Contribuciones a las Ciencias Sociales
Febrero 2011

CONCEPCIONES TEÓRICAS QUE SUSTENTAN EL PROCESO DE FORMACIÓN DE UNA CULTURA INFORMÁTICA EN LOS PROFESORES DE COMPUTACIÓN

 

Alberto Lissabet Hernández (CV)
Miguel Alejandro Cruz Cabezas

mcabeza@ucp.ho.rimed.cu



RESUMEN
.

En el artículo se ilustran las concepciones que desde una dimensión filosófica, sociológica, psicológica, pedagógica, didáctica y metodológica han asumido los autores pata fundamentar la pertinencia y necesidad de favorecer la formación de una Cultura Informática en los profesores de computación, comprendiendo que esta es un elemento componente de trascendencia de la Cultura General Integral de cualquier individuo.

Palabras Claves: Cultura Informática, Cultura General Integral y Profesor de Computación.

ABSTRACT.

In the article the conceptions are illustrated that from a philosophical, sociological, psychological, pedagogic dimension, didactics and methodological the authors paw have assumed to base the relevancy and necessity of favoring the formation of a Computer Culture in the calculation professors, understanding that this it is a component element of transcendence of the Integral General Culture of any individual.

Key words: Computer Culture, Integral General Culture and Professor of Calculation.
 



Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Lissabet Hernández y Cruz Cabezas: Concepciones teóricas que sustentan el proceso de formación de una cultura informática en los profesores de computación, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, febrero 2011, www.eumed.net/rev/cccss/11/

INTRODUCCIÓN.

Resulta importante al adentrarse en el proceso de desarrollo de la Cultura Informática de los profesores de computación detenerse en cuáles son los concepciones teóricas que justifican la pertinencia y necesidad de revelar las relaciones dialécticas entre los componentes que dinamizan el desarrollo de dicho proceso.

La Cultura Informática, como reflejo de la relación hombre - tecnología, en Cuba es un elemento más de la Cultura General Integral que se quiere lograr en el pueblo. Dicha cultura, tanto material como espiritual, es fuente de información que debe ser convertida en conocimiento, por tanto la sociedad necesita de la educación sobre informática para poder transmitir la cultura de una generación a otra.

La Cultura Informática forma parte del aspecto dinámico de la estructura social y sus instituciones, viene a ser el objeto mismo de la educación sobre informática, la que se constituye como el medio necesario con que cuenta la sociedad para transmitir y desarrollar esa cultura. (Laza, s/a)

De lo antes expuesto, se justifica entonces, que el propósito que se asume en el artículo, es el de revelar las concepciones teóricas que sirven de fundamentos para argumentar desde posiciones científicas la necesidad de desarrollar una Cultura Informática en los profesores de computación.

DESARROLLO.

Los autores de esta investigación asume los criterios de (Pupo, 2006) cuando plantea que:

• Entre la cultura y la educación existe una relación peculiar que permite asumir que la cultura en general y los tipos de cultura particulares, exigen procesos educativos específicos para su desarrollo, lo que revela una vez más su arista pedagógica.

• Cultura general integral es el estado humano, de integración de conocimientos humanísticos, artísticos, científico-técnicos, económicos, políticos y ecológicos que le permiten al hombre comprender, disfrutar y transformar la realidad lúcidamente, desplegando una vida más intensa y plena, con autorregulación de su conducta para comportarse conforme a las exigencias de su tiempo.

• El desarrollo de la cultura de una persona es un proceso altamente complejo, por su amplitud, de ahí que sea necesario clasificar la cultura y subdividirla en diferentes tipos para poder priorizar aquellos que urgen desarrollar en la sociedad, en una época histórica determinada.

Si se parte de las afirmaciones anteriores, se puede asumir que la Cultura Informática forma parte de la Cultura General Integral y que necesita un proceso educativo específico, relacionado con lo que se denomina ¨Educación sobre Informática¨.

Como parte de la Cultura General Integral que la sociedad cubana se ha propuesto lograr en sus individuos, el alcance de una Cultura Informática por parte de estos es una necesidad social, especialmente para los profesionales de la Educación de la Carrera de Informática, los cuales tienen la responsabilidad de trasmitir elementos culturales con grandes potencialidades para educar.

La cultura informática posee tanto una dimensión subjetiva como una objetiva. La primera, hace referencia a la preparación del hombre para resolver problemas de tratamiento de la información con el uso de las tecnologías, preparación que adquiere al apropiarse de los elementos culturales acumulados históricamente por la sociedad y relacionados con el tema de la informática.

Esta preparación determina la forma de actuar y el comportamiento del hombre en su interacción con la información y la tecnología y la resolución de problemas reales. Incide, en este caso, sobre la otra dimensión de la cultura informática, la objetiva, formada por los elementos culturales independientes de su subjetividad, materiales o no. Estos son resultado del desarrollo histórico de la sociedad humana, y se han trasmitido de generación en generación a través de la educación.

Sobre la base de los criterios de los investigadores asumidos relacionados con la cultura informática, esta estaría formada, al menos, por tres elementos:

• La construcción de un saber informático, incluye el establecimiento de una teoría, una mentalidad y un pensamiento informático, que planteen la transformación de las teorías, criterios e instrumentos para conducir los procesos socioeconómicos hacia estilos de desarrollo tecnológicamente compatibles. Ello implicaría el desarrollo de una conciencia crítica sobre la problemática tecnológica, comprendida como la capacidad de captar la génesis y la evolución de los problemas relacionados con la información.

• La difusión de una “ética informática”, basada en un marco axiológico, y la construcción de una racionalidad informática contentiva de los principios morales que legitimen las conductas individuales y el comportamiento social en relación con las tecnologías informáticas. Ello implicará el desarrollo de actitudes y comportamientos conducentes a la participación de la sociedad en la preservación de la información.

• La capacidad de accionar e implementar proyectos de gestión participativos, que conlleven al desarrollo de habilidades e instrumentos tecnológicos necesarios para la solución de los problemas de la información.

Es la Educación sobre Informática la vía para lograr un adecuada Cultura Informática que integre los elementos antes mencionados de manera que contribuya a elevar la Cultura General Integral de las nuevas generaciones.

La educación sobre informática es un proceso de aprendizaje y comunicación de las cuestiones relacionadas con la interacción de los seres humanos con la tecnología informática creada por el hombre. Este proceso les permite participar, de manera responsable y eficaz, en la prevención y solución de los problemas de tratamiento de la información, y en la gestión de los recursos para este tratamiento, así como en la conservación y protección de la información.

La educación sobre informática es el proceso de adquisición y formación de conocimientos, valores, sentimientos etc. con relación a la conservación y transformación de la información, es decir, la formación de un espacio para el tratamiento a la información en la subjetividad del hombre.

Sobre la base de lo expuesto, se asume que en el contexto de la formación del profesor de computación, ese proceso educativo dirigido a crear en la subjetividad del hombre un espacio para el tratamiento a la información, se debe realizar a través de contenidos seleccionados de la cultura creada por la humanidad en su desarrollo histórico, pero sin olvidar los elementos culturales de los grupos sociales a que pertenecen los estudiantes, del contexto donde viven y con el cual pueden interactuar para la solución de problemas de información reales.

Todos estos elementos tienen potencialidades para educar al hombre en ese sistema de conocimientos, valores y sentimientos relacionados con el tratamiento de la información, los cuales son a su vez, elementos de la cultura humana. Tienen potencialidades además para que el propio estudiante genere cultura en el contexto donde actúa.

La educación sobre informática juega un papel esencial en los fines que se propone la sociedad cuando contribuye a la formación de hombres para un determinado contexto social; cuando está dirigida a contribuir al desarrollo económico del país, a la elevación del nivel cultural de los ciudadanos, cuando responde a las funciones sociales de la educación.

Estas funciones permiten la adaptación del individuo a las exigencias del grupo social en que se desarrolla, aseguran no solo la continuidad social sino también el cambio social, la capacitación de los individuos, contribuyen con su función económica, política, de control social y selección social de manera que se promueva el progreso humano de la sociedad.

Según Quintana Cabanás “vivir es estar integrado a la sociedad”, y esa integración tiene sus exigencias. La sociedad actual, entre otras cosas, exige al hombre una Cultura Informática que le ofrezca conocimientos, habilidades, hábitos, sentimientos, actitudes y comportamientos en su relación con las tecnologías de la información, ya que se desempeñarán en el seno de una sociedad donde los problemas de tratamiento de la información, su solución y protección son de vital importancia.

En el caso del profesor de computación se agrega a estas exigencias su responsabilidad en la educación de las nuevas generaciones, futuros profesionales que tendrán en sus manos el desarrollo de la sociedad. Esto solo puede ser logrado por la educación sobre informática, no solo ejecutada por la educación institucionalizada que se realiza integrada a las asignaturas, sino, fundamentalmente por la integración de todos los elementos sociales: la escuela, familia, la comunidad y las organizaciones sociales.

En una sociedad, donde la habilidad de actuar sobre las tecnologías de la información de manera responsable es cada vez más una necesidad y un objetivo social, es esencial que la educación esté dirigida en este sentido.

La educación sobre informática es conservadora en el sentido que asegura la continuidad social de costumbres, ideas, usos, creencias etc. relacionada con la relación hombre-tecnología, las cuales pueden ser erróneas o no, pero siempre se podrá hablar de un determinado nivel de educación informática o de una adecuada o inadecuada educación informática.

Por otra parte, la educación informática, sobre la base del reconocimiento de los aspectos de la educación informática erróneos, puede contribuir a fomentar la crítica de estas, promover el cambio y las innovaciones y estimular la creatividad individual, todo lo cual provocará un mejoramiento de los niveles de cultura informática en los sujetos.

El logro de una correcta educación informática capacita al individuo para ejercer profesionalmente su actividad sobre el medio que le rodea de manera racional, para actuar conscientemente no solo en función del mejoramiento económico de la sociedad, sino en función del mejoramiento de la relación sociedad-tecnología.

Esta preparación es elemento a tener en cuenta a la hora de ocupar puestos de gran responsabilidad donde haya que tomar decisiones en las que sea necesario analizar íntegramente el aspecto económico y el tecnológico. No se puede perder de vista el vínculo estrecho entre educación y desarrollo, y no queda fuera de esto la educación informática que se forme en los individuos, ya que no puede perderse de vista tampoco el vínculo y la armonía que debe existir entre desarrollo y tecnología.

Una Educación Informática con las características que se han descrito hasta aquí conlleva a alcanzar la tan deseada Cultura Informática en los estudiantes de la Carrera de Computación. Estos, desde la escuela y con la ayuda de otros grupos e instituciones sociales llevarán esta cultura no solo a sus alumnos sino que también influyen en los grupos sociales participantes de este proceso. Todo esto incide en las esferas socioeconómica, política y cultural de la sociedad provocando a su vez el desarrollo de esta.

Por tanto el desarrollo de una Cultura Informática se constituye en una importante contribución para preparar al individuo, a los grupos sociales y a las sociedades para enfrentar la problemática de su época que se erige como la problemática tecnológica. La formación de esta cultura en los profesionales que se preparan como profesores de computación en las sedes pedagógicas se fundamenta sobre la base de los aportes de Vigotsky y otros autores.

En el enfoque histórico cultural “se parte de la premisa de que el hombre es un ser social por naturaleza, un producto de la sociedad y un sujeto de las relaciones sociales. Por tanto las funciones psíquicas superiores nacen de las interacciones en el proceso de la actividad y la comunicación entre las personas, es decir, tienen un origen social.” (Aportes fundamentales de la escuela histórico cultural, presentación en PP)

Como todo lo que crea el hombre en su desarrollo histórico social es cultura, y este se debe apropiar de ella para desarrollar su personalidad, podemos hablar de la existencia de una cultura de la sociedad y una cultura personal, la cual debe estar acorde con la sociedad en que vive la persona. Partiendo del papel fundamental que juegan las tecnologías informática en la sociedad actual, es importante entonces que los profesionales de la educación estén preparados desde el punto de vista informático, y la escuela juega un papel esencial en esta preparación.

En los trabajos de Vigotsky queda bien claro “la importancia que tiene la instrucción formal en el desarrollo de las funciones psicológicas superiores”, así como la idea de que “la educación debe promover el desarrollo sociocultural y cognoscitivo del alumno”(Llivina, s/a) es decir, que “la educación precede al desarrollo, lo impulsa, pero tiene que tener en cuenta el desarrollo alcanzado” (Bermúdez, 2004).

Es lógico plantear entonces que la educación que se le da a los futuros profesores de computación debe estar dirigida, entre otras cosas, a lograr que se apropien de la cultura informática creada por la humanidad de manera que se eleve su nivel de desarrollo cognoscitivo y sociocultural acorde con la sociedad actual.

Para esto se debe partir del desarrollo alcanzado por el estudiante, determinando e incidiendo sobre lo que Vigotsky llamó Zona de Desarrollo Próximo, para promover niveles superiores de desarrollo y autorregulación.

En otras palabras, es necesario partir de un diagnóstico, no solo sobre lo que sabe el estudiante de informática y que puede aplicar, sin ayuda, en la solución de problemas sino también sobre lo que solo puede hacer con ayuda de otro. Esto permitirá conocer el nivel de cultura informática que posee el futuro docente. Según (Bermúdez, 2004) “esto último expresa las potencialidades de desarrollo futuro del niño” (en este caso el estudiante de Informática) y es hacia ese lugar donde deben estar dirigidas las acciones educativas.

En el proceso educativo el estudiante debe interactuar con el objeto de estudio, el cual está formado por contenidos seleccionados de la Cultura Informática creada por el hombre. Estos contenidos deben ser no solo conocimientos y habilidades informáticas, sino que deben buscarse las potencialidades educativas de estos para contribuir a una adecuada ética y conciencia informática.

Según Vigotsky, “la relación entre el sujeto y el objeto del conocimiento está mediada por la actividad que el sujeto realiza sobre el objeto con el uso de instrumentos socioculturales” (Llivina, s/a) “en un contexto histórico determinado. Para Vigotsky existen dos formas de mediación: la influencia del contexto sociohistórico (o mediación social: los adultos, compañeros, actividades organizadas etc.) y los instrumentos socioculturales que utiliza el sujeto (o mediación instrumental: herramientas y signos)”. (Bermúdez, 2004).

“El uso de herramientas produce transformaciones en los objetos o como decía Vigotsky, las herramientas están externamente orientadas. Por otro lado, los signos producen cambios en el sujeto que realiza la actividad, están orientados internamente” (Llivina, s/a)

Según estas ideas, la adquisición de una cultura informática presupone que tanto el estudiante de esta carrera como el profesor que lo educa, al interactuar con la computadora, deben ver a esta como una herramienta mediadora en el conocimiento de objetos y fenómenos. El estudiante actúa sobre ella, produce cambios en ella, o en el objeto de estudio simulado por esta, la cual a su vez reacciona, es capaz de representar información en forma de signos que son interpretados por el estudiante, para el que deben tener un significado real.

En fin, la computadora puede jugar el papel de herramienta y representar signos con determinado significado establecido socialmente y permite establecer un proceso interactivo entre el estudiante y la máquina. Si este proceso interactivo está bien dirigido y orientado, puede provocar cambios en el sujeto y propiciar el desarrollo.

Muy importante en la mediación es el papel “de los instrumentos psicológicos o signos en las funciones psicológicas superiores y en la conciencia” (Llivina, s/a). Los signos “no son productos subjetivos e individuales, sino que tienen un origen social producto de la evolución sociocultural (…) Los individuos cuando entran en contacto con la cultura a la que pertenecen, los utilizan y los apropian.” (Llivina, s/a).

Por ejemplo, en el caso del Lenguaje, de gran importancia en el desarrollo psicológico. “primero es usado con fines sociales para influir en los demás (comunicación) y luego es utilizado para influir en uno mismo (lenguajes interno y pensamiento verbal)” (Llivina, s/a).

De los párrafos anteriores se infiere que para alcanzar una adecuada Cultura Informática, el estudiante no solo debe realizar una actividad que le permita interactuar con el objeto de estudio (medios informáticos) sino que debe también establecer una comunicación adecuada por medio del lenguaje. Aquí entra a jugar un papel decisivo la influencia de la relación con los adultos, el maestro, los compañeros etc.

En otras palabras, el proceso de adquisición de una Cultura Informática debe realizarse a través de la actividad y la comunicación; esto conlleva a que el estudiante de informática sea sujeto del conocimiento, “protagonista y producto activo de las múltiples interacciones sociales en que se ve involucrado a lo largo de su vida escolar y extraescolar” (Llivina, s/a) y no un ente pasivo en el proceso cognoscitivo.

Otro elemento importante en Vigotsky es el concepto de internalización. Para él, “las funciones psíquicas superiores existen en dos dimensiones diferentes: primero en el plano social interindividual o interpsicológico y posteriormente en el plano intraindividual o intrapsicológico. Ellas sufren cambios estructurales y funcionales en el proceso de transición de lo interpsíquico a lo intrapsíquico.

Lo externo, que es cultural, llega a ser interno mediante un proceso de construcción con otros que implica la transformación de lo cultural y a su vez la transformación de las estructuras y funciones psicológicas. La utilización posterior de lo internalizado (producto cultural), ya transformado subjetivamente, se manifiesta en un proceso de externalización que conduce a la transformación de los procesos culturales.” (Bermúdez, 2004)

Según lo anterior el hombre adquiere su cultura personal apropiándose de la cultura de la sociedad y esto lo prepara para poder enriquecer esta última, así como para contribuir al proceso de adquisición de cultura por otros. Por tanto, es de gran importancia en la preparación del profesor de computación, que exista una adecuada estructuración del Proceso de Enseñanza Aprendizaje (PEA) que permita una correcta internalización de los elementos de la cultura informática, en especial “el papel de la interacción con los otros (especialmente los que saben más: experto, maestro, padres, niños mayores, iguales etc.)” (Llivina, s/a)

El desarrollo científico técnico ha creado los medios informáticos como parte de la cultura humana. El profesor de informática debe tener conocimiento de esos medios, tener habilidades en su explotación, actuar de manera ética y consciente mientras los explota. Todo eso ya está creado por la humanidad, a él le queda apropiarse de esa cultura, para luego poder actuar de manera eficiente en la sociedad informatizada donde se desenvuelve y para poder además crear cultura. Esto significa en este caso, no solo enriquecer a esta con algún producto intelectual o material que elabore, sino, contribuir a que otros adquieran esa cultura informática, lo cual es su papel principal.

El papel de la interacción con los otros es esencial, en especial el papel del maestro, el cual es insustituible. Es el guía, el “experto que enseña en una situación esencialmente interactiva, promoviendo zonas de desarrollo próximo” (Llivina, s/a)

Cole, 1985, citado por (Llivina, s/a) plantea que “En la concepción sociocultural podemos hacer extensiva la noción de maestro a cualquier otro guía o experto que mediatice o provea un tutelaje, aún en situaciones de educación informal o extraescolar que propicie un aprendizaje guiado”.

Con lo planteado anteriormente hay ser cuidadoso. Si se parte de que la computadora puede proponer, hasta cierto punto, situaciones de aprendizaje, ir guiando al estudiante, así como que puede ser un experto en determinada materia, mediando de forma interactiva en la relación del alumno con el objeto del conocimiento, se puede plantear que ella pudiera hacer la función de maestro. Esto es correcto hasta cierto punto, el cual está dado en el momento en que se intente sustituir totalmente al maestro por un equipo que no piensa ni siente.

Al asumir la posibilidad de sustituir al maestro por la máquina, se cae en las concepciones erróneas de muchos representantes de la Tecnología Educativa como tendencia pedagógica, donde “la atención se dirige a los métodos y medios más que a los contenidos”. (Colectivo de autores, 2000) No obstante, esta tendencia, fundamentalmente en su concepción actual, tiene aspectos que no pueden ser obviados en un trabajo que se dedique al estudio de las tecnologías en la educación.

Hay que destacar que actualmente, muchos autores han tomado conciencia de que “por sí mismos los medios de enseñanza no ejercen sustancial influencia sobre la calidad y la eficiencia de la enseñanza.” (Colectivo de autores, 2000) Además, al comprender la Tecnología Educativa como un enfoque integral del proceso docente educativo se considera a los medios de enseñanza como un componente más de este sistema.

De todas formas, sus seguidores cuestionan el papel del profesor e intentan sustituirlo por los medios. Los críticos les señalan que “cualquier modelo de enseñanza tiende al fracaso al ignorar o subvalorar el papel del profesor y proponer su posible sustitución por los medios. Al profesor no puede verse solo cumpliendo la función informativa, sino que resulta sumamente importante, además, el cumplimiento de las funciones regulativa y afectiva de la comunicación pedagógica” (Colectivo de autores, 2000)

Se debe estar claro de que aunque la computadora pueda hacer función de maestro, no sustituye a este. Está comprobado que el uso de ella sin la guía del maestro no genera aprendizaje ni desarrollo, más bien puede ser negativo su impacto. Por tanto, formar un maestro con una adecuada Cultura Informática, permite integrar las tecnologías en la educación de manera que esta contribuya no solo a la formación de la esfera cognitiva de la personalidad, sino además a la formación del aspecto volitivo y afectivo, aspectos que deben ser asumidos como el sistema que son.

En la formación del maestro juegan un papel esencial los aspectos pedagógicos relacionados con el cómo educar sobre informática.

La pedagogía tiene la particularidad de tener como único objeto de estudio al fenómeno educativo, no en toda su magnitud social, sino solo a la que existe conscientemente organizada y orientada a un fin social y político determinado, que se ofrece en las instituciones escolares y por vía extraescolar, así como por otras formas de organización, aunque en estrecho vínculo con las otras agencias educadoras de la sociedad. (Chávez, 2005)

“La pedagogía es la ciencia que permite de forma consciente y sistemática estructurar, organizar y dirigir en el marco institucional – escolar y extraescolar – y en otras formas de organización, el proceso educativo”. (Chávez, 2005)

Sobre la base de estos planteamientos es lógico destacar que para lograr la transmisión de la Cultura Informática es necesario un proceso educativo o de educación sobre informática. Este se encuentra encaminado al logro de un fin determinado: la apropiación activa por cada hombre de la herencia histórico cultural relacionada con la tecnología informática y que ha sido acumulada por la humanidad. Esta apropiación es esencial para ponerlo a la altura de su tiempo, de manera que pueda explicarlo, comprenderlo y actuar en él de forma que propicie así su autodesarrollo y la transformación positiva de su mundo, como herencia que tiene que dejar a las futuras generaciones. (Chávez, 2005)

Es necesario entonces, determinar las necesidades básicas de aprendizaje y las competencias que se deben desarrollar en los alumnos, así como las habilidades para su autoeducación, de forma tal que pueda seguir ampliando su conocimiento por sí mismo de una manera constante. (Chávez, 2005)

Los autores de esta investigación son del criterio que el proceso de educación sobre informática, puede formar una Cultura Informática eficiente en el profesor de computación, si se parte de un enfoque integrador, con una orientación cultural que tenga en cuenta las dimensiones y niveles de dicha cultura e incorpore a este proceso la aplicación de las técnicas del aprendizaje por proyectos con el uso de las TIC.

Para ser consecuente con lo expresado en el párrafo anterior, se analizan los criterios de diferentes autores sobre la orientación cultural. Si se aplican a la educación sobre informática los aspectos esenciales que definen la orientación cultural de la educación científica propuesta por (Valdés Castro, s/a), para que el proceso de formación del licenciado en educación en la especialidad de informática tenga una orientación cultural, se debe cumplir con los siguientes aspectos:

• Que se organice el proceso formativo y los docentes actúen en él, atendiendo a la relación objetiva entre cultura, educación y tecnología,

• Que se evidencie el impacto que tiene en el individuo y la sociedad un modo de actuación irresponsable ante la seguridad de la información.

• Partir de que el objetivo más general de la educación es comunicar a las nuevas generaciones los principales elementos de la experiencia histórico social acumulada (Cultura), transformar lo socialmente significativo en significados personales. No es suficiente que el profesor exprese con sus acciones significados sociales. Es indispensable que en la actividad de los estudiantes esos significados se integren a los personales, que la experiencia histórico social se conecte con la personal.

• Tener en cuenta el contenido y la estructura de la ciencia informática en correspondencia con el de la cultura de la sociedad para definir los objetivos y el contenido de la educación sobre informática, concebir los medios de enseñanza, los métodos, las formas de organización del proceso de enseñanza aprendizaje, el control y la evaluación del aprendizaje, en fin para organizar y ejecutar todo el proceso de formación del profesor de computación.

• Prestar especial atención, en esta época de inusitado progreso e impacto de la ciencia y la tecnología en la sociedad, a dos componentes de la cultura: la transmisión de la experiencia en la actividad creadora y la formación de actitudes, aspectos que tradicionalmente la enseñanza de la informática ha descuidado.

• Considerar de modo especial en el proceso de enseñanza aprendizaje las características de la actividad psíquica humana, y particularmente de la actividad científico – investigadora concreta de las personas.

• A lo largo del proceso de formación, los estudiantes deben apropiarse de los elementos esenciales y socialmente necesarios de la ciencia informática contemporánea, a través del análisis de situaciones concretas de interés, que propicien el desarrollo de la capacidad para orientarse independientemente en la solución de problemas correspondientes al contexto histórico social en que cada persona ha de vivir, el cual es una manifestación del estado y las necesidades del desarrollo de la humanidad, del país y del pueblo donde el educando tienen su porvenir.

• En la definición del contenido de las asignaturas – y particularmente de los programas de estudio – es imprescindible especificar el género de problemas que los estudiantes enfrentarán en la vida. Ello requiere un minucioso análisis del contexto sociocultural en que tiene lugar la enseñanza.

• La orientación cultural de la educación en informática no se puede identificar con la simple divulgación o con la transmisión de una visión superficial de esta ciencia. Por el contrario, supone lograr – a través de una formación básica – que los estudiantes aprecien la extraordinaria riqueza de la actividad investigadora y tengan una visión tan profunda de esta ciencia, cuanto lo permitan la edad, el nivel cultural de partida y lo requiera el contexto histórico-social en que han de vivir.

• No perder de vista que la educación, en su función de comunicar cultura, debe ser multilateral y que la formación informática es solo un componente de la educación que deben recibir las nuevas generaciones y de su cultura general.

A partir del análisis documental de los planteamientos de (Colectivo de autores, 2008) se puede expresar que imprimir una orientación cultural en la educación sobre informática significa que:

• La informática como parte de la ciencia y esta como parte de la cultura, no podrá seguirse enseñando con el tradicionalismo de tratar en las asignaturas, solo conocimientos específicos y ciertas habilidades particulares, desconociendo el carácter social de la ciencia, su lugar en la cultura y sobre todo su incidencia en los destinos de las sociedades y del ciudadano común.

• Una visión cultural de la enseñanza de la informática tendrá que abordar: los aspectos esenciales del carácter social de la ciencia, su condicionamiento político, económico e ideológico; el tratamiento de la experiencia de la puesta en práctica de los métodos conocidos de la actividad; la experiencia de la actividad creadora expresada en las características de la actividad científica investigadora; las normas de relación con el mundo y entre los seres humanos, es decir el sistema de educación moral y estético; además del cuerpo de conocimientos sobre la naturaleza, la sociedad y el pensamiento.

• Los programas de informática tradicionalmente se quedan en los conocimientos específicos y en el aspecto tecnológico, en ocasiones poco actualizados, sin explotar lo relacionado con la información a dar tratamiento ni el efecto sociocultural que estos provocan. Por tanto, “no se trata de “actualizar”, solamente, los cursos con conocimiento de la época en el campo de la ciencia; mucho más que eso, se impone una actualización dirigida a la comprensión de las relaciones culturales que hoy se establecen con base en el desarrollo científico y tecnológico y que tiene una repercusión trascendente en el comportamiento de las sociedades y de las personas individualmente.

• La orientación cultural del contenido de la informática, considera sus implicaciones para la vida de la sociedad y del ciudadano común, para la situación económica, en particular de Cuba, y en especial para los problemas de carácter tecnológico e informático que vive hoy la humanidad y nuestro pueblo como parte de ella.

• Es importante incluir los elementos históricos propios del desarrollo de los medios informáticos como necesidad para la comprensión del carácter histórico social de cada descubrimiento y los avances científicos y tecnológicos de cada época.

• No solo podrá ser de interés único del trabajo docente el dominio que se alcance de los conocimientos propios de la informática, es indispensable cultivar una actitud por los problemas de tratamiento de la información, la actitud, disposición y capacidad para enfrentar y resolver problemas de múltiples naturaleza, la actuación consecuente ante las necesidades y demandas de su colectivo y la identificación permanente con las posiciones políticas e ideológicas de la filosofía revolucionaria que defendemos.

• Desde la perspectiva de una orientación cultural como la que se ha asumido, deben constituir objeto de evaluación, aspectos conceptuales, metodológicos y actitudinales. El trabajo grupal e individual en las diferentes actividades docentes y extradocentes debe ser evaluado sistemáticamente. Esto permitirá al profesor incidir positivamente en el aprendizaje, y posibilita a los estudiantes participar en la regulación de su propia actividad, al darles la oportunidad de valorar sus avances, rectificar los errores, evaluar su implicación en la realización de las tareas planteadas, entre otras habilidades.

• La evaluación de las asignaturas debe comportar el trabajo en equipo, seminarios, trabajos investigativos, de laboratorio y en la libreta, la búsqueda y comunicación de resultados, aspectos de experiencia creadora en la resolución de problemas, valoraciones y normas de comportamiento en general.

Sobre este tema (Febles, 2000) plantea que: si queremos preservar nuestra identidad cultural tenemos que desarrollar todas nuestras potencialidades humanas bajo una orientación cultural donde lo científico técnico no esté separado de la esencia humanista de la actividad, para garantizar el desarrollo tecnológico, por vías autóctonas, por innovaciones, e incluso con transferencias que no impliquen el ahogo de nuestra identidad.

 El proceso de formación de la Cultura Informática de los profesores de computación

A partir de los criterios de Álvarez de Zayas (1999) sobre el proceso formativo, se considera que el proceso de formación de la cultura informática del profesor de computación es un proceso educativo que se desarrolla en la escuela y fuera de ella.

El que se desarrolla a nivel de escuela o proceso formativo escolar, se subdivide en tres procesos:

• proceso docente educativo

• proceso extradocente

• proceso extraescolar

Asumiendo criterios de Álvarez de Zayas (1999), el proceso docente educativo para formar cultura informática es aquel proceso educativo escolar que del modo más sistémico se dirige a la formación sobre informática del profesor de computación y en él, el estudiante se instruye, se desarrolla y educa, es decir, forma sus conocimientos, su pensamiento y sus sentimientos. Este proceso es el objeto de estudio de la didáctica de la informática como ciencia.

Es llamado también proceso formativo curricular ya que depende del currículo de la carrera y del modelo del profesional que necesita la sociedad.

Este proceso se inicia en las Sedes y/o Universidades Pedagógicas durante los encuentros presenciales y las consultas, donde se interrelacionan los profesores a tiempo parcial y los estudiantes, pero se completa en la microuniversidad, donde el estudiante desarrolla su preparación individual interencuentro, recibe la influencia del colectivo pedagógico y se forma de manera activa en el aula ante los estudiantes.

El proceso extradocente para formar cultura informática es aquel proceso educativo que siendo escolar, se desarrolla con un menor grado de sistematicidad, y cuyo contenido no pertenece a ninguna materia en específico, es decir, no depende directamente del currículo. Este proceso se puede desarrollar durante los encuentros presenciales o fuera de ellos, ya sea en la Sedes y/o Universidades Pedagógica o en la microuniversidad.

El proceso extraescolar para formar cultura informática es aquel que se desarrolla fuera de la escuela aunque es dirigido por ella, y el mismo posee un menor grado de sistematicidad.

De manera general, los dos primeros procesos de desarrollan en diferentes contextos como son la Sede y/o Universidad Pedagógica y la microuniversidad, y cada uno de ellos contiene elementos del aspecto académico, laboral e investigativo. El tercero ya sale a la comunidad y otras instituciones sociales, pero dirigido desde la escuela. Todos están dirigidos en mayor o menor grado a lograr que el profesional en formación se instruya, se desarrolle y se eduque.

Como instituciones intervienen: la Universidad Pedagógica, la Sede Pedagógica, dirigida por Universidad, la microuniversidad y la Dirección Municipal de Educación (DME). Como elementos personales tenemos: en primer lugar al estudiante (profesor de computación que se forma), los profesores a tiempo parciales, el coordinador de carrera, los asesores municipales de informática así como de manera indirecta los colectivos pedagógicos de la Sede Pedagógica, la Universidad de Ciencias Pedagógicas, la microuniversidad y la DME.

El profesor de computación no solo forma su personalidad en el proceso formativo escolar sino que recibe influencias desde la sociedad en general, desde el contexto en que se enmarca la escuela. Según Álvarez de Zayas (1999), este es otro proceso que educa a los miembros de la sociedad y que nombra proceso formativo no escolar.

El proceso formativo no escolar que se desarrolla fuera de la escuela está caracterizado por la influencia que ejerce la sociedad sobre la formación del profesor de computación, el cual tiene un carácter más espontáneo y empírico, y se apoya en menor grado en las generalizaciones teóricas de la ciencia pedagógica, aunque debe ser lo docente quien centre el desarrollo de todos esos procesos. En él se incluyen el proceso formativo de la familia, las organizaciones políticas y de masas y otras instituciones sociales. (Álvarez de Zayas, 1999).

El proceso formativo escolar y no escolar deben integrarse para lograr que sus actores, de manera consciente, encaminen su accionar a formar una Cultura Informática que prepare al profesor de computación para un eficiente desempeño de sus funciones en la escuela, y dentro de estas, de las que están dirigidas a la solución de problemas de seguridad de la información.

A partir de un análisis del Modelo del profesional y del plan de estudio de la carrera Licenciatura en Educación Especialidad Informática, que es la encargada de formar actualmente al profesor de computación, se determinó que existen tres áreas fundamentales sobre las que incide el contenido curricular de esta carrera: área de formación pedagógica, área de formación político ideológica, área de formación general y área de formación técnica, cada una con sus disciplinas y asignaturas correspondientes.

Sobre la base de la orientación cultural asumida, se considera que cada una de estas áreas está dirigida a desarrollar de manera integral la personalidad del docente, y lograr en este la formación de:

• cultura pedagógica

• cultura político-ideológica

• cultura científica general

• cultura informática

Todas deben integrarse para formar la personalidad del estudiante y conjuntamente con otras influencias educativas lograr la cultura general integral. Además, preparan al profesor de computación para un eficiente desempeño profesional.

El profesor de computación, al igual que cualquier maestro, tiene como tareas básicas en su desempeño profesional las de instruir y educar. El cumplimento exitoso de estas, depende de tres funciones específicas que debe realizar: la docente – metodológica, la investigadora y la orientadora o de orientación educativa. (Blanco, 2004). En este caso, dichas funciones estarán dirigidas fundamentalmente a instruir y educar en informática y con informática. Estos docentes son los encargados de transmitir la preparación en el uso de las TI a las nuevas generaciones para desarrollar en ellas la cultura informática. Esto conlleva a la necesidad de que tengan un nivel de dicha cultura, que les permita desempeñarse eficientemente en su profesión.

Pero las funciones del profesor de informática no se limitan a las señaladas en el párrafo anterior. Esto se evidencia en el Modelo de Secundaria Básica. VERSIÓN 05 / 9 DE ENERO DEL 2003 y en el libro de metodología de primaria, última versión (2002), donde se deja claro otras funciones relacionadas su responsabilidad ante la conservación, el mantenimiento y cuidado de los medios técnicos, el funcionamiento óptimo de estos medios y el software, la exigencia y cumplimiento de las medidas de seguridad informática así como el control de los recursos existentes.

El profesor de informática es el principal responsable de mantener un adecuado nivel de seguridad de la información, es decir, garantizar la disponibilidad, la confidencialidad y la integridad de la información que se almacena, procesa y transmite por los ordenadores y las redes de comunicación, de manera que se garantice un buen funcionamiento del sistema informático.

Se comprende entonces que este docente debe realizar acciones dirigidas a establecer, cumplir, controlar y exigir por que otros cumplan las medidas de protección al sistema informático, así como acciones encaminadas a la educación del personal en este sentido.

Es evidente la necesidad de que en la formación del profesor de computación se incluyan elementos relacionados con su preparación en la solución de problemas de seguridad de la información, como parte de la cultura informática necesaria para su adecuado desempeño profesional.

Al analizar documentos normativos del MINED como el Programa de Informática Educativa, el Modelo del Profesional de los profesores de informática, y el programa de la asignatura Arquitectura y Seguridad Informática que reciben los docentes en formación, quedó evidenciado que en ellos se tienen en cuenta la necesidad de desarrollar hábitos correctos en el uso, cuidado y conservación de los medios; el desarrollo de competencias, habilidades y capacidades que le permitan la explotación, mantenimiento y manejo de las tecnologías existentes; el logro de una posición crítica sobre los efectos sociales del desarrollo y uso de las nuevas tecnologías así como estar preparado para enfrentar los cambios tecnológicos y científicos que se producen continuamente, todo esto dirigido a desarrollar una cultura general acerca de la seguridad de la información tanto desde el punto de vista del hardware, el software y el usuario que permita proteger eficientemente los sistemas informáticos.

Lo expresado hasta aquí, sirve de fundamento para afirmar que el profesor de computación además de las funciones docente-metodológica, orientadora e investigativa que realiza todo maestro, ejecuta acciones como las que se expusieron en los párrafos anteriores y que pueden enmarcarse en una nueva función de este docente, la cual el autor nombra como función técnica.

El nivel de Cultura Informática que posea el profesor de computación es esencial para el desarrollo eficiente de esta función, por lo que debe ser tenida en cuenta por los participantes en el proceso de formación para dirigir sus accionar en el sentido de lograr una Cultura Informática que prepare al docente para desempeñarse eficientemente en la solución de problemas de seguridad de la información.

CONCLUSIONES.

La consulta realizada al marco teórico posibilitó constatar la pertinencia de asumir concepciones teóricas desde dimensiones filosóficas, sociológicas, psicológicas, didácticas y metodológicas para fundamentar la pertinencia y necesidad de desarrollar una Cultura Informática en los profesores de computación, y entre las cuales se pueden referir:

• Concepciones teóricas de carácter filosófico, en relación con el proceso de formación de una Cultura General Integral de la Dra Noemí Pupo Lorenzo (2006).

• El enfoque histórico cultural de L.S. Vigotsky y sus continuadores, como concepción socio - psicológica que se sustenta en el materialismo histórico, para explicar la manera en que ocurre el desarrollo psicológico del hombre y la adquisición de la experiencia histórico cultural por parte de este.

• Concepciones teóricas del Dr Antonio Blanco (2004) en torno a la filosofía y sociología de la educación.

• Concepciones teóricas en torno a la pedagogía como ciencia del Dr. Justo Chávez (2005)

• Concepciones teóricas del Dr Carlos Álvarez de Zayas (1999) en torno a la Didáctica de la Educación Superior.

• Concepciones teóricas de la Dra Raquel Bermúdez (2004) en torno al desarrollo integral de la personalidad del ser humano.

• Concepciones teóricas en torno a la orientación cultural en la educación sobre informática (Valdés Castro, s/a y Colectivo de autores, 2008)

• Modelo del profesional y del plan de estudio de la carrera Licenciatura en Educación Especialidad Informática.

• Modelo de Secundaria Básica (2003).

• Concepciones metodológicas para la clase de computación en la Educación Primaria (2002).

BIBLIOGRAFÍA.

• Alvarez de Zayas, Carlos. (1995). La pedagogía como ciencia (epistemología de la educación). 60 p. (formato digital)

• Alvarez de Zayas, Carlos. (1999). La escuela en la vida. 101 p. (formato digital)

• Bermúdez Morris, Raquel y Pérez Martín, Lorenzo M. (2004). Aprendizaje formativo y crecimiento personal. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2004. 417 p.

• Blanco Escinosa, Lázaro. (2003). Apuntes para una historia de la Informática en Cuba, La Habana. (En formato digital)

• Blanco Pérez, Antonio. (2004). Acerca del rol profesional del maestro. En García Batista, Gilberto (Comp), Profesionalidad y Práctica Pedagógica. Ed. Pueblo y Educación. La Habana.

• Blanco Pérez, Antonio y González Serra, Diego. (2003). Fundamentos metodológicos para el trabajo en la formación de valores. En Blanco Pérez, Antonio, Filosofía de la educación. (pp 56-65) Ed. Pueblo y Educación. La Habana. 135 p.

• Blanco Pérez, Antonio. (2003). Epistemología de la educación. En Blanco Pérez, Antonio, Filosofía de la educación. (pp 46-55). Ed. Pueblo y Educación. La Habana. 135 p.

• Blanco Pérez, Antonio. (2003). Filosofía de la Educación. Selección de Lecturas. Ed. Pueblo y Educación. La Habana.

• Blanco Pérez, Antonio. (1997). Introducción a la sociología de la Educación. Ed. Pueblo y Educación. La Habana .

• Chacón Arteaga, Nancy. (2003). Ética y profesionalidad en la formación de maestros. En Blanco Pérez, Antonio, Filosofía de la educación. (pp 66-72). Ed. Pueblo y Educación. La Habana. 135 p.

• Cháves Rodríguez, Justo y otros. (2005). Acercamiento necesario a la Pedagogía General. Ed. Pueblo y Educación. La Habana.

• Chávez Rodríguez, Justo A. (1996). Bosquejo Histórico de las Ideas Educativas en Cuba. Ed. Pueblo y Educación. La Habana.

• Colectivo de autores. (2004). Reflexiones teórico prácticas desde las ciencias de la educación. Ed. Pueblo y Educación. La Habana. 253 p.

• Colectivo de autores. (2000). Tendencias pedagógicas en la realidad educativa actual. CEPES, Universidad “Juan Misael Caracho”. – Bolivia. 89 p. Material Impreso.

• Colectivo de Autores. (2008). Programa de la disciplina física general. Carrera: Licenciatura en Educación en el Área de Ciencias Exactas. Perfil: Física. Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”. Departamento de Ciencias Exactas. La Habana.

• Correderas Molina, Georgina de la C. (1999). Propuesta del sistema de conocimientos y habilidades de la disciplina Computación para la carrera de Licenciatura en Educación rama de la Construcción del ISPETP. Tesis presentada en opción del titulo académico de master en pedagogía profesional. La Habana.

• Del Prado Arza, Nestor y García González, Edelia. (sa). La Formación de la Cultura Informática: Una Necesidad Apremiante, Revista Bimestre Cubana. Vol. 81, ene-jun N.6. La Habana.

• Expósito Ricardo, Carlos y otros. (2001). Algunos elementos de metodología de la enseñanza de la informática. La Habana.

• Febles Rodríguez, Juan Pedro y otros. (2000). La educación a distancia una alternativa actual. Informática 2000.

• Labarrere F. Y Vargas T. (2003). La escuela desde una perspectiva cultural, connotaciones para un proceso pedagógico. Curso 9, Pedagogía 2003. CDIP, Holguín.

• Libro de metodología para la enseñanza de la informática en primaria, última versión en formato digital, 2002. 123 p.

• Llivina Lavigne, Miguel J. (s/f). Caracterización del paradigma sociocultural. Curso de tendencia contemporáneas de las teorías del aprendizaje. Maestría en didáctica de la matemática. IPLAC. Material Impreso. 8 p.

• Mazaira Fernández, Jorge Luís. (1997). Propuesta para iniciar el desarrollo de una formación informática elemental en el primer grado de la escuela cubana como actividad complementaria de apoyo a la docencia. Tesis en opción al título de master en ciencias especialidad informática educativa. ISP “ENRIQUE JOSÉ VARONA”. La Habana.

• MINED. (2003). Modelo de Secundaria Básica MINED, La Habana.

• Modelo de Secundaria Básica. (2003). VERSIÓN 05 / 9 DE ENERO, en formato digital.

• Pupo Lorenzo, Noemí. (2005). El desarrollo de la cultura energética en estudiantes de secundaria básica, mediante una concepción didáctica integradora. Tesis presentada en opción al grado científico de doctor en ciencias pedagógicas. ISP “José de la Luz y Caballero, Holguín. 111 p.

• Rodríguez Barcenas, Gustavo. (s/f). La cultura infotecnológica. En Sitio Web http://www.mailxmail.com .

• Valdés Castro, Rolando y Valdés Castro, Pablo. (s/f). La orientación cultural de la educación científica. (Documento digital)

• Veciana Pita, Mercedes. (2000). Propuesta metodológica para el tratamiento de conceptos y procedimientos en la enseñanza de las Hojas Electrónicas de Cálculo en el Preuniversitario. Tesis presentada en opción al Título Académico de Master en Informática Educativa. Mención Enseñanza de la Informática. ISP “ENRIQUE JOSÉ VARONA". La Habana.

• Villalón Legrá, Georgina. (s/f). Cultura general integral, cultura ambiental y cultura toponímica. Una reflexión necesaria. ISP Félix Varela. Villa Clara. (Documento Digitalizado)

• Yáñez Menéndez, José Andrés. (1998). Una propuesta curricular para la enseñanza de informática en la secundaria básica. Tesis de opción al título académico de master en informática educativa. La Habana.

• Hernández Batista, Raysa (2008). Concepción Teórico-Metodológica para el desarrollo de la Cultura Geográfica en los estudiantes de la Secundaria Básica. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. ISP Holguín.

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 


Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-7833
EUMEDNET

Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > CCCSS
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático