Contribuciones a las Ciencias Sociales
Julio 2011

LA MÚSICA CAMPESINA EN LA CULTURA POPULAR DEL MUNICIPIO DE LAS TUNAS



Giselle Alonso Rodríguez (CV)
aliciaar@ult.edu.cu




RESUMEN

En Las Tunas la música campesina es síntesis de un proceso étnico -cultural, conformado por diversas culturas que confluyeron en el país a partir de la conquista y colonización. Rica en tradiciones culturales, fundamentalmente del campesinado cubano, la música campesina se ha adentrado en todas las localidades del territorio, siendo parte así de toda la cultura popular de la zona. No siendo reconocida de esta forma, sino como parte tradicional del folclore campesino se realizó esta investigación bajo el título: La música campesina en la cultura popular del municipio Las Tunas, con el objetivo de valorar su presencia en la cultura popular de la localidad, reafirmándose de esta forma, la identidad tunera a través de géneros, representantes y acciones para su salvaguarda.

Palabras claves: música campesina, cultura popular
 



Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Alonso Rodríguez, G.: La música campesina en la cultura popular del municipio de Las Tunas, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, julio 2011, www.eumed.net/rev/cccss/13/

INTRODUCCIÓN

La música es parte inherente de las sociedades o grupos sociales. Es una fuente fundamental para el conocimiento de la cultura popular tradicional de los pueblos, una de las creaciones a través de la cual el pueblo expresa sus sentimientos, modos de vida, maneras de ser y pensar. Constituye parte del acervo de las expresiones y manifestaciones de la creación popular.

Dentro del catauro musical, en Cuba se puede hablar de géneros propios. La música en la Isla constituye un mosaico de tradiciones étnicas, que a lo largo de la historia, a partir de la conquista y colonización española, se fueron fundiendo en un proceso de sincretismo cultural y de advenimiento de elementos culturales. A través de esto se forma junto a aspectos de la ya naciente identidad cultural del archipiélago, lo que se conoce como música campesina y toda la gama de géneros que dentro de ella se crean, formando así, un abanico musical.

Las primeras investigaciones científicas, se inician en 1985 con la conformación del Atlas Etnográfico que en esta esfera del quehacer popular, aportaron un patrimonio imprescindible para la formulación de los primeros criterios y conceptos teóricos sobre música campesina.

Entre los investigadores del área se destacan la Doctora María Teresa Linares, sus estudios, recogen la mayoría de los elementos que integran la música campesina, así como su origen y evolución, expresadas en obras como: La música y el pueblo (1985), El punto cubano (1999 y 2005), La Música campesina como resultado de la confluencia de estilos hispánicos (1999), La música cubana en la República (2001) Otro investigador del género es Argelier León con: Del canto y el tiempo (1983) así como Virtudes Feliú Fiestas Tradicionales Cubanas (2003), Fiestas cubanas de origen hispánico (inédito), Fiestas Populares Tradicionales de la provincia Las Tunas (2007). Sin embargo, estos estudios no abarcan todas las zonas que mantiene esta tradición musical en la cultura popular de los territorios y que conlleven a un análisis pleno del fenómeno que trascienda a nivel local.

cpopular en el municipio no constan fuentes bibliográficas, solo algunos estudios que de manera aislada y empírica se han hecho. Dentro de ellos se destacan como antecedentes: Trabajo de Diploma: Grupo Rumores del Yáquimo. Aportes al desarrollo cultural del municipio Amancio de la autora Dinorah María Almanza Montero; El repentismo y su influencia en el desarrollo cultural de la comunidad Vedado 3 del autor Héctor Mario Peña Peña, Jornada Cucalambeana. Un estudio de la música folklórica y tradicional en Las Tunas del autor Luis Ernesto Peña Laguna, trabajos presentados en los Coloquios Iberomericanos de la Décima como: La participación de la familia Miranda en las Cucalambeanas, aportes de una tradición centenaria de los autores, MSc. Noidé Fernández González y MSc. Ana Margarita Montero, investigación publicada en el anuario provincial Fiesta Suprema. Historia de la Jornada Cucalambeana de los autores Mayda Elena Anias Martínez y Ramón Batista López; artículos publicados en la revista Quehacer: Conjunto Original Cucalambé de Leticia Fernández Sánchez y Hágase la luz, una entrevista a José Urbano Mujica Mayedo de Argel Fernández Granados y otros inéditos: entrevista a Idelgrades Hernández de Neyxis Sobrado y Miguelín Fernández, La Música y el tiempo de Argel Fernández Granado.

La importancia de revelar la significación social de esta expresión y su presencia en la cultura popular del municipio, implica dar a conocer el proceso creativo y el reconocimiento de la cultura del territorio que ha tenido a través de los años. Aún cuando sus avances son perceptibles, los estudios dirigidos a la misma y la influencia que tiene para el patrimonio cultural vivo son insuficientes, lo que evidencia la carencia de estudios sistematizados sobre la música campesina con un enfoque etnográfico y con resultados abarcadores de la problemática a nivel local.

Las investigaciones con las que se cuentan hasta el momento constituyen una base para los estudios en esta esfera, en tanto se presenta trabajos dirigidos a un determinado grupo portador o representante del género, pero de forma muy aislada, siendo este territorio una vasta fuente en tradiciones musicales campesinas que no solo se manifiestan en los límites de la ciudad sino en los marcos de la misma.

Atendiendo a esta problemática y por la necesidad de estudiar una de las manifestaciones más autóctonas de la cultura nacional y local, se plantea como tema: La música campesina en la cultura popular del municipio de Las Tunas. Sustentado en el siguiente problema científico: La inexistencia de un estudio que valore la presencia de la música campesina en el municipio de Las Tunas como expresión de la cultura popular tunera, no permite visualizar su presencia, creación y rescate patrimonial en la localidad.

Este estudio se propone los siguientes objetivos:

Objetivo general: Valorar la presencia de la música campesina en el municipio Las Tunas como expresión de la cultura popular del territorio.

Objetivos específicos:

1. Definir el contexto sociocultural tunero que se presenta como escenario para el desarrollo de la música campesina en Las Tunas.

2. Determinar la presencia de la música campesina en el municipio de Las Tunas como parte de la cultura popular del territorio.

Esta investigación llevó consigo el análisis crítico de dos conceptos fundamentales: la cultura popular y la música campesina a lo cual se arribó a las siguientes tesis:

La cultura popular es la base esencial de la cultura propia de la población que la da origen y la caracteriza. Es el conjunto de manifestaciones, expresiones, acciones conocimientos, sistemas simbólicos, lenguaje, costumbres, mitos, tradiciones, formas compartidas de pensar y representar el mundo, que han sido adquiridos y formados en un complejo proceso de transculturación y cambio social, donde se funda la nacionalidad. Noe s privativa de una clase social específica, es la cultura que emana del pueblo, quien la crea y recrea, humaniza y comparte. Es la llamada sabiduría del pueblo, por lo que posee un sello identificador para las diversas creaciones del mismo. Se caracteriza por su amplia capacidad de adaptarse a las condiciones histórico- sociales. Su espíritu de combatividad ante la maceración hace que constituya la base de la cultura nacional autentica.

Como hilo conductor se presenta la música campesina, continuadora de una amplia tradición nacional, que se convierte en reflejo y sentir del pueblo. En ella sus portadores son la esencia donde se forma su permanencia y continuidad hacia nuevas generaciones que se encargan de asegurar su perdurabilidad en el tiempo, transformándola y adaptándola a los cambios sociales que proporciona el advenimiento de la modernidad. Formadora de un lenguaje simbólico, se expresa en diferentes géneros, que reflejan los modos de vida, el comportamiento, memoria, sentimientos y contenido ideológico, presentes en todo el proceso de surgimiento y desarrollo del hombre. Es la música surgida del pueblo que constituye la defensa de la cultura nacional y el fortalecimiento de las raíces nacionales. La música campesina permite conservar y potenciar los valores más autóctonos del pueblo cubano, en tanto en cronista de la historia social y cultural del país.

Esta investigación permitió estudiar la música campesina desde la Antropología Cultural, como testimonio de los acontecimientos y cambios del momento, vislumbradora de los paisajes cubanos y la cultura de una sociedad concreta, así como su vinculación con el contexto histórico y geográfico, la interacción de los elementos de estilos que la conforman, las manifestaciones musicales y las funciones que mantienen vigente las diversas variantes del género. En este sentido como elemento primero se caracterizó el contexto sociocultural tunero como fuente básica para el estudio de los géneros musicales que se cultivan de la música campesina, su conformación, evolución y desarrollo. Además se tuvo en cuenta la reconstrucción del significado e importancia del género y sus cultores partiendo de las ideas aportadas por los que forman parte de este elemento cultural, construyendo un mundo de significados que la simbolizan y revelando su repercusión en la preservación de la cultura popular del territorio.

Los presupuestos de los parte esta investigación, se sostienen en:

1. La cultura popular es la expresión de carácter material como espiritual, que confiere especial valor a las tradiciones culturales, en tanto tiene una importante función aglutinadora y continuadora de los lazos culturales intergeneracionales, que posibilita, la sucesión cultural, sin la cual no se conservan los elementos autóctonos de un pueblo, propio de su idiosincrasia nacional.

2. La música campesina es una de las manifestaciones artísticas que muestra la defensa de la identidad nacional, sellada por un complejo proceso de vínculos histórico-culturales, y que se vuelve reflejo, desde los más variados ángulos, del proceso de consolidación de la nación.

Para el análisis de los resultados se partió de tres indicadores fundamentales:

1. Momentos y condiciones históricas: que posibilitan el surgimiento y desarrollo de la música campesina en la localidad porque demuestra cómo la misma se forma como fenómeno social junto al despertar del sentimiento de cubania en el municipio.

2. Géneros: en tanto demuestran el sincretismo cultural y permite la presencia de géneros propios que revelan las condiciones históricas del pueblo tunero, constituyendo un elemento de arraigo cultural

3. Acciones de salvaguarda: que implican dar a conocer el proceso creativo y reconocimiento de la música campesina en la cultura popular del municipio Las Tunas

DESARROLLO

Continuadora de una herencia cultural de siglos de existencia, para la música campesina fue decisivo el triunfo revolucionario de 1959 y la creación de organismos y organizaciones que, de acuerdo con el protagonismo popular de este momento histórico, se logró su rápido vínculo al pueblo. En este tiempo la cultura adquiere una importancia sin antecedentes ya que el hecho proporciona en todo el país sin excepción, cambios profundos.

Una de las primeras acciones fue la Campaña de Alfabetización. Al finalizar el año 1961, Victoria de las Tunas, se declaraba libre de analfabetismo. Es en este propio año que se funda la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP). Al producirse este hecho se extiende la labor de agrupar todo el sector campesino y lograr con la Campaña de Alfabetización, elevar el nivel cultural y educacional del campesinado tunero y con ello reconocer sus tradiciones culturales y darle su merecido lugar en la cultura nacional.

La ANAP comienza por organizar festivales de aficionados a la música campesina y en el año 1962 celebra su primera edición nacional con los ganadores provinciales.

En 1963 queda declarado en el Primer Congreso de la organización campesina, la creación de grupos de aficionados de todas las regiones con el objetivo de salvaguardar las tradiciones campesinas. Este momento permite que tome un auge el guateque, la improvisación o repentismo y los juegos típicos del campo, proporcionándole un espacio al campesino para sus representaciones artísticas.

Para muchos de los entrevistados fundamentalmente repentistas e integrantes del conjunto musical Cucalambé como Dimitri Tamayo (repentista e improvisador tunero), Rolando Portillo, (Dtor del Conjunto Campesino), Gabriel Llánes Estrada (poeta repentista de Camagüey), apuntan que la creación de las bases campesinas en el municipio y fundamentalmente en torno a la educación de adultos y campesinos constituyó un momento de florecimiento en la música campesina, porque se favoreció la creación de grupos de aficionados y comenzaron a realizarse festivales campesinos y encuentros de aficionados en diferentes lugares. Desde entonces, aclaran que se hizo indiscutible la presencia de la música campesina en todos los actos y celebraciones.

Hasta 1980 los estudios de la música campesina rebelaban particularidades regionales a la hora de interpretar las tonadas. Con el movimiento nacional de aficionados se incrementaron las agrupaciones en las bases campesinas y cooperativas, y se inició, entonces una labor de rescate de las tradiciones locales en todas las provincias. A partir de ahí se estableció un modelo de conjunto que homogeneizó la interpretación del punto. Esto conllevó a que los estilos caracterizadores de cada región se expandieran por todo el territorio cubano y se interpretaran indistintamente las tonadas de creadores como Martín Silveira, Miguel Puertas Salgado, Juan Pagés. Horacio Martínez, Fortún del Sol (Colorín), Carvajal, y otras que surgieron bajo anonimato y se extendieron producto a la tradición oral.

Uno de los momentos de realce de la música campesina también lo constituyó la creación de la Casa Iberoamericana de la Décima Juan Cristóbal Nápoles Fajardo. Eso hizo desde el año 1993, se vinculara lo más auténtico de la tradición campesina, precisamente promoviendo concursos como: Justo Vega, Cucalambé, Hermeides Pompa Tamayo;

Acerca de otro acontecimiento que hizo más presente la música campesina plantea Juan Manuel Herrera:

El primer proyecto que diseño para preservar y desarrollar esta música fue el evento de Instrumentos de Cuerda y Tonada, proyecto al que se unen el Centro de Superación para la Cultura y la Casa Iberoamericana de la Décima. Estos eventos anuales despertaron un incentivo, un entusiasmo y hasta un deslumbramiento pues al recibir diferentes conferencias sobre teoría de la comunicación, Cultura Cubana, Estética, más los talleres sobre los instrumentos (laúd y tres) y el rico reservorio de la tonada, músicos y poetas comenzaron a tomar conciencia del valor que representan para la cultura nacional.

En la música campesina tunera hubo un punto de giro a partir de la creación y desarrollo de los Talleres de Repentismo, Tonada e Instrumentos de cuerda, nacido en el año 2001, acción del Centro Provincial de la Música “Barbarito Diez” y auspiciado por el Centro de Superación para la Cultura y la Casa Iberoamericana de la Décima.

Los talleres surgen a partir de la creación de la Cátedra Experimental de Poesía Improvisada y el Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado, en el año 2001 se desarrolló el I Seminario Nacional de Niños Improvisadores, con una asistencia de 103 niños. En estos seminarios, se trabajó fundamentalmente la metodología para la enseñanza y el aprendizaje de los códigos de la improvisación, para formar a las nuevas generaciones de repentistas sobre una base científica a partir de los documentos elaborados por Alexis Díaz-Pimienta, entre ellos: ¿Cómo “nace” un repentista?, Metodología para la enseñanza de la improvisación poética y Teoría de la improvisación (2001). La mayoría de los profesores que impartían estas clases eran poetas repentistas formados empíricamente y estos primeros seminarios trabajaron sobre la base de aspectos metodológicos para el desarrollo de las clases.

