBLIOGRAFÍA

- Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (1999). La Educación Superior en el Siglo XXI: Líneas Estratégicas de Desarrollo. Consultado el día 25 de septiembre de 2010, desde http://www.anuies.mx/servicios/d_estrategicos/documentos_estrategicos/21/sXXI.pdf.

- Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de educación Superior (2002). La Educación Superior en el Siglo XXI. Líneas Estratégicas de Desarrollo.

- Alcántara A. (2008). Políticas Educativas y Neoliberalismo en México 1892-2006. Revista Iberoamericana de Educación.48.

- Díaz Barriga, A. (1995). Empleadores de universitarios, un estudio de sus opiniones. México: Editorial Porrúa.

- Didrikson, A. (2005). La Universidad de la Innovación, una estrategia de transformación para la construcción de universidades del futuro. México: Universidad Nacional Autónoma de México.

- Dieterich, H. (1995). Globalización, Educación y Democracia en América Latina. México: Editorial Joaquín Mortiz.

- Coordinación de Comunicación Social de la Universidad Autónoma de Zacatecas (2006).

- Cornejo, Inés, 2006, “El Centro Comercial desde la comunicación y la cultura. Un modelo analítico para su estudio”, Convergencia no. 40, UAEM, Toluca, México.

- Malagón, P. L. (2003). La Pertinencia en la Educación superior: Elementos para su comprensión. Revista de la Educación Superior. Vol. XXXII. Núm. 127.Consultado el día 31 de mayo de 2010, desde http://www.anuies.mx/servicios/p_anuies/publicaciones/revsup/127.

- Mendoza, R. J. (2002). Transición de la educación superior contemporánea en México: de la planeación al Estado evaluador. México: Editorial Porrúa.

- Ordorika, Imanol (2002). “Aproximaciones teóricas para el análisis del conflicto y el poder en la educación superior.” En Casanova Cardiel, Hugo (Coord.) Nuevas Políticas de la Educación Superior. Coruña, España.

- Plan Nacional de Desarrollo (2007). Consultado el día 07 de octubre de 2010, desde http://pnd.presidencia.gob.mx/.

- Rubio, O. J. (2006). La política Educativa y la Educación Superior en México. 1995-2006: Un Balance. México: Fondo de Cultura Económica.

- Tünnermann C. (2000). La educación en el horizonte del siglo XXI.

- Troncoso, 1992. Arqueología y Medio Ambiente en Suramérica Septentrional.

- UNESCO. 1998. Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI: Visión y Acción, Documento aprobado en la Conferencia Mundial sobre Educación Superior, Organización de Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura, París, 5-9 de octubre de 1998.


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: lisette@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net