Cuadernos de Educación y Desarrollo

Vol 1, Nº 9 (noviembre 2009)

LA DESCRIPCIÓN: APREHENSIÓN Y COMUNICACIÓN DE LA REALIDAD


 


Nuria María Palanco López
jmariohv@yahoo.es



Describir en un acto que realizamos cotidianamente al exponer verbalmente las características de un lugar, paisaje, personaje o cualquier otro objeto. Su objetivo es conseguir que el receptor sea capaz de obtener una “imagen mental" lo más fidedigna posible al objeto descrito. Esta es la razón por la que se ha definido como pintura verbal.

Su estudio es complejo. En numerosas ocasiones es difícil distinguirla de la narración, a la que se ha opuesto tradicionalmente. Ambas coinciden en su finalidad de presentar y comunicar una imagen de la realidad: la descripción intenta hacer visibles las cosas materiales mediante la explicación de su aspecto externo; la narración trata de contar sucesos y acciones. En realidad, son dos manifestaciones complementarias de la tendencia humana a la comunicación.

Para describir nos apoderamos de la realidad, este proceso se realiza en tres fases o etapas:

1. Observación. Recogida de los datos

2. Plan de la descripción. Organización de los datos

3. Descripción. Exposición de los datos

Al observar, la atención debe estar orientada para percibir color, forma, tamaño, grosor, textura, temperatura, etc. Luego se seleccionan los datos, se disponen los elementos, llevando a primer plano lo que interesa destacar. Finalmente, se busca una forma de expresar lo visto que dé una imagen representativa de lo descrito.

El producto es una descripción estática, y en esto contrasta con la narración, que es esencialmente dinámica. No obstante, se puede lograr introducir el movimiento en la forma de describir si se adopta una técnica cinematográfica. De esta forma se va presentando los aspectos más llamativos del objeto a medida que va desplazando el punto de mira, desde una panorámica general hasta lo más concreto. Con esta técnica se consigue transmitir la sensación de movimiento.

Por otro lado, con la observación nos apoderamos de la realidad, la convertimos en palabra propia. Es decir, partimos de algo externo, pero quedamos implicados en el resultado final. La expresión no puede prescindir de la aportación personal. Así pues, la descripción es una aprehensión de la realidad, y esta supone una reorganización de la misma. No vamos a comunicar una realidad, sino su imagen.

Dependiendo de la implicación que se produzca, nos encontramos con dos tipos de textos descriptivos. Entre ambos hay muchas diferencias: el Texto Descriptivo Técnico busca la representación objetiva y exhaustiva del objeto, dejando de lado las formas; y el Texto Descriptivo Literario, en el que la fidelidad no es tan importante y si lo son la belleza de la descripción y su emotividad, que toman un valor protagonista.

La descripción técnica

Con ella se pretende dar a conocer las características de la realidad representada: sus elementos, composición, funcionamiento y utilidad. Es fundamental que la objetividad siempre sea respetada para que la información no sea distorsionada por algún punto de vista u opinión. Predomina la función referencial, en una prosa que ha de ser rigurosa y verificable. El lenguaje que se utiliza es frío, con léxico técnico que sólo apunta a explicar una característica de lo que se intenta representar, calificadores especificativos, y el tiempo verbal más empleado es el presente de indicativo con valor intemporal.

Dentro de la descripción técnica podemos hablar de:

Textos científicos: su finalidad es mostrar el procedimiento para realizar una investigación o una experimentación.

Textos técnicos: Muestran los componentes, la forma y el funcionamiento de cualquier tipo de objeto, creación artística o instrumental: pintura, escultura, mecánica, deportes, medicina, etc. Entre ellos se incluyen los manuales de instrucciones de uso y montaje de aparatos; las recetas de cocina y los prospectos de medicamentos.

Textos sociales: Ofrecen datos sobre el comportamiento de las personas e instituciones. Son de tipo prescriptivo.

La descripción literaria

En la descripción literaria se da lo opuesto, primando la subjetividad del autor, no se persigue el rigor científico ni la exhaustividad, sino destacar aquellos aspectos que se consideran más relevantes para sus fines. Predomina el uso de palabras con la búsqueda agregada de generar una estética agradable, adjetivos explicativos o epítetos, verbos en presente e imperfecto de indicativo y recursos expresivos como las comparaciones y las metáforas. Importante también, es aclarar que la realidad que se nos describe puede haber salido de su imaginación, y ser perfectamente un texto descriptivo, dado que, al fin y al cabo, se trata de una realidad: la suya. La lógica que rige el orden en este tipo de textos obedece a criterios artísticos propios de cada autor. Esto no quiere decir que sea caótica, sino que se desarrolla según un plan bien estudiado y preciso, aunque muchas veces huya del orden natural. La descripción literaria no suele cultivarse como forma independiente, sino integrada en otras. Predomina la función poética,

Dentro de la descripción literaria podemos hablar de:

1. Descripción del mundo animado e inanimado.

2. Descripción de personas.

3. Descripción de sentimientos.

1. La descripción del mundo animado podemos clasificarla en:

a) Topografía: cuando el objeto descrito es un paisaje. De igual manera que las personas son descritas en sus aspectos físicos y morales, el paisaje puede ser presentado como producto geológico, o como trasunto de una cultura y un modo de vida.

b) Cronografía: consiste en la descripción de una época o una cultura a partir de los elementos físicos y espirituales que la caracterizan frente a otra anterior o posterior.

c) Descripción de animales: atendiendo a la objetividad buscada, los datos se organizarán yendo de las características más generales a las más específicas, o por el contrario, el orden será más libre.

Respecto a la descripción del mundo inanimado, se destacan aquellas facetas que más sorprenden y caracterizan a lo que se describe.

2. La descripción de personas la clasificamos en:

a) Prosopografía: tanto la que atiende a sus aspectos físicos como a sus rasgos morales, así tenemos:

- Retrato físico: donde lo que importa son los rasgos corporales y la indumentaria. Durante la Edad Media se estableció un orden fijo para realizar el retrato corporal, yendo de cabeza a pies. Como es natural, con el paso del tiempo, los escritores han tendido a soslayar este sistema mecánico.

- Etopeya: retrato donde sólo se atienden al carácter, el pensamiento y los aspectos psíquicos.

b) Autorretrato: es el retrato que hace de sí mismo un escritor.

c) Caricatura: es el retrato en el que se exageran los trazos o se ridiculizan los rasgos con una intención crítica o humorística.

d) Esperpento: cuando la distorsión de la realidad llega a ser aberrante.

3. Descripción de sentimientos: es más compleja debido a lo abstracto de la actitud anímica. A menudo el escritor recurre a comparaciones, asociando el sentimiento con otros conceptos.

Como conclusión, señalar que narración y descripción son dos operaciones semejantes. Ambas se completan y se combinan en las producciones literarias. Es imposible narrar con brillantez y eficacia sin poseer gran sentido de la observación y de la descripción.

Bibliografía

De Aguiar e Silva, V. M.: Teoría de la literatura. Madrid. Gredos. 1986.

Pozuelos Yvancos, J. M.: Teoría del lenguaje literario. Madrid. Cátedra. 1988.

Reis, C.: Fundamentos y técnicas del análisis literario. Madrid. Gredos. 1981.

Varios: Didáctica de la Lengua y la Literatura. Madrid. Anaya. 1989.


 

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 
Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica de formato electrónico y de aparición trimestral, editada y mantenida por el Grupo de Investigación eumednet de la Universidad de Málaga.

Los autores interesados deben enviar sus textos en formato DOC a: lisette@eumed.net junto a un resumen actualizado de su CV.

Director
Gerardo J. Gómez Velázquez (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1989-4155
EUMEDNET

Logo CED
CUADERNOS DE EDUCACIÓN Y DESARROLLO
revista académica semestral

Universidad de Málaga > Eumed.net