Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 3, Nº 28 (junio 2011)

CARACTERIZACIÓN PSICOPEDAGÓGICA DE LA TIMIDEZ EN LA EDAD ESCOLAR. RECOMENDACIONES PARA SU ATENCIÓN


Dariela Pérez Obregón (CV)
Zoenia Reyes Pérez
Profesora UCP “Frank País García”
Maestra Primaria Escuela: “Tony Alomá Serrano”
Santiago de Cuba. Cuba
dariela@ucp.sc.rimed.cu



RESUMEN

El segundo principio de la Declaración de los Derechos del Niño (ONU, 1959) exige para los infantes una protección especial y disposición de oportunidades y servicios, dispensados todos ellos por la ley y por otros medios, para que puedan desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente de forma saludable. Son muchos los esfuerzos que desde diferentes instituciones se realizan para alcanzar este propósito siendo esenciales los aportes que desde la educación puedan conseguirse para atender a la diversidad logrando promover el protagonismo y comportamientos competentes de nuestra infancia en la sociedad, de ahí que el presente material brinda al docente de la Enseñanza Primaria el conocimiento sobre las principales manifestaciones y características más frecuentes de los escolares tímidos así como algunas recomendaciones generales para el trabajo psicopedagógico con los mismos.

Palabras Claves: protagonismo, educación, diversidad, comportamientos, manifestaciones, timidez, psicopedagógico.

“Las necesidades del hijo no pueden esperar. No podemos decir: mañana

El hijo se llama hoy”. Grabiela Mistral.

¡Enseñar, educar, ayudar desarrollar, crecer! La grandeza de estas palabras, y su sentido en la vida de los seres humanos y en los destinos de una nación, nos revelan la complejidad y trascendencia de la profesión pedagógica. Esas palabras encierran la inmensa y decisiva obra de los educadores.

La educación de los niños adquiere una inigualable relevancia; llevándose a cabo profundas transformaciones con las que se desean formar alumnos capaces de protagonizar cambios en lo creativo, educativo y humano, permitiendo que las actuales y futuras generaciones adquieran la cultura general integral como máxima aspiración del profesorado universal.

Este es uno de los grandes retos de la época contemporánea. Llevar una educación de calidad a todos los niños del mundo, es uno de los más hermosos sueños de la humanidad y una condición para vencer el resto de sus males. Desde cada aula hay que cultivar la inteligencia y los valores mediante la enseñanza, como la aspiración que nos legó nuestro Maestro José Martí, al señalar:

“Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive: es ponerlo al nivel de su tiempo, para que flote sobre él, y no dejarlo por debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida”.

En ese empeño todas y todos cuentan y todos valen, por lo que seguimos convocados a superar obstáculos y a vencer peligros para que podamos continuar enarbolando victoriosa nuestra fórmula martiana del amor triunfante: “Con todos y para el bien de todos”.

Las características del desarrollo humano generan la riqueza y la diversidad de las personas, expresadas en las diferencias individuales o en la variabilidad interindividual es decir, a las diferencias existentes entre los estudiantes, que son los protagonistas dentro del proceso pedagógico.

La adecuada atención a la diversidad educativa constituye en este sentido una prioridad esencial sobre la cual los maestros deben dirigir todos sus esfuerzos, para lograr, desde el diagnóstico y la caracterización psicopedagógica el desarrollo y crecimiento personal de cada niño, su inserción de manera plena en la vida social y sobre todo promover un aprendizaje desarrollador. De ahí que la educación y su inevitable influencia conforman un comportamiento social, que hace que las personas aprendan a acatar normas y reglas generales de comportamiento en el grupo social en que se desenvuelven, a pesar de ello la personalidad es también una individualidad por lo que queda claro que independientemente de las influencias educativas que sobre ella inciden el hombre tiene su forma individual de interrelación con el medio, es esta individualidad la que precisamente lo distingue dentro de un grupo social.

Por lo que el maestro de la enseñanza primaria debe conocer las diferencias individuales que en el plano de la conducta sus alumnos pueden presentar, él tiene la oportunidad en las clases de observar los modos de comportamiento del alumno y su actitud hacia las otras personas. Es importante que conozca además cómo son sus alumnos, qué piensan, qué les interesa, motiva, en qué pueden tener éxitos o mejores resultados y en general, cómo aprenden y se desarrollan. Esto incluye por supuesto aspectos cognoscitivos, afectivos y actitudinales.

En esta enseñanza, fundamentalmente se pueden poner de manifiesto algunos problemas de conducta que pueden incidir negativamente en la adquisición de un aprendizaje eficaz, es importante que conozcamos cuáles pueden ser esas alteraciones, sus causas de aparición, así como sus manifestaciones en los escolares primarios. Nos detendremos en una de esas manifestaciones: la timidez.

¿Qué es la timidez?

¿Cuáles son sus posibles causas de aparición?

¿Cómo se manifiesta en niños primarios?

¿Cómo brindar atención psicopedagógica a los mismos?

Daremos respuestas a estas interrogantes y al mismo tiempo brindar orientaciones, sugerencias y recomendaciones que podemos emplear todas aquellas personas que de una forma u otra estamos vinculadas al empeño grandioso que es la formación de la personalidad de nuestros niños, pues mediante una atención oportuna estas no llegaran a alcanzar rango de trastorno de conducta.

La timidez, es un estado de inhibición que nunca carece de motivo, ningún niño viene a la vida con esta manifestación en su comportamiento social, la misma se evidencia en todos los campos de la actividad: física, intelectual y sentimental. En estudios realizados por psicólogos, pedagogos relacionados con esta manifestación veremos que no hay un consenso en su denominación para algunos es una alteración de comportamiento, para otros incompetencia, otros lo llaman trastorno de conducta .La doctora Marga Ojeda Martínez es del criterio que la timidez es la desviación en el desarrollo de la personalidad caracterizada por la afectación primaria en la esfera afectivo-volitiva manifestándose en variadas formas anormales y estables de conducta producidas por deficiencias en la comunicación, en la etapa escolar menor estas alteraciones pueden ser transitorias.

De ahí que asumamos que la timidez es una manifestación de alteración de comportamiento social que refleja falta de seguridad en sí mismo, de autoestima baja, que produce molestias al sujeto que la padece fundamentalmente en el campo de sus relaciones sociales.

Estos niños requieren de mucha ayuda, aceptación, confianza, y sobre todo mucho amor y apoyo en el transcurso de su vida pues aunque son capaces de adaptarse a las exigencias de las instituciones educativas o escolares en la mayoría de los casos tienen un bajo aprovechamiento académico, pobre participación en clases, precisamente por el temor a la opinión de sus compañeros.

Los niños con marcada timidez presentan muchas dificultades en el Proceso de Enseñanza Aprendizaje pues la mayoría de ellos nunca preguntan, ni participan mucho en clases, prefieren quedarse con dudas o ser evaluados de mal antes que preguntar o tener una participación activa, se les hace muy difícil la comunicación incluso con niños de su propio grupo afectándose su capacidad de socialización, suelen ser retraídos, inseguros, rezagados, conformistas, de pocas palabras.

Estos niños al no comunicar las dudas en el aprendizaje, no participar en clases, no solicitar ayuda de ningún tipo, muy pronto empiezan a presentar lagunas en los conocimientos, a quedar rezagado respecto a los demás niños; entonces el maestro debe ser capaz de detectar a tiempo sus dificultades de no ocurrir así entonces ese niño no vencerá los objetivos del grado y hará que pierda el interés, primero por aprender y después por la escuela.

El niño tímido, en general, se presenta con un aire de cortedad, con una actitud vacilante y un carácter nervioso no activo (palpitaciones, temblores, enrojecimiento repentino). Con frecuencia desarrolla un comportamiento autoritario como modo de compensar sus propios miedos. Teme a los reproches, las burlas y la opinión de los demás .Su vida de relación es difícil por el temor ante los otros y por no saber cómo expresar lo que quiere.

En la edad escolar presentan dificultades para la adaptación a la escuela, hacen resistencia a mantenerse dentro del aula, ante situaciones de conflicto es frecuente la fuga escolar, se afectan notablemente por los cambios de maestros o de aulas, son frecuentemente objeto de burlas y agresiones, aunque a veces pasan inadvertido, pues ellos se manifiestan por su pobre capacidad de socialización, prefieren apartarse del grupo y estar solos.

Estos niños jamás se ofrecen para participar en las actividades aunque sepan de qué se trata, no juegan con los demás siendo muy pocas veces elegidos por estos para intervenir en los juegos y las actividades físicas. A menudo escapan de la realidad de la vida haciéndose los desentendidos.

