Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 3, Nº 27 (mayo 2011)

LAS MATEMÁTICAS COMO SENTIDO DE LA VIDA (ENTREVISTA CONCEDIDA POR EL PROFESOR ARSENIO MORENO TAMAYO)


Rudy Avila Figueredo (CV)
Profesor Asistente
rudyaf@ucp.ho.rimed.cu
Dunia Cobas Murt
dcobas@ucp.ho.rimed.cu
Leydi Beatriz Hernández Cruz




RESUMEN

En la entrevista a un profesor destacado de las Ciencias exactas, se revela el sentido de pertenencia por la profesión pedagógica, el amor por la ciencia que imparte, a la que ha dedicado gran parte de su vida. La enseñanza de las matemáticas, como vehículo de educación en el sacrificio. Los resultados alcanzados en su vida, principalmente con sus hijos, los que han seguido el camino del estudio de esta ciencia, con relevantes resultados, y también otros muchos profesionales del territorio en el que se circunscribe su labor, constituyen el mejor aval para que tengan credibilidad sus palabras, las que se obtuvieron en un ambiente natural y con sentido de rescatar las mejores tradiciones del magisterio baguanense.

Palabras claves: magisterio, educación, matemáticas

Summary

In the interview to a prominent professor of the sciences, reveals the sense of belonging to the teaching profession, the love of science he teaches, to which he devoted much of his life. The teaching of mathematics as a vehicle for education in the sacrifice. Results achieved in their lives, mainly children, who have followed the path of study of this science, with important results, and many other professionals in the region in which the subject of their work, constitute the best guarantee to have credibility of his words, which were obtained in a natural and meaningful to rescue the best traditions of teaching baguanense

Keywords: teaching, education, mathematics

INTRODUCCIÓN

El proyecto de rescate de las tradiciones del magisterio en Báguanos, por el profesor que desarrolla esta entrevista, constituye un acercamiento sistemático y constante a lo mejor de este sector de la sociedad en el territorio. Se parte de considerar que el mantenimiento y consolidación de la identidad local, como eslabón necesario para la nacional, tiene mucho que ver con lo que han aportado los maestros a lo largo de la historia.

Báguanos, un asentamiento semiurbano, donde un central azucarero se constituyó en lo más importante desde el punto de vista económico, y toda la cultura del lugar se desarrolla en relación con esta industria; cuando sobreviene la crisis económica y deja de producir, se produce un reordenamiento social, pero la inmensa mayoría de los baguanenses permanecieron en el lugar.

¿Qué fuerza poderosa contribuyó a que se lograra? Consideramos que el papel jugado por los maestros y la educación en general, tienen mucho que ver en esto. Es por ello que, hurgando en la historia, pasada y reciente, constituye una deuda con quienes han dedicado su vida a la labor paciente de trasmitir los mejores valores de la humanidad. Por lo que el objetivo de este trabajo lo constituye la socialización, en los ambientes de formación de los profesionales de la educación, de las mejores experiencias de maestros y profesores, para el fortalecimiento de la identidad profesional de los nuevos egresados.

El educador, no importa la materia que enseñe, es un transmisor de valores, por lo que aquel que se dedique por entero, en cuerpo y alma, realiza un considerable aporte a la sociedad. El maestro de referencia, es un apasionado maestro, que desde la impartición de las Matemáticas, ha contribuido a la formación de generaciones de baguanenses, por lo que es muy reconocido por la comunidad, a la vez que muy respetado y querido.

En los momentos en que la universidad trata de ocupar el lugar central en el proceso de transformaciones que se llevan a cabo en el país, la formación permanente del personal docente resulta estratégica y vital. Toda experiencia que pueda aportar elementos para que los nuevos profesionales de la educación, se desarrollen de una manera amplia y con sentido de la vida acorde a las posibilidades de nuestra nación, debe ser socializada.

La entrevista es portadora de una concepción pedagógica con raíces muy profundas. El protagonista es un hombre que ha laborado por más de treinta años, De manera ejemplar y continúa, con el mismo ímpetu de siempre aportando a la educación de las nuevas generaciones de baguanenses.

DESARROLLO

Entrevista realizada por Rudy Ávila Figueredo, a Arsenio Moreno Tamayo, profesor de matemáticas de Báguanos, con más de treinta años en esta labor, figura destacad en la impartición de esta ciencia. 20 de febrero, 2011.

P. ¿Cómo la Matemática se convirtió en el sentido de su vida?

R. Creo que en alguna ocasión te dije como me inicié en las matemáticas. Un día, ese día que quizás fue al azar el que me llevó a ser matemático, yo sentí una alegría cuando me dijeron: tú eres el matemático aún sin serlo en ese tiempo en mi generación se decía: más sabe él que sabe más matemáticas, se estimaba en mi época, en la escuela primaria eso, el que más sabe matemáticas, es el que más sabe, entonces sentí el privilegio y el honor de tener que impartir la asignatura matemática, pero qué pasa, fui resolviendo cada ejercicio y ese me llevaba al otro y en mi vida vi que la propia matemática recreativa vi que los ejercicios me hacían motivarme más y más y , también por ver tantas personas con dificultades en esta disciplina, lo que coincidió con mi personalidad, aquella forma de aprender, que es ayudando a los demás, entonces eso me hizo crecerme más, en el acto de la alegría de sentir el privilegio de saber matemáticas, viendo también que con ello podía ayudar más a mis colegas.

Nunca planifiqué llegar donde he llegado como maestro de matemáticas, podía haber llegado a menos, pero en cada paso de mi historia se ha marcado que la gente también me dice: mira Moreno, te entendí, incluso los alumnos desaprobados, los alumnos que tienen grandes problemas, los entrevistan mis colegas, ejemplo, hoy trabajo con el décimo grado y la directora los entrevista, luego me dice: tus alumnos todos te entienden, afirma, te entendemos. Eso me hace crecerme, me pone grande cada día y esa cosita que llevo por dentro, como un bichito, en la sangre, siento el privilegio que cuando yo hago ejercicios de matemática siento satisfacción y alegría. Hago un ejercicio de geometría que los alumnos me traen rebuscado o mis compañeros y lo resuelvo y experimento ese privilegio, satisfacción o gran alegría. Todo esto se fue multiplicando a través de la historia. Como tú sabrás llegó el momento de mis hijos.

P. ¿Y en los años en que fuiste estudiante en la universidad, en el pedagógico?

R. En los años del pedagógico, yo como estudiante fui un estudiante que me considero ser medio, no talentoso. Hago la enseñanza superior bien, fui un alumno que transcurrió en su estudios con cuatro, a veces con cinco, a veces con un tres, pero no así lo que es lo del maestro, lo de compartir, me he sentido siempre en mi vida mejor en lo que es la impartición de la materia que como estudiante. Siento la satisfacción del alumno y de la clase más que como estudiante, es lo que te puedo decir en ese sentido, que yo he experimentado más alegría de maestro que como estudiante, un maestro en los ejercicios, pero en la enseñanza pedagógica, como la ven todos los estudiantes de este país, tener que aprobar unos exámenes, pero no con el sentido de decir: voy a tener más conocimientos, sino aprobar.

P. ¿Pero para llegar a ser el maestro que eres, con esa satisfacción que sientes por la matemática, te ha obligado a tener que hacer tus estudios de manera autodidacta?

R. Si lo hago, pero como una especie de tarea. Ejemplo, digamos, creo que la superación más grande, la universidad mía han sido los diferentes programas que he impartido. He impartido clases desde la enseñanza media hasta la superior en lo que es la matemática, en la parte superior a partir del proceso de universalización, pero que eso a mí, estudiarlo para impartirlo. Mis alumnos me sirven como un reto porque siento bochorno si me llego a equivocar, entonces siento como un deber sagrado aprenderme de verdad lo que tengo que enseñar, y darle lo mejor, no lo mejor porque me aprendo lo mejor sino también como logro resultados superiores. Tal vez esto que te digo parezca un poco extraño. Esta satisfacción por la asignatura, no la siento por mí, como muchos, que sienten satisfacción por saber, yo la siento con que los demás sepan matemática y digan de mí: tú eres el que me enseñó a comprender la matemática, y entonces eso se multiplica y en ese intercambio bilateral, me he visto obligado a estudiar matemática por lo que de los programas que imparto tengo un alto dominio, digamos de hasta nivel medio y medo superior, que es en los que más he incursionado toda mi vida.

P. ¿Quiere decir que en tu intercambio con los estudiantes es que has ido creciendo?

R. Crezco con mis estudiantes, fíjate que mis principales logros, le llamo de alguna manera a la contrapartida mía, que son mis estudiantes, ellos son mis verdaderos maestros. Son quienes, como te dije una vez y te lo vuelvo a repetir, realmente, estuviste en una clase hoy, y que viste allí. Viste que en la tarea me dijeron que me equivoqué a la hora de plantear el ejercicio, ellos veían que no tenía una simplificación el ejercicio de inecuaciones fraccionarias, pero yo no dije en ningún momento allí, digamos, ustedes se equivocaron, ni mucho menos; acepté que podía haber cometido esa equivocación, pero momentáneamente, desde un punto de vista, los convoco a discutir, y en la discusión, con tan buena suerte; tuve la razón, lo que no resulta que siempre haya sido así. Hoy tuve acertada razón , porque ellos tenían un problema de signo a la hora de plantear un paréntesis , donde tenían que mantener el signo menos delante del paréntesis para luego intercambiar los signos, pero que eso , a veces me ha ocurrido, digamos , en un momento determinado, una equivocación , quizás por negligencia mía, por andar apurado y no copiar bien el ejercicio y después he aceptado a mis estudiantes que me equivoqué, nunca una equivocación de contenido en sí, pero sí por andar apurado. Entonces yo no les digo a ellos a modo de justificarme que eso a cualquiera le pasa, no me justifico con ellos nunca, reconozco que me equivoqué. Luego muchos de ellos me dicen: ¡equivocarse usted!, y yo les digo si, puede ser, en ese intercambio yo veo que crezco junto con ellos.

P. ¿Entonces tus estudios no son de la didáctica ni de la pedagogía, tus estudios son del contenido de la matemática?

R. Mis estudios, generalmente han redundado en la didáctica de la especialidad de la matemática, cada día pienso sobre como hacer mejor las cosas, rara vez he repetido un mismo contenido, de la misma manera en distintos cursos o diferentes grupos ¿por qué?, porque los he impartido de una manera, he aprendido en el intercambio con los colegas que siempre han sido una fuente para mi, los de matemática y de las otras asignaturas, aprendo mucho de eso, he visto algo que me ha gustado. Ser metodólogo años, alrededor de veintiséis años aquí, en Báguanos y entonces veía errores que cometían mis colegas y luego pensaba como ayudarlos a resolverlos, no se si lo estudié en alguna parte, pero buscaba la manera de resolverlo y me dieron resultados, otras veces con mis alumnos aplico una cosa de una manera, pero veo que se me queda un porciento de los estudiantes que no aprenden de esa forma y entonces, con esos, en una sesión contraria, aplico otra manera de enseñar.

P. ¿Y si es en otro grupo la cambias, te renuevas?

R. La asignatura me parece que más posibilidades tiene es la matemática, incluso uno la puede aplicar en todo.

P ¿Entonces cómo logras motivar a los estudiantes para que enfrenten esta materia que a casi todos les parece tan difícil?

R Eso es difícil responderlo porque casi es una pregunta para los estudiantes ¿cómo ellos se sienten motivados conmigo? No pienso que realmente haya planificado ninguna motivación, el motivado soy yo, vamos a ver, estoy motivado siempre con la matemática, tú mismo me lo has dicho en varias ocasiones: ¡estás motivado por las matemáticas! Yo luego digo por ahí: ¡me gusta dar clases y enseñar! Aunque no sepa enseñar, entonces aunque al principio los alumnos no me acepten con mucho agrado, cuando va pasando el tiempo se van acostumbrando a mí, luego que se acostumbran, llega el momento en que hasta mi nombre me lo chiquean los alumnos. He creído que es mi honestidad con ellos lo que me ha permitido eso. Soy muy honesto con todas las cosas con ellos. Cuando les digo, yo los quiero, de verdad que lo siento, no hay hipocresía en ello, los comienzo a querer de una manera como quiero a las matemáticas, y comienzo a ver el futuro de ellos al mismo tiempo que la asignatura es importante para las pruebas de ingreso. Esos que hoy tengo en décimo grado, un día tendrán que hacer prueba de ingreso en doce grado, y a sabiendas que los problemas se resuelven desde ahora porque son niños que tienen problemas desde otros grados, entonces esa situación se va resolviendo un poco.

P ¿Cómo es tu estilo en el aula?

R. Bueno mi estilo es, puedo decir espontáneo, empiezo la clase pero no pensando en ningún dogma o normativa, quiero decir pensar en que tengo que motivar, decir tal o mas cual palabra, que tengo que hacer trabajo político, yo lo veo como que: muchas veces escribo el asunto y los alumnos entran en intercambio conmigo, se arreglan en sus puestos de trabajo y todos vienen para donde estoy directamente a intercambiar.

P ¿Y lo de la competencia?

R. Sí, eso lo dije siempre, incluso al antiguo director, que ahora es presidente del Gobierno, Rosell, mis alumnos no competían conmigo, yo tengo una competencia interna. Le llamo competir a aquellos alumnos que me hacen caso al reto que le impongo cada día y comienzan a competir con esos retos míos y les digo: ustedes compiten conmigo y con ustedes mismos, y van a ser mejores cada día. Le decía a una niña que antes de venir la estaba entrenando porque tiene muchos problemas en las matemáticas, que se me presenta el primer día y me dice: mi problema es la matemática y yo le digo: si tú problema es ese, no es ningún problema, porque creía en mí y yo creí en esa expresión de ella cuando dice, tengo problemas en matemáticas, es porque realmente quiere resolverlo y así se ha cumplido. Siento satisfacción, siento alegría al ver sus avances veo como ella se emociona y a la vez me emociono yo, somos dos seres motivándonos en el mismo momento, creciendo de ambas partes, yo como maestro y ella como alumna que resuelve el problema de las matemáticas.

P ¿Ese estilo de la competencia en ocasiones no te resulta que para algunos puede resultar un tanto autosuficiente?

R. Correcto, sí, he tenido estudiantes que vienen ya así, con cuestiones que no dejan hablar a los demás, querían siempre participar, pero hay otro trabajo que suelo hacer, estimulo e incinero las actitudes incorrectas. Ese que quiere para sí todos los ejercicios, aprovecho y le demuestro que le falta mucho para disfrutar de ese privilegio del saber, de ser mejor, me respondía algo pero yo le ponía otra meta más difícil, sabía que no la podía responder, viene entonces la vergüenza, se sentía un poco retraído y entonces luego de la clase le ponía la mano en el hombro y le decía: viste cualquiera se equivoca, mira que yo he lidiado más que tú con la matemática y a cada rato me equivoco, mientras más he aprendido he comprendido que soy un terrible ignorante, es decir, quizás hace diez o quince años atrás, yo creía que sabía más de lo que creo que sé hoy porque el mismo aprendizaje de la matemática me contribuye a pensar cuanto me falta por aprender todavía, que lejos es le camino de aprender matemática.

P. ¿Entonces por ejemplo tú en ese ambiente de la escuela, en el que todo el mundo sabe que te motivas mucho y motivas a los demás en tus compañeros no te has ganado la incomprensión y que te vean así como una persona algo autosuficiente?

R. Bueno realmente nadie me lo ha dicho, pero yo he notado que algunos se retraen al principio conmigo, ese retraimiento de especialistas en otras materias y no en matemática, los matemáticos tenemos una comunicación mas profunda y me comprenden , yo fui metodólogo por muchos años y mis compañeros han intercambiado conmigo por mucho tiempo, me conocen profundamente como ser humano como profesor, entonces parece que eso hace que nos entendamos mejor, tengo una cosa, los atraigo y a esas personas cada día les digo que me equivoco .A veces he aceptado equivocaciones que no son mías con tal de moldear una actitud de mis compañeros.

P. ¿Has logrado hasta motivarlo para ser mejores?

R. Exacto, al aceptar su error como mío, sin serlo, hace que el que verdaderamente se equivocó cambie su actitud. Tal vez al pasar el tiempo se retome el asunto y se aclare el móvil de la misma, pero ya no tendrá consecuencias negativas.

P. Tanto yo, como muchos creemos que tú principal logro es el que has alcanzado con tus hijos. ¿Cómo lo lograste?

R. Yo nunca planifiqué nada, creo que con mi hija mayor, Tania, tuve algunos resultados, es medallista mundial, centroamericana, e iberoamericana en matemática, actualmente Doctora en Ciencias Matemáticas, labora en la universidad, desde que culminó su carrera con sólo veintisiete años hoy, pero no planifiqué nada con ella, quizás por haber tenido miedo de mis compañeros, porque no me has preguntado como yo he pensado sobre ellos. Me caracterizó la honestidad en las Pruebas de Ingreso al IPVCE, las de ingreso a la educación superior, etc. No dejaba ver los exámenes a mis colegas ni un minuto antes de las pruebas, de manera que una desconfianza revolucionaria con ellos. Me parecía que ellos no podían lograr lo mismo, y pudieran decir: ¡que malo es, extremista!, al tener mi primera hija desde muy pequeña todo lo que le exigía era que estuviera bien el la matemática, porque siempre pensé que podían utilizarla para vengarse. Vamos a llevar recio a la hija de Moreno por lo severo que fue él conmigo, entonces no creí nunca en la honestidad de los colegas, hoy sé que me equivoqué y con muchos compañeros no funcionó así, conocí muchos amorosos maestros que la enseñaron y son mejores que yo, lo siento en el corazón, siento que mis hijos no han aprendido sólo de mí, sino que han aprendido mucho de ellos, pero si algo pudiera decirte ya que quieres que me atribuya alguno de esos logros puedo decirte lo que expresan ellos mismos.

Un día conversando con Tania le pedía, vamos a ser un poco sinceros con nosotros mismos, la sinceridad y la honestidad como lo más grande que existe sobre la tierra pienso que una persona honesta, aunque no lo tenga todo, tiene una gran parte de la vida. Dime y ella dijo: Yo sin ti no fuera lo que soy. Rápidamente le dije: estás mintiendo conmigo, no es del todo verdad, no eres sincera conmigo tienes que ser sincera, soy tu papá y me quieres mucho pero tienes que decir la verdad, ¿cómo te sientes desde pequeña?, y me repitió de nuevo: tú me enseñaste grandemente a esclarecerme de poderte decir papi, no fuiste tú , pero yo te vuelvo a afirmar: sin ti, no fuera lo que soy, pero ahora yo digo, ellos, porque voy a incorporar el varón, no ha sido tanta la necesidad que me hayan utilizado a mí en las Matemáticas, puede suceder que a través del ejemplo cotidiano, de forma espontánea ellos me ven como soy, conversan mucho conmigo, les encanta conversar conmigo, yo sentía eso mismo de mi papá, cuando él murió, sentía mucho que no podía conversar más con él, me faltaba una última conversación, pensaba, no pude contarle esto, pienso que mis hijos a lo mejor tengan que decir lo mismo. Yo oigo todas las conversaciones agradables y por qué no, desagradables a veces, no para mi idea y mis perspectivas sobre mis hijos. Ellos han sido mis verdaderos amigos, fundamentalmente ese varoncito que me acompaña ahora porque como sabes, la mayor se casó, ya tiene hijo y vive con su esposo. Arsenito está en Primer año de la carrera de matemática, inicialmente matriculó en la de Informática pero pensando en Matemática, al culminar el año cambió de carrera, porque él me dice que realmente le gusta la matemática, porque yo lo he ayudado, porque soy dialéctico, me repite mucho eso , tú eres dialéctico, me ve como un muchacho a veces, también luego como la persona aquella que le gusta cierto reglamento para las cosas de mi época, pero que ya ahorita estamos conversando de todo, a veces de sueños, no sueños de la cama sino de proyecciones de la vida, soñando despiertos y muchas veces en fantasías, yo les enseñé desde muy pequeños, creyendo en la infinidad y lo menos infinito, eso me ha ayudado mucho, ellos ven la matemática en movimiento, como la veo yo, no la creo estática, todo lo veo en matemática viéndolo como los cuerpos en revolución, incluso he creído muy profundamente que la matemática me ha enseñado a ser mejor revolucionario. Yo simpatizo con la revolución, a través de los tiempos y hasta mi muerte seré un revolucionario, pero la matemática a mí me ha hecho ser más consciente de la Revolución.

P. Y en los hijos, el método para estudiar la matemática.

R. Yo, el método siempre ha sido educativo, preparo las condiciones para la matemática, a ver como educo para que aprenda matemática. ¿Qué significa eso?, bueno mira, mucho sacrificio, voluntad, constancia en el esfuerzo, la materia requiere de eso y trato de educar en eso. Soy oportunista en eso. Estoy viendo un programa de TV y cuando veo un acto de sacrificio, ahí mismo aprovecho para llamar la atención sobre eso, les digo ven, mi niña ves el esfuerzo que hace ese muñequito para lograr eso y así hay que hacerlo, y seguía viendo el programa, dejaba ver en cada instante y no mediante un programa sino como algo normal, me daría bochorno que me dijeran: ¡en casa del herrero, cuchillo de palo!

P ¿Han cubierto tus expectativas?

R. Me superaron, te digo que mi hija me superó y el varón me supera actualmente, veo en él algo superior a mis expectativas, se está convirtiendo en un intelectual integral, es filósofo. Yo antes tenía un tabú, que veía la Biblia, las religiones, el idealismo, como algo prohibido que me rondaba o me afectaba en mi tiempo de juventud no sé por qué, sin embargo él me dice: mira, papi a ti te faltó hacer estos estudios, he aprendido junto con él, que ya uso muchas de las expresiones que me han enseñado de la Biblia, del Marxismo y de otras filosofías en las que ha incursionado.

Él se reúne con un grupo de estudiantes, algunos de los cuales profesan cierta creencia religiosa, ellos están impresionados con la disertación de conocimiento sobre religión que está ofreciendo y le preguntan que cuál es su religión a lo que él responde que ha hecho un estudio marxista de la Biblia, entonces establece un debate sobre sí, los otros dominan la filosofía, en fin, les dio una lección de cultura e integralidad.

Mi hijo me dice: hay ¨marxistas¨ que leen el marxismo de manera dogmática, como la mayoría de los religiosos leen la Biblia es más, que el que así actúa es un religioso más, y que él recomienda, con los veinte años, que es su edad actual, los jóvenes deben estudiar todos los libros de cualquier corriente y sacar sus propias conclusiones, también me dice: mira papi me dicen mis amigos Arsenito, tú eres un iluminado, nadie te saca de tú camino, reconociendo en él una cultura general. Sin dejarse dominar por ningún libro, solo en función de las aportaciones que cada uno puede hacer.

P ¿Cuáles son las insatisfacciones que te quedan todavía para con las matemáticas?

R. A mi me queda la insatisfacción de no haber logrado esos resultados que me elogias y reconoces, con la mayor parte de los estudiantes, quisiera, y lo pretendo todavía, que algunos de ellos se incorporan al estudio de las matemáticas, y que no haya miedo con la materia porque yo nunca le tuve miedo. Muchas veces te he dicho que lo mío en los inicios no era la matemática, yo era monitor de historia y de otras especialidades, no es que fuera malo en esta, pero no era en la que me destacaba, ese inicio que te conté, me llevó a tener que esforzarme más.

Otra es no tener los resultados en la asignatura que se correspondan con el sacrificio de mis colegas. Los matemáticos, y voy a hablar a nombre de ellos, son los más sacrificados o unos de los más sacrificados en las escuelas, siempre están empolvados de tiza, sacrificados, muchas veces les llaman los peleones porque llega el momento de desesperación y trabajan mucho, las horas son interminables, tanto en el estudio como en el trabajo directo con los estudiantes y su esfuerzo no es premiado con los resultados, sobre todo en las pruebas de ingreso. Siento una gran insatisfacción, es esa, que quisiera que si en las demás hay resultados de más del 85% en el rendimiento por qué no en matemática.

A mi me sucede lo mismo, solo que siempre estoy luchando para lograrlo, y lucharé hasta el día de mi muerte para lograr ese deseo, no lo he logrado.

P. ¿Cuáles son la insuficiencia que aún persisten en la enseñanza de las matemáticas?

R. Pienso que a mi juicio persisten muchas insuficiencias: el formalismo es la primera, en matemática las cosas se aprenden muy mecánicamente, se aprenden memorísticamente, digamos los conceptos se aprenden por la forma y no por el contenido, siempre te he puesto el caso del triángulo aquel que si lo enseñan que lo vean con los dos vértices así para un lado, luego lo viro o lo acuesto ya no es el mismo, entonces el alumno aprende formalmente. Pensar que otra gran insuficiencia es que en la primaria es una asignatura preferida sin embargo cuando llegan a la secundaria, el Preuniversitario, el politécnico, y hasta la universidad se convierte en el terror, ¿por qué? Por esa misma causa del aprendizaje memorístico, y como tienen la memoria mecánica, aprenden sin razonamiento, sin un desarrollo lógico del pensamiento, se pierden, y entonces la asignatura se convierte en un cuco, en estos niveles más altos. Hay jóvenes que es inconcebible que hayan aprobado hasta una prueba de ingreso y luego estén en una universidad y quieren seguir en ella abusando de una memoria mecánica. En la universidad se sienten mal y hasta decae su autoestima por considerarse culpables de algo que en realidad son víctimas.

P. Fundamenta la importancia de la matemática para la formación de un revolucionario.

R. Creo, para mi, que es imprescindible, un revolucionario debe contar con un pensamiento matemático en el sentido de las cosas, las cosas tienen que tener un sentido matemático, como ya hemos hablado antes, hay que saber apreciar el tamaño de las cosas. Ejemplo: alguien decía, por qué en la teoría de Darwin que tiene una fudamentación lógica donde el hombre actual tiene su origen en el mono, pero de los hombres actuales no se derivan monos, uno, por encima de lo absurdo que eso parezca, llama a la reflexión y les dice: bueno y cincuenta mil millones de años, comparados con nuestra vida ¿qué significan? donde alguien que dura unas decenas de años ¿puede ver alguna transformación evolutiva?, no quiere decir que los monos actuales un día serán hombres ,no abogo por eso, pero deben ser otra cosa, porque si la ley de la evolución que él fundamentó, no terminó , continúa y si continúa, estamos en evolución siempre , a lo largo de miles de millones de años no seremos lo que somos hoy, seremos mas evolucionados , todos. Sí, el revolucionario tiene que conocer de matemática, más en los momentos actuales con el problema de las transformaciones socioeconómicas en el país, se necesita un pensamiento matemático. Hasta para leer un contador del gasto de electricidad, alguien tiene que venir y establecer como operación básica de resta, multiplicación y suma. Otra cosa que se ve muy común, casi nadie pide en los mercados, dame tantas libras de tal producto dicen dame tanto dinero, con lo que enseñan al vendedor a robar porque se apropian de diferencias de precios.

Pienso que un país en que sus ciudadanos no tengan una cultura matemática alta, se ve limitado el trabajo ideológico, no quiere decir que no haya revolucionarios que no sepan matemática, pero sería más profundo, más convincente si junto con la otra formación existiera una fuerte dosis del componente matemático y además creo en el razonamiento y creo que por excelencia esta asignatura que tanto quiero, como tú sabes, por excelencia posibilita al maestro desarrollar el pensamiento lógico, multilateral. Una de las conductas más inteligente del hombre es la solución de problemas. La vida esta llena de problemas, y por excelencia eso se logra con la matemática. A las nuevas generaciones hay que enseñarlas a resolver problemas, la vida está llena de problemas cada día y no existe otra asignatura tan directamente para este trabajo como la que he dedicado la vida.

P. Desde la matemática te has acercado a Martí, a los pensadores sociales de la Revolución.

R. Exactamente, me he acercado a ellos por el mismo arte de ver la matemática como instrumento para asimilar el pensamiento de esos grandes hombres: Martí, el Ché y Fidel, por sobre todos los demás.

Fidel me ha enseñado que se le diga a la gente lee, no cree, no me creas lo que te digo, vamos a comprobarlo: En la clasificación de las inteligencias hay una lógica matemática, esa no creo tenerla sino una interpersonal y esa es la que creo poseer. Aprendo de los demás y eso me obliga a leer.

Cuando alguien dice una frase incorrecta atribuida a Martí, voy rápido al libro y veo que lo que aquel dijo fue su interpretación y no lo que Martí dijo, y me digo, ¡si supiera entender a Martí¡ cuanto bien hiciera. Es culpa de no saber matemática.

Muchas gracias, compañero. Su mensaje debe ser conocido por los demás maestros que se forman hoy.

Rudy Avila Figueredo. Báguanos, 20 febrero de 2011

CONCLUSIONES

La entrevista constituye una de las tantas acciones que se ejecutan en función de rescatar las mejores tradiciones del magisterio en Báguanos, como parte del proyecto que con este fin, se ejecuta en el territorio. Existen maestros, que por el reconocimiento que se han ganado ante la sociedad, por sus valiosos aportes, merecen ser estimulados. Esto se constituye además, en un vehículo de transmisión de los mejores valores de los que son portadores.

La estrategia de rescate de estos valores y tradiciones, se concibe desde el vínculo entre las diversas filiales universitarias, en espacios de extensión Universitaria y dentro del propio desarrollo del currículo, en asignaturas tales como: Historia de la educación, Educación Cívica y Ética y Sociedad, con buena aceptación por los estudiantes de los diferentes años.

Los resultados de la sistematización teórico práctica de estas acciones, se van haciendo visibles en los jóvenes, en la medida que avanza el tiempo. Se espera que transcurridos algunos años, se puedan exhibir, de manera más tangible.

Constituye además un modo de premiar el mérito humilde, el esfuerzo de generaciones de pedagogos que culminan su ciclo profesional, dejan la huella imborrable en sus alumnos, pero muy pocas veces queda su legado, para cuando haya que escribir la historia de la educación en el territorio, o más bien plasmarla en papel y tinta, porque diariamente la escriben muchos hombres y mujeres que, como el profesor que nos ofreció estas impresiones, están dispuestos a dejar, para la posteridad, su legado.

BIBLIOGRAFÍA

Entrevista realizada por Rudy Ávila Figueredo, a Arsenio Moreno Tamayo, profesor de matemáticas de Báguanos, con más de treinta años en esta labor, figura destacad en la impartición de esta ciencia. 20 de febrero, 2011.


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: lisette@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net