Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 2, Nº 13 (marzo 2010)

LA EDUCACIÓN EN VALORES


 

Luis Manuel Acebo Penin
Combinado deportivo “Manuel Ascunce Domenech”
Yadima Leiva Balzaga (CV)
Policlínico Universitario “Mario Antonio Pérez”
aleidags@uclv.edu.cu 

 

Resumen

El estudio de los valores en el mundo contemporáneo resulta de especial relevancia. Con el desarrollo económico y tecnológico actual el hombre ha tenido que enfrentar, según algunos especialistas, una crisis de valores. Son numerosas las investigaciones que se realizan para buscar alternativas certeras a esta situación. La actividad deportiva ha estado inmersa en todo el proceso y ha sufrido las consecuencias de los problemas que enfrenta la humanidad. En el artículo que se presenta se recogen algunas impresiones relacionadas con el proceso de educación en valores en el contexto deportivo.

Palabras clave: valores, responsabilidad, actividad deportiva

Introducción

Los valores constituyen una parte importante de la vida espiritual e ideológica de la sociedad y del mundo interno de los individuos, por eso se precisa de ellos para el desarrollo de los pueblos. El hombre se ha interesado desde los tiempos más antiguos por la situación y desarrollo del mundo, en este proceso se ha preocupado por la formación de valores.

En Cuba, desde el siglo XIX los pedagogos se dedicaron al proceso de formación de la conciencia, los educadores cubanos y asumieron un rol protagónico en la formación de valores. En esta época se trataba sobre todo de formar los valores más apremiantes para el cubano conforme a su realidad histórica y las necesidades sociales de su tiempo.

La sociedad actual exige nuevos retos pues “existe una crisis de valores expresada en los más disímiles ámbitos de la actividad humana, de lo cual no se excluye el deporte que en la actual globalización posmoderna, ha asumido caracteres muchas veces contrapuestos a la ética del olimpismo, perfilándose mayormente a su carácter de espectáculo y de lucro”. (Toro Alonso, p.2).

Se ha diseñado entonces el programa de Formación Integral del Deportista con el objetivo de garantizar la formación y preparación integral de los atletas debido a la situación internacional actual de la política deportiva unida a las preocupaciones y realidades de la sociedad cubana. Recoge acciones integrales en los diversos sistemas de enseñanzas, en las cuales se incluye el deporte. Sirve de guía a a los educadores vinculados a la actividad deportiva.

La educación en valores desde el combinado deportivo es una tarea necesaria, que constituye hoy uno de los grandes retos que enfrenta la educación cubana. En este proceso participan la escuela, la familia y la comunidad, en concordancia con la época actual, la que reclama la unidad de todo el sistema de influencias educativas, un trabajo sistemático y cohesionado para formar a las nuevas generaciones.

La educación en valores: un reto para la sociedad actual

El mundo contemporáneo exige la formación y desarrollo de valores sólidos y perdurables desde la infancia para el continuo crecimiento de la humanidad. La crisis que afecta al mundo de hoy influye también en las nuevas generaciones de cubanos las que deben estar preparadas para tomar decisiones certeras ante todos los fenómenos que enfrenta la sociedad, tarea que solo se logra con la educación recibida desde edades tempranas.

Las instituciones educativas en todas las esferas asumen un decisivo papel en el proceso formativo del hombre. Del trabajo que de ella se derive dependerá el desarrollo de la humanidad. Los valores en los niños se van formando en la familia y con la entrada a la enseñanza primaria se continúa el proceso educativo.

El papel de la escuela en la educación de valores, presenta características diferenciales con respecto al de la familia, abriendo nuevas posibilidades para la formación moral y social. Se señalan las potencialidades liberadoras de las instituciones de socialización secundaria para una formación más flexible y abierta de la ética y los valores, en contraste con el papel generalmente conservador que se le asigna a la familia como agente socializador. Tedesco (Citado por Ojalvo, 2000).

La escuela cubana en la actualidad se propone lograr una relación de igualdad sustentada en el respeto e influencia mutua entre profesor y alumno de manera que el profesor oriente y guíe al estudiante para formarlo integralmente como portador de los valores más auténticos de la sociedad

Las exigencias de las instituciones escolares además de centrarse en la adquisición de conocimientos, se interesan por la formación de valores para posibilitarles a los niños su crecimiento como seres humanos. La educación hoy está dirigida a la formación ética del ciudadano.

Sánchez Correa y Díaz del Valle señalan: “en los centros escolares se está produciendo una evolución: los objetivos, actividades, contenido, procedimientos metodológicos y sistemas evaluativos incrementan su intencionalidad hacia los valores, disminuyendo su dirección hacia la dimensión cognoscitiva. (Citado por Ojalvo, 2003 p.56).

En la etapa escolar se debe trabajar con el nivel de desarrollo alcanzado y fundamentalmente con las posibilidades que tiene el individuo de con ayuda de otros (adultos, coetáneos con más desarrollo) alcanzar un nivel superior de desarrollo. De esta manera se estimula la zona de desarrollo próximo muy importante para la labor de los educadores seguidores de los postulados de Vigotsky.

En este período se forman además los conceptos más generales y básicos del bien y el mal, lo que unido a la posibilidad de valoración y autoevaluación del comportamiento, hace surgir los primeros juicios morales reguladores de la conducta social.

En la edad escolar el maestro desempeña un importante papel en el desarrollo de las valores a través de la educación, para ello se necesita desarrollar esta compleja tarea desde que se incorpora por primera vez al aula. La problemática preocupa y ocupa a las instituciones escolares del país, las que reconocen que para lograr la concientización e interiorización de los valores debe implicarse activamente al sujeto.

Es imprescindible que en cada escuela los docentes ejerzan una influencia positiva en formar orientaciones valorativas, acordes con el sistema social en el que niños, adolescentes y jóvenes se eduquen y las condiciones concretas en las que se desarrolla. (Báxter, 2003, p 94)

Es en la institución educacional donde los escolares pasan la mayor parte del tiempo y donde reciben mayor influencia del profesor con independencia de lo incorporado y recibido en el hogar.

A la escuela le corresponde desempeñar un papel determinante en el desarrollo de los valores; por tanto es necesario realizar transformaciones para orientar y planificar el trabajo de forma tal que posibilite potenciar en cada estudiante aquellos aspectos que le faciliten conocer de una manera más significativa el momento histórico que vive. En todo este sistema educativo en la enseñanza cubana se incluye la actividad deportiva como complemento a todo el proceso educativo.

Todo el proceso de desarrollo de los valores resulta muy complejo por el carácter subjetivo de los mismos y la pluralidad de expresiones que se derivan de su contenido; además está dirigido a la educación y formación de la personalidad. Su educación debe realizarse en actividades curriculares y extracurriculares por lo que la actividad deportiva constituye un importante espacio de trabajo. Se debe implicar a todo el personal docente y no docente pues los adultos constituyen ejemplo para los niños quienes van a aprender a través del intercambio con ellos.

Las investigaciones realizadas en Cuba acerca de la educación del valor responsabilidad han reafirmado la necesidad de desarrollar el valor a través de actividades y tareas concretas que resulten interesantes para los escolares utilizando sobre todo métodos participativos para posibilitarles un rol protagónico en su formación.

Para el desarrollo integral de los sujetos es necesario formar valores perdurables pues estos influyen en las características de personalidad que se van formando en los hombres. Determinan las acciones y actitudes que el individuo asume en las diversas esferas de la vida y ante las situaciones que de ella se derivan.

Existen diversos enfoquen en el estudio de los valores, los que aportan elementos muy importantes al proceso educativo.

Enfoques en el estudio de los valores

Diferentes corrientes de pensamiento se han dedicado al estudio de los valores, entre ellas se destacan: la filosofía, la sociología y la psicología.

Los filósofos desde la antigüedad estudiaron los valores a través de la llamada “filosofía práctica”. Algunos filósofos de la época como Platón, Sócrates, Aristóteles tomaron en consideración la sabiduría, la justicia, el amor, la verdad, como algunos de los valores necesarios paras vivir honestamente y para el funcionamiento de la sociedad. Desde el punto de vista filosófico se han distinguido dos posiciones contrapuestas en la definición del valor: la filosofía burguesa y la filosofía marxista.

En la segunda mitad del siglo XIX el estudio de los valores pasa a ocupar un lugar propio e independiente dentro de la filosofía burguesa. En el siglo XX aparece la Axiología como rama del saber que aborda el estudio de los valores.

Los filósofos, se han agrupado en dos grupos fundamentales, los marxistas y los no marxistas.

La filosofía marxista reconoce la posibilidad del tratamiento científico de los valores y aunque las investigaciones realizadas en este campo no muestran un enfoque valorativo e investigativo idéntico si reconocen que entre ellas existe una interacción dialéctica.

Numerosas investigaciones acerca de los valores han revelado valiosos aportes a este campo, precisamente Rodríguez (1985) señala que los valores objetivos y subjetivos no son más que dos polos de la relación valorativa del hombre con el mundo.

Coincidimos con Fabelo quien precisa que los valores suplen en la sociedad, la función que en otras especies desempeñan los instintos biológicos, sobre todo el de la autoconservación. El hecho de que el género humano haya puesto en peligro su propia supervivencia es el más claro indicador de la aguda crisis de valores por la que atraviesa. (Fabelo, 2003 p. 278)

Los valores son entendidos por los filósofos como una compleja formación de la personalidad, contenida no sólo en la estructura cognitiva, sino fundamentalmente en los profundos procesos de la vida social, cultural y en la concepción del mundo del hombre, que existen en la realidad como parte de la conciencia social y en estrecha correspondencia y dependencia del tipo de sociedad en el que niños, adolescentes y jóvenes se forman.

Por su parte la sociología aborda el tema de los valores conceptualmente a partir de los términos de valor, de orientaciones de valor u orientación valorativa indistintamente. La sociología enfatiza lo relativo a la significación social que tienen los objetos y fenómenos de la realidad para una determinada clase, grupo o individuo, en la medida en que entran en relación con las necesidades de los mismos.

Los psicólogos consideran los valores como reflejo y expresión de relaciones verdaderas y reales, que constituyen reguladores importantes en la vida de los hombres.

El enfoque histórico – cultural desarrollado por L. S. Vigotsky constituye un marco de referencia para el estudio de valores. Para los autores que siguen esta corriente los valores constituyen formaciones motivacionales complejas y tienen su expresión en la concepción del mundo. Intervienen una serie de procesos psicológicos para su formación que se integran estructural y funcionalmente.

Desde esta óptica los valores se clasifican atendiendo a su contenido en valores sociales o morales e individuales. Valores sociales o morales son los que expresan las necesidades de instituciones y macro grupos y son compartidos por muchos individuos. Los valores sociales o morales son engendrados por la sociedad y sin embargo, toman cuerpo en el individuo. En consecuencia, son a la vez sociales e individuales, morales e individuales.

La destacada investigadora Domínguez, L. señala que desde el punto de vista psicológico, los valores forman parte de la subjetividad humana y aparecen como formaciones complejas de la personalidad en la edad juvenil con el surgimiento de la concepción del mundo. (Domínguez, 2003).

Se reflejan los valores como el sistema de creencias opiniones, valoraciones que acerca de la vida y de lo que le rodea posee un sujeto y son fundamentales en la regulación de la conducta de los sujetos. Este procveso formativa comienza desde las edades más tempranas del desarrollo.

Poder entender cómo ocurre el desarrollo de los valores en determinada etapa del desarrollo, sus regularidades y cómo organizar el proceso de educación, conduce inevitablemente a este principio general del desarrollo y al concepto de zona de desarrollo próximo (ZDP), que es expresión precisamente de la relación entre enseñanza y desarrollo.

Es necesario partir del presupuesto de que no toda actividad es desarrolladora de la personalidad, sino aquella que adquiera un sentido personal para el sujeto por tal motivo se precisa en el marco docente realizar actividades que motiven a los atletas para poder desarrollar valores sólidos y perdurables en ellos.

Para que el valor se incorpore a la subjetividad individual y se exprese eficazmente en la regulación del comportamiento del sujeto, es imprescindible que el mismo no solamente posea cierto grado de información, comprensión y reflexión acerca de los contenidos constitutivos del valor, sino que además dichos contenidos signifiquen algo para el sujeto, despierten en el mismo sentimientos, emociones o lo que es lo mismo, la necesidad, el disfrute, el placer de vivir, comportarse, hacer patentes tales valores. La formación de valores supone la articulación armónica entre lo nuevo y lo precedente. (López, 2003 p. 267).

Numerosas investigaciones en el ámbito de la Psicología han demostrado que el desarrollo de los juicios morales se adelanta al desarrollo de la conducta moral, lo cual constituye una regularidad durante toda la infancia y en gran medida en la adolescencia.

Estudios realizados también han precisado la importancia que tiene para los escolares la aprobación y valoración del adulto en los primeros grados y en las edades terminales lo constituye la valoración de los adultos y de los coetáneos.

Como base orientadora de la conducta de los sujetos sociales, los valores tienen un carácter consciente, que parte de un conocimiento previo (cognitivo) y que se asumen como propios (afectivo) para conducir la actividad del hombre como ser social (conductual). Estos tres componentes son básicos para que el profesor organice y planifique acciones para desarrollar valores en atletas

Al referirse a la temática el autor ha señalado tres aspectos fundamentales para el desarrollo de los valores y que son importantes en la etapa escolar pues se precisa que los niños conozcan el contenido del valor, el cual puede generar emociones, sentimientos, vivencias que permiten realizar esfuerzos volitivos estables para actuar en correspondencia con el contenido del valor.

Precisamente en la edad escolar ocupan un lugar importante el grupo y la posición que el niño ocupa dentro de este y se convierte en motivo fundamental de su conducta a partir de cuarto grado lo que contribuye al desarrollo de la personalidad. El trabajo sistemático del maestro será esencial en el proceso de desarrollo de los valores morales en la etapa.

Los presupuestos señalados anteriormente posibilitan asumir una postura desde el enfoque histórico cultural desarrollado por la psicología para el estudio de los valores. Permite estudiar a los atletas en su entorno social y diseñar acciones dirigidas al grupo de manera que contribuyan al desarrollo de su personalidad.

El proceso de educación en valores, atiende las exigencias sociales y las posibilidades del individuo para la internacionalización de los valores, las características psicológicas de la edad y el papel de la familia.

La actividad deportiva para la educación en valores

Desde los inicios de la civilización los ejercicios físicos han constituido centro de interés para el hombre. Por su importancia no solo para la salud ha sido objeto de análisis y debate de prestigiosos investigadores pues hace crecer moralmente a los hombres. Su práctica, en la sociedad cubana actual se realiza desde la infancia en los centros escolares y la actividad deportiva cumple la importante función de formar valores en aquellos que la practiquen.

Desde el propio triunfo de la revolución cubana se afianzó la labor de los pedagogos para la educación en valores. La crisis de valores que afecta al mundo ha preocupado a los cubanos, conocedores de su historia y de los principios de nuestro país, los que se ven afectados por los acontecimientos globales. La crisis de valores se ha expresado en los más disímiles ámbitos de la actividad humana de lo cual no se excluye el deporte.

La realidad internacional actual, unido a los esfuerzos del deporte revolucionario han condicionado que el organismo central declare la prioridad que tiene la formación de valores y precisamente desde las edades tempranas se debe trabajar para alcanzar las metas propuestas, que los valores se incorporen a la subjetividad individual y se consoliden en los diferentes niveles de enseñanza para garantizar la preparación integral de los atletas.

Los máximos dirigente del deporte en Cuba a lo largo de estos años han promovido la necesidad de trabajar para la formación de valores. Al referirse el tema Rodríguez (2002) ha señalado: “Los conceptos que enfrenta el deporte hoy día tienden a ponernos retos cada vez mayores, de ahí la importancia de ir afianzando postulados como que la preparación no es solo mesociclos de entrenamiento, sino que ha de insistir mucho más en la labor educativa, político-ideológica, en la persuasión de la familia en cuanto a la responsabilidad que tienen de contribuir a este propósito”.

Actualmente existen contradicciones en el papel que juega la actividad deportiva en la formación de valores pero como reflejan algunos investigadores el importante proceso que se desarrolla durante toda la actividad deportiva contribuye a la formación de la personalidad lo que indica que también desarrollan los valores.

Sobre la temática se ha señalado: “La concepción del deporte como actividad formadora de valores, es un tema controvertido aun cuando es incuestionable el hecho, de que sus contenidos poseen amplias posibilidades actitudinales para el desarrollo de valores, los cuales se educan mediante diferentes vías como la clase, el ejercicio físico y el juego. (Toro Alonso, 2009, p.6)

La práctica sistemática del deporte favorece la salud del ser humano y su desarrollo físico y psicológico, abre amplias posibilidades para la formación de la conciencia y de una conducta altamente moral. Reclama una conducta responsable en los atletas pues exige mayor esfuerzo en las actividades docentes y que asuman un compromiso ante la familia, el colectivo y la sociedad y cumplan con el mismo.

"La actividad deportiva se dirige a obtener la excelencia deportiva asociada a la preparación física, técnico táctico, psicológica y teórica para lograr un hombre integralmente desarrollado. Posee un nivel de significación tanto para el profesor deportivo como para el atleta, fundamentado en las motivaciones, las cuales juegan un papel determinante en el comprometimiento con la ejecución de la actividad." (Toro Alonso, 2009, p.6)

De los referentes anteriores se puede concluir que la actividad deportiva como agente educativo en nuestro país contribuye a la educación de valores morales, sobre todo en aquellos escolares que se vinculan sistemáticamente al deporte desde edades tempranas pues este se implica en las tareas de la formación de la personalidad.

La actividad deportiva exige disciplina; requiere de esfuerzo, sacrificio, motivación, constituye un medio de comunicación, de desarrollo físico y de la personalidad. El sistema deportivo cubano contribuye a la formación de valores por su carácter humanista.

La nueva generación de atletas que comienza a formarse en la etapa escolar tiene su base en los combinados deportivos. Asumen un carácter territorial, polivalente porque en ellos se realiza, en lo esencial, todo el sistema del deporte cubano, responden por la práctica de la Educación Física Escolar y para todas las restantes edades, la Cultura Física Terapéutica y Profiláctica, la Recreación y el Deporte de Alto Rendimiento. Desde el más grande deportista cubano, hasta el más modesto, siempre tendrán su origen en las áreas donde se produce su preiniciación deportiva.

Se trabaja con dos categorías de matrículas en estas escuelas, la potencial, que es toda la población y la real, que es la población incorporada, de alguna manera sistemática a la actividad física deportiva. Inicialmente se realiza un diagnóstico de necesidades e intereses deportivos, recreativos y de actividad física para trabajar sobre las principales carencias y potencialidades. La educación deportiva, integra los valores humanos y los dimensiona hacia el deporte, en el que se manifiestan las conductas individuales. El Comandante en Jefe planteó: “El deporte es una actividad sana y limpia, una actividad noble”.

El sistema deportivo cubano tiene la gran responsabilidad de formar atletas que sean capaces de actuar siempre y mantener en alto los principios y el nombre de la Patria. Tanto en los deportes colectivos como individuales se debe trabajar para lograr mayor integración y coherencia en la formación de los atletas para formar los equipos deportivos. Constituyen la célula básica de la organización escolar de la escuela deportiva y también el escenario fundamental de la formación de valores.

Se reconoce el deporte como una actividad generadora de valores, resultado de la interacción del hombre con el mundo. En este importante proceso la actividad pedagógica desarrollada por el entrenador debe estar sólidamente sustentada. En el proceso educativo que se desarrolla durante la práctica deportiva se debe posibilitar además del desarrollo de habilidades y capacidades el desarrollo de la reflexión individual, y la formación integral del sujeto.

El valor responsabilidad en la actividad deportiva

En el Programa Director para Reforzamiento de los Valores Fundamentales en la Sociedad Cubana Actual presentado por el Comité Central se señala:

La responsabilidad es “el cumplimiento del compromiso contraído ante sí mismo, la familia, el colectivo y la sociedad” (Comisión designada, 2006, p. 9).

Expresión Martiana del valor. “El deber debe cumplirse sencilla y naturalmente”.

Apoyado en los planteamientos anteriores, el Programa de Valores del Sistema Deportivo Cubano ha señalado los modos de actuación que deben caracterizar a sus atletas:

 Cumplir con disciplina, conciencia, calidad, eficiencia y eficacia sus planes de entrenamiento, los deberes de estudiante y las tareas sociales y otras que se le asignen.

 Cumplir cabalmente sus deberes ciudadanos, el respeto a la constitución, a la legalidad socialista, a los reglamentos deportivos y docentes y las indicaciones y orientaciones que reciba.

 Tener un espíritu crítico y autocrítico que le posibilite superarse a sí mismo, en el entrenamiento, el estudio, la competencia y demás actividades.

 Ser ejemplo de respeto de sus deberes docentes y educativos y promover el cuidado de la propiedad social, el medio ambiente y la salud de sus semejantes.

Importantes investigadores del tema han señalado que: “la responsabilidad nos indica el cumplimiento de la mejor manera posible de sus deberes como estudiantes… como necesidad interna, que se asume de forma voluntaria y consciente y despierta vivencias positivas así como la disposición a responder por sus actos”.

Agregan además que la “responsabilidad es la tendencia de la personalidad a actuar en correspondencia con el sentido del deber ante si mismo y la sociedad, como una necesidad interna, que es fuente de vivencias positivas y se realiza independientemente de la obligación externa, a partir de la comprensión de su necesidad”.

Muy relacionado con el enfoque de los valores en el contexto universitario son los elementos que aporta la autora pero que sirven de base a niveles de enseñanza primario para formar a hombres integrales y comprometidos con su entorno.

Báxter indica que la responsabilidad implica desarrollar con eficiencia y calidad las tareas asignadas, conocer los deberes correspondientes en todo momento; sentir satisfacción con lo que se hace, identificar y cumplir las normas de comportamiento social; realizar cualquier tarea aunque no sea de su agrado, asumir de forma independiente cualquier labor. (Báxter, 2003 p.26)

Las investigadoras coinciden en señalar la importancia que tiene el cumplimiento de los deberes estudiantiles como indicador de actitud responsable en los alumnos. Incluyen tareas docentes y extradocentes y un compromiso con la labor que realizan.

El profesor contribuye al desarrollo de las posibilidades de los estudiantes. A partir de su preparación pedagógica debe guiar al escolar en la construcción del conocimiento, de sus particularidades personales en un ambiente de cooperación y colaboración. El marco de la actividad deportiva es propicio para este desarrollo, posibilita además el crecimiento personal, el grupal, aspecto muy importante que sirve de apoyo al proceso enseñanza aprendizaje.

La actividad deportiva exige de una preparación integral de los atletas. Constituye un marco importante para el proceso de educación de los valores morales por las propias exigencias de los distintos deportes. Los entrenadores en estos casos, además de dotar de conocimientos a sus atletas deben contribuir a la formación y desarrollo de cualidades morales en las diversas etapas del desarrollo.

Conclusiones

La realidad del mundo actual demuestra que es necesario continuar el estudio de los valores para buscar soluciones certeras a todos los problemas reales que se presentan en el proceso de educación en valores en todos los sistemas educativos. Se considera oportuno apoyarse en los antecedentes de la problemática para encontrar las raíces del tema. Los educadores y por ende los profesores de Educación Física y deportes deben estar a la vanguardia del desarrollo de los valores en el contexto educativo.

Bibliografía

1. Báxter (2003). ¿Cuándo y cómo educar en valores? Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

2. Benítez Sánchez, Y. (2009). Juegos predeportivos modificados para el desarrollo del colectivismo en los escolares del cuarto “A” de la escuela José Luís Robau López”. Trabajo de Diploma. Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo: SUM Sagua la Grande.

3. Comisión designada. (2007). Programa Director para Reforzamiento de los Valores Fundamentals en la Sociedad Cubana Actual Comité Central, 26 de Octubre p.4

4. Domínguez (2003).Identidad, valores y proyecto de vida. En Pensando en la personalidad. Selección de lecturas. La Habana: Editorial Félix Varela. TII.

5. Fabelo, R. (2003). Los valores y sus desafíos actuales. Ciudad de La Habana: Editorial José Martí.

6. Fernández, L. (2005). Pensando en la personalidad. Selección de lecturas. La Habana: Editorial Félix Varela. TI.

7. Fernández Finalet, J.L. (2008). Propuesta de estrategia educativa para el desarrollo de la valentía, firmeza y combatividad en atletas discapacitados de Sagua la Grande. Trabajo de Diploma. Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo: SUM Sagua la Grande.

8. López, L. (2003) La subjetivación de los valores. El papel de la regulación moral en este proceso. En Pensando en la personalidad. Selección de lecturas. La Habana: Editorial Félix Varela. TI.

9. Ojalvo Mitrany, V. (2003). La educación de valores en el contexto universitario. Revista Pedagogía Universitaria Vol. 8 No. 1

10. Rodríguez, H. (2002). Entrevista a Humberto Rodríguez, ex presidente del INDER. Declaraciones exclusivas para el diario Granma, para el periodista Oscar Sánchez. 4 de enero.

Rodríguez, Z. (1985). Ciencia y valor. Filosofía y Ciencia. La Habana: Editorial: Ciencias Sociales.

12. Toro Alonso, Mayra C. (2009). Alternativas pedagógicas interactivas para la educación en valores en el Polo Acuático juvenil. Facultad de Cultura Física Villa Clara.

13. Vidal Padrón, A. (2008). Propuesta de plan de acción para elevar el interés por el ajedrez en adolescentes de la secundaria básica “Lázaro Huet Santos”. Trabajo de Diploma. Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo: SUM Sagua la Grande.


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: coll@uma.es junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net