Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 3, Nº 28 (junio 2011)

ENTORNOS VIRTUALES: VISIÓN DEL DOCENTE DEL SIGLO XXI


Tomás Francisco Núñez Leal
Coordinación Ingeniería Eléctrica
Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada
Barquisimeto, Estado Lara. Venezuela
maribelac@ucp.sc.rimed.cu




1. INTRODUCCIÓN

La educación en el siglo XXI debe enseñar a vivir juntos por lo que requiere de un perfeccionamiento radical en relación con las exigencias sociales del mundo globalizado, donde fluye una gran cantidad de información y un creciente desarrollo tecnológico. Por ello, la sociedad actual se caracteriza, entre otros aspectos, por profundas transformaciones educacionales orientadas a lograr una mayor calidad en el aprendizaje, que propicien el desarrollo de una cultura general integral en la población.

En este sentido, han realizado aportes investigadores como: C. Tunnermann, 2003; M. MacLuhan, 1997; M. Castells, 2000; Echeverría, 2000; entre otros, que apuntan al logro de un aprendizaje desarrollador, reflexivo, valorativo y destacan el uso de las tecnologías de la información y comunicación (TICs) para movilizar las potencialidades de los sujetos que aprenden e implicarlos en su propio desarrollo.

En la educación superior actual surgen muchas interrogantes sobre la formación integral del estudiante, basadas en estas transformaciones; debido a la incursión de las TICs en los procesos formativos, lo cual ocasiona cambios sustanciales en las formas de organización, trabajo e interacción de los sujetos que participan, consigo mismo, con el otro, con el mundo de la vida; y de manera especial, con la forma en que se aprende y se construye el conocimiento. En este sentido, se crea una concepción diferente a la tradicional de enseñar, aprender y conocer, con énfasis en la autoformación del sujeto, el manejo dinámico del tiempo y del espacio virtual.

Es innegable que la educación mediada por el uso de las TICs, involucra como un factor importante la comunicación en los espacios virtuales, de manera que sus actores principales -docente y estudiantes - tienen que utilizar con estos fines una plataforma tecnológica que facilite sus interacciones, lo que conlleva a la necesidad de cooperar y reducir las distancias entre estos actores.

La utilización del proceso educativo en entornos virtuales para la formación integral en educación superior ha generado nuevos tipos de espacios de enseñanza y también de aprendizaje en los que ni el profesor, ni los estudiantes, necesitan las sesiones cara a cara, típicas de los procesos presenciales, aún cuando se requiere de intercambios de ideas, afectos , reflexiones que manifiestan la interacción que debe caracterizar la dinámica de aprendizaje en estos espacios virtuales.

La formación integral en los entornos virtuales se logra a través de una comunicación interactiva, sustentada en la imaginación y la cognición, en intima relación con lo afectivo; estos aspectos no siempre quedan explicito en el proceso y repercuten desfavorablemente en la formación de los estudiantes.

Autores como Mestre (2007), Fonseca (2007), Suthers, (1998), Nielsen (2000), Del Moral; et all (2003), manifiestan que la mediación tecnológica en los espacios virtuales debe tener en cuenta los aspectos anteriormente señalados que hacen que los sígnico y lo simbólico se modifiquen y se den otras formas de relaciones para lograr estos objetivos. Además que se centran en intentar diseñar unos entornos adaptados a la forma de aprender de los estudiantes.

Es importante utilizar las TICs para mejorar la educación y/o para lograr un mayor acceso a la misma por parte de la población, pero más importante es innovar, de manera que los procesos educativos sean capaces de aprovechar todas las potencialidades educativas que brindan estas tecnologías.

De esta manera, se hace necesario tener presente las particularidades individuales de los estudiantes, sus necesidades y potencialidades para interactuar en espacios virtuales y propiciar, desde esta perspectiva un ambiente educativo de cooperación, que ponga en juego no solo conocimientos y posibilidades de desarrollo del intelecto, sino, un espacio donde también se entretejen relaciones afectivas, vínculos, alianzas, contradicciones, que atraviesan las experiencias educativas vitales del estudiante y de los profesores como actores educativos.

Los espacios educativos virtuales son más que espacios de intercambios cognitivos, espacios de construcción de actitudes y vivencias subjetivas gestadas, tanto por los estudiantes, como por los docentes y mediados por la implicación personal como componente fundamental del conocer, actuar y relacionarse; reconocer estos aspectos se constituye en una aproximación al proceso de formación orientado al desarrollo humano.

Las condiciones del mundo de hoy y sus retos futuros, donde todos concuerdan que debe imponerse una nueva visión en la educación materializada por la búsqueda constante de la pertinencia social y desarrollo integral del sujeto. Se toma en primer lugar el ajuste constante a las nuevas exigencias emanadas del cambio tecnológico, en particular, asociadas al desarrollo creciente de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y de la naturaleza de considerar la humanización en el mundo actual. La interactividad educativa enclaustra: Al estudiante, espacio o entorno virtual, y la tecnología. Por lo que se considera además el desarrollo tecnológico y el uso de las TICS, que han tenido un impacto en las transformaciones afectivas y a su vez ésta en las TICS. Este uso modifica algunas características que se asocian a la afectividad y la personalidad como la conexión con el cuerpo, lo sensorial o con importancia del espacio y la proximidad.

2. VISION DEL DOCENTE DEL SIGLO XXI, EN LOS ENTORNOS VIRTUALES

La visión que debe tener el docente del siglo XXI, para lograr que los estudiantes logren estar a la par de las exigencias educativas que están presentes y que han de venir, a fin de que obtengan una mayor capacidad y alcancen el habito de tener un buen autoaprendizaje, en el cual puedan participar consistente en todo el proceso de enseñanza aprendizaje y se llenen de una autoreflexión y así lograr un conocimiento permanente, ello no seria mas que con la guía, tutoría y facilitación de ese aprendizaje en todo el proceso de enseñanza aprendizaje por parte de los docentes. Tomando en consideración que no se ha llegado a la segunda década del siglo XXI y veo que con gran voluntad la necesidad de dar todo lo que este a mi alcance como docente guía, tutor, facilitador de este proceso, deseando a priori lo mejor para todos los estudiantes, para que sean atendidos en un sistema donde la distancia Y el lugar de ambiente de estudio no será ningún impedimento. Cuando se dice educación para el siglo XXI, imaginamos estudiantes con un uso exagerado de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs), sin considerar que todo proceso educativo no solamente enmarca el medio de difusión de la información, sino que comprende un conglomerado de aditivos que conforman todo el proceso de enseñanza aprendizaje, el cual esta definido como un proceso donde el intervienen el docente, el alumno, el medio a utilizar para realizar la interactividad educativa entre el docente, el alumno y el contenido programático, la didáctica utilizada, las estrategias pedagógicas. De igual manera al decir la educación a distancia hoy en día conocida como educación sin distancia, ya que de esta forma debido al avance de las TICs, no existen fronteras y se logra de esta forma tener educación en cualquier parte y lugar donde se encuentre el estudiante, sin tiempo determinado y sin asistir a un aula. Con respecto al autoaprendizaje, si como tutor logro que por lo menos un estudiante sea eficiente y obtenga una gran motivación hacia la educación en cualquiera de las modalidades, especialmente en la educación a distancia, en donde no este físicamente el docente, a través de técnicas y metodologías didácticas utilizando interactividad educativa, esto lo podre lograr dando lo mejor de mi mismo y las suficientes herramientas para que el estudiante logre su autoarendizaje y que este sea significativo. Lograr la participación de los estudiantes en un nuevo proceso de enseñanza aprendizaje no es tarea fácil para ningún docente, sin embargo con el primer paso de la motivación y lograr que estos adquieran la habilidad de poder conocer una nueva alternativa educativa que los llevara al uso de las TICs, de manera que rompan con un paradigma de la educación tradicional. Al obtener la atención de los estudiantes se debe aprovechar al máximo toda su capacidad de poder adquirir el nuevo conocimiento llevándolo a altos estadios cognitivos. De allí es donde aplicamos el significado y significante de la palabra educar (del latín educare que significa sacar lo mejor del sujeto para su aprendizaje). Se dice que la educación a distancia fue creada para personas adultas ya que ellas debido a su disponibilidad de tiempo no le permitan ir a un aula de clase y de obtener la educación de la manera tradicional, así como este tipo de estudiante era mas responsable y consciente de la necesidad de su propio aprendizaje. Bien es sabido que la educación a distancia (educación virtual) con el uso de las TICs, donde todo sujeto puede entrar en cualquier proceso educativo sin limite de edad, por lo que la tarea de cada tutor, guía, y facilitador, hace que uno mismo realice una auto reflexión y logre en cada discente lo mismo y le emita todo el compromiso de lo importante que es la educación para el desarrollo integral de él como individuo perteneciente a una sociedad moderna. Citando al profesor colombiano Álvaro Recio (1998), escribe “El educador para el siglo XXI, será un pedagogo – investigador con una honda formación humana y social, de modo que se convierta en un agente de cambio de él mismo, de sus alumnos y de la comunidad circundante”. “La enseñanza se orientara, también, a que el alumno aprenda a trabajar, a investigar, a inventar, a crear y a no seguir memorizando teorías y hechos”. Debe por su parte ser participante del proceso educativo, pero además prepararse para su autoformación, autoeducación y autoevaluación. Lo cual significa que el estudiante debe adquirir la responsabilidad de orientarse a si mismo y de manejar su propia formación. En una educación bajo esta concepción el educador debe actuar como un animador y estimulador, trabajando además en equipo con sus alumnos y todos los actores del proceso educativo, para identificar y seleccionar los problemas existentes, con la finalidad de que los alumnos no memoricen sino que aprendan a aprender y a utilizar todos los medios de información desde las bibliotecas virtuales, la radio, la televisión, el cine, internet, y darles las herramientas de poder acceder a cualquier base de datos nacionales e internacionales donde requiera obtener información para su autoaprendizaje, tales como las aulas virtuales de las diferentes universidades donde se cursa la educación virtual. Según el informe de la comisión internacional de la educación para el siglo XXI, bien conocido como el informe Delors (1998). “la educación encierra un tesoro”. Esta estima que el cometido fundamental del docente en el presente siglo debe estar orientado a “transmitir la afición al estudio”, que no es más de poder lograr un interés profundo e interno en los estudiantes hacia sus estudios, para así formarlos integralmente, por su parte Trahtemberg (1998), comenta que: “La educación en la era tecnológica, habrá de sustentarse en valores como la flexibilidad, la creatividad, la autonomía, la innovación, la rapidez de adaptación al cambio, el estudio permanente y el trabajo cooperativo”. El hombre se vera constantemente enfrentado a los desafíos de la adaptación, del dominio de situaciones nuevas, su responsabilidad, participación, pluralismo y cambio de sus valores, debiendo estar preparado física, intelectual y afectivamente para lidiar con estas exigencias. Así como es conocido que los trabajadores de la era post industrial de alta tecnología requerirán de nuevas habilidades para trabajar y aprender, más relacionadas con el análisis simbólico que incluyen las siguientes: abstracción, pensamiento sistémico, investigación experimental y colaboración. Sabemos que nada de estas afirmaciones sobre la educación, se esta orientando hacia unas nuevas alternativas futuristas que no se logran sin la participación directa de todos los componentes del proceso de enseñanza aprendizaje en los entornos virtuales como lo son el estudiante, el docente, el medio y el campus virtual, y habida con esta que cada elemento juega un papel importante en cada etapa del proceso, por lo cual requiere que se aplique una formación que este acorde a la modalidad de educación en la cual participa- los alumnos y todos los participantes deben tomar conciencia del reto que significa aceptar una nueva alternativa de educación, en la cual, con la ayuda de la interactividad educativa, con la cual logren cumplir las metas. El entorno virtual donde se llevara a cabo el proceso de aprendizaje en esta modalidad de estudio debe cumplir las condiciones mínimas exigidas para desarrollar dicho proceso. El medio a utilizar debe ser el más adecuado para el tipo de modalidad educativa. Los contenidos programáticos se deben realizar tomando en cuenta las exigencias de los currículos respectivos y hacer que los estudiantes la afición a sus estudios. Esta demás decir que como futuro facilitador de este proceso, aceptando el reto de poder llevarle los futuros estudiantes en cuales quiera de las modalidades de educación, mi granito de arena sobre todo los conocimientos adquiridos durante mi trayectoria como educador y al culminar los estudios que estoy realizando, sentirme complacido y lleno de satisfacción de poder ser parte de la educación de este nuevo siglo- Debemos pues lograr una transformación profunda de la educación, para que se convierta en promotora eficaz de cultura, paz, sobre la base de un desarrollo del ser, fundamentado en la justicia social, la equidad, la democracia y la libertad. Donde se mejore al mismo tiempo la pertinencia y la calidad de la misma, ofreciendo igualdad de oportunidades a todas las personas en este nuevo milenio.

