Revista: Caribeña de Ciencias Sociales
ISSN: 2254-7630


URBANISMO NEOLIBERAL Y CALIDAD AMBIENTAL EN EL VALLE DE SAN FRANCISCO EN VILLA DE REYES SLP

Autores e infomación del artículo

Rigoberto Lárraga Lara

Gustavo Domínguez Portales

Universidad Autónoma de San Luis Potosí

rigobertolarraga@gmail.com

Resumen
En este artículo analizaremos las relaciones entre el proceso de neo liberalización de las transformaciones urbanas y su incidencia en la calidad ambiental. Las ciudades se  convertido en centros estratégicos para un desigual avance de proyectos de reestructuración neoliberal, con su secuela de crisis en la calidad vida de sus usuarios. Los grandes capitales económicos van dibujando a su propio interés el crecimiento de las ciudades, principalmente al margen de las regulaciones del estado, buscando para ello zonas vulnerables, donde la práctica de planeación territorial es nula o corruptible por los intereses del status quo. Este es el caso del crecimiento de la Zona Metropolitana de San Luis Potosí hacia el Valle de San Francisco en Villa de Reyes.



Para citar este artículo puede uitlizar el siguiente formato:

Rigoberto Lárraga Lara y Gustavo Domínguez Portales (2015): “Urbanismo neoliberal y calidad ambiental en el Valle de San Francisco en Villa de Reyes SLP”, Revista Caribeña de Ciencias Sociales (septiembre 2015). En línea: http://www.eumed.net/rev/caribe/2015/09/calidad-ambiental.html


Urbanismo neoliberal

De acuerdo a Theodore, Peck, Brenner (2009), las reglas del mercado han dado dirección al urbanismo a favor de las empresas inmobiliarias y la creación de capital a costa de el bien común, la ideología neoliberal se sustenta en la creencia de que los mercados abiertos, competitivos y “no regulados” que no se encuentran sometidos  a injerencias estatales ni acciones de colectivos sociales, representan el mecanismo óptimo para el desarrollo socioeconómico.
Dentro de los proyectos neoliberales se encuentran: la desregulación del control del Estado sobre la industria; las ofensivas en contra del trabajo organizado; la reducción de impuestos coorporativos; la contradicción y privatización de los recursos y servicios públicos; el desmantelamiento de los programas de bienestar social; la ampliación de la movilidad de del capital internacional; y la intensificación de la competencia entre localidades.
El neoliberalismo según Peck (2009) es muy claramente un fenómeno multiescalar, por estar constituido por distintas escalas y por utilizar lógicas de distribución competitivas. Transfiriendo riesgos y responsabilidades de las inmobiliarias a los actores, usuarios, y jurisdicciones locales.
La conceptualización de los procesos contemporáneos de neo-liberalización son catalizadores y promotores de un proceso de destrucción creativa del espacio político económico, el cual se da en múltiples escalas geográficas.
La ideología neoliberal descansa en una visión descarnadamente utópica de la supremacía del mercado, visión que tiene sus raíces en una concepción idealizada del individualismo competitivo y en una profunda antipatía hacia las distintas formas de solidaridad social e institucional. Lo anterior, provoca, fallas del mercado generalizadas, nuevas formas de polarización social, una grave agudización de las desigualdades en el desarrollo espacial, y diversas crisis en el interior de las formas institucionalizadas de regulación y gobernanza estatal, lo que nos lleva como consecuencia un proceso fungible e inestable de transformación socio-espacial impulsado por el mercado.
La neo liberalización opera a través de prueba y error, y a menudo en condiciones de crisis. Por tanto, la congruencia y coherencia entre políticas de diferentes dominios no es un prerrequisito para el funcionamiento de un programa de neo liberalización.
La ideología neoliberal sistemáticamente distorsiona los verdaderos efectos que tienen las políticas neoliberales en las estructuras macro institucionales y trayectorias evolutivas del capitalismo. La tendencia del capital financializado rechaza la distribución socio-espacial inclinando la estructura hacia sistemas de gobernanza tipo mercado beneficiando los monopolios privados.
De acuerdo a Theodore (2009), el neoliberalismo es creativamente destructivo debido a la destrucción parcial que representa las disposiciones gubernamentales muy acuerdo a las acciones políticas vigentes mediante las iniciativas reformadoras orientadas al mercado y además, la creación tendencial de una nueva infraestructura para un crecimiento económico orientado al mercado, la mercantilización de bienes y servicios y la normativa centrada en el capital.
Por su parte, Peck (2002) afirma que en las últimas décadas las ciudades se han convertido en nodos críticos y puntos de tensión, en las políticas escalares en la neo liberalización, debido a que las estructuras urbanas son necesarias para la acumulación y regulación neoliberal. Las ciudades se encuentran hoy insertas en un entorno geoeconómico extremadamente incierto, caracterizado por la inestabilidad monetaria, movimientos especulativos del capital financiero, estrategias globales de localización de grandes compañías transnacionales y una cada vez mayor competencia entre localidades. En este contexto de desorden global-local la mayoría de los gobiernos locales se han visto forzados, en cierto grado con independencia de sus orientaciones políticas y del contexto nacional, a ajustarse a crecientes niveles de incertidumbre económica por la vía de participar en formas cortoplacistas de competencia inter espacial, marketing territorial y desregulaciones, a fin de atraer inversiones y empleos. Lo anterior, trae como consecuencia alianzas territoriales de formación reciente que intentar robustecer economías locales a través de un tratamiento de Shock de “desregulación” privatización, liberalización, y mayor austeridad fiscal, convirtiendo a las ciudades en un blanco geográfico, así como, en un laboratorio institucional para diversos experimentos de políticas neoliberales como el marketing territorial, recurriendo para ello a los planes de desarrollo como una estrategia de control social, movilizando espacios de ciudad para el crecimiento económico promoviendo prácticas de consumo a favor de las empresas inmobiliarias.
Los gobiernos municipales han mantenido como proyecto político el imperativo neoliberal de movilizar el espacio económico como arena para el crecimiento capitalista, para la conversión de bienes y servicios en mercancías y para implementar la disciplina de mercado. Para ello, se construyen redes y agencias orientadas a los negocios que han sido empoderados con miras a su participación en la disputa en torno a la distribución de los recursos; la movilización de nuevas formas de políticas de desarrollo económico local que incorpore la cooperación interempresas y clusters industriales; la creación de nuevas instituciones regionales para promover el marketing territorial a escala metropolitana y coordinación intergubernamental.
El boom inmobiliario es un proceso animado de abstracciones financieras que desborda las realidades sociales locales, razón por la cual es necesario un análisis de la articulación entre los procesos globales y las relaciones sociales locales, el estudio que se presenta nos muestra varias dimensiones de esta articulación y de la importancia de las relaciones sociales locales. En primer lugar el despliegue del boom inmobiliario siempre está acompañado por políticas urbanísticas municipales, en muchos de los casos obscuras, inciertas y que generan las condiciones para ser controladas y manipuladas por inversiones de capital exógeno que sobrepasan en poder a los organismos endebles de los municipios pequeños que por años han tenido como objetivo único la creación de oportunidades de plusvalía inmobiliaria.

El urbanismo neoliberal, ha ocasionado un gran impacto en las ciudades, Smith (2012) afirma que la mejora en las comunicaciones y la desregularización han incrementado la movilidad del capital y han variado enormemente la variedad de capitales que son libres para desplazarse allí donde los costes menores de la reproducción social reducen, a su vez, los costes de reproducción. En Segundo lugar, debido a los flujos de emigración de mano de obra, donde las economías locales se han liberado cada vez más de su dependencia automática de la mano de obra nativa. Estos cambios contraponen el estado nacional, que tiene autoridad sobre los medios de producción y consumo en el ámbito nacional. Por otro lado, los estado locales son forzados a una modalidad más competitiva con respecto al capital y al trabajo. La mano de obra importada cuyos costes de producción han sido cubiertos en otro lugar permite una reproducción social anómala con consecuencia en la segregación socio espacial y en la erosión de la provisión del capital social. La migración del capital y el trabajo ya no se hacen cargo necesariamente de los costes de reproducción social relacionados con las fuerzas de trabajo que ocupan el territorio del estado.
Siguiendo a Smith (2012), observamos que, con la aparición dl Keynesianismo “el capitalismo cambio de engranajes de ser una urbanización basada en la oferta a ser una urbanización basada en la demanda”. En la ciudad keynesiana la expansión geográfica descontrolada de los barrios periféricos en las ciudades occidentales podía llegar a socavar la ley del valor, en cuanto a la diferencia del precio de vivienda de precios más bajos y costes de transporte más elevados desestabilizaba el valor de la fuerza de trabajo, con lo que contribuía,  así, a las crisis económicas; pues bien, el argumento es aplicable cada vez más a las ciudades del siglo XXI. La producción del espacio metropolitano sigue limitando potencialmente la ley del valor, con la salvedad de que más que la reproducción social, el factor que potencialmente ejerce presión sobre el valor es cada vez más a menudo la disuasión de la producción que se inspira en argumentos medioambientales.
Las ciudades están remplazando a los estados en la construcción de identidades sociales no solo en la magnitud y densidad económica, sino sobre todo como incubadoras destacadas de la economía planetaria (Taylor 1995: 8)
Estas son ciudades donde el desplazamiento para ir a trabajar o bien recreación, o educación resulta excesivo.

Calidad Ambiental Urbana

La PROFEPA (2000) define como calidad ambiental al conjunto de características (ambientales, sociales, institucionales, culturales y económicas) que califican el estado, disponibilidad y acceso a componentes de la naturaleza y la presencia de posibles alteraciones en el ambiente, que estén afectando sus derechos o puedan alterar sus condiciones y los de la población de una determinada zona o región.
Tomando en cuenta esta definición, en su magnitud más amplia, es de fundamental importancia no reducir el concepto a las mediciones cuantitativas del estado de los componentes naturales que conforman territorio. A demás de ello, debemos tomar en cuenta mediciones cualitativas y cuantitativas de los componentes que definen la calidad de vida del usuario de las ciudades, que tienen que ver con la diversidad cultural, el conocimiento empírico, las tradiciones y creencias, la equidad, la democracia, la seguridad humana, la asequibilidad, la participación comunitaria, la conservación del medio natural, la distancia entre la vivienda y el trabajo, la segregación socio-espacial, la gobernanza, la solidaridad, la innovación tecnológica y  justicia. Ya que todos ellos determinan el entorno donde se desarrollan los individuos en las ciudades. 

De acuerdo con Fazio, H. (2001) la medición y la valoración de la calidad del entorno son importante para la toma de decisiones en diferentes ámbitos, por ejemplo, pensemos en la calidad del agua de un rio o presa, la cantidad de partículas en suspensión en la atmosfera o los niveles de ruido de cualquier ciudad. Las decisiones derivadas de la valoración de cada uno de estos casos bien podrían suponer la prohibición de bañarse, la corrección o incluso el cese de actividades que originan la polución en el aire o la prohibición de emitir sonidos en determinadas horas del día, respectivamente.

Indicadores ambientales objetivos. La necesidad de conocer los niveles de calidad ambiental ha generado toda una serie de indicadores de parámetros físicos y objetivos, que a su vez se deben fundamentalmente al desarrollo tecnológico aplicado a la medición. A pesar de su carácter objetivo -es decir, independiente en relación con la persona que lo mide utilizando los mismos instrumentos-, esto no niega su dimensión subjetiva. La valoración, dentro de unos umbrales marcados por los propios procesos ecológicos, es siempre una decisión subjetiva, puesto que depende de quienes deciden cual es el nivel aceptable del parámetro en cuestión. Un mismo nivel de inmisión de CO2 en la atmósfera puede ser aceptable por un país y no serlo en otro, incluso éstos se negocian y cambian al cabo del tiempo, gracias al esfuerzo y la presión social de otras "voces" que reclaman otros "valores" para definir el nivel aceptable.

Indicadores ambientales subjetivos. Pero cuando hablamos de evaluación ambiental existen toda una serie de mediciones diferentes a las anteriores. En este caso lo que se pretende conocer no es la calidad ambiental "objetiva", sino cómo es percibida por las personas. Son los denominados Indices de Calidad Ambiental Percibida (ICAP) o PEQI (Perceived Environmnental Quality Index). La sofisticación tecnológica requerida para la medición es sustituida, en este caso, por la precisión y la fiabilidad de las técnicas de medida psicológica. En general, la técnica consiste en recoger las respuestas, habitualmente en forma escalar, a la evaluación subjetiva de la calidad ambiental en general o de un aspecto en concreto (agua, aire, ruido, entorno de trabajo, residencia, segregación, equidad, gobernanza...)

Además de la percepción de la calidad, existen otros indicadores que recogen las reacciones emocionales o afectivas ante una cualidad ambiental, denominadas evaluaciones afectivas (affective appraisals). Algunas de estas escalas se denominan actitudes ambientales.

El conjunto de Indicadores Básicos del Desempeño Ambiental de México forma parte del Sistema Nacional de Indicadores Ambientales (SNIA) y tiene como principal objetivo brindar información que describa las tendencias de cambio y la situación actual del medio ambiente y los recursos naturales del país, así como las presiones que los amenazan y las respuestas institucionales que atienden su problemática. El Conjunto Básico documenta, con la información más actualizada disponible, alrededor de 115 indicadores que cubren los temas ambientales prioritarios de la agenda nacional: atmósfera (con indicadores sobre la calidad del aire, cambio climático y ozono estratosférico), agua, suelos, residuos (tanto urbanos como peligrosos) y recursos forestales y pesqueros, además de algunas secciones especiales que, aunque no tienen la relevancia de los temas generales, son importantes por los temas que tratan. A cada uno de los indicadores lo acompañan los datos estadísticos que lo sustentan y su ficha técnica o metadato. Se han incluido además, cerca de 450 variables en forma de tablas, gráficas o mapas, que permiten al lector conocer los temas con mayor amplitud y obtener una mejor interpretación de los indicadores. Sin embargo, están aislado de los indicadores ambientales en sus dimensiones sociales, institucionales, culturales y económicas, razón por la cual carecen de la posibilidad de interpretarse de manera integral en el uso de estos en las ciudades.

Por su parte, Luengo (2012) afirma que pueden considerarse cuatro niveles de aproximación al problema de la calidad ambiental asociado cuatro categorías espaciales. El primero concierne al ámbito de las relaciones vecinales, el barrio, la “urbanización o la pequeña comunidad caracterizado por una "identidad" propia; en este rango se producen los mayores niveles de interacción entre las personas y su ámbito espacial. El segundo, corresponde a la escala barrial, espacio urbano de mayor complejidad con una estructura espacial y funcional asociada a un primer rango organizacional. El tercer nivel, corresponde al ámbito urbano intermedio o municipio, caracterizado por agrupar a un conjunto de barrios que se identifican por una estructura administrativa compleja (El Alcalde y el Consejo Municipal) que entre otras cosas es la autoridad urbanística. El cuarto nivel corresponde al ámbito metropolitano, de mayor complejidad y generalmente, en el caso de las ciudades intermedias y grandes, conformado por un conjunto de municipios y gran complejidad espacial y organizativa. Su dinámica funcional y espacial corresponde a actividades de intercambio y comercialización de bienes variados (de lo básico a lo suntuario) y de servicios generales y especializados así como de actividades educacionales y sanitarias especializadas o de niveles superiores, con presencia de áreas dedicadas a actividades de expansión, diversión y cultura a escala urbana y metropolitana.
En términos generales, el logro de objetivos aceptables de "calidad ambiental", debe sustentarse en una concepción integral donde se consideren los múltiples factores que inciden en su determinación. Variables relacionadas con factores eminentemente "cualitativos", como lo son el aire respirable, la adecuada proporción de espacios verdes y de expansión y su accesibilidad y tratamiento, la seguridad personal, la calidad de los servicios, la segregación , la equidad, la democracia, la diversidad cultural, la gobernanza, además de su existencia cuantitativa. Estos, entre otros factores, están asociados a la idea de la "calidad ambiental"

Metodología

La investigación se llevó a cabo mediante la generación de un proceso axiológico (conjunto de valores para acceder al apresamiento de la realidad en tiempo y espacio) y el conocimiento de la relación existente entre indicadores sociodemográficos, de salud, impacto ambiental y apertura social; que determinan e integran la calidad ambiental en la cual está inserta la población de las comunidades de Villa de Reyes.

El trabajo se centró, principalmente, en el análisis de los resultados definitivos del XI Censo General de Población y Vivienda, 2010; en datos del Conteo de Población y Vivienda, 2015 y en información estadística básica relevante de temática de salud y ambiental para la Zona Metropolitana de San Luis Potosí.

La primera fase comprendió el acopio y la captura informática de la información que permitió cuantificar las variables indicadoras que se utilizaron para la valoración de la de Calidad Ambiental, analizándose los siguientes indicadores:

 

Indicadores de Tendencia Positiva. Componente de Salud/Conservación del Ambiente (Población Sanitariamente Protegida, Esfuerzo de Reforestación, Reciclaje) Condiciones de Vivienda (Disponibilidad de Drenaje, Agua Entubada y Electricidad) Condiciones Económicas (Ingreso Superior a 5 Salarios Mínimos, Población Económicamente Activa, Inversión Municipal en Obra Pública y Fomento) Nivel de Educación (Alfabetismo, Postprimaria, Atención Educativa)
Apertura Social (Participación Económica Neta de la Mujer, Población No Católica, Participación Ciudadana).

Indicadores de Tendencia Negativa. Salud y Deterioro Ambiental (Mortalidad Infantil, Generación Per Capita de Basura, Contaminación del Aire,) Condiciones de Vivienda (Sin Disponibilidad de Drenaje, Agua Entubada, Electricidad) Condiciones Económicas (Ingreso Menor o Igual al Salario Mínimo, Dependencia Económica, Ocupados en el Sector Primario) Nivel de Educación (Analfabetismo, Primaria Incompleta, Sin Instrucción).
Durante la segunda fase se aplicó la metodología analítica, que constituye una de las principales innovaciones introducidas en este trabajo, y que se refiere a la utilización del método de valores residuales,  para generar un Índice de Calidad y Detrimento Ambiental y la aplicación de un Coeficiente de Especialización para determinar lo significante de este. Y más adelante aplicar el tratamiento estadístico de agrupamiento jerárquico.

En forma inmediata se actuó a estratificar las variables en forma individual mediante el método de valores residuales, para obtener un Índice de Calidad Ambiental, y otro de Detrimento Ambiental; para ordenar de mayor a menor las comunidades que integran el Valle de san Francisco en Villa de Reyes y su modificación al incorporarse los proyectos inmobiliarios recientes.

 

Estudio de Caso

El Valle de San Francisco se encuentra en el municipio de Villa de Reyes, localizado en la región Centro del estado de San Luis Potosí cuenta con un territorio rico, generoso y diverso en su geografía, historia, cultura, educación y actividades económicas. A lo largo de su extenso y heterogéneo territorio, que alcanza una superficie de 102,010.92048 hectáreas, encontramos marcadas diferencias y desigualdades que se agudiza con la dinámica urbana neoliberal que se inserta de manera desproporcional a su crecimiento demográfico tendencial.
Un signo distintivo de Villa de Reyes es la combinación entre lo urbano y lo rural. Si bien la población se concentra en las principales localidades urbanas –la cabecera municipal, Bledos, Carranco, Laguna de San Vicente, Pardo, El Rosario, La Ventanilla-, el resto del territorio municipal es profundamente rural y este fenómeno se vive en la identidad local y regional, y en las redes sociales, culturales y económicas que enlazan a sus pueblos. En este territorio se encuentra el Parque Nacional Gogorrón 250 km2 decretado en 1938 por el Pte. Lázaro Cárdenas.
Sin embargo, Villa de Reyes es un territorio que al estar ubicado geográficamente de manera estratégica, -a lo largo de ejes carreteros y ferroviarios que lo enlazan con las capitales estatal y del país, así como con la frontera norte de México,- ha sido receptora de grandes  inversiones transnacionales industriales y recientemente inmobiliarias, que extienden la Zona metropolitana de SLP hacia Villa de Reyes. Entre otras inversiones importantes en la última década se encuentra el Parque Industrial Logistik, que albergará a más de 400 industrias, entre las que destacan las Plantas de General Motors y BMW México.
La transformación económica del territorio de Villa de Reyes, pasando de una vocación primordialmente agropecuaria a otra de corte industrial de alta tecnología, provocará cambios sustanciales tanto en las tendencias de crecimiento y concentración de la población, en la demanda de equipamiento, bienes y servicios y, principalmente, en las necesidades de suelo para uso habitacional y otras actividades complementarias de corte urbano. Estos cambios incluirán un fuerte incremento de los flujos de población en general y de mano de obra en particular, de los flujos de transporte y en la movilidad territorial, tanto interurbana como intrarregional. En este último punto es donde inicia nuestro análisis a cerca del urbanismo neoliberal y calidad ambiental.

Durante las últimas décadas el municipio de Villa de Reyes, y en particular su cabecera municipal, han presentado un desarrollo urbano desordenado, que contribuye a generar tendencias inadecuadas de ocupación y uso del suelo, y genera un impacto importante en términos del costo de dotar a la población de equipamiento e infraestructura básicos para su desarrollo. Las posibilidades de que su crecimiento sea de forma ordenada han sido limitadas por el establecimiento de la población en zonas inadecuadas, con efectos graves en la seguridad humana, calidad de vida y continuos de riesgos y vulnerabilidad de los asentamientos humanos.
En este contexto, se revisa en este artículo el fraccionamiento Caminos Reales a Jesús María de la empresa inmobiliaria Century 21, quienes en dos etapas han vendido alrededor de 7000 lotes, lo que representa el 110% de incremento de vivienda  de todo el municipio en manos de un solo fraccionador. Tan solo en la cabecera municipal (en menos de 5 años), en donde vive concentrada una tercera parte de toda la población del municipio existe solo 2173 viviendas, viviendas carentes de muchos de los servicios urbanos básicos que en muy poco tiempo se incrementara su déficit con la migración desmedida de personas a este municipio (ver Figura 1).

La cabecera municipal cuenta al CENSO 2010 con alrededor de 10,383 habitantes, la suma de las dos etapas de Caminos Reales a Jesús María se esperan 32, 900 personas que requerirán de servicios urbanos, movilidad, accesibilidad y otros componentes medioambientales de la sustentabilidad, como lo son la estructura social que permita la gobernanza, la participación social, la equidad y la democracia.
Las condiciones de pobreza actuales en el municipio de villa de Reyes se muestran un rezago a los servicios básicos, salud, educación e infraestructura. En este contexto de marginación y marcada caracterización rural, “Caminos Reales” se posiciona como el fraccionamiento más grande del municipio, inclusive con una oferta que superará tres veces a la vivienda construida existente en la Cabecera Municipal. Las comunidades más próximas en un radio de 7 kilómetros son asentamientos no mayores a 450 viviendas con características rurales.
El incremento demográfico en el municipio de Villa de Reyes, ha respondido a procesos expansivos espontáneos que dieron como resultado la construcción de un territorio suburbano poco consolidado y de baja densidad de ocupación. Esta tendencia, choca drásticamente con el crecimiento acelerado que se originó con el cambio de uso de suelo de agrícola a industrial. La expansión sobre áreas periurbanas se ha dado de manera desordenada, con consecuencias negativas sobre el ambiente, la calidad de vida de la población y por lo tanto sobre las condiciones de habitabilidad.
La conformación de la zona sur de la ZMSLP deriva del crecimiento desordenado de la ciudad, extendida sin planificación, guiada por los principales ejes de comunicación, respondiendo principalmente a los intereses de empresariales. Las consecuencias de este proceso se manifiestan en profundos contrastes territoriales expresados en las condiciones de habitabilidad de la población.
El proyecto “Caminos Reales” presenta en sí mismo algunas condiciones que determinan el grado negativo de habitabilidad del conjunto habitacional, la mayoría de las vivienda tienen 200 m2 de terreno, su sembrado es en pequeñas privadas tipo hexagonal con ángulos caprichosos  orientados en todas las direcciones sin ninguna consideración de asoleamientos y ventilación, además las vialidades internas tienen infinidad de conflictos al estar segmentadas en closters, que no permiten la legibilidad urbana, ni mucho menos un desalojo masivo al considerar una contingencia.
Espacios comunes como estacionamientos y una explanada central, caracterizan a las privadas, que tienen terrenos angulosos con frentes de 6 metros (ver Figura 2).
Este proyecto fue autorizado, sin las mínimas condicionantes urbanas, como infraestructura, y servicios necesarios para los nuevos usuarios, incluso la segunda etapa la cual según la página de la empresa está vendida a un 80%, está dispuesta sobre el Parque Nacional de Gogorrón decretado por el Gral. Lázaro Cárdenas en 1936 (Ver Figura 3) violando así el decreto, solapado a través de artimañas jurídicas y permitiendo el favor a las empresas privadas a costa del bien colectivo y ambiental.
El decreto de Parque Nacional cita: Considerando, que la capital del Estado de San Luis Potosí, no tiene en sus contornos inmediatos, sitios de belleza natural que puedan ser aprovechados siendo el lugar más cercano y adecuado el valle de Villa de Reyes, S. L. P., donde concurren circunstancias especiales diversas para constituir un hermoso conjunto de belleza natural y demás elementos de gran atractivo, como son los importantes pozos artesianos de fama mundial, por su gran volumen y por sus propiedades curativas, reconocidas y aceptadas por la ciencia médica, así como las diversas, obras de almacenamiento, cuyas aguas en total conviene aprovecharlas en el regadío de los diversos cultivos que se efectúan en el valle, y de las praderas que se utilizarán para el sostenimiento de una ganadería seleccionada, pudiéndose al mismo tiempo establecer balnearios y piscinas en las que se aprovechen las cualidades medicinales de las aguas de los pozos artesianos; Considerando, que la abundancia de esas, ricas aguas, estaría en peligro de disminuir su caudal y perder sus propiedades si desaparecen completamente sus bosques y demás vegetación forestal de las serranías inmediatas que circundan la planicie; vegetación forestal que es necesario a todo trance conservar y restaurar a fin de que vuelva a tenerse la belleza peculiar de esos parajes que deben estar cubiertos de una rica vegetación forestal hasta lograr la formación de un verdadero oasis en esas regiones desérticas inmediatas a la capital del Estado (Cárdenas 1936).
Con el nombre de “Gogorrón” se declara Parque Nacional destinado a la perpetua conservación de los recursos naturales y obras hidráulicas de la región la Sierra de Bernalejo, las tierras bajas de la ex-hacienda de Gogorrón y Serranía del mismo nombre con las finalidades especiales que a continuación se citan: a).- COTO DE CAZA Y RESERVA FORESTAL; b).- ZONA AGRICOLA; c).- ZONA SILVO-PASTORIL; d).- ESTACIONES PISCICOLAS; e).- ZONA PROTECTORA FORESTAL.
Los habitantes de este conjunto habitacional se encontrarán según los indicadores de tendencia negativa observados, en un proceso de deterioro gradual de su seguridad humana, habitabilidad, y por ende de baja calidad ambiental ya que no fue contemplado en el desarrollo del conjunto habitacional, la sustentabilidad urbana, los espacios verdes destinados al deporte y recreación corresponden a menos de 3m2 por persona y están diseminados y dispersos por todo el conjunto, el parque urbano más próximo está a 41.4 kilómetros; las universidades más próximas para una generación de 15 mil habitantes que en menos de dos décadas requerirán el servicio está a 53 Kilómetros de distancia; los centros de salud especializados están a más de 40 Kilómetros de distancia, y los básicos a 8 kilómetros (insuficientes en la actualidad), no existe relleno sanitario municipal, y el agua del subsuelo ha sido sobre explotado desde hace 3 décadas, por la planta termoeléctrica, la Productora Nacional de Papel y en la actualidad por la industria automotriz; solo por mencionar algunos servicios.
El transporte urbano masivo en la ZMSLP continúa siendo ineficiente e insuficiente. Esto implica altos costos de movilidad para las personas más pobres y se ha traducido en un numeroso y creciente parque vehicular privado que dificulta la circulación hacia la zona industrial, y viceversa del nuevo conjunto habitacional hacia los principales centros de servicio con sus implicaciones de movilidad.
Además el municipio de Villa de Reyes, en la actualidad no cuenta con un manejo adecuado y aceptable de los desechos sólidos. Los costos sociales y ambientales directos e indirectos que resultan de esta situación son significativos y afectan en mayor medida a las zonas marginales. Esto se incrementa con la exposición de zonas industriales de gran tamaño como la que se presenta en el caso de estudio.
La disponibilidad del agua, tiene también repercusiones en la sustentabilidad urbana del conjunto habitacional estudiado, de acuerdo al estudio hidrológico del Plan de Ordenamiento Territorial (2010) el manto friático de la cuenca de Bledos, está en un proceso acelerado de deterioro, por la sobre explotación de este recurso para su uso industrial, (ver Figura 4). Por otro lado, siendo la agricultura y ganadería de subsistencia el sustento de los más desprotegidos, es de gran impacto el agotamiento de los mantos friáticos, pues estos producen costos adicionales en la perforación de los pozos, dejando a muchos al margen y cambiando drásticamente su nivel de autonomía y por ende su seguridad alimentaria, destinándolos a la dependencia.
Las distancias de los servicios básicos se ven reflejadas en la imposibilidad del acceso a estos, creando una zona homogénea segregada de las oportunidades que permitan ascender en el nivel de bienestar de los habitantes del conjunto habitacional Caminos Reales, destinándolos a ser un mercado cautivo de mano de obra abundante y barata, sin la posibilidad real y a corto tiempo de infraestructura educativa de nivel superior.

En trayectos de 90 a 120 minutos del conjunto habitacional a la zona universitaria, los jóvenes tendrán costos adicionales que les impedirán a un gran número de ellos seguir estudiando. El caso más similar en la ZMSLP es Ciudad Satélite aun que esta está a una distancia de 45 a 60 minutos de la Zona Universitaria es uno de los impedimentos que segrega de manera sustancial a los jóvenes en edad de profesionalización. La Universidad Pública no está en posibilidades de duplicar sus instalaciones, esto abre la posibilidad a las universidades privadas de hacer negocio, limitando la oportunidad de los que menos tienen, atentando con la seguridad de desarrollo personal y comunitario.
En los datos obtenidos por la página de la empresa inmobiliaria Century 21 es que el primer fraccionamiento está vendido y el segundo está vendido a un 80% pero aún no está habitado, esto puede ser por la prontitud del estudio o bien hay posibilidades de que las personas que han invertido en estas propiedades nunca vean su inversión realizada, por lo aquí explicado. El presente artículo deja interrogantes abiertas que solo serán contestadas en el pasar del tiempo cuando ya habitado este fraccionamiento, podamos hacer encuestas especializadas y evaluar indicadores y correlacionarlos con la problemática central de este texto. Por lo pronto se enuncian los indicadores posibles para utilizarse en futuras investigaciones al mismo caso de estudio.
Resultados
La dinámica diferencial de las siete principales localidades del municipio de Villa de Reyes (INEGI, 2010), se refleja en él análisis de las jerarquías presentes en ellos mediante el Indice de Calidad Ambiental (ICA) e Indice de Detrimento Ambiental (IDA), obtenido a partir de las condiciones particulares de interdependencia entre los elementos ambientales considerados. Por lo cual su análisis se hará a partir de estos índices antes citados.

1. Índice de Calidad Ambiental (ICA)

El Valle de San Francisco del municipio de Villa de Reyes, constituido como unidad político administrativa de estudio, registra tres localidades con índices de calidad ambiental moderados y que representan el 43%; la municipalidad que obtuvo un índice altamente significativo correspondió a la cabecera municipal Villa de Reyes (ICA=0.7433), y dos significativos atribuibles a las localidades El Rosario (ICA=0.5916) y  a La Ventilla (ICA=0.5710), las otras 152 localidades son indicadas por debajo de los indicadores.

Mientras que corresponden a cuatro localidades (57%) índices por debajo del ICA significativo cuyo valor estimado fue de 0.4719. Las municipalidades con esta condición atañen a Socavón del Carmen (ICA=0.4391), Bledos (ICA=0.3623), Laguna de San Vicente (ICA=0.3043) y La Boquilla (ICA=0.2915).

El resultado del análisis de agrupamiento jerárquico conlleva al dendograma (Ver Figura 7); el cual nos muestra que las localidades más bajas se aglomeran en tres ensambles de carácter notable los cuales adhieren dos, tres y dos localidades cada uno, que incluyen a Socavon del Carmen (SC) y La Ventilla (V); Bledos (B), Villa de Reyes (VDR) y Laguna de San Vicente (LSV); y La Boquilla (Bll), respectivamente.
Por otra parte, el examen determinó mediante la prueba estadística de Correlación Cofenética, (que es una correlación de Pearson) entre la distancia actual y la pronosticada sobre la configuración jerárquica, y que emite una asociación de 0.7160.
A partir de estos índices es notable apreciar mediante el coeficiente de variación (CV), las diferencias que en su conjunto ofrecen las municipalidades en cada índice estimado. El coeficiente de variación ilustra que existe una variación del 33.17% y 51.20%, dentro de la valoración de la calidad y detrimento ambiental respectivamente. Lo que atañe una distancia menor entre las municipalidades con respecto a los indicadores ambientales positivos; mientras que respecto a los indicadores ambientales negativos concierne una diferencia bastante substancial entre los municipios contemplados en el estudio (Ver Tabla 2 y 3).
Además en este análisis se logró establecer la amplitud y la tendencia de asociación y significancia entre los Índices de Detrimento Ambiental e Índice de Calidad Ambiental obtenidos a partir de procesos axiológicos disímiles; presentándose una conmutación de correspondencia con propensión negativa con una fuerza de asociación de –0.8571 y significativo; con una atribución del 73%. Por lo que nos lleva afirmar que, las condiciones de migración de volúmenes elevados de población a un municipio de con una administración su gobernanza empobrecida, nos dirige soluciones urbanas neoliberales donde se prioriza el capital externo, a costa de las externalidades en el medio ambiente, desregulando la actividad y añadiendo nuevas necesidades urbanas a los espacios donde no estaban satisfechas las ya existentes.
El caso de Caminos Reales a Jesús María, es un caso emblemático del urbanismo neoliberal, donde el capital mueve y hace lo que bien se le da en gana, sin una intención del estado por regular y proyectar un ambiente con calidad.
Referencias

Campos, A., R. Gomez, L. Licon, J. Carrillo, E. Ramírez y E. F. Herrera. Monitoreo de contaminantes atmosféricos en la ciudad de Chihuahua (Norte de México) como una herramienta para la gestión de la calidad del aire. Revista Latinoamericana de Recursos Naturales 4:357-366. 2008.

Duhau, E. (2013). A Cidade Neoliberal na América Latina: desafios teóricos e políticos.
Red Latinoamericana de Investigadores sobre Teoría Urbana. www.relateur.org, www.observatoriodasmetropoles.net Seminário Internacional, encontrado en:
http://www.observatoriodasmetropoles.net/download/relateur2013/carla_narciso.pdf

Franquesa J. (2012) URBANISMO NEOLIBERAL, NEGOCIO INMOBILIARIO
Y VIDA VECINAL. Editorial Icaria Institut Català d’Antropologia, Encontrado en:
http://www.icariaeditorial.com/pdf_libros/Urbanismo%20neoliberas.pdf

Fazio, H. (2001). Racionalidad económica, ética ambiental y generaciones futuras, Ambiente Economia y Sociedad, FLACSO-LIBRONAUTA, Bs. AS.
GEG, Semarnat, SE, IEEG. Programa para mejorar la calidad del aire en Salamanca, 2007-2012. México 2007.

Hidalgo, R., Janoschka  M. (2013), La ciudad neoliberal. Universidad Autónoma de Madrid. Encontrada en http://contested-cities.net/wp-content/uploads/2014/05/CIUDAD-NEOLIBERAL_1_1_Janoschka_Hidalgo.pdf

INE-Semarnat. Tercer almanaque de datos y tendencias de la calidad del aire en nueve ciudades mexicanas. México. 2007a.

Janoschka, M. (2013.) Urbanismo neoliberal, expansión urbana y crisis financiera en el litoral español: Análisis empírico y reflexión crítica, Encontrado en:
http://michael-janoschka.de/pdfs/Janoschka_PUC_Urbanismo.pdf
 
Lacasaña-Navarro M., C. Aguilar-Garduño e I. Romieu. Evolución de la contaminación del aire e impacto de los programas de control en tres megaciudades de América Latina. Salud Pública de México. 41:203-215. 1999.

SE, GEM, SMAGDF, Semarnat y SS. Programa para Mejorar la Calidad del Aire de la Zona Metropolitana del Valle de México 2002-2010. México. 2003.

Semarnap-INE. Gestión de la calidad del aire en México. Logros y retos para el desarrollo sustentable 1995-2000. México. 2000.
Smith, N. (1996). The New Urban Frontier: Gentrification and the Revanchist
City. Nueva York: Routledge, 1996.

Smith, N. (2012). El redimensionamiento de las ciudades: la globalización y el urbanismo neoliberal. Encontrado en:
http://www.macba.cat/uploads/publicacions/contratextos/capital_financiero/Capital_financiero_neilSmith.pdf

Theodore, n., Peck, J., Brenner, N. (2009). Urbanismo neoliberal: la ciudad y EL IMPERIO de los mercados. SUR Corporación de Estudios Sociales y Educación • José M. Infante 85, Santiago, Chile. Encontrado en
http://metropolitanstudies.as.nyu.edu/docs/IO/222/2009_Urbanismo_neoliberal.pdf


Recibido: 09/07/2015 Aceptado: 15/09/2015 Publicado: Septiembre de 2015

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.