Contribuciones a las Ciencias Sociales
Julio 2012

LA ARQUITECTURA ECLÉCTICA BAYAMESA COMO ENTE DE LA CULTURA ERGOLÓGICA POPULAR TRADICIONAL




Yaimé Domenech Corrales (CV)
ydomenechc@udg.co.cu
Universidad de Granma

 




Resumen.
La presente investigación tributa al enriquecimiento  de la cultura popular tradicional en el municipio Bayamo provincia Granma Cuba.  Los estudios culturológicos que se han desarrollado en la temática de rescate de tradiciones y de cultura popular son de gran importancias en cuanto al fortalecimiento de la identidad de los pueblos. Es válido especificar que la temática de la presente investigación esta dirigida a la cultura ergológica, dentro de esta específicamente, la arquitectura ecléctica en la ciudad de Bayamo. Por medio de las  investigaciones socioculturales se lograra un mayor acercamiento a los valores espirituales y que significado  posee para cada individuo, como parte integral de nuestra cultura. Todo ello contribuye a nutrir espiritualmente a los comunitarios a reforzar sus valores y tradiciones identitarias. Es importante la adquisición de estos conocimientos para la formación integral y comunistas de todos los cubanos.  Por medio de las  investigaciones socioculturales se lograra un mayor acercamiento a los valores espirituales y que significado  posee para cada individuo, como parte integral de nuestra cultura. 




Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Domenech Corrales, Y.: "La arquitectura ecléctica bayamesa como ente de la cultura ergológica popular tradicional", en Contribuciones a las Ciencias Sociales, Julio 2012, www.eumed.net/rev/cccss/21/

Introducción
Los estudios sobre la cultura popular tradicional en Cuba y su implementación como componente de la política cultural en el contexto del Ministerio de Cultura y sus instancias provinciales y municipales, son un proceso en permanente transformación debido a la dinámica de las agrupaciones y los individuos que las integran, pues obedecen a múltiples factores que van desde la atención directa de las instituciones gubernamentales, la participación en festivales locales, nacionales e internacionales, la visibilidad o no mediante los medios de comunicación masiva, los desplazamientos territoriales de sus miembros de manera temporal o definitiva, la renovación intergeneracional de la membresía y otros factores que condicionan su sostenibilidad y obligan a un proceso de observación y estudio permanente de esta parte de la realidad que es el patrimonio cultural vivo.
La cultura popular tradicional cubana goza de amplio reconocimiento social, especialmente en el ámbito moral y ello se aprecia en el apoyo de diversas instituciones relacionadas con el Ministerio de Cultura y determinados medios de comunicación masiva como la radio, la prensa y la televisión, entre otras instituciones. También es de gran relevancia destacar el papel que juegan los licenciados en estudios socioculturales y la labor que estos desempeñan en cada investigación de rescate de lo tradicional y popular en cuanto a cultura se trate.
Los estudios culturológicos que se han desarrollado en la temática de rescate de tradiciones y de cultura popular son de gran importancias en cuanto al fortalecimiento de la identidad de los pueblos. Es válido especificar que la temática de la presente investigación esta dirigida a la cultura ergológica, dentro de esta específicamente, la arquitectura ecléctica en la ciudad de Bayamo.

Bayamo es una ciudad enmarcada en un gran proceso histórico que ha plasmado en la historia de nuestra nación, por lo que orgullosos debemos de estar los que recibimos el privilegio de vivir en Bayamo, y a la vez apoderarnos de todo ese legado histórico que nos quedan de nuestros antepasados así como esas características que son propias del neto bayamés.
Actualmente vivimos en tiempos en que se afirma que los hombres cada día deben parecerse más, por lejanas que se encuentren sus ubicaciones geográficas, que las modas son cada vez más universales y que las costumbres se unifican. La revolución empieza a desarrollar acciones que van encaminadas a lograr el rescate de los valores que nos identifican como cubanos a ser iguales y diferentes al resto del mundo.

La arquitectura es una vía para conocer todo lo que respecta a nuestra historia, ya que la misma va evolucionando en correspondencia a la sociedad, o sea una va aparejada a la otra, no podemos realizar un análisis histórico por ende es necesario conocer todo lo que respecta a ella.
Para la fundamentacion de la presente investigación las autoras se plantearon como problema de investigación:
Que importancia posee la arquitectura ecléctica bayamesa en la fomentación de la  identidad del patrimonio cultural ergológico tradicional.
Planteándose como objetivo general:
Valorar que importancia posee la arquitectura ecléctica bayamesa en la fomentación de la  identidad del patrimonio cultural ergológico tradicional.

El contenido a tratar en el trabajo posee gran importancia ya que nos permite conocer a profundidad la historia de nuestra arquitectura, abordar sobre sus características. Puede ser de gran utilidad como aparato metodológico para otros investigadores que estén interesados en  el estudio de esta temática, pudiéndolo utilizar como material bibliográfico. Nos remonta en toda la evolución histórica de la arquitectura ecléctica bayamesa.

Capitulo 1: El patrimonio cultural de la ciudad de Bayamo, su arquitectura ecléctica como elemento identitario de la cultura ergológica popular tradicional.

En el mundo que vive hoy la  humanidad está dirigida a hacer desaparecer las diferencias culturales, en especial a una sociedad como la nuestra. Cuando de cultura se trata, es imposible obviar que la carrera de Estudios Socioculturales tiene un arduo trabajo y debido a su campo de estudio tiene la posibilidad de llevar estas investigaciones desde lo particular hasta lo general. Una de las  ciudades  que por sus virtudes ha despuntado ante el rescate de tradiciones  del país es Bayamo.

La arquitectura de una ciudad como su nombre indica; pertenece por entero al pueblo, lo simboliza y lo representa, al mismo tiempo que contribuye a educarlo en su historia.  Pretendiendo que se haga consciencia de todo aquello que nos identifica y que no debemos olvidar, pues nuestras raíces contribuyeron al fortalecimiento de nuestra identidad.

La cultura popular tradicional debemos analizarla partiendo de las diferentes tipologías pertinentes a la misma, o sea, ejemplo de ello la cultura ergológica que en este momento es nuestro centro de atención, representada específicamente en nuestro municipio. La cultura ergológica ha contribuido de forma esencial al desarrollo de nuestra identidad, aportando valiosos elementos identitarios dentro de los cuales se encuentran la arquitectura, que en la actualidad cada ciudad está caracterizada por tener grandes diferencias en este aspecto, cosa que distingue la una de la otra, aportando esto al desarrollo de la cultura ergológica.

Nuestra ciudad se caracteriza por tener una arquitectura ecléctica, o sea no es más que una mezcla de estilos que forman parte indisoluble de nuestra cultura, que responde al desarrollo constructivo de la misma y a nuestro patrimonio material. Nuestra ciudad a lo largo de la historia ha conservado este patrimonio ya que se ha considerado como un legado que no debemos apartar debido a la significación que tiene para nuestro desarrollo cultural.
Epígrafe 1.1: El patrimonio cultural arquitectónico bayames como elemento fundamental en la identidad de la ciudad.

Cuando hablamos de cultura, hacemos referencia al conjunto de rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos, que caracterizan a una sociedad o grupo social en un período determinado. El término ‘cultura’ engloba además modos de vida, ceremonias, arte, invenciones, tecnología, sistemas de valores, derechos fundamentales del ser humano, tradiciones y creencias. A través de la cultura se expresa el hombre, toma conciencia de sí mismo, cuestiona sus realizaciones, busca nuevos significados y crea obras que le trascienden.

La cultura popular tradicional es valorada a su vez como el conjunto de actividades, y valores, creados y heredados, trasmitidos por el pueblo para satisfacer necesidades de su vida cotidiana, responde en lo fundamental a las expectativas de desarrollo de un grupo o comunidad determinada. Donde de una forma directa e indirecta lo sociocultural juega un papel simbólico y determinante en el proceso de desarrollo del propio termino.
 
Cada objeto, sitio o actividades, adquieren como patrimonio cultural, una significación cada vez más apreciada en la medida en que representa con el mayor acierto y calidad, la practica histórico-social a que corresponde.  Ellos reúnen además el valor de la creación humana, del trabajo del hombre o del descubrimiento y transformación de la naturaleza, en formas que evidencian su identidad nacional, vinculados a la vida, costumbres, formación psíquica y tradiciones artísticas de la nación.

Es importante la adquisición de estos conocimientos para la formación integral y comunistas de todos los cubanos.  Por medio de las  investigaciones socioculturales se lograra un mayor acercamiento a los valores espirituales y que significado  posee para cada individuo, como parte integral de nuestra cultura.  Pretendiendo que se haga consciencia de todo aquello que nos identifica y que no debemos olvidar, pues nuestras raíces contribuyeron al fortalecimiento de nuestra identidad.

Este tema es de extraordinaria relevancia social y de gran significación pues constituye una respuesta a la demanda hecha por nuestro comandante de profundizar en el desarrollo cultural de nuestro país, así como de profundizar en las raíces de su historia, cultura,  en su manera de pensar, de recordar, de sentirse identificado,  de valorar e interpretar su pasado y su presente. El conocimiento de sus bienes, materiales e inmateriales, con las figuras históricas de su comunidad. Todo ello contribuye a nutrir espiritualmente a los comunitarios a reforzar sus valores y tradiciones identitarias.

Se considera este tema de gran importancia pues constituye una necesidad recoger en forma más general como las personas  evocan su pasado, su historia, su cultura, como la asumen, la perciben y la forma en que la mantiene y la trasmiten, en pos de lograr un desarrollo cultural, histórico e ideológico, capaz de llegar a obtener la satisfacción por parte de los habitantes.
El cubano es fácil de conocer en cualquier lugar, lo identitario le sale por encima de ropa. Las congas, el órgano, las calles aglutinadas de personas, el buen casino, y la cortesía, hábitos y tradiciones populares que de generación en generación se han desarrollado en la sociedad.

Las identidades culturales evolucionan a través del tiempo, pero estos cambios no se realizan de un día para otro. En su evolución, algunas etnias son más lentas que otras y no siempre lo hacen en el mismo sentido del resto del mundo. Aun cuando sus costumbres difieran de las de un modo de vivir más civilizado de acuerdo con el sentido imperante en el resto del mundo, debemos de analizarlas desde el punto de vista de lo propio, sin obviar como mencionamos las que imperan en otras partes del mundo.

La identidad le interesa a una sociedad como la nuestra, que surge a partir de un proceso de conquista y colonización en el que existe toda una complejidad cultural donde se contraponen, integran u expresan diferentes culturas como son: la aborigen, la hispánica, la africana y la china;  cada una colocada en diversas formas de realización y expresión, dando vida a una cultura nueva, fruto de toda esta mezcla.

 La identidad nace de la riqueza artística e imaginativa de las distintas culturas que dieron origen a una nación, esta identidad forma parte de una cultura que está conformada por un imaginario común donde yace el alma de la nación. La identidad trasciende fronteras sean estas entre países, religiones, forma de pensar e interpretar. Todo lo relacionado a la identidad de nuestra nación se encuentra enmarcado en todas las actividades dedicadas a esta semana de la cubanía que engloba todo nuestro acerbo cultural dentro y fuera de nuestra ciudad.
La Dra. Delgado Tornés señala que la cultura: Expresa la experiencia histórica de cada pueblo y encarna sus resultados, su capacidad creadora y constituye el elemento fundamental del patrimonio cultural de la nación y al mismo tiempo la presencia indiscutible  para la reafirmación de la identidad.

Esta definición integradora de cultura, donde se destacan sus componentes materiales y espirituales, le conceden un lugar significativo a esta, como resultado del proceso histórico de un pueblo y de sus experiencias prácticas, es necesario crear espacios de encuentros y participación con el fin de educar y cultivar a la sociedad de sus principios raíces y reafirmación de su identidad. 

Se asume como la expresión y suma de costumbres, creencias y tradiciones de un grupo determinad. Para que continúe creciendo y desarrollándose encumbrar el nivel cultural y humano de las personas, permitiendo la revalorización de esta identidad, desde luego la significación que tiene la cultura popular tradicional para los estudios socioculturales es de gran importancia y un punto de partida para los factores indicativos de las problemáticas sociales y desde las perspectivas de sus posibles soluciones.

Cada objeto, sitio o construcción, adquiere como patrimonio cultural, una significación cada vez más apreciada en la medida en que representa con el mayor acierto y calidad, la practica histórico-social a que corresponde.  Ellos reúnen además el valor de la creación humana, del trabajo del hombre o del descubrimiento y transformación de la naturaleza, si se trata de los lugares naturales, o se manifiestan, en el caso de los bienes artísticos, en formas que evidencian su identidad nacional, vinculados a la vida, costumbres, formación psíquica y tradiciones artísticas de la nación.

Hablar de patrimonio es hablar de cultura, es por una parte hablar de igualdad entre individuos de los diversos medios  y por otra de procesos continuos de cambios que deben ser tenidos en cuenta a la hora de establecer análisis culturales.  Patrimonio es aquello que identifica a los grupos humanos e incluye aspectos tan dispares como: la arquitectura, las leyendas, los útiles de labranza, los textos históricos, la música, la poesía o el vestido, así como los conocimientos que se tienen sobre las formas de producir.

El patrimonio cultural es el conjunto de exponentes naturales o producto de la actividad humana, que nos documenta de forma excepcional, tanto de cultura material, espiritual, científico- histórico de las distintas épocas que nos precedieron, como del presente; y que, por su carácter ejemplar y representativo del desarrollo de la cultura, todos estamos en la obligación de conservar  y mostrar a la actual generación y a las futuras lo importante que es la vigencia del mismo.

Es la identidad lo que proporciona a cada cultura y a su patrimonio un sello inconfundible, es “en el plano de los valores supremo la culminación de un acto liberador que condiciona la recuperación de los pueblos de su propio destino.”

Por otra  parte la identidad cultural existe en el gradúen que permite el reconocimiento  de los objetos históricos seleccionados y que conforman el patrimonio cultural de un grupo humano, pero a la vez es este mismo reconocimiento ellos, en su condición de bienes culturales lo que genera su identidad.

Reconociendo que los procesos de mundialización y de transformación social por un lado crean las condiciones propicias para un diálogo renovado entre las comunidades pero por el otro también traen consigo, al igual que los fenómenos de intolerancia, graves riesgos de deterioro, desaparición y destrucción del patrimonio cultural inmaterial, debido en particular a la falta de recursos para salvaguardarlo,

Consciente de la voluntad universal y la preocupación común de salvaguardar el patrimonio cultural que nos identifica.

Reconociendo que las comunidades, en especial las indígenas, los grupos y en algunos casos los individuos desempeñan un importante papel en la producción, la salvaguardia, el mantenimiento y la recreación del patrimonio cultural inmaterial, contribuyendo con ello a enriquecer la diversidad cultural y la creatividad humana,

El Centro Provincial de Patrimonio Cultural en el municipio Bayamo, es el encargado de preservar el patrimonio cultural arquitectónico que lleva su ciudad. Las instituciones del Museo Provincial Manuel Muñoz Cedeño, La Maqueta de la ciudad, El Museo de Cera, La Casa de la Nacionalidad, La plaza d la patria, son instituciones que se subordinan al centro de patrimonio y que entre sus actividades fundamentales esta el cuidado de la arquitectura ecléctica de Bayamo.

Esta es una de las actividades mas importantes en cuanto a la cultura popular tradicional ya que se considera el tema de gran importancia pues constituye una necesidad recoger en forma más general como las personas  evocan su pasado, su historia, su cultura, como la asumen, la perciben y la forma en que la mantiene y la trasmiten, en pos de lograr un desarrollo cultural, histórico e ideológico, capaz de llegar a obtener la satisfacción por parte de los habitantes.

No solamente representa para los bayameses una satisfacción conservar el modelo de arquitectura colonial, que se representan en muchas de sus estrechas calles, sino para todo cubano que visite la ciudad, y para los extranjeros de transito. Ya que causa un impacto luego de conocer por la historia de la ciudad, después de quedar en ruinas, como en la actualidad se mantienen muchas de las arquitecturas de nuestros antepasados.

Ante esta situación existen actividades patrimoniales de gran arraigo cultural que mantienen un sistemático trabajo para el fortalecimiento y perpetuidad de esta cultura, su historia y patrones de convivencia, ejemplo de ello  lo son las actividades de conservación por parte de vivienda y convenios que establecen con el Centro provincial de Patrimonio, quienes junto a otras instituciones desarrollan proyectos socioculturales, económicos y de reconstrucción y mantenimiento  que van dirigidos a lograr una invulnerabilidad tanto política como de principios y valores edificados y fortalecidos por la Revolución y que no son más que el resultado de un proceso histórico.

El patrimonio cultural entendido en estas paginas comúnmente como el conjunto de bienes materiales e inmateriales que hemos heredado del pasado, que estamos disfrutando en el presente y que merece la pena conservar para el futuro, nos hace un llamado a continuar preservando todo aquello que hoy tenemos sin olvidar el sacrificio de personas que estuvieron dispuestas a mantener nuestras raíces culturales vivas. En especial esas obras que muchos en la actualidad por renovar están perdiendo el valor identitario que merecen como son las viviendas, y construcciones que de una forma u otra evocan nuestro pasado y viven en el presente.

Epígrafe 1.2: La arquitectura ecléctica de la ciudad de bayamo, un principio de tradición ergológica popular en la historia.

La cultura popular tradicional la podemos apreciar en el conjunto de elementos identitarios de una nación o comunidad en un contexto histórico concreto y que han sido trasmitidos de generación en generación. La tradición es un aspecto de relevante importancia que debemos de rescatar desde cualquier arista, ya que diariamente estamos sometidos a cambios que pueden o no favorecer al fortalecimiento de la misma. La cultura ergológica en nuestro municipio responde a diversos elementos identitarios que los podemos ver presentes en
la música, los bailes, la cocina, la literatura, cine, el teatro, la arquitectura, etc. Esta última tiene gran relevancia en el municipio Bayamo, pues tras el incendio la misma  sufre cambios en su arquitectura quedando  toda destruida con el suceso.

La cultura y la historia están estrechamente vinculadas en aras de fortalecer la sociedad, estas dos son un constructo cultural posibilitando un amplio conocimiento de la arquitectura bayamesa ya que esta forma parte de la cultura ergológica y a la vez de la cultura popular tradicional formando así nuestra cultura nacional.

Cuando se habla de cultura popular tradicional tenemos que tener en cuenta la  arquitectura ecléctica bayamés, pues la misma es de relevante importancia por toda la historia que engloba en su interior. Esta importancia esta enmarcada fundamentalmente en un suceso histórico ocurrido el cual dio lugar a la presencia de esta arquitectura en nuestro municipio  y  que con transcurso  del tiempo se ha convertido en una tradición de nuestro pueblo bayamés,  es precisamente la celebración del 12 de Enero fecha en la cual se conmemora el incendio de Bayamo.

Con la aceptación del eclecticismo podemos decir que en gran escala la ciudad alcanza una nueva fisonomía estética, unitaria y coherente. No es casual que esto se produzca justamente  al comienzo de  este siglo , cuando Bayamo inicia su recuperación económicamente luego del incendio el 12 de Enero 1869, donde la villa se queda en las ruinas por haber quedado tronchado  por completo el desarrollo constructivo . Esta nueva fisonomía es la que va dando  un rasgo identitario en nuestra arquitectura, ya que tiene elementos  que la diferencian de las demás.

Al recorrer la Plaza del Himno (situada en el centro histórico de Bayamo ciudad capital de la suroriental provincia de Granma) envueltos por un aire pacífico y solemne, sintiendo aún los trotes de caballos, los acordes de la marcha de Perucho, una puerta, marcada por el transcurrir del tiempo, nos remonta a la época de la Colonia. Nacionalidad, cultura, tradición y religión son el apoyo de este sagrado ambiente que por más de dos siglos permanece en pie.

 

Bayamo cuenta con una amplia historia con respecto a su arquitectura, donde todo va evolucionando marcado en un único proceso histórico, ya que la misma va evolucionando a medida que marche el desarrollo la sociedad, todo transcurre desde las condiciones en las que se encontraban las viviendas de los indios que realizaban su vida en caneyes y bohíos de forma placentera.

Con lo que respecta a la arquitectura colonial podemos decir que han sido muy poco los ejemplos que podemos visualizar ya que en su construcción  se utilizaron materiales que no son resistentes. En el siglo XVlll la arquitectura bayamesa estaba dada sobre la base del sistema columnar alquitrabado, los techos de madera de par de heteras de alfardas o rollizos, indinados a dos, cuatro aguas o colgadizos cubiertos de tejas criollas en su mayoría.

En el siglo XX en 1909,  comienzan las primeras manifestaciones reconstructivas. El eclecticismo  que nace  en Francia a mediados del siglo XlX es caracterizado por hacer un resumen de todos los elementos figurativos de cada época.
 En Bayamo se simplifica  ya que se utiliza haciéndose muy pobre toda aquella carga decorativa tan ornamentada que proviene del legado que dejaron en nuestra villa los europeos. Junto a este estilo aparecieron otros  entre los cuales podemos encontrar ´´Art Nouveau´´ y ´´ Art Decó,´´ que solamente se diferenciaba no solo por las características de los elementos plásticos compositivos de su fachada .

En este estilo hay predominio de las fachadas simples, la elemental decoración de la herrería a base de motivos geométricos rectilíneos, florales y nada rebuscados, el imperio de la construcción doméstica sobre la civil y la religiosa y el margen de la diferenciación que existía en aquel entonces entre las viviendas de mayor rango y las más humildes, entre otras características evidencian que no exhiben el eclecticismo bayamés una riqueza cualitativa trascendente.

En el período de (1900-1940) en Bayamo podíamos encontrar un predominio de la arquitectura ecléctica, donde en el centro histórico existe un predominio de 63,6% de construcciones, el Art Decó con un 22, 8, el Art Nouveau con 8,4 y el Neoclásico con 5,2%. Podemos afirmar que en la década del 40 la villa se caracterizaba por la mezcla de diferentes estilos, o sea era armónica.

El eclecticismo como código arquitectónico manifestó tanto en su contexto Europeo como en Cuba, tuvo un valor simbólico vinculado con la economía del sector burgués, llegando de esta forma a constituir la fisonomía constructiva de los clásicos repartos residenciales que se construyeron en la isla durante su etapa de auge, (1900-1930) y que ya desde otras épocas habían servido para caracterizar el entorno doméstico de esta clase, diferenciándose así de los otros sectores de menor poder adquisitivo. Lo que debido a esta diferencia de clases se produjo un cambio con respecto a las características arquitectónicas y urbanísticas de las ciudades.

Las calles de nuestra urbe presentaban en aquel tiempo un estado deplorante y lastimoso a la vista de los propios habitantes de la villa y de los extraños. Existían profundos baches, así como pantanos pestilentes en lo más céntrico de la población, furnias en donde podían quedar sepultadas las personas si se descuidaban, al igual que los vehículos. Todos estos problemas que existían en la zona urbana estaban pidiendo a gritos una pronta e inmediata recuperación.

El siglo XIX fue una de las etapas más fecundas del Bayamo colonial en el aspecto económico, social  y cultural, esto trajo consigo un gran desarrollo hasta la primera mitad. Se desarrollaron nuevas técnicas y materiales de construcción, existían mil 378 construcciones, de ellas 582 eran de ladrillos y tejas, 280 de embarrado y guano, y mil 716 de guano y yagua, ello demuestra el auge constructivo que existía en la villa para ese entonces.

El templo San Salvador, actualmente mantiene una arquitectura ecléctica, el mismo fue construido en 1516, donde se levanto con una humilde techada de guano y palma, es aquí donde se oficia la primera misa realizada , en 1517 y no es hasta el 4 de febrero de 1613 que es proclamada Parroquial Mayor.

Durante el incendio de Bayamo el 12 de enero de 1869 donde los bayameses tuvieron el valor de ver sus casas arder ante verlas en manos españolas
Bayamo y la Parroquial Mayor se ven reducidos a cenizas, donde la ciudad es reconstruida con el paso del tiempo, pero el templo deja de funcionar por medio siglo.

En 1919 finalmente se inaugura un edificio concebido con nuevos códigos arquitectónicos y de esta forma se puede rescatar así la ciudad, este rescate no solo era significativo para el templo, sino también era un momento significativo de la historia de la villa y de la nación toda.

La fachada de la Capilla estaba  modestamente construida, comprendida por una cubierta a dos vertientes de tejas criollas, que corresponden en el interior a un alfarje de dos faldones, pináculos trabajados en sus 4 caras triangulares con azulejos que representan pasajes bíblicos, traídos a Bayamo producto al contrabando que existía en aquella época.
Posee una cubierta de dos vertientes de tejas criollas que en el artesonado de madera cuenta con elementos tropicales, imágenes de nuestra flora y fauna. Estas curiosas pinturas manifiestan la originalidad de los nacidos en esta tierra, es el siglo XVII, cuando todavía no podemos hablar de nacionalidad cubana. Este techo es único de Bayamo, ya que no se conoce, en esa fecha, otro similar en el interior del país.
En este templo se canto por vez primera las notas de nuestro Himno Nacional, fue donde se bendijo la bandera La Damajagua y donde se encuentra la pila bautismal por la que han pasado generaciones de cubanos ilustres recibieron el bautizo, es un lugar donde se reúnen importantes valores arquitectónicos, espirituales, morales y patrióticos.
La existencia de los paisajes que posee el templo era conocida por algunos historiadores de la localidad, así como por miembros de la Iglesia; y en varias ocasiones fue objeto de análisis sin llegar a concretar el contenido de la misma, porque es necesario el empleo de técnicas especializadas para captar las imágenes por la posición en que se encuentran.
La Capilla de Nuestra Señora de los Dolores podemos calificarla como una reliquia de nuestro patrimonio cultural, tanto de nuestra villa como de Cuba, resaltando toda la tradición que guarda en el decursar de los años así como testigo de nuestra cultura, idiosincrasia e historia.
 El Convento de San Francisco forma parte de nuestras construcciones eclesiástica y a la vez constituye una joya del patrimonio cultural bayamés. A finales de los años 1500, se construyó en la Villa San Salvador de Bayamo el Convento de San Francisco, el primero en la ciudad. Luego fue erigida la iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles, contigua al Convento, conformando así el conjunto religioso de mayor complejidad construido en la margen del río Bayamo.
En este lugar se podían encontrar gran cantidad de epitafios que indicaban el sepulcro de los primeros habitantes de la villa, según plantean los documentos de archivo consultados, pero las múltiples transformaciones en el orden constructivo sólo han dejado como evidencia la tarja más antigua de la ciudad de fecha 1620 que se exhibe en una de sus paredes exteriores; colocada en memoria a Doña Isabel de Aguilar y Velásquez, de la familia del adelantado Diego Velásquez y esposa del caballero de S. M. Capitán Gobernador Don Rodrigo de Velásquez, fallecida el 4 de febrero de 1620.
En este convento se impartía gramática castellana, latina y artes, su claustro en junio de 1756 estaba integrado por 12 sacerdotes, un corista, un lego y dos religiosos mercedarios. En 1763 modificó su estructura contando con nueve frailes, cuatro teólogos, tres profesores de filosofía teologal, cuatro predicadores, tres legos y un maestro de artes.
En cuanto a su aspecto arquitectónico se tuvo en cuenta la descripción hecha por Morell de Santa Cruz en su Visita eclesiástica, donde citaba que la iglesia de Nuestra señora de los Ángeles en 1756 era un anexo de ladrillos y tejas, con siete altares, púlpito, coro alto y órgano, cuatro capillas de bóveda, tres al lado del Evangelio y otra al lado de la Epístola y seis altares en ella, la sacristía unida a la Epístola y es también de bóveda, campanario a la entrada de la puerta principal, con dos cuerpos y capiteles y tres campanas medianas.
En 1842 se aplicó la orden de entrega de templo, ornamentos, enseres y vasos sagrados. A partir de este momento el edificio tuvo diferentes usos; se considera que fue destruido por el incendio de la ciudad de 1869 y en este mismo año sirvió de Tribunal Eclesiástico, mientras que en el año 1872 estaba ocupado por las tropas españolas como cuartel.
Es en esta etapa que es reclamado por el Vicario Melchor Guillén Marcos, quien se propone arreglar y abrir al público un templo más, pues la Capilla de los Dolores era el único que se encontraba al servicio eclesiástico. Se desconoce los usos que tuvo el edificio a partir de esta etapa hasta principios del siglo XX.
En el año 1919 los capuchinos comienzan una reparación del techo, pisos, paredes, puertas y ventanas debido al deterioro del local casi en ruinas. Según datos consultados en documentos de archivo del Obispado, desde el 21 de junio de 1921 hasta el año 1961, en el antiguo Convento se instaló la escuela Madre del Divino Pastor (Divina Pastora); dedicada a las enseñanzas primarias, media y bachillerato, además se impartían clases de piano, arte y pintura.
A partir de esta fecha hasta hoy adquiere otros usos, en sus antiguas aulas radica la escuela primaria "Manuel Ascunce Doménech", en lo que fuera su Capilla está el Centro de Información y Documentación de Educación y la escuela especial "Walter Vives" se ubica en una edificación añadida durante el período republicano.
Esta joya de la arquitectura, testigo de cuatro siglos de historia y cultura de Bayamo, tiene sin lugar a dudas un valor incalculable para la arqueología y la historia local. Toda labor de restauración que se emprenda en esta edificación de posibles hallazgos arqueológicos, contribuirá al rescate de nuestro patrimonio y a la salvaguarda de la memoria histórica de la nación.
Podemos apreciar como la arquitectura influye positivamente en la fomentación de la cultura popular tradicional, pues mediante la preservación y mantenimiento de la misma es que ha sido posible existencia de esta en Bayamo y que la nueva generación pueda observar parte de esta arquitectura.

 

El predominio de esta arquitectura en el centro de nuestra cuidad es lo que posibilita que todas aquellas personas que visiten el lugar puedan visualizar la arquitectura ecléctica bayamesa, lo cual da lugar a  que la misma se de a notar y  conocer por todas  aquellas personas que transiten por  Bayamo, ya sean del municipio, de otra provincia o extranjeros.

Nuestra cultura ergológica ha transitado por diversas transformaciones a lo largo de la historia, producto a las diferentes culturas que aportaron su granito de arena para el desarrollo de la misma, todo ello  aparejado a un proceso de legado cultural, producto a la mezcla de varias culturas. Nuestra cultura ergológica tiene gran relevancia para el desarrollo de nuestro acerbo cultural, ya que la misma responde a nuestra cultura, a toda una historia que se ha ido formando con el trascurso del tiempo, que nos distingue del resto de las culturas, que favorece nuestra idiosincrasia y resalta todo lo que nos caracteriza.

Nuestra arquitectura ecléctica específicamente representa una identidad que se ha conservado por lo largo de la historia teniendo en cuenta el gran valor histórico que representa la misma para una mejor fomentación de nuestra cultura popular tradicional, todo ello propiciando a la vez el desarrollo de nuestra cultura nacional.

Conclusiones

  • Se han incrementado los conocimientos teóricos que se tenían del Patrimonio Cultural Arquitectónico como fundamento de nuestra identidad y como forjadores de una generación que esta arraigada a sus raíces culturales.
  • Resulta significativo este estudio pues ha posibilitado que los sujetos investigados se percaten de cuan importante es continuar realizando investigaciones de este tipo, para beneficio de la identidad cultural popular tradicional en estudios ergológicos.
  • La temática tratada nos  ha proporcionado tener un conocimiento abarcador acerca de la importancia de salvaguardar el patrimonio arquitectónico bayames, facilitando reafirmar la unión indisoluble que existe entre la historia y la cultura.
  • Favoreció lograr una mayor identificación con nuestra cultura popular tradicional, ya que nos permitió conocer todo lo que respecta a la historia de la arquitectura de la Villa., contribuyendo a desarrollar nuestra ideología e identidad cultural
  • Bibliografía

    1. Bazin, G. El tiempo de los museos. Editorial Daimon, 1969.
    2. Torres Moré, Pedro. Técnicas de interpretación del patrimonio cultural. Editorial Félix  Varela. La Habana, 2006.
    3. Colectivo de autores. El patrimonio nuestra máxima riqueza. Dossier.  Consejo nacional de patrimonio, Ciudad de la Habana, 1996.
    4. Comité cubano del ICOM. Los museos en Cuba. Editorial Ministerio de Cultura. Ciudad de la Habana 1984.
    5. Colectivo de autores. Conoce el patrimonio cultural. Editorial de libros para la educación. Ciudad de la Habana 1980.
    6. Colectivo de autores. Metodología de la investigación social I. Selección de lectura. Editorial Félix Varela, La Habana 2003.
    7. Colectivo de autores. Metodología de la investigación cualitativa. Editorial Félix Varela, La Habana 2004.
    8. Valdés Galárraga, Ramiro. Diccionario del pensamiento Martiano. Editorial Ciencias Sociales. La Habana 2002 Pág.276.
    9. Hernández Sampier, Roberto. Metodología de la investigación I. Editorial Félix Varela, La Habana 2004.
    10. Revista Ventana Azul. No.4, Enero-Diciembre, Granma 2007.
    11. Revista Cubana de antropología, Catauro. Edición financiada por el fondo para el desarrollo de la educación y la cultura No.9, Enero-Junio, 2004.
    12. Torres Moré, Pedro. Gestión turística del patrimonio cultural. Selección de lecturas. Editorial Félix Varela. La Habana 2006.

    Nota Importante a Leer:

    Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

    Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

    Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

    El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

    Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

    Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

    Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

    Comentarios sobre este artículo:

    No hay ningún comentario para este artículo.

    Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
    (*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



    (*) Datos obligatorios

     


    Editor:
    Juan Carlos M. Coll (CV)
    ISSN: 1988-7833
    EUMEDNET

    Inicio
    Acerca de ...
    Números anteriores
    Anuncios y Convocatorias
    Otras Revistas de EUMEDNET
    Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > CCCSS
    Congresos Internacionales


    ¿Qué son?
     ¿Cómo funcionan?

     

    15 al 29 de
    julio
    X Congreso EUMEDNET sobre
    Turismo y Desarrollo




    Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


    Próximos congresos

     

    06 al 20 de
    octubre
    I Congreso EUMEDNET sobre
    Políticas públicas ante la crisis de las commodities

    10 al 25 de
    noviembre
    I Congreso EUMEDNET sobre
    Migración y Desarrollo

    12 al 30 de
    diciembre
    I Congreso EUMEDNET sobre
    Economía y Cambio Climático