Bibliografía

Delors, J. La Educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI. Santillana Ediciones UNESCO. (1996)

Mestre, U. y col. Entornos Virtuales de Enseñanza Aprendizaje. Monografía. Centro de estudios de Didáctica Universitaria. Universidad Territorial de Las Tunas. Editorial Universitaria. MES. ISBN 978-959-16-0637-2. (2007).

Oilo, D. De lo tradicional a lo virtual: Las Nuevas Tecnologías de la Información. La Educación Superior en el Siglo XXI. Visión y Acción. Conferencia Mundial Sobre la Educación Superior. UNESCO, París. (1998).

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Declaración sobre la ciencia y el uso del saber científico. Conferencia mundial sobre la ciencia para el siglo XXI: un nuevo compromiso. Budapest. 1999.

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Informe mundial sobre la ciencia. Ediciones UNESCO. Madrid. 1998.

Tunnermann, C. La universidad latinoamericana ante los retos del siglo XXI. Unión de Universidades de América Latina. México. (2003).

http://www.alfa-redi.org/revista/data/80-5.asp. Consultado. 23-04-2004.

http://www.campus-oei.org/revistactsi/numero3/art01ap01.html. Consultado. 12-03-2005.

http://www.campus-oei.org/salactsi/DcoNro8.pdf. Consultado. 02-11-2006.


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: lisette@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net