Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 3, Nº 28 (junio 2011)

LA PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA EN LA FORMACIÓN DEL PROFESIONAL DE LA EDUCACIÓN DESDE LA GESTIÓN UNIVERSITARIA


María Margarita Santiesteban Labañino (CV)
UUCP “Frank País García”, Cuba
maria.santiesteban@ucp.sc.rimed.cu




RESUMEN

La violencia como complejo fenómeno social impacta en los diferentes contextos y espacios de la vida cotidiana, provocando daños físicos, morales y psicológicos con peligro para la vida de las personas. El espacio educativo no está exento de manifestaciones de violencia que se identifica en la literatura científica como violencia escolar y que afecta la convivencia escolar, el clima psicológico y emocional que debe primar en estas instituciones por lo que favorece al desarrollo integral de la personalidad de niños, adolescentes y jóvenes. La violencia en sentido general y escolar en particular impacta en cualesquiera de las etapas del desarrollo ontogénico generando situaciones que entorpecen la formación y desarrollo de la personalidad.

Enfrentar la violencia escolar y prevenirla requiere de una concepción pedagógica de prevención que prepare al docente en la búsqueda de nuevas formas de gestión que sustentadas en la labor educativa promuevan innovaciones educativas que constituyan opciones sostenibles de resolución de conflictos desde una orientación positiva que pondere a una cultura de la no violencia sustentada en el trabajo cooperado, el diálogo, la aceptación y el respeto al derecho de los demás.

Esta concepción parte de considerar que la violencia puede ser aprendida e imitada, se prever con educación como vía esencial que garantiza la formación de la personalidad en correspondencia con el proyecto social de que se trate por lo que la prevención también es aprensible, el presente trabajo se estará refiriendo a la prevención pedagógica de la violencia escolar desde la gestión universitaria. La concepción pedagógica de prevención de la violencia escolar se sustenta en del carácter anticipatorio de la educación, las relaciones de interdependencia de esta con el carácter totalizador de la prevención y el carácter multidimensional de la gestión, todo ello permite revelar las cualidades preventivas de los procesos de educación y de la gestión.

La prevención y la educación son procesos que se relacionan pero no se identifican, cada una de ellos tiene sus particularidades que lo diferencian y los distinguen.

Las insuficiencias teóricas y metodológicas del fenómeno que se estudia obliga a los investigadores a la búsqueda de los sustentos teóricos y metodológicos que permitan el abordaje al problema de la violencia y se trabaje más en la cultura de la no violencia sustentada en un sistema de valores que favorezca el respeto, la solidaridad, el diálogo, la cooperación y la aceptación.

Todos los procesos sociales se gestionan, por lo que la prevención pedagógica posee su propia gestión que la distingue como resultado de la dinámica de la prevención, la propuesta que se presenta más que referirse a las técnicas de gestión, se dirige más a las necesarias relaciones de colateralidad, el liderazgo distribuido y la cultura institucional para favorecer la participación y la cooperación en busca de innovaciones creativas que garanticen la formación de los valores compartidos en torno a la problemática que nos ocupa. Forma parte de los estudios que se vienen realizando en diferentes partes del planeta como expresión de enfrentamiento a la violencia.

Las universidades pedagógicas tienen una alta responsabilidad social por la misión que se les ha encomendado, lo que requiere de formar a un profesional de la educación competente que desde lo personal y profesional este en condiciones de prevenir cual quier manifestación de comportamiento que devengan en conductas violentas.

La concepción pedagógica de prevención de la violencia, en la que trabaja la autora, se orienta desde el rol del profesional de la educación y desde la ciencia pedagógica en tanto tiene en cuenta los roles y modos de actuación del profesional de la educación y la necesaria conceptualización teórica de prevención de la violencia escolar que lo prepare para desplegar acciones preventivas como parte consustancial de la labor educativa de las instituciones escolares.

Palabras claves: Formación, violencia, violencia escolar, prevención pedagógica, gestión pedagógica.

DESARROLLO

La complejidad que adquiere en nuestros días la vida cotidiana, promueve el surgimiento de situaciones de comportamiento que se estructuran y se configuran en la personalidad del sujeto que se expresa y manifiesta en la vida social, familiar, escolar, universitaria que devienen en la mayoría de las veces en situaciones de conflictos desencadenantes de situaciones de violencia.

La violencia como complejo fenómeno social es polisémicas, multicausal, posee manifestaciones a lo largo de la historia de la humanidad y sus consecuencias se expresan en una gama de matices que van desde los daños existenciales y/o la muerte. No es congénita, por lo que puede prevenirse si se crea un clima emocional favorable sustentado en un sistema de valores que propicien una cultura de la no violencia, de diálogo, del respeto al otro, de la aceptación, de la cooperación y de participación en los procesos de cambio.

Una de las expresiones de la violencia lo constituye la violencia en el contexto escolar.

La violencia en sentido general, y la escolar en particular, impacta en el proceso de conformación de la personalidad en cualesquiera de las etapas del desarrollo ontogenético, en una dirección negativa, pero no excluye un efecto positivo explicable desde el fenómeno de la resiliencia, entendido como la capacidad que poseen algunas personas para transformar los eventos e influencias nocivas en fuerza motriz del desarrollo y del crecimiento personal con una orientación social positiva.

Frente a la violencia se aboga cada vez más a favor de la no violencia, entendida en su sentido positivo, como opción en la resolución de conflictos, lo que presupone la búsqueda de una inserción sostenible en el sistema de las relaciones sociales, para lo cual la prevención desempeña un papel trascendental. Por lo que en tal sentido la prevención es también un proceso que se aprende.

En Cuba, si se comparan las estadísticas de manifestaciones de violencia en el contexto escolar, con las de otros países del mundo y especialmente del área, resultan insignificantes no obstante se aprecian problemas de comportamientos acompañados de conductas y manifestaciones de violencia en el contexto escolar especialmente de aquella llamada “violencia oculta”:

El estado cubano brinda especial atención a la prevención y atención social lo que se evidencia en los enormes esfuerzos para su concreción desde los niveles de dirección del estado hasta los niveles escolares en vínculo con la familia y la comunidad por lo que muchos autores refieren un sistema de prevención que involucra a diferentes actores y agentes sociales.

La correspondencia entre el carácter de la producción con el fin, los objetivos, los contenidos y los métodos de educación y la dependencia de estos de la actividad y la comunicación que establecen los sujetos en el proceso educativo actúan como leyes inherentes al objeto de estudio de esta investigación revelando el principio del carácter anticipatorio de la educación que toma en cuenta la concepción vigostkyana del rol que le corresponde a la educación en tanto no sólo conduce el desarrollo sino que se anticipa a este.

La educación y la prevención son procesos sociales dialécticamente relacionados, guardan estrecho vínculo pero no son procesos idénticos, el primero está dirigido a la formación y desarrollo integral de la personalidad, aportando al sujeto que aprende los contenidos, los métodos, las formas, los recursos para la apropiación, asimilación e interpretación creadora de la cultura para la transformación de su entorno y de sí, estimulando la creatividad y la innovación, la educación es continuo humano, siendo por tanto un proceso permanente. En su sentido estrecho resulta el proceso ordenado, sistemático y dirigido de enseñanza - aprendizaje que transcurre en la escuela.

La prevención tiene un carácter multidimensional y totalizador, es inherente a todo proceso social intencionado, planificado y dirigido al logro de los objetivos favoreciendo la optimización, no es exclusivo de las ciencias pedagógicas, aunque se previene con educación como proceso potenciador de la subjetividad. Es el proceso anticipatorio y de actualización continúa de determinación de los contenidos, recursos y métodos para previsualizar y transformar, el sentido negativo de cualquier manifestación de riesgo inherente al desarrollo, desencadenante de diversas problemáticas que dilaten, detengan o impidan la concreción de los objetivos y el desarrollo de los procesos. Es un proceso dinamizador de todos los recursos personológicos de apropiación, transformación y creación en la búsqueda de innovaciones que favorezcan el desarrollo. Sus objetivos, contenidos, métodos, formas y evaluación se particularizan en correspondencia con la naturaleza dialéctica del desarrollo, de los sujetos que intervienen y del contexto donde se expresen.

La prevención por lo que aporta al desarrollo social no puede reducirse tan sólo a su carácter anticipatorio y correctivo, sino que trasciende en tanto potencia todos los recursos personológicos ejerciendo una influencia educativa que mejora la calidad de los procesos y estadios del desarrollo humano, mejorando la calidad de vida de los sujetos y estilos de vida más saludables.

La prevención pedagógica emerge como expresión de la relación dialéctica que se establece entre la formación y el desarrollo en el proceso educativo, como resultado de la interacción entre el sistema de influencias educativas que actúan sobre el sujeto y su reflejo en la conciencia y en la actividad lo que está condicionado por el conjunto de factores objetivos y subjetivos presentes en el medio social revelándose una nueva función de la educación: la función preventiva.

La función preventiva de la educación es consustancial al proceso educativo, toda acción educativa requiere de un enfoque preventivo que se manifiesta en mayor o menor grado en correspondencia con el conjunto de factores objetivos y subjetivos presentes en el medio social donde se desarrolla el sujeto.

El proceso educativo como vía esencial para el logro de la formación integral, en correspondencia con el proyecto social, requiere para su optimización de la determinación de los recursos y medios necesarios de las acciones anticipatorias que tienen la finalidad de identificar el o los posibles riesgos, su naturaleza, las formas en que se manifiestan, los factores proclives y su expresión evolutiva, lo que posibilita identificar y potenciar los recursos favorecedores del sentido positivo del riesgo en tanto moviliza todos los recursos personológicos y sociales que intervienen en la formación propiciando los aprendizajes desarrolladores.

Lo expresado anteriormente, permite una mejor comprensión de la dinámica y la naturaleza social de la prevención pedagógica como proceso íntimamente vinculado a la educación. Se previene con educación y se educa para la formación integral, en esta complejidad se asume el conocimiento de la dinámica de la prevención pedagógica universitaria y las características que adquiere la gestión de esta, como proceso dinamizador y resolutivo de la contradicción dialéctica expresada entre la anticipación y la actualización de la prevención.

El contexto de la Universidad de Ciencias Pedagógicas (UCP) constituye un escenario apropiado para el despliegue de las acciones preventivas, si se toma en cuenta que en las universidades pedagógicas se prepara el futuro profesional de la educación, el cual en su desempeño responde al hecho de concretar en los diferentes niveles de enseñanza la concreción y conceptualización de la educación con enfoque preventivo, en tanto prepara para la vida a un ciudadano que debe resultar útil a la sociedad.

La prevención pedagógica universitaria se define como esencial en el proceso formativo del profesional de la educación, articulándose de manera dialéctica en los componentes del proceso docente educativo y expresándose en mayor o menor grado en los procesos esenciales de la universidad, no obstante las insuficiencias de carácter teóricas y metodológicas que aun se perciben requiere de investigación y esfuerzos de docentes e investigadores para su estudio y de una gestión propia del proceso de prevención en la universidad pedagógica como un todo y en cada proceso en particular.

La práctica educativa, los resultados de los procesos de validación de la formación de los profesionales de la educación demuestra que resulta insuficiente en los actuales diseños curriculares la teoría y práctica de la labor educativa que deben desplegar l futuro profesional de la educación en el proceso de formación de las nuevas generaciones. Actualmente se evidencia un predominio en el tratamiento de la didáctica y metodología de la enseñanza de la clase, muy necesarias para el ejercicio de la profesión, quedando en situación desventajosa para el abordaje integrador y sistémico del enfoque preventivo desde una perspectiva interdisciplinar como expresión de la indisoluble unidad de la educación y la enseñanza.

La Universidad en su vínculo con el entorno social debe propiciar la formación de un egresado con adecuada proyección social por ello debe desplegar procesos universitarios de excelencia para lograr egresados de alto nivel profesional, capaces de resolver disímiles situaciones propias de la vida social, poniendo en función no solo sus conocimientos sino también una elevada conciencia ética lo que trae consigo un proceso de gestión particular que se ha dado en llamar en el presente trabajo gestión pedagógica para la prevención de la violencia en el contexto de la UCP, que propicie la innovación y la participación activa de toda la comunidad universitaria, estableciéndose el trabajo cooperado, relaciones de interdependencia y colateralidad que tenga como punto de referencia la cultura institucional para el tratamiento de la prevención, los valores que se comparten en tal dirección y el liderazgo distribuido para intervenir en el proceso de la prevención de la violencia en el contexto de la UCP desde diferentes prácticas educativas enriquecedoras de un cultura de diálogo y de la no violencia.

La violencia en el contexto universitario se asume como expresión de la violencia escolar en dicho contexto y se expresa en manifestaciones que le son propias al mismo diferenciándola de otros.

En la práctica pedagógica actual de la formación del profesional de la educación se constata la inexistencia, desde el punto de vista teórico, de una concepción pedagógica general que sirva de sustento científico fiable a las estrategias educativas eficientes para prevenir la violencia escolar.

La situación resulta de mayor complejidad al reconocer que estos profesionales en formación presentan notables insuficiencias formativas, que estimulan comportamientos violentos en diferentes contextos dentro de la Universidad y que se expresan en:

• Manifestaciones de conductas frecuentes de los estudiantes en el contexto universitario que violan las normas del reglamento universitario.

• Predominio de estilos de relaciones interpersonales que afectan la convivencia y conducen a manifestaciones de violencia física y/o verbal así como otras consideradas “ocultas”.

• La frecuente utilización de métodos y estilos de comunicación pedagógicos inadecuados, que provocan incidentes violentos entre profesores, estudiantes, trabajadores en general y en los cuales el conflicto suele haber estado condicionado por imposiciones de criterios que refuerzan las alteraciones en el tratamiento de las situaciones creadas.

• El insuficiente nivel de concientización del fenómeno de la violencia tanto en directivos, profesores y estudiantes.

• Las relaciones entre los profesores y los estudiantes, marcadas por prácticas y actitudes de violencia, asociadas a influencias negativas de las comunidades, de las familias de procedencia y de otros contextos escolares.

• Inadaptación al contexto universitario generado por insuficiencias académicas, bajo rendimiento escolar y falta de motivación hacia las carreras seleccionadas.

Lo expuesto manifiesta la existencia de elementos contradictorios entre la formación de los jóvenes que se forman como futuros profesionales de la educación para dirigir el proceso pedagógico acorde con las exigencias del proyecto social y la carencia de una preparación personal y profesional que posibilite prevenir la violencia escolar, a fin de actuar correctamente ante hechos de esta naturaleza, durante su desempeño como profesor.

En la base de las insuficiencias referidas yacen indeterminaciones teóricas, atribuibles al limitado desarrollo de los conocimientos de las ciencias llamadas a ofrecer fundamentos y argumentos, que propicien la comprensión de la naturaleza y de la esencia de la violencia escolar.

La situación problémica descrita, revela insuficiencias en el proceso de la formación del profesional de la educación que limitan su comportamiento social, profesional y personal por ello la necesidad de potenciar la preparación de los educadores para el desarrollo de la labor educativa como alternativa posible para desplegar el trabajo preventivo como proceso esencial favorecedor de lo formativo en tanto mejora la calidad de vida y los procesos para un aprendizaje óptimo desde la escuela, en su relación con la familia y la comunidad, cuestión que exige especial atención en los centros universitarios desde los supuestos teóricos, metodológicos y científicos de las teorías educativas asumidas, en aras de su objeto social, la formación de los futuros profesionales de la educación.

El conocimiento profundo de las realidades actuales exige la necesidad de la búsqueda de nuevas formas de gestión lo cual es posible si se tiene en cuenta su carácter multidimensional. La prevención en el contexto del proceso formativo del profesional de la educación se asume como resultado de la gestión pedagógica.

La concepción pedagógica para la prevención de la violencia desde gestión pedagógica universitaria se orienta en dos direcciones: la que va dirigida a modificar la formación y las conductas violencias de los profesionales que se forman en la UCP y las que justifican la elaboración de una concepción pedagógica en la formación del profesional de la educación con la finalidad de prevenir la violencia escolar, la que se explica a partir de una lógica que considera la gestión pedagógica universitaria como un proceso donde se relaciona la pedagogía como ciencia y como profesión.

El sentido pedagógico de la prevención es un hecho cultural que deviene en hecho pedagógico en tanto interviene en el proceso de formación donde se establecen relaciones dialécticas entre ciencia y profesión.

La concepción y dirección de la formación integral pone de relieve los procesos de gestión universitaria, sus potencialidades para el abordaje del trabajo preventivo de carácter pedagógico en sentido general y muy particularmente el referido a la prevención de la violencia en el contexto universitario, dado su carácter multidimencional.

La gestión pedagógica universitaria para la prevención de la violencia se distingue como un tipo especial de actividad íntimamente vinculada a la pedagogía como ciencia, por lo que el núcleo esencial de la misma es la educación.

Al corresponderse con los fines de la pedagogía, la misma permite revelar los principios que favorecen la construcción de una concepción pedagógica de gestión para la prevención de la violencia en el contexto universitario:

1.-EL carácter anticipatorio de la educación

2.- El carácter multidimencional de la gestión.

3.- El carácter totalizador de la prevención.

Desde estas consideraciones teóricas emerge una nueva cualidad de la gestión: la preventiva.

Los planteamientos expuestos se complementan en el sostenimiento de la comprensión de la gestión pedagógica para la prevención de la violencia en la formación del profesional de la educación como el proceso que facilita la dinámica del sistema de influencias educativas presentes dirigidas a lograr la formación integral del profesional de la educación , proceso favorecedor de la optimización humana para con un sentido prospectivo comprender el sentido futuro de las decisiones presentes, que toma en consideración el liderazgo distribuido para la definición de los objetivos de la institución según su misión, la cultura propia de la institución universitaria y los valores compartidos que le son inherente a la comunidad universitaria (la cultura que le es propia, la participación, la responsabilidad) y los contextos de actuación del profesional de la educción para potenciar la configuración de la personalidad del individuo, que se opera desde la formación del profesional de la educación más abierto, flexible y dinámico que propicie a través de la metodología de la labor educativa orientar la solución de los conflictos desde el diálogo, el debate, la aceptación, el razonamiento y la comunicación.

Prevenir la violencia en la formación del profesional de la educación promueve la búsqueda de formas del trabajo educativo que potencie desde lo profesional el mejoramiento de este así como la necesaria elaboración científica de una concepción pedagógica de prevención de violencia escolar que lo prepare para el enfrentamiento de esta en el contexto escolar adquiriendo el desarrollo de la capacidad más que para la identificación de riesgos se oriente a la solución de los conflictos desde una orientación positiva de los mismo, el mejoramiento de las relaciones interpersonales y el desarrollo de una cultura de paz.

CONCLUSIONES

La gestión pedagógica universitaria para la prevención de la violencia permite desentrañar los riesgos y las condiciones necesarias para prevenir la violencia en el contexto universitario y su efectividad en el proceso formativo, revela la dialéctica anticipatoria y actualizadora de la prevención que se dinamiza a través del proceso de gestión pedagógica favorecedor de las relaciones de cooperación, participación, relaciones de colateralidad, el liderazgo distribuido, promoviendo el interés de los que participan en la búsqueda de soluciones innovadoras de carácter educativo adquiriendo significación por la coherencia de los proceso de formación que se desarrollan en la UCP y su relación con los procesos de investigación y extensión. Por su carácter multidisciplinar pondera al desarrollo de la capacidad de poder identificar los riesgos, mediar en la solución de los conflictos, mejorar las relaciones interpersonales.

BIBLIOGRAFÍA

1.- Artiles de León, Ileana: Violencia. Editorial Científica Técnica: La Habana, 1998.

2.- Bernardo, Calvo Joaquín: Primer Congreso Internacional de Epistemología y Educación. Editorial Universidad Estatal a Distancia, San José Costa Rica, 1996.

3.- Bringas Linares, José: La gestión Universitaria. Material en digital, Lah Habana, 2001.

4.- Bringas Linares, José: Contexto de la actuación social de la GE. La Habana, 2011.Material en digital.

5.- Estrategias educativas para la solución de conflicto. Mediación y diálogo. Cruz Roja Internacional, Madrid, España, 2002. 5.- Fuentes, Gonzáles, Homero y Alejandro Pérez Estrabao: Dinámica de la gestión de los procesos universitarios. Material en digital. CEMFG, Santiago de Cuba.

6.- García Leyva, Mirtha: estrategia participativa de la comunidad educativa dirigidas a eliminar las manifestaciones de violencia en los adolescentes. Tesis en opción del grado científico de doctor en ciencias pedagógicas. La Habana, 2001.

7.- Grupo de estudio sobre familia CIPS. Violencia intrafamiliar en Cuba, Revista tema, No/53/2008, C.Habana, Cuba 2002

8.- Recarey, Fernández Silvia: La preparación del profesor general integral de secundaria básica en formación inicial para el desarrollo de la función orientadora. Tesis en opción del grado científico de doctor en ciencias pedagógicas. La Habana, 2004

9.-Ruiz Iglesia, Magaly: La formación del profesorado, ante el fenómeno de la violencia escolar. Revista Internacional, Formación del profesorado no.45. Cuenca. España, 2002.

10.- Nikolai, Leonov. Orígenes y marco de la violencia, Editorial de la agencia e prensa Novóti, Moscú, 1990.


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: coll@uma.es junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net