Contribuciones a las Ciencias Sociales
Enero 2008

 

LA CIENCIA, LA TECNOLOGÍA Y EL MODELO DE SOCIEDAD NECESARIO PARA LA SUPERVIVENCIA Y EL BIENESTAR HUMANO
 



Loreto Mojena Beltrán
Centro de Investigaciones Metalúrgicas
lorma@magcime.cu

 

RESUMEN

Vencer los problemas que enfrenta actualmente la humanidad, provocados por el agotamiento de los recursos no renovables disponibles en el planeta, especialmente el petróleo; y los efectos de cambios climáticos generados por la intensificación de la producción, producto del incremento de la emanación de gases y residuales contaminantes al medio ambiente, ha provocado el análisis del comportamiento humano, sus formas de vida, su afán de conocimiento creciente y sostenido y la forma en que estos se han aplicado para el mejoramiento del bienestar humano.

Disímiles son las tendencias que acusan al desarrollo de la Ciencia y al nivel de aplicación de la tecnología desarrollada de ella, como la causante de los problemas medio ambientales y de escasez de materias primas que sufrimos en la actualidad, sin profundizar adecuadamente para descubrir las verdaderas causas del problema en el propio comportamiento humano y en las deficiencias de los modelos sociales actuales por los que transita la humanidad, provocados por un deficiente desarrollo de la conciencia social frente al desarrollo científico técnico alcanzado.

Este campo tan actual e importante para la supervivencia humana, es el objeto de análisis de este trabajo que pretende llegar a conclusiones, a partir de un análisis imparcial, sin tomar partido por ninguna tendencia política específica si no, aprovechando lo mejor de todas y de la propia filosofía popular, para llegar por una deducción lógica, a definir las verdaderas causas que nos han llevado a la situación actual de la humanidad y demostrando, como precisamente con la ayuda de la ciencia y de una tecnología aplicada de forma inteligente en un contexto social favorable para su desarrollo donde coexistan todas las formas de propiedad, la humanidad puede salvar esta situación y seguir desarrollándose para bien de todos los individuos o seres humanos que habitan este hermoso globo terráqueo.



Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Mojena Beltrán, L.: La Ciencia, La tecnología y el Modelo de Sociedad Necesario para la Supervivencia y el Bienestar Humano, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, enero 2008. www.eumed.net/rev/cccss


Introducción

Como resultado del devenir histórico del desarrollo socio económico de la humanidad, la sociedad actual se enfrenta a un descontrolado desgaste de los recursos no renovables de la naturaleza que se creían inagotables y al acelerado deterioro de las condiciones naturales necesarias para la vida normal de los seres vivos en el planeta Tierra.

Producto del desarrollo socio económico mundial, iniciado con La Revolución Industrial, el incremento vertiginoso de las necesidades de fuerza de trabajo, impulsaron a grandes grupos sociales pobres a buscar la obtención de los recursos que necesitaban para su supervivencia en la venta de la fuerza de trabajo de los miembros de la familia provocando el incremento desproporcionado de la población mundial. Por ello, apenas en 60 años, la población humana se triplicó, saltando de unos 2000 millones de habitantes en el año 50 a más de 6000 millones en la actualidad.

Esta gran explosión demográfica y la existencia de las posibilidades científico técnicas requeridas para el incremento de la producción hasta los niveles necesarios para satisfacer la creciente demanda de productos, impulsada y favorecida por un régimen comercial de libre competencia y desarrollo de las capacidades productivas sin control alguno, solo encaminados a satisfacer la desmedida y continua necesidad del sistema económico imperante de reproducción del capital invertido, trajo consigo el peligro de agotamiento de las reservas de recursos naturales no renovables, en especial los combustibles, y el deterioro del hábitat producto de la generación desproporcionada de agentes contaminantes a la biosfera en cantidades que no podían ser absorbidas o transformadas por la naturaleza.

El hombre por tanto, en su desmedido afán de acumular riquezas y poder, a la par que por desconocimiento y subestimación de las leyes de equilibrio que posibilitan el mantenimiento del medio ambiente en el planeta, ha provocado el deterioro de la capa protectora de ozono, el aumento de la temperatura media del planeta, el incremento del deshielo de los polos, la intensificación y fortaleza de fenómenos naturales tales como: el fenómeno del niño, la desertificación y salinización de los suelos, la disminución de los bosques, la intensificación de: los huracanes, los terremotos, los maremotos y otros, lo que conforma el acelerado deterioro del medio ambiente.

Este estado de cosas a movido a la reflexión a un amplio sector de la humanidad con acceso a la cultura, inculcándoles la preocupación por el peligro de la desaparición de las condiciones de vida en el planeta, a lo cual, se suma el peligro de perder los niveles de producción y de bienestar alcanzados, producto del agotamiento de las reservas de petróleo, combustible principal sobre el cual, se ha edificado el desarrollo industrial de la sociedad.

Esta situación real y el temor generado, ha llevado a esa parte de la humanidad a recapacitar sobre la racionalidad del camino tomado por el hombre para el desarrollo del bienestar humano y a cuestionarse la conveniencia de continuar por ese rumbo ciego de la sociedad actual y a preguntarse sobre cual debe ser la senda más acertada para preservar la vida humana en el planeta.

Producto de ello, han surgido variadas tendencias de desarrollo posterior de la sociedad humana, entre las cuales, se pueden tomar como las más representativas de todas, las tres siguientes:

• Retornar a la sociedad primitiva del hombre, abandonando el camino del desarrollo científico técnico alcanzado, estableciendo la subsistencia humana solo a partir de las posibilidades que la naturaleza nos pueda brindar.

• Continuar con el desarrollo del bienestar alcanzado, el cual disfrutan los habitantes de las sociedades más desarrolladas del planeta y disminuir la demanda material haciendo desaparecer por hambre, enfermedades o guerra al resto de la sociedad; mostrando un gran egoísmo, avaricia y menosprecio por el prójimo o sus semejantes más humildes y menos afortunados.

• Establecer una sociedad reguladora de los niveles de producción y desarrollo que establezca, a partir de un mayor conocimiento de la naturaleza y el medio ambiente, un adecuado equilibrio entre el desarrollo de la sociedad humana y las condiciones naturales que requiere la preservación del medio ambiente.

Como puede constatarse, las variantes antes expuestas muestran, como un elemento decisivo en su implantación, la definición de, en que magnitud el hombre debe utilizar los logros que posee de la ciencia y la tecnología para el sostenimiento y desarrollo de la sociedad humana, la conveniencia o no, de continuar profundizando en el desarrollo científico y tecnológico y como debe ser el modelo social factible.

Estos temas son precisamente el objeto de análisis que de forma sucinta se muestra en el presente trabajo, el cual se introduce abiertamente en el campo de la filosofía, por cuanto ella es la ciencia destinada al estudio de las leyes más generales que rigen la naturaleza y la sociedad.

Sobre el origen del Universo

Actualmente, a partir de conclusiones matemáticas desarrolladas, aparece como la teoría más acertada del surgimiento, desarrollo y constitución del universo, la teoría de la oncena dimensión, la cual nos expresa: que nuestro universo surgió y se desarrolló a partir de un Big Bam o gran explosión, expandiéndose en una especie de membrana flexible o conjunto de cuerdas, que está en constante movimiento. Pero a su vez, supone que no se produjo un solo Big Bam, sino varios, los cuales aún se siguen produciendo, provocando la existencia de diversos mundos paralelos; y al gravitón, como la única partícula capaz de escapar de un mundo o membrana para viajar a otros y con esa fuga, se justifica la relativa débil fuerza del campo gravitacional respecto al campo electromagnético y otros. A esos mundos, o campos en forma de membranas se les atribuye movimiento propio y posibilidad incluso de curvarse, aspecto este que ya el propio Einstein reconocía en el modelo aceptado por él, con el que fundamentaba la posibilidad de viajar entre distancias inimaginables dada la posibilidad del surgimiento de túneles de espacio/tiempo en los momentos en que dicho campo se encontrara doblado. (1)

En realidad debemos entender que todo lo existente en el mundo es una forma de energía por cuanto la masa material no es más que una forma de concentración de la energía de la cual se tiene como igualdad física la conocida fórmula de Einstein E = m c2 (Energía es igual a la multiplicación de la masa material por la magnitud de la velocidad de la luz al cuadrado)

La expansión continuamente acelerada de esos mundos, nos indica que tuvieron un inicio, un nacimiento, que brotaron a partir de un núcleo relativamente pequeño. Y es a la vez, la demostración de que la materia y cuerpos constituyentes de esos mundos están en un movimiento constante, tendiendo a un desorden que se evita a partir del equilibrio existente entre fuerzas contrarias enfrentadas, lo cual es una evidencia de que el conjunto de esos mundos paralelos son o forman parte de un ser vivo de dimensiones infinitamente grande a las nuestras.

A partir de esa teoría, fundamentada matemáticamente, se nos ocurre; utilizando la lógica y las similitudes que presenta el micro y el macrocosmo en nuestro universo, que si este es como una membrana que se mueve a la par a otras representativas de mundos paralelos existentes al mismo tiempo que el nuestro, surgidos de varios Big Bams; el conjunto de esos mundos bien pudiera ser equivalente a un conjunto de células que conforman un organismo vivo mucho mayor, el cual actualmente crece, se expanden en el espacio, y en el que nosotros prácticamente equivalemos a unos gérmenes u organismos vivos extremadamente pequeños para ese organismo superior, los cuales se desarrollan y viven en sus células interiores.

La expansión continuamente acelerada de esos mundos nos indican que tuvieron un inicio, un nacimiento, que brotaron a partir de un núcleo relativamente pequeño y la demostración de que la materia y cuerpos constituyente de esos mundos están en un movimiento constante tendiendo a un desorden que se evita a partir del equilibrio existente entre fuerzas contrarias enfrentadas de disímiles constitución.

Este estado precisamente nos indica que el conjunto de esos mundos paralelos son o forman parte de un ser vivo de dimensiones infinitamente más grande que las nuestras, conformado por un conjunto de infinitos sistemas de pares de fuerzas que permanecen en estado de equilibrio o amortiguan cualquier tendencia al desorden a partir de la compensación de esos pares de fuerzas mediante un sistema de acciones de respuesta tendentes a alcanzar un nuevo estado de equilibrio.

Por ello, es incuestionable que vivimos en el interior de un organismo vivo, pues el universo nace, se desarrolla, crece, se mueve, e incluso, algunas de sus partes mueren, mientras surgen otras nuevas, lo cual es una muestra irrebatible de su vida.

El problema realmente cuestionable no es por tanto si es o no un organismo vivo sino: ¿Cómo es su forma externa?, ¿Es un ser racional o irracional?, ¿Somos nosotros acaso perceptibles para él o no?, Son preguntas que aun no estamos en condiciones de responder y que sin embargo, sus respuestas confirmadas, pueden dar solución a muchas incógnitas que tenemos los seres humanos sobre nuestro origen y nuestra forma de relacionarnos con lo sobrenatural.

Los mundos paralelos que coexisten con el nuestro, pueden ser más desarrollados que el nuestro o no. El organismo vivo al que pertenecemos pudiera ser racional o no; nosotros para él, podremos ser beneficiosos o dañinos, él puede actuar en contra o a favor de nosotros de forma conciente o irracional, como reflejo del efecto de nuestras actuaciones sobre su organismo; nuestra cantidad pudiera ser insignificante y por tanto inexistente para él o sensible y estar presente en él nuestra presencia.

Por tanto, está teoría científica, si se llegara a demostrar, serviría de base para justificar distintas corrientes filosóficas de la existencia o no, de uno o varios dioses que actúan de forma consciente o inconsciente, con efectos beneficiosos o dañinos sobre la existencia de nuestra humanidad obligando a una remodelación de determinadas conclusiones filosóficas que inclinan nuestras actuaciones a defender los intereses de determinados grupos sociales.

Sin embargo, independientemente de las respuestas que puedan tener las preguntas aun no respondidas, lo que sí queda claro, es que al ser el universo un ser vivo, toda acción que la sociedad humana haga que vaya en detrimento o provoque un daño al mundo en que habitamos, el universo tendrá tarde o temprano un efecto negativo sobre nuestra existencia y viceversa, como co vista a lograr un nuevo sistema de equilibrio a partir de la ruptura provocada por las acciones impensadas de la sociedad humana. Y para alcanzar la conciencia social requerida para la comprensión de este problema, la filosofía es la ciencia llamada a dar el salto de desarrollo necesario y de aquí su importancia vital en nuestros días.

El papel de la filosofía en la situación actual y los Problemas que presenta

Es ya reconocido que ¨ los primeros brotes al pensamiento filosófico debemos comenzarlo por Egipto, al menos desde el punto de vista documental, por cuanto es aquí donde nos remiten los documentos escritos mas antiguos. Se piensa que sus primitivos pobladores llegaron de Asia; varios autores concuerdan en que los primeros documentos auténticos datan del año 4241 a.n.e., pero es de suponer que mucho antes de esa fecha, ya se habían acumulado conocimientos y experiencias de varios siglos.¨ En esa fecha… se procede a reformar el calendario lunar y adoptar el calendario solar que es el que en esencia llega a nuestros días,… Pero también se desarrolló la noción del zodíaco, la esfericidad del universo, aunque no de la tierra y hasta un intento de explicación de los eclipses ¨. todas estas conclusiones solo pudieron ser posible a partir de un proceso de observación análisis, abstracción y deducción en busca de un porqué de las cosas a partir de lo cual se forma la idea. Los egipcios hicieron los siguientes aportes a la filosofía griega: (2)

• ¨ Una búsqueda de la sabiduría práctica, de la que los griegos tomaron nota y le llamaron Filosofía. Buscaron ideas claras para explicarse la existencia humana y los fenómenos naturales, así como el origen de las cosas.

• Su papel en la confirmación del concepto del logos… pues le atribuían gran importancia al papel de las palabras, la lengua expresa lo que el corazón ha pensado, el orden se manifiesta en un conjunto de palabras.

• La confianza de los egipcios en sus propias tradiciones. Para los sabios del Nilo, lo que hoy llamamos racionalidad es la perennidad.

Los pensadores Tales, Pitágoras y el propio Platón, fueron al Nilo en busca de conocimientos muy vinculados a los orígenes teóricos y prácticos de la ciencia y la filosofía. ¨

Si todo esto ha sido así, de la misma forma que no es posible pensar que la filosofía surgió de la cultura griega ¿No es acaso lógico aseverar también, que la ciencia surgió mucho antes de la cultura griega; que del momento real de su comienzo quizás no hayan pruebas que permitan situarlo cronológicamente antes de Egipto y que solo sea posible ubicarlo, a partir del desarrollo biológico de la mente humana, como el momento en que el hombre empieza, mediante el razonamiento lógico, a buscar el porqué de las cosas a través de un proceso de observación análisis, deducción y síntesis, estableciendo a partir de ello, una idea o concepto lo cual no es más que el proceso de deducción científica.?

Para llegar al desarrollo de la escritura, el hombre tuvo que hacer ciencia; incluso me atrevería a afirmar, que para lograr un lenguaje perfeccionado mediante el cual se puedan exponer ideas y razonamientos abstractos completos, el hombre tuvo que desarrollar y sintetizar infinidades de conceptos e ideas haciendo abstracciones y por tanto, tuvo que hacer ciencia para establecer la lógica de la organización de las palabras que permitiera conformar una idea clara de algo no concreto, no existente en la naturaleza, como puede ser un arco y una flecha, un dardo, una onda, una nueva estrategia de caza, un sueño, un deseo, etc.


¨ El acto de filosofar ha acompañado al hombre desde tiempos remotos, en la medida en que permite plasmar las mas hondas preocupaciones de la especie acerca de su propia existencia y de sus múltiples nexos con la realidad que lo circunda.¨

La filosofía tiene como función, ser guía y conciencia crítica de su época y de ahí, la importancia de delimitar, definir lo más exactamente posible, la meta el objetivo social a alcanzar. Y una vez reconocido con exactitud las condiciones del momento, poder determinar las vías o caminos más acertados, para alcanzar el objetivo trazado. Pero sin tener definida claramente la meta, es imposible trazar las posibles formas de alcanzarla.

La naturaleza es el objeto de la ciencia, la experiencia es la revelación de la verdad, y el hombre se vale del razonamiento, que sirve para llegar donde no alcanza la experiencia sensible. Este es el concepto de Galileo, pero este ideal del conocimiento que marca la forma del pensar de la época moderna, no le da cabida a aspectos tan importantes para la humanización de los resultados de las ciencias como son las finalidades e ideales de los hombres, la subjetividad.

Se comienza así, el distanciamiento del hombre y la naturaleza y las bases del sometimiento de sus leyes a los intereses humanos. He de aquí los extremos a los que ha llegado el capitalismo en el manejo de los resultados de la ciencia. (2)

Decir que el desarrollo de la ciencia y la tecnología es lo que ha llevado al hombre al borde de la destrucción del planeta es un disparate tan grande como el decir que el dinero es el culpable del egoísmo y la ambición que impera en los hombres.

El dinero, tan solo es un instrumento creado por el hombre para facilitar el comercio, como se expone en economía, es la única mercancía que no tiene valor de uso sino solo valor de cambio. Que el dinero le haya permitido al hombre mostrar su marcada falta de conciencia social, su desmedido egoísmo, avaricia, individualismo y desprecio por los otros seres humanos es otra cosa muy distinta, porque la esencia del problema no está en el dinero, sino en el propio desarrollo del hombre como ser social, en el desarrollo de la conciencia social

De igual forma, el desarrollo de la ciencia no es lo que ha llevado al planeta al borde de la destrucción, ello solo ha permitido al hombre expresar de una manera más acelerada el camino que el hombre venía andando producto del pobre desarrollo de la conciencia social.

El desarrollo científico técnico facilitará, indiscutiblemente, la necesaria globalización del planeta, lo cual inevitablemente conllevará, por una necesidad de la actividad socio económica, a alcanzar en toda la humanidad la satisfacción de las necesidades básicas de sus miembros, aunque ello no implique necesariamente equidad y mucho menos igualdad, al menos, hasta que la conciencia social no alcance un grado de desarrollo tan elevado como el propio desarrollo de la ciencia y la técnica; porque el avance socio económico de la sociedad requerirá de esa diferencia, como motor impulsor de los caminos que se desean y son necesario transitar.

La filosofía, desde su aparición hasta nuestros días, está marcada por disímiles tendencias y corrientes, producto de los diferentes puntos de vistas que tienen los seres humanos sobre el sentido de la vida, la sociedad y el universo donde habitamos; y esas tendencias, están viciadas por una óptica parcializada a partir de los intereses de la clase por la cual, o para la cual, fue diseñada.

Ese lastre que arrastra el desarrollo de la filosofía durante todo su devenir histórico, limita la aplicabilidad y confianza en sus resultados, pues tal como pasara con el desarrollo de la dialéctica en Hegel que se vio limitada, como planteara Marx, (la hojarasca no deja ver el bosque) por la necesidad de no caer en contradicción con la idea de perpetuación del sistema capitalista como algo eterno e inamovible, no desarrolló la necesidad dialéctica, del cambio posterior a dicho sistema y no pocas corrientes filosóficas omiten posibles conclusiones, en aras de preservar los intereses y política de una clase determinada.

Sin embargo, si nos apartáramos de admitir solo filosofías oficialmente reconocidas y analizáramos los conceptos filosóficos o la filosofía de vida que tenemos los seres humanos, en cualquier sistema social, y por la cual, cada uno de nosotros nos guiamos; veríamos que existen tantas variantes filosóficas como ser humano existe, aunque realmente todas ellas interactúen entre si y con las condiciones socio-económicas existentes, provocando su continuo cambio o desarrollo, así como el de la forma de vida de cada miembro en la sociedad en cuestión, los que se adaptan a una filosofía de vida, prácticamente surgida como sumatoria de las filosofías generales, y en la cual, las filosofías religiosas ejercen una fuerte influencia por ser las más difundidas en la base de la sociedad, establecidas aun entre la población más humilde carente de toda educación.

Por ello se puede concluir, que en estos momentos la filosofía existente está fraccionada en decenas de corrientes contrapuestas, separadas por los intereses de clases, y dentro de ellas, de varios grupos sociales de una misma clase, que no conformes con la filosofía líder de su clase, crean su propia corriente filosófica para justificar una línea política diferente a la establecida. Mientras que por otra parte, la filosofía religiosa, igualmente fragmentada en decenas de tendencias, se expande por toda la sociedad cubriendo principalmente las masas desposeídas que requieren de una filosofía que les aglutine en pos de la necesidad del cambio.

El miedo real a la destrucción del planeta y de las posibilidades de vida humana ha provocado la convergencia de muchas de las corrientes filosóficas en pos a la solución del problema, pero con propuestas de solución diferentes, dirigidas solo mayormente, a preservar los intereses de la clase a la que responden sin que se levante una que luche por resolver el problema, buscando la unidad real de todos en pos del bien de todos porque los grupos más conservadores y extremistas lo impiden. Son las filosofías religiosas las que más se acercan a esa realidad por cuanto, la mayoría de ellas promueven un espíritu de conformidad y aceptación del ser humano del modo de vida que el dios o ser supremo les tiene destinado o es capaz de brindar para cada ser humano y promueven, muchas de ellas, la necesidad de comprensión y amor al prójimo.

Es conocido que cada grupo social o clase desarrolla o acoge su propia filosofía en cada sociedad humana y aquellos grupos que no se encuentran en el poder, utilizan su filosofía para fundamentar los principios que requieren para enfrentarse a la clase dominante y dado a las cualidades humanas, es casi imposible alcanzar una filosofía despojada de todo egoísmo e interés de clase que busque como única meta el logro del mayor bienestar humano en correspondencia con las medidas necesarias para preservar el equilibrio de las condiciones medio ambientales.

Ponerse por tanto de acuerdo a partir del problema fundamental de la filosofía siguiendo el análisis de la óptica filosófica propia de cada corriente y tendencia del devenir histórico de la sociedad provocaría llegar cada uno a puntos finales distintos y muchas veces contrapuestos que impedirán alcanzar una línea de trabajo única. Hasta la propia filosofía religiosa monoteísta se encuentra fragmentada en disímiles doctrinas y no ha sido posible lograr su unidad e incluso en nuestros días esas diferencias han llevado hasta a enfrentamientos armados.

No obstante, el devenir histórico demuestra que el hombre, aun en las etapas más difíciles, ha sabido superarse a si mismo y por tanto confío que ahora, al igual que otras tantas veces anteriores, el hombre sabrá superar sus propias limitaciones y adoptar los principios filosóficos necesarios para alcanzar la unidad en aras de la preservación de la vida en el planeta.

Si embargo entiendo que, para poder lograr realmente una corriente filosófica aglutinadora y coherente, que defienda y marque adecuadamente el camino del saber y la política social; el hombre, o sujeto de la filosofía, debe ponerse primero de acuerdo en cual debe ser la meta de la sociedad. O sea, cual ha de ser el modelo social que puede garantizarle al hombre como ser social su supervivencia en el marco de un ambiente agradable y favorable para su vida y a partir de ello, es que la filosofía servirá de guía de los preceptos éticos y las tendencias o caminos a seguir por el resto de las ciencias.

Variantes del Modelo Social a Alcanzar Según Diferentes Corrientes Filosóficas.

Sin embargo, las corrientes filosóficas actuales definen el modelo social a alcanzar en tres variantes principales a partir del grado de temor al efecto que pueda producir sobre el universo las acciones futuras de los seres humanos y del nivel de ambición y menosprecio que la clase poseedora de la corriente filosófica tiene respecto al resto de los demás grupos sociales.

Basado en lo anterior los modelos de sociedad a alcanzar según las corrientes filosóficas actuales son:

• Retornar a la sociedad primitiva del hombre, abandonando el camino del desarrollo científico técnico alcanzado, estableciendo la subsistencia humana solo a partir de las posibilidades que la naturaleza nos pueda brindar.

• Continuar con el desarrollo del bienestar alcanzado, el cual disfrutan los habitantes de las sociedades más desarrolladas del planeta y disminuir la demanda material haciendo desaparecer por hambre, enfermedades o guerra al resto de la sociedad; mostrando un gran egoísmo, avaricia y menosprecio por el prójimo o sus semejantes más humildes y menos afortunados.

• Establecer una sociedad reguladora de los niveles de producción y desarrollo que establezca, a partir de un mayor conocimiento de la naturaleza y el medio ambiente, un adecuado equilibrio entre el desarrollo de la sociedad humana y las condiciones naturales que requiere la preservación del medio ambiente.

Como se desprende de las tres corrientes antes expuestas el modelo social a alcanzar está íntimamente vinculado al nivel de aplicabilidad y desarrollo de la actividad y los descubrimientos científico- técnicos en la sociedad futura el cual va: desde el abandono total de ellos, hasta la continuación de la aplicación indiscriminada de todo nuevo descubrimiento científico atentando contra la supervivencia de los grupos sociales y naciones más humildes.

Por tanto, para poder determinar el modelo social óptimo a alcanzar por la sociedad humana analicemos primeramente el papel de la aplicación de la ciencia y la tecnología en dicha sociedad.

Efecto de la aplicación de la ciencia y la tecnología

La ciencia y el desarrollo científico, la introducción de sus logros en la época actual, condicionan la velocidad del desarrollo de la sociedad; pero como el desarrollo del conocimiento no tiene límites dado el ansia cognoscitiva insaciable que tiene el hombre como ser social, si el hombre sigue ciegamente con la aplicación de cuanto logro adquiere sin tener en cuenta la influencia que ello implica sobre el resto de los elementos del universo material y sensorial que nos rodea, nos puede llevar a la destrucción y a la pérdida de todo lo alcanzado.

Por ello, el hombre debe reorientar la búsqueda, no del conocimiento del porqué (la ciencia), si no la aplicación del como (la tecnología), de forma controlada y orientada, dirigida a satisfacer sus necesidades reales, aquellas que permitan al hombre alcanzar un mayor bienestar, satisfacción y confort durante su vida, en un nivel tal, que no interfiera con su propio desarrollo biológico- intelectual. Pues, en su afán de lograr nuevos productos y aplicaciones técnicas a los descubrimientos de la ciencia alcanzados, estos empiezan a provocar, de forma paulatina y creciente, el deterioro del propio hombre en su desarrollo biológico-intelectual.

Debido a ello, lo ideal fuera que el hombre reorientara el desarrollo de la técnica para perfeccionar las posibilidades de satisfacer sus necesidades reales (aquellas que hagan más placentera e integral la vida en la sociedad sin ir en detrimento de las facultades mentales y físicas del hombre adaptado al medio circundante siempre cambiante), para lograr el desarrollo de esas actividades productivas sin dañar al medio ambiente y para devolver al medio todos los recursos extraídos de él transformados en elementos beneficiosos al sistema.

El interés individual del hombre y su avaricia

Sin embargo, aunque ello fuera lo ideal, en el contexto socio-económico de la sociedad actual, donde el hombre es un ser social competitivo y la explotación de las cualidades y conocimientos individuales es uno de los elementos capaces de garantizar los más altos niveles de satisfacción de las necesidades y sueños del hombre, es casi una utopía pensar que el individuo o grupo que alcance a dominar una tecnología que le permita elevarse o perpetuarse en un alto nivel de la sociedad, no la utilice para ese fin, o sea, en su propio beneficio y la abandone en aras de la preservación del planeta.

Desventajas de la sociedad competitiva

Por ello, una sociedad netamente competitiva es incompatible con la necesaria reorientación de la actividad científica y de la preservación del ser humano llevándonos esto a la conclusión, de que la salvación de la humanidad pasa necesariamente por una profunda transformación del sistema socio económico mundial actual, hacia otro en que el desarrollo de la aplicación de los descubrimientos científicos se realice de forma consensuada, controlada y planificada y en el cual, el individuo pueda satisfacer sus necesidades, mientras desarrolla su actividad productiva de forma no competitiva, permitiendo la repartición de lo producido a partir del tiempo total invertido y que independiente de ello, la sociedad siempre le garantice al individuo, la satisfacción de sus necesidades básicas fundamentales acorde al desarrollo de las necesidades de la sociedad en que vive.

El modelo social

El modelo de sociedad a alcanzar debe ser por tanto, aquel que satisfaga en el mayor grado posible, las necesidades materiales y espirituales de todos los hombres sobre la base de una equidad lograda a partir del papel que cada cual juega en el contexto social, mientras mantiene las condiciones de equilibrio necesarias con el medio ambiente y el resto del universo utilizando solo, los medios naturales existentes, como un instrumento para convertir el trabajo en riquezas, devolviendo dichos recursos otra vez al medio, en una de las formas existente en la naturaleza, en magnitudes que no sean nocivas para el resto del universo, manteniendo incluso, el control de la población humana y del resto de los seres vivos.

El papel del trabajo y el hombre en el modelo social y en el desarrollo

Debemos tener inicialmente bien presente que el eslabón principal de toda sociedad es el hombre, el individuo en su particularidad. El hombre es para la sociedad como el átomo es para el universo. (3)

La sumatoria del estado de bienestar, la calidad de vida y la cualidad de cada individuo conforman el estado de bienestar, la calidad de vida y la cualidad de la sociedad y por tanto, a partir del análisis de las soluciones de las necesidades particulares y la comunes a todos los hombres se llega a conformar un sistema funcional de la sociedad.

Sin embargo, aun el hombre no ha comprendido el profundo significado de la afirmación marxista de que ¨ El trabajo humano es la verdadera fuente de riquezas ¨. El hombre utiliza los medios de la naturaleza para transformarlos en elementos útiles para los intereses productivos y espirituales del hombre; y los productos o acciones que ejecuta para lograrlos, no necesariamente tienen que ser dañinos para el medio ambiente o el mundo en que habitamos.

La utilización de la madera o el follaje que obtiene el agricultor mientras sanea los bosques para lograr que los árboles crezcan con una mayor fuerza y salud, en vez de dañar, beneficia al medio ambiente, la vigilancia y el control equilibrado del desarrollo de las especies, los trabajos de desalinización y desertificación de los suelos, la reutilización, distribución y dosificación adecuada de los desechos humanos y del resto de los seres vivos, el reciclaje de los materiales, productos y desechos industriales.

Enmarcado en estos tipos de trabajos beneficiosos, se sitúa precisamente, el proyecto tecnológico que se desarrolla en la tesis doctoral, el cual reutiliza los residuos ferrosos industriales de las plantas de níquel, denominados colas, los que son dañinos para las aguas y la atmósfera de la zona y los convierte en perdigones de hierro que sirven de materia prima para la producción de acero y en escorias granuladas, reutilizables para formar los suelos que se requieren en la reforestación de las canteras de mineral de níquel que se van agotando y para la construcción de los caminos mineros, con lo cual se protegen y rehabilitan los bosques de las zonas mineras.

Además, como el elemento que permite cerrar el ciclo de reutilización de los recursos naturales, se propone la utilización como energético para el proceso, la madera que se obtiene de los bosques que crecen en las áreas de reforestación y de esa forma, obtener los productos del proceso y por ende las riquezas que se crean, en un elevado porcentaje, de la conversión del trabajo del hombre, devolviéndole a la naturaleza en gran parte, lo que de ella se extrajo para realizar el proceso productivo.

El propio daño de la naturaleza respecto a la ciencia

El manido temor al efecto mariposa dado a una valoración absolutamente pesimista de las consecuencias que puede generar las acciones que ejecutan los hombres, no tiene en cuenta que la pasividad del hombre, es igualmente una acción y que ella puede ser precisamente la que provoque una de las peores consecuencias, pues las leyes naturales del desarrollo de la naturaleza se ejecuta a partir de la lucha de las especies en el seno de la cadena alimenticia y de transformación de las características de la especie en un esfuerzo vital para lograr una adaptación óptima a las características siempre cambiantes del medio ambiente.

Es conocido y aceptado que ya antes de la existencia del hombre en la tierra, los propios fenómenos naturales provocaron la extinción de no pocas especies de seres vivos e incluso en la actualidad, sabemos que estamos continuamente amenazados por desaparecer, no solo como resultado de las locas acciones de los hombres, sino también por el efecto de fenómenos naturales que el hombre aún no puede evitar ni dominar, como puede ser: la colisión de un gran meteorito sobre la tierra, una gran explosión solar, la ocurrencia de fuertes explosiones volcánicas generadoras de fuertes movimientos marítimos, modificaciones en el campo gravitatorio del sistema solar, etc.

El papel del hombre en el universo

Por tanto, si bien es cierto que el hombre no puede actuar sobre el medio ambiente de forma ciega y solo con el interés egoísta del bienestar de un reducido grupo o incluso solamente en beneficio de la especie humana, el abandono de la actividad científica y tecnológica pondría a la humanidad en manos de las fuerzas ciegas de la naturaleza y el peligro de desaparición total de la especie humana estaría igualmente presente.

Por ello, lo más racional para el hombre es trabajar en pos de mantener continuamente el estudio por comprender más profundamente la esencia del universo en que habitamos, velar por preservar en equilibrio todos los elementos que componen nuestro hábitat y por hacer más efectivo el trabajo humano para lograr satisfacer las necesidades siempre crecientes y vitales de la especie humana. La lucha por la supervivencia del hombre se debe ver como la batalla por mantener las fuerzas que componen la naturaleza en equilibrio, aprendiendo cada vez más, a convivir y lograr lo que necesita el hombre convirtiendo el trabajo humano en la verdadera y única fuente de riquezas.

Desgraciadamente, para profundizar y mejorar su comprensión del mundo que nos rodea, el hombre tiene que accionar sobre él y por nuestras propias características, no estamos exentos de errores que pueden afectar el medio que nos rodea, pero esos son riesgos que tenemos que afrontar. Lo que no debemos realizar, son acciones que con pleno conocimiento del daño que pueden ocasionar, se ejecutan en aras de un beneficio propio o egoísta de la especie humana.

No es posible sustraer al hombre del papel destructor o benefactor que le toca jugar en el contexto de la vida en el universo; porque pretender que el hombre abandone, por voluntad propia, las cualidades que el desarrollo evolutivo le creó, es ya en sí de hecho, ir en contra de las propias leyes universales o incluso religiosas del desarrollo. (4)

Nosotros somos realmente parte del universo en el que vivimos, pero con pleno desarrollo de las cualidades especiales, que el propio devenir formador del universo (o divino (4) según se pretenda ver) nos confiere y nos desarrolla y no podemos renegar de ellas, por el temor a que podamos destruir nuestro planeta, o llevar a la extinción a la especie humana; porque abandonar precisamente esas facultades, propiciaría esa destrucción o la de la mayor parte de la raza humana actualmente existente.

Por tanto debemos hacer todo lo contrario, debemos aprender a usar esas cualidades intrínsecas conferidas por el desarrollo universal para tratar de establecer dentro del caos del devenir universal el equilibrio equitativo que permita la manifestación proporcional y menos destructiva posible de todos los elementos del universo.

Imaginemos por un momento que la humanidad adopta la tendencia existente de retornar a la época primitiva valiéndonos tan solo de lo que la naturaleza nos proporciona cuando ya somos una población mundial de más de 6000 millones en el planeta. ¿Creen que la naturaleza podrá producir en cada región del mundo la cantidad de alimentos que necesitan los pobladores de cada zona manteniendo con vida todos los habitantes del planeta?

Sí, porque si no aplicamos la tecnología que conocemos, aunque haya superabundancia de alimentos en una zona donde la naturaleza fue benigna en un año, al no haber transporte, no se pueden trasladar los alimentos, ni las personas para evitar que los pobladores de regiones que sencillamente sufrieron sequía se mueran por miles de hambre, de epidemia, de frío.

Por ello, este ángulo de análisis de la actividad humana, nos lleva igualmente a la conclusión que la sociedad futura no debe abandonar su papel de guía y control del desarrollo universal, ni por tanto, abandonar los conocimientos científico-técnicos adquiridos, ni su posible aplicación y mucho menos, la vitalidad de su actividad creadora, sino ejercerla de forma controlada, bien pensada y planificada, lo cual no es posible alcanzar en una sociedad de libre competencia donde la iniciativa individual impere con plena libertad, como tampoco se puede alcanzar en una sociedad súper controlada que frene el desarrollo de la actividad creadora individual de los hombres.

La aplicación de los resultados científico-técnicos y el desarrollo de las capacidades de producción deben ser controlados socialmente para que no se produzcan derroches ni daños irreversibles al medio ambiente pero ello ha de ejecutarse en medio del mejor ambiente de desarrollo creativo.

Ese será unos de los rasgos distintivos de la sociedad futura, si es que la humanidad la deja desarrollar y no destruye nuestro medio ambiente antes de que se alcance.

Esa sociedad llegará de forma conciente construida por el hombre o la impondrá las propias vicisitudes sociales producto del deterioro del medio ambiente después de sufrir un daño considerable y en ese aspecto, es el hombre en estos momentos quien tiene la palabra.

El ser social de la nueva sociedad

El ser social que puede crear y mantener un universo como el expuesto, debe educarse y moldearse con un espíritu no egoísta, humano, colectivista, respetuoso de la vida de todos los seres vivos y del equilibrio del propio universo, que está conformado tanto, por los seres vivos, como por los materiales y sustancias inanimadas individuales que en realidad adquieren y forman parte de la vida de todo el universo la cual va, desde el macro hasta el microcosmos; convirtiéndose en el guardián del equilibrio de todo el sistema, jugando cada vez un mejor papel, a medida que adquiera mayores conocimientos y una mejor comprensión de las leyes reguladoras del universo.

Pero además, es importante tener siempre presente, que cuando las formas organizativas de la sociedad se corresponden y facilitan las actividades del individuo porque permiten, o mejor aun, ayudan a cada individuo satisfacer sus necesidades gustos y aspiraciones materiales y espirituales mediante la realización de actividades que no estén en contradicción con sus gustos, el desarrollo social fluye a velocidad inusitada y en el marco de la mayor armonía. (3)

Por eso, si se quiere realmente definir la estructura socio económica óptima a que aspira el ser humano y por la cual debemos luchar realmente debemos partir de los deseos, necesidades y aspiraciones fundamentales del individuo en su particularidad.

El crecimiento Demográfico y sus Consecuencias

Por otra parte, ¿Cuántos seres humanos, sin la ayuda de la técnica del hombre, estará la naturaleza en condiciones de alimentar?

¿Nos hemos puesto a pensar, porqué a partir de la revolución industrial y del vertiginoso desarrollo de la ciencia y la técnica, se ha provocado la explosión demográfica del planeta y la expectativa de vida se ha incrementado sustancialmente?

No cabe duda que a pesar de todas las desigualdades, indolencias y salvajismo que grupos de poder de la especie humana han cometido y cometen apoyados en el desarrollo científico técnico, esos actos no son resultado del surgimiento de esas tecnologías, sino de los más mezquinos sentimientos egoístas y de desprecio hacia el resto de la raza humana que nacen y se desarrollan en el hombre, independientemente de la ciencia y la técnica.

Nadie se imagine que las hordas conformadas por los primeros hombres que habitaron este planeta, eran menos egoístas, ni sentían menos desprecio por los miembros de las otras hordas, ni que cuando se enfrentaban, mostraban más compasión; ahí están los trabajos arqueológicos que demuestran con que saña se lanzaban unas contra otras y bañaban en sangre los campos de batalla y los poblados. Así que, no se puede acusar a la ciencia y las nuevas tecnologías, surgidas de ellas, del espíritu egoísta y salvaje, que aún impera en parte de los grupos de la especie humana.

Los grupos autóctonos que quedan, son pacíficos (y no todos lo son entre ellos mismos), porque no tienen poder real para imponer sus costumbres al resto, porque de lo contrario, tratarían de imponer sus costumbres y las normas que fueran necesarias, para imponer sus intereses de grupo con los medios que tuvieran a su alcance.

Es cierto que el peligro que se cierne sobre toda la humanidad, ante el poder que le confiere la ciencia al hombre en estos momentos, es incomparable, y los sentimientos egoístas del hombre, pueden llevar a la desaparición del planeta con raza humana y todo. Pero ello es producto de la falta de desarrollo de la conciencia social del hombre que ha quedado rezagada al desarrollo material de la ciencia, y no es un producto de la ciencia en sí misma. Todo lo contrario, la aplicación de la ciencia, ha ayudado al desarrollo de la conciencia social del hombre. Y el propio peligro a que el hombre está llevando al planeta, no hubiera podido ser comprendido, si la ciencia no se hubiera desarrollado para dar a conocer los fenómenos que están causando esos problemas, y además, ayudar con ello, al desarrollo de una nueva etapa de la conciencia social.

Por ello, Frenar el desarrollo de la ciencia y la tecnología, es por tanto, más criminal que mantenerla, porque la desaparición de la humanidad no será por un error al jugar el hombre con lo desconocido, sino por actos premeditados que pudieron ser resueltos con los medios con que disponía el hombre y por temor al daño que podrían hacer sus actos, no se aplican los recursos disponibles haciendo desaparecer por hambre y penurias a millones de semejantes.

El avance científico técnico ha permitido el desarrollo de la conciencia social, aunque no halla sido al nivel ni con la velocidad que se hubiera deseado, pero sí, a un nivel que permite una lucha de una mayoría porque se logren imponer las ideas y cualidades que permitirán al hombre jugar su papel de guía y promotor de la preservación del planeta, la vida del hombre, la de las otras especie y hasta regulador del equilibrio durante el desarrollo del caos del universo cuando logre alcanzar los conocimientos necesario para ello y un desarrollo acorde de la conciencia social.

Por todo ello, podemos concluir que lo que debemos hacer para alcanzar la sociedad ideal que necesita el hombre no es frenar el desarrollo de la ciencia sino reorientar su aplicación, o sea la tecnología, hacia lo que realmente necesita la humanidad para su supervivencia y la del universo y acelerar el desarrollo de la conciencia social a partir de un intenso desarrollo de las ciencia sociales y su amplia divulgación en todos los niveles para lo cual es necesario una amplia y profunda educación de todos los seres humanos del planeta.

Está comprobado que la propia educación de las grandes masas trae consigo el control del crecimiento poblacional de la humanidad a lo cual se puede ayudar con medidas apropiadas en las zonas de grandes crecimientos demográficos de ayuda a un limitado nivel de miembros para la supervivencia familiar pues, la filosofía que impulsa a las familias pobres a tener un gran número de hijos es, el buscar en la cantidad de brazos, los recursos que necesitan para su supervivencia sin percatarse que mientras más miembros tiene la familia más crece la necesidad.

Las familias de los países con poder adquisitivo elevado calculan sus hijos a un nivel que les permita brindarles un desarrollo adecuado jugando con el nivel de ingreso y el costo del nivel de vida familiar alcanzado lo cual lleva al control de la natalidad. Pero en las familias de países pobres que tienen un poder adquisitivo que los lleva por debajo del índice de pobreza, además de no contar con una educación que les posibilite evaluar adecuadamente la solución a sus necesidades dan importancia a lo que requieren para garantizar la supervivencia de una nueva prole, lo cual muchas veces dejan en manos de la providencia, sino en las posibilidades que le pudiera representar a la familia la nueva prole en cuanto esté biológicamente disponible para realizar algún trabajo, lo cual lleva fácil y rápidamente a la explotación infantil con el consentimiento e incluso la obligación de los propios padres.

La Real disponibilidad de Energía y el Verdadero Culpable de la Crisis Actual.

En nuestros días la preocupación más común de la mayoría de los Estados es la crisis energética provocada por el temor del agotamiento de las reservas de petróleo y la imposibilidad de continuar con el crecimiento indiscriminado del consumo energético.

Ahora bien; el análisis pausado de este problema requiere responder al menos dos preguntas esenciales:

1- ¿Con el consumo mundial actual de petróleo y un incremento acorde a las necesidades de desarrollo de los países, hasta cuando durarán las reservas actuales de petróleo?

2- ¿La ciencia y la técnica han sido hasta el presente incapaces de encontrar tecnologías adecuadas para satisfacer los niveles de consumo mundial actual de energía a través del uso de otras fuentes alternativas?

Al oír las declaraciones de la OPEP y demás países exportadores de petróleo, los anuncios de nuevos yacimientos de gran potencial, exposiciones como las del presidente Chávez que asegura la posibilidad venezolana de garantizar las necesidades de petróleo de América Latina y el Caribe por más de 100 años, los descubrimientos de nuevos potentes yacimientos en Brasil, las grandes reservas existentes en el Ártico que Rusia pretende explotar, las reservas de los países árabes y africanos, nos percatamos, que si bien el petróleo va a agotarse en algún momento, ese momento no ocurrirá en menos de 60 años, tiempo más que suficiente para poder cambiar toda la tecnología por otra que utilice otras fuentes de energía, pues toda nueva inversión se calcula para que se amortice como máximo en 25 años ( a partir de la terminación de la segunda guerra mundial hasta nuestros días ha ocurrido el cambio casi total de la industria y las comunicaciones mundiales introduciéndose la automatización la información computarizada, la cosmonáutica y han pasado apenas 60 años) por lo que en 60 años da tiempo más que suficiente en el plano económico para que una industria que se comience a construir hoy, usando como fuente de energía el petróleo se amortice dos veces y después, transformar el sistema energético por una nueva fuente de energía sin afectar los niveles productivos.

Por ello, los niveles existentes de reserva de petróleo, aun en la peor variante, no va a provocar ninguna crisis productiva inmediata y brinda tiempo suficiente para que la humanidad se prepare para el cambio de fuente de energía (si no la acabamos a bombazos; claro está).

La crisis actual por tanto, tiene más de especulativa que real y es originada como un producto del espíritu egoísta y ambicioso de algunas esferas de poder del gran capital que pretenden acaparar, solo para sí, la mayor parte de las reservas existentes de petróleo por cualquier medio disponible, incluyendo la ocupación armada, en vez de utilizar su poder económico para perfeccionar las tecnologías de explotación de nuevas fuentes de energía.

Por otra parte, la naturaleza le ofrece al hombre disímiles fuentes de energías alternativas que pueden ser utilizadas, parte de las cuales, la ciencia viene estudiando hace ya un buen período de tiempo y se han desarrollado varias tecnologías que permiten su aprovechamiento como una nueva fuente de energía utilizable en la actividad humana en sustitución del petróleo.

Dentro de estas fuentes de energía tenemos: la energía nuclear, la solar, la eólica, la oceánica, la bioenergética, la magnética; entre otras menos conocidas.

En estos momentos existen ya países que producen un % importante de la energía que consumen a partir de estas fuentes energéticas alternativas.

Por tanto, la humanidad no está indefensa, ni se quedará sin fuente de energía si desapareciera el petróleo. La ciencia y la técnica ya incluso les han aportado los medios y la tecnología requerida para explotar varias fuentes de energía que deberán sin duda, ser desarrolladas en el futuro cercano.

Entonces si esto es así, ¿Cual es la causa de esta crisis ficticia del petróleo?

La respuesta a esa interrogante es tan simple como asombrosa, la causa de toda esta crisis radica en la libre competencia mercantil que genera el afán desmesurado de lucro, avaricia y egoísmo de los hombres lo cual se desarrolla en el sistema de libre comercio de la producción y los servicios en busca siempre de las mayores ganancias y beneficios pues, a pesar del incremento de los precios del petróleo, este energético sigue aportando la tecnología más barata y todos quieren trabajar con esta energía para imponer sus precios y productos en el mercado, obligando con ello, al resto de los productores a obtener menos ganancias o incluso obligándolos a cerrar sus producciones.

Es en el mercado, en el libre comercio capitalista donde se manifiesta más fríamente el egoísmo y el desprecio de unos hombres por otros y es precisamente en ese mercado donde esas malsanas cualidades además de manifestarse, surgen y se ensañan. El libre mercado y producto de él, la competencia, es la culpable principal de esta crisis petrolera. Ni siquiera el tipo de propiedad sobre los medios de producción podrían tener un efecto nocivo si no fuera por la competencia y el libre mercado, porque si el Estado regula adecuadamente el comercio y la producción obligando a ajustar los precios al costo medio e interviene en los niveles de producción obligando a ajustar el nivel de inversión o ampliación de una rama a los niveles de demanda necesario, redirigiendo el capital disponible a las áreas con déficit de producción, fuera la propiedad que fuere (privada, cooperativa o estatal) no podría distorsionar los valores lógicos del mercado evitando el dumping. Ahí tenemos la OPEP y su efecto regulador. Como se ve, el problema no radica en bajarse del carro de la propiedad privada, sino tener las riendas del carro para no permitir que este se desboque y destruya todo lo bueno que con él se haya podido crear impidiendo la libre competencia del mercado.

Hay un refrán que expresa que ¨ Al hombre lo hace el medio ¨ pero debe entenderse que ese medio incluye el medio social que el propio hombre crea provocando con ello su propia destrucción.

Filosofía y Política

Sin embargo, la política no es más que la tecnología elaborada para poner en práctica los conceptos filosóficos que conforman una doctrina o corriente filosófica creada para satisfacer los intereses de una clase dada.

El día que el hombre logre invertir estas acciones y empezar a elaborar una política que se ajuste a una doctrina filosófica, obtenida a partir de la aplicación de la verdad de lo descubierto por la ciencia y fruto del amor a la supervivencia de la humanidad y el planeta, sin estar influida por intereses de clase, sino, respetando los intereses y aspiraciones de la mayoría absoluta de hombres y en correspondencia al mantenimiento del habitad del planeta; será cuando realmente, la humanidad podrá pasar los umbrales de una prehistoria de desarrollo, dominada por las fuerzas del poder, hacia una historia humana donde impere la verdadera justicia, igualdad y paz entre los pueblos, para bien de la humanidad y el universo.

Compréndase que el hombre defiende todo lo que ama hasta el punto de sacrificar su propia vida y sin embargo, el amor es un sentimiento que surge de forma espontánea, independientemente de los propios deseos o concepciones arraigadas en los hombres. Por eso, el amor mueve montañas y destruye muchas barreras de conceptos, creencias y costumbres.

Sobre la Ciencia Moderna

El surgimiento de la ciencia moderna permitió que los científicos, y los que reflexionan sobre lo que hacen los científicos. También abordaran el tema de la relación entre la ciencia y valor, entre la verdad y valor. Positivismo, neo positivismo, ¨ las dos culturas ¨, ¨ la tercera cultura ¨, son términos nacidos y expresión de estos procesos. El papel desempeñado por los resultados de la ciencia y la tecnología en las guerras mundiales cambiaron la forma y resultados de la valoración del conocimiento. La ciencia ya no solo aporta verdades, sino también es entendida como una fuerza, una manifestación de la actividad humana, para bien o para mal de la humanidad. (2)

¿Cuál es el saldo del desarrollo mundial bajo la ciencia y la tecnología en el mundo hegemónico capitalista actual?

Está casi finalizado el mapa genético humano, Internet, las nanotecnologías, los nuevos materiales, la estación espacial internacional, la computadora personal, el teléfono celular, la teoría de la complejidad, el fracaso del neoliberalismo, y otros descubrimientos revolucionadores. (2)

Cual es el saldo de la libre competencia, la búsqueda de grandes ganancias y la aplicación de una explotación ciega y del incremento del capital como único objetivo: hay 800 millones de hambrientos, 1000 millones de analfabetos, 250 millones de niños que trabajan regularmente, 130 millones sin acceso a ninguna educación, 11 millones menores de 5 años que mueren cada año por causas previsibles, 1000 millones de hectáreas de bosques vírgenes desaparecidas y una superficie similar convertida en desiertos o tierras degradadas, reservas de agua potable solo para 100 años más.

En Cuba ciencia y conciencia ha pasado a ser la expresión de la interrelación que ha existido entre lo mejor de nuestro pensamiento educativo, científico y social. La impronta está dada por la unidad entre la revolución social y revolución científica y tecnológica, donde unido al desarrollo de las fuerzas productivas se trabaja en la creación del hombre nuevo, aunque no se ha logrado aún la comprensión del equilibrio que debe corresponder entre satisfacción de necesidad y desarrollo de la conciencia humana. De ahí que interactúen pero no a los niveles adecuados de prioridad: el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación y la lucha por la eficiencia económica, respecto al desarrollo de la batalla de ideas con énfasis en la formación de una cultura general integral, fundiendo aspiraciones de desarrollo social, con justicia y equidad sociales.

Por tanto las tareas concretas que la humanidad debe acometer en estos momentos para alcanzar la sociedad que realmente necesita a nivel global para preservar el planeta y la humanidad son:

 Continuar el desarrollo de la ciencia en todos los campos posibles pero sobre todo en aquellos que pueden ser útiles al bien humano.

 Reorientar la aplicación de la tecnología para introducir en la práctica social aquellas que estén encaminadas a:

• Al ahorro de las fuentes no renovables de energía y el uso de todas las fuentes renovables de energía,

• la conservación del medio ambiente,

• el incremento del conocimiento y control de los fenómenos naturales,

• el incremento del nivel de vida de la población hasta niveles racionales con el aumento del tiempo libre

• el control del equilibrio del planeta y el universo,

• el desarrollo de la conciencia social,

• la comprensión de las leyes del universo,

• Creación de nuevos instrumentos científicos

• la consolidación de un nivel de vida beneficioso para el desarrollo material equilibrado al adecuado desarrollo biológico e intelectual del ser humano permitiendo la aplicación del ejercicio físico y mental necesario para un efectivo desarrollo del ser humano durante su vida.

• La extensión de la educación a todos los habitantes del planeta y el control de la natalidad a partir de la satisfacción como mínimo de las necesidades fundamentales para la vida de todos los habitantes del planeta

Los elementos de la nueva Sociedad

Por todo lo anteriormente expuesto se llega a la conclusión, que la sociedad humana realmente necesaria, requiere alcanzar en su etapa inicial de desarrollo al menos los siguientes elementos.

 Nivel de ingreso mínimo familiar capaz de satisfacer las necesidades básicas de todas las familias calculada acorde al nivel de desarrollo material y espiritual alcanzado por la sociedad (trabajo, alimentación, vestuario, vivienda, salud, transportación y descanso).

 Nivel educacional garantizado para todos sin excepción que permita el desarrollo pleno de la capacidad mental que posea cada individuo.

 Libertad de expresión y de elección, movimiento, reunión y de trabajo.

 Garantía de pleno empleo y de protección a la integridad física

 Planificación y control estatal de la producción y sus cantidades.

 Determinación de acuerdos a nivel mundial y control a nivel estatal de estrategias de desarrollo de la producción y los servicios que garantice el equilibrio con el medio ambiente y limite los niveles de producción por esfera al nivel necesario para satisfacer las necesidades de la sociedad sin superproducciones.

 Control de los precios ajustados a los costos medios de producción mundiales con niveles de ganancias limitados solamente a la necesaria reproducción del capital capaz de garantizar los incrementos de producción estratégica previstos

 Impulsar el desarrollo de la ciencia de forma masiva y el de la técnica dirigido hacia los campos de interés establecidos en las estrategias de desarrollo

 Desarrollar al más alto nivel posible las comunicaciones y establecer el control mínimo requerido para el movimiento de los individuos por todo el planeta

 Establecer como estrategia la realización de producciones duraderas, funcionales, no contaminantes, estéticas y variadas acorde a los deseos estéticos de cada integrante o grupo social.

 Trabajar en pos de disminuir la jornada laboral en vez de incrementar la producción o los servicios a niveles no necesarios que vayan en detrimento del medio ambiente la integridad biológica del ser humano y del consumo no necesario de los recursos no renovables.

 Educar al ser social en destinar el uso del tiempo libre al desarrollo de la cultura, el arte, la ciencia y el descanso sano.

A partir de los principios propuestos, contentivos de la sociedad necesaria para garantizar la supervivencia de la sociedad humana, se puede concluir:

a) Que el desarrollo de la ciencia no debe estar limitado en ninguno de los campos del saber humano a excepción del desarrollo del conocimiento orientado a la destrucción humana.

b) Y que la tecnología debe estar orientada a la aplicación de técnicas que eviten la contaminación ambiental y tiendan más bien a su eliminación, trabajando en pos de devolver a la naturaleza los desechos convertidos en materias no nocivas, existentes en el medio ambiente; haciendo que el trabajo se convierta en la verdadera fuente de riquezas para el hombre, orientado a lograr el incremento del bienestar humano sin perjuicio de su propio desarrollo biológico e intelectual ni de condiciones medio ambientales saludables.

Breve Biografía del Autor:

Nombre: Loreto Mojena Beltrán

Ciudadanía: cubana

Nacido el 10 de diciembre de 1950 en el municipio del Mariel, Provincia Habana, Cuba se graduó en 1973 de Ingeniero metalúrgico, realizando con posterioridad deferentes postrados de economía, dirección empresarial, idiomas, filosofía entre otros; actualmente prepara su tesis para la defensa de l doctorado en ciencias.

Ha trabajado como investigador científico, director de Centros de Investigaciones, especialista en inversiones industriales y de seguridad y salud en el trabajo; profesor de economía política en la universidad y actualmente se desempeña como investigador jefe de un grupo de investigacion.

Bibliografía:

1- ¨ Pasaje a lo Desconocido ¨ (Sobre el Origen del Universo)

Autor: Programa TVC

2- Breve Introducción a la Historia de la Filosofía,

Autor: Colectivo de Autores

3- El Hombre Como Núcleo Primario Y Fundamental De La Sociedad Y El Mundo Mejor Que Todos Podemos Desear,

Autor: Ing. Loreto Mojena

4-¿Existe un Creador que se Interese por Nosotros?

Editado por: Watch Tower Bible and Tract Society of New York, Inc.

5-Anti-Duhring.

Autor: F. Engels

6- Lo que debe ser un Joven Comunista

Autor: Cdte. Ernesto Che Guevara.

7- Los siete saberes necesarios para la educación del futuro

Autor: Edgar Morin

8- Conflicto Social y Lucha de Clases: Una Aproximación

Autor: Dr. José Luis Martínez Barroso, Universidad de La Habana

9- Cien Horas con Fidel

Autor: Emilio Ramonet

10- Lecciones De Filosofía Marxista-Leninista Colectivo de Autores:C.Dr. Felipe Sánchez Linares, C.Dr. Pablo

Guardarrama González, C.Dr. Rafael Araujo González

11- Manual de Iniciación Pedagógica al Pensamiento Complejo

Autor: Colectivo de autores

12- Socialización Y Cultura Políticas En El Sistema Político Capitalista

Autor: Lic. Carlos Cabrera Rodríguez, Universidad de La Habana

13-Historia de la Filosofía. Tomo III

Autor: - N. Abbagnano

14-Itinerario del pensamiento social. Tomo II.

Autor: - G. Fabal

Lugar y Fecha de Realización de Este Trabajo:

Este trabajo ha sido elaborado el 5 de enero de 2008, en la Ciudad de La Habana, República de Cuba.

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

Página: [1]
Por: Marisol Gordillo Náñez Fecha: 02 del 06 de 2010 - 22:33
interesante información y planteamiento

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 


Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-7833
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Anuncios y Convocatorias
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > CCCSS
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

7 al 24 de
octubre
XII Congreso EUMEDNET sobre
Globalización y Crisis Financiera




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

10 al 29 de
octubre
II Congreso EUMEDNET sobre
Arte y Sociedad

4 al 21 de
noviembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Migraciones, Causas y Consecuencias

17 al 28 de
noviembre
II Congreso EUMEDNET sobre
El Derecho Civil en Latinoamérica y Filipinas: Concordancias y Peculiaridades

24 de noviembre al 12 de
diciembre
II Congreso EUMEDNET sobre
Transformación e innovación en las organizaciones

3 al 20 de
diciembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Desarrollo Local en un Mundo Global