Como son tranquilos, los maestros no se preocupan por ellos generalmente y esto conlleva a posibles dificultades en el aprendizaje. La timidez suele ser una alteración del comportamiento del niño, que los maestros, pedagogos, califican de menos graves que los comportamientos alterados y perturbados (hacer ruido, el payaso, pegar etc.). Aún habiéndose demostrado que son igualmente predictores de futuros problemas.

Teniendo en cuenta estas características del niño tímido; este se encuentra en una alarmante situación de riesgo debido a su ausencia a importantes oportunidades de aprendizaje que tienen lugar en la relación con los demás niños. Por retraídos y pasivos a veces es olvidado por el maestro, la familia, y el grupo, haciéndose aún más complejo el proceso de su integración a los distintos grupos sociales.

Es decir, aunque la timidez no presente problemas ni para el profesor ni para la dinámica de la clase si puede constituir una serie de dificultad para el desarrollo de la personalidad del niño.

Manifestaciones más frecuentes de niños tímidos

 Presentan conductas de evitación y de inhibición ante las personas no familiares del niño.

 Se mantienen fuera de los grupos y prefieren la soledad.

 Prefieren jugar a solas con los objetos que participar en intercambio con otros niños.

 Tienen dificultades para hacer amistades, tenencias de pocos amigos y muy selectivos.

 Se distingue por una vivencia exacerbada de sentirse objeto de la observación de los otros siendo sensible a ser evaluado negativamente.

 Rehúsan hacer mandados y estar en situaciones que exijan contacto con personas no familiares.

 En las actividades grupales (reuniones, actos culturales, etc.) tienden a ser callados, no participativos y a sentirse molesto en estas.

 Estos niños son pocos comunicativos, con un excesivo respeto hacia la autoridad no familiar.

 Manifiesta inhibiciones gestuales y de expresión verbal.

 Temen llegar tarde a la escuela, equivocarse y son muy susceptibles a la crítica o los regaños.

 Poseen una baja autoestima, lo que se expresa en sentimientos de inferioridad.

 Tienen miedo a las personas extrañas, lugares y cosas desconocidas.

 No se defienden de las agresiones de otros niños, lo que se expresa en el grupo como un acto de cobardía.

 Expresan seriedad en sus actos.

 Rehúsan más el contacto con los niños que con los adultos sobre todo, si estos últimos son cariñosos.

 Presentan limitaciones motivacionales.

Causas de su aparición

Sus orígenes son complejos, pueden provenir, en la mayor parte de los casos, como consecuencia de un defecto de socialización debido a un medio insuficiente o excesivamente protector. Pese a que la timidez y el complejo o sentimiento de inferioridad suelen aparecer asociados, se trata de fenómenos independientes, aunque ambos surgen por las mismas causas. La timidez se manifiesta en todos los campos de la actividad: física, intelectual y sentimental.

Ejemplo de ello son las siguientes

 Padres sobreprotectores y perfeccionistas que ponen trabas a la socialización del niño desarrollándose dependiente e inseguro.

 Apegamiento excesivo a una o varias personas especificas (por lo general) madre o abuela, las que muchas veces se resisten a cualquier separación por breve que sea.

 Padres muy autoritarios.

 Disminución de la autoestima del escolar por parte del maestro.

 La llegada de un hermanito.

 Manifestación por parte de la familia de un menosprecio ante el comportamiento tímido del niño, la desilusión inicial de los padres se trasforma en impaciencia y enfado haciendo esta actitud aumentar la timidez en los niños.

 El temor a las personas, a no ser querido y ser rechazado.

 La poca sociabilidad de los padres; es decir que tienen pocos amigos.

 Causas de origen social (ridiculización por parte de compañeros, hermanos etc.).

 De origen físico un defecto de nacimiento o adquirido.

 Padres extremadamente rígidos y exigentes el niño.

 Padres inconsistentes. El niño no sabe si lo que hace es correcto o no y puede reaccionar de forma inactiva y tímida.

 Limitación por parte de los adultos de actividades por miedo a que les suceda algo.

 Cambios en las relaciones afectivas dentro del hogar (divorcios, preferencias por otros niños, comparaciones con hermanos u otros familiares etc.)

Debemos tener en cuenta el ambiente, para que este sea favorable al niño y sepa adaptarse porque del niño tímido sale un hombre carente de voluntad, que no sabrá asumir un papel protagónico ni definido en la sociedad y en los tiempos que le tocó vivir, que siempre duda sobre qué debe hacer, que no tiene iniciativa ni tampoco empuje. No hay que ser especialista para poder determinar, conocer qué y de qué manera debemos satisfacer las necesidades afectivas de nuestros alumnos. Basta con la observación atenta, el interés y la buena voluntad para saber que este comportamiento social no es una tontería, sin no un asunto muy importante.

Cuando un niño no recibe el cariño o la atención necesaria, cuando se le asusta y se le crean miedos a diversas personas, cosas o imágenes fabulosas, casi siempre se inhibe. Lo hace también cuando se le corta todo intento de iniciativa por exceso de atenciones. El sobreprotegido que se habitúa a recibirlo todo, se convierten algo casi nulo, porque no dejan que desarrollen sus capacidades. Cuando este niño se enfrenta a otros medios ajenos al hogar no sabe interactuar, espera del nuevo sitio lo que exige de forma habitual o se le ofrece en demasía, pero como no puede ser así se siente mal. El temeroso o falta de afecto se repliega a si mismo, siempre teme causar mal efecto, provocar reprimendas o azotes y se acostumbra a huir de las dificultades. Cuando logra la estimulación de alguien, por miedo a perderla, se pliega a esa voluntad ajena o se abstiene de manifestarse. Espera que los demás opinen y decidan por él. Se siente inferior o asume esa actitud que le ha resultado más cómoda de llevar junto a su fardo de temores.

Estas se evidencian cuando el niño comienza a asistir a la escuela o durante su desarrollo dentro de ella, la escuela es catalizadora de conductas. Podría decirse que es una gran pantalla donde se proyectan innumerables historias. Si en casa no se han dado cuenta o no han sabido ver o no le han dado importancia, en la escuela sale a flote la timidez, porque ese niño tendrá dificultades para adaptarse al medio escolar. Allí se hace evidente el problema que hay que enfrentar y darle solución, puesto que si el niño es pequeño, aun puede lograr erradicar el mal, que de crecer este puede tener pésimas y lamentables consecuencias.

Estas manifestaciones en estos niños tienen como base una gran inseguridad, una falta de confianza en si mismos, una baja autoestima, una marcada incapacidad para tolerar cualquier frustración por mínima que esta sea, todo tiene su origen en factores educativos que han gravitado sobre él desde los primeros momentos de su vida.

Las recomendaciones propuestas pueden insertarse dentro del proceso de enseñanza aprendizaje; además dentro del sistema de actividades metodológicas previstas por el colectivo de maestros enriqueciendo con ello la preparación y el perfeccionamiento constante de los docentes para lograr el desarrollo de la personalidad de sus estudiantes, prevenir y/o atender niños tímidos. No se pretende ofrecer recetas que se apliquen de forma mecánica, ya que esto depende de múltiples factores. El propósito es que los maestros reflexionen sobre los problemas que se presentan y busquen soluciones adecuadas teniendo en cuenta su importancia para la formación de una personalidad sana y estable.

Recomendaciones generales a tener en cuenta para la atención a niños tímidos:

• Orientación familiar relacionada con las peculiaridades de la timidez: causas y consecuencias.

• Implementación del diálogo como mecanismo de atención a la diversidad que posibilite la generación de ambientes de libertad, confianza y seguridad en los diversos contextos de la actuación de los escolares.

• Ejercicio continuo y sistemático de la tolerancia ante las disímiles manifestaciones de la diversidad.

• Realización de actividades donde se impliquen a los niños con timidez a partir de la asignación de responsabilidades.

• Utilización y promoción de la comunicación yoica (me siento, creo que, quisiera)

• Centralización de la comunicación en los aspectos positivos del escolar.

• Eliminar la utilización de la culpa en el sistema de recompensas, estimulación y castigo, buscando el equilibrio con responsabilidad ante tareas y acciones realizadas.

• Potenciación del trabajo en equipo como vía para promover el apoyo y la solidaridad entre los alumnos.

• Empleo sistemático del enfoque problematizador en el Proceso de Enseñanza Aprendizaje con vistas a enseñar al alumno a enfrentarse a los problemas de la vida cotidiana.

• Ajustar las tareas docentes a los estilos ritmos de aprendizaje de los alumnos.

• Darles tareas para que ocupen sus manos de esta forma desaparecerán los síntomas de nerviosismo que pudieran manifestarse en ellos.

• Convencer al estudiante que el futuro siempre ha de ser mejor para él que el pasado que para llegar al futuro hay que cumplir con el presente.

• Estimularlo a competir en juegos o actividades en los que estemos seguros de que va a tener éxito.

• No reforzar su rol de tímidos o callados, ni obligarles a responder o hablar cuando la tensión no les permita tener un buen rendimiento.

• Orientarles actividades o tareas definidas y darles instrucciones precisas pues cuando quedan liberados a su propia iniciativa se desalientan y se dejan vencer rápidamente.

• No exigirles más allá del límite de su capacidad ni presionarlos mientras trabajan, sino hacer mención a algún trabajo o tarea realizada por ellos y la haya realizado bien.

• Los adultos ya sea padres, maestros no deben regañarlo, criticarlos o disminuirlo, en cambio si le sonríen, lo palmean afectuosamente, le dirigen miradas tranquilizadoras o demuestran que lo aprecian conseguirán que sus compañeros lo acepten gustosamente.

• Darles tareas de fácil realización para que vaya adquiriendo seguridad sí mismo.

• Permitirle mucha libertad de acción (saltar, brincar, correr, tocar, etc.)

• Siempre que esté inactivo invitarlo a jugar o embullarlo a hacerlo con otros niños.

• Enseñarlo a defenderse de las agresiones de otros niños.

• Nunca utilizar la imposición ante nuevas situaciones personas o cosas.

El material resulta una herramienta que posibilita el tratamiento para la prevención de la timidez, constituyendo una vía para corregir y dar atención a la timidez como manifestación de alteración de comportamiento social en los niños. Influyendo positivamente en la autoconfianza, autodominio y autorregulación, aspectos que contrarrestan la emergencia de la timidez y propicia un mejor desempeño del escolar en el proceso de su aprendizaje y de su formación integral; constituyen un valioso aporte para los maestros en ejercicio y en formación, para psicopedagogos u otros profesionales de la educación que necesite brindar ayuda y orientación psicopedagógica a niños con marcada timidez, garantizando además la preparación del maestro primario en la detección temprana y atención psicopedagógica a esta manifestación de alteración de comportamiento social y hacer más factible su erradicación.

Esta propuesta se sustenta en principios tanto psicológicos (Dr. Fernando Gonzáles R. y Dra. Albertina Mitjáns) como pedagógicos (Dr. A. Labarrere) y en el enfoque histórico-cultural de Vigotsky, los cuales fueron analizados como base teórica fundamental para la propuesta.

BIBLIOGRAFÍA

Álvarez de Sayas, C.: Hacia una escuela de excelencia. Sucre, 1996.

Batista García Gilberto Compilación, Compendio de pedagogía. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana. 2002.

Caballero Delgado, Elvira: Diagnóstico y diversidad. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana. 2002.

Colectivo de autores: “Martí y la Educación. Edit. Pueblo y Educación. C. de La Habana, 1996.

Goleman, Daniel: Rompiendo esquemas para vivir mejor. Servicio Psicopedagógico de la Pontificia Universidad de Perú. Folleto.

González Castro, Vicente: Profesión: Comunicador. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana .1987

González Soca, Ana Maria: Nociones de sociología, psicología y pedagogía Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana .1987

González, Rey. F. Psicología de la personalidad.

González Rey, F. La personalidad su educación y desarrollo.

Martí, José. “Obras Completas” Tomo XVI. Editorial Tierra Nueva. Habana.

Mitjáns Martínez. A.: Creatividad. Personalidad y Educación. ED. Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana, 1995.

Tabloide VI Seminario Nacional para educadores, 2005. Editorial Pueblo y Educación.

Pérez Villar, José: Etapas del desarrollo y trastornos emocionales en el niño. Editorial Revolución. Instituto Cubano del Libro. La Habana. 1967.

Petitón Guilian, Rosa Ibis: La competencia profesional de atención a la diversidad para maestros primarios, una estrategia para su formación continua. Tesis en opción al titulo de Master en Planeamiento, Administración y Supervisión de Sistemas Educativos .Santiago de Cuba 2004.

Petrovsky. Psicología General.

Rubinstein, S. L. Principios de Psicología general.

Sablón, B: Trastornos más frecuentes en la conducta. Artículo. Material impreso.

Vega Rodríguez, L. Trastornos psicológicos en niños y adolescentes. ED Universitaria

Vigotsky, L. S. Obras completas. T. 5. Editorial Pueblo y Educación. C. Habana, 1985


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: coll@uma.es junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net