Contribuciones a las Ciencias Sociales
Mayo 2011

LA EDUCACIÓN SOCIAL COMO PRÁCTICA SOCIOEDUCATIVA PROMOTORA DE LA PARTICIPACIÓN EN LA CIUDADANÍA:
LA PROFESIONALIZACIÓN DE LA PROFESIÓN



Juan Francisco Sánchez Cánovas (CV)
juanfranciscosanchezcanovas@hotmail.com




RESUMEN

Mediante el presente artículo se realiza un recorrido aproximativo a la historia de la Educación Social de forma que se conozcan los elementos que la conforman como práctica socioeducativa emergente en la última década del siglo XX y la importancia que tiene en la sociedad; de la misma forma se acomete una aproximación al proceso de profesionalización de la Educación Social a través del modelo teórico que los autores Sáez y García (2006) proponen, mediante el cual se delimitan los actores que están involucrados en el proceso profesionalizador de la Educación Social y la interacción que existe entre ellos. Finalmente la cuestión que se trata es la idea de la Educación Social como elemento transformador de la ciudadanía a través de la participación, que propicia el cambio de actitudes y motivaciones en los individuos.

PALABRAS CLAVE: Pedagogía Social, Educación Social, profesión, proceso de profesionalización, ciudadanía, participación, transformación.

ABSTRAC

Through this article we make a rough journey to the history of social education so that they know the elements that pop up as socioeductiva practice in the last decade of the twentieth century and its importance in society of same way we propose a professional approach to the process of social education through the theoretical model that the authors Sáez and García (2006) propose, which are delimited by the actors involved inthe process ofprofessionalizing and Social Education interaction between them. Ultimately the question at issue is the idea of social education as a transformative element of citizenship through participation, advocating for change ofattitudes and motivations in individuals.

KEY WORDS: Social Education, Social Education,profession, professionalization, process, citizenship, participation, transformaticion.



Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Sánchez Cánovas, J.F.: La educación social como práctica socioeducativa promotora de la participación en la ciudadanía: la profesionalización de la profesión, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, mayo 2011, www.eumed.net/rev/cccss/12/

INTRODUCCIÓN

La historia de la Pedagogía Social es en gran parte la historia de la Educación Social, ambas han recorrido un largo camino, ya que mientras la primera hace referencia a la disciplina, la segunda, lo hace sobre la práctica. Así en los años 90 y con la definitiva creación, en 1991, de la Diplomatura de Educación social, fue posible comenzar el proceso profesionalizador de aquello de lo que la Pedagogía Social siempre se había encargado, pero nunca había desarrollado mediante una profesión práctica. Así algunos autores, entre los que se encuentran Fermoso (2003:26) definió este tiempo como la etapa de esplendor de la Pedagogía social.

Pero para que ello sea posible es fundamental entender la ideología, la cultura que despliega la profesión de Educación Social, así como las organizaciones que va creando para lograr sus objetivos y materializar sus aspiraciones.

Así, mediante el trabajo de Juan Sáez Carreras y José García Molina sobre la Pedagogía social, pensar la educación social como profesión, se realiza un recorrido por la profesionalización de la Educación Social mediante un modelo teórico, atreves del cual se identifican los actores clave que intervienen en el proceso profesionalizador de la Educación Social, con el fin de poder lograr ubicar la emergencia y la transformación que ha ido sufriendo a lo largo de su trayecto -la práctica socioeducativa- y descubrir hacia donde se encaminará.

Este modelo teórico que se propone se basa en la idea de que la profesionalización de la Educación Social, es histórica y dinámica y por lo tanto deja de lado lo lineal y progresivo; apoyándose en el supuesto de que las profesiones “viven conflictos y tensiones, ascensos y descensos, reconocimiento y negaciones, a nivel general y particular, que orienta la profesionalización, o su reverso, en una dirección u otra”. (Sáez y García 2006: 47)

Y en la dirección que se orienta y que favorece a la profesionalización es tratando a la Educación Social desde la participación que la ciudadanía debe conformar en torno a sus necesidades básicas, con el fin de potenciar la transformación social, tanto individual como colectivamente.

1. LA PROFESIONALIZACION EN LA EDUCACION SOCIAL

En una sociedad en constante cambio, es fácil escuchar oradores y/o expertos de cualquier ámbito que hablan, en el ámbito de lo social, de tiempos buenos y malos, de aquello que viene bien y de lo que viene mal, y de cómo se debe hacer las cosas, sin embargo, desde la Educación Social se debe atender a lo que la Pedagogía Social dice. Y es que desde hace unas décadas la Pedagogía Social ofrece modelos, técnicas y estrategias a la Educación social, para que estos las pongan en práctica. Así de este modo, la disciplina de Pedagogía Social ha dado lugar a una novedosa corriente, encontrado una salida a todas sus ideas para así ponerlas en la práctica mediante la Educación Social. Esta práctica no es nueva, puesto que desde tiempos atrás ha existido, ya no solo por formar parte de la historia de la pedagogía social, sino también por su propia historia practica –a través de la educación de adultos, educación especializa y animación sociocultural-.

1.1. [Estrategias metodológicas en la profesionalización como proceso]

La reconstrucción histórica de la Pedagogía Social, comenzó a desarrollarse a la vez que el sistema económico, político y social que surgió en la época de la modernidad; es entonces cuando la Pedagogía empieza a ocuparse de la instrucción escolar; sin embargo, no se contemplaba en ella un carácter social, el cual surgió ante los fallos que generó el sistema económico y social de aquella época que establecía un progreso igualitario para todos, pero que en lugar de eso, provocó pobreza y marginación. Tras esto, fue la pedagogía la disciplina que a través de su campo social aplicó un cambio a la situación creada.

Y así desde entonces, como ya se ha comentado, cuando la Pedagogía Social y Educación Social han caminado juntas a lo largo de la historia, sin embargo, son muchas las confusiones que existen entre las definiciones de ambas, a pesar de tener claro que la primera se refiere a la disciplina académica y la segunda está más encaminada hacia la práctica. Por ello optar hacia una separación entre ambas es difícil pues su pasado se encuentra demasiado paralelo como para desvincularlo en este momento. Así de esta manera, los autores Sáez y García (2006) optan por un criterio metodológico y organizador, con el fin de dividir el campo pedagógico y educativo en tres categorías heurísticas .

(Campo científico: la Pedagogía Social como matriz disciplinar)

En ella se encuentran todos y cada uno de los saberes y conocimientos que desde la investigación en Pedagogía Social se producen; o lo que es lo mismo, se refiere a la aportación epistemológica, teórica, metodológica y técnica que resulta de la práctica investigadora en el terreno de la educación social. De esta manera, la Pedagogía social es la encargada de construir un marco interdisciplinar para que se conjuguen los saberes de ambas disciplinas y materias académicas necesarias en la formación de los educadores sociales.

Por lo que mediante la matriz de la Pedagogía Social se intentan lograr la construcción de los modelos teóricos, metodologías y técnicas educativas actuales, que den posibilidad a la construcción de una cultura metódica y propia, que sirva para conseguir un reconocimiento social y académico “de su función investigadora”. (Sáez y García, 2006:61)

De esta manera la Pedagogía social se entiende cómo una Ciencia de la Educación junto al resto de Ciencias que se ocupa de la materia; de esta forma el enlace que las une es el estudio de la educación, o lo que es lo mismo el objeto de estudio, mientras que lo que las distingue es el ámbito que estudian de la educación, es decir, el objeto formal.

(Campo disciplinar: la pedagogía social como materia universitaria)

A través de este campo se pretende dar cuenta del acontecer de la Pedagogía Social como materia académica, sistematizando y transmitiendo sus conocimientos, por lo que se remonta a su historia y a los modos en que se enseña la disciplina pedagógico-social en los planes de estudio tanto de la licenciatura de Pedagogía, como en las diplomatura de Educación Social, en las universidades españolas.

(Campo profesional: los profesionales como actores)

Mediante el campo profesional cabe hablar de la idea de que lo más fácil seria pensar en pedagogos sociales y educadores sociales, sin embargo, los primeros, los pedagogos sociales, según Sáez y García (2006:62), no disponen de una historia que los abale como profesionales y por consiguiente no existe una profesionalización real sobre ellos, o lo que es lo mismo, no disponen de una historia práctica que los pueda definir como una profesión practica. Así los pedagogos sociales, o los que se denominaban así, son aquellos que intrusivamente se dedicaban a las tareas y/u ocupaciones que correspondían a los educadores sociales, y que hasta que no se ha puso en marcha la profesionalización de éstos últimos -los educadores sociales-, han estado practicando los pedagogos sociales.

Así tras tener presentes las tres categorías heurísticas, se puede constatar la discontinua evolución en lo referente a la conceptualización; de esta forma se delimita el objeto de estudio y de competencia investigadora y práctica de la Pedagogía Social –como ciencia/matriz disciplinar y materia académica- sobre la Educación Social –como campo de prácticas educativas y profesión emergente en el marco social. Por lo que de este modo quedan claras las diferencias entre disciplina y práctica, para a partir de este momento poder centrarse en lo que a través de este artículo se va a estudiar, es decir, la educación social como tal, su emergencia y su desarrollo mediante el proceso de profesionalización.

1.2. [La Educación Social como práctica socioeducativa, profesión y titulación universitaria]

Así la práctica educativa y social de la que se habla se ha sostenido a lo largo de la historia sobre tres pilares, que componen la trayectoria y recorrido de la Educación Social hasta nuestros días; Estos tres pilares se basan en principios socioeducativos de desarrollo en los individuos tanto a nivel social, como a nivel formativo y cultural. Así de esta manera cabe hablar de la Educación Especializada, la educación de adultos y la animación sociocultural. Para contextualizar, hagamos un repaso breve por cada uno de ellos:

(La educación especializada)

En primer lugar sus tareas se dirigieron a la infancia y adolescencia inadaptada, más tarde se amplió su campo de intervención conjugando en una sola figura profesional todos los problemas sociales que afectaban al conjunto de la comunidad. A pesar de ello, la marginación e inadaptación fueron sus principales labores.

(La educación de adultos)

Su trabajo se remonta hacia el siglo XVII, aunque no fue hasta un siglo más tarde cuando la Educación de Adultos comenzó a desarrollarse en toda su plenitud. Su ocupación se ha orientado a las personas adultas, con carácter formativo, tratando así aspectos de carencias académicas o en lo laboral-profesional. Riera J. (1998:53) dice de ella que “es aquella que debe entenderse como una manifestación del paradigma pedagógico de la Educación Permanente“; es por ello que desde sus comienzos la educación permanente y la capacitación profesional han sido sus ejes prioritarios, pero a pesar de ello nunca se ha dejado de lado otras posibilidades de desarrollo como eran la vida social, cultural, política y/o económica de las personas adultas, potenciándolas para posibilitar el crecimiento de los individuos en etapa adulta a través de la educación.

(La animación sociocultural)

Entre los tres pilares, estamos ante el más reciente, fue el último en surgir, y a partir de los años setenta ha estado muy unido a la educación de adultos, desarrollándose por caminos paralelos. Las causas que favorecieron su aparición son el “desarrollo de políticas sociales y culturales, la aceleración de los cambios, el desarrollo tecnológico e informático, el incremento del ocio y el tiempo libre, las nuevas formas de convivencia y la necesidad de formarse a lo largo de la vida.” (Pérez y Pérez de Guzmán, 2006:81) Así desde sus comienzos su actuación primordialmente ha estado centrada en la dinamización de personas, grupos y comunidades, desarrollando de esta manera los ámbitos culturales y comunitarios, a través de los cuales era posible el disfrute y el aprovechamiento lúdico, formativo y educativo del tiempo libre. La clave de ésta es conseguir la transformación de los individuos, mediante la concienciación, participación y la autonomía individual y grupal. Y que de esta manera participen activamente en la construcción de su propio futuro y en el de la comunidad.

Por lo que cuando hablamos de los tres pilares se debe hacer alusión a que la unión práctica entre ellos ha sido la “culpable” de justificar las tres prácticas en una sola, la Educación Social. Las tres identidades a las que se hace referencia conforman el referente para el nacimiento de una nueva etapa, basada en el conjunto de prácticas sociales y educativas que hicieron que la Pedagogía Social pudiera encontrarse en su época de esplendor, más que por comenzar a desarrollar la Educación Social como tal, por su nacimiento, ya que la práctica aún se encuentra en un proceso de avance continuo, que lleva implícito desajustes en todos sus ámbitos de desarrollo y que conforman un proceso histórico complejo con características diferentes, como acabamos de ver, y dinámico por sus constantes cambios y difícil asentamiento en la sociedad; esto último se debe a la falta de una cultura que acepte la profesión del educador social, de manera que se logre entender la ideología, es decir, la cultura que desprende la profesión, de la misma manera que las organizaciones que va creando para conseguir sus objetivos y materializar sus aspiraciones. Es por ello, que la educación social se encuentra en un complejo proceso de profesionalización para poder llegar a ser entendida como una autentica profesión.

En ello tiene mucho que decir la Educación Social como titulación universitaria, ya que ella es la que a través de su diplomatura construye educadores sociales a los cuales forma como futuros profesionales en este ámbito de intervención; capacitándolos en las habilidades y destrezas que su labor requiere y que a través de ellas desempeñará las competencias para las que ha sido construida la profesión a través de la diplomatura.

1.3. [La importancia de la Educación Social en la sociedad]

Para centrar el tema y conocer la práctica educativa que nos ocupa debemos atender al significado etimológico de educación para comprender la magnitud de a lo que nos enfrentamos, así de esta manera Pérez (2004) nos presenta la etimología de la educación como aquella palabra que “procede del término latino educare, que significa “criar, nutrir, alimentar” y de ex-ducere, que equivale a “sacar, llevar o conducir desde dentro hacia fuera”. Esta doble etimología ha dado lugar a dos acepciones: la primera, alude a la educación como un proceso que se ejerce desde fuera. Por el contrario, en la segunda ya no se trata de una crianza o una alimentación externa, sino de una conducción, de un encauzacimiento de disposiciones ya existentes en el sujeto que se educa. Los dos sentidos hacen referencia al mismo concepto, aunque desde ópticas muy diferentes: clasificación de acrecentamiento (educare) y de crecimiento (ex-educere).” Sin embargo, a lo largo del tiempo ambas han luchado para imponerse la una a la otra, sin muchos resultados. (2004:119)

Así de esta manera habiendo clarificado el termino de educación cabe unificarlo junto al de “lo social“, entendido como los valores y actitudes a nivel comunitario, cívico y político y esta definición es posible, según Pérez (2004) porque “lo social” es un término análogo, y, por tanto, susceptible de muchos significados cuyas semejanzas, no obstante permiten su unificación en una serie de rasgos fundamentales.

Por tanto habiendo tratado ambos conceptos por separado, -primero educación y segundo el término de “lo social”- es momento de unirlos y contrastarlos para realizar una definición que conjugue la práctica educativa y social que estamos abordando. Así de esta manera APESCAM y ASEDES, definen la Educación Social sobre un doble eje, entendiéndola como: 1/ Derecho de la ciudadanía; y 2/ profesión de carácter pedagógico. Por lo que el resultado final en su definición llega a tratar a la Educación Social como “un derecho de la ciudadanía que se concreta en el reconocimiento de una profesión de carácter pedagógico, generadora de contextos educativos y acciones mediadoras y formativas que son el ámbito de competencia del educador social y que posibilitan:

• La incorporación de los sujetos de la educación a la diversidad de las redes sociales, tanto en lo concerniente al desarrollo de la sociabilidad como a las posibilidades de circulación social;

• La promoción cultural y social, entendida como apertura a nuevas posibilidades de adquisición de bienes culturales que amplíen las perspectivas educativas, laborales, de ocio y participación social”.

Como se puede observar la definición lleva implícitos los elementos de derecho, profesión, carácter pedagógico, acciones mediadoras, acciones formativas, sujeto de la educación, redes sociales, sociabilidad, circulación social y bienes culturales; y todos y cada uno de ellos son la parte esencial y sustancial que componen la estructura de la practica socioeducativa de la Educación Social en la sociedad.

Si tomamos otra definición de lo que se entiende por Educación Social podemos fijarnos en el enunciado que Garrido Mª. realiza. Esta autora nos habla de que “la tarea fundamental de la Educación Social consiste en la inserción del individuo en un medio social” (2009:36) lo que lleva implícito la formación de las personas para la convivencia, teniendo en cuenta las relaciones con los demás, las relaciones sociales y la capacidad para insertarse en el medio, y esto se podría resumir como la construcción de la conciencia social por parte de los educadores sociales. De esta manera, la Educación social llegará a entenderse como un derecho de la ciudadanía y ésta comenzará a creer en ella. Sin embargo, mientras esto no se produzca el proceso de asentamiento de la Educación social, o lo que es lo mismo, su profesionalización, es difícil que culmine. Y es que el desarrollo y reconocimiento social de las profesiones sociales y educativas se encuentra íntimamente ligado a la tradición y el bagaje cultural y económico donde se desarrollen y por lo tanto es un aspecto a tener muy en cuenta.

1.4. [La profesionalización de la Educación Social basada en un modelo teórico]

Por lo que García Molina se aventura a hablar de la profesionalización de la práctica educativa y social tratada, y define tal proceso como que “la educación social remite a una construcción histórica que, como ocupación no manual, fue elaborando su propia perspectiva y percepción gracias a la interacción, a distinto nivel y grado, de los diversos actores […] que han intervenido e intervienen en su proceso de profesionalización”. (2006:289)

Así de esta manera estamos ante un término, el de la profesionalización, basado en un proceso a través del cual una actividad u ocupación llega a ser una profesión. Y para explicar esto Sáez y García (2006) se basan en un modelo teórico basado en la identificación de los actores clave que intervienen en el proceso y como se explican las interacciones entre ellos. De esta manera se pone en marcha un criterio organizador mediante el que se identifican los actores clave; este criterio conforma la estructura para poder dibujar los diferentes indicadores o estándares “que se diseñan y se mueven en y alrededor de la Educación Social.” (2006:45) Y estos actores no son otros que: los propios profesionales; las universidades; el Estado y sus administraciones; y el/los mercado/s; y entre estos dos últimos actores –Estado y mercado- componen a los usuarios/clientes.

Pero si nos remontamos algunos años atrás el autor Sáez en una obra anterior sobre la profesionalización de la Educación Social, ya nos hablaba de algunas de las variables que tenían cabida en el proceso; dichas variables eran: la tradición/historia; la formación; las políticas sociales, culturales y pedagógicas; el mercado de trabajo; y la dinámica laboral en el empleo.

Por consiguiente estudiando y analizando cada uno de estos actores, a través del modelo teórico, se identificarán las tareas y funciones de cada uno de ellos, con el fin de comprender cómo se conforma la Educación Social como profesión mediante su proceso profesionalizador.

De este modo el modelo teórico que se presenta se apoya sobre unos actores fundamentados en lo histórico y dinámico, para ello se presta gran atención a su proceso y recorrido, debido a que “la Educación Social se afirma y avanza, pero también sufre retrocesos, se profesionaliza, al mismo tiempo estos ascensos profesionalizadores se ven interrumpidos por eventos que promueven el detenimiento o la regresión y, por ende, la desprofesionalización.” (Sáez y García, 2006:47). Es por ello de vital importancia tener en cuenta cada uno de ellos, sus características y los cambios que puedan darse, puesto que son los elementos que caracterizan el modelo teórico tratado. De igual manera los adjetivos de histórico y dinámico permiten caracterizar al modelo a su vez de interactivo puesto que se explica la profesionalización de la Educación social, mediante las interacciones de la universidad, como factor principal en la formación de profesionales, relacionada con otros factores, como son el mercado, el Estado y los profesionales.

Por todo ello a través del modelo teórico centrado en la identificación de los actores clave y la manera en que interactúan entre ellos en el proceso profesionalizador de la educación social cabe recalcar por ultimo “la caracterización del modelo como procesal y comprensivo” (Sáez y García. 2006:55) y como un proceso, el de profesionalización, variable y discontinuo, sujeto a tensiones y conflictos.

1.5. [El modelo teórico]

Basado en cuatro actores clave, como se ha comentado anteriormente; éste modelo conforma el proceso de profesionalización de la Educación social y mediante la identificación de los actores y la interacción entre ellos descubrimos la importancia que cada uno de ellos tiene y que recursos son los que aportan.

1.5.1. LA UNIVERSIDAD

El reconocimiento de la titulación de Educación social a partir de los primeros años de los noventa, gracias al empeño de las universidades y otros grupos de educadores y otras instituciones políticas y culturales, proclamó el primer actor clave en la profesionalización de la Educación Social.

Por lo que si atendimos al actor desencadenante -la universidad- de la formación en una nueva profesión, la Educación Social, cabe referirse a algunos aspectos que la caracterizan y a los que Sáez y García (2006) hacen alusión: 1/La universidad como encargada de la formación de profesionales; 2/ lleva a cabo el conocimiento y se orienta hacia la investigación; 3/ utiliza credenciales, símbolos de estatus y poder; y 4/ da cuenta del fenómeno de la profesionalización, respecto a la diferencias con el resto de profesiones.

De esta forma se puede hablar de la universidad como aquella que lleva a cabo actividades encaminándolas al conocimiento, mientras que el resto de los actores del modelo teórico lo hacen orientados sobre todo hacia la acción.

A través de la universidad lo que se intenta es conseguir verdaderos profesionales en el ámbito socioeducativo, lo que significará que han tenido una adecuada preparación, sin embargo, para conseguir esto es necesario el altruismo y la vocación de los individuos involucrados, especialmente en la titulación de Educación Social y su posterior práctica; puesto que estamos ante una ocupación de carácter social y para ello se necesita un especial interés y sensibilización hacia los temas y los individuos con los que se va a trabajar. De esta manera la práctica del educador social aparece estrechamente vinculada al lugar desde el cual se realiza la intervención educativa. Tal vez, no tanto el es lugar físico donde se lleva a cabo, sino más bien esta perspectiva está centrada en las necesidades sectoriales de la ciudadanía. Para llevar a cabo ello, debemos contar con profesionales formados y que se hayan construido a través de la universidad y la titulación de Educación Social como “figura profesional única y sólida”. (Sáez y García, 2006:155)

1.5.1.1. La investigación en la universidad

Como Sáez y García (2006) desarrollan, la Pedagogía Social no dispone de una metodología propia y específica, por lo que ha ido alimentándose de otras distintas metodologías procedentes de las ciencias humanas y sociales.

A pesar de ello la Pedagogía Social se encuentra en proceso de expansión, construyendo su campo de conocimiento sobre la Educación Social, creando, de esta manera, el marco de la Pedagogía, el cuál parte de algunos de los enfoques y discursos que desde el ámbito educativo se realizan y que están configurando la estructura metodológica de la Pedagogía Social.

Por lo que ante el panorama dibujado, cabe atender hacia qué tipo de investigación se orienta la metodología en la Educación Social, siendo en este caso la cualitativa, puesto que a través de ésta estudiar realidades complejas es más factible debido a las múltiples características de complejidad y transformación social a la que nos enfrentamos al investigar socialmente.

1.5.1.2. Formación en la universidad

La universidad configura la institución académica, transmisora de conocimientos y la encargada mediante sus titulaciones de promover una cultura general sobre ellas, todo ello lo realiza mediante la preparación y formación de estudiantes, ciudadanos y futuros profesionales; tres elementos configurados en un único individuo.

Por lo que se puede afirmar que el fin de la universidad es conseguir profesionales especializados en el ámbito. Hasta aquí todo es normal, sin embargo, el papel de la universidad es mucho más importante ya que no solo es generadora de conocimientos, sino que a través de ella se crean otros muchos procesos de innovación, centrados en la cohesión social y e integración de individuos. Y es que la universidad no solo debe centrarse en la enseñanza y la investigación, sino en otros asuntos relacionados con la transformación social; ya que a ésta es a la que se enfrentarán los profesionales de la Educación Social cuando terminen sus estudios. Para poder actuar y/o intervenir adecuadamente la universidad debe haber conseguido un autentico equilibrio entre formación y sociedad de valores; ya que mediante la transmisión de valores el educador social estará adecuadamente capacitado para intervenir en las transformaciones, de manera que consiga producir nuevas alternativas que satisfagan las necesidades de la sociedad.

Para que ello sea posible la universidad debe estar pendiente de los cambios sociales, con el fin de poder actuar ante ellos en el ámbito académico y profesional, y así poder crear y/o recrecar nuevos proyectos ante el continuo cambio social. Ello disminuirá la posibilidad de desajuste entre la formación de estudiantes y la realidad social a la que se enfrentarán cuando terminan los estudios.

1.5.2. EL ESTADO

Como en el apartado anterior se decía, formación y sociedad deben encontrarse íntimamente ligadas, debido a que la una percute en la otra y así viceversamente; de esta manera, el Estado se adentra en esta realidad, y más concretamente en la de la sociedad, para proponer una estructura organizativa con el motivo de implementar políticas sociales que justifiquen servicios sociales, mediante los cuales evidenciar las profesiones y así apoyarlas en su integración en la sociedad. De esta manera, por un lado, la independencia o autonomía de las profesiones necesitan al Estado; y por otro, “el Estado depende de la independencia de las profesiones para asegurar su propia capacidad de gobierno y para legitimar su propia actividad”. (Sáez y García, 2006:192)

De esta manera el Estado descubrió que la sociedad demandaba una nueva figura profesional con el fin de transformar las carencias individuales y colectivas de la población y sabiendo que a través de sus Políticas sociales debía garantizar un Estado de bienestar social . Así de este modo, el Estado, impulsó la puesta en marcha de la Diplomatura de Educación Social en las universidades españolas; puesto que entendió la figura profesional resultante como aquella que resolvería las necesidades de la población a través de los servicios sociales; puesto que éstos tienen como objetivos el pleno desarrollo y libre de la persona, la prevención de circunstancias que originan la exclusión y la garantización de la cobertura de las necesidades sociales. De la misma manera que sus fines son mantener una coordinación adecuada con los niveles organizativos, planificar y programar acciones para responder necesidades sociales y potenciar las relaciones de los servicios sociales con otros sistemas de protección oficial.

Por ello, ante tal realidad, cabe tener presente la importancia de los educadores sociales y a la Educación social, puesto que el Estado ha sido el promotor del reconocimiento de la titulación y a través de él se ponen en marcha los mecanismos y recursos necesarios para que se desarrolle el proceso de profesionalización, que no son otras que las políticas sociales que garantizan el Estado de bienestar, éstas políticas pueden ir encaminadas desde dos puntos de referencia distintos, es decir, su aplicación es competencia del Estado pero la forma en que se prestan a la sociedad puede ser o bien de forma directa siendo el Estado el usuario/cliente, o bien de forma indirecta a través de concurso de asociaciones, empresas sociales, etc.

De esta manera “el Estado actúa como actor pero también como cliente, con lo que sus conexiones e interacciones con la universidad y el mercado, otros actores relevantes, son evidentes”. (Sáez y García, 2006:205)

Pero al papel de Estado como actor profesionalizador se debe añadir un apunte más y es que las administraciones locales conforman un elemento básico en el proceso profesionalizador de la Educación Social, puesto que a través de ellas se ha propiciado la aparición y desarrollo de las nuevas profesiones educativas y socioculturales y es que son unos “empleadores decisivos” (Sáez y García, 2006:253); pudiendo destacar regiones españolas más activas que otras en cuanto al fomento y desarrollo del empleo -público- sobre la figura profesional del educador social; algunos de los territorios a los que se refiere son: Cataluña, Valencia, Murcia, Andalucía, Baleares, etc.

Así para culminar, repasar la idea de que el Estado aporta al proceso de profesionalización de la Educación Social políticas sociales que mediante los servicios sociales organiza la ciudadanía y da respuesta a las necesidades sociales de los individuos o de la sociedad en su conjunto “que se encuentran en situación de necesidad o vulnerabilidad“(Sáez, 2003:133), o lo que viene siendo lo mismo, respuesta a la necesidad de ayuda educativa de los individuos, que incluye desde el ámbito social hasta el cultural, y que se puede llevar a cabo como usuario/cliente de forma directa o indirecta por parte del Estado.

1.5.3. EL MERCADO

Cuando existe un mercado, es porque hay una oferta y una demanda; por lo que en nuestro caso, el mercado demanda educadores sociales para cubrir mediante las políticas sociales del Estado las necesidades de la población.

Para los individuos es necesario el trabajo, puesto que a través de él es posible garantizarse la cobertura de las necesidades básicas, aunque sí que es cierto que el ser humano no sólo busca satisfacer sus necesidades básicas a través del trabajo sino que además busca satisfacción personal y un cierto reconocimiento por parte del entorno social. De esta manera, el trabajo para los seres humano ocupa los ámbitos de lo social, económico y personal.

Así, desde tiempos atrás el trabajo y el empleo han sufrido una clara evolución y transformación, concretamente durante el siglo XX, justificada por los cambios que la sociedad de manera paralela ha ido sufriendo. Y debido a los numerosos cambios y modificaciones del empleo a lo largo de la historia, nos encontramos con un nuevo fenómeno, el desempleo; y ya no porque las ocupaciones se agoten, sino porque el número de individuos en edad laboral aumenta constantemente en la sociedad y el número de empleos no lo hace de igual manera, y aún menos en el periodo de crisis que venimos sufriendo desde hace tres años. Es por ello que el desempleo en muchos casos llega a propiciar en los individuos una cierta forma de exclusión social, al hacer que se encuentren fuera del sistema productivo, del mismo modo que muy lejos del mundo consumista, además de estar caracterizada, su vida, por cierta anormalidad social y cultural. Nota curiosa a este ámbito de la exclusión social cabe añadir a estas líneas puesto que si nos fijamos en la figura del educador social y su relación con el actor del mercado, por un lado si el profesional de la practica socioeducativa trabaja uno de sus campos de intervención puede ser con excluidos sociales, sin embargo, si no consigue trabajo existe la posibilidad de que él pase a formar parte de esa situación de exclusión de la que se habla.

Dejando al margen ello, cabe de vital importancia cuando hablamos del mercado, diferenciar los términos que lo caracterizan y que venimos tratando, como son el de trabajo y empleo, puesto que no son sinónimos; ya que el segundo constituye un marco social estructurado donde el primero tiene lugar, y donde podemos encontrar el desempleo, los bajos salarios, la desprofesionalización por una u otra causa e incluso podemos encontrar la exclusión social, como acabamos de ver en el párrafo anterior.

Por ello ante el actor del mercado en el proceso de profesionalización de la Educación Social Sáez y García (2006) mediante cuatro afirmaciones, sistematizan las relaciones entre Educación Social y empleo: 1/ el empleo es una variable profesionalizadora de la Educación Social; 2/ el desempleo, el paro, o el empleo de baja calidad, constituyen variables desprofesionalizadoras de la Educación Social; 3/ el paro, y sus consecuencias en las personas y grupos, está siendo objeto de atención, y por tanto fuente de empleo, por parte de los profesionales que intentan paliar sus efectos; y 4/ la formación ocupacional, como una de las áreas de interés de la Educación Social, relaciona formación y empleo con el fin de cualificar la tarea laboral e, incluso, llegar a lograr lo que no se tiene: un empleo remunerado. “La realidad pondrá en entredicho algunas de estas afirmaciones.” (Sáez y García, 2006:251) Sin embargo, lo que no se puede negar es que las transformaciones sociales que se han sufrido en los últimos tiempos han propiciado la aparición de nuevas necesidades, que requieren de nuevas actividades y por lo tanto de nuevos empleos, como en el caso de la Educación Social, para cubrir las demandas de la población.

Por lo tanto después de todo lo comentado se puede afirmar que el mercado a través de las transformaciones sociales y mediante las políticas sociales del Estado, son los elementos que propicia el trabajo y el empleo para los educadores sociales. Sin embargo cabe tener en cuenta que el mercado es posible gracias a que el Estado, como se ha dicho anteriormente, es impulsor de la diplomatura, pero a su vez es usuario/cliente, del trabajo de los educadores sociales; de esta manera, el trabajo y empleo de los profesionales socioeducativos se encuentra estrechamente vinculado a la condición de que el Estado propicie o no el trabajo, ya sea de forma directa o indirecta.

Y todo ello se puede traducir en que el empleo se suele utilizar como factor profesionalizador, por lo que si se interpreta en términos cuantitativos, lo que vendría a resultar es que a mayor empleo, mayor visibilidad social y laboral de la profesión. A pesar de ello, la Educación Social como profesión social y educativa, no llega a entenderse cerca del sistema productivo, por ser una profesión relacionada con la protección social, sectores menos favorecidos, etc. y por ello es considerada como una profesión minoritaria y de menor importancia, -como el resto de profesiones del ámbito social- pero que sin lugar a dudas ello no repercute para que la profesión propicie necesariamente abrirse hueco en el difícil mercado laboral actual.

1.5.4. LOS PROFESIONALES

Como todas las figuras profesionales, los educadores sociales, han ido modificando sus procesos y formas de respuesta ante las demandas de la sociedad, guiadas por los nuevos tiempos. De esta manera, el proceso histórico de profesionalización, ha hecho que “las profesiones, las antiguas ocupaciones y las semi-profesiones utilizan medios externos y heterónomos hasta que consiguen su propio funcionamiento interno y de regulación”. (Sáez y García, 2006:267) Así se han ido creando nuevas estructuras que adquieren su propio funcionamiento y que caracterizan a cada uno de los colectivos que finalmente dan lugar a las asociaciones, colegios o federaciones.

Pero para explicar el desarrollo asociativo de la Educación Social debemos remontarnos históricamente antes del reconocimiento de la Diplomatura de Educación social. Así de esta manera, los primeros datos sobre el asociacionismo “en este campo se relacionan directamente con las diferentes áreas y entidades que estaban realizando tareas especializadas de intervención socioeducativa.” (Riera Romaní J., 1998:81) En este tipo de asociacionismo podíamos encontrar desde personal voluntario, hasta semiprofesionales y profesionales auténticos formados en su ocupación.

Por lo que es una verdadera satisfacción ver como los profesionales de la Educación Social han llegado a organizarse para buscar la mejora de la profesión. Así podemos encontrar la Federación de asociaciones (FEAPES) que potencia el poder de la profesión a nivel nacional, de igual manera que en 2000 fue creada la Asociación Española de Educación Social (ASEDES) en la que se reúnen todas las asociaciones de educadores sociales de España, así como todos y cada uno de los colegios profesionales.

Esto está logrado gracias a un proceso en el que los grupos, en este caso los educadores sociales, adquieren su identidad, tratan de beneficiarse o de potenciar las oportunidades que históricamente se les han presentado y van construyendo su manera de ser, en el modo en cómo figuran y entienden las actividades de la profesión.

Es pues así que mediante el proceso de profesionalización a través de la socialización de los educadores sociales lo que se busca es que los miembros de estas asociaciones, colegios y federaciones consigan una imagen de la profesión, unas estrategias, unos métodos y unos puntos de vista propios; para así poder conseguir mediante la socialización la cultura profesional que tanto se demanda, y que debe de haber comenzado en la universidad con la formación, puesto que es la responsable de ello y si no lo ha hecho estaremos ante una situación carencial para el sector profesional.

Así de esta manera, podemos entender la socialización profesional de los educadores sociales como el proceso complejo a través del que aprenden e interiorizan los conocimientos, las normas y los valores del grupo al que pertenecen. Sin embargo, cabe destacar que el proceso de socialización no acaba con la inserción profesional, sino que la profesión de la Educación Social por sus características, forma parte de aquellas que es necesaria una formación continua, por lo tanto se puede decir, que el desarrollo profesional no concluye nunca.

Así Burrage (1993 citado en Sáez y García, 2006) divide en cuatro formas la manera que tienen los profesionales de organizarse: la organización que enfatiza la base de conocimiento de las profesiones; la organización que busca representar y presionar en nombre de la profesión para obtener ayudas y soportes legislativos; la organización en cuyos miembros representantes negocien en nombre del resto de la organización; y por último, la organización que busca la regulación de sus miembros por medio de certificaciones y credenciales para funcionar como asociaciones cualificadoras. Conociendo estas organizaciones se entiende que las profesiones se vayan construyendo por su propia cultura y valores para saber qué hacer, cómo hacerlo y para qué.

Aludiendo a ello García (2006) configura una idea sobre el tema y hace referencia a ello diciendo que mediante ellas –las asociaciones, colegios y federaciones- se forman contextos en donde se enuncian las necesidades y demandas planteadas a los educadores sociales, lo que provoca que nos encontremos ante una profesión social y educativa emergente que sustentan el proceso de profesionalización de la misma y que está necesitada de ciertas garantías, para que se conforme un verdadero conocimiento social sobre ella.

2. EDUCACIÓN SOCIAL Y PARTICIPACIÓN DE LA CIUDADANÍA

Habiendo realizado una aproximación sobre el proceso profesionalizador de la Educación Social es momento de descubrir la importancia y/o repercusión que la práctica socioeductiva desarrollada tiene en y sobre la ciudadanía.

Partimos de la idea de que la Educación Social se dirige exclusivamente a los ciudadanos –ya sea directa o indirectamente, como clientes o a través del Estado- con el fin de satisfacer sus necesidades básicas, ya sea mediante la educación especializa, la educación de adultos o la animación sociocultural; estos tres hitos y/o pilares que conforman históricamente a la Educación Social –y que ya hemos comentado- ponen de relieve a la participación, puesto que para desarrollar los tres pilares es necesario lograr una participación real y activa tanto por parte del Educador como por parte de la ciudadanía.

Así como Fernández (2000-2001) menciona se hace alusión al derecho a la educación y es que según la autora deber ser considerado, no sólo porque favorece a mejorar las condiciones de vida, sino porque atiende a una dimensión social de pertenencia, de interacción, de aislamiento.

Y es que la educación implica tratar y tener a las personas muy cerca, moviéndose desde los saberes, las expectativas, o el razonamiento, hasta la voluntad de cambio y la transformación de las propias personas implicadas, es en todo esto donde entra en juego la Educación Social cuya herramienta, por ende, es la educación basada en la participación activa de la ciudadanía a la que se dirigen; así de esta forma los educadores sociales a través de ambas –la educación y la participación- deben ser capaces de fomentar la transformación, potenciando actitudes y favoreciendo a la capacitación de la ciudadanía con respecto a todos los ámbitos de la vida; puesto que de lo contrario si no se garantizara el derecho a la educación, la ciudadanía no podría ser capaz de enfrentarse a una situación de exclusión o marginación.

Así en tanto en cuanto nos podemos referir a la Educación Social como aquella que ha encontrado una forma de hacer posible y de un modo real la participación en la ciudadanía. Sin embargo, para que esto sea posible es vital una mirada macrosocial, para obtener una visión que recoja al conjunto de la población, tanto excluida como aquella que no lo está. Es así que los educadores sociales deben prestar atención a esta cuestión para poder llegar al conjunto de la sociedad, para que de este modo se conviertan en potenciadores de la participación a través de su tarea socioeductiva, con el fin de que mediante su gestión contribuyan en la construcción de una sociedad basada en principios y valores de cooperación, colaboración y participación.

De esta forma la participación ciudadana no llega a entenderse como un mal que no queda más remedio que aceptar, sino como una condición que tanto en el Estado como en la sociedad civil debe imponerse, de manera que logre verse como necesidad básica dentro de las posibilidades estatales, donde se entienda que la ciudadanía es el motor de la transformación social y aquella que debe comenzar el cambio mediante la educación de la cual están encargados los educadores sociales; esto implicaría tanto una responsabilidad por parte del propio Estado, como por parte de la ciudadanía.

Por lo que Fernández (2000-2001) alude a que así los cambios y/o transformaciones tanto en el ámbito político, como en el panorama económico y la conformación del entramado social, plantean la necesidad de no reducir la educación a lo meramente escolar, sino que es necesaria una educación a lo largo de la vida, donde los educadores sociales como profesionales encargados de las tareas socioeducativas sean capaces de potenciar e incluir como necesidad básica la educación permanente, basada en la participación colectiva de la ciudadanía. De esta forma la dimensión educativa en el diseño de las estrategias de intervención sociales se fundamentan en la necesidad de permitir el acceso a otras formas de expresión a través de soportes que se diferencien de los cotidianos, con el fin de ofrecer alternativas que permitan la participación educativa en la ciudadanía.

Por lo que en este momento podemos apoyarnos en la idea de Torres (2001) donde apunta a que la participación ciudadana en las decisiones y acciones relativas y transmitidas desde la educación, no son una excelencia o una alternativa, ya que la participación, en este sentido, es entendida más como una condición indispensable para sostener, desarrollar y transformar ya no solo la educación sino también al individuo, de forma que sea posible construir una ciudadanía implicada en los procesos educativos y sociales. De la misma forma el autor expone la idea de que la participación social y/o ciudadana ha sido principalmente una reivindicación de los sectores y actores subordinados y de los sectores progresistas; de igual manera que en el terreno educativo, ha sido bandera del pensamiento y de las corrientes político-pedagógicas de avanzada.

Apoyando la idea de Torres, sobre la participación como condición indispensable para construir una ciudadanía transformadora, Hernández (1994), señala cuatro condiciones para lograr una auténtica participación: 1/cultura participante; 2/expectativas de significación; 3/respeto interpersonal; y 4/posibilidades de implicación.

Pero para que las condiciones que Hernández señala se pongan puedan ser reales, en primer lugar debe existir un verdadero deseo por parte de toda la ciudadanía de establecer y construir la participación a través de la educación. Tarea que los educadores sociales deben propiciar a través del conjunto de prácticas socioeducativas que componen su profesión, de manera que esto apoye y fortalezca un complejo proceso de profesionalización, con el fin de que la Educación Social pueda llegar a ser un elemento clave en la transformación social.

[CONCLUSIONES]

El proceso de profesionalización a partir de los campos relacionados con la Pedagogía Social –científico y disciplinar- y los relacionados con la Educación social –profesión práctica- recrea una conceptualización en la que desde donde los autores Sáez y García abordan el modelo teórico, mediante el cual se descubren los actores claves en la profesionalización de la Educación Social y la interacción que existe entre ellos.

Así de esta manera el Estado como precursor de la diplomatura, implica a la universidad, a través de la formación e investigación, a construir, formar y capacitar nuevos profesionales en el ámbito socioeducativo para que estos se encarguen de abordar las necesidades y/o demandas que la población presenta, de esta manera entra en juego el trabajo a través del empleo mediante el mercado, respondiendo a las políticas sociales del Estado que como usuario/cliente directo o indirecto consigue potenciar el conocimiento de la profesión en la sociedad, y para que esto no quede solo en manos del Estado los propios profesionales de la Educación Social conforman asociaciones, colegios y federaciones para colaborar en la construcción de la imagen sobre la profesión, o lo que es lo mismo potenciar la cultura sobre la Educación Social. Así de esta manera cada uno de los actores clave configuran el complejo entramado de interacciones que construyen el proceso profesionalizador de la Educación Social.

Todos y cada uno de los actores anteriores participan en el proceso de profesionalización, lo que no está tan claro es la duración de cada uno de ellos en dicho proceso. Y es que dependiendo de la transformación social y del escenario sociopolítico y económico que se desarrolle en cada momento, el transcurso del proceso profesionalizador por unos u otros derroteros.

A pesar de ello la adopción de un modelo teórico que organice el campo teórico es favorecedor a la hora de entender el proceso profesionalizador de la Educación social, puesto que a través del modelo teórico se recogen múltiples variables que condicionan el proceso de profesionalización, y ya no solo eso, sino que además repercuten, dichas variables en la evolución de la Pedagogía Social y la Educación Social. Por lo que se cree necesario el trabajo continuo en este sentido, para crear una cultura favorecedora que integre a los profesionales en la sociedad con el fin de poder seguir desarrollando modelos, razonamientos y propósitos en pro del proceso de profesionalización de la Educación Social

De igual manera cabe hablar de la desprofesionalización de la educación social y es que los mismos actores que actúan como potenciadores de la profesionalización también pueden llegar a ser motivadores de la desprofesionalización. Para que ello no ocurra la Educación Social como profesión debe apoyarse en la imagen de una sociedad democrática y de derechos sociales; esto pasaría por hacer reales los elementos que influyen en la práctica, valoración, desarrollo y futuro de la Educación Social y que deben utilizarse para su mejora y capacitación a través de una mayor dotación de recursos, la existencia de políticas sociales con objetivos a medio largo plazo, mayor preparación teórico práctica, coordinación entre profesionales y entre organismos implicados en las intervenciones, apoyo asociativo y empresarial para fomentar el desarrollo, y por último, la autonomía profesional y la experiencia que incide y fomenta que se considere al profesional, además de mejorar la práctica en el ejercicio diario de la profesión.

De esta forma la Educación social tendrá la posibilidad de desarrollar su tarea adecuadamente y así poder potenciar la participación ciudadana tanto en el ámbito político, como económico y cultural, siempre desde el ámbito educativo y partiendo de las características, en los casos que se deban, de vulnerabilidad, marginación, inadaptación social, exclusión, etc. de los individuos, haciendo posible que mediante la participación de la ciudadanía en el proceso educativo de lo social se favorezca la transformación y/o cambio social; esto ayudará a la Educación Social como profesión y alimentarán su presencia en la vida cotidiana de los ciudadanos que se encuentran en situaciones desfavorecidas especialmente, y en situaciones de normalidad, generalmente.

Y finalmente cabe añadir la idea de que la educación especializada, la educación de adultos y la animación sociocultural tiene un largo recorrido histórico –como se ha comentado-, sin embargo, la Educación Social como tal, es decir, como profesión, ni siquiera dispone de dos décadas de recorrido histórico; por ello es aún una profesión nobel, y por tanto su proceso de profesionalización también lo es. Por lo que es fundamental impulsar la cultura profesional, desde el principio –la universidad- con el fin de propiciar, a través de la figura del educador social, una verdadera transformación social que modifique el panorama social actual, donde no solo participe la Educación social, sino también todos y cada uno de los elementos imprescindibles para hacerlo posible.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

• Fermoso, P. (2003): Historia de la Pedagogía Social en España. Valencia: Nau Llibres. p.26.

• Fernández Mg. (2000-2001). Educación Social y ciudadanía. Pedagogía Social. Revista Interuniversitaria, 6-7, 307-319.

• Garrido Mª del C. (2009): Pedagogía Social. Colección manuales uex - 62 (E.E.E.S.). Universidad de Extremadura. p.36.

• Hernández, P. (1994): La participación educativa a debate. Ponencia presentada en el 2º Congreso Internacional Familia y Sociedad. Tenerife. 8-10 Diciembre.

• Pérez G. (2004): Pedagogía Social - Educación social. Construcción científica e intervención práctica. Madrid: Narcea. p.119-123.

• Pérez G. y María Pérez de Guzmán (2006): Qué es la Animación Sociocultural. Epistemología y valores. Madrid: Narcea. p.81.

• Riera Romaní J. (1998): Concepto, formación y profesionalización de: el educador social, el trabajador social y el pedagogo social. Valencia: NAU llibres, p.53 y 81.

• Romans M., Petrus A. y Trilla J. (2000): De profesión: educador(a) social. Barcelona: Paidos. p.41.

• Sáez J. (2003): La profesionalización de los educadores sociales. En busca de la competencia educativa cualificadora. Madrid: Libros Dykinson.

• Sáez J. y José García. (2006): Pedagogía Social. Pensar la Educación Social como profesión. Madrid: Alianza Editorial.

• Torres R.M. (2001): Participación ciudadana y educación: Una mirada amplia y 20 experiencias en América Latina. Uruguay: Instituto Fronesis.

Referencias Web

• APESCAM Y ASEDES (2004): “Definición de Educación Social”, en la Asamblea, 28 de febrero, Toledo. Consultado: [16/03/2011] (en línea). (España).http://www.eduso.net/red/definicion.htm

Índice de Gráficas

Gráfico 2. Actores más relevantes en la profesionalización de la educación social 9

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 


Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-7833
EUMEDNET

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

4 al 21 de
noviembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Migraciones, Causas y Consecuencias




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

10 al 29 de
octubre
II Congreso EUMEDNET sobre
Arte y Sociedad

17 al 28 de
noviembre
II Congreso EUMEDNET sobre
El Derecho Civil en Latinoamérica y Filipinas: Concordancias y Peculiaridades

24 de noviembre al 12 de
diciembre
II Congreso EUMEDNET sobre
Transformación e innovación en las organizaciones

3 al 20 de
diciembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Desarrollo Local en un Mundo Global

9 al 26 de
enero
X Congreso EUMEDNET sobre
Las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas del S. XXI

5 al 20 de
febrero
XI Congreso EUMEDNET sobre
Educación, Cultura y Desarrollo