Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 3, Nº 28 (junio 2011)

FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA QUE PROPORCIONA A LOS DOCENTES UNA ADECUADA INFORMACIÓN EN EL PROCESO DE ORIENTACIÓN PROFESIONAL HACIA CARRERAS PEDAGÓGICAS EN LA ENSEÑANZA DE JÓVENES Y ADULTOS


Miguel Ángel Miranda Martín (CV)
a_tecnologia@unimedsag.vcl.sld.cu




OBJETIVO

Contribuir a la promoción de actividades educativas para proporcionarle a los docentes una adecuada información en el proceso de Orientación Profesional hacia carreras pedagógicas en la Enseñanza de Jóvenes y Adultos.

INTRODUCCIÓN

Cuba en su marcha hacia el perfeccionamiento educacional ha alcanzado una etapa superior de desarrollo en la educación, por ello el futuro del país depende en gran medida de los educadores, que como propósito fundamental, tiene la de formar cultural, general e integralmente a las nuevas generaciones para ser capaces de cumplir de forma óptima sus funciones.

Hoy se protagoniza en el Sistema Nacional de Educación una revolución educacional con las transformaciones y los programas que se aplican en las escuelas, de las demandas de un sistema de orientación profesional en general y pedagógico en particular; progresivamente superior, lo que presupone una base teórico-metodológica en correspondencia con las exigencias de una acción investigativa, transformadora y desarrolladora del educando.

La práctica pedagógica exige de una concepción profesional que trascienda los sistemas informativos, para propiciar la participación de un sujeto actual, consciente e interactivo, el que encontrará su expresión en espacios educativos donde se desenvuelve, condición de la orientación profesional en un contexto y a lo largo del trayecto vital de las personas.

Lo anterior expuesto conduce a reflexionar en cómo satisfacer las necesidades a personas con hábitos de vida consolidados en su actuación diaria; desvinculados por varios años de la docencia y cómo ayudarlos en las necesidades individuales y sociales con el respeto a su elección en la continuidad de estudios superiores. Ello nos obliga a no reducir la orientación profesional a ofrecer un subconjunto de elecciones, sino a propiciarle al estudiante todas las alternativas a su alcance.

En estas nobles aspiraciones la figura del maestro adquiere una significación relevante, debido al carácter creador y orientador de sus funciones, que presupone la formación de hombres capaces de comportarse a la altura de su época, transformándola hasta lograr su realización personal.

Todo ello justifica la necesidad de cumplir la misión de acercar cada día más a los jóvenes al conocimiento por las raíces pedagógicas, de manera que llegue a ellos afectivamente, indicándoles modos de actuación cargados de sensibilidad, respeto y amor por el magisterio.

Existen disposiciones legales que posibilitan el desarrollo de la orientación profesional pedagógica en la escuela, entre las que se pueden citar el Decreto No63/80 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros sobre Formación Vocacional y Orientación Profesional; las Indicaciones Generales para el trabajo de Formación vocacional y Orientación profesional del MINED, (1990) donde se ha enfatizado en el trabajo de divulgación.

La Estrategia Pedagógica de octubre de 1994, como disposición ministerial, ha permitido coadyuvar el incremento del ingreso a carreras pedagógicas, esta fue ratificada y renovada a partir del Congreso de la FEU del año 2000. Su concepción ha revitalizado el Destacamento Pedagógico ¨Manuel Ascunce Domenech¨ el cual retoma un hito importante de la Revolución Cubana, surgiendo ahora, en consecuencia, con el rescate de las mejores tradiciones pedagógicas.

En Cuba, el problema de la orientación profesional ha sido abordado desde diferentes ángulos y, desde todos ellos, como una fuerza indiscutible para la realización del ser humano, tanto en lo general como en lo particularmente profesional, partiendo de los objetivos estatales que se expresan en el modelo social cubano.

En tal sentido aparecen las ideas de un conjunto de investigaciones que permiten encontrar alternativas en la solución de esta problemática de la orientación profesional pedagógica.

DESARROLLO

La visión de la Orientación Profesional desde diferentes concepciones.

La orientación pasó a ocupar un lugar cimero dentro del orden de tareas a desarrollar por el ser humano. Esta necesidad está presente en todas las etapas de formación de la personalidad y constituye un requerimiento imprescindible para su desarrollo.

El decursar histórico de este proceso de orientación ha hecho que muchos estudiosos se cuestionen cómo concebirla, y en esa búsqueda ha quedado revelado su vínculo con la educación.

La concepción del desarrollo histórico-cultural de la psiquis humana elaborada por Vigotski y desarrollada por la psicología soviética constituye la teoría psicológica que fundamenta nuestra pedagogía. Claro está, la psicología a partir de esta concepción ha tenido un amplio desarrollo y ha hecho significativos aportes que atemperan a nuestro contexto ese importante modelo psicológico.

El modelo histórico-cultural tiene una esencia humanista y se basa en ver su aplicación no de manera directa sino mediada por una reflexión y concepción existente de la filosofía marxista. Además, es coherente con las ideas educativas de nuestros principales maestros de este siglo y del siglo pasado.

El enfoque histórico cultural de la psicología-pedagógica ofrece una profunda explicación acerca de las grandes posibilidades de la educación del hombre, constituyéndose así en una teoría del desarrollo psíquico, íntimamente relacionado con el proceso educativo, y que se puede calificar de optimista y responsable.

Este punto de vista le demuestra al profesor las indudables posibilidades que tiene de influir en la formación y desarrollo de las nuevas generaciones y lo persuade de lo determinante que resulta la acción educativa en todo los ámbitos en que vive.

Al mismo tiempo que el sujeto se apropia de la herencia sociocultural, la construye, la desarrolla, la enriquece, la transforma y convierte su aporte en su legado a las generaciones futuras.

Esta teoría psicológica está muy clara la unidad entre instrucción y educación, la cual presupone que el proceso de apropiación se vincula tanto al plano cognitivo como al afectivo.

Adoptar esta posición implica admitir la orientación como un proceso continuo, dinámico, planificado, factible para lograr en el individuo la compatibilidad de sus aspiraciones personales y las necesidades sociales.

La temática de orientación profesional en Cuba, ha sido abordada desde diferentes ángulos y, desde todos ellos la realización del ser humano, en lo particular como lo profesional, partiendo de los objetivos estatales expresados en el modelo social cubano. Se analizan los criterios de autores que expresan su consideración en torno a la misma como, González Rey (1989), Collazo Basilia (1992), González Viviana (1994), González Diego (1995) Del Pino Jorge (1999).

De esta forma se hace necesario precisar que la mayoría de las definiciones apuntan hacia el enfoque personológico de esta labor, pero sin hacer énfasis en la función desarrolladora, como aspecto importante en tiempos que demanda un individuo conocedor que le permita utilizar conscientemente las oportunidades que le ofrece la sociedad para su realización individual.

La investigadora Basilia Collazo, ofrece importantes reflexiones sobre el tema y como generalidad expresa que la orientación prepara al hombre para la vida desde la niñez hasta la vejez siempre que sea sistemática, gradual y continua.

La propia autora hace un poco de historia y expresa que la educación cubana, en sus orígenes respondía a una posibilidad de las clases dominantes, quienes nombraban uno o a veces más maestros para sus hijos con el fin de que recibieran la educación que su clase requería y generalmente estos maestros se convertían en los consejeros u orientadores de estos discípulos. Los que por razones de su clase no podían tener un maestro, tampoco disponían de esta posibilidad.

Refiere además, la necesidad de organizar programas de orientación en nuestras instituciones docentes y de unir varios centros para aprovechar el personal especializado, así se tiene la ventaja de economizar los recursos humanos y materiales, y el intercambio entre centros. En este aspecto no se concuerda con la autora, pues se asume que la orientación profesional es un objetivo transversal de todo el colectivo.

Especialmente importante es el rol del maestro para guiar este proceso, en tiempos que ya se habla de un orientador educacional, en torno a lo cual se mueven ideas polémicas con respecto a funciones, métodos y alternativas posibles.

El maestro por el nivel de preparación que puede poseer y por el lugar privilegiado que ocupa en el sistema de influencias educativas que actúa sobre el joven, es quien está en mejores condiciones de jugar un papel significativo en la educación de su orientación profesional. Él siempre está en condiciones de ir conociendo y valorando las esferas de intereses de sus educandos, sus principales gustos, capacidades que van desarrollando, en consecuencia de comenzar a ejercer su acción educativa sobre aquellos aspectos susceptibles de enriquecimiento y modificación.

La función del maestro como educador y orientador de este proceso, requiere de amor, dedicación y amplitud de conocimientos psicopedagógicos de sus educandos, asimismo debe propiciarle un sistema de comunicación afectiva, donde la información que les brinde y las sugerencias que les haga, la adquieran con un sentido propio, movilizador y enriquecedor.

La actividad de orientación ha alcanzado un desarrollo ascendente y el trabajo hacia la misma ha ido variando después del triunfo revolucionario, toda vez ha sido demostrado su valor en la atención a las necesidades del hombre.

En la actualidad la orientación llega hasta el desarrollo de la personalidad del educando con el objetivo de formar un hombre no solo instruido, sino capaz de conducirse en un mundo con alto desarrollo tecnológico bajo las influencias que emanan de las propias condiciones históricas concretas en que se realiza como individuo.

El problema de la orientación profesional deviene en estos tiempos respuesta teórica y metodológica ante la necesidad de potenciar el desarrollo profesional y humano, lo cual se hace claro en el profético criterio martiano de que “(…) Nada es un hombre en sí, y lo que es lo pone en él su pueblo. Los hombres son productos, expresiones, reflejos” (1)

La influencia del pensamiento marxista, las nuevas concepciones pedagógicas, la psicología humanista, las teorías de dirección de la escuela y otras tendencias contemporáneas han traído como resultado el surgimiento de prácticas más abarcadoras que buscan mayor fusión ente la institución escolar y otros factores sociales que implican directamente en el proceso de orientación profesional.

Desde otro contexto, la obra de L. S. Vigotski (1995), adquiere una connotación teórico metodológico importante y es un pilar como teoría que sustenta la proposición incluida en este trabajo.

La orientación, como relación de ayuda, actúa en lo que Vigotski definió: “zona de desarrollo próximo”, concepto en el cual define su posición, en cuanto a la relación enseñanza-desarrollo. El maestro u orientador, facilita la activación de potencialidades en el alumno a partir de la relación que establece con el mismo, utilizando diferentes técnicas o mecanismos.

Estudios más recientes por psicólogos cubanos han propuesto, siguiendo la línea del enfoque personológico, como es el caso de Fernando González Rey. Sus aportes en la década del 80 y principios del 90, aunque fueron desarrollados en el nivel universitario, plantean decisivos criterios psicológicos que aplicados debidamente, pueden ser útiles para el nivel precedente.

Desde esta postura, se propone concebir la orientación profesional, reconociendo el papel activo del sujeto, por tanto no puede limitarse esta tarea a la mera información y mucho menos lograrse sólo a partir de esta.

Otros psicólogos han destacado el valor de este enfoque, tal es el caso de L. I. Bozhovich, quien enfatiza en el carácter activo del sujeto en el proceso de selección profesional. Con respecto a ello refiere que “(…) en edad escolar superior al escoger los alumnos su futuro, no se guían solo por sus intereses e inclinaciones, sino que tratan de resolver la situación pensándolo todo, incluidas sus posibilidades. Aún así es la base de la selección profesional se encuentran complejas necesidades mediatizadas” (2)

De acuerdo a lo expresado a estos criterios, Basso Zoraida (2000), apunta hacia una reestructuración del proceso docente educativo adecuando el currículo a las exigencias institucionales, para lo cual se propone recorrer el camino sintetizado en el esquema siguiente:

Proceso de la Orientación Profesional Pedagógica. (Basso Zoraida, 2000)

En el esquema se estructura el proceso de la orientación profesional, luego de precisar la misión de la escuela, considerado como precedente de los estudios pedagógicos superiores. El mismo tiene como tarea: graduar a un bachiller con una preparación adecuada general, pero con una orientación profesional adecuada. Esta estructura propone como criterio rector para su implementación el enfoque motivacional.

La misma evidencia desde su denominación, que todo cuanto se realice con propósitos de orientar profesionalmente al estudiante, requiere dinamizar y transformar la actividad de este con respecto a la profesión pedagógica. Por ello, las acciones que se ejecuten, por su contenido y forma, se proponen a activar los procesos psíquicos, de manera que estos se constituyan en impulsos que los conduzcan hacia el desarrollo de intereses profesionales fuertes, significativos y estables, regulando la intensidad y dirección de su comportamiento con respecto a la profesión.

En este quehacer se emplean dos vías esenciales: el proceso docente educativo y el trabajo metodológico, y es obvio que así sea, por cuanto todo el conjunto de actividades se organizan desde el proceso docente y tiene su base en la sólida preparación de los maestros , el que juega un papel importante en la orientación profesional y especialmente la pedagógica , la cual debe ser sistemática, con una actuación que pueda constituir un modelo para los futuros educadores y una dirección que posibilite constantemente la reflexión crítica sobre el para qué, qué , cómo, con qué y el por qué en la profesión. De hecho, ambos componentes interactúan mutuamente en lo docente y extradocente y se enriquece en el ciclo que se reformula y cambia, en dependencia de los resultados que se van obteniendo.

Sobre este particular, la Resolución Ministerial 93/82, vigente aún, señala vías entre las cuales se destacan: los círculos de interés, conferencias, exposiciones, encuentros con trabajadores de la educación, acciones divulgativas, mesas redondas y otros. Aunque estas no se consideren obsoletas, en este tipo de centro se exige un cambio, porque ya resultan insuficientes. Requieren ampliación, actualidad y contextualización. Ello se aprecia con toda claridad en el espíritu práctico de las siguientes palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz al referir que: “(…) se debe continuar perfeccionando el trabajo de formación vocacional para que los jóvenes seleccionen cada vez mejor sus estudios de acuerdo con sus aptitudes e intereses personales y sociales” (3)

La elección de la profesión constituye un proceso de crecimiento personal, que no sucede arbitrariamente, donde se requiere la actividad orientacional del adulto que es portador de una cultura superior y posee mayores potencialidades para imbricar las necesidades sociales y personales.

El desarrollo constante de la sociedad y el papel cada vez más importante que desempeña la educación en el mismo, plantea la necesidad de perfeccionar, dentro del sistema de orientación profesional, la pedagógica.

La orientación profesional pedagógica en el proceso revolucionario está dirigida a la transformación de la personalidad en función de los objetivos que plantea el Estado en la formación de las nuevas generaciones, se desarrolla en un marco de un proceso de solución conjunta de tareas pedagógicas, tanto de carácter instructivo como educativo.

Jorge Luis Del Pino (2001) realiza una profundización teórica y práctica en la orientación hacia la profesión. Según él, el desarrollo de la orientación educacional en el siglo XX devino como una consecuencia de fenómenos educativos.

En su investigación se demuestra el enfoque problematizador basado en situaciones de la realidad, tiene un efecto eficaz en la orientación hacia la profesión, aunque en su caso particulariza en la elección de la carrera pedagógica, por tanto sus reflexiones resultan válidas, pues la intención orientacional de la propuesta va dirigida hacia el matiz pedagógico.

Estas situaciones se caracterizan por su naturaleza contradictoria, por tener matices éticos implícitos o explícitos, proponen toma de decisiones, se expresan en los vínculos interpersonales, especialmente entre maestro y alumno.

Desde este plano conceptual se impone una dialéctica inter subjetiva, por lo que el aula se ve como un grupo de cambio, donde el profesor cambia la organización de su labor en función de la interacción entre lo dinámico y lo temático.

Esta concepción de la Orientación Profesional lleva implícita una demanda de transformación al proceso docente-educativo y a los roles del profesor orientador. Se busca sistematizar aportes de la Didáctica y la Orientación Profesional en torno a una estrategia colectiva de trabajo que permita facilitar el crecer del alumno, implementando las acciones de orientación necesarias para ello.

Considerando criterios del autor es importante retomar los aportes útiles de los enfoques tradicionales (psicométrico, clínico-médico y humanista), la dirección socio- pedagógico de las tendencias actuales y los múltiples aciertos que en esta línea ha acumulado la experiencia educacional cubana (actividades vocacionales, programas directores y papel del maestro).

En la concepción de la relación de ayuda, piedra angular de cualquier acción orientacional, se parte de la definición de Vigotski que la educación conduce al desarrollo, operando en la zona de desarrollo próximo del sujeto, a través del establecimiento de un vínculo desarrollador con ese “otro” que facilita las condiciones de desarrollo personal. J. L. Del Pino (2003) considera de gran importancia dentro del trabajo general del centro educacional, las acciones de orientación que son aquellas que permiten ejercer una influencia desarrolladora o reparadora sobre las áreas esenciales que definen el crecimiento del alumno en una edad y momento determinado (tendencias y tareas del desarrollo). Con este fin se maniobra la actividad y la comunicación del grupo (o del alumno), para facilitar que asuma nuevos roles y vínculos que lo ubiquen en una situación desarrolladora. Propone que estas acciones deben tener un carácter intencional y planificado.

El autor plantea que “la orientación es pues la actividad científica de definir (e implementar) cómo ayudar con efectividad a alguien en un momento y un espacio dado para facilitarle el mayor nivel de crecimiento personal posible, según la etapa especifica de desarrollo en que se encuentre y su situación social y personal concreta”. (4)

Es necesario evitar que la actuación profesional se transforme en un “mecanismo irreflexivo y no consciente de acción”. (5) Sólo esto garantiza el desarrollo profesional del educador y la posibilidad de las acciones de orientación con el consiguiente crecimiento del alumno.

La concepción de orientación que se plantea tiene que concebir el diagnóstico como un proceso continuo y participativo.

El seguimiento debe comprenderse como evaluación del proceso de acercamiento a los objetivos y la relación entre diagnóstico y orientación como una secuencia continua en espiral, dialéctica, que se corresponda más con una investigación educativa en acción y cuyo efecto transformador se multiplica e inmediatiza. Esta secuencia de diagnóstico-orientación, orientación-diagnóstico, facilita la autorregulación del sistema al reflejar mejor la relación viva entre cambios y resistencias al cambio en los alumnos en su crecimiento personal y/o profesional.

Para cumplir con funciones orientacionales, es obvio que el profesor debe asumir una concepción de la clase, del vínculo alumno-profesor y el trabajo grupal, que no es la del simple transmisor de conocimientos. Se necesita una preparación adecuada (desde la Pedagogía y la Orientación) que incluye una postura humanista y dialéctica ante el proceso docente-educativo y una manera específica de asumir el rol profesional, que lo lleve a una actuación eficiente.

“La Orientación es una relación de ayuda para establecerla no bastan sólo deseos; se necesitan conocimientos, cualidades y habilidades personales y profesionales determinadas que propicien el proceso.” (6)

Las acciones de orientación son un elemento fundamental que diferencia una educación humanista, centrada en el sujeto, de una de tipo tradicional, informativa, centrada sólo en el crecimiento enciclopédico del alumno y ajena tanto a sus necesidades como a la dialéctica entre éstas y el contexto social en que vive el alumno.

De esta forma, la orientación que realiza el profesor no es más que un componente técnico, de contenido humano y consecuencias estratégicas, que se inserta en el sistema general (educación escolar), que incide cualitativamente en el logro de los objetivos educacionales planteados desde las tareas del desarrollo de cada edad. Esto la vincula de forma directa a la dimensión ética de la profesión pedagógica.

Resulta de gran relevancia su papel de orientador, y se considera la orientación profesional como la actividad esencial que realiza el maestro; se define por actividad: nexo específico del organismo con lo que le rodea; establece, regula y controla la relación mediata entre el organismo y el medio, en primer lugar el metabolismo. La actividad es estimulada por la necesidad, se orienta hacia el objeto que da satisfacción a esta última y se lleva a cabo por medio de un sistema de acciones; presupone la existencia de la psique en el organismo y al mismo tiempo, constituye la condición de que aquella surja; es la fuerza motriz que impulsa el desarrollo de la psique misma; la peculiaridad específica de la forma superior de actividad consiste en la transformación consciente del medio.

“La actividad del hombre posee un carácter social y está determinada por las condiciones sociales de la vida.” (7)

Por su parte Rigoberto Pupo (1990) la define como… “es una forma específicamente humana de relación activa hacia el mundo circundante, contenido del cual constituye su cambio y transformación racional”. (8)

El proceso de orientación no puede verse como una actividad solamente sino que resulta ser una actividad pedagógica la cual Lizardo García Ramis define como… “es uno de los dominios más complejos del trabajo humano. Su realización exitosa plantea al docente la necesidad de poseer una sólida formación científica, así como profundos conocimientos, capacidades y habilidades pedagógicas, es aquella actividad que está dirigida a la transformación de la personalidad de los escolares, en función de los objetivos que plantea la sociedad a la formación de las nuevas generaciones. Se desarrolla en el marco de un proceso de solución conjunta de tareas pedagógicas tanto de carácter instructivo como educativas, y en condiciones de plena comunicación entre el docente, el alumno, el colectivo escolar y pedagógico, la familia y las organizaciones estudiantiles. (9)

El autor luego de precisar que ésta se trata de un tipo de actividad muy especial también señala que es una actividad eminentemente creadora con un profundo carácter humanista y transformador, entre sus componentes fundamentales se encuentran los motivos y las tareas docentes, las acciones docentes y las acciones de control y evaluación de los escolares .

De forma general, podemos decir que el presente estudio se enmarca en el enfoque histórico-cultural (Vigotski), en tanto partimos de reconocer el condicionamiento socio-histórico de la relación sujeto-profesión. A través del vínculo con otros, en un contexto social dado y en una historia personal concreta, construimos nuestra identidad profesional. Sólo una valoración de lo que Vigotski llamó la Situación Social del Desarrollo y la consideración de las vivencias como unidad de análisis nos permite llegar a las claves teóricas para dirigir científicamente la orientación pedagógica.

Bases psicológicas para la orientación profesional pedagógica.

Una buena orientación profesional requiere del conocimiento de las particularidades de los sujetos que serán orientados.

El proceso de Orientación Profesional desde el enfoque psicológico y pedagógico se sustenta en un grupo de bases teóricas. El mismo necesita, ante todo, de una acción motivadora y para ello es necesario, primeramente, analizar la motivación, como eslabón primario del proceso de formación de la personalidad.

La motivación como proceso se ha enfocado desde distintos puntos de vista y por un gran número de especialistas, así se encuentran criterios disímiles que en ocasiones se contraponen y en otras se complementan. Para el desarrollo de este artículo se asumen los criterios expuestos por Del Pino, Jorge L: quien plantea: “la motivación ayuda a la dirección y el grado de activación o intensidad del comportamiento, ella constituye un conjunto concatenado de procesos psíquicos (que implican la actividad nerviosa superior y reflejan la calidad objetiva a través de las condiciones internas de la personalidad) y que en su constante transformación y determinación recíproca con actividad externa, sus objetos y estímulos van dirigidos a satisfacer las necesidades del hombre y en consecuencia, regula la dirección (objeto-meta) y la intensidad o activación del comportamiento, manifestándose como actividad motivada” (10)

El proceso motivacional, aunque interno y psíquico no puede aplicarse adecuadamente si no se tiene en cuenta su íntima unidad con la actividad externa, sus objetivos y estímulos, esta se expresa en la dirección y en la intensidad o en el nivel de activación del comportamiento. Por lo tanto, su estudio requiere forzosamente de la actividad motivada externa en que esta se expresa y manifiesta.

Motivar a los estudiantes es fundamentalmente una responsabilidad de los profesores y consiste en estimularlos creando las condiciones previas para que aprendan a aprender, para ello es importante el enfoque personalizado, problematizador de todas las actividades, ponerlos constantemente en el rol profesional para el cual se están formando hasta conseguir los resultados deseados.

Resulta innegable que para que el estudiante se sienta realmente motivado hacia una determinada profesión es necesario orientarlo desde los primeros grados, razón por la cual este aspecto forma parte de la política educacional cubana, y se fundamenta en la necesaria elevación del nivel científico y cultural como una condición indispensable sobre la que descansa este objetivo permanente de nuestro modelo social.

La motivación forma parte de la personalidad, se incluye dentro de ella, pues resulta una expresión, una función y un estado de la personalidad, o sea, el reflejo de lo externo y lo actual.

La educación de la personalidad vista como un proceso ininterrumpido, presupone que el sujeto esté inmerso en hechos de comunicación y actividad, planteada esta como un modo de existencia, desarrollo y transformación de la realidad social, incluye en síntesis lo ideal y lo material, que en la interacción sujeto-objeto es sobre esta que descansa el desarrollo humano.

Los elementos que expresan la orientación profesional de la personalidad no son innatos ni espontáneos, sino que se logran a partir de las influencias e interdependencias del complejo sistema integrado por la familia, la escuela, la sociedad, aunque no se descartan algunas predisposiciones favorables que poseen los individuos para desempeñar determinadas profesiones, pero estas por sí solas no determina una orientación profesional específica.

Es importante hacer sentir al estudiante que en el proceso de formación y desarrollo de su personalidad él mismo ocupa un lugar determinante.

La autoconstrucción de la personalidad, en la función vital que realiza, permea todas las realizaciones humanas y se expresa en múltiples esferas de la vida. Es, por tanto, un proceso constante de cambios y transformaciones que gradualmente conduce a:

- Un aumento y profundización de la actividad psíquica de los sujetos, con una mayor y más estrecha unidad entre sus procesos y formaciones psicológicas.

- Un creciente enriquecimiento de la actividad psíquica y de las relaciones del sujeto, con la elevación de su implicación personal en lo que hace, piensa y siente.

- Un nivel más alto de independencia, con el incremento de la asimilación crítica y la elaboración propia como manifestación del cambio de la regulación externa a la autorregulación.

- La inclusión del nivel de integración alcanzado en cada momento en nuevas síntesis complejas que van marcando niveles superiores del desarrollo de su personalidad en cada etapa.

Particular importancia recobra en este proceso orientacional el componente valorativo- motivacional de la personalidad de los estudiantes.

Al abordar el estudio de estos aspectos se parte del carácter integral y único de la personalidad, el cual se manifiesta en la unidad de sus componentes (intelectual y valorativo-motivacional), pues se considera que en el hombre, al mismo tiempo que conoce lo que le rodea, lo valora y se orienta de diferentes formas, incluyéndose así mismo en este proceso. Por tanto en el trabajo no se procede al análisis aislado de procesos afectivos que pudieran verse más ligado a este componente, sino que enfrentamos a los alumnos con situaciones que requieren la intervención de su personalidad, para la solución, puesto que en el acto de valorar intervienen un conjunto de procesos, tanto cognitivos como motivacionales.

El componente valorativo-motivacional de la personalidad, comprende la integración de procesos y formaciones psicológicas que intervienen decisivamente en la dinámica, orientación y forma de posición del hombre ante la realidad externa y ante sí mismo. En el estudio de este componente se incluyen categorías tan importantes y vinculadas con la intención investigativa de vincular a los jóvenes con el contenido de las carreras pedagógicas como: orientación, valoración, posición, satisfacción y proyección futura, las cuales están representadas de una forma u otra en el estudio que hemos realizado.

Una adecuada orientación pedagógica entre los jóvenes contribuye en buena medida al desarrollo de todas sus capacidades y es un valioso medio para propiciar su integración en las actividades colectivas, la ampliación de su cultura general integral y la transformación constante de su personalidad.

En el adulto, la enseñanza tiene que ver con sus procesos psíquicos que ya están formados, por eso no aporta en cuanto al desarrollo de nuevas cualidades y formaciones psicológicas, sino en cuanto a la adquisición de conocimientos, hábitos y habilidades y al perfeccionamiento de aquellas cualidades que ya están estructuradas en la personalidad, pero que el sujeto se plantea conscientemente mejorar. A partir de estos presupuestos en las actividades desarrolladas en este trabajo se vincula a los jóvenes con personalidades e instituciones pedagógicas del territorio que pueden representar para ellos modelos sociales.

En la educación de adultos, como en los niveles precedentes, resulta importante el lugar que se le otorga al alumno en la enseñanza. Debe tener presente que, por su grado de desarrollo, estos pueden participar de forma mucho más activa y consciente en este proceso, lo que incluye la realización más cabal de las funciones de autoaprendizaje y autoeducación, consideradas por el profesor en todo momento.

El adulto es un sujeto activo e independiente, capaz de tomar por sí mismo decisiones en su vida profesional y personal, posiciones que transporta, generalmente, a la actividad cognoscitiva en el proceso de aprendizaje y que el personal docente debe conocer para conducir el proceso y facilite métodos y procedimientos que contribuyan a una enseñanza y un aprendizaje desarrollador.

Por tanto, hay que tener presente que la necesidad de estudiar del adulto se relaciona estrechamente con la solución de los problemas de su vida, el proceso laboral y social, pues el adulto valora la enseñanza recibida según su situación concreta, necesidades y aspiraciones personales.

De ahí que una de las grandes preocupaciones de la alta dirección del Estado, sea encauzar el destino de estos jóvenes y adultos a través de la incorporación de ellos a la sociedad en correspondencia con las necesidades e intereses de esta, mediante el fortalecimiento de valores humanos por ejemplo: la honestidad, responsabilidad, solidaridad y el rechazo consciente hacia la sociedad de consumo y a los males que ella engendra.

Como parte de la profunda revolución educacional y de los numerosos programas de la Revolución que materializa en gran medida la batalla de ideas y que alcanza un profundo impacto social, se encuentra el Curso de Superación Integral para Jóvenes. Estos tienen la prioridad de continuidad de estudios superiores y dentro de ellas la opción por carreras pedagógicas.

A partir de esta nueva experiencia para la enseñanza se han obtenido logros de incorporación a la Educación Superior, no obstante existen algunas dificultades con la Orientación Profesional de los estudiantes, fundamentalmente hacia las carreras pedagógicas por las razones expresadas en la introducción de este trabajo.

Esta limitante conduce a trabajar sobre la dirección de buscar alternativas que propicien un mayor nivel de sensibilidad y estimulación en nuestros jóvenes hacia carreras pedagógicas, un mayor compromiso político y de entrega hacia esta tarea de la Revolución, que es formar la mayor cantidad de profesionales universitarios, para convertir al país en una de la naciones más cultas y preparadas del mundo.

Creación de los Cursos de Superación Integral para Jóvenes.

El Curso de Superación Integral para Jóvenes surge como respuesta a una problemática económico social del país producto de las consecuencias adversas que provocó el derrumbe del campo socialista, la desintegración de las URSS y el recrudecimiento del bloqueo económico.

En él matriculan jóvenes desvinculados del estudio y el trabajo en los rangos de edad de 18 a 29 años, en los diferentes niveles de enseñanza (elemental, medio básico y medio superior), además de una nivelación que les permita, a los egresados del nivel medio superior una actualización que los prepare para su inserción en el mundo del trabajo y /o continuidad de estudios superiores.

Pone en práctica un nuevo y revolucionario concepto: el estudio como opción de empleo y constituye una solución a los problemas que se presentan en la sociedad cubana en relación con los jóvenes desvinculados del estudio y del trabajo, como lo definió nuestro Comandante en Jefe constituyen un “eslabón perdido”.

Estos programas asumen como eje la integración social plena del joven, y en este sentido se presupone que en esta educación cobre fuerzas la ayuda al estudiante, sobre la base de sus necesidades educativas, y que al realizar actividades de conjunto con los demás estudiantes alcanzarán los niveles de socialización que había perdido en su regazo educativo.

La docencia se desarrolla en los centros educacionales existentes en cada territorio, con profesores de la propia enseñanza, unido a ello la incorporación en el proceso de enseñanza-aprendizaje las nuevas tecnologías: un medio para lograr los conocimientos es la TV a través del canal educativo y se refuerza con encuentros presenciales, se utiliza la Informática para reforzar los contenidos con los software educativos, todo lo cual contribuya al logro de la deseada cultura general integral que se persigue.

El plan incluye específicas prioridades como la preparación académica de los estudiantes a la educación superior, lograr eficientemente el proceso de aval y el ingreso a carreras que necesite la Revolución, fundamentalmente las pedagógicas.

Este ha sido unos de los Programas de la Revolución que mayor impacto social ha tenido en los jóvenes, la familia y la comunidad. Es un voto por la esperanza y será válido mientras exista un solo cubano sin transitar por los niveles de educación requerido para su ulterior desempeño profesional.

En la búsqueda de alternativas para materializar, desde esa concepción curricular y extracurricular la orientación profesional de los alumnos, constituye uno de los objetivos formativos que se proponen en este tipo de curso.

De acuerdo con los propósitos que se persiguen en esta investigación se plantea que el diseño de estos cursos está dentro de la caracterización del currículo de la escuela cubana actual:

- Su base científico-metodológica es el materialismo dialéctico e histórico.

- Sus fundamentos psicológicos están sustentados en el enfoque histórico-cultural.

- Su diseño tiene en cuenta las necesidades sociales, el desarrollo de las ciencias y las propias necesidades del alumno.

- Contribuye a formar integralmente la personalidad de los alumnos.

En la actualidad este programa ha permitido que más de 150 mil jóvenes que durante el período especial habían abandonado el estudio y el trabajo se reincorporen al sistema educacional, de ahí que la tarea del centro y demás instituciones y organizaciones implicadas en la conducción de esta labor apliquen alternativas en el proceso de orientación profesional, especialmente la pedagógica y que conduzca a la identificación de ellos con las mismas.

Tratamiento de las actividades educativas para su aplicación.

Actividad 1

Título: “Conociendo nuestro mundo pedagógico.”

Objetivo: Explicar el pensamiento de las figuras pedagógicas cubanas como parte de nuestro patrimonio cultural.

Esta actividad está relacionada con los contenidos recibidos en las asignaturas de Español- Literatura, Historia de Cuba y Cultura Política.

La actividad se desarrolla durante el tiempo de máquina disponible dentro del horario único del curso.

Con anterioridad se orientarán los tabloides y materiales en soporte digital para propiciar el conocimiento de nuestro acervo pedagógico.

Motivación: Invitar a los alumnos a agruparse por equipos para leer y resumir los aspectos pedagógicos de cada uno de nuestros maestros que integran el patrimonio cubano.

Actividad:

- Sintetizar las ideas pedagógicas que caracterizan a cada uno de nuestros pensadores propuestos para su estudio.

- ¿Qué entiendes por pensamiento pedagógico?

- Completa el siguiente crucigrama con los nombres de algunos pedagogos cubanos.

a) Valora la figura pedagógica que lleva el nombre del centro donde tú estudias y que aparece en el crucigrama.

b) Un pedagogo que aparece su nombre en este crucigrama, expresó el siguiente el siguiente aforismo:

“Enseñar puede cualquiera, educar, solo quien sea un evangelio vivo”.

c) ¿Cuál fue esa figura? Argumenta sus palabras.

d) Ejemplifica cómo da cumplimiento nuestro Comandante Fidel Castro al pensamiento pedagógico del maestro cubano que se identifica con el número 4 del crucigrama.

Actividad final: Exponer por equipos la importancia del pensamiento de nuestros primeros pedagogos como fuente primaria para el conocimiento de la historia de la pedagogía cubana.

Actividad 2

Título: “Entrevistando a educadores de la Educación de Jóvenes y Adultos”.

Objetivo: Valorar las actitudes pedagógicas de un educador(a) activo y de un jubilado(a) a través de entrevistas para despertar la sensibilidad hacia esta profesión en los alumnos.

La actividad se desarrollará durante una sesión de trabajo comprendido en el horario único del curso en un local adecuado.

Con anterioridad se conversará con el educador el objetivo de la entrevista que le realizarán los alumnos.

Motivación:

Cada estudiante entrega una tarjeta con una dedicatoria al maestro que dejó en él huellas profundas.

De acuerdo con el orden decidido por el colectivo cada estudiante realiza su presentación con la tarjeta.

Guía para la entrevista a la profesora.

¿Desde cuándo usted ejerce su profesión?

¿Por qué la eligió?

¿Cuáles otras tareas, además de la clase, cumple en el centro?

¿Qué ha significado para usted ser educador de varias generaciones?

¿Cómo han reconocido su labor de maestro?

37Orientación Profesional Pedagógica

¿Considera estos reconocimientos un reto? ¿Por qué?

¿Qué cree acerca de esta expresión escuchada a menudo: ¨El maestro nunca acaba¨?

¿Qué le recomienda a la juventud sobre la carrera pedagógica?

Actividad final: Se escuchan las opiniones del grupo y se aprecia la sensibilidad que despertó en los estudiantes el intercambio con la profesora: como elemento fundamental para su futura elección pedagógica.

Actividad 3

Título: “Y me sentí maestro”

Objetivo: Argumentar el valor de la responsabilidad en la docencia impartida por alumnos ayudantes en el último semestre del curso para elevar el nivel académico de los alumnos desvinculados.

La actividad se desarrollará durante una sesión de trabajo comprendida en el horario único del curso.

Motivación: Cada estudiante entrega una tarjeta con una pregunta que sobre el tema quiere formular al alumno ayudante, las cuales previamente el profesor guía de la actividad les dará un orden.

Guía para el conversatorio:

¿Cuál asignatura impartiste?

¿Cómo te autopreparabas?

¿Qué experimentabas cada vez que impartías clases al grupo?

-miedo escénico ¿cuándo?

-satisfacción ¿por qué?

¿Cómo valoras tu actitud de impartir clases a un grupo necesitado?

¿Cómo te correspondió el grupo?

Si nuevamente te asignaran esta responsabilidad ¿volverías a hacerlo?

¿Recuerdas alguna anécdota?

Actividad final: El profesor guía observa la sensibilidad que ha despertado en el grupo este conversatorio al responder algunas preguntas como: ¿podré yo también ser maestro?

Actividad 4

Título: “Un paseo pedagógico”.

Objetivo: Visitar la UCP Félix Varela de Villa Clara para identificar y elevar los conocimientos relacionados con las diferentes carreras pedagógicas.

La actividad se desarrolla en el horario único del centro de estudios.

Se realizarán los contactos necesarios que garanticen la actividad.

Motivación: Previo a la actividad los estudiantes escucharán un poema de un maestro cubano.

Actividades:

- Visitar las diferentes áreas de la UCP.

- Conversar con la directora del CDIP para conocer los diferentes servicios que brinda este departamento a los estudiantes.

- Conversar con los estudiantes que cursan las diferentes especialidades para conocer las asignaturas las asignaturas afines a las mismas.

- Participar en clases del área de Humanidades para observar la relación profesor-alumno y los contenidos que se imparten.

Actividad final:

Posterior al recorrido realizado por la UCP y al intercambio con los estudiantes del centro visitado, expresarán sus criterios sobre las carreras pedagógicas.

Actividad 5

Título: “Mi sitio pedagógico.”

Objetivo: Crear un rincón pedagógico de manera que se manifiesten las habilidades de investigación y conocimientos sobre nuestro magisterio desde su inicio hasta el momento actual.

La actividad se desarrolla dentro del horario único del curso.

Se coordinará con la bibliotecaria del centro para ubicar un espacio, el sitio pedagógico.

Motivación: Se les da ha conocer que pueden optar por un libro de un pedagogo cubano, y una invitación al FÓRUM de Ciencia y Técnica del centro.

Informarles que se reconocerá en acto nocturno y aval del estudiante, su destacada participación en el sitio pedagógico.

Actividades:

-Retomar el contenido de la actividad 1 para conformar el sitio pedagógico e invitarlos a incluir lo concerniente a etapas posteriores de la educación cubana.

-Explicar la importancia de la divulgación de nuestra educación, tarea fundamental de nuestra Revolución.

Actividad final:

Se discutirá acerca de algunas alternativas estéticas y de creatividad que les sirvan para su futuro desempeño laboral.

Los alumnos invitarán al resto de su colectivo (docentes y alumnos) a visitar el sitio pedagógico creado.

Actividad 6

Título: ¿Cómo te vemos, maestro?

Objetivo: Identificar las características más generales de cada una de las etapas de la Educación después del triunfo de la Revolución desde enero de 1959.

Motivación: Invitar a los alumnos a realizar un trabajo de mesa sobre:

- La campaña de Alfabetización.

- Transformaciones de la escuela al calor de la Batalla de Ideas.

- Preparación del local.

-Selección y preparación del moderador o facilitador.

Actividades:

- Presentación del tema y de los invitados.

- El facilitador dará a conocer los objetivos de la actividad.

- Los invitados centrados en los objetivos propuestos explicarán a través de su intervención los aspectos relacionados en la motivación.

- El modelador o facilitador anotará las características más relevantes que se hayan puesto de manifiesto en las intervenciones.

- Invitar a los estudiantes a expresar sus valoraciones sobre el papel del maestro en cada etapa y de forma general.

Actividad final: El profesor invitará a los estudiantes a confeccionar un plegable para enviar a otras aulas, donde se informe de forma resumida la primera, la segunda y la tercera revolución educacional, las acciones más significativas y el papel del maestro en ellas.

Actividad 7

Título: “Ideario pedagógico”.

Objetivo: Relacionar el pensamiento de Martí y Fidel sobre la profesión de maestro.

Motivación: Invitar a los alumnos a analizar en el Ideario Pedagógico textos escritos por Martí y textos de Fidel que aparecen en Discursos de la Graduación del Destacamento Pedagógico y en la Graduación de la Escuela Revolución Húngara.

- Sugerir a los alumnos que seleccionen los pensamientos que a su criterio resulten más significativos.

- Determinar los aspectos coincidentes entre el pensamiento de ambas personalidades.

- Hacer coincidir los pensamientos determinando los puntos de contacto entre ellos (pueden ser dos ó más).

- Elaborar una conclusión general sobre las relaciones encontradas.

Actividad final:

- Preparar un escrito colectivo con las conclusiones para poner en el mural.

- Destacar los mejores trabajos y estimular a los participantes.

Actividad 8

Título: ¿Seré Maestro?

Objetivo: Fundamentar la necesidad de la profesión pedagógica.

Motivación: Conversar con los alumnos acerca de la situación deficitaria económica, política y cultural de Cuba antes de 1959, vinculada con los conocimientos recibidos en la asignatura de Historia de Cuba que visualizan en la tele-clases por la televisión.

Actividad: Dividir el grupo en equipos de 3 ó 4 alumnos e invitarlos a escribir ó escenificar sobre las situaciones presentadas en la Cuba de ayer exponiendo el por qué de la necesidad del maestro.

- Los trabajos de escenificación de acuerdo a la situación escogida se reconocerán en los actos coordinados por el centro y los escritos serán revisados por el profesor de la asignatura Español-Literatura.

Actividad final: Los equipos conformarán su diagrama con tarjetas rotuladas con las diferentes profesiones y oficios que infieran la necesidad del maestro.

Actividad 9

Título: “Tu reconocimiento”

Objetivo: Demostrar cómo el maestro ha sido reconocido por diferentes artistas de mundo.

Motivación: Invitar a los alumnos a investigar sobre el reconocimiento social del maestro utilizando el código de Ética Pedagógica y extraer lo más significativo.

Actividad: Buscar un repertorio de reconocimiento social al maestro por cineastas, poetas y escritores mediante películas, poesías, novelas, cuentos y ensayos.

- Visualizar y leer los repertorios consultados.

- Seleccionar los argumentos que corroboren cómo se ha logrado en los mismos el reconocimiento al maestro.

- Los alumnos se apoyarán en la documentación de la biblioteca del centro y por sus propios medios para adquirir la información, de la cual darán su explicación.

Actividad final: Sugerir a los estudiantes que elaboren su propio medio de enseñanza con los argumentos seleccionados.

Actividad 10

Título: “Jardinero soy”

Objetivo: Ejercitar la expresión oral y escrita mediante el comentario y la redacción de párrafos relacionados con el amor.

Motivación: Escuchar un poema de Mirta Aguirre junto a una foto suya y algunos datos biográficos, en la voz del alumno ayudante de la asignatura de Español- Literatura.

- Se muestran tarjetas cuyos diseños sean flores y se les dice que se relacionan con un poema que van a comentar oralmente.

Actividades: El alumno ayudante deberá copiar en la pizarra un texto relacionado con el amor.

- El amor es un ejercicio de jardinería: arranque lo que hace daño, prepare el terreno siempre, sea paciente, riegue, esté preparado porque habrá plagas y excesos de lluvias, mas no por eso abandone el jardín.

- Indicar a los alumnos que comenten la expresión subrayada. Pueden hacerlo de forma oral.

- Sugerir que redacten un párrafo para lo cual se escogerán ideas aportadas por ellos con la siguiente idea central.

“El amor necesita cuidado, no está excento de peligros y amenazas.”

Actividad final: Intercambiar expresiones líricas con la siguiente idea:

“Con amor toda obra es posible”, relacionarla con la obra pedagógica.

Actividad 11

Título: “Peña Pedagógica”.

Objetivo: Identificar diferentes materiales pedagógicos propuestos para participar creadoramente en una peña pedagógica.

Motivación: El alumno ayudante de Español-Literatura previa distribución por equipos invitará a exponer lo que cada estudiante aportará a la peña: un poema, una canción, un crucigrama sencillo, frases escogidas por célebres educadores, un artículo, un breve cuento con su moraleja, anécdotas adivinanzas, resúmenes de películas con su título y nacionalidad. Todas estas opciones tendrán marcado contenido pedagógico.

Actividad: -Se integrará un tribunal con los tres alumnos que se hayan destacado más durante las actividades para seleccionar los mejores materiales expuestos y se pasarán a integrar el mural pedagógico.

CONCLUSIONES

Este artículo permite determinar los sustentos desde el punto de vista pedagógico, filosófico y sociológico, así como asumir criterios de autores que en la actualidad abordan el tema de la orientación profesional. Teniendo en cuenta las concepciones sistematizadas se asumen en la investigación un enfoque socio histórico cultural como sustentos teóricos de las actividades educativas diseñadas, considerando además los principios de la pedagogía y psicología cubana contemporánea. La propuesta de actividades educativas es dirigida y diseñada a la orientación profesional pedagógica de la enseñanza de jóvenes y adultos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Martí Pérez, Martí: Obras Completas .Tomo 13.p.134.

2. Bozhovich L, I: La personalidad y su formación desde la edad infantil.p.309- 310.

3. Castro Ruz, Fidel: Discurso pronunciado en el acto de graduación de alumnos de los Institutos Superiores Pedagógicos.p.26.

4. Del Pino, Jorge L: La orientación profesional en los inicios de la formación pedagógica desde un enfoque problematizador. Curso 15 Pedagogía 99.p.1.

5 y 6. Del Pino, Jorge L: Motivación y Orientación Profesional en el ámbito educativo, material impreso, 2003. p.4.

7. Rosental, M. y Ludin, P: Diccionario Filosófico. Editora Política, La Habana, 1981. p.5.

8. Pupo Pupo, Rigoberto: La actividad como categoría filosófica. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1990. p.68.

9. García Ramis, Lisardo y otros: Autoperfeccionamiento docente y creatividad. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana, 1996. p.15.

10. Del Pino, Jorge L: Motivación y orientación profesional en el ámbito educativo, Material impreso, 2003. P. 6.

BIBLIOGRAFÍA

Addine Fernández, Fátima. “Didáctica y optimización del proceso de enseñanza- aprendizaje”. IPLAC, La Habana, 1999.

Armas Ramírez, Nerelys. “Importancia de la formación vocacional y la orientación profesional en la autodeterminación de la profesión de los estudiantes”. En: Revista Educación, Año x, número 36, La Habana, 1980.

Arencibia Soca, Victoria, García Ramis, Lisandro y Escalona Serrano, Eva. “La investigación educativa como sustento de las transformaciones educacionales”. Seminario Nacional para educadores, noviembre de 2005.

Álvarez Aguilar, Nivia. “La educación en valores del estudiante universitario a través del proceso docente educativo”. En monografía CECEDUD, Universidad de Camagüey, 1999.

Álvarez Lara, A. “Una estrategia pedagógica para el trabajo de formación vocacional profesional en el departamento docente de la enseñanza universitaria”. Tesis presentada en opción al Título Académico de Máster en Educación. CESS “Manuel F. Gran”, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba, 2001.

Basso Pérez, Zoraida y Reinaldo Cueto. Indicaciones y orientaciones para el trabajo de los colectivos docentes de los grupos de nuevo ingreso al ISP, Villa Clara, 1998. (Material impreso).

Basso Pérez, Zoraida. El estudio de la motivación por la carrera, una contribución a la orientación profesional del grupo de segundo año de Español- Literatura. Villa Clara, 1998 (Material impreso).

___________________. Orientar hacia la profesión… ¿Por qué? ¿Cómo? Villa Clara, 2000 (Material impreso).

Báxter Pérez, Esther. “La comunicación educativa” ¿Le corresponde solo al maestro? En Pedagogía, curso 33. La Habana, 1995.

Bozhovich, L.I. “La personalidad y su formación en la edad infantil”. Pueblo y Educación, La Habana, 1976.

Castro Ruz, Fidel. Discurso pronunciado en el acto de graduación del destacamento pedagógico ¨Manuel Ascunce Domenech¨. La Habana, 7 julio1981.

__________________. Discurso pronunciado en el acto de graduación de las escuelas Emergentes de Maestros de la Enseñanza Primaria. La Habana, 2 de septiembre de 2002.

Calviño Valdés-Faule, Manuel. “La investigación del sentido personal como expresión de la motivación”. En: Investigaciones de la personalidad en Cuba. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1987.

Cárdenas Morejón, Norma. ”La orientación profesional”, Pedagogía 99, Curso15. La Habana, 1999.

Castro Alegret, Pedro Luis. “Formación de los planes futuros y selección de la profesión”. En ¿Cómo la familia cumple su función educativa. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de la Habana, 1996.

Collazo Delgado, Basilia. “La orientación en la actividad Pedagógica”. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1992.

Cuba, Documentos Normativos para el Sistema Nacional de Educación.

Chirino Ramos, M. Victoria. Guía de estudio de la disciplina metodológica en la orientación educativa. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de la Habana, 2005.

Del Pino, Jorge Luis. La orientación profesional en los inicios de la formación superior pedagógica: una propuesta desde el enfoque problematizador. En Curso 15 de Pedagogía 99. Ciudad de La Habana, 2001.

________________. “Motivación y orientación profesional en el ámbito educativo”. Ciudad de La Habana, 1999.

García Ramis, Lizardo. “Autoperfeccionamiento docente y creatividad”. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1996.

González Rey, Fernando. “Comunicación Personalidad y Desarrollo”. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1995.

_________________. “Motivación profesional en adolescentes y jóvenes”. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1983.

González Maura, Viviana. “Diagnóstico y orientación de la motivación profesional”. Curso 2 de Pedagogía 97.Ciudad de La Habana, 1997.

__________________. “El interés profesional como formación motivacional de la personalidad”. En Revista Cubana de la Educación Superior 18 (2) ,1998.

González Serra, Diego Jorge. ”Motivación y orientación profesional”. En Encuentro de Educadores por un mundo mejor. La Habana, febrero de 1990.

Hedesa Pérez, Isidro. Et. Al ¿Cómo orientar hacia las profesiones desde las clases? Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1976.

Martí, José. “Obras completas”. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1976.

Martínez Llantada, Martha. “Calidad educacional, actividad pedagógica y creatividad”. Editorial Academia, La Habana, 1998.

Matos Columbié, Zulema. “La orientación profesional-vocacional”. Modelo pedagógico su desarrollo en el preuniversitario. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. UCPEJV. La Habana, 2003.

Mujina, Traviata K. “Conferencias sobre Psicología Pedagogía”. Editorial de Libros para la Educación, Ciudad de La Habana, 1979.

MINED de Cuba. Documentos normativos para el sistema Nacional de Educación. Resolución Ministerial No. 93/82.

MINED de Cuba. Objetivos priorizados del Ministerio de Educación para el curso 2006-2007. Resolución Ministerial No. 50/06.

MINED de Cuba. “Aprendizaje y diagnóstico”. Seminario Nacional para el personal docente. (2000).

MINED de Cuba. “El diagnóstico y la evaluación de la calidad de la educación”. VI Seminario para educadores, 2005.

Nocedo de León, Irma y Abreu, Eddy. Metodología de la investigación psicológica y pedagógica, Parte I y ii. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1984.

Pérez Unday, Marisela. La vocación ¿se forma o nace con ella? En: Periódico Trabajadores. Año XXXII. N 24.28 de mayo, 2001.

Petrovski, A. V. Psicología General. Editorial Libros para la Educación, La Habana, 1981.


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: lisette@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net