Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 2, Nº 14 (abril 2010)

SEMBLANZA DEL BACHILLERATO NICOLAITA, INSTITUCIÓN EDUCATIVA DEPENDIENTE DE LA UNIVERSIDAD MICHOACANA DE SAN NICOLÁS DE HIDALGO


 

Nonoatzin Hernández Cadenas (CV)
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, México
nonoatzin@hotmail.com 

 

Resumen de la ponencia:

Iniciamos la ponencia caracterizando al Bachillerato, como un nivel educativo que tiene personalidad propia y objetivos orientados a preparar académicamente a los alumnos para continuar estudios propedéuticos o integrarse al sector productivo.

Posteriormente ubicamos el origen del Bachillerato Nicolaita –Institución educativa dependiente de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo- para finalmente dejar al descubierto que sus estudios no han cumplido cabalmente con los fines para lo cuales fue creado, ya que muestran una serie de inconsistencia en su diseño curricular, en donde destaca principalmente la falta de coherencia entre el Objetivo General del Bachillerato y los Objetivos propios de cada asignatura, lo que desemboca en la falta de continuidad en los contenidos de las asignaturas del Plan de Estudios-.

Introducción

Los educación del bachillerato se concibe como el proceso académico del nivel medio superior que ofrece conocimientos científicos, humanísticos y técnicos; trasciende el plano formativo al vincular las esferas cognitivas, procedimentales y actitudinales, lo que permite encaminar a los bachilleres al desarrollo armónico e intelectual; proveyendo de esta forma a la sociedad de recursos humanos preparados y dispuestos a participar de manera reflexiva y consciente en su mejoramiento y transformación.

Por otra parte, tiene perfil integral porque entiende a la educación como un fenómeno complejo que atiende a la formación intelectual, ética y social.

El bachillerato además, comprende una función propedéutica, porque prepara al alumno para ingresar a estudios superiores, ya que le ofrece contenidos disciplinares que le permiten – a los estudiantes- ubicarse en cualquier área del conocimiento..

Cuando se concibe a la educación de forma holística, el alumno se cimenta en la construcción y reconstrucción del conocimiento.

Sintetizando tenemos que los estudios medios se encuentran representados por el bachillerato, el cual atiende en forma general a los estudiantes que desean estudiar niveles superiores,-normalmente licenciatura- para lo cual cuenta con personalidad propia y establece perfiles de ingreso y egreso acordes a las necesidades y demandas del sector productivo y social.

Enunciadas las líneas y funciones que orientan los estudios del nivel medio superior en general, consideramos necesario examinar la forma en que se encuentra operando el Bachillerato Nicolaita, por lo cual realizamos un análisis sobre sus componentes, en donde desatacamos: plan de estudios, profesores y alumnos; programas asignaturales y la práctica docente dentro del aula.

Desarrollo.

Para ubicarnos en el tema principal, motivo del presente trabajo, explicaremos brevemente el origen del Bachillerato Nicolaita.

Origen del Bachillerato.

La creación del Bachillerato Nicolaita dependiente de la UMSNH, se ubica en la perspectiva de la revolución educativa al plantearse la elevación de la calidad de la educación a partir de la formación integral de los educados y la ampliación del acceso a los servicios educativos a los jóvenes del Estado de Michoacán.

El Bachillerato Nicolaita tiene su origen en el “Real y Primitivo Colegio de San Nicolás obispo”, fundado por don vasco de Quiroga en el que se enseñaban artes y oficios; que al fusionarse con otras instituciones dieron origen a la Universidad Michoacana. El 13 de agosto de 1917, Pascual Ortíz Rubio, Gobernador Constitucional del Estado de Michoacán, hizo llegar a la legislatura local el proyecto de ley que crearía a la Universidad Michoacana, aprobándose el 5 de octubre.

“La Preparatoria inició sus cursos formalmente el 15 de enero de 1919, con 381 alumnos” .

La ley número cincuenta y siete del 31 de mayo de 1919, dio vida autónoma y legal a la Universidad Michoacana y el primero de agosto de ese mismo año se promulgó la primera Ley Orgánica que concedió carácter gratuito a las enseñanzas de las escuelas preparatorias y normales.

En 1948, se crea la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) que promoverá acciones de trascendencia para el bachillerato. Ante el crecimiento de Instituciones educativas y con la finalidad de normar los diferentes enfoques de los currícula del nivel medio superior, se lleva a cabo la XIII Asamblea General Ordinaria de la ANUIES, efectuada en Villahermosa, Tabasco en 1971, en donde se establece que el bachillerato debe ser formativo, con funciones propedéuticas y terminales, con una duración de tres años.

“En 1972, en Tepic, Nayarit se realizó la XIV Asamblea General Ordinaria de la ANUIES, y se toman acuerdos sobre el bachillerato, estableciendo un sistema de créditos que definen el valor de estos entre 180 como mínimo y 300 como máximo. Se adopta también una estructura académica definida por tres áreas: actividades escolares, con dos núcleos formativos: uno básico o propedéutico y otro selectivo, actividades para el trabajo y actividades Paraescolares” .

En 1975 se realizó en Querétaro la reunión de Directores de Enseñanza Media Superior, en donde se plantea la necesidad de agrupar las asignaturas en áreas de conocimiento. En 1982, se realizó un congreso en Cocoyoc, Morelos en donde se habla de un perfil de egreso congruente con los estudios del tronco común.

Tomando en consideración las propuestas anteriores, en el año de 1988 se realizaron varias reuniones, entre el personal docente y directivo de las siete escuelas preparatorias que conforman el Bachillerato Nicolaita, en donde se determinó la necesidad de una reestructuración del plan de estudios. El resultado de éstas reuniones y acuerdos desembocó en el actual Diseño curricular del Bachillerato Nicolaita, el cual quedó estructurado en tres años y dividido en seis semestres, entrando en operación a partir de 1990 y siguiendo hasta la fecha..

Currículo.

Antes de conocer la situación real en la que se encuentra el currículo de Bachillerato Nicolaita, considero importante explicar sucintamente que es el currículo. El vocablo currículo tiene varias acepciones y complejidades, porque comprende diferentes elementos tales como: El plan de estudios, los programas de las materias y su contenido temático, la dinámica escolar, el aspecto administrativo, los sujetos involucrados (profesores, alumnos, directores, administradores, etc.), la política institucional y la infraestructura.

Estos elementos se agrupan en un plan que norma y conduce un proceso concreto y determinado de enseñanza y -aprendizaje que se desarrolla en una institución educativa.

Por lo mencionado, tenemos que el currículo es un término complejo que comprende además de la forma en que opera el plan de trabajo, toda la realidad que se da en torno del proceso del aprendizaje, en donde es necesario tomar en cuenta:

- Intereses propios y colectivos, tanto de los profesores -encargados de accionar el plan de estudios- como de los alumnos, en su forma de aprender y construir conocimientos.

- Los recursos humanos y materiales.

- La infraestructura del centro educativo.

- La forma en que se vincula la escuela con la sociedad.

- Las características culturales, de la región en donde se aplica el currículo.

Visto de ésta forma, el currículo es un sistema debidamente entrelazado con todas sus partes –mismas que son interdependientes-.Esto quiere decir que los elementos que lo conforman deben estar coordinados entre sí para que se logre el propósito central, si por el contrario no se da esta concordancia se origina una situación desordenada que no permite el logro de los fines propuestos. De acuerdo con Johnson H.T (1982) el currículo “es una construcción conceptual destinada a conducir acciones, pero no son las acciones mismas, si bien de ellas se desprenden evidencias que hacen posible introducir ajustes o modificaciones del plan”

Definido el currículo tenemos que decir que por lo que respecta al que llevamos a la práctica en el Bachillerato Nicolaita, carece de varios de sus elementos, para precisar lo anterior, mencionamos que con lo que único que contamos, es con un plan de estudios y sus respectivos programas asignaturales.

Esta situación genera descontrol, tanto en las autoridades académicas como en los docentes y los alumnos. Para nadie es desconocido que a la Universidad Michoacana -obviamente al Bachillerato Nicolaita- ingresa todo tipo de solicitantes ¿Por qué sucede esto? Porque no contamos con un perfil de ingreso y porque indudablemente no hay un diseño curricular que tenga entrelazados y organizados todos sus elementos. Con esto queremos decir que realmente no tenemos un diseño curricular adecuado a las necesidades académicas y sociales de la población estudiantil de la Entidad.

Plan de estudios vigente en el Bachillerato Nicolaita

El Plan de Estudios se encuentra estructurado en tres Áreas:

o Área del Tronco Común, la cual esta formado por 34 asignaturas colocadas del 1º al 4º semestre.

o Área Propedéutica, la cual se compone por 56 asignaturas y se encuentran ubicadas en el 5º y 6º semestre

o Área Optativa, integrada por 22 asignaturas y ubicada en el 5º y 6º semestre .

La distribución de estas asignaturas, en cuanto a carga horaria y semestre se refieren, es la siguiente:

Programas de Estudio

Del total de asignaturas que conforman el Plan de Estudios, tenemos que el 87% cuentan con Programas de estudio, el 10 % muestran un listado de temas y el resto de las asignaturas -3%- no cuentan con programas, ya que únicamente enlistan algunas actividades que se sugieren para su puesta en práctica.

Haciendo un concentrado tenemos que los Programas de Estudio observan las siguientes deficiencias.

 Falta coherencia entre el Objetivo General del Bachillerato y los Objetivos propios de cada asignatura.

 Se encuentran desfasados, en vista de que en su elaboración se retomaron los mismos contenidos temáticos del anterior Plan de Estudios. Solamente se dividió el programa anual en dos semestres.

 Los Objetivos de aprendizaje se encuentran en la esfera de la información.

 No existe congruencia entre los contenidos de las asignaturas del mismo semestre, ya que no hay relación entre ellas.

 No hay continuidad en los contenidos de las asignaturas del Plan de Estudios.

Por lo que se refiere al mapa curricular nos encontramos que las asignaturas presentan las siguientes características:

 Refleja una fragmentación del conocimiento en la división y ordenación de las asignaturas, con poca claridad en los fines y objetivos en su conjunto.

 No existe, desde el punto de vista pedagógico, una secuencia lógica en las asignaturas de un semestre a otro.

 No se da una secuencia entre los contenidos de las asignaturas del tronco común con las de la fase propedéutica.

 No hay justificación en los tiempos dedicados a cada asignatura.

Por lo anterior nos queda claro, que estos estudios no han cumplido cabalmente su cometido en vista de que en lugar de unificar el conocimiento, lo han fragmentado al no existir una congruencia lógica entre las asignaturas. Por lo que se hace necesario determinar con precisión el Objetivo General del Bachillerato, ya que como está redactado crea confusión en su logro

Profesores y alumnos

Siendo el Bachillerato Nicolaita, un atractivo en las ofertas de estudio para los egresados de secundaria, su matrícula ha venido creciendo semestre tras semestre y así tenemos que en el ciclo escolar de agosto 2009-febrero del 2010, se atiende a 12000 alumnos en las siete preparatorias, de los cuales se inscribieron al 1º semestre alrededor de 5000 alumnos, mismos que se distribuyen en 83 secciones, lo que nos da un promedio de 60 alumnos por grupo.

En el 3º y 4º semestre respectivamente, se tienen grupos con 45 y 40 alumnos. En la fase propedéutica, es decir en el 5º y 6º semestre, existen disparidades, ya que se tienen grupos de más de 80 alumnos en los bachilleratos de Histórico-social y Económico-Administrativo, situación que se compensa -en cuanto a distribución de alumnos en grupos- en que los bachilleratos de Ingeniería normalmente cuentan con menos de 20 alumnos por grupo.

Si tomamos en cuenta la recomendación que hace el Consejo Académico del Bachillerato, de formar grupos con 40 alumnos cada uno, vemos que en lo que se refiere al 1º semestre tenemos un sobrecupo del 25%. -probablemente sea esta una de las causa que origina una mayor deserción estudiantil-.

Para atender las demandas escolares de la población estudiantil, se cuenta con una planta de 800 profesores, de los cuales 237 son de tiempo completo, 70 de Medio Tiempo y 307 por asignatura. Del total del personal docente el 20% son pasantes, el 60% tienen licenciatura, el 2% cuentan con especialidad, el 17% tienen estudios de Maestría y el 1% restante realizan cuentan con estudios de Doctorado.

Si sacamos el porcentaje de alumnos que atiende cada profesor, tenemos que por cada 28 alumnos hay un profesor .Si nos fuéramos solamente a las cifras, diríamos que esta proporción de alumnos-profesor es la adecuada. Pero la situación no se da de esta manera, existen varias causas que lo impiden, una de ellas es que no todos los profesores tienen la misma carga horaria, y se da el hecho que los profesores de asignatura, son los que cubren más horas clases, no así los de medio y tiempo completo.

Práctica docente

Existiendo en el bachillerato Nicolaita un crisol de ideologías y formas de actuar tanto de su personal docente como de los alumnos, el aprendizaje se manifiesta como un proceso educativo ecléctico, en donde destaca fundamentalmente la cátedra expositiva y el dictado de notas. No obstante existe un pequeño porcentaje de profesores (5%) que, han dejado de lado el tradicionalismo y han asumido el papel de facilitadores del aprendizaje propiciando la reflexión, construcción y reconstrucción del conocimiento. Esto se ha logrado gracias a la aceptación - por parte del docente- de sus deficiencias en el proceso educativo, ya que en su formación profesional, nunca se le proporcionaron los elementos teóricos pedagógicos, ni mucho menos se les dieron las herramientas didácticas para participar activamente en el acto educativo.

Tomando como base esta limitante, la Coordinación General de la División del Bachillerato Nicolaita, desde hace ocho años ha venido implementado cursos de Actualización y Mejoramiento Profesional a los profesores de las siete preparatorias que quieran recibirlos.

Independientemente de lo anterior, por iniciativa propia de un grupo de profesores y con el apoyo total de la Secretaria de la Coordinación del Bachillerato, se formó un “círculo de profesores” que han venido trabajando en la difusión, adaptación y reproducción de los cursos que se han recibido. El trabajo desarrollado ha dado frutos y recientemente se diseño y se llevo a la práctica un Diplomado de Educación Media Superior, para ser impartido, no ya por personas ajenas a la Universidad, sino por profesores que se encuentran en el Bachillerato. El diplomado estuvo conformado por diez módulos de 40 horas cada uno, haciendo un total de 400 horas, y se dirigió al personal docente que presta sus servicios en el Nivel Medio Superior.

Trabajos dentro del aula

Al diseñar un currículo se procura que cubra necesidades sociales, que se convierten en exigencia cuando el Estado asume el compromiso de proporcionar educación gratuita a los miembros de la sociedad civil. Estas necesidades son muy variadas y no se circunscriben a preparar únicamente a los alumnos para su vida escolar diaria, sino para que realice actividades económicas, políticas y sociales dentro de su comunidad, entidad o país.

Visto de esta forma, el currículo se tiene que analizar cómo ha sido el trabajo dentro del aula, para lo cual necesitamos explicar cómo se da la relación alumno-profesor en el proceso del aprendizaje. En este sentido analizaremos no sólo a los alumnos y profesores, sino también las finalidades y objetivos del Bachillerato General, con el objeto de tener diferentes referentes, que nos permitan conocer con certeza el impacto real del actual Plan de estudios

El Bachillerato Nicolaita establece en el Objetivo General que: “Es la fase de la educación posterior a la media básica, caracterizada por la universalidad de los contenidos de sus programas de enseñanza y aprendizaje, que tiene por objetivo el desarrollo de una capacidad de síntesis e integración de los conocimientos acumulados. Esta fase puede ser la ultima oportunidad en el sistema educativo formal, para establecer contacto con la cultura universal en su más amplio sentido, en la que el educando puede alcanzar un mejor desarrollo de su personalidad, conocimiento de si mismo, autoestima, autocrítica, salud física y una formación básica en las ciencias, las humanidades y la tecnología, además de lograr una mayor definición de su conducta, un estudio más profesional y un trabajo productivo, del que se sirva y con el que sirva a la sociedad, con una actitud creativa y conciencia de solidaridad, inspirada en la libertad, en la democracia y en la justicia social”.

Como se podrá ver el Bachillerato establece normas, criterios y compromisos para el logro de los objetivos, pero no necesariamente son los criterios que los profesores han aplicado en el desarrollo de su actividad docente, es decir una cosa es lo ideal, lo deseable lo que la Institución establece como el deber ser, y otra es la realidad, la verdad de las acciones que los profesores con sus conocimiento llevan a la práctica y que sumadas entre sí constituyen la metodología y las formas de actuar dentro del proceso de aprendizaje.

La relación que se da entre el alumno y el profesor -en la mayoría de los casos- es vertical en donde la única verdad es la del profesor y los alumnos son receptores pasivos del conocimiento, consecuentemente todo el proceso de aprendizaje se centra en el profesor, el cual se maneja unilateralmente en todo lo que sucede dentro del aula. Lo grave de esta relación es que los alumnos están conformes con ser receptores, ya que es cómodo llegar al salón de clases sin conocimientos necesarios del tema y escuchar lo que dice el profesor y tomar el apunte que memorizará el día del examen. Esta técnica es mucho más clara para el alumno pues se le proporciona todo el conocimiento digerido, evitando así acudir a la biblioteca, ya que sabe con claridad lo que el profesor quiere que sepa.

El poner en práctica estas acciones dentro del aula, le representan al profesor comodidad y tranquilidad, ya que su trabajo se circunscribe a dictar notas, que en la mayoría de los casos no son actualizadas y mucho menos explicadas, lo que le evita confrontarse con los alumnos, ya que no hay preguntas y consecuentemente la polémica no existe y únicamente el proceso educativo queda en una simple transmisión de conocimientos, que no generan en el alumno aprendizajes significativos.

Conclusión

Después de explicar brevemente la situación en la que se encuentra el currículo del Bachillerato Nicolaita, llegamos a la siguiente conclusión:

Si el papel de la Universidad Michoacana, es el de llevar la educación, la ciencia, el arte y la cultura en general a todos los rincones de nuestro estado, es imperante que fundamente su quehacer docente en planes de estudio situados a la vanguardia de los paradigmas educativos, en donde se propicie la evaluación metódica y permanente de su currículo para detectar aspectos como la congruencia, coherencia y vigencia del mismo.

Bajo esta premisa los trabajadores docentes de las siete escuelas preparatorias, estamos obligados a realizar una revisión curricular, para saber hasta dónde la Institución está cumpliendo con las finalidades para la cual fue creada. Desde esta perspectiva, el presente trabajo tiene como objetivo dar a conocer la situación real del Bachillerato Nicolaita, con el compromiso de realizar los cambios necesarios que nos permitan contar con un Plan de estudios actualizado que efectivamente venga a llenar las expectativas de los alumnos y nos acerque a la excelencia académica como un denominador común del trabajo dentro y fuera del aula.

Si los profesores no prestamos atención a lo que acontece en el Bachillerato Nicolaita y no hacemos propuesta de reformas sustanciales, que le den una visión real a los estudios del nivel medio superior que ofrece la UMSNH, nos convertiremos en cómplices del atraso escolar y del fracaso de la juventud michoacana que deseosa de aprender acude a nuestras aulas.

Bibliografía

1.- Archivo Administrativo de La Coordinación del Bachillerato. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Michoacán, 1990.

2.- Dirección General del Bachillerato. Secretaria de Educación Publica, Acapulco, Guerrero, 1999.

3.- Objetivo General del Bachillerato Nicolaita.- Reglamento General de la División del Bachillerato. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Morelia, Michoacán 19908

4.-. VARIOS.- Diagnostico Del Bachillerato Nicolaita. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Morelia, Michoacán 1998.


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: lisette@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net