Según el poeta Juan Manuel Herrera:

El evento abarcó de forma integral la superación de los artistas que cultivan el género en todas las provincias. Recibieron de manera práctica, talleres sobre el uso del laúd, tres, guitarra y de forma teórico práctica conferencias sobre teoría de la comunicación, estética, cultura cubana y otras que contribuyen al mejoramiento técnico y cultural de los ejecutantes de la música campesina.

A partir de ahí, los conjuntos campesinos de la provincia (Típico Oriental, de Puerto Padre, Rumores del Hórmigo de Amancio, y Cucalambé de Las Tunas), se vieron presionado a elevar su calidad técnica y su proyección escénica, en tanto el departamento de desarrollo artístico, seguía mediante un sistema de audiciones continuas, la labor de los conjuntos, la aplicación de lo aprendido o recibido en el taller.

Los Talleres significaron la preservación y extensión de la música campesina, fundamentalmente en Las Tunas con la creación del Taller en el municipio que abarca niños y jóvenes de diferentes localidades de la región, sin ser privativo del campo. Acerca de ello plantea Héctor Peláez, quien por su trayectoria y vida artística en la ciudad ha mantenido una relación constante con el fruto de este acontecimiento:

Aquí causa mucha admiración, el estímulo, el movimiento de niños aficionados que han surgido al calor de los talleres de repentismo que se desarrollan. Creo que en todo el país el ascenso que ha dado los niños improvisadores está aquí, y tu ves que aquí hay muchachos que en vez de andar con una gorra al revés y un arete y oyendo reggaetón, están, siempre, ahora mismo los estaba viendo ahí, tocando el punto guajiro y es realmente admirable, así que podemos sustentar que la música campesina tiene y va a tener buen futuro y sobre todo en esta provincia.

Un reflejo de ello lo constituyó el año 2010 con del Cubadisco, evento que se realiza para reconocer a lo más representativo de la música cubana y sin embargo luego de tantos años es que se le dedica a la música campesina. En Las Tunas el evento significó el realce y reconocimiento tanto de músicos como especialista e investigadores. Esto motivó que aparte de las actividades culturales realizadas como la canturía más larga en la cual la provincia se destacó por presentar lo mejor del talento musical campesino y en el cual participaron además los niños y jóvenes del Taller de Repentismo, un encuentro teórico con la presentación de ponencias y el debate de la situación actual de la música campesina, en el cual se hizo evidente la necesidad de investigar el género y sus representantes con el fin de significar el valor real de esta manifestación y su importancia para el patrimonio cultural de nación.

De esta forma el desarrollo de la música campesina se favorece. En los momentos actuales en Las Tunas este género no es privativo y nunca lo fue del campo. El desarrollo de la misma en la ciudad goza de gran aceptación y vigencia. Ello lo confirma el surgimiento y presencia de conjuntos campesinos, poetas improvisadores y tonadistas, que si bien no todos han nacido en la ciudad, si han llegado para establecerse y hacer su arte en el territorio.

El Conjunto Original Cucalambé propio de nuestra ciudad (fundado el 5 de enero de 1968), tuvo como precursores a Pepito Mayedo, Vicente Colón y otros repentistas tuneros que realizaban un programa campesino en la antigua Radio Circuito, hoy Radio Victoria. En sus inicios, se nombró Conjunto Cucalambé y más tarde, en la década de los 80, adoptó el nombre definitivo de Conjunto Original Cucalambé. El propio Pepito se estrenó como director de la agrupación y luego desempeñaron esta tarea otros importantes músicos del territorio como fueron Santos Parra, Remigio Romero, Baldomero Portillo, Pedro Pablo Martínez, Ernesto Cutiño, Ramón Espino (Mongo Petaca) y actualmente Rolando Portillo (hijo de Baldomero Portillo).

Todos ellos propiciaron desde sus inicios un largo camino y conformaron una imagen que aun trasciende con vitalidad propia y con un reconocimiento social que se sustenta en el nivel profesional de sus integrantes. Se destaca por la variedad de estilos asumidos que posibilita un espectro musical amplio, de gran sabor y una identidad única que los distingue. Sus interpretaciones van desde una tonada regional con sus aires específicos hasta la guaracha y el son.

En su trayectoria, el Conjunto Cucalambé ha desempeñado y desempeña un papel muy destacado en la animación artística de la ciudad. Sus actuaciones en las actividades caracterizadoras y eventos de todas las instituciones culturales, así como de otros organismos. El desarrollo de su vida artística se destaca por su vínculo con la celebración de las Jornadas Cucalambeanas, donde han sido múltiples los artistas nacionales y locales que han cantado acompañados por esta agrupación.

Son del Alba es otro de los formatos musicales que se destacan en el municipio. Se funda a inicios del año 2007. Comenzó este quinteto en la comunidad de San José actuando para las organizaciones de masas y actividades políticas. A medida que pasa el tiempo se convierte en un conjunto. Entre sus actividades fundamentales está su participación para organismos, instituciones y eventos como: Pastos y forrajes, Cabaret el Taíno, Casa de Oficiales del MININT, Casa Iberoamericana de la Décima, Motel Tuna Azúcar, Proyecto comunitario Club Familiar, Motel Club Familiar, EIDE, Cerámica, Facultad de Ciencias Médicas, Hospital Ernesto Guevara, Festival del Ollo, Festival comunitario.

Además el grupo participó en la Cucalambeana celebrada en Veguitas donde clasificó para actuar en la Jornada Iberoamericana celebrada en El Cornito, actuó para la brigada de Puerto Rico en el círculo social de Becerra, para la brigada de México, Colombia, Venezuela, Panamá, y se ha destacado en las Cucalambeanas de base de municipio como las realizadas en el Club familiar, Santa Librada, El Yunque. Se amerita su participación en actividades comunitarias amenizando bailables en la Guanábana, Hermanos Mayo, La Estrella y Ojo de Agua y en la escuela Camilito.

Entre sus composiciones se encuentran las de Carlos González (trecero): Hogar dulce hogar, La fiesta del anciano, El triste anciano, Proyecto de vida, Los cinco héroes, El Caguayran, Luz del alba, América, La flor del Cornito, La tradición de un beso, Canción a mi madre, Enfermera, La tercera edad, Mi son y Son para San José. Temas que recurren a sus vivencias más cercanas.

El formato de conjunto en el municipio es fuente de todos los géneros musicales campesinos, con la integración de nuevos instrumentos como la trompeta y el violín que aporta aires renovadores al pentagrama musical de la música campesina, sin perder su esencia.

Entre los músicos representantes en formato de Conjunto, en el Original Cucalambé, se destaca su director actual Rolando Portillo quien expresa acerca de sus comienzos y trascendencia familiar en la música campesina:

En mi familia viene de la época de mis tíos, que a pesar de que posteriormente el son se convirtió en una música urbana, el son comienza precisamente por la zona de Santiago de Cuba y por las lomas, mis tíos desde jovencitos y niños tenían conjuntos de son, y tocaban muchas canciones tradicionales que al final, se convirtieron en música campesina (…) se tocaba en mucho en base a rimar la décima que siempre en la zona de oriente y los al rededores de Santiago de Cuba (…). En la época de los años antes de los 20´, ya mis tíos tenían agrupaciones, era la época de los Matamoros, (…) pero a través de los años después que mi papá trabaja con otros tipos de formatos, al final de su vida dedicó un gran tiempo a dirigir el Conjunto Cucalambé en una época a principios de los 70, y por ahí empezó a trabajar en el Conjunto Campesino y fue su director durante muchos años y ahí si cultivó la música campesina en toda su dimensión (…). Después vengo yo que nunca pensé en trabajar en un Conjunto Campesino, me proponen trabajar ese género de música que no conocía profundamente por la parte del punto cubano que tiene muchas aristas que yo no conocía (…) pienso que más a delante continúe, porque ya a mi hija la he tratado de encaminar, ya hemos montados algunos temas, ha cantado algunos temas de la música campesina porque hasta que la gente no entre en este mundo no se percata de lo rico que es.

Partiendo de su testimonio se manifiesta no solo su trayectoria dentro de la música campesina, sino elementos que fueron conformando los inicios del músico en el género. En ello figura la influencia musical de zona oriental en cuanto al son y su traspaso y adopción en tierras tuneras. Al mismo tiempo Portillo es portador de una herencia cultural que ha asumido y trasmitido a las nuevas generaciones, tanto en la familia como en el sostenimiento de las tradiciones musicales campesinas en el Conjunto Cucalambé

De igual forma Jorge Crespo se destaca por ser uno de los primeros fundadores del Conjunto. Su función en el Conjunto es el de vocalista principal. En cuanto a sus inicios plantea:

Desde una edad muy temprana incursioné en la música, siempre me gustaba la música campesina, independientemente que trabajé en música popular muchos años. Ya en 1973 integro al Conjunto Cucalambé con lo cual aprendí muchas cosas porque me gustaba oír a los poetas de La Habana, de Las Villas, al Jilguero de Cienfuegos, Rondon. Yo simpatizaba mucho con la décima y le fui cogiendo amor, cariño a la música campesina. En 1973 me dan la oportunidad en el Conjunto Cucalambé porque en esos momentos había un cantante el fallecido Paco Corrales y hacía falta alguien que lo ayudara en el son y la guajira entre otros géneros.

Su formación es de base empírica pero dadas las posibilidades que se abrieron de superación para los músicos, se graduó de nivel elemental y ha continuado estudiando y preparándose con un trabajo de voces en el Conjunto Campesino como vocalista principal.

En el repentismo surgen muchos cantores reconocidos. Entre los principales representantes se destacó, José Urbano Mujica Mayedo (Pepito Mayedo), repentista e improvisador (fallecido), fundador del Conjunto Original Cucalambé y su director hasta el año 1971, participó desde las primeras Cucalambeanas. Nace el 18 de septiembre de 1929 en el campo y mantiene su trayectoria artística hasta sus últimos días. Su tío Juan Mayedo era muy famoso por aquella época como improvisador.

Según datos de la entrevista, con solo 16 años comienza a trabajar en la CMKG en un programa de Vicente Colón poeta de Sagua y José Licores, un poeta pinareño, al director del programa Antonio Yoga le gustó su forma de improvisar y le abrió las puertas bautizándolo como Pepito Mayedo: El Benjamín de los Trovadores.

Dentro de sus estímulos están:

1. 1957- representó la provincia de Oriente en el Programa de Circuito Nacional (CNC), actual Radio Rebelde.

2. Recibió un diploma por estar entre los improvisadores del país.

3. Recibió un diploma luego del Triunfo de la Revolución, 1961, cuando vino el cosmonauta soviético Yuri Gagarin.

4. Conoce personalmente al Indio Naborí.

5. Cantó en diferentes lugares con grandes poetas.

6. 1975 recibe la medalla El Cucalambé.

7. Diplomas y certificados por su participación y colaboración en peñas de la décima, talleres de improvisación y música campesina, así como en otras actividades culturales.

A continuación se plasma una décima improvisada entre Naborí y José, a petición del Indio sobre una bayoya:

Indio, ¿ves esa bayoya

como asciende por la mata

apoyada en cada pata

lo bien que se desarrolla?

La dificultad descolla

Y se mueve con destreza,

Porque la naturaleza,

Que es pródiga de verdad,

Le puso en su habilidad

Lo que no le dio en belleza (2001: 16).

En esta décima José Mujica demuestra la destreza y habilidad como improvisador condicionado por la espontaneidad del momento y al mismo tiempo en su expresión se manifiesta la forma jocosa que lo caracterizaba.

José Mujica fue en el siglo XX uno de los improvisadores más destacado del territorio y su arte se hizo extensivo a otras regiones. Su vinculación con el género le permitió una consagración y sentimiento hacia la tierra que lo vio nacer. Hecho que se manifiesta cuando expresa sobre el desarrollo del repentismo en el país y en la provincia expresa:

Antes el repentismo no progresaba, porque se discriminaba mucho, pero actualmente, sobre todo después de la batalla por la devolución del niño Elián Gonzáles a Cuba, donde los representantes jugaron un papel digno, la décima improvisada ha tenido un avance tremendo, nuestras poetas son escuchados y admirados en muchas partes del mundo (…) gracias a la Revolución, la décima ha ganado tanto prestigio que tiene un lugar privilegiado en el mundo del arte. Está claro que la décima es el lenguaje que más directo llega al pueblo. En nuestra provincia hay que reconocer que el trabajo que realiza la Casa Iberoamericana de la Décima con sus talleres, peñas, encuentros y concursos, pero no podemos estar satisfechos. ¡Hay que garantizar el relevo! (Granados; 2001: 17)

Otro importante repentista y tonadista es Idelgrades Hernández Ávila (Sinsonte Caimitero). Nace el día 18 de julio de 1924 en Las Tunas, en La Cuaba, situada después del Reparto Aeropuerto. Comienza desde temprana edad a tocar el tres y el laúd, instrumentos con los cuáles se acompañaban.

Según la entrevista de Neyxis Sobrado, empezó cantando en distintos lugares. Años más tarde trabaja la emisora CMKG, hasta el surgimiento de Radio Circuito el 29 de septiembre de 1953 junto Pepito Mayedo, Perdomo, Juan Ramón Álvarez conocido como Juan Panadero y su compañero Pedro Guerrero: El Rey del punto cubano.

En Radio Victoria entra unido al Conjunto Cucalambé en el año 1992 justificando la armonía de todo el equipo. Sus principales interpretaciones eran todas las variantes del repentismo y la improvisación (controversia, disertación, diálogo, pie forzado, etc.) así como el caso de las tonadas: pie cruzado, Carvajal, camagüeyana.

Es fundador de las Jornadas Cucalambeanas y es por ello que en el año 2007 se le otorga la distinción por el 40 aniversario de la misma. Entre sus méritos se encuentra el de haber estado 18 meses en Angola para la realización de actividades culturales debido a motivos históricos, tanto nacionales como internacionales.

Carlos Escalona, Carlitín es reconocido como un consagrado tonadista, que tuvo una larga trayectoria como aficionado y luego como profesional en la música campesina De Las Tunas. Y en el año 63´ya era cantante de la radio. Ha participado de la fiesta cucalambena desde sus inicios.

También Dimitri Tamayo, reconocido repentista e improvisador se destaca por su participación en todas las actividades donde esté presente la música campesina en la región. En una entrevista realizada planteó sobre sus inicios en el repentismo y la improvisación:

Mis inicios fueron en la familia, en la entrada de un bohío en la provincia de Holguín, en la misma provincia a dos Km del parque Calixto García (…) mi formación como repentista fue en el guateque campesino que hacía mi familia y así fui inclinándome por ese arte hasta descubrirme como improvisador (…). Es una herencia familiar porque hay muchos poetas en mi familia, hay 12 poetas improvisadores en estos momentos en mi familia.

Dimitri llega a Las Tunas a través de un joven que lo oye cantar en una Cucalambeana y se quedó a hacerle pareja. Entre sus principales méritos están el de desempeñarse como profesor en un taller de repentismo y que sus niños improvisadores fueran escogidos para ir a Venezuela, México. Ha obtenido tres veces primer premio en el concurso Hermeides Pompa Tamayo, premio de décima escrita Décima y Tradición y entre otros el Justo Vega del año 2000. Se considera un poeta bucólico aún cuando recurre a varios temas en dependencia del momento que esté viviendo.

En el seno de muchas familias nace la tradición de la música campesina. En el municipio se distingue la familia de Adelaida Hernández Rodríguez, tonadista y madre de Yusimí Rojas Hernández (tonadista y laureada en varios eventos nacionales e internacionales), Yasmir Rojas Hernández, (laudista) y Yaimí Rojas Hernández, (tonadista).

Adelaida Hernández Rodríguez a través de la entrevista expresa su desarrollo como cantante y la transmisión de la música campesina a sus hijos:

Viene por herencia de familia porque por parte de padre tengo tíos que son poetas y músicos. Yo siempre canté allá en el mango en recibimiento a las Cucalambeanas con los poetas que iban de visita y siempre hallaron que yo cantaba bien. Me dijeron que yo podía cantar en la emisora y al principio no acepté pero empezaron mis niños a la escuela y yo a ellos siempre les he inculcado la música y empezaron a cantar canciones y décimas en la escuela. De ahí conocimos a Dimitri Tamayo ya a la edad de 12 años vio a Yusimí en una peña, la oyó cantar y le gustó desde ese instante se lo pusieron de profesor a los niños y cuando empecé a traerlos al taller, me dijo que le cantara una décima cuando lo hice me dijo que le gustaba como yo cantaba, y me incluye en el repertorio de música campesina que se tocaba en la emisora y hace tres años que canto allí. Mi formación es empírica yo nunca estudié repentismo, es herencia de familia, hago algunas tonadas pero mi preferencia es el punto libre, los niños hacen las dos (Alonso: 2010)

Entre los compositores que tienen un auge a partir de los 80´, se destaca en el municipio Juan Manuel Herrera, inspirado en las guajiras ha sido unos de los más premiados en el municipio como en festivales Cantándole al Sol, Villa de Los Molinos, Emiliano Salvador y Eduardo Saborí.

Las entrevistas a representantes de la música campesina de la localidad como Orlando Portillo (Director del Conjunto Cucalambé), Dimitri Tamayo (Repentista), Adelaida Hernández (tonadista), Jorge Crespo (cantante principal del Conjunto) y otros poetas repentistas que por su trayectoria musical y su presencia en cada uno de los eventos y celebraciones tuneras tienen una amplia visión de esta manifestación musical en la localidad, tales como Nelson Lima, Gabriel Llanes y Héctor Peláez procedentes de la provincia de Camaguey así como especialistas y expertos del tema como Salvador Regueira, Ramón Batista, Víctor Marrero y Juan Manuel Herrera, arrojaron una valoración acerca del desarrollo de la música campesina en el territorio.

La música campesina en el municipio de las Tunas alcanza un gran auge. Es considerada una de las regiones que más avances tiene con respecto al género. Sostiene muchos eventos que se hacen en el año, peñas campesinas que, según entrevistas realizadas a intérpretes campesinos de otras localidades como Gabriel Llánes Estrada, Héctor Peláez Agüero y Nelson Lima Chaviano (poetas repentista de Camagüey), son pocas las provincias que las tienen con la frecuencia que se hacen.

Existen niños que se destacan en géneros como la guajira, el son, la guaracha, la danza, y la décima repentizada producto a la labor que se realiza en los Talleres de Repentismo. Asimismo existen muchos jóvenes, resultados de los talleres, que defienden la décima repentizada, razón por la cual constituyen el relevo del género y con su presencia y empeño musical la décima repentizada se fortalece.

Conocida como la capital de la décima en el país, se reconoce por el apoyo de sus dirigentes y de la población que se identifica desde todos los tiempo con la décima. En ello se encuentra el quehacer de la Casa de la Décima en su trabajo de renovación y preservación de las tradiciones campesinas distinguiéndose fundamentalmente en el apoyo a la realización de la Jornada Cucalambeana.

Otro de los criterios valorativos acerca de la música campesina en el municipio es el de que se canta bien la décima en comparación con otras provincias. En ello se reconoce el trabajo que se hace en torno a la interpretación y al nivel de dicción y afinación. Al respecto Nelson Lima plantea: El desarrollo de la música campesina en la provincia de Las Tunas específicamente en el municipio para mi ha tenido un auge maravilloso. Las Tunas se ha ocupado de rescatar la cultura campesina específicamente a la música campesina, realmente tenemos la Casa Iberoamericana de la Décima que apoya a todos los improvisadores del país y los rescata o sea a través de los improvisadores del país ella se nutre para defender la décima y divulga a la misma ves, yo creo Las Tunas es una de las provincia que más avances tiene con respecto a la música campesina. Para mi es la provincia de más auge de la música campesina en Cuba a parte de la semana de la Cucalambeana nacional, tienen muchos eventos que se hacen en el año, peñas campesinas que son pocas las provincias que lo tienen con la frecuencia que se hacen.

Otros como Lima reconocen haber encontrado en Las Tunas una fuente principal para el desarrollo y desempeño a plenitud del arte de improvisar, repentizar e interpretar tonadas campesinas. Tal es el ejemplo de Héctor Peláez Agüero cuando expresa:

En realidad llevamos mucho tiempo en este trabajo noble de realizar décimas campesinas como parte de la sustentabilidad de un género tan querido y tan poco entendido por las personas todavía, si nos referimos a Las Tunas puedo decirte que Tunas es la capital de la décima en nuestro país, yo he tenido el privilegio de trabajar aquí durante muchos años, con quien tengo magníficas relaciones de trabajo y he tenido grandes éxitos en mi trabajo, mas que en mi provincia, tengo que reconocerlo así, en Tunas es más reconocido el trabajo nuestro, porque hay un nivel de sensibilidad, desde sus cuadros dirigentes hasta la población que admira la poesía mucho mayor que en cualquier otro lugar del país creo que es encomiable en grado superlativo, el trabajo que hace la Casa de la Décima específicamente en todo el quehacer en el rescate de las tradiciones campesinas y por tener el alto privilegio de realizar esa multitudinaria Jornada Cucalambeana nacional e internacional en la que participo casi siempre. Sin lugar a dudas Tunas es el lugar que ennoblece la décima campesina en nuestro país y creo que como ejemplo se debe tomar esta ciudad que ha hecho y va a hacer tanto por la décima.

Ello merita el trabajo que se realiza en el municipio no solo desde la dirección de la provincia y el apoyo de instituciones como la Casa de la Décima, sino del amor, esfuerzo y perseverancia de los defensores la música campesina local. El mérito alcanzado por los exponentes del son, la guajira, repentismo, tonadas y todo el abanico musical del género campesino, constituyen base y fuente esencial para el desarrollo de esta manifestación popular y su solidificación en la identidad tunera.

A pesar del alcance de la música campesina en Las Tunas se enfrentan ciertos elementos que no frenan su desarrollo, pero que influyen negativamente en ello. Uno de los problemas que enfrenta es la construcción instrumentos. Acerca de ello Víctor Marrero plantea:

Uno de los problemas que creo que enfrenta la música campesina es la propia construcción de instrumentos que no se hacen. Las Tunas tiene una fábrica de órganos, hay también una tradición de música de órganos y sin embargo no se escucha casi la música de órgano porque desaparecieron la fábrica de órgano de aquí y de las parras ya no se hacen órgano y al no haber no hay proliferación de esa música y el órgano es una música muy escuchada en los campos cubanos y en Las Tunas tiene una influencia que le vino de Guantánamo. Aquí hay familias como los Parras que sin fabricantes de órganos y partituras musicales que es parte de la cultura material campesina no hay una fábrica pero tenemos dos lutier que fabrican guitarras y laudes pero la construcción de instrumentos es inalcanzable para la cantidad de personas. A principio de los 60 y 70 en cualquier parte del campo se escuchaba un guateque campesino porque los campesinos tenían guitarra, tres, maracas, tambores, que lo hacían y esa tradición se ha ido perdiendo creo que hoy no tenemos mayor desarrollo y nivel cultura en ese sentido es por la falta de instrumentos por la falta de construcción de elementos musicales tradicionales y no es solvente para el campesino comprarlos en las tiendas y eso esta limitando el desarrollo de la música campesina.

Consta que a principio de los 60 y 70 en cualquier parte del campo se escuchaba un guateque campesino porque los campesinos tenían la base musical fundamental en cuanto a instrumentos: guitarra, tres, maracas, laúd y tambores que construidos por ellos mismos y es un tradición que no se manifiesta en la actualidad. Hoy se prevé un menor desarrollo y nivel cultural en ese sentido por la falta de instrumentos, de construcción de elementos musicales tradicionales. La construcción del laúd ha declinado, siendo este el instrumento fundamental de acompañamiento de música campesina.

En otro sentido las expectativas con los Talleres de Repentismo no se satisfacen completamente. Aún cuando es reconocida su importancia por los exponentes del género y especialista, revela la necesidad de asegurar y reafirmar su presencia y seguimiento debido a factores que afectan su desarrollo pleno. Hacia estos elementos el profesor Juan Manuel Herrera manifiesta:

Sin dudas aunque los talleres siguen vigentes, su impacto no es el mismo porque ya no se aplica el mismo sistema y hoy estas agrupaciones han transformado sus formatos, alejándose de lo tradicional y lo auténtico. Pero aún hasta hoy falta el rigor de las instituciones (Centro de la Música, Direcciones Municipales de Cultura), para exigir el cumplimiento de este empeño que aún continúa. Entre otras dificultades se presentan:

1. Muy poco apoyo y exigencia y bajo nivel de los ejecutantes.

2. Los talleres de repentismos y tonadas para niños está contribuyendo a retomar esta música en jóvenes instrumentistas y poetas que comienzan a despertar esta música que sigue necesitando un mayor apoyo estatal.

Los Talleres de Repentismo sustentan la música campesina y aunque logra tener éxito, es un hecho que necesita del apoyo sistemático de las instituciones rectoras del proceso de consolidación de las tradiciones campesinas y de la música en particular.

Aún cuando se trabaja en función de lograr calidad, formación y desarrollo en las nuevas generaciones las entrevistas arrojan que se debe seguir enriqueciendo el quehacer musical, teniendo en cuenta las exigencias de la sociedad actual y el momento en que se vive y con ello el empeño de músicos profesionales que constituyen el ejemplo de las generaciones futuras y por tanto también requieren de calidad y seriedad en su trabajo.

Referente a esta problemática plantea Rolando Portillo:

La tarea más dura que tenemos en estos momentos es de formar repentistas y de calidad, no es que cualquiera haga una décima, pero bueno. Estamos hablando de un repentismo de calidad, de formar un poeta con capacidad y conocimiento y que tenga el vuelo que necesita una décima y que esté en correspondencia con los momentos actuales, es decir con la intelectualidad cubana, no estamos hablando de sexto grado, estamos hablando de niveles superiores, de master, de científicos y la décima tiene que tomar un vuelo de acuerdo al pensamiento del hombre actual y creo que la música campesina fundamentalmente en el repentismo hay que apretar la mano.

Al mismo tiempo Gabriel Llanes expresa:

La música campesina en Las Tunas hace un buen tiempo viene desarrollándose de manera satisfactoria a través de los talleres de repentismo y tonadas que se hacen con los niños y con jóvenes aquí en la provincia, sobre todo en la ciudad, pero creo que es insuficiente todavía lo que se está haciendo, que la Casa Iberoamericana de la Décima puede jugar un papel importante en eso y puede hacerlo debido a que no se incorpora ni a los repertorios, ni a los conjuntos campesinos de la provincia y del país en general, los números más auténticos de el folclore campesino, que ya no se crean nuevos números que tengan la trascendencia de piezas como Amorosa Guajira, el guateque campesino, y otros números de Celina Gonzales y sobre todo los músicos no se imponen, los músicos se han ido acomodando a interpretar la música que hay hecha, que es muy buena pero creo que todo en la vida es dialéctico y tienen que evolucionar para bien de modo que creo que tanto los grupos campesinos como los creadores individual deben tratar de trabajar nuevas piezas o tonadas o a desarrollar las que existen y que los poetas y tonadistas canten más la variedad de tonadas que hay en nuestro país en desuso y que son muy bellas, formas melódicas muy bellas de la música campesina. Se ha ido trabajando, después de cierto desarrollo se ha vuelto a frenar, pero necesita un nuevo impulso para que se pueda trabajar con la satisfacción que se necesita del género y la propia música campesina.

Se considera insuficiente el trabajo que se realiza, debido a la falta de repertorios, en los Conjuntos Campesinos que incorporen los números auténticos de la música campesina, y con ello la creación de piezas musicales como el tema de la Caldosa de Quique y Marina, propia de la región, que constituyan un canto a los hechos y sucesos cotidianos del campesino y la sociedad en general vinculado a los rasgos de la localidad. De la mismo forma se manifiesta el decaimiento de algunas agrupaciones que incursionando en otros géneros pierden la esencia de lo campesino, alejándose por completo del género o simplemente haciendo un repertorio repetitivo de obras ya conocidas, lo que provoca que no exista distinción entre la variedad de números, formatos y formas melódicas de la música campesina.

Al respecto Salvador Regueira plantea:

Lo que no podemos permitir ni nos podemos dar el lujo es de dejar perder la tradición de la música campesina, del repentismo, de la improvisación, porque esas son las raíces culturales, cuando oímos una buena controversia o una buena improvisación, verdaderamente sentimos como un bálsamo que refresca el alma en medio de tanta música barata, comercial, y de popularidad efímera que nos está rodeando y que lamentablemente nos imponen los medios de difusión, no me refiero a la radio y la televisión, me refiero a los bicitaxis que no respetan horarios, pero me refiero también a operadores de audio cuando tienen una actividad a pesar de que están pasando un curso que le hablan de la música que deben de poner, del nivel al que deben ponerlo y nos vuelven locos con una música extravagante, hay que ver si se impone, yo estoy seguro que de aquí a 50 años muchos de estos géneros impuestos en estos momento o que nos hemos dejado poner, nadie se va a acordar de ellos ni de sus intérpretes, se va a seguir hablando de música e intérpretes campesinos y eso es sencillamente no vivir en el pasado, sino vivir para defender nuestras raíces culturales. La música campesina cobra auge en el extranjero, porque lo que está sucediendo es que los grandes centros del poder están difundiendo nuestra música y nosotros nos estamos quedando atrás.

Ciertamente la música campesina compite con influencias que van en contra de la identidad e idiosincrasia nacional. En el municipio así se presenta; existe solamente un programa radial dirigido a la música campesina Rumores del Hórmigo, que sale al aire a la 5: 30 am, que resulta insuficiente en comparación con los demás programas que más del 50 % promocionan música internacional. Asimismo se manifiesta el fenómeno en áreas recreativas y vida cultural del pueblo.

A pesar de estas dificultades es de destacar que la música campesina en el municipio se impone, aunque no adquiera todavía el vuelo y reconocimiento que merece. Ha alcanzado grandes logros premiados especialmente por el talento musical con el que cuenta el municipio. Entre ellos se destaca: el fomento sistemático de los Talleres de Repentismo, el desarrollo de peñas campesina de adultos y niños, la realización de más de tres eventos anuales nacionales que posibilitan el intercambio cultural y el enriquecimiento del género campesino en el municipio así como el incremento de los guateques en comunidades rurales de la localidad. Igualmente consolida un fuerte movimiento de aficionados y profesionales que se hacen presentes en actividades políticas, recreativas y culturales en la programación de instituciones, organismos y espacios culturales.

De esta forma el trabajo realizado en aras de sustentar la música campesina en el municipio ha repercutido sobre todo en el gusto popular, porque la labor extensionista que se realiza para su salvaguarda, promoción y preservación y a través de la fuerza de sus fieles exponentes, permite que no se pierda la tradición, porque sabiamente se reconocen en la raíz cultural más autóctona de la identidad cultural de la región y del país, motivos que reafirman la presencia de esta expresión musical en la localidad.

CONCLUSIONES

La realización del estudio acerca de la música campesina en Las Tunas propició el análisis de las categorías música campesina y cultura popular, que fueron abordadas por diferentes autores, posibilitando que el investigador, asuma una posición teórica y científica para fundamentar la importancia de esta manifestación en la conformación de la cultura y la identidad tunera.

Acercarse al estudio de la música campesina en el territorio desde los referentes teóricos y metodológicos, contribuyó a valorar su presencia en la cultura popular tunera profundizando en los aspectos fundamentales que impulsan al pueblo a conservar su acervo cultural.

Esta manifestación de devenida herencia hispánica, fundamentalmente canaria, es el producto de un proceso evolutivo que se produjo por la población, a través del advenimiento de elementos heredados, para llegar a definirse como parte de la identidad local a partir siglo XVIII.

El desarrollo de la música campesina en Las Tunas ha logrado arraigarse en la ciudad con un fuerte movimiento de profesionales y aficionados que aseguran la continuidad del género. Su presencia se hace evidente en los diferentes eventos y actividades políticas, culturales y recreativas de la localidad tales como Peñas de la Décima con carácter sistemático donde afluyen tanto niños, jóvenes como adultos de la ciudad, guateques campesinos en comunidades rurales y círculos sociales, actividades caracterizadoras de las instituciones culturales: (Casa Iberoamericana de la Décima, Museo Provincial, Memoriales, Bibliotecas, Plaza de la Revolución, Centro Cultural), tribunas abiertas. Resultan esenciales también los eventos nacionales que se efectúan en la localidad como la Jornada Cucalambeana, Justo Vega, Hermeides Pompa Tamayo, encuentro de Talleres de Repentismo, Cuerda y Tonadas y Encuentro Territorial de Peñas de la Décima, con lo cuál perviven décimas y conjuntos campesinos.

Se ha instaurado un fuerte movimiento de niños y jóvenes que constituyen el baluarte de la tradición en el territorio, gracias a los Talleres de Repentismo, Cuerda y Tonadas que se imparten desde el año 2001. Se caracteriza además por la presencia del Conjunto Campesino Cucalambé quien es la base de acompañamiento musical fundamental de repentistas, tonadistas e improvisadores junto a los niños y jóvenes talentos que surgen al calor de los Talleres.

El patrimonio de la música campesina en el territorio se ve enriquecido gracias al intercambio cultural que mantienen sus representantes producto de la labor y eventos de esta naturaleza. De tal suerte en el repertorio musical se destacan tonadas en sus diversas variantes, son, son montuno, guaracha, guajiras, controversia, improvisación y la décima en su máximo esplendor. Estilos melódicos del género que no solo son interpretados por músicos campesinos, sino que acuden grupos de música tradicional y popular, así como intérpretes ocasionales que defienden la guajira.

La música campesina en el municipio Las Tunas a partir de sus elementos más enraizados, ha sido significativa para el desarrollo sociocultural del territorio tunero. El esfuerzo y compromiso de los exponentes en diferentes formatos musicales hacia su sentido de ser y hacer, ha logrado obtener un considerable número de premios, condecoraciones y reconocimientos nacionales e internacionales, que enarbolan la cultura tunera y con ello dar el justo y merecido lugar que tiene la música campesina en la cultura nacional.

BIBLIOGRAFÍA

1. Almanza Montero, Dinorah María, 2009. Grupo Rumores del Yáquimo. Aportes al desarrollo cultural del municipio Amancio, Trabajo De Diploma, Las Tunas.

2. Bullón Domínguez, Roberto E. 2002. Savia y raíces melódico armónicas de la música campesina cubana. Revista de Música Cubana # 6, La Habana, Cuba

3. Colectivo de autores, 1999. Cultura Popular Tradicional Cubana. Centro de Investigaciones para la Cultura Juan Marinello, Ciudad de La Habana, Cuba.

4. -----------------------------, 2007. Las Tunas a través el tiempo. Editorial Sanlopes, Las Tunas, Cuba.

5. ----------------------------, 2002. La música popular como espejo social. Revista Temas # 29, abril- junio. Ciudad de La Habana, Cuba.

6. ---------------------------, 1999. Cultura Popular Tradicional Cubana. Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Cultura Juan Marinello. Centro de Antropología. Ciudad de La Habana, Cuba.

7. -------------------------, 1998. Fiestas Populares Tradicionales Cubanas. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, Cuba

8. -------------------------, 2005. Impacto de la globalización sobre la Cultura Popular Tradicional. Revistas Temas 44 _ octubre- diciembre.

9. Córdova, María, 2004. Música y espacio social. Revista Temas no 39-40 octubre-diciembre.

10. Díaz, Clara, 1999. Revista Cubana de Música Clave. Contrapunto estético de la música cubana del siglo XX (primera parte), año 1 # 2 octubre diciembre, La Habana Cuba.

11. Esquenazi Pérez, Marta, 2002. Tradiciones musicales vueltabajeras. Edición Loináz. Pinar del Río.

12. Esquenazi Pérez, Marta. 2005. Impacto de la globalización sobre la cultura popular tradicional. Revista Temas # 44, octubre- diciembre, Ciudad de La Habana, Cuba.

13. Feijó, Samuel, 1977. Curteta y décima. Selección de prólogo y notas. Editorial Arte y Literatura, La Habana, Cuba.

14. Feliú Herrera, Virtudes, 2003. Fiestas Tradicionales Cubanas. Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Cultura Juan Marinello. Ciudad de La Habana, Cuba.

15. Fernández Granado, Argel, 2001. Hágase la luz. Revista Quehacer # 2 julio- diciembre, Editorial Salope, Las Tunas.

16. Fernández Sánchez, Leticia, 2007. Conjunto Original Cucalambé. Revista Quehacer # 8, Editorial Salope, Las Tunas.

17. Figarola, Joel James, 2001. Historia y Cultura Popular, Revista Del Caribe 34.

18. Figarola, Joel James, 2007. Reflexiones sobre la Cultura Popular Tradicional. Revista Del Caribe, 8-1.1

19. Gómes Cairo, Julio, 2002. Alejo Crapentier. Musicólogo, cubano y universal. Revista Cubana de Música Clave, año 4 # 3, La Habana, Cuba.

20. Juanche, Jesús, 2004. El patrimonio de la Cultura Popular Tradicional es realmente tangible o intangible, año 5 # 9, La Habana, Cuba.

21. León, Argelier. 1983 Del canto y el tiempo. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana.

22. Linares Savio, María Teresa, 1999. La Música campesina como resultado de la confluencia de estilos hispánicos. Revista de Música Cubana 1, Editorial UNEAC.

23. Linares, María Teresa. Revista Catauro: La Música como actividad cultural del hombre. 24-29.

24. Linares, María Teresa, 2001. La música cubana en la República. Revista Temas. 24- 25, enero _ junio, La Habana, Cuba.

25. Linares, María Teresa, 1985. La Música y el pueblo. Editorial Pueblo y educación. Ciudad de La Habana, Cuba.

26. Linares Fleites, María Teresa, 1999. El punto cubano, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, Cuba.

27. Loyola Fernández, Dr. José. Rev Música Cubana 4- 2000: Acerca de la universalidad y la identidad nacional en la creación musical cubana.. 28-31.

28. Ocampo López, Javier. 2004. El folclor y los bailes típicos colombianos. Biblioteca de escritores caldenses, Manizales.Editorial Presencia ltda, Bogotá

29. Pérez Cassola, Sonia, 2009. La Música campesina Raíz y fuente viva. Cubadisco. Música Imagen y Sonido. Nro 7. Agosto

30. Vergés Martínez, Orlando, 2000. Cultura Popular Tradicional y modernidad en Cuba. Revista Del Caribe 32.

31. Zurbano, Roberto, Leyva, Waldo, et al. 2002. La música popular como espejo social Revista Temas número 29 abril_ junio.

WEBGRAFÍA

1. Acanda, Jorge Luis, 2002. "El malestar de los intelectuales", Temas. Nro. 20. La Habana.

2. Alonso, Giselle. 2010. Principales géneros y representantes de la música campesina en el municipio de Las Tunas. www.eumed.net/rev/cccss/08/gaar.htm

3. Arestizábal, Irma. Archipiélago de imágenes.

http://www.arteamerica.cu/2/dossier/irma.htm. 25/11/09

4. Beldarrín Chaple, Enrique, 2004. En torno al termino cultura. . http://www.pucpr.edu/hz/013.html 12/2/10

5. Castro Naranjo, Irma. Cubanidad sin exclusiones ni omisiones. Entrevista con Jesús Guanche.

http://librinsula.bnjm.cu/secciones/239/entrevistas/239_entrevistas_2.htm. 25/11/09

6. Cátedra de Estudios Antonio Gramsci. Revista del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, 3 enero-septiembre, perfiles de la cultura cubana 2009. . http://www.perfiles.cult.cu/ramal.php?numero=3&id=2&padre=3&bloque=&ramal=221/5/10

7. Colectivo de autores. Cultura de tradición oral y folclore II. Rev. Nº 103. http://www.bienmesabe.org/noticia.php?id=10035. 30/11/09

8. --------------------------------. Información sobre música cubana. http://www.musica.cult.cu/docum.htm. 30/11/09

9. --------------------------------. La manipulación de la Cultura Popular.

http://www.funjdiaz.net/folklore/07ficha.cfm?id=699. 30/11/09

10. -------------------------------. Monografías. http://www.monografias.com/ 11/12/09

11. -------------------------------. Muchacha: www.mujeres.cubaweb.cul. 25/11/09

12. Corvea Machín, Yamiley. Génesis y evolución de la música campesina en Cuba, influencia internacional en este género. http://www.monografias.com/trabajos41/musica-campesina-cuba/musica-campesina-cuba2.shtml. 25/11/09

13. Cura, Juanjo, 1999. El estudio de la música popular en la carrera de Dirección Coral. http://www.entrenotas.com.ar/program.php?name=Articulos&file=article&sid=1312/2/10

http://biblioteca.filosofia.cu/php/export.php?format=htm&id=30&view=1 21/5/10

14. Giroux, H.A, y P. McLaren, 1995. Cultura popular / dominante y lucha cultural. Cultura, clases sociales y lucha cultural. http://www.pangea.org/jei/edu/f/t-cult-pop-edu-tex.htm.12/2/10

15. Estévez-Saá, José Manuel, Arriaga, Mercedes. 2005. Cultura y Literatura Popular: Manifestaciones y aproximaciones en (con) textos irlandeses, angloamericanos y otros. Editorial ArCiBel Editores. 15/ 11/ 09

16. Estévez-Saá, José Manuel. Ana hermenéutica de lo popular a través del discurso. Revista semestral del Grupo de Investigación de la Junta de Andalucía y de la Universidad de Sevilla http://www.escritorasyescrituras.com/publicaciones.php/id/29. 8/1/10

17. Estrada, Ulises, 2006. Adolfo Alfonso. Repentista en el asfalto

http://www.bohemia.cu/2006/03/01/sumarios/cultura/adolfoalfonso.html. 27/11/09

18. Feliú Herrera, Virtudes. Fiestas populares tradicionales. http://www.lajiribilla.cu/2001/n14_agosto/etno/fiestastxt.htm 25/11/09

19. Florenzano, Cristóbal, Somarriva Marcelo, 2006. Cultura popular y alta cultura, El Mercurio, Chile,

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=855501, 15/ 11/ 09

20. Gómez Cerda, José. La cultura dominicana.

http://acmoti.com/la%20cultura%20%20%20dominicana.htm. 30/11/08

21. Leyva, Waldo. La décima.

http://www.lajiribilla.cubaweb.cu/2002/n53_mayo/1338_53.html. 11/12/09

22. Llorens Maluquer, C. y Aymerich Franch, L. 2007. Cultura y televisión. Concepto y presencia de los canales culturales en Europa Occidental. Revista Latina de Comunicación Social, 62. Recuperado el x de xxxx de 200x. http://www.ull.es/publicaciones/latina/200705Llorens_y_Aymerich.htm 8/1/10

23. Manzano, Roberto. 2005. Apostillas sobre cultura popular I Cubaliteraria, http://www.cubaliteraria.com/delacuba/ficha.php?Id=4795. 15/ 11/ 09

24. Manzano, Roberto. 2008. Apostillas sobre cultura popular II. http://www.cubaliteraria.cu/articuloc.php?idarticulo=8413&idcolumna=41.

25. Núñez, Jesús. 2004. Los saberes campesinos: implicaciones para una educación rural. http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=S1316-00872004000200003&script=sci_arttext. 30/11/09

26. Nuñez Hurtado, Carlos. Educación popular; cultura y desarrollo. http://www.cultydes.cult.cu/1/encuen2/menunez.htm. 25/11/09

27. Pérez, Olga Lidia. Música y arte Ese era Joseíto. http://www.habanaenlinea.cu/musica_arte/13.html. 11/11/09

28. Rosete Silva, Hilario. Alfredo Guevara ¡Afuera la «estupidización»!.http://www.almamater.cu/sitio%20nuevo/sitio%20viejo/webalmamater/2007/entrev%2007/diciembre/guevara.html. 25/11/09

29. Tagarelli, Diego. Crisis, cultura popular e ideología

http://rcci.net/globalizacion/2009/fg828.htm 8/1/10

30. Teresa Linares, María. La música campesina cubana. Posible origen. http://www.monografias.com/trabajos41/musica-campesina-cuba/musica-campesina-cuba2.shtml. 15/11/09

31. Unirioja, Dialnet, 1996. En torno a la cultura popular y los conceptos de cultura dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=18205. 21/5/10

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 


Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-7833
EUMEDNET

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático