Contribuciones a las Ciencias Sociales
Abril 2009

 

EL DIÁLOGO COMO BASE DE LA CONVIVENCIA
 


Nuria María Palanco López
jmariohv@yahoo.es


El ser humano es un ser social, nace destinado a compartir la vida con otros seres humanos. Pero es también un ser individual y libre. Por eso, debe aprender a ser autónomo. La autonomía y la socialización son los dos ejes en torno a los cuales se construye la persona. Lo importante es el equilibrio. Ni la autonomía debe impedir o anular la dimensión social del ser humano ni la convivencia debe ser excusa o impedimento para no ser libre o autónomo con todas las consecuencias. Al contrario, la autonomía y la socialización deben exigirse y complementarse mutuamente.

En este proceso, la escuela puede y debe convertirse en el lugar idóneo para que los alumnos aprendan las actitudes y conductas básicas de la convivencia. Tiene la responsabilidad de preparar a los niños y jóvenes para entender el conflicto y la problemática social del mundo al que deberán incorporarse en el futuro como ciudadanos adultos.
  



Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Palanco López, N.M.: El diálogo como base de la convivencia, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, abril 2009, www.eumed.net/rev/cccss/04/nmpl2.htm



Educar, pues supone mostrar el camino a los jóvenes para que sean capaces de desarrollar un código de valores propio basado en principios éticos y morales, de educarlos para que adquieran hábitos de comportamiento democráticos y conozcan y asuman las reglas y condiciones mínimas de convivencia pacífica, sin las cuales no hay vida humana digna.

Un objetivo prioritario para una convivencia pacífica es mostrar a los alumnos los mecanismos suficientes para la resolución de conflictos.

Las personas tendemos a responder a estas situaciones con un estilo predominante de aproximación al conflicto. Los cuatro grandes estilos de comportamiento son: la evitación, la acomodación, la competición o confrontación y la solución del problema o colaboración. Cada estilo se manifiesta en un conjunto de comportamientos, y suele mostrarse dominante a lo largo del tiempo; aunque también es cierto, que somos capaces de variar el estilo a medida que un conflicto se desarrolla.

Estos cuatro modelos son:

Evitación: es por definición la no negociación o la negación de la existencia del problema. En esta estrategia la preocupación por la relación, así como por los resultados es muy baja.

Acomodación: en esta estrategia la importancia de la relación es muy alta y la del resultado muy baja. Nuestra prioridad es mantener feliz al otro, o bien, no hacer peligrar nuestra relación por el hecho de intentar alcanzar algún beneficio. Se puede afirmar que es otra forma de negación del conflicto.

Competición: en esta estrategia el resultado de la negociación se impone sobre la relación. Una persona que confronta el conflicto tiende a verlo como un asunto de “pérdida-ganancia”.

Solución del problema: en esta estrategia las partes implicadas consideran el conflicto como algo natural en las relaciones humanas, y resulta igualmente importante tanto el resultado como la relación.

Un mecanismo, esencial para el uso de un estilo idóneo, y llegar a un buen entendimiento, es la utilización del diálogo, como intercambio de opiniones o puntos de vista.

Pero la experiencia nos dice que no dialogamos correctamente. A veces, convertimos el diálogo en conversación de sordos, en monólogo a dos bandas, en pelea verbal. Parece que siempre ha sido así. Nos cuesta salir de nuestro mundo y meternos en el mundo de los demás.

Es aquí donde la escuela debe jugar un papel necesario, fomentando en los alumnos las actitudes y habilidades básicas para dialogar correctamente. Entre estas, son básicas las que enumeramos a continuación:

Escuchar: El diálogo, además de la libertad de hablar, es la buena disposición para escuchar, para atender a lo que se nos dice más que a lo que se va a contestar. Mostrando preocupación y deseo por entendernos. Esto será interpretado normalmente como respetuoso.

Respetar los límites: Significa resistirse a la necesidad de decirlo todo inmediatamente, incluso a través de las expresiones no verbales.

Entender y comprender: Interpretar bien al interlocutor, no tomando las cosas al pie de la letra, procurando comprenderlo todo, incluso lo opuesto a lo que se defiende.

Mostrar empatía: Significa comunicar que eres consciente de los pensamientos, sentimientos y experiencias del otro. Examinar cual es su posición, para aumentar el entendimiento.

Respetar las opiniones: No creyendo tener toda la razón, respetando y tolerando la opinión ajena. Respetar, comienza por no adoptar posturas intransigentes aceptando la parte de verdad que puede haber en las posturas de los demás.

Buscar la verdad: Aceptar que nadie posee toda la verdad, que todos saben algo de ella y que hay que estar abiertos a la verdad de los otros.

Lenguaje común, preciso y claro: El resultado de un diálogo, depende en gran medida de que se establezca un lenguaje común, claro y preciso, evitando, así, dar lugar a interpretaciones erróneas.

Argumentar nuestra postura con hechos: Tratar de convencer aportando siempre hechos, que no pueden discutirse, no a través del grito.

Objetividad y razón: Dialogar de manera razonable, evitando la disputa, sin apasionarse ni descender al terreno personal.

Serenidad y sosiego: Para el éxito del diálogo es fundamental una atmósfera de serenidad y sosiego, manteniendo en todo momento la calma.

En definitiva, la habilidad para comunicarse bien con los otros no es algo innato, puede ser aprendida, y todos poseemos el potencial de poder comunicarnos más eficazmente.

Un buen comienzo para la educación comunicativa en los alumnos podría ser el examen de sus hábitos y pautas actuales. ¿Cómo se comunican en situaciones de conflicto? ¿Interrumpen, pelean, permanecen en silencio? El hecho de responder a tales preguntas y discutir estas cuestiones, les ayudará a entender mejor quienes son, y qué quieren como comunicadores. Deben ser conscientes de sus hábitos, estereotipos y prejuicios; de dónde se originan y cómo estos les afectan en la interacción con otros grupos.

BIBLIOGRAFÍA

CAMPS, Victoria, Los valores de la educación, Madrid, Alauda, 1993.

CEMBRANOS, M.C. y GALLEGO, M., La escuela y sus posibilidades en la formación de actitudes para la convivencia, Madrid, Narcea, 1988.

CHOMSKY, Noam y DIETERICH, Heinz, La aldea global, Pamplona, Txalaparta, 1997.

FABREGAS, J. y GARCÍA, E., Técnicas de Autocontrol, Madrid, Alambra, 1988.

GONZÁLEZ LUCINI, Fernando, Sueño, luego existo. Reflexiones para una pedagogía

de la esperanza, Madrid, Alauda Anaya, 1996.

Temas Transversales y educación en valores, Madrid, Alauda, 1993.

MEC, Transversales. Temas Transversales y Desarrollo Curricular, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1993.

ORTEGA, Pedro, MÍNGUEZ, Ramón y GIL Ramón, Valores y educación, Barcelona, Ariel Educación, 1996.

ORTEGA, R. y COLS., La convivencia escolar: qué es y cómo abordarla. Sevilla, Consejería de Educación y Ciencia. Junta de Andalucía. (1998).

PUIG ROVIRA, Josep Mª, Transversales. Educación Moral y Cívica, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1992.

- Taller de Habilidades de Resolución de Conflictos en el Marco Escolar, Pamplona, 2004

TORRALVA TOMÁS, F. y R., El libro de los Buenos Modales, Madrid, El Drac, 1994.

VV.AA., Cómo educar en valores, Madrid, Narcea, 1995.

VV.AA., Valores y educación, Barcelona, Ariel Educación, 1996.

ZURBANO DÍAZ DE CERIO, José Luis, La Solidaridad. Un tema transversal para la escuela, Madrid, San Pablo, 1998.

- Bases de una educación para la paz y la convivencia, Pamplona, Gobierno de Navarra, Dpto. de Educación y Cultura, 1998.

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

Página: [1]
Por: Liinda Garciia !!!! Fecha: 03 del 07 de 2014 - 16:27
Me Parece Que A Este ArticulOo !!! Esta Muy Biien Sii El DiialOogoo Es La Bse de la COonvivencia.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 


Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-7833
EUMEDNET

Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > CCCSS
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

4 al 21 de
noviembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Migraciones, Causas y Consecuencias




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

10 al 29 de
octubre
II Congreso EUMEDNET sobre
Arte y Sociedad

17 al 28 de
noviembre
II Congreso EUMEDNET sobre
El Derecho Civil en Latinoamérica y Filipinas: Concordancias y Peculiaridades

24 de noviembre al 12 de
diciembre
II Congreso EUMEDNET sobre
Transformación e innovación en las organizaciones

3 al 20 de
diciembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Desarrollo Local en un Mundo Global

9 al 26 de
enero
X Congreso EUMEDNET sobre
Las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas del S. XXI

5 al 20 de
febrero
XI Congreso EUMEDNET sobre
Educación, Cultura y Desarrollo