Contribuciones a las Ciencias Sociales
Agosto 2013

AYUDANDO A LOS PADRES A SALIR DEL CLOSET. CUANDO UNA PUERTA HACE LA DIFERENCIA



Sheina Leoni (CV)
davidlee@adinet.com.uy

 

El difícil camino hacia la visibilidad.

Hace unos años año atrás concurrimos  a ver una obra de teatro con  mi hija, y delante nuestro se sentó otra madre con su hijo, que, de acuerdo a las características preconcebidas en nuestras  sociedad  parecía manifestarse como un  joven “típicamente”  Gay.
Al  verlos,  esta me  sorprendió con una  pregunta: ¿Que harías si  te hubieses  encontrado en el lugar de esa madre, y yo hubiese sido Gay?
No dudé  al responderle: Estaríamos esperando el comienzo de la obra  tal como estamos ahora, para mí sería exactamente lo mismo. Si tú eres feliz, también lo soy yo.
Una sonrisa en sus labios me demostró que la respuesta la había satisfecho, dándole una seguridad que todos los jóvenes del mundo deberían tener:
Siempre sería mi hija, sin importar la orientación sexual que tuviese y lo que eligiese para su vida, porque en definitiva, lo único importante es su felicidad, con quien y como, es solo una circunstancia accidental, lo verdaderamente  valioso es que viva una existencia digna, y que sea   respetuosa de los derechos de los demás, ese   es la más significativa meta que los padres deberíamos tener respecto a nuestros hijos.



Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Leoni, S.: "Ayudando a los padres a salir del closet. Cuando una puerta hace la diferencia", en Contribuciones a las Ciencias Sociales, Agosto 2013, www.eumed.net/rev/cccss/25/padres.html

Abriendo la puerta del clóset…con la misma llave.
Aceptar la homosexualidad de un hijo puede ser contradictorio , porque seguramente implicará un cambio en la forma en cómo lo hemos visto hasta el momento. Es frecuente que los padres pensemos que los  hijos son el resultado de nuestra capacidad socializadora, y tendemos, como es lógico, a poner muchas expectativas sobre ellos, sin tener en cuenta que algunas pueden llegar a ser muy frustrantes, como por ejemplo, intentar que cumplan nuestro viejo sueño  de ser un   profesional, o tan generales como imaginarnos como será su novia o novio cuando llegue el momento.
Cuando un hijo no responde del modo en  que esperamos a éstas, puede surgir un conflicto familiar, especialmente cuando se trata de un tema tan delicado como la sexualidad.
Por eso, es preciso tener en cuenta que siempre habrá variables incontrolables que afecten la vida  de nuestra prole, porque ellos no son  una continuación nuestra, sino que son seres únicos e irrepetibles, tal como lo somos  cada uno de los seres que habitamos el planeta.
Tenga claro: Que nuestro hijo sea Homosexual, no significa que  esté enfermo, ni que sea raro, no es la vergüenza de la familia, por más que siglos de adoctrinamiento cultural lo hayan intentado hacer creer. El o ella tendrán sus propias características personales, su propia forma de ver el mundo,  como también su propia orientación sexual, y esto no lo hace de ninguna manera menos inteligente ni menos encantador que lo que era antes de que nos confesara su  “secreto”
Es la misma persona  que ha convivido con nosotros desde siempre, es el maravilloso y travieso joven que nos ha regalado su presencia día tras día y que ha  confiado lo suficiente para decirnos algo demasiado importante para seguirlo ocultando.
No lo defraudemos, sigamos a su lado como siempre lo hemos hecho, porque seguramente nos va a necesitar más que nunca…
Tampoco intentemos curarlo, no lo necesita porque como ya dijimos, no padece ninguna enfermedad, ni va cambiar, porque no hay nada que cambiar, el no eligió esa orientación sexual como tampoco nosotros elegimos la nuestra, entonces, empecemos juntos un nuevo camino…encontremos la llave del clóset, abramos juntos la puerta y veamos la luz del sol…
Enfrentando los miedos…
Una preocupación constante que tenemos los padres es el  estigma que la homosexualidad pueda tener la sociedad en que vivimos. Podemos resumir  los miedos en la preocupación de que nuestros hijos  no obtengan un trabajo, o que sean despedidos por su orientación sexual, contraigan sida, sean insultados o quizá víctimas de un crimen  , o simplemente pasen una vejez en soledad y no formen una familia.
Pero recordemos que ellos también tienen  sus miedos, y son  tan importantes como los nuestros. Especialmente en la adolescencia, les crea mucha ansiedad sentirse distintos a otros jóvenes; temen las burlas y críticas de sus amigos. Además, se avergüenzan de  la discriminación general de la sociedad, y cómo ésta afectará a su familia.
Por eso, es imprescindible que se sientan seguros que siempre estaremos con ellos, que no les vamos a fallar, que nada cambiará el hecho de que son nuestros hijos.
Es fácil decirlo, ¿pero cómo puedo actuar ante esta confesión?
1-Aceptar y reconocer ante el hijo Homosexual que acabamos de recibir una noticia sorprendente, quizá inesperada, resaltando siempre  que nadie está enfadado. Aquí no hay nada por lo que enojarse, nos sorprenderá(o no) la información; pero es la realidad con la que tendremos que vivir. Nuestro hijo no va  a cambiar, y nuestro afecto hacia el o ella tampoco debe hacerlo.
Recordemos que la orientación sexual no se elige. Se desconocen los mecanismos físicos y psicológicos que llevan a una persona a tener una condición sexual u otra pero no hay ninguna duda sobre que nadie puede elegir ser heterosexual u homosexual, simplemente lo somos.
2-Apoyar emocionalmente a nuestro hijo, piense que seguramente ha estado sufriendo en silencio por no poder mostrase tal cual era, y ahora, por el miedo de enfrentarse a los padres. La familia es el principal apoyo para todos los adolescentes , y muy especialmente los homosexuales, si confían en nosotros vamos a entenderlos y defenderlos serán muchos más felices, y su integración  a la sociedad más sencilla.
3-No buscar culpables o responsables, fuera  ni dentro de la propia familia, porque no los hay. No se trata de un juicio  ni de señalar delitos, porque no los vamos a encontrar .Como padres, no tenemos  nada que perdonar ni ocultar, no nos corresponde, simplemente escuchar y respetar lo que nuestro hijo ha manifestado.
4-Siempre ha existido la homosexualidad. En todas las culturas y en todas  las épocas han existido personas homosexuales, más  públicas o más privadas, de acuerdo al grado de tolerancia   que han demostrado las sociedades  en cuanto a dicha orientación sexual.
Pensemos en ell@s
1-Muchos adolescentes se sienten culpables cuando descubren su homosexualidad. Debemos hacer que entiendan que no son responsables de nada; la homosexualidad, como la heterosexualidad, no es ni mala ni buena, somos  las personas, independientemente de nuestra condición sexual, las que somos buenas o malas, No viene mal recordarlo de vez en cuando.  
2-No saben a quién contárselo. Consideremos sus miedos: ¿cuál es el momento adecuado’? ¿Quién es la persona adecuada para hablar sobre esta inquietud? El propio joven  es el que debe decidir a quién, cómo y cuándo hablar de su condición sexual. Los padres debemos  respetar el derecho de nuestros hijos a hablar de este tema, así como también debemos tener claro que tienen el mismo derecho a no hablar sobre ella. Jamás presionemos a nuestros hijos a hablar sobre su intimidad, seguramente lo harán cuando s e sientan seguros.
3-Se sienten discriminados Una de los problemas más grandes de la sociedad es la discriminación hacia los Homosexuales .Es muy frecuente que los chicos Gays  sean discriminados e incluso maltratados. Eso puede ocurrir en muchos sitios, incluso la Escuela o Liceo. Es importante estar atentos para actuar siempre que s e produzca cualquier tipo de discriminación o de acoso. Si esto no puede frenarse, lo mejor  es hablar con  profesionales que ayuden a combatir esta situación. Lo fundamental, e s que tangan claro que no están  solos, cuentan con su familia, amigos y muchas otras personas cercanas que los apoyarán.
4-Pueden no tener la información suficiente sobre el tema. Es importante  leer  material adecuado, actualizado y real sobre la homosexualidad, conocer otras personas  con la misma orientación sexual para tranquilizarse  y apoyarse ante distorsionadas ideas que se tienen sobre el tema, debido a su desconocimiento y los prejuicios.
Seguramente sea efectivo aprender sobre grandes personalidades del mundo que fueron o son homosexuales, y muy especialmente, comprender que  hay una gran cantidad de personas en la sociedad  que  quiere conocerlos y recibirlos, respetándolos  tal como son, sin tener en cuenta su orientación sexual.
Abriendo  la  puerta a la Sociedad
Si su hijo es un adolescente, sufrirá cambios de carácter continuamente, tal como les sucede a todos los jóvenes en esta etapa de la vida,  pero es cierto que si todavía es Gay, podrá tener que enfrentar tener ciertas dificultades añadidas.
Estas contrariedades, no las provocará el propio joven, sino la sociedad, al exteriorizar  diversos prejuicios o discriminar a  las personas homosexuales.
Pero no debemos tener miedo al enfrentarnos  a ésta con la noticia de la identidad sexual de nuestro hijo; orientemos nuestro esfuerzo en hacer comprender a quién quiera saberlo  que es  la misma persona que todos conocen, nada ha cambiado… Realmente ,la sexualidad  de cada uno es algo demasiado íntimo y privado para que lo demás se otorguen el derecho  de opinar o juzgar  sobre ésta, pero lamentablemente las personas  muchas veces olvidan que tienen  demasiadas situaciones propias que resolver antes de intentar solucionar la vida de los demás.

Resumiendo, ¿su simpático y genial hijo adolescente le acaba de confesar que es Gay?
Sorpréndase, si ya  no lo sospechaba, pero no lo rechace, no le agregue un  contratiempo más a los que tendrá que enfrentar en el futuro.
Disfrute la vida  junto a él como hasta el momento, sigue siendo encantador y genial como siempre, y responda con una mano en el corazón:
¿Es tan importante la diferencia?
Guía bibliográfica: Padres, Familiares y Amigos de Lesbianas y Gays (PFLAG) es una organización nacional de familias cuya meta es luchar por los derechos civiles de personas Gays, lesbianas, bisexuales y transgéneras (GLBT). Fue fundada el 1973por madres y padres de personas GLBT. PFLAG es una organización no gubernamental, estrictamente laica, no afiliada con ninguna institución política ni religiosa.

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 


Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-7833
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Anuncios y Convocatorias
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > CCCSS
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático