Contribuciones a las Ciencias Sociales
Noviembre 2011

FUNDAMENTACIÓN DIDÁCTICA PARA EL TRATAMIENTO DE LAS HABILIDADES COMUNICATIVAS EN EL MÉDICO GENERAL BÁSICO Y EL TECNÓLOGO DE LA SALUD



Juan F. Tejera Concepción (CV)
Profesor Titular. Ciencias Médicas Cienfuegos
jtejera@ucf.edu.cu


Resumen.
Iniciamos el trabajo haciendo referencia a lo señalado por Sintes (2005), cuando plantea que: “Constituye un tema que ocupa a la mayoría de los expertos de la educación médica superior orientados en mejorar la profesionalización de la docencia con el interés central de estimular la excelencia en el proceso docente asistencial.” 
La universidad médica cubana ha logrado la implementación de un proceso de enseñanza-aprendizaje caracterizado por estrategias docentes que permitan un mayor nivel de conocimiento y profundidad de las ciencias médicas, pero no se han trazado estrategias en el modelo de formación del médico general básico que sistematice la formación de habilidades comunicativas, para mejorar la relación médico-paciente, con orientación familiar y comunitaria.
En el Modelo del Profesional, no se abordan nuevas modalidades relacionadas con el tema comunicativo, y la formación de habilidades comunicativas, para lograr una mejor calidad en el perfil del egresado, se realizan modificaciones en las habilidades específicas propias de la profesión y esencialmente aquellas que responden al método clínico. 

Palabras claves. Tecnólogo, salud, habilidades.



Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Tejera Concepción, J.: "Fundamentación didáctica para el tratamiento de las habilidades comunicativas en el médico general básico y el tecnólogo de la salud", en Contribuciones a las Ciencias Sociales, noviembre 2011, www.eumed.net/rev/cccss/15/

 

Desarrollo.
Al revisar los planes de estudio correspondientes a los cursos escolares del  1993 al 2007, y se pudo constatar que en la formación del Médico General Básico se tienen incorporado contenidos vinculados a la comunicación, en la asignatura Comunicación y Salud que reciben los estudiantes en el ciclo básico clínico en el primer ó segundo semestre, sin embargo, la instrumentación del tema comunicativo es insuficiente pues solo se limita a contribuir al desarrollo de la competencia lingüística (habilidad para emplear los medios o recursos lingüísticos): competencia socio-lingüística (habilidad para adecuar los medios lingüísticos a las características de la situación y el contexto); competencia discursiva (habilidad para relacionar   coherentemente las partes del discurso con éste como todo); y competencia estratégica (habilidad para iniciar, desarrollar y concluir la comunicación) y no los prepara lo suficiente desde el punto de vista personológico para la comunicación que debe desarrollar el médico con el paciente, por lo que se hace necesario una instrumentación diferente a la actual, que conciba la comunicación médico- paciente, con orientación familiar y comunitaria .
No existiendo un balance adecuado entre las definidas, pues solo se abordan; aplicar los principios de la ética médica, establecer comunicación efectiva con las personas, familias y comunidad, realizar interconsulta, trabajo en equipo, confeccionar historias clínicas de salud familiar y realizar el examen físico completo e integral, lo que pone de manifiesto la necesidad de tener identificadas las habilidades por ciclos, semestres y años, para de esta forma mejorar la calidad en la atención médica asistencial que el paciente requiere.
El presente trabajo tiene por objetivo: “Fundamentar la formación de las habilidades comunicativas en el ciclo clínico de la carrera de medicina”, tomando como presupuestos teórico metodológicos: El proceso de enseñanza aprendizaje objeto de estudio de la didáctica, precisando los principios, categorías, leyes y teorías, destacando las obras de Álvarez de Zayas (1997), y Fernándo González Rey (1998), Las habilidades comunicativas matizando las posiciones asumidas por Vygotsky (1979),  Leontiev (1982), Rubinstein (1989) y López Palacio (2002), así como otros presupuestos relacionados con la temática, retomando lo señalando por Lomov (1982) y Fuentes Ávila (1989), en el campo de la medicina y el tratamiento de la comunicación interpersonal, se abordará la formación de las habilidades comunicativas en la práctica médica, tomando teorías señaladas por Ortiz (1996), en la didáctica conceptualizadas en el contexto médico, por último se definen las habilidades comunicativas asumidas por Ana M. Fernández (1990,1995 y 1997). 

La Didáctica es la ciencia que estudia como objeto el Proceso de Enseñanza- Aprendizaje dirigido a resolver la problemática que se le plantea a la escuela: la preparación del hombre para la vida y cuya función es la de formar al hombre pero de un modo sistémico y eficiente (Álvarez de Zayas, 1997).
Este autor define el Proceso de Enseñanza-Aprendizaje como un proceso pedagógico escolar que posee las características esenciales de este, pero se distingue por ser mucho más sistemático, planificado, dirigido y específico por cuanto la relación maestro-alumno deviene de un accionar didáctico mucho más directo, cuyo único fin es el desarrollo integral de la personalidad de los educandos.
Por su parte, el Dr. López Palacios (2002) expresa que la didáctica estudia el proceso docente-educativo. Es decir, mientras la pedagogía estudia todo tipo de procesos educativos, la didáctica atiende solo al proceso más sistémico, organizado y eficiente, que se ejecuta sobre fundamentos teóricos y por personal especializado: los profesores.
El proceso docente-educativo es, primero que todo, un proceso, y como tal una sucesión de estados de un objeto.
López Palacios  refiere que algunos autores identifican Proceso de Enseñanza-Aprendizaje como proceso docente-educativo. Sin ser un error, resulta una denominación limitada, ya que reduce el objeto a las actividades de los dos tipos de sujetos que intervienen en el proceso: el profesor y los estudiantes.
El autor del presente trabajo asume el  concepto de proceso enseñanza aprendizaje descrito por el Dr. Carlos Álvarez. El cual considera que este proceso permite de forma sistémica, planificar y dirigir el accionar didáctico de forma más directa. Además, que este proceso encauza al desarrollo de la personalidad del estudiante y a la vez a su preparación para cumplir con su encargo social.
Por tanto, el proceso de Enseñanza aprendizaje debe estar sustentado por el enfoque histórico cultural de Vygotsky, corriente pedagógica contemporánea, basada a su vez en la teoría de aprendizaje del mismo nombre que contempla como concepto básico la Zona de Desarrollo Próximo, lo que debe ser el soporte teórico esencial de una educación, enseñanza y aprendizaje desarrolladores.
El Proceso de Enseñanza-Aprendizaje constituye un aspecto fundamental  por lo cual se hace necesario tener en cuenta los principios y categorías que fundamentan la formación de las habilidades comunicativas.
Principios Didácticos.

Cada uno de los principios anteriores está presente de manera permanente a lo largo de todo el proceso para la formación de habilidades comunicativas en los estudiantes del ciclo clínico de la carrera de medicina.
El autor del presente trabajo considera indispensable asumir este sistema de principios que sustentan el proceso de enseñanza aprendizaje. Los docentes no solo deben conocerlos, sino que deben ser utilizados de forma creadora en la práctica pedagógica.

Numerosos autores tales como Klingberg L, (1972), Labarrere G., (1991) Álvarez de Zayas C., (1992), Ana M. Fdez (1995-1997-2000-2004), Addine  Gutiérrez R. (2003), López Palacios J., (2005), y otros  han tratado de precisar  la definición de cada componente de la didáctica. Se hace necesario comentar que en la definición de estos componentes por  diferentes autores no se evidencian diferencias sustantivas, solo semánticas. Por tanto, el autor asume las descritas por el Dr. Carlos Álvarez de Zayas (1999), uno de los especialistas cubanos que más ha profundizado en este tema.
 El objetivo es el componente rector del Proceso de Enseñanza-Aprendizaje, constituye el modelo pedagógico del encargo social, son los propósitos y aspiraciones que durante el proceso se van conformando en el modo de pensar, sentir y actuar en el estudiante.
El contenido es aquella parte de la cultura y experiencia social que debe ser adquirida por los estudiantes y se encuentra en dependencia de los objetivos propuestos.
El método es el elemento director del proceso. Responde a: ¿cómo desarrollar el proceso? ¿Cómo enseñar? y ¿cómo aprender? Representa el sistema de acciones de profesores y estudiantes como vías y modos de organizar la actividad cognoscitiva de los estudiantes o como reguladores de la actividad interrelacionada de profesores y estudiantes, dirigida al logro de los objetivos.
Los medios son los componentes del proceso que establecen una relación de coordinación muy directa con los métodos, que responden al “como” y al “con qué”.
La evaluación es un proceso inherente a la educación que se inserta en el ambiente general de la sociedad. Es de naturaleza totalizadora, remitido a la complejidad de los factores que intervienen en el proceso educativo en el que juega papel fundamental el profesor, guía de dicho proceso.
Las formas de organización constituyen el proceso integrador del Proceso de Enseñanza-Aprendizaje, esto se evidencia en la manera en que se ponen en interrelación todos los componentes personales y no personales del proceso.
La práctica médica, desde sus orígenes, ha estado muy estrechamente vinculada con la comunicación interpersonal en el proceso de actividad humana. Comprende el intercambio de información entre dos personas o más sobre el medio que les rodea o sobre ellos mismos; es parte inseparable del ser social y medio de formación y funcionamiento de la conciencia individual y social, implica la organización de la interacción de las personas, la transmisión de experiencias, así como la aparición y satisfacción de necesidades espirituales.

Las habilidades como componentes cognitivo- instrumentales de la actuación del sujeto, han sido ampliamente estudiadas en el ámbito de la actividad como categoría psicológica. La teoría de A. N. Leontiev acerca de la estructura de la actividad ha sido un aporte teórico metodológico significativo en el campo de la Psicología, que ha servido de fundamento para esclarecer la comprensión de las habilidades e instrumentar estrategias para su desarrollo según el tipo de actividad de que se trate. Los trabajos de Y. Galperin y N. Talízina son ilustrativos en esa dirección.
Entre los trabajos de autores cubanos relacionados con la temática se destacan en el área de la didáctica González Rey (1989, 1995, 1997); Fernández González (1995, 1997, 2001, 2002); Ojalvo Mitrany, (1999); Ortiz Torres (1995, 1999); Sagué Camps (1996, 2003); Márquez Marrero (1999); González Morales (2002) y Becerra Alonso (2003). Estos investigadores coinciden en reconocer la comunicación como un mecanismo desarrollador de la personalidad, como condición indispensable y fuente esencial para el desarrollo psíquico.
Muchos de ellos se han dirigido al desarrollo de las habilidades comunicativas en los docentes y al entrenamiento psicopedagógico como alternativa para su perfeccionamiento.
Al respecto Fernando González (1989, p.32) precisa : “una tarea primordial de la psicología es definir la estructura de las distintas formas que adopta el proceso de comunicación, sus elementos esenciales, la forma en que este proceso se expresa en distintos tipos de relaciones y sus elementos más significativos en su incidencia sobre la personalidad.”
No obstante, hay estudios que aportan elementos interesantes y valiosos para la comprensión de las habilidades comunicativas y que pueden ser útiles a los efectos de promover su desarrollo, como es el caso del médico, que requiere de las mismas para desarrollar su labor profesional.
Sánchez, G., 1993, analiza las habilidades comunicativas sobre la base del ejercicio de las funciones básicas de la comunicación y precisa tres habilidades rectoras que la autora la contextualiza al contexto pedagógico pero retomando las mismas para la comunicación médico paciente pudieran enunciarse de la manera siguiente

Salazar, T. 1993, en otros trabajos plantea la habilidad general de establecer relaciones interpersonales a través de una comunicación efectiva y desglosa varias habilidades integradoras, como son:

Desde otra perspectiva Bravo (1999), define que las habilidades comunicativas “Son el dominio de acciones (psíquicas y prácticas) que permiten la regulación racional de la actividad con ayuda de los conocimientos y hábitos que posee el sujeto”.
También B. Márquez (2001), asume que las habilidades comunicativas están relacionadas con las: "Formaciones psicológicas mediante las cuales el sujeto manifiesta en forma concreta la dinámica de la actividad con el objetivo de elaborar, transformar, crear objetos, resolver situaciones y problemas, actuar sobre sí mismo: autorregularse”.
De igual forma Villavicencio (2007), define que las habilidades comunicativas por su parte son las operaciones constituyen pequeñas acciones, procedimientos, formas de realización de la acción atendiendo a las condiciones, o sea las circunstancias reales en las cuales se realiza la habilidad y desde la perspectiva médica forman un paradigma esencial para conjugarlas, y de esta forma enseñar a los estudiantes de la carrera e medicina  a establecer una adecuada comunicación del médico con el paciente.
Los autores antes mencionados, en sus análisis hacen referencia a las habilidades desde su perspectiva, pero en ninguno de los casos, se ha trabajado  la formación y desarrollo de habilidades comunicativas en la formación del médico general básico. 
Además, para el desarrollo de este trabajo se han revisado tesis doctorales  que han  abordado el estudio de la comunicación desde distintos ángulos. Dentro de ellos se destacan el de: Ana M. Fernández (1990, 1995, 1997).
La autora antes citada hace un análisis  del proceso educativo del profesor  e identifica tres habilidades generales que debe tener desarrolladas el profesor, para lograr éxitos en el proceso que dirige. Por la importancia que las mismas revisten en el desempeño docente, asistencial e investigativo, en el área de la medicina, se consideró pertinente por parte de este autor retomar las mismas pero con algunos ajustes que posibiliten contribuir su formación en el ciclo clínico de la Carrera de Medicina.
1- Habilidades para la expresión: posibilidad para expresar, trasmitir y recibir mensajes de naturaleza verbal o extraverbal. Elementos que intervienen:
Claridad en el lenguaje. Mensaje asequible al otro según su nivel de comprensión, coherencia, logicidad.
Argumentación .Presentar las ideas de formas diferentes, redundancia relativa
Fluidez verbal. No hacer interrupciones o repeticiones innecesarias.
Originalidad. Expresiones no estereotipadas, vocabulario amplio.
Ejemplificación. Contenidos vinculados con la experiencia del otro.
Síntesis. Expresión de las ideas esenciales, resumir en breves palabras.
Elaboración de preguntas. De diferentes tipos, según el propósito del intercambio, para evaluar comprensión, juicios personales, para cambiar el curso del diálogo
Contacto visual. Mantener la mirada al interlocutor.
Expresión de sentimientos coherentes. Correspondencia en el uso de los
recursos verbales y no verbales.
Uso de recursos gestuales.Como apoyo al discurso verbal o en su sustitución.
2- Habilidades para la observación: posibilidad de orientarse en la situación de comunicación a través de cualquier indicador conductual del interlocutor, actuando como receptor. Los elementos esenciales son:
Escucha atenta: percepción lo más exacta posible de lo que dice o hace el otro durante la situación de comunicación y asumirlo como mensaje.
Percepción del estado emocional del otro.  Ser capaz de captar su disposición o no para la comunicación, actitudes favorables o rechazantes, estados emocionales, índices por ejemplo de cansancio, aburrimiento, interés a partir de signos no verbales.
3- Habilidades para la relación empática: posibilidad de lograr un verdadero acercamiento al otro. Sus elementos:
Personalización en la relación. Se evidencia en el nivel de conocimiento que se tiene del otro, la información que se tiene en cuenta para lograr un mejor entendimiento. Se expresa también en la confianza para la expresión de contenidos personales y en la posibilidad de predecir el comportamiento del otro
Participación del otro. Brindar estimulación y retroalimentación adecuada, mantener una relación democrática, aceptar ideas, no interrumpir, promover la creatividad.
Acercamiento afectivo.  Expresar una actitud de aceptación, de apoyo, dar posibilidad de expresión de vivencias del otro.
A partir de las reflexiones anteriores se considera que las habilidades profesionales fundamentales que se deben formar en un médico, como son las de diagnosticar, tratar y prevenir, están muy relacionadas con las habilidades antes mencionadas las cuales contribuyen a lograr calidad en  la comunicación que se establece entre el médico y el paciente.
Las habilidades comunicativas en la relación médico paciente, influyen en mejores resultados en la salud física, mental, funcional y subjetiva, en el nivel de satisfacción de pacientes y familiares, en el cumplimiento de los tratamientos, en la eficiencia clínica y en la disminución del número de complementarios.
Conclusiones.  
A través de la sistematización teórica desarrollada fue posible caracterizar el Proceso Enseñanza Aprendizaje como objeto de estudio de la didáctica, precisando teorías, leyes y conceptos sobre el proceso de formación del médico general básico y la formación de habilidades comunicativas en el ciclo clínico de la carrera de medicina, los que contribuyen en justificar la investigación en proceso.    
Bibliografía:
Addine, F. (1997.). Didáctica y Optimización del proceso de enseñanza aprendizaje. , La Habana.
Addine, F. (2003). Principios de la dirección del proceso pedagógico Compendio de Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Addine Fernández, F. (2004). Didáctica. Teoría y práctica. La Habana: Pueblo y Educación.
Addine Fernández, F. (2006). Principios para la dirección del Proceso Pedagógico Compendio de Pedagogía. La Habana: Ciencias Médicas.
Almendros, H. (1990). Ideario Pedagógico La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Alonso Rodríguez, S. (1996.) Hacia una escuela de   Excelencia. La Habana: Editorial Academia.
Alpízar Castillo, R. (1989). Para Expresarnos mejor. La Habana: Editorial Científico-Técnico.
Álvarez de Zayas, C. (1997). La escuela en la vida. La Habana: Félix Varela.
Álvarez de Zayas, C. (1999). La escuela en la vida. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Álvarez de Zayas, C. M. (1998.). Pedagogía como ciencia. La Habana: Editorial Félix Varela.
Álvarez Echeverría, M. I. (1995.). Comunicación y Lenguaje Verbal Comunicación Educativa: Pueblo y Educación.
Álvarez González, A. R. Estrategia metodológica para el tratamiento de la competencia lingüística, en la Carrera de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Cienfuegos. Tesis en opción al grado científico de Doctora en Ciencias Pedagógicas, Universidad de Cienfuegos “Carlos Rafael Rodríguez", Cienfuegos.
González Castro, V. (1989). Profesión: comunicador. La Habana: Pablo de la Torriente.
González, E. (1994). La coherencia textual como autorregulación en el proceso comunicativo.
González Rey, F. (1989). Psicología, principios y categorías. La Habana: Ciencias Sociales.
González Rey, F. (1995). Comunicación, personalidad y desarrollo. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
González Soca, A. M., Reinoso Capiro, C (2002). Nociones de Sociología, Psicología y Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
González, V. (1996). Psicología para Educadores. La Habana: Pueblo y Educación.
Guerrero Serón, A. (1996). Fundamentos sociales del currículum: Manual de Sociología de la Educación. Madrid: Síntesis.
Leontiev, A. (1980). Aprendizaje intensivo en estado de receptividad inconsciente. Revista Perspectiva, Vol. X.(No. 4. ).
Leontiev, A. (1983). Actividad, Conciencia y Personalidad:   Editorial Pueblo y Educación.
Vigotsky, L. S. (1960). Desarrollo de las Funciones Psíquicas Superiores. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.
Vigotsky, L. S. (1982). Pensamiento y Lenguaje. La Habana: Editorial Pueblo y Educación. .
Zayas, F. (1982). Reflexión Gramatical y uso de la lengua.

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 


Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-7833
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Anuncios y Convocatorias
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > CCCSS
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático