Contribuciones a las Ciencias Sociales
Octubre 2008

 

TRES HERMANOS JURISTAS

Tres hermanos que fueron grandes juristas, servidores del fascismo, luego integrados en la democracia republicana italiana: Gaspare (1886-1985), Antonio (1888-1983) y Vittorio Ambrosini (1893-1971)
 


Manuel J. Peláez
mjpelaez@uma.es 

 

Se ha señalado ya en varios lugares que la fecha de 1888 es un punto de referencia indicativo y significativo de muchos acontecimientos de relieve en el mundo del Derecho y de la Economía. Entre el 20 de mayo y el 9 de diciembre de ese año se celebró la Exposición Universal de la Agricultura, la Industria y las Bellas Artes de Barcelona. En 1888 venía al mundo el cardenal portugués más reconocido de las dos últimas centurias Manuel Gonçalves Cerejeira o nacían juristas europeos o americanos tan relevantes como Achille Donato Giannini, Luís Cabral de Moncada, Domingo da Costa Ferreira Fezas Vital, Nereu de Oliveira Ramos, Gyula Moór, Pierre-Adolphe-Juste Cathala, Jean Hérard, Elphège Marier, Paul Mercier, Charles Gawan Power o Carl Schmitt y en España Ramon d’Abadal i de Vinyals, la campeona del sufragio activo femenino Clara Campoamor Rodríguez, Lorenzo Miguélez Domínguez, Luis Lucia Lucia, Lluís Nicolau d’Olwer, Pere Font i Puig, Andreu Pere Bassas Figas, Juan Artal Ortells, Camilo Barcia Trelles, Ferran Valls i Taberner o Manuel Reventós i Bordoy. Fallecieron en 1888, entre otros, el penalista canadiense John Henry Willan, el profesor de Derecho romano de la Universidad McGill William Badgley, el civilista chileno Enrique Cood, el político y jurista José Victorino Lastarria Santander y el jurista argentino Domingo Faustino Sarmiento.

 



Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Peláez, M.J.: Tres hermanos que fueron grandes juristas, servidores del fascismo, luego integrados en la democracia republicana italiana: Gaspare (1886-1985), Antonio (1888-1983) y Vittorio Ambrosini (1893-1971), en Contribuciones a las Ciencias Sociales, octubre 2008. www.eumed.net/rev/cccss



En la localidad de Favara, cerca de Porto Empédocle, de la provincia de Agrigento, en la misteriosa isla de Sicilia, que había sido en tiempos el granero de la Corona de Aragón, nacía Antonio Ambrosini el 10 de septiembre de 1888, hijo de Giovanni Battista Ambrosini y de Carmela Lentini y hermano que sería de uno de los sicilianos más apasionantes del pasado siglo XX, Vittorio Ambrosini (1893-1971), abogado y periodista, que tuvo militancia socialista y comunista, formó parte de la Guardia roja de Milán, aproximándose luego al fascismo sin conseguir ser aceptado en el Partido a pesar de los muchos servicios ideológicos y publicísticos que prestó a la horda mussoliniana, con una adhesión y una defensa tan pasional de la revolución corporativa que produce rubor, para luego en 1944 aproximarse a una serie de antifascistas romanos. Está probado que su ardor fascista le llevó antes de 1943 a formar parte de la trama del espionaje fascista, que delataba a los hombres de la Resistencia. Está considerado como un fascista de izquierdas. Tras la guerra se confesó de nuevo comunista, para en 1947 manifestar su incorporación al neofascismo. Terminó sus días en extrañas circunstancias suicidándose, arrojándose por la ventana de un séptimo piso de un hospital de Milán, después de haber puesto de relieve y anunciado de diversas formas que tenía información importante sobre los crímenes de Piazza Fontana de Milán del 12 de diciembre de 1969, atribuyendo su autoría a Ordine Nuovo y a unos disidentes del Movimento Sociale Italiano. Es famosa y muy citada la frase que llegó a escribir, en la que trataba de compendiar su pensamiento político: «políticamente me encuentro entre Lenin y Mussolini... y sostengo que de los dos debe proceder la síntesis de la nueva vida política y social».

Su hermano mayor Gaspare Ambrosini nació en Favara el 24 de octubre de 1886 y falleció en Roma el 17 de agosto de 1985. Tras doctorarse en Derecho con facilidad, opositó a profesor de Derecho Constitucional, llegando a ser catedrático de las Universidades de Messina, Palermo y Roma. También enseñó Derecho eclesiástico y Derecho colonial. Su primera gran obra publicada es precisamente de Derecho eclesiástico comparado (1). No es correcta la afirmación de que durante el fascismo se mantuvo en una posición de neutralidad, ya que cuenta con publicaciones sospechosas (2), como son los casos de sus estudios de Derecho corporativo y sus artículos en la revista Civiltà fascista (3) o en Il Circolo giuridico de Palermo (4). También colaboró en Educazione fascista. Rivista di politica, arte e letteratura (5). Junto con el nazi Carl Schmitt (1888-1985) y Oreste Ranelletti (1868-1956) (6) publicó en edición coordinada por Ranelletti (7) el libro Gli Stati europei a partito politico unico (8). Impartió una conferencia en Túnez el 17 de enero de 1926 bajo el título de Il genio italico nella storia e nella sua missione odierna. Gaspare Ambrosini también colaboró en el libro homenaje dedicado a Ranelletti. Además su libro sobre los problemas del mediterráneo está publicado en 1937 por el Instituto Nacional de Cultura Fascista dentro de sus Quaderni dell’Istituto nazionale di cultura fascista, nº 1-2 de la Serie VIIª en un tomo de 192 págs. Esta misma colección de los Quaderni en su Serie IXª, nº 7, publicó su documentado estudio sobre el Consejo Nacional de las corporaciones (9). Igualmente su libro sobre Georges Washington (10) está editado también por el mismo Instituto Nacional de Cultura Fascista. Algo parecido cabe decir de su trabajo sobre la incorporación de Albania a Italia (11) y de su pequeño libro titulado Il regime degli stretti: dal trattato di Kucuk-Kainarge alla convenzione di Montreux (12). Participó en el libro coordinado por Oddone Fantini, que llevaba un prólogo de Arturo Marpicati y que se publicó en Roma por la Editrice italiana attualità, en 1931, en un volumen de 198 pp., recogiendo en apéndice el estatuto del Partido Nacional Fascista. Gaspare Ambrosini también colaboró en 1933, escribiendo sobre el carácter unitario del Estado fascista en el volumen dedicado a los diez años del advenimiento del poder de Mussolini. El Duce Benito Mussolini reclamó el canal de Suez para la Italia Imperial en 1939 y Gaspare Ambrosini lo apoyó entusiásticamente en un artículo (13). En 1941 dio una conferencia en Leipzig sobre las pecualiaridades de la colonización italiana en África, que luego se encargó de publicar el Ministerio del África italiana.

Con la caída del fascismo resultaba muy fácil adscribirse a posiciones contrarias, pasando a militar en las filas de la Democracia Cristiana, por la que salió elegido en la Asamblea Constituyente y fue uno de los redactores de la Constitución italiana de 1947. En la Cámara ocupó posiciones de relieve. El 15 de noviembre fue elegido por vía parlamentaria magistrado del Tribunal Constitucional de la República Italiana. Sería designado Presidente del mismo en 1962, ocupando dicho cargo desde el 20 de octubre de 1962 al 15 de diciembre de 1967. Sus publicaciones a partir de 1943 cambiaron de aires y de temas, aunque su preocupación por la declaración de independencia de los Estados Unidos, la revolución y la confederación en el periodo de la historia americana que va desde 1775 a 1789 subsistiría (no era un tema problemático); de esta forma ver "Due date storiche: 12 ottobre 1492 - 4 luglio 1776": commento e considerazioni conclusive, el 14 de octubre de 1976 en la sede central del Banco de Roma en su calidad de Presidente emerito del Tribunal Constitucional italiano y Presidente honorario del Centro Italiano de estudios para la conciliación internacional.

Han escrito sobre su personalidad y su obra, recordándole, los que le tuvieron próximo (14). Se le dedicó un homenaje bajo el título La figura e l'opera di Gaspare Ambrosini, que recoge las actas del Congreso celebrado en Agrigento y Favara, los días 9 y 10 de 2000 (15) publicadas en una colección de la Universidad de Palermo. Ha aparecido hace poco algún trabajo de mayor relieve sobre el jurista y su pensamiento (16).

Antonio Ambrosini (17) se doctoró en Derecho en la Universidad de Nápoles con 110/110 e lode en 1910, consiguiendo además el premio De Pilla de esa Universidad. Iniciaría posteriormente su actividad docente en Derecho Civil en la Universidad de Palermo. Más tarde intentó que en el plan de estudios de su Facultad se incluyera la asignatura de Derecho Aeronáutico. No habiéndolo logrado, hubo de contentarse con unas clases de libre oferta en forma de curso al abrigo nada menos que de la cátedra de Instituciones de Derecho Romano que regentaba entonces Salvatore Riccobono antes de su traslado a Roma. La amistad y la unión científica de Ambrosini y Riccobono se mantuvo con el transcurso de los años y Riccobono publicó, a iniciativa de Ambrosini, un trabajo admirable, a juicio de este último, en torno al derecho sobre el espacio aéreo según la jurisprudencia romana, que se insertó en 1932 en una publicación periódica dirigida por Ambrosini, volviendo en 1957 sobre materia de responsabilidad contractual aeronáutica a la luz de Ulpiano, Próculo y Labeón.

Se encargó Antonio Ambrosini de las enseñanzas de Derecho Civil y de Derecho Mercantil en la Universidad de Macerata desde el 1 de noviembre de 1920 hasta el 31 de octubre de 1921. Precisamente en ese último año logró Ambrosini imponerse en el concurso de cátedras de Derecho Civil y pasó a la Universidad de Camerino, de la que llegaría a ser profesor ordinario en 1924, y más tarde a la de Perugia para la que fue nombrado el 14 de diciembre de 1926. En Camerino llegó incluso durante breve periodo de tiempo a ser Comisario extraordinario, asumiendo las competencias del Rector y del Consejo de administración tras su nombramiento el 5 de mayo de 1927 y en Perugia Decano de la Facultad de Derecho desde el 15 de diciembre de 1930, ratificado por un ulterior nombramiento de 16 de diciembre de 1932, hasta su traslado a Roma. También en Perugia fue designado el 30 de noviembre de 1928 para formar parte del Consejo de administración de la Universidad en substitución de Guido Bonolis. Comenzó a impartir algunas conferencias y enseñanzas de Derecho aeronáutico en la Escuela de Ingeniería Aeronáutica de Roma a partir de 1927, pero por una disposición de 15 de julio de 1933 fue dotada una cátedra de la materia que pasó a ser ocupada por Ambrosini. El asunto no fue tan fácil, ya que la Junta de la Escuela se pronunció en contra de la dotación. El 30 de marzo de 1933, el propio Ambrosini denunciaba a Francesco Ercole, Ministro de Educación Nacional, que las sesiones de la Junta se tenían no en los locales de la Escuela, sino en la casa del Decano, interviniendo en las mismas personas que no eran profesores y las actas de las reuniones eran redactadas no por parte de algún miembro de la Junta, sino por otras personas, cuyos nombres no aparecían por ninguna parte. Ambrosini requería al Ministro su intervención en la Escuela, ya que «la seriedad y la justicia -apostillaba Ambrosini- son fundamento del Régimen, y yo, no sólo como docente, sino también como fascista, invoco la tutela de mis superiores». Paralelamente, su mujer, Carla Teresa Ambrosini (nacida el 29 de febrero de 1896, y que tuvo dos hijas con su marido, Giovanna venida el mundo el 3 de octubre de 1925 y Maria Sophia que nació el 9 de septiembre de 1927) enviaba al día siguiente (31 de marzo de 1933), suponemos que con el conocimiento de su esposo, un carta a Benito Mussolini (oficialmente fue recibida el 5 de abril), denunciando la situación, a la vez que se derretía en elogios del dictador, para ella «quizás el hombre más grande de la tierra», «generosísimo personaje», «espíritu elegido para detener la guerra intestina que se permitía llenar de sangre los caminos de Italia». Según Carla Teresa, Mussolini había traído «el sol, el orden, la paz, la comprensión fraterna». También trajo la cátedra romana para su marido. La carta la dimos a conocer en otra sede (18), pero merece la pena reproducirla al completo para que pueda verse hasta qué punto llegaba la manipulación fascista (19).

A partir de 1948 (desde el 1 de noviembre de 1948 al 31 de octubre de 1949) Antonio Ambrosini desarrolló una actividad formativa de singularísimo relieve en Argentina, Brasil y México, llegando al primer país invitado por el Ministerio de Aeronáutica como docente del Instituto de Derecho Aeronáutico de la Nación, dependiente de la Asesoría Jurídica General de la Aeronáutica Argentina, donde se mantuvo no todo el periodo, compatibilizando o continuando algún tiempo más sus colaboraciones con otras instituciones académicas desde el 16 de marzo de 1950 hasta el 15 de noviembre de 1953, como el Centro Permanente de Investigaciones de Derecho Aeronáutico y Política del Transporte Aéreo y en la Facultad de Derecho de Buenos Aires. En América, aparte de sentar una doctrina significativa, está el hecho de la traducción al castellano del volumen primero de sus Instituciones de derecho aeronáutico aparecidas en 1949. A partir de 1953 su actividad volvió a tomar cuerpo de naturaleza desde Italia (había sido compaginada de alguna forma en esos años), representando a su país en Convenios y Congresos internacionales como lo venía haciendo desde finales de los años veinte, pero antes estuvo en Río de Janeiro, impartiendo conferencias e inaugurando la cátedra de Derecho Aeronáutico de la Universidad Nacional. Por encargo de las Naciones Unidas se trasladó al Libano, para compilar el Derecho aeronáutico de ese país entre el primero de diciembre de 1956 y el 30 de junio de 1957. En los Convenios de Varsovia (1929), Roma (1933), Bruselas (1938), Roma (1952) y La Haya (1955) la presencia de Ambrosini fue operativa al máximo y no meramente testimonial, y para las sesiones de la CINA en Dublín del 28 al 31 de octubre de 1946, recibió igualmente el nombramiento del gobierno de su país, quien en 1945 lo había designado miembro a título de experto de la Comisión Nacional Italiana para el estudio de los problemas referentes a la restauración de los servicios aéreos civiles. Antonio Ambrosini también participó en las sesiones de la COPERS y en el Comité Especial de Naciones Unidas para el uso pacífico de los Espacios extraatmosféricos a partir de 1962 y formó parte de la delegación italiana, junto a Rolando Quadri, catedrático de la Universidad de Nápoles, que intervino en las sesiones preparatorias desarrolladas en París entre el 13 y el 16 de marzo de 1961, y antes en Meyrin (Suiza) el 28 de noviembre de 1960. También colaboró con el Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado de Roma, aunque en este caso las motivaciones que estaban detrás de sus clases y conferencias fueron otras, poco conocidas (20). Durante sus estancias en Argentina Ambrosini percibió haberes de los Ministerios de Asuntos Exteriores y de Instrucción Pública. Descubierto más tarde el asunto, el Ministerio de Educación propuso la no devolución de la cantidad, pero la tesorería central declaró que era una cuestión que no permitían las disposiciones legales vigentes y a Ambrosini le fue retenida a partir de 1953 una parte proporcional elevada de su sueldo hasta cubrir los cuatro millones quinientas cuarenta y un mil doscientas ochenta y seis Liras que adeudaba al Estado italiano.

El Ministro de Educación, el prestigioso historiador del Derecho Giuseppe Ermini, amigo de Antonio Ambrosini, intervino ante el director del Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado (UNIDROIT), Massimo Pilotti, gestionando la compensación por vía de conferencias (21). Junto con Nestore Bernardo Cacciapuoti, catedrático de Física superior de la Universidad de Trieste, participó en los trabajos de la Asamblea General de Naciones Unidas desarrollados a partir del 20 de septiembre de 1960.

¿Con todas estas ausencias de Antonio Ambrosini, qué ocurría mientras tanto con su docencia romana, antes de ser situado fuori ruolo? La suplencia de Ambrosini fue cubierta en ocasiones por Alessandro Catti, otras veces por Alfredo Crocco y no menos frecuentemente por Salvatore Marino, según épocas.

Fue Antonio Ambrosini un jurista muy respetado y valorado entre los especialistas europeos de los años treinta (22) y cincuenta en Derecho aeronáutico, sin duda el más brillante e influyente de todos ellos en esas dos décadas, que mantenía fluidas relaciones con Otto Schreiber, con el elegante Daniel Goedhuis (†1995), con el director del Archiv für Luftrecht el suizo Hans Oppikofer (1901-1950), con Otto Riese (1894-1977), con Alfred Wegerdt (1878-1956), con el profesor de la Universidad de Colonia Alex Meyer, con Fritz Müller, con el catedrático de la Universidad de París Georges Ripert (1880-1958) (23), que mucho tuvo que ver con la edición en francés del Corso di diritto aeronautico de Ambrosini. Nuestro hombre formó parte del Comité International Technique d’Experts Juridiques Aériens, desde el que desarrolló un labor muy meritoria.

Sostuvo Antonio Ambrosini un importante debate científico y doctrinal con Antonio Scialoja (24) y su escuela, Antonio Lefebvre d’Ovidio (25) di Balsorano, Dante Gaeta, Eugenio Spasiano (26) (quien también tuvo una controversia doctrinal significativa con Michele Fragali sobre la naturaleza jurídica de la aeronave y la horizontalidad o verticalidad en el vuelo como condición inherente a los aparatos aéreos) y Francesco Maria Dominedò (27) [democristiano que llegaría a ser Ministro de la Marina Mercante con Giovanni Leone (1908-2001) en 1963 y que en 1937 había publicado una obra capital, el Sistema dei contratti di utilizzazione della nave], en defensa de la autonomía científica del Derecho aeronáutico frente a la interpretación de un Derecho de la navegación que encuadraba el Marítimo, el Aéreo y la Navegación Fluvial, Lacustre y de otras aguas interiores. Ambrosini mantuvo su posición contraria al Derecho de la Navegación desde que apareciera el Sistema del diritto della navigazione de Scialoja a finales de los años veinte, afirmando ya en el inicio de los treinta la autonomía y el particularismo del Derecho Aéreo, considerando inaceptable el propósito de la Escuela de la unificación. Para Ambrosini, «el Derecho aeronáutico comprende la exposición ordenada y orgánica de todos aquellos principios y de todas aquellas normas que regulan la navegación aérea bajo cualquier aspecto, privatístico y publicístico, nacional e internacional» (28). Scialoja defendía el carácter nacional de la legislación en materia de Derecho de la Navegación. Antonio Ambrosini postulaba, frente a Scialoja, que el Derecho Marítimo y el Derecho Aeronáutico eran derechos diferentes y que las normas del primero sólo se podían aplicar al segundo por vía analógica, con el valor de una fuente subsidiaria del Derecho Aéreo, como lo podía ser el Derecho Civil, el Derecho Mercantil o el Derecho Concursal. La batalla, tanto Ambrosini como Amedeo Giannini (29) la perdieron no sólo científica y doctrinalmente sino también en el plano legislativo y docente. Resultó triunfante la escuela napolitana y se publicó el Codice della navigazione de 1942 (el proyecto de Codice della navigazione aerea elaborado en buena parte por Ambrosini como miembro de la correspondiente Comisión del Ministerio de Justicia fue rechazado en altas instancias), se suprimieron cátedras y puestos de profesores en las Facultades de Jurisprudencia y de Economía y Comercio tanto de Derecho Marítimo como de Derecho Aeronáutico que se unificaron en las cátedras de Derecho de la navegación. El Istituto di diritto aeronautico de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Roma pasó a denominarse Istituto di diritto della navigazione. Doctrinalmente las grandes creaciones de las que estaba detrás Antonio Ambrosini como la revista Il Diritto aeronautico, transformada más tarde en la Rivista di diritto aeronautico de reconocido prestigio internacional, pudo convivir algunos años con la pujante Rivista del diritto della navigazione fundada por Antonio Scialoja (1879-1962) (30) en 1935, pero se vio a la postre superada por ésta y desapareció. La de Navegación tampoco pudo mantenerse con el paso del tiempo y dejó de publicarse en los años setenta. Lo que sí es seguro es que la Rivista del diritto della navigazione, tanto en la época de Scialoja, como luego cuando pasó a ser dirigida por Antonio Lefebvre d’Ovidio a partir del volumen conjunto IX-XIV, que cubría los años 1943 a 1948, no publicó nada de Ambrosini y sí aparecieron numerosas observaciones a sus estudios. En este sentido hemos encontrado breves y ocasionales reseñas de los trabajos de Ambrosini, en año I, nº 1-2 (1935), p. 195, 198-199 (aunque sólo lleguen a ocupar diez líneas) y 208; sí hay una valoración verdaderamente crítica a cargo de Eugenio Spasiano del Corso di diritto aeronautico, en 1935 (31). El propio Spasiano se muestra más indulgente en el comentario que hace al artículo de Ambrosini sobre el convenio de Roma de 1933 (32) y vuelven a reaparecer las observaciones críticas en comentarios de otros trabajos de Ambrosini, salidas dichas reseñas de la pluma de Spasiano, en año V, nº 1 (1939), p. 120 y en año VI, nº 2 (1940), p. 243 y nº 1 (1940), p. 92. El mismo Lefebvre, al reemprenderse la publicación en 1948, quiso proclamar “bien alto” la defensa del Código y de la “moderna ciencia italiana del derecho de la navegación”, a la par que la labor fundante de Antonio Scialoja.

Antonio Ambrosini también perteneció al consejo de dirección de Assicurazioni. Rivista di diritto, economia e finanza delle assicurazioni private, desde su fundación en 1934 hasta 1938 y luego formó parte del consejo consultivo hasta 1943.

Tuvo Antonio Ambrosini una larga y fructífera vida culminada en Roma el 15 de agosto de 1983. Se había jubilado casi veinte años antes, a finales de 1963, pero, a propuesta de la Escuela de Ingeniería Aeroespacial, un Decreto de la Presidencia de la República del 9 de mayo de 1964 le concedió la condición y título de profesor emérito. En su carrera no faltaron las distinciones, ni los honores. Era miembro de la Academia Americana de Derecho Aéreo, correspondiente de la Academia de Letras, Ciencias y Artes de Palermo, Caballero de la Corona de Italia (1919), Comendador de la Corona de Bélgica (1935), Caballero de la Orden de los Santos Mauricio y Lázaro (conforme a un decreto de 26 de septiembre de 1940) y formó parte del Consejo de administración del Registro Aeronáutico Italiano. Había sido militante del Partido Nacional Fascista desde 1926, pero no tuvo especiales problemas con su depuración universitaria en 1944, ante la comisión integrada por Andrea Lorusso Caputi (Consejero y Presidente de la Corte Suprema de Casación), Vittorio Marchese (Inspector superior del Ministerio de Instrucción Pública) y Luigi Salvatorelli, designado a estos efectos por el Alto Comisariado para la depuración. El comisario adjunto para la depuración mediante una disposición del 30 de noviembre de 1944, n. 27851, promovió la depuración de Antonio Ambrosini, pero con una nota posterior del 10 de enero de 1945, n. 4009, declaró desistir de dicho procedimiento, renunciando a la depuración del siciliano y archivando la denuncia el 13 de enero de 1945.

El 11 de octubre de 1955 Antonio Ambrosini participó en París en la Conferencia aeronáutica italo-francesa “Leonardo da Vinci”. Junto a Michele Fragali y Enrico Carboni, Antonio Ambrosini elaboró una propuesta para la reforma del Código de la navegación italiana en 1961, que fue elevada a la correspondiente Comisión ministerial encargada de dicha reforma. Es posible que con la desaparición de Antonio Ambrosini, muriese el más grande especialista que hubo en Europa en Derecho Aeronáutico en el pasado siglo XX, aunque evidentemente su esposa exagerara en las consideraciones que hace sobre su marido en la citada misiva dirigida al Duce.

El número de los libros, artículos científicos y divulgativos, recensiones y noticias de Antonio Ambrosini se cuentan por centenares. No vamos a indicar los artículos aparecidos en la Rivista di diritto aeronautico, L’Aeronautica, Le Ferrovie Italiane, L’Aviazione, Archiv für Luftrecht y Revue générale de droit aérien. Otras publicaciones principales suyas, dado que no se puede decir que Ambrosini escribiera nada que no fuera de verdadero relieve, aparecen enumeradas en el listado final que se acompaña a este artículo intercaladas, aunque con indicación precisa de a quien pertenecen, con las de Gaspare y Vittorio Ambrosini.

La documentación administrativa de Antonio Ambrosini puede consultarse en el Archivio Centrale dello Stato, Ministero della Pubblica Istruzione, Direzione generale dell’ordine universitario, Commissione di epurazione del personale universitario, Cs, filla 74A, collona 8, b-1, Antonio Ambrosini, nº 101, 12 y en el propio Archivio, en Ministero della Pubblica Istruzione, Direzione generale istruzione universitaria, Professori ordinari, Terza Serie (1940-1970), b-11. Cartas de Antonio Ambrosini comprometedoras, entre ellas la de su esposa de 31 de marzo de 1933 al Duce, se encuentran también en el Archivio Centrale dello Stato.

Las conclusiones son evidentes: 1ª) Antonio Ambrosini se autocalifica a sí mismo como fascista y era militante del Partido Nacional Fascista; 2ª) Vittorio Ambrosini fue socialista, comunista y fascista de izquierdas, a la vez que participó en el espionaje fascista contra miembros de la Resistencia y en 1947 intervino en el neofascismo; es difícil de calificar, pues se trata de un personaje atípico y esperpéntico; 3ª) Es un nuevo engaño totalitario tratar de presentar a Gaspare Ambrosini, que fue Presidente del Tribunal Constitucional italiano, como un demócrata que marcó distancias con el fascismo. Durante el ventenio colaboró en las más destacadas publicaciones fascistas de la época (Civiltà fascista, Quaderni dell’Istituto nazionale fascista di cultura, Educazione fascista, entre ellas), o en Il Circolo Giuridico de Palermo con artículos de claro contenido fascista.

RELACIÓN POR ORDEN CRONOLÓGICO DE LAS PRINCIPALES PUBLICACIONES DE LOS HERMANOS FASCISTAS AMBROSINI [AntAmb = ANTONIO AMBROSINI; GasAmb = GASPARE AMBROSINI Y VitAmb = VITTORIO AMBROSINI]

1. GasAmb, Diritto ecclesiastico francese odierno: 1880-1908, Napoli, 1909.

2. GasAmb, “Estinzione della personalità giuridica delle confraternite trasformate”, en Giurisprudenza Italiana, vol. LXVI (1914), 46 pp. de la separata.

3. GasAmb, Trasformazione delle persone giuridiche, con speciale riguardo alle istituzioni di beneficenza e d'istruzione, alle confraternite ed ai Legati di culto, Torino, 1914.

4. GasAmb, “L'art. 1, n. 6, della legge 15 agosto 1867 e la sopprimibilità delle opere per la dottrina cristiana, per gli esercizi spirituali, per le missioni e simili”, en Giurisprudenza italiana, vol. LXVII (1915), 11 pp. de la separata.

5. AntAmb, Disposizioni di ultime volontà fiduciarie, vol. I, Concetto e origini delle fiducie, vol. II, Disposizioni di ultime volontà fiduciarie nel diritto germanico, canonico e comune y vol. III, Disposizioni di ultime volontà fiduciarie nel diritto civile moderno, Napoli, 1915 y Roma, 1917, 3 vols.

6. GasAmb, “Sull'impugnabilità dei provvedimenti di seguito delle temporalità beneficiarie e di revoca dell'exequatur o del placet avanti alla 5. Sezione del Consiglio di Stato”, en Rivista di Diritto Pubblico, fasc. nov-dic de 1916, parte 2 (1916), 18 pp. de la separata.

7. GasAmb, “Se la legge 15 agosto 1867 abbia soppresso solo le fondazioni od anche i legati di culto”, en Giurisprudenza italiana, vol. LXVIII (1916), 13 pp. de la separata.

8. VittAmb, Nel Belgio invaso attraverso la fronte dei due eserciti: constatazioni personali riguardanti l’invasione tedesca e i famosi documenti sulla neutralità del Belgio, Milano, 1917.

9. AntAmb, Diritto aereo, Palermo, 1920.

10. GasAmb, “La questione politico-religiosa in Oriente e il compito dell'Italia”, en Rivista coloniale, año XV (1920), 23 pp. de la separata.

11. AntAmb, “Problemi fondamentali della legislazione dell’aria”, en Bollettino del Circolo giuridico di Roma, año VIII, nº 1-3 (1920), 25 pp. de la separata.

12. GasAmb, “Il protettorato dei cristiani in oriente e la necessità di un accordo fra l’Italia e la S. Sede”, en Diritto ecclesiastico italiano, 2ª Serie, vol. XIII, nº 10-12 (1921), 27 pp. de la separata.

13. VittAmb, Per la difesa e la riscossa del proletariato italiano. Apello ai compagni della Sezione Comunista di S. Marino e del PCI, s. l., 1921.

14. GasAmb, “Ancora sui decreti-legge e sui poteri di sindacato dell'autorità giudiziaria”, en Foro italiano, vol. 47, fasc. 17 (1922), 17 pp. de la separata.

15. AntAmb, Contributi di diritto aereo. Per la legge italiana della navigazione aerea, Roma, 1923.

16. GasAmb, “La responsabilità dello Stato e degli enti pubblici per il fatto illecito dei loro funzionari”, en Foro italiano, vol. 48, fasc. 17 (1923), 23 pp. de la separata.

17. AntAmb, “Per la legge italiana sulla navigazione aerea: contributi di diritto aereo”, en Atti dell’Associazione italiana di aerotecnica, año III, nº 1 (1923), 32 pp. de la separata.

18. AntAmb, In tema di responsabilità aeronautica, Perugia, 1924.

19. VittAmb, La battaglia per lo Stato sindacale attraverso le interviste d’Aragona, Baldesi, prof. G. Ambrosini (inedita), sen. G. Mosca (inedita), lo stroncamento del’equivoco demoliberal, l’analisi del contenuto sociale del Fascismo e della legislazione fascista sui sindacati e sul lavoro, Roma, 1925.

20. AntAmb, “Emptio non tollit locatum”, en Annali dell’Università di Camerino, vol. I (1925), 96 pp. de la separata.

21. GasAmb, Sindacati, Consigli tecnici e Parlamento politico, con riferimento alle costituzioni russa e tedesca, alla carta di libertà del carnaro e ai progetti italiani, Roma, 1925, 179 pp.

22. AntAmb, “Del metodo di trattazione del diritto aeronautico: della responsabilità e dell’abandono (note critiche)”, en Diritto aeronautico, IV, nº 4 (1927), pp. 241-258.

23. GasAmb, L' Italia nel Mediterraneo, Foligno, 1927.

24. AntAmb, Diritto aeronautico (Parte Generale), Roma, 1928.

25. AntAmb, “La limitazione legale della responsabilità aeronautica”, en Atti del IV Congresso internazionale della navigazione aerea, Roma, 1928, vol. II, pp. 435-451.

26. AntAmb, “Caratteristiche fondamentali della responsabilità aeronautica”, en Il Diritto aeronautico, V (1928), pp. 153-185, 296-312 y 393-415 y VII (1930), pp. 49-70, 137-157 y 261-281.

27. AntAmb, Responsabilità aeronautica (caratteristiche fondamentali), Roma, 1930.

28. GasAmb, Il Consiglio nazionale delle corporazioni: con una nota in appendice sulla posizione giuridico-politica dei sindacati nello Stato, Roma, 1930.

29. AntAmb, “L’ipoteca aeronautica”, en Il Diritto aeronautico, VII (1930), pp. 337-360.

30. GasAmb, “Sulla posizione giuridico-politica dei sindacati nello Stato”, en Il Circolo giuridico, 1, fasc. 3 (1930), 10 pp. de la separata.

31. GasAmb, “Sul carattere delle Costituzioni repubblicane del dopoguerra”, en Studi in onore di Oreste Ranelletti, Padova, 1930, 14 pp. de la separata.

32. AntAmb, “La codificazione del diritto privato aeronautico internazionale. Progetto di convenzione internazionale per danni causati da aeromobili alla superficie”, en Annuario di diritto comparato e di studi legislativi, 1931, I, pp. 212-222.

33. GasAmb, “La posizione giuridica del Partito fascista nello Stato”, en Il Circolo giuridico, Nueva Serie, 2, fasc. 3 (1931), 11 pp. de la separata.

34. AntAmb, “Degli impianti a terra necessari alla navigazione aerea”, en Rivista aeronautica, VII (1931), pp. 335-352.

35. AntAmb, Diritto civile (privato) aeronautico, Perugia, 1931.

36. AntAmb, “Liability for Damages Caused by Aircraft on the Ground: A Proposed International Code”, en Air Law Review, 3 (1932), pp. 1-15.

37. GasAmb, Paesi sotto mandato: condizione giuridica degli abitanti, Milano-Roma, 1932.

38. GasAmb, “Nazionalità degli abitanti dei territori sotto mandato”, en Rivista di diritto pubblico e La giustizia amministrativa, fasc. 3 (marzo-1932), 12 pp. de la separata.

39. GasAmb, Giorgio Washington uomo di stato, Milano y Roma, 1932.

40. GasAmb, “Irak, Gran Bretagna e Società delle Nazioni: considerazioni sulla fine del mandato”, en Atti della R. Accademia di scienze, lettere e belle arti di Palermo, vol. 18, fasc. 1 (1932), 33 pp. de la separata.

41. AntAmb, Diritto civile (privato) aeronautico. Appunti non autorizzati dalle lezioni del prof. A. Ambrosini, año académico 1931-1932, a cargo de los estudiantes Teodoro Orzi, Domenico Paltracca y Renato Ravazzi, Perugia, 1932.

42. VittAmb, “Economia e politica dello stato corporativo”, en Lo stato corporativo, año XII (1933), 56 pp. de la separata.

43. GasAmb, “Sulla trasformazione del mandato francese in Siria”, Rivista mensile Oriente Moderno, año 13, nº 5 (mayo 1933), pp. 221-231.

44. GasAmb, “Stato ed autonomia regionale nel sistema della cessata monarchia austriaca e dell'attuale repubblica spagnuola”, en Il Circolo giuridico, Nueva Serie, a. IV, fasc. II (1933), 50 pp. de la separata.

45. GasAmb, “La fine del federalismo in Germania ed i nuovi rapporti tra Reich e Laender”, en Rivista di diritto pubblico e La giustizia amministrativa, fasc. 12 (julio-1933), pp. 406-414.

46. AntAmb, Corso di diritto aeronautico, Roma, 1933.

47. AntAmb, “Per un sistema del diritto aeronautico”, en Studi in onore di Federico Cammeo, Padova, 1933, vol. I, pp. 1-22.

48. GasAmb, “Un tipo intermedio di Stato tra l'unitario e il federale, caratterizzato dall'autonomia regionale”, en Rivista di diritto pubblico e La giustizia amministrativa, fasc. 2 (febrero 1933), pp. 94-100.

49. AntAmb, “L’universalité du droit aéronautique”, en Revue aéronautique internationale, 8 (1933), pp. 187-198.

50. AntAmb, “L’universalità del diritto della navigazione e le sue esigenze in rapporto al diritto interno”, en Studi in onore di Francesco Berlingieri, Roma, 1933, pp. 17-30.

51. GasAmb, “L' Italia e l'espansione coloniale”, en Scuola e cultura (Annali della istruzione media), año IX, cuaderno II (10 de abril de 1933), pp. 170-177.

52. GasAmb, “Sulla trasformazione del mandato francese in Siria”, en Oriente Moderno, año 13, nº 5 (mayo de 1933), pp. 221-231.

53. GasAmb, “Il Duca degli Abruzzi”, en Educazione fascista. Rivista di politica, arte e letteratura, año XI, nº 6 (1933), pp. 529-535.

54. AntAmb, Corso di diritto aeronautico, Roma, 1933-1935, 2 vols.

55. AntAmb, “La convenzione di Roma del 29 maggio 1933 e le assicurazioni aeronautiche”, en Assicurazioni, año I, nº 1, 2ª Parte (1934), pp. 11-18.

56. AntAmb, “La ratifica della convenzione di Roma 29 maggio 1933 e la funzione degli assicuratori”, en Assicurazioni, año I, nº 6 (1934), pp. 597-600.

57. AntAmb, Pubblicità della proprietà e dei diritti reali sugli aeromobili, Roma, 1935.

58. GasAmb, L'Unione Sovietica nella sua formazione e struttura: Ideologie e realtà, Palermo, 1935, 334 p.

59. GasAmb, “A chi spetta la sovranità e il diritto di disporre dei mandati internazionali”, en Civiltà fascista, año III, nº 7 (1936) 11 pp. de la separata.

60. GasAmb, “Arabi ed Ebrei in Palestina”, en Echi e commenti, nº 16 (5 junio 1936), 12 pp. de la separata.

61. GasAmb, “L’organizzazione del culto cattolico in Francia dopo la separazione: dalle associazioni culturali alle associazioni diocesane”, en Raccolta di studi in onore di Francesco Scaduto, Firenze, 1936, 34 pp. de la separata.

62. GasAmb, Il regime degli stretti: dal trattato di Kucuk-Kainarge alla convenzione di Montreux, Roma, 1936.

63. GasAmb, I problemi del Mediterraneo, Roma, 1937.

64. GasAmb, La nuova costituzione sovietica, con el texto de la Constitución traducido del ruso por Corrado Perris, Palermo, 1937.

65. GasAmb, Gaspare Ambrosini, Principi fondamentali dell'ordinamento giuridico dell'Impero: 1. L'annessione dell'Etiopia e la creazione dell'Impero; 2. L'organizzazione politica, amministrativa ed economica dell'Impero, Tivoli, 1938.

66. GasAmb, “L’Algeria e l’attribuzione della cittadinanza francese”, en Civiltà Fascista, año V, nº 12 (1938), 20 pp. de la separata.

67. GasAmb, “La politica araba dell’Inghilterra e della Francia in Palestina e in Siria”, en Civiltà fascista, año VI, nº 8 (agosto 1939), 21 pp. de la separata.

68. GasAmb, “Lo statuto dei nativi dell’Algeria e della Libia”, en Scritti giuridici in onore di Santi Romano, Padova, 1939, 58 pp. de la separata.

69. GasAmb, “Il Canale di Suez”, en Gli Annali dell'Africa Italiana, año 2, nº 1 (marzo 1939), pp. 50-71.

70. AntAmb, Istituzioni di diritto aeronautico, Roma, 1939, y trad. esp., Buenos Aires, 1949.

71. GasAmb, L' Albania nella comunità imperiale di Roma, Roma, 1940.

72. VittAmb, “Tunisia: caratteri generali, indigeni, francesi ed italiani, problemi attuali ed attualissimi”, en Secolo nostro, año XIX, nº 11-12 (1941), 15 pp. de la separata.

73. AntAmb, “Il Codice della navigazione e il diritto aeronautico”, en Rivista del diritto commerciale e del diritto generale delle obbligazioni, vol. XL, nº 1 (1942), pp. 129-138.

74. GasAmb, La rappresentanza degli interessi e il voto obbligatorio, Roma, 1945.

75. GasAmb, La proporzionale: Studio comparativo e proposte di riforme, Roma, 1945.

76. GasAmb, Sistemi elettorali: sistema maggioritario, rappresentanza delle minoranze, sistema proporzionale, Firenze, 1946.

77. VittAmb, Avete assassinato l’Italia! Ambrosini accusa affaristi del capitalismo e fuorusciti al processo Matteotti, Roma, 1947.

78. GasAmb, Questioni costituzionali e politica estera italiana dal 1948 al 1953: discorsi parlamentari, Milano, 1953.

79. GasAmb, “Diritto, Stato e comunità superstatale nel pensiero di Vittorio Emanuele Orlando”, en Rivista trimestrale di diritto pubblico, año 2, nº 4 (1953), pp. 786-814.

80. GasAmb, Relazioni e discorsi parlamentari, Palermo, 1953.

81. GasAmb, Questioni costituzionali e politica estera italiana dal 1948 al 1953: discorsi parlamentari, Milano, 1953.

82. AntAmb, Prime impressioni sulla 1ª Conferenza Europea per il coordinamento dei Traffici Aerei, Roma, 1954.

83. AntAmb, La lotta per la conquista delle vie aeree mondiali e l’interesse dell’Europa, Paris, 1955.

84. AntAmb, Dolo e colpa grave nella elaborazione delle convenzioni aviatorie, Roma, 1955.

85. AntAmb, La lotta per la conquista delle vie aeree mondiali e l’interesse dell’Europa, Roma, 1955.

86. GasAmb, L'ordinamento regionale: La riforma regionale nella Costituzione Italiana, Bologna, 1957, 190 pp.

87. AntAmb, Lezioni di diritto dell’aviazione, Roma, 1958.

88. GasAmb, Sovranità degli stati e comunità internazionale: discorso pronunciato a Roma, il 4 aprile 1952, nella sede del Banco di Roma, Roma, 1960.

89. GasAmb, La Corte costituzionale nei primi sette anni della sua attività, Roma, 1963.

90. GasAmb, “Profilo storico del costituzionalismo italiano dai liberi comuni e dal parlamento di Sicilia alla Costituzione repubblicana del 1948”, en Studi per il ventesimo anniversario dell'Assemblea Costituente, Firenze, 1969, vol. I, pp. 409-457.

91. GasAmb, “La Corte Costituzionale (L'apporto decisivo della sua giurisprudenza per la chiarificazione e lo svolgimento dell'ordinamento costituzionale)”, en Studi per il ventesimo anniversario dell'Assemblea costituente, vol. 6, Firenze, 1969, pp. 11-32.

92. GasAmb, Le caratteristiche della Costituzione italiana nel quadro del costituzionalismo moderno, Roma, 1971.

93. GasAmb, "Due date storiche: 12 ottobre 1492 - 4 luglio 1776": commento e considerazioni conclusive, Roma, 1976.

94. GasAmb, La Costituzione italiana: oltre i principi delle rivoluzioni americana e francese, Roma, 1977.

95. GasAmb, en colaboración con Benedetto Gentile, Trent'anni di attività al servizio della pace e della collaborazione internazionale, 1947-1977, Roma, 1977.

96. GasAmb, Scritti scelti, Palermo, 2000 (se trata de una edición de la Escuela de especialización en Derecho de las regiones y de los entes locales de la Universidad de Palermo).

NOTAS

1. Gaspare Ambrosini, Diritto ecclesiastico francese odierno: 1880-1908, Napoli, 1909, VIII + 448 pp.

2. Gaspare Ambrosini, “Sulla trasformazione del mandato francese in Siria”, en Oriente Moderno, año 13, nº 5 (mayo de 1933), pp. 221-231; Principi fondamentali dell'ordinamento giuridico dell'Impero: 1. L'annessione dell'Etiopia e la creazione dell'Impero; 2. L'organizzazione politica, amministrativa ed economica dell'Impero, Tivoli, 1938,43 pp.

3. Ver Gaspare Ambrosini, “A chi spetta la sovranità e il diritto di disporre dei mandati internazionali”, en Civiltà fascista, año III, nº 7 (1936) 11 pp. de la separata; “La politica araba dell'Inghilterra e della Francia in Palestina e in Siria”, en Civiltà fascista, año VI, nº 8 (agosto 1939), 21 pp. de la separata; “L’Algeria e l’attribuzione della cittadinanza francese”, en Civiltà fascista, año V, nº 12 (1938), 20 pp. de la separata.

4. GasAmb, “Sulla posizione giuridico-politica dei sindacati nello Stato”, en Il Circolo giuridico, Nueva Serie, 1, fasc. 3 (1930), 10 pp. de la separata; “La posizione giuridica del Partito fascista nello Stato”, en Il Circolo giuridico, Nueva Serie, 2, fasc. 3 (1931), 11 pp. de la separata.

5. Gaspare Ambrosini, “Il Duca degli Abruzzi”, en Educazione fascista. Rivista di politica, arte e letteratura, año XI, nº 6 (1933), pp. 529-535.

6. Ranelletti tuvo una connivencia clara con la ideología fascista. Véanse por ejemplo sus Istituzioni di diritto pubblico: il nuovo diritto pubblico italiano, Roma, 1932 y además una serie de artículos como “Il Gran Consiglio del fascismo e la forma di governo dello Stato italiano”, en Rivista di diritto pubblico e La giustizia amministrativa, fasc. 6-7 (1929), 19 pp. de la separata; “Il Partito nazionale fascista nello Stato italiano”, en Rendiconti del Reale Istituto Lombardo di scienze e lettere, vol. LXXII, fasc. 1 (1938-1939), 18 pp. de la separata.

7. Una reducida semblanza de este jurista nos la proporciona, como nota necrológica, Alessandro Groppali, “Oreste Ranelletti (1868-1956)”, en Rivista internazionale di filosofia del diritto, XXXIII, nº 4 (1956), pp. 537-538.

8. Milano, 1936, 75 pp.

9. Gaspare Ambrosini, Il Consiglio nazionale delle corporazioni: con una nota in appendice sulla posizione giuridica dei sindacati nello Stato, Roma, 1930, 70 pp.

10. Gaspare Ambrosini, Giorgio Washington uomo di stato, Milano-Roma, 1932, 91 pp., dentro de la Serie IIIª de los “Quaderni dell’Istituto nazionale fascista di cultura”.

11. Gaspare Ambrosini, L' Albania nella comunità imperiale di Roma, Roma, 1940, 74 pp., de los “Quaderni dell’Istituto nazionale fascista di cultura”, Serie 10ª.

12. Gaspare Ambrosini, Il regime degli stretti: dal trattato di Kucuk-Kainarge alla convenzione di Montreux, Roma, 1936, 76 pp. que se publicó en los “Quaderni dell’Istituto nazionale fascista di cultura”, Serie VIª, nº 4.

13. Gaspare Ambrosini, “Il Canale di Suez”, en Gli Annali dell'Africa Italiana, año 2, nº 1 (marzo 1939), pp. 50-71.

14. Guglielmo Negri, Ricordo di tre maestri: Tomaso Perassi, Giuseppe Capograssi, Gaspare Ambrosini, Roma, 1987, 44 pp.; Filippo Salvatore Oliveri, Gaspare Ambrosini: etica e autonomie regionali: profilo politico di un giurista, Palermo, 1991, 157 pp.

15. Francesco Teresi, editor y coordinador de La figura e l'opera di Gaspare Ambrosini, con un apéndice donde se recogen algunos escritos de G. Ambrosini, Palermo, 2001, 343 pp.

16. Angelo La Russa, Gaspare Ambrosini: l'uomo, il politico, il costituzionalista, Palermo, 2007, 207 pp. La publicidad de libro precisa incomprensiblemente: “Gaspare Ambrosini, storico sostenitore del regionalismo italiano, viene oggi riletto come importante animatore dell’Assemblea costituente, protagonista alla pari fra quanti scrissero la Costituzione, plasmandola sui pricipi di libertà e democrazia”. ¿Dónde están sus servicios al fascismo, sus publicaciones fascistas, sus conferencias en el extranjero defendiendo la política exterior del fascismo?

17. Para Juristas Universales, Madrid, 2004, vol. IV, pp. 170-173 escribí la voz “Antonio Ambrosini”, de la que remití el correspondiente texto a principios de 2002. Tras una estancia en Italia, en octubre de 2002, en el Archivio Centrale dello Stato pude consultar su hoja de servicios y ver documentación importante relativa a su persona. En diciembre de 2002 remití el texto de la nueva voz a Rafael Domingo, quien se dio por enterado de las modificaciones diciendo que cambiaba el primer archivo por el segundo archivo. Cuando apareció publicado Juristas Universales se editaba la versión de principios de 2002, notablemente menos extensa y no corregida. Domingo indicó que había sido un error de coordinación, cosa que también se había producido en otros casos, pero no por ejemplo en la voz “Álvaro d’Ors”, que falleció en 2004. Por otro lado, vemos conveniente señalar nuestras tres contribuciones sobre Álvaro d’Ors, en concreto “Jubilación definitiva de Don Álvaro d'Ors”, en Cuadernos informativos de Derecho histórico público, procesal y de la navegación, Barcelona, 9/10 (enero-1989), pp. 2339-2347; “Álvaro d’Ors Pérez-Peix (1915-2004)”, en Revista de Dret Històric Català, Barcelona, nº 4 (2004), pp. 195-219 y “Las oposiciones a cátedras de Derecho romano de 1943 (Álvaro d’Ors Pérez-Peix, Faustino Gutiérrez Alviz y Francisco Hernández Tejero) (Iª Parte)”, en Revista de Estudios Histórico-Jurídicos, Valparaíso, XXX (2008), en prensa.

18. Manuel J. Peláez y María Encarnación Gómez Rojo, “Epistolario del Derecho de la navegación marítima y aeronáutica del siglo XX (1ª Parte)”, en en Revista europea de Derecho de la navegación marítima y aeronáutica, XVIII (2002), pp. 2531-2563 para todo el artículo y pp. 2536-2537, nº 4 para la misiva en particular. El original en el Archivio Centrale dello Stato, Ministero della Pubblica istruzione, Direzione generale istruzione universitaria, Professori ordinari (1940-1970), Terza Serie, Antonio Ambrosini, b-11, que custodia el original manuscrito que antes se encontraba en el Archivio Ordinario, Segretaria Particolare di E. E. il Capo di Governo, el Duce Benito Mussolini, nº 01945453.

19. La carta tiene el siguiente contenido: «A S. E. Benito Mussolini,/ Da molto avevo in animo il desiderio di esternarLe la mia devota ammirazione. E’ singolare privilegio concedersi l’orgoglio di poter personalmente parlare con l’Uomo forse oggi il più grande della terra./ All’attuazione di questo mio ardente desiderio, prende parte il tempo. Della sbociata primavera entro cui si riserva l’epoca quaresimale, avvolgendo in una grande tenerezza, la vostra italiana umanità. Molto attesta questo mio aprezzamento la nostra patria, scelse per nulla, Cristo, Colui che comprese il valore della nostra Essenza, dettando per Essa, la Sua dolcissima legge di amore che accoglie la più grande giustizia e la più grande forza. Roma più che altra terra, fu irrorata dal puro, adamantino sangue dei primi cristiani. E questa terra che fu la più grande, ora è piccola, ma è salva nelle mani d’un generosissimo Uomo, Benito Mussolini./ Compresi subito ch’era venuto lo Spirito Eletto ad arrestare la guerra intestina che si divertiva ad arrossare di sangue fraterno le vie d’Italia, ridandole il suo eterno sole, l’ordine, la pace, la comprensione fraterna. Poi tutta una sequela di opere a testimonianza del Suo grande Ideale il lavoro, sorgente di grandezza, materiale e morale, non dimenticando in pari tempo la riconduzione per gli spiriti travaglati dalle loro passioni. Ed esso gioia per tutti: Il dopolavoro, le gite popolari! E nel Suo gran cuore si spettò con il povero, il ricco, lasciando ad entrambi lo spiegamento della propria vitalità. Non dimentico nessuno: i Martiri del Fascismo Italiano, dall’Alto esultano di gioia nell’Onore e nella memoria che la Sua ferrea, divina, creatrice Volontà, suggellò nella Mostra della Rivoluzone Fascista. E ancora i Balilla, e le piccole Italiane, hanno il loro commovente significato./ Moglie del creatore del diritto aeronautico, ammirai stupefatta, in questi giorni, la maravigliosa sfilata delle quattromila individualità della nostra aviazione. E in quella stupenda giovinezza d’Italia, così fieramente allineata in un manto di purissimo azzurro, simbolo della sua missione, lessi la Grandezza di Benito Mussolini, il Suo Entusiasmo, la Sua Volontà, il Suo grande Amore. La parata dignitosa della nostra forza aviatoria, con l’associarsi di pressanti circorstanze, mi diede occasione di manifestare al nostro Duce, la mia riverente devozione ed il mio pensiero./ Giorni fa, fra alcuni professori, si decideva di istituire qui a Roma, la cattedra di diritto aeronautico; e già tutto si motrava favorevole ad assegnare al creatore di esso il posto, quando d’un tratto, l’idea viene contrastata e il progetto capovolto. Ho pensato così di ricorere alla Fonte, forse perchè a Lei spetta il vanto, l’onore d’imporre nel nostro Ateneo, una cattedra, al regolatore e protettore dell’Ala Nostra, come già hanno fatto altre nazioni./ E Ella sa, o Duce, come di merito spetti oggi in Italia quel posto a mio marito che fin dal 1917, parlò, per il primo di un tale diritto nell’Università di Palermo./ Perdoni, Duce./ Quel che Ella diciderà non minimerà per nulla la mia entusiastica ammirazione, ne dimenticherà il mio pensiero di formulare la sua ardente preghiera, perche imperitura sia la Sua Grandezza ed infallibile la Sua opera./ Umilmente/ Teresa Ambrosini Carla (firmado)».

20. Sobre sus actividades en el mundo del Derecho Aeronáutico puede consultarse la siguiente bibliografía: Alfred Wegerdt, “Warschauer Konvention über den internationalen Luftbeförderungs-vertrag”, en Deutsche Juristen-Zeitung, 34, nº 21 (1929), cols. 1460-1462; R. W. Clifford, “Beginnings of the Law for the Air”, en Washington Law Review, 7 (1932), pp. 216-228; Alfred Wegerdt, “Die Internationale Luftprivatrechts-Konferenz”, en Deutsche Juristen-Zeitung, 38, nº 15 (1933), cols. 1022-1023; Y. J. Blanc Dannery, La Convention de Varsovie et les règles du transport aérien international, París, 1933; Alfred Wegerdt, “Internationale Luftprivatrechtskonferenz”, en Deutsche Juristen-Zeitung, 39, nº 20 (1934), cols. 1278-1279; A. Kaftal, La Convention de Rome du 29 mai 1933 pour l’unification de certains règles relatives aux dommages causés par les aéronefs aux tiers à la surface et les Législations nationales, Paris, 1936; Alfred Wegerdt, “Zur Frage der Revision des Waschauer Luft-Privatrechtsabkommens vom 12. Oktober 1929”, en Archiv für Luftrecht, vol. XII, nº 1-2 (1943), pp. 20-33; Salvatore Cacopardo Melita, “Das Luftrecht im neuen italienischen Codice della Navigazione”, en Archiv für Luftrecht, vol. XII, nº 1/2 (1943), pp. 34-66; Daniel Goedhuis, Handboek voor het Luchtrecht, The Hague, 1943; F. Imbach, Das Romer Lufthaftungsabkommen von 1933 un seine Revision von 1952, Beromünster, 1955; René Golstein, “Psychologie du juriste international”, en Studi in onore di Antonio Ambrosini, Milano, 1957, pp. 61-65; Marcel Le Goff, “Le droit aérien et monsieur le prof. Antonio Ambrosini”, en Studi, pp. 67-72; L. H. Slotemaker, “M. le professeur Antonio Ambrosini”, en Studi, 87-91; Otto Riese, “Ueber die Autonomie des Luftrechts und die Vereinheitlichung des Verkehrsrechts”, en Studi, pp. 155-166; Haroldo H. A. Ferrero, “Nota crítica sobre Istituzioni di Diritto Aeronautico del profesor Antonio Ambrosini”, en Studi, pp. 401-445; Hector A. Perucchi, “Ambrosini y sus trabajos en la Argentina”, en Studi, pp. 485-495; Aldo Armando Cocca, “El pensamiento jurídico del profesor Ambrosini acerca de la astronáutica”, en Studi, pp. 601-606; Mario Porru Locci, “Antonio Ambrosini e il Codice della navigazione”, en Studi, pp. 631-636; Mario Caravale, “Antonio Ambrosini”, en Dizionario biografico degli italiani, Primo supplemento, XXXIV (1988), pp. 88-90; Manuel J. Peláez y María Encarnación Gómez Rojo, “Epistolario del Derecho de la Navegación Marítima y Aeronáutica del siglo XX (Iª Parte)”, en Revista europea de Derecho de la navegación marítima y aeronáutica, XVIII (2002), pp. 2535-2541.

21. Ver Manuel J. Peláez y María E. Gómez Rojo, en Revista europea de Derecho de la navegación marítima y aeronáutica, XVIII (2002), pp. 2539-25401, cartas nº 7, 8, 9 y 10.

22. Se pueden consultar las dos partes del documentado trabajo de Gloria del Mar del Valle, “El derecho de la navegación y del transporte aeronáutico español y comparado europeo de los años treinta”, en Revista europea de Derecho de la navegación marítima y aeronáutica, XVII (2001), pp. 2351-2383 y XVIII (2002), pp. 2491-2521.

23. Ver Jean-Louis Halpérin, “Georges Ripert”, en Dictionnaire historique des juristes français XIIe-XXe siècle), Paris, 2007, pp. 669a-670a.

24. Leopoldo Tullio, “Antonio Scialoja (1879-1962)”, en Juristas Universales, Madrid-Barcelona, 2004, vol. III, pp. 981-984 y “Antonio Scialoja (1879-1962)”, en Dicionario crítico de expertos en Derecho de la navegación marítima y aeronáutica (IIª Parte), publicado en Revista europea de Derecho de la navegación marítima y aeronáutica, XXIII (2004), pp. 3466-3469.

25. Estudioso importantísimo del Derecho de la navegación, que se vio envuelto en el tráfico de influencias de sobornos a la compañía aeronáutica Lockheed por lo que fue suspendido cautelarmente y más tarde destituido como director del Instituto de derecho de la navegación de la Universidad de Roma. Junto con su hermano Ovido se responsabilizó a Antonio Lefebvre de ingresar elevadas cantidades de miles de dolares en una de las cuentas corrientes de Renato Cacciapouti. Lefebvre, protegido por el Presidente de la República, arratró en su caída a Giovanni Leone que tuvo que presentar su dimisión. Es interesante la sentencia pronunciada por el Tribunal Constitucional italiano de 1 de marzo de 1979, que condenaba a los hermanos Lefebvre d’Ovidio declarando a “Antonio Lefebvre d’Ovidio colpevole del reato di corruzione per atti contrari ai doveri di ufficio”, pero absolvió a ambos hermanos de “truffa aggravata loro ascritta al cap B) dell’atto di accusa per non aver commesso il fatto”.

26. Lia Verde, “Eugenio Spasiano (1912-1986)”,en Revista europea de Derecho de la navegación marítima y aeronáutica, XXIII (2006), pp. 3463-3465.

27. Ver Leopoldo Tullio, “Francesco Maria Dominedò (1903-1964)”, en Revista europea de Derecho de la navegación marítima y aeronáutica, XXIV (2007), pp. 3670-3671.

28. Antonio Ambrosini, Corso di diritto aeronautico, I, Roma, 1933, p. 16, nº 9.

29. Ver Antonio Lefebvre d’Ovidio di Balserano, “Amedeo Giannini”, en Rivista del diritto della navigazione, año XXVI, nº 4 (1960), pp. 435-436; Antigono Donati, “Amedeo Giannini”, en Assicurazioni, año XXVII, nº 6 (1960), p. 666; Kubota Hiroshi, “Le origini convenzionali del diritto privato aeronautico. In memoria del prof. Amedeo Giannini”, en Kobe University Law Review, nº 2 (1962), pp. 49-56; L. Monzali, “Amedeo Giannini e la nascita della storia delle relazioni internazionali in Italia”, en Storia contemporanea, 25, nº 4 (1994), pp. 493-525; Guido Melis, “Amedeo Giannini”, en Dizionario biografico degli italiani, Roma, 2000, vol. LIV, pp. 485-489; Manuel J. Peláez, “Del Derecho de la navegación y la Historia de los tratados en Amedeo Giannini a la Historia y Doctrina del Fascismo del duque Widar Cesarini Sforza (dos hombres de ciencia servidores de un sistema totalitario)”, en Revista europea de Derecho de la navegación marítima y aeronáutica, en tres partes, XVIII (2002), pp. 2577-2612, XIX (2003), pp. 2707-2733 y XXI-XXII (2005), pp. 3299-3338; Manuel J. Peláez y María Encarnación Gómez Rojo, “Epistolario del derecho de la navegación marítima y aeronáutica del siglo XX (Iª parte)”, en Revista europea de derecho de la navegación marítima y aeronáutica, XVIII (2002), pp. 2531-2563; María Encarnación Gómez Rojo, “La Historia de las Relaciones Internacionales y de los Tratados en sede jurídica y de Ciencias Políticas. Correspondencia jurídica y científica del siglo XX (IIª Parte)”, en Revista europea de Derecho de la navegación marítima y aeronáutica, XXI-XXII (2005), pp. 3339-3340 y 3347-3348; Manuel J. Peláez, “Amedeo Giannini (1886-1960)”, en Diccionario crítico de expertos en Derecho de la navegación marítima y aeronáutica (IIª Parte), en Revista europea, XXIII (2006), pp. 34563459.

30. Consultar las dos semblanzas escritas por Leopoldo Tullio sobre Antonio Scialoja, ya citadas en nota precedente.

31. Eugenio Spasiano, en Rivista del diritto della navigazione, año I, nº 4 (1935), pp. 398-408.

32. Eugenio Spasiano, “La ratifica della Convenzione di Roma 29 maggio 1933 e la funzione degli assicuratori”, en Rivista del diritto della navigazione, año I, nº 4 (1935), pp. 416-417.

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

 


Editor:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1988-7833
EUMEDNET

Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > CCCSS
Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático