Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 3, Nº 28 (junio 2011)

DESARROLLO DE UNA CULTURA AMBIENTAL EN LOS DOCENTES EN FORMACIÓN A TRAVÉS DEL VALOR RESPONSABILIDAD


Kenia Yatcenia Medina López
Profesor Asistente Filial Universitaria. Jobabo, Cuba
sedejobabo@ult.edu.cu
Mercedes Rivero Mendoza
Profesor Instructor Filial Pedagógica. Jobabo, Cuba
jobabo@ucp.ltu.cu
Vladimir Borte Leyva
Profesor Asistente Filial Universitaria. Jobabo, Cuba
sedejobabo@ult.edu.cu




RESUMEN

En el trabajo se exponen fundamentos acerca de la estrecha relación existente entre la Cultura General Integral y la Cultura Ambiental, en este sentido se hace una reflexión acerca de la necesidad de fomentar en los docentes en formación de la Educación Infantil una cultura ambiental teniendo en cuenta su importancia por considerarse un bien patrimonial y reflejo del Medio Ambiente, para el desarrollo de la misma, se tomó como referencia el proyecto verde organizado por el CITMA en el municipio donde se atiende la parte de reforestación y embellecimiento del entorno local, dando la posibilidad además de desarrollar el sentido de identidad y de pertenencia en la Filial Pedagógica y el territorio, de enriquecer la Cultura General del individuo. Por lo que se establecen consideraciones teóricas acerca de este proceso y de los requerimientos de una cultura ambiental a través del valor responsabilidad tomando como premisa el papel que puede jugar la Filial con extensión hacia la comunidad teniendo en cuenta la necesidad de un uso sostenible de dicho patrimonio.

Palabras Claves: Cultura Ambiental, responsabilidad, medio ambiente, comunidad.

INTRODUCCIÓN

La educación ambiental surgió cuando el hombre comprendió su relación con la biosfera y comenzó a cuestionarse su función en la conservación, la protección y la degradación del entorno.

Su origen puede situarse en el siglo XVII (1626), con el surgimiento del movimiento en defensa de la naturaleza, en los Estados Unidos de Norteamérica donde se regulaba la tala y la renta en las tierras de la colonia de Plymouth.

La primera reunión para la creación del programa “El Hombre y la Biosfera” (MAB Man and Biosphere), habló de llevar a cabo un programa interdisciplinario de investigación que atribuyera especial importancia al método ecológico en el estudio de las relaciones entre el hombre y el medio ambiente, y consideró, que el proyecto estaba centrado en las actividades de enseñanza e información sobre estos problemas. El ambicioso proyecto incluyó la preparación de material básico, libros y medios auxiliares y además la formación de especialistas.

La creciente destrucción del medio ambiente que se manifiesta desde hace décadas se ha agudizado, por lo que ha adquirido un carácter global a partir de la segunda mitad del siglo xx fundamentalmente ,por la intensificación de la actuación de la sociedad humana que ha hecho una utilización irracional de la ciencia , la tecnología y de los recursos naturales y que no ha logrado una verdadera integración económica social y ambiental , la cual reclama el desarrollo sostenible..

No obstante en la década del setenta se marcan hitos importantes en el trabajo en pro de la protección del medio ambiente y se resalta el papel de la ecología, la cual alcanza una concepción más general que permite denominar a la década como periodo del ecologismo.

En los años siguientes existieron iniciativas tanto globales como regionales en torno a la protección del medio ambiente y la educación ambiental, entre ellas, el I Seminario Internacional de Educación Ambiental, celebrado en Belgrado Yugoslavia, en 1975, que tuvo entre sus objetivos examinar y discutir las tendencias, así como las bases, para el establecimiento del Programa Internacional de Educación Ambiental (PIEA) y la sistematicidad y la integridad de la educación ambiental. Un resultado muy relevante de este seminario fue lo que se denominó, Carta de Belgrado, que constituyó un documento orientador para las naciones en su política ambiental y educacional.

En esta se plantearon objetivos dirigidos a desarrollar: conciencia, conocimiento, actitud, aptitud, capacidad de evaluación y participación sobre la percepción y respuesta a los problemas ambientales, y se enunciaron principios fundamentales de orientación para los programas de educación ambiental, que fueron retomados posteriormente en la Conferencia Intergubernamental de Educación Ambiental, y que mantienen vigencia. Esta última fue un evento trascendente celebrado en 1977 en Tbilisi, Georgia, en el se sentaron las pautas para el desarrollo de la educación ambiental a escala internacional, se definió la naturaleza, los objetivos y los principios rectores, y las estrategias para la puesta en práctica de este proceso educativo. Es en esta conferencia donde se amplía el concepto de medio ambiente, considerándolo no sólo en sus componentes naturales y físicos sino también incluyendo los elementos sociales, políticos y culturales. Se precisa la definición de educación ambiental que en esta ocasión fue definida como: Diez años después de la conferencia de Tbilisi se celebró en Moscú, Rusia, el Congreso Internacional de Educación y Formación Ambiental, en el que se examinó el trabajo realizado en el mundo y se reiteraron los postulados teóricos definidos sobre educación ambiental, su resultado más significativo fue la Estrategia Internacional de Educación Ambiental para los años noventa.

La educación ambiental en Cuba marcó el inicio de su desarrollo con el I Seminario Nacional de Educación Ambiental realizado en La Habana en 1979, organizado y desarrollado por el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP), con la asistencia de la UNESCO, en el que se instó a intensificar el trabajo de preparación del personal docente y se planteó considerar la educación ambiental, como parte de la formación integral.

En nuestro país, se trabaja intensamente para desarrollar la educación ambiental en el pueblo mediante diferentes vías y medidas, brindando conocimientos sólidos y profundos: para elevar la conciencia y la participación, aplicar políticas y estrategias ambientales y reconsiderar algunas orientaciones económicas. En este sentido, se aprobó la ley 81 del Medio Ambiente, que deroga a la ley 33. Esta ley tiene como objetivo, establecer los principios que rigen la política ambiental, las normas básicas para regular la gestión ambiental del Estado, y las acciones de los ciudadanos y la sociedad en general, con el fin de proteger el medio ambiente y contribuir a alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible.

A pesar de todas las acciones que se han venido desarrollando en el país, algunas investigaciones han demostrado que aún existen dificultades en la percepción ambiental de nuestros habitantes, ya que no tienen amplios conocimientos al respecto ni se sienten responsables de los problemas existentes por lo que se hace necesario seguir enfatizando en el desarrollo de una educación ambiental cada vez más perfeccionada para elevar la cultura ambiental.

Teniendo en cuenta los elementos antes plateados se propone darle solución al siguiente PROBLEMA: ¿Cómo fortalecer el valor de Responsabilidad Ambiental en los docentes en formación de la Educación Infantil?

Por ello nos trazamos el siguiente objetivo:

Proponer acciones dirigidas a fortalecer el valor de responsabilidad ambiental en los docentes en formación de la Educación Infantil.

DESARROLLO

Somos parte de la naturaleza aunque nuestro estilo de vida urbano nos haya alejado de la misma. Por este motivo favorecer pequeñas actuaciones que permitan recuperar ecosistemas naturales próximos que hemos arrasado es un deber con las futuras generaciones, impulsado proyectos de restauración del entorno natural, especialmente, en el ámbito local.

Para los cubanos los valores honestidad, laboriosidad, solidaridad, patriotismo, responsabilidad ambiental entre otros se han hecho realidad y forman parte de su identidad.

Tenemos una juventud ,que en sentido general es digna heredera de esos valores pero al propio tiempo puede observarse en alguna parte de ella , síntomas evidentes de deterioro en los mismos .El hecho de que sea una parte y no en toda la juventud no le quita importancia y urgencia al problema , pues esa parte también es nuestra juventud y previendo que la tendencia pudiera continuar en aumento debemos proyectar el enfrentamiento a esos problemas, lo que no puede ser aplazado, ya que estaría en juego nuestro bastión más firme y con él, el futuro de nuestra revolución y nuestra propia identidad.

Partiendo de que por valores se entiende: todos motivos que se constituyen, se configuran en el proceso de socialización del hombre, o sea, todas las relaciones humanas.

La educación en valores es otro elemento esencial de la educación ambiental, implica una enseñanza de juicios de valor, una responsabilidad para armonizar las actividades del hombre con el medio ambiente, el fomento de una ética ambiental al formar ciudadanos que entiendan la necesidad y que está capacitado para garantizar el desarrollo sostenible.

Así mismo, según lo aborda Nancy Chacón Arteaga, la responsabilidad es ¨la asunción de las obligaciones sociales del individuo como un compromiso consecuente de la actuación. Lo que implica la conciencia de evaluaciones, seguridad en sí mismo, toma de decisiones, constancia, auto – proposición de metas, responder por sus actos”. (2)

Teniendo en cuenta el análisis realizado hasta aquí de los antecedentes y evolución que ha tenido la educación ambiental y los referentes teóricos expuestos sobre la formación de valores consideramos oportuno definir responsabilidad ambiental:

RESPONSABILIDAD AMBIENTAL: Desarrollo de una posición adecuada acerca de los deberes y derechos en la conservación del patrimonio natural y social del entorno. Equilibrio entre los componentes teóricos, afectivos y prácticos de la educación ambiental. Desarrollo de una concepción adecuada sobre la interdependencia entre los factores económicos y ecológicos del progreso social contemporáneo. Asumir actitudes y códigos de conducta que sean compatibles con la preservación de una alta calidad ambiental .Oposición a la irresponsabilidad ambiental y de agresión al entorno natural y social. Rechazo al desequilibrio entre conocimientos y acciones prácticas sobre la conservación de la calidad ambiental. Enfrentamiento a actitudes impropias que agraden al medio ambiente con el desarrollo de proyectos y programas en determinadas esferas de la actividad social.

Cultura: Es el conjunto de rasgos distintivos espirituales y humanos que caracterizan a una sociedad o grupo social, engloba no solo las artes y las letras sino también los modos de vida, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de valores, las creencias.(Informe final de la conferencia sobre políticas culturales, UNESCO, 1992).

Según Pablo Guadarrama (1990) “La cultura expresa el grado de control que posee la humanidad en una forma histórica y determinada sobre sus condiciones de existencia y desarrollo. Ese dominio se ejecuta de manera específica y circunstanciada, por lo que puede ser considerada de manera auténtica cuando se corresponde con las exigencias de diverso carácter que una comunidad histórica, pueblo o nación debe plantearse”.

Por otra parte La cultura ambiental se expresa en esa segunda naturaleza construida por el hombre, las relaciones no solo materiales sino también espirituales que se establecen, formando parte de ese concepto grande que es Medio Ambiente.

La formación de la Cultura Ambiental transcurre como un proceso al cual le son inherentes determinadas particularidades de ahí la necesidad de tener en cuenta los requerimientos que precisan los mismos.

Los procesos formativos están dirigidos a la formación de sentimientos, voluntad, ideología, convicciones, ideales, cualidades y modos de actuación. Por lo que es un proceso que no termina, que se enriquece, donde intervienen las personas, en los que la ciencia está llamada a jugar un importante papel y a través de esta se producen aportes a la identidad, a la formación de valores, a la toma de conciencia, a fortalecer el patriotismo, al desarrollo de conductas.

El proceso de formación de la cultura tiene entre sus componentes elementos de carácter cognitivo, los cuales proporcionan los conocimientos generales acerca del Medio Ambiente, también incluye las esferas afectiva y motivacional que se posibilitan el desarrollo de una conciencia ambiental, propiciando el desarrollo de actitudes positivas o negativas hacia el medio ambiente y de comportamientos ambientales responsables e irresponsables en este sentido y derivadas de esta manera en la medida en que esté mas fortalecido sea el conocimiento, lo sea la formación en las esferas cognitivo y afectivo motivacional, entonces, se podrá desarrollar una actitud positiva, expresada en una disposición hacia el Medio Ambiente y por último una manera de accionar que propicia comportamientos ambientales más responsables.

En este sentido deben ocupar un papel importante el reconocimiento del Medio Ambiente en particular y de las ciencias en general y de las diferentes disciplinas en particular así como de la Educación Ambiental, que es en definitiva una proyección Pedagógica del entendimiento del Medio Ambiente.

Consecuentemente es importante conceptualizar el Medio Ambiente como sistema multidimensional de complejas interacciones en continuos estados de cambio, con dimensiones espacios temporales. Esto significa asumirlo en la categoría de sistema ambiental, o con enfoque geosistémico el cual está caracterizado por cuatro atributos principales:

Es importante acatar que dadas las particularidades de este enfoque en el que se ponen de manifiesto los mecanismos de impacto-Cambio- Consecuencia y donde interaccionan los subsistemas Economía- Naturaleza- Población y por tanto de la sociedad se puede hacer un análisis más efectivo en aras de trabajar por la sostenibilidad pues nos da el comportamiento de lo que fue el Medio Ambiente en el pasado, cómo es en la en la actualidad y cuál debe ser su proyección futura., facilitando su uso con fines sostenibles.

El Medio Ambiente está integrado por componentes y procesos de la naturaleza, la humanidad y todos los campos de la vida social, política y económica y cultural, su articulación deben ser pilares básicos a articular por la sociedad y con los recursos, por lo que se convierte en una premisa para el logro de niveles de desarrollo sostenibles.

Para conocer el estado actual en que se encuentra el desarrollo de la cultura ambiental en los docentes en formación de la Educación Infantil, utilizamos como instrumentos las guías de observación, encuestas, entrevistas, las que de forma general nos arrojaron los siguientes resultados:

Se comprobó que de un total de 30 docentes en formación de la muestra tomada se comporto como sigue:

- Embellecimiento del entorno.

El 6.7% tienen responsabilidad.

El 20% en ocasiones

El 73.3% no tiene responsabilidad.

- La responsabilidad en el Trabajo Socialmente Útil.

El 13.3% tienen responsabilidad.

El 26.7% en ocasiones

El 60% no tiene responsabilidad.

- Participación con responsabilidad en la solución de los problemas ambientales identificados.

El 20% tienen responsabilidad.

El 26.7% en ocasiones

El 53.3% no tiene responsabilidad.

- La identificación de los problemas medioambientales que existen en su localidad.

El13.3% tienen responsabilidad.

El 20% en ocasiones

El 66.7% no tiene responsabilidad.

Con el análisis de estos resultados podemos resumir las siguientes regularidades:

1- El poco trabajo educativo por parte del personal docente al no relacionar a sus estudiantes directamente con la naturaleza y concientizarlo de la importancia y necesidad de proteger el medio ambiente.

2- No es suficiente la preparación de los profesores en aspectos sobre educación ambiental, lo cual limita su capacidad para desarrollar procesos pedagógicos y didácticos con mayor efectividad.

3- El poco conocimiento que poseen los estudiantes sobre el medio ambiente así como su insensibilidad ante los componentes naturales que los rodean.

4- Falta de responsabilidad por parte de los estudiantes respecto al cuidado y la protección del medio ambiente.

Solución a tales insuficiencias reclaman la elaboración de estrategias, programas, propuestas de actividades o acciones, alternativas, utilización de nuevos métodos orientados a lograr una cultura ambiental, de modo que garanticen en los estudiantes una formación teórico-práctica sólida, para que puedan asumir una actitud crítica y responsable hacia los problemas de su entorno.

Es necesaria la determinación de un sistema de valores humanos que sobre la base de sus componentes se determinen las acciones, y tributen al desarrollo de la educación ambiental.

La elaboración de estas acciones constituye la etapa principal y más importante de este trabajo, las cuales constituyen ejemplos de temáticas a desarrollar por el docente, quien puede agregar otras según las posibilidades que le brinden los programas.

Por lo que proponemos las siguientes acciones:

1- Preparación de estudiantes y profesores a través de talleres, eventos y seminarios sobre diferentes temáticas ambientales tales como:

• Principales conceptos y definiciones.

• Principales causa que afectan al medio ambiente a nivel global y local.

• Principales acciones que deben emprenderse para contrarrestar los problemas relacionados con el medio ambiente en la localidad.

2- Trabajando en el proyecto verde con los docentes en formación con acciones que tienen que ver con el entorno, su embellecimiento y la reforestación.

3- Promoción del hábito de lectura con bibliografías relacionadas con la temática ambiental.

4- Desarrollar hábitos y habilidades en los docentes en formación para la búsqueda de información a través de la intranet y en Internet.

5- Realizar actividades prácticas, excursiones, encuentros de conocimientos e intercambios entre los docentes en formación con las comunidades.

CONCLUSIONES

La búsqueda de información en las diferentes fuentes bibliográficas relacionadas con la educación ambiental, ha permitido confirmar que los conocimientos ambientales no son suficientes en la formación ciudadana, sino que también se necesita desarrollar valores y actitudes positivas en los estudiantes, de manera tal, que esto permita un mejor desarrollo de la vida en el marco de la comunidad donde estos conviven.

Los resultados obtenidos en cuanto a la situación de la educación ambiental, evidencian insuficiencias, debido a la ausencia de acciones dirigidas a la formación de valores y actitudes positivos hacia el desarrollo de una cultura ambiental en los docentes en formación.

A escala mundial se ha manifestado la preocupación gradual del papel de la educación en la comprensión, la prevención y solución de los problemas del medio ambiente, aspecto que aún resulta insuficiente, por lo que cabe recordar las palabras del líder de la Revolución Fidel Castro Ruz, en la inauguración del Instituto Preuniversitario de Ciencias Exactas Federico Engels en 1978, donde señaló: “La educación es el arma más poderosa que tiene el hombre para crear una ética, para crear una conciencia, para crear un sentido de la organización, de la disciplina, de la responsabilidad”

BIBLIOGRAFÍA

1. CASTRO, F. Conferencia de la ONU sobre medio ambiente y desarrollo.__ La Habana [sn], 1995.

2. _______.Cumbre Iberoamericana, 12 de junio 1992.

3. CITMA. Estrategia Nacional de educación ambiental.__ La Habana: Ed. Geo, 1997.

4. _______. Ley # 81. __ La Habana, 11 de junio 1997.

5. COMARNA. Informe nacional a la Conferencia de Naciones Unidas sobre medio ambiente y desarrollo.__ Río de Janeiro: Ed [sn], 1992.

6. CNUNAP: Programa nacional de medio ambiente y desarrollo, adecuación cubana al documento “Agenda 21”, acuerdo de La CNUNAP.__La Habana [sn], 1993.

7. _______Constitución de La República de Cuba.__La Habana: Ed Política, 1992.

8. _______. Documento. La educación ambiental y su tratamiento en las carreras pedagógicas, 1993.

9. Educación Ambiental para la formación de docentes _Margarita M.c Pherson Sayú… [et_al]._La Habana: Ed. Pueblo y educación, 2004, 336 p.

10. Guadarrama, P y N. Pelegrín. Lo universal y lo específico en la cultura. La Habana: Ed. Ciencias Sociales, 1990.

11. Biblioteca de Consulta Microsoft® Encarta® 2003. © 1993-2002


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: lisette